Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice 

NAUFRAGIO DEL REMOLCADOR MADRYN
INFORME DE RELEVAMIENTO DE RESTOS ESTRUCTURALES

Dra. Dolores Elkin                Arqto. Cristian Murray
Directora                              Co-director Proyecto Valdés
Programa de Arqueología Subacuática PROAS-INAPL

Octubre 2006

Programa de Arqueología Subacuática - Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano - Octubre 2006

   ÍNDICE
− Introducción y antecedentes
− Objetivos del relevamiento
− Metodología y recursos utilizados
− Resultados
-  Descripción general
-  Integridad y estado de conservación
− Recomendaciones
-  Remoción de los restos
-  Conservación y puesta en valor
− Agradecimientos

   INTRODUCCIÓN Y ANTECEDENTES
Los restos del remolcador Madryn se encuentran frente a la playa del parador Vernardino, a la altura de la calle Leopoldo Lugones. Dicha embarcación es considerada de valor histórico por haber tenido una participación activa en las actividades portuarias de Puerto Madryn a principios del siglo XX ( Comunicación personal de P. Seibt y M. Gabiratti, del Centro de Estudios Históricos de Puerto Madryn; ver también Elkin, D. y C. Murray 2004, Proyecto Relevamiento del Patrimonio Cultural Subacuático de Península Valdés, Segundo Informe, y Elkin D., C. Murray y C. Underwood 2005, Informe sobre los naufragios Colomba y Madryn) . En la figura 1 se muestran dos fotos del remolcador tomadas cuando aún estaba en servicio. Cabe mencionar que la Ley Provincial No 3.559 “Régimen de las Ruinas y Yacimientos Arqueológicos, Antropológicos y Paleontológicos” protege estos restos como parte del patrimonio arqueológico de la Provincia de Chubut.

Figura 1. Fotos del remolcador Madryn en servicio (gentileza: Centro de Estudios Históricos y Sociales).

Los restos del naufragio representan un riesgo considerable para la seguridad de los bañistas que frecuentan las playas en verano. Por tal motivo la Municipalidad de Puerto Madryn tomó la decisión de remover dichos restos antes de la próxima temporada de verano (comunicación personal del Prof. J. Andurell, 2006). Dicha tarea será llevada a cabo por la Prefectura Naval Argentina, delegación Puerto Madryn.

En virtud del significado histórico del naufragio y por recomendación del Centro de Estudios Históricos y Sociales, la Municipalidad solicitó al Programa de Arqueología Subacuática del Instituto Nacional de Antropología la realización de un relevamiento previo a la remoción de los restos. Dicho relevamiento, cuyo fin fue el de registrar las características generales del pecio en su estado actual, se llevó a cabo los días 12 y 13 de octubre del 2006. Los resultados se describen en el presente informe.

  OBJETIVOS DEL RELEVAMIENTO
Asumiendo que gran parte de los restos serán removidos próximamente por motivos de seguridad, se establecieron los siguientes objetivos:
− Preservar, en la medida de lo posible, la identidad del remolcador Madryn como naufragio histórico.
− Registrar las características generales y los rasgos constructivos de la embarcación.
− Obtener un registro gráfico y fotográfico de los restos.
− Proveer información que resulte de utilidad para las tareas de remoción.

   METODOLOGÍA Y RECURSOS UTILIZADOS
Si bien el plan propuesto originalmente a la Municipalidad consistía en realizar un relevamiento detallado de los restos con el fin de obtener la mayor cantidad de información posible (Ver Elkin D., C. Murray y C. Underwood 2005, Informe sobre los naufragios Colomba y Madryn), diversas dificultades en la coordinación con las autoridades municipales solo permitieron llevar a cabo un relevamiento expeditivo del naufragio. Dicho relevamiento fue realizado por tres integrantes del Programa de Arqueología Subacuática del Instituto Nacional de Antropología (M. Grosso, C. Murray y N. Ciarlo) y el mismo insumió aproximadamente 7 horas/hombre.

Las tareas realizadas se describen a continuación:
− Croquis general del pecio
− Identificación de los diferentes elementos constitutivos visibles
− Registro de las dimensiones principales de la embarcación
− Registro de las dimensiones de algunos elementos del equipamiento (Figura 2)
− Fotografía y video

Los trabajos se llevaron a cabo con marea alta, cuando la visibilidad en el sitio es mayor. Sin embargo las condiciones de viento y amplitud de marea de los días previos provocaron una disminución de la visibilidad, la cual osciló entre 2 y 3 m. No se registraron corrientes en el fondo. Los restos se encuentran a escasa profundidad (aproximadamente 5 m en pleamar).

Figura 2. Tareas de relevamiento en el sitio (foto C. Murray).

   RESULTADOS
  Descripción general
El naufragio se encuentra semienterrado en un fondo de arena, levemente escorado a babor. Los restos consisten en un casco de hierro de unos 17 m de eslora y 3.80 m de manga (Figura 3). En su interior se destacan la gran caldera y la máquina de vapor.
La popa es fácilmente reconocible por la presencia, aún en pie, del codaste (Figura 4). Asociados a éste se observan la pala del timón, parte de la estructura de popa y el eje de la hélice. La hélice está ausente (se observan evidencias de corte en el eje de la hélice en tiempos recientes; ver figura 5). En la proa se distingue un molinete, aparentemente separado de la estructura del barco (Figura 6).
Las partes del casco expuestas sobre el sedimento consisten en la sección superior de las bandas y la popa y tres mamparos transversales. La estructura del casco está formada por cuadernas de perfiles de hierro y forro exterior de chapa. El interior se encuentra cubierto de sedimento. Diversos elementos estructurales de hierro y tablas de madera yacen sueltos sobre el fondo. No hay restos visibles de la cubierta, la cual se presume que era de madera.
En la sección media de la banda de babor se observa la cinta, un madero robusto fijado a la estructura metálica (Figura 7). Dicho elemento, que se encontraba originalmente justo sobre la línea de flotación, está ahora al nivel del sedimento. Por lo tanto la porción del casco que se encuentra enterrada corresponde a la obra viva (de la foto original se deduce que el calado era de aproximadamente 1.50 m).

Figura 3. Plano del naufragio (planta y elevación); referencias: 1. Proa, 2. Popa, 3. Codaste, 4. Pala del timón, 5. Eje de hélice, 6. Mamparo, 7. Máquina de vapor, 8. Caldera, 9. Cinta de madera, 10. Restos de banda, 11. Molinete (dibujo C. Murray).

Figura 4. El codaste y la pala del timón (foto C. Murray).

Figura 5. Evidencias de corte en el eje de la hélice (foto C. Murray).

Figura 6. Molinete de proa (foto C. Murray).

Figura 7. Foto de la cinta de madera, en el costado de babor (foto C. Murray).

El sistema de propulsión se encuentra representado por la caldera y la máquina de vapor. La caldera, que se encuentra en el centro de la embarcación, consiste en un gran cilindro horizontal construido con chapas remachadas (Figura 8). En la figura 9 se observa un gráfico de una caldera similar. La máquina de vapor se encuentra inmediatamente a popa de la caldera. Consiste en un cuerpo principal de hierro con dos cilindros, el cual se encuentra elevado y soportado por dos pies que lo fijan a la base (Figura 10). Asociadas a la máquina se observan diversas válvulas y cañerías de cobre y bronce (Figura 11). La figura 12 representa una máquina de vapor similar a la observada en el sitio. El sistema de propulsión completo se muestra en forma esquemática en el grabado de la figura 13.

Figura 8. La caldera vista desde popa (foto C. Murray).

Figura 9. Caldera naval de construcción similar a la que se encuentra en el Madryn.

Figura 10. Máquina de vapor, donde se aprecian las dos tapas de cilindro en la cara superior (foto C. Murray).

Figura 11. Válvulas y cañerías asociadas a la máquina de vapor (foto C. Murray).

Figura 12. Máquina de vapor de dos cilindros similar a la registrada en el naufragio del Madryn.

Figura 13. Corte esquemático de una embarcación con un sistema de propulsión a vapor muy similar al observado en el sitio.

  Integridad y estado de conservación
El casco de la embarcación aparentemente se encuentra completo de la línea de flotación hacia abajo. Como se dijo anteriormente, la obra viva está en su mayor parte enterrada. La obra muerta, incluyendo la cubierta, chimenea y puente, ha desaparecido o colapsado. En una foto de la década del 80 se observa que la integridad de los restos era significativamente mayor (Figura 14).

Figura 14. Foto de los restos tomada en la década del 80 (gentileza Centro de Estudios Históricos y Sociales).

El estado de conservación de los restos es de regular a bueno. Los elementos de hierro expuestos presentan una corrosión importante. Las chapas delgadas del forro son naturalmente las partes más degradadas. Algunos fragmentos de la estructura del casco, como las cuadernas y el codaste, sobresalen del fondo y ofrecen el mayor riesgo de accidentes, ya que se encuentran severamente erosionadas y presentan bordes cortantes (Figura 15). La caldera y la máquina de vapor, por el contrario, se encuentran en relativo buen estado y no presentan mayores riesgos, al igual que los restos de madera y metales no ferrosos observados. Con respecto a la sección del casco que se encuentra enterrada bajo la arena, se presume que la misma está en buen estado de conservación.

Figura 15. Foto del naufragio en la cual se aprecian restos estructurales que representan un evidente riesgo de accidentes (foto N. Ciarlo).

  RECOMENDACIONES
Remoción de los restos
Atendiendo tanto a la necesidad de conservación de los restos históricos como a los recursos disponibles para llevar a cabo las tareas de remoción, se plantean las siguientes recomendaciones:
− Como criterio general, se propone remover únicamente las partes del naufragio que se encuentran expuestas sobre el fondo, ya que son precisamente las que pueden provocar accidentes. Las partes que se encuentran enterradas se recomienda dejarlas tal como están.
− Se recomienda utilizar herramientas de corte subacuático, las que permiten cortes precisos y evitan el deterioro excesivo de los elementos a remover.
− Se han registrado diversos elementos que deberían ser removidos en forma integral, es decir sin seccionarlos, para que no pierdan su identidad (Figura 16). Éstos son:
1. La estructura de popa (unidad codaste, timón y eje de hélice)
2. La máquina de vapor
3. La caldera
4. El molinete de proa

Figura 16. Elementos a ser removidos completos.

− De todos ellos probablemente la caldera es la que presenta las mayores dificultades, ya que posee un tamaño considerable (cilindro de aproximadamente 2.30 m de diámetro y 2.25 m de largo). Se deberá descubrir en su totalidad para estudiar la forma de separarla de la estructura del barco.
− La máquina de vapor es uno de los elementos más representativos de la embarcación. Deberán extremarse las precauciones para extraerla en una sola pieza. La base de la máquina está sólidamente unida al fondo del barco, por lo que habrá que descubrirla para evaluar la forma de separarla.
− La estructura de popa podrá ser separada del resto realizando un corte transversal de la quilla (y estructuras longitudinales asociadas) inmediatamente a proa del eje de la hélice.
− Las partes del casco que serán removidas deberán ser cortadas del mayor tamaño que el sistema de traslado lo permita. Se sugiere realizar los cortes a una corta distancia por debajo del nivel actual del sedimento (aproximadamente 30 cm). De esta forma la sedimentación natural cubrirá la estructura que permanecerá en el sitio.
− Se sugiere numerar con etiquetas de plástico (rotuladas con fibra indeleble) cada parte removida, identificándola posteriormente en el plano. De esta forma se podrá rearmar la estructura en el nuevo emplazamiento sin mayores dificultades.

 En función de lo acordado en la reunión del día 11/10/06 mantenida en la municipalidad, los restos removidos serán trasladados hasta un sector en el denominado “Parque Submarino Nuevo”, el cual será indicado por la Asociación de Operadores de Buceo. Dicha localización contribuirá a la preservación de los restos, la que se vería amenazada en el caso de extraerlos fuera del agua, a la vez que facilitará el acceso de los buzos a los mismos. Para el traslado y reubicación de dichos restos la mencionada asociación ha ofrecido su colaboración. Los mismos serán depositados en el fondo con la misma disposición que tienen actualmente, la cual se ha registrado en el plano de la figura 3.

Conservación y puesta en valor

Se recomienda que, a continuación de la remoción y traslado de los restos, se lleven a cabo las siguientes tareas:
− Cubrir con arena los restos que permanecerán en el lugar del naufragio. Si bien dichos restos se cubrirán solos mediante los procesos de sedimentación natural, es conveniente acelerar dichos procesos para evitar la exposición prolongada a los factores de erosión y corrosión.
− Monitorear periódicamente el sitio donde permanecerán los restos mencionados en el punto anterior. En el caso de comprobar el descubrimiento de algún sector, el mismo se puede cubrir con bolsas de arena.
− Monitorear periódicamente los restos removidos y trasladados al “Parque Submarino Nuevo” para comprobar su estado y evaluar eventuales alternativas de protección.
− Realizar material gráfico interpretativo sobre el significado histórico del remolcador Madryn. El mismo puede consistir en un cartel interpretativo ubicado frente al sitio actual del naufragio y en un folleto de difusión. El contenido escrito y gráfico sería provisto por el Instituto Nacional de Antropología conjuntamente con el Centro de Estudios Históricos y Sociales.

  AGRADECIMIENTOS
− Dirección de Cultura, Municipalidad de Puerto Madryn
− Prefectura Naval Argentina (Puerto Madryn)
− Centro de Estudios Históricos y Sociales
− Asociación de Operadores de Buceo
− Scuba Duba Buceo
− Cressi Sub
− Familias Coronato y Libonatti

 

 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar