Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice  Grandes Veleros

Nos visita el Bergantín "BEAR"

por E. Goyheneix. Fotos: Edo. Cafferala - Publicado en Neptunia 1941- Ver tambien su historia AQUI.

En su viaje de regreso del Polo Sud, hizo escala en nuestro puerto el "Bear", buque de la expedición norteamericana del Almirante Byrd.

El público de Buenos Aires, tuvo oportunidad de admirar al pequeño pero guapo bergantín que con su rompe-hielo a proa cumplió una importante misión en este viaje. El "Bear", es un velero construido en 1872, y posee además de su recio velamen, una planta propulsora Diesel de gran potencia muy necesaria para navegar entre los hielos.

 

A proa y sobre cubierta vemos cuarenta perros esquimales, de tres razas especiales para los fuertes fríos y para conducir los trineos sobre los hielos. Gran cantidad de estos trineos van estibados sobre la cubierta del "Bear".

Una observación interesante nos hace Mr. Morton el encargado de cuidar a los perros. En el polo debido al fenómeno de la aclimatación — nos dice — a los perros les crece un largo y lanudo pelo, tanto en el cuerpo como en las patas, como defensa contra los fuertes fríos. Aquí, ya en la zona templada vuelven a perder este largo pelo, y acercándose a uno de ellos, les toma un mechón con suavidad, que le queda en su mano. De las razas Eskimo, Malamute y Siberian Huskies, son estos perros, que al aullar parecen lobos y tienen colmillos poderosos, aunque son de una mansedumbre extraordinaria, como nos lo demuestra su amo.

Las fotografías loriadas por Eduardo Cafferala muestran al radiotelegrafista del "Bear" Elmer L. Lamplug en compañía de sus colegas argentinos O. Risso Peuser y A. E. Osario y varias impresiones a bordo.

 

Toda la tripulación ha sido seleccionada entre los más destacados marinos norteamericanos. El radiotelegrafista E. L. Lamplugh, es un especialista en transmisiones de onda corta, y a su cargo está la poderosa estación del "Bear".

El segundo comandante es el alférez Peter Neimo, que en perfecto castellano nos relata las dificultades que se presentaron para rescatar a los 33 expedicionarios que se ubicaron en el lugar llamado por el Almirante Byrd, Little America (Pequeña América). En la isla Adelaida a 2500 millas de Nueva Zelandia, quedaban 26 hombres circundados por una barrera de hielo infranqueable. Durante casi un mes intentaron su rescate, y finalmente fué posible hacerlo con un pequeño avión de reconocimiento, que en varios viajes los transportó cerca del "Bear".

Las lanchas que este barco posee hicieron el resto. El instrumental y unos cuantos perros esquimales tuvieron que ser abandonados en ese campamento.

    

Al preguntar por el curioso automóvil construido por el Almirante Byrd, para marchar sobre el hielo, Mr. Neimo, nos facilitó la latitud y longitud de la isla Adelaida y nos dijo risueñamente que allí podíamos sacarle fotografías.

Respecto a los resultados científicos de la expedición, móvil primordial del viaje, nada se puede decir hasta que de vuelta a los Estados Unidos publiquen sus respectivos trabajos cada uno de los científicos de esta misión.

La estadía en nuestra ciudad, les sirvió a los tripulantes del "Bear", para aclimatarse lentamente antes de cruzar la zona ecuatorial en su regreso a Norte América.

  

 

 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar