Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice 

EL "MAYFLOWER" Y SU CAPITAN ALAN VILLIERS

El “MAYFLOWER II” a poco de zarpar de Plymouth, Inglaterra; para repetir en 1957 la hazaña de los “pilgrims" de 1620

Por el Ing. Naval JUAN BAADER - Publicado en la revista Yachting Argentino, 1959 - Fotos de Carlos Mey, 2012.

Una de las más interesantes aventuras modernas en el mar acaba de llevarse a feliz término. El “Mayflower II”, construcción de 1957 sobre planos del 1620, llegó al puerto de Provincetown en los Estados Unidos a los 53 días de navegación desde Plymouth, Inglaterra. Una donación británica, una expresión de gratitud por la ayuda que el pueblo británico recibió dé los yankees, un recuerdo del famoso primer viaje de los pilgrims que en 1620 establecían la primera colonia británica en el nuevo continente.

Alguien, enterado de la empresa, dijo del proyecto: “el barco no se puede contruir”, y otro añadió: “el barco no se puede navegar”. Es verdad, era una hazaña fuera de lo común,, tanto en su aspecto técnico como en el náutico. Dije arriba que fué construido sobre planos del 1620, pero en realidad no existían planos del “Mayflower” original. Ni siguiera se conocían las dimensiones exactas del primitivo “Mayflower”, además había desaparecido toda tradición en tal clase de construcción naval. Por otra parte, ¿quién podría ser el capitán que con su experiencia y personalidad podría garantizar de llevar la empresa a feliz término? ¡Hace ya demasiados años que ni aún barcos parecidos surcaban los mares. Sólo algunos buques escuela, algún mercante ocasional con velas cuadras han salvado los conocimientos en el manejo de este tipo de barcos hacia tiempos modernos. Pero todos ellos poseen cascos mucho más afinados y maniobras mucho más eficientes que el antiguo 'Mayflower”, aunque se haya construido en 1957.

 Ninguna concesión se hizo a los adelantos de la técnica, salvo en aspectos menores como en instrumental náutico * y en la instalación de un radiotransmisor y receptor. Pero también se llevaba el instrumental náutico antiguo a bordo, cartas antiguas,* y hasta todo el mundo vestía la ropa al estilo del 1620 en los momentos de la partida y llegada.

Los planos del ‘Mayflower II” fueron diseñados por un arquitecto naval americano, William A. Baker, quien empleó varios años de investigación para lograr un tipo auténtico de barco de la época. -Sin embargo, la botadura causó Imomentos de aprensión. El casco, sin mástiles y sin superestructura, llegó a escorarse como 30 grados, y se debían instalar apresuradamente casi 100 toneladas de rieles y cemento para adrizarlo. Tremenda hubiera sido la impresión si el barco hubiera volcado en el acto de la botadura. El Almirante Fraser, presente en la botadura, expresó con la desesperación de viejo marino “jamás navegaría con semejante barco”

Pero Alan Villiers era el hombre hecho para tal empresa. Famoso por sus libros y publicaciones, famoso por haber comandado el “Joseph Conrad” en viaje alrededor del mundo en 1937. Australiano de nacimiento, hombre de mar desde los 15 años de edad y todavía joyen con sus 54 años actuales. Villiers era el más convencido de la segura navegación de tal barco: “buques a vapor avanzan forzándose contra las olas. El velero en cambio no lo hace, pues es integrante natural de las olas y se mueve con ellas’, y él debe saberlo, pues se dice que pasó nueve veces por el Cabo de Hornos, y más veces aún por el Cabo de la Buena Esperanza.

El primitivo “Mayflower” llevaba, aparte de su tripulación, 104 emigrantes “pilgrims”; su reproducción moderna sólo llevaba 32 hombres de tripulación. ¡Pero qué tripulación! Un piloto de avión a reacción figura entre ellos, un cazador de ballenas, un aviador paracaidista, un millonario, y también el arquitecto municipal de Addis Abeba, quien obtuvo de su superior, el Negus, emperador de Abisinia, licencia especial para poder participar.

La industria británica había hecho esfuerzos poco comunes para conservar la fidelidad de la reproducción. La firma Gourock encontró anotaciones en sus antiguos libros de hasta 1736, contando los secretos, como preparar las fibras y poner los cordones de cáñamo para la maniobra. Una firma escocesa preparó tela de lino especialmente para las velas de este barco, y un viejo velerista de Brixham conocía aún el corte con la adecuada “bolsa” para las velas cuadras, y las cosió todas a mano. Se estima que el antiguo “Mayflower” habrá costado a lo sumo 1.000 libras esterlinas; el “Mayflower 1957”, en cambio, costó 100 veces más, aproximadamente 10.000.000 de pesos argentinos. Tiene una eslora de 27 metros y un tonelaje de medición de 183 toneladas.

Recorrió más de 5.000 millas en 53 días, 13 días menos que su antecesor hace 337 años. Pero aún así alcanzó apenas un promedio de 100 millas por singladura, unas 4 millas por hora. Es de imaginar con qué pena el experto capitán Alan Villiers aceptó remolque frente a la costa americana, porque ya el país de destino a la vista se encontró con vientos de proa y fuerte marejada, lo que demoraría su llegada a puerto hasta que cambiara el viento. Aquellos cascos pesados y de formas extremadamente llenas, impulsados por velas cuadras de corte bolsón, no admite avance alguno en bordejeadas. Sin embargo, durante siglos y siglos se desarrolló la navegación en barcos de este y otros tipos similares. Más aún, durante 5.000 años el transporte por barco a vela era el más veloz del mundo sobre distancias mayores. Estamos ansiosos de ver publicados los planos de este original barco, nacido con una edad de más 350 años. Pues el Mayflower primero ya era viejo cuando realizó el histórico viaje en 1620.

 

 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar