Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice  de Arqueología subacuática

Proyecto "Pecio de Reta"

Pecio descubierto en Reta, Pcia. de Bs.As., Argentina, el 20.09.2001

Foto de La Nacion del 24/09/2001. "La comunidad de Reta descubriendo el barco"

Por Carlos Mey, Junio 2013

El Balneario Reta lleva este nombre en homenaje a don Martín Reta, quien fuera su principal impulsor en la década del '20. Este hijo de inmigrantes españoles, soñaba con hacer del pueblo no solamente un lugar turístico sino también un puerto marítimo para el partido de Tres Arroyos.

En enero de 1927 se conformó una sociedad integrada por el propio Martín Reta y Claudio Rodríguez Otero con el fin de promover la construcción del pueblo balneario. A mediados de ese año se realizó la traza urbana y Rodríguez Otero asumió la representación de la Sociedad Pueblo Balneario Reta.

El interés que había despertado en los lugareños la fundación de un nuevo pueblo quedó reafirmado cuando don Emilio de la Calle fundó, el 24 enero de 1928, la colonia turística Bartolomé Mitre, destinada a albergar a estudiantes, maestros y periodistas. A principios del año siguiente se terminaron las obras del primer hotel del balneario, el cual se llamó Hotel Playa. El Balneario Reta quedó fundado oficialmente el 28 de noviembre de 1929, según lo dispuesto por el entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires, Dr. Vergara.

Tras la realización del primer loteo, la sociedad que había fundado el pueblo vendió las tierras que aún le quedaban al señor Domingo Rago. En 1936 compró una parte de estas tierras la compañía Iribane-Casanova. En 1945 estas pasaron a manos de San Sebastián.  En el mismo año se inauguró la primera escuela, en 1955 la Iglesia Sagrada Familia, en 1962 llegó al Balneario Reta el servicio telefónico y recién en 1978 la luz eléctrica.

Como las demás playas el Balneario Reta está situado al sur del partido de Tres Arroyos, a 89 kilómetros de la ciudad cabecera

Artículo Diario La Nación - 24/09/2001

Aparecieron tras una fuerte sudestada
Restos de un antiguo barco en Reta

Por el tipo de construcción podrían pertenecer a un galeón del siglo XV; los descubrieron los vecinos

  • El esqueleto yace a cuatro kilómetros del pueblo
  • La gente desenterró la quilla, las cuadernas y parte del mástil
  • Esperan el veredicto de los especialistas

RETA.- Como si se tratara del espinazo de un pez fabuloso, los restos del casco de un navío muy antiguo yacen sobre la costa de este pequeño balneario atlántico poblado por 280 almas y situado 90 kilómetros al sudeste de Tres Arroyos.

Los habitantes de la localidad se ilusionan con que la singular estructura de 30 metros de largo por unos 8 de ancho descubierta hace cinco días fue, vaya a saber cuándo, el corazón de algún galeón o hasta de un drakkar vikingo.

Entusiasmados, especulan con el siglo en que pudo haber sido arrojado a estas playas por una remota tormenta, pero reconocen que serán los especialistas quienes finalmente desentrañen los secretos que guardan esas maderas recién desenterradas.

La historia reciente del "galeón de Reta", como ya se lo llama por estos pagos, comenzó a escribirse el jueves último cuando un arriero de la zona vio desde lo alto de un médano "unos palos que sobresalían de la arena", tal como él mismo explicó más tarde.

El Tati Sánchez iba a caballo a revisar la hacienda que tiene en unos potreros cercanos a la costa cuando, a unos 4 kilómetros al sur del pueblo, descubrió, entre la arena que removió la sudestada de la otra semana, unas maderas que parecían muy grandes", dijo a LA NACION Pablo Petersen, uno de los vecinos que primero corrieron hacia el lugar para ver de qué se trataba.

"Volvió al atardecer y nos contó lo que había visto, cuando casi no quedaba luz -añadió-. Pero fue tanta la ansiedad que le avisé a mi familia, agarré la chata y nos fuimos enseguida para el lugar." Con las manos escarbaron junto a los restos visibles hasta dejar expuesto algo más, pero de inmediato se convencieron de que necesitaban más gente y herramientas para conseguir que el misterioso cuerpo quedara al aire libre.

"Al día siguiente, bien temprano, nos juntamos casi cuarenta personas y varias camionetas 4x4 en la delegación municipal", apuntó Juan Carlos Rodríguez, delegado municipal de Tres Arroyos.

"Subimos hombres, mujeres y chicos; cargamos palas, carretillas y baldes y nos fuimos por la playa hasta el sitio que habíamos marcado la noche anterior por si la marea volvía a tapar los restos", destacó Rodríguez.

"Una manera muy especial de festejar el Día de la Primavera, porque todos soñábamos con que esos palos fueran parte del barco que se busca por acá desde hace mucho y que nadie jamás encontró", dijo.

Durante más de siete horas excavaron los vecinos alrededor de las maderas que se dejaron ver por el arriero Sánchez. En ese lapso fueron apareciendo la quilla, las cuadernas y hasta un fragmento de lo que pudo ser el mástil de la nave.

Con palas pequeñas, iguales a las que los niños usan en la orilla para construir castillos, el grupo terminó de sacar la arena que cubría los numerosos recovecos de la estructura.

Así, los vecinos se encontraron con que la proa apunta al Norte y el casco está apoyado sobre la quilla, con la popa de espaldas al Sur. "Parece un esqueleto tomando sol", dicen que gritó entonces una de las niñas que llevaba agua a los trabajadores.

Los más curiosos descubrieron que el navío está ensamblado con tarugos de madera, de unos 20 centímetros de largo, y clavos de cobre y bronce, de similar longitud. Además, parte de la cubierta está revestida con el mismo metal y aleación.

"Nos dijeron que esta técnica de construcción y esa clase de clavos y tarugos se dejaron de usar en la industria naviera a fines del siglo XV", dijo Carlos Ponte, el guía que llevó a LA NACION hasta ese escenario.

Sabemos que este barco es muy antiguo y que pudo ser alguno de los galeones que dicen que encallaron por aquí hace siglos. Pero lo que queda -admitió- es que vengan los expertos, lo analicen y después nos den su veredicto."

"Lo que haremos nosotros, mientras tanto, es proteger el descubrimiento para que nadie lo dañe", prometió Ponte.

El mismo juramento hacen los demás miembros de la comunidad, para quienes el galeón que buscan desde hace tanto quedó a la intemperie gracias a la sudestada que zamarreó a estas playas, poco antes de que llegue la primavera.

Por Oscar E. Balmaceda

Contacto con el pecio

A raíz de la noticia aparecida en el Diario La Nación del día 24 de Septiembre, la Fundación Albenga se puso en contacto con el Sr. Oscar Balmaceda, agente del Diario en Mar del Plata, quién nos puso en contacto con la gente de Reta.

Reta es un balneario situado en el Partido de Tres Arroyos, al SSE de la Pcia. de Buenos Aires, Argentina, a unos 570 Kms. de Buenos Aires por la Ruta 3. Tiene una población estable de aprox. 250 personas, que en verano se incrementa a 6/8.000; suaves y amplias playas y casas rodeadas de añosos árboles y amplio espacio libre. Su industria primaria es el turismo, por lo que este hallazgo, una vez desarrollado,  incrementará sin duda las visitas al lugar.

La Fundación fué atendida en primer lugar por el Sr. Juan Carlos Rodríguez, Delegado Municipal quién nos invitó a viajar a Reta. Aprovechando que estaba en Buenos Aires el Ing. Jorge Plá, del Centro de Ingeniería Naval de España y experto en Construcciones Navales antiguas, viajaron para una primera visita de inspección el Ing. Jorge Plá y Mónica Valentini, Javier García Cano y Carlos Mey de la Fundación Albenga el día 27 de Septiembre del 2001.

Fuimos atendidos por el Sr. Carlos Ponte, guía del lugar, quien con su Sra esposa nos brindó una hospitalidad sin igual, como también lo hicieron el Sr. Pablo Petersen y familia. Agradecemos asimismo la atención de los Sres. Nicolás F.Sabatini, Director de Turismo de Tres Arroyos, del dueño del "Jeepon" que nos condujo a la playa y de toda la comunidad de Reta que se presentó en la escuela para escucharnos y preguntar sobre el tema.

Inspección

El pecio se encuentra a unos 4 kms del pueblo por la playa, hacia el Sur, fuera de la línea de marea alta a unos 150 mts. de la misma y a unos 150 mts. de la línea de médanos, en forma oblicua a la playa. Debido a las condiciones del mismo en la visita no se pudo definir mucho más, con la excepción de que "el barco podría ser de finales del siglo XVIII o del XIX"  - ya que tiene un forro metálico externo, no es anterior a 1762, ya que esta es la fecha del primer forro metálico de cobre o aleación con latón.- que es de construcción no experimentada - por la terminación de la madera, sus uniones, etc. y que posiblemente haya estado a la intemperie durante bastante tiempo siendo cubierto y descubierto sucesivamente, por el estado de erosión que presenta. Reta fué fundada hace más de 70 años y nunca se vió este pecio, por lo que ha estado cubierto por la arena por largo tiempo, contribuyendo así a su preservación.

Se tomaron medidas generales externas y de separación de maderamen, pero no se llegó a encontrar la quilla por la acción del agua surgente que lo tapaba constantemente, ni a definir la proa y popa ni los extremos del pecio por la arena que lo cubría y el poco tiempo disponible.

Se tomaron pequeñas muestras de madera, de un clavo metálico y de una porción del forro metálico - no del pecio sino de pequeñas porciones que estaban diseminadas en derredor del mismo en montículos de arena - que se enviarán a distintos especialistas para definir el tipo de metal y de madera, y poder definir así un poco mejor de dónde puede provenir el pecioSe aconsejó muy especialmente cubrir nuevamente el pecio y evitar que se camine sobre el mismo o tocarlo de manera alguna, para prevenir su degradación.

Otros pecios en la zona

Hay restos de un buque de construcción metálica de gran porte en la playa e historias de otro pecio situado detrás de la linea de médanos, por lo que habría en la zona tres pecios distintos, que pueden dar lugar a un museo muy interesante para el pueblo y sobre todo para los turistas que concurren en verano. Como además hay en la zona restos arqueológicos de fortines, puntas de flecha, restos paleontológicos e información histórica, este posible museo puede dar gran información y atracción turística.

Cabe destacar la buena disposición de los habitantes de Reta y su conocimiento de la protección de su Patrimonio Cultural, por lo que este pecio puede llegar a ser un caso testigo del buen uso del Patrimonio en una comunidad.

 

05-11-2001 - Diario La Voz del Pueblo - Tres Arrroyos

Lunes 5 de Noviembre de 2001

La Voz del Pueblo

Nuevos detalles
El barco hallado en Reta no sería anterior a 1762

Así lo determina un informe preliminar de especialistas que visitaron la villa balnearia días después del hallazgo. Se pone de manifiesto la trascendencia turística del barco, una vez que se realice un desarrollo más amplio de este tema, y se hace mención a la posible existencia de otras dos embarcaciones antiguas en la zona. La antiguedad del hallazgo surge en principio de una cobertura o forro metálico que fue incorporado a las embarcaciones en 1762.

Contínuos trabajos entre la añeja madera

La embarcación hallada en Reta en setiembre pasado no sería anterior a 1762, de acuerdo a las primeras conclusiones a las que arribaron especialistas de la Fundación Albenga que realizaron una serie de análisis y evaluaciones en el lugar. Una cobertura o forro metálico que posee el barco es el elemento que permite un acercamiento a la antiguedad de este valioso hallazgo. “El barco podría ser de finales del siglo XVIII o del XIX ya que tiene un forro metálico externo, que no es anterior a 1762, ya que esta es la fecha del primer forro metálico de cobre o aleación con latón”, sostienen los especialistas de la fundación que tiene sede en capital federal y concentra su labor en la preservación del patrimonio subacuático. La delegación de la Fundación Albengas estuvo integrada por el ingeniero Jorge Plá, del Centro de Ingeniería Naval en España, quien estaba en Buenos Aires en ocasión de descubrirse la embarcación; lo acompañaron Mónica Valentini, Javier García Cano y Carlos Mey. La presencia de la fundación tuvo lugar el 27 de setiembre y en los próximos días se finalizarían nuevos informes con más especificaciones vinculadas a las características y antiguedad del barco. La manera correcta de denominar al hallazgo es pecio, nombre que se le da a las embarcaciones no identificadas. La Fundación Albengas aconsejó muy especialmente cubrir nuevamente el pecio, no caminar sobre su estructura y evitar que se lo toque de alguna manera, para prevenir su degradación. En respuesta a esta recomendación, habitantes de Reta lo taparon parcialmente y un temporal “se encargó” de cubrirlo nuevamente en su totalidad con arena. De todos modos, el sector en donde se encuentra el pecio está identificado y ha sido delimitado mediante mediciones satelitales. Los integrantes de la fundación coincidieron en que el pecio es de construcción no experimentada, por la terminación de la madera y sus uniones, entre otros aspectos observados. “Posiblemente haya estado a la intemperie durante bastante tiempo, siendo cubierto y descubierto sucesivamente, por el estado de erosión que presenta”, señala el informe y puntualiza además con respecto al último siglo que “Reta fue fundada hace más de 70 años y nunca se vió este pecio, por lo que ha estado cubierto por la arena por largo tiempo, contribuyendo así a su preservación”. En una síntesis de la inspección efectuada, los especialistas indicaron que “el pecio se encuentra a unos 4 kilómetros del pueblo por la playa, hacia el sur, fuera de la línea de marea alta, a unos 150 metros de la misma y a unos 150 metros de la línea de médanos, en forma oblicua a la playa”. En esta primer visita “no se pudo definir mucho más”, si bien se menciona además que “se tomaron medidas generales externas y de separación de maderas, pero no se llegó a encontrar la quilla por la acción del agua surgente que lo tapaba constantemente, ni a definir la proa y popa ni los extremos del pecio por la arena que lo cubría y el poco tiempo disponible”. En la inspección se tomaron pequeñas muestras de madera, de un clavo metálico y de una porción del forro metálico -no del pecio sino de pequeñas porciones que estaban diseminadas en derredor del mismo en montículos de arena-, que se enviarán a distintos especialistas para definir el tipo de metal y de madera, y poder definir así un poco mejor el origen de este hallazgo. La información obtenida a partir de los trabajos de investigación de la Fundación Albengas da cuenta de la posible existencia de otros dos pecios en la zona, “que pueden dar lugar a un museo muy interesante para el pueblo y sobre todo para los turistas que concurren en verano”. Los datos con los que se realiza esta hipótesis surgen de que “hay restos de un buque de construcción metálica de gran porte en la playa e historias de otro pecio situado detrás de la línea de médanos”. También se mencionan como de gran valor turístico la existencia en la zona de restos arqueológicos de fortines, puntas de flecha, restos paleontológicos e información histórica, por lo que “este posible museo puede dar gran información y atracción turística”. En el informe se pone de manifiesto que Reta tiene una población estable de aproximadamente 250 personas, que en verano se incrementa a entre 6000 y 8000 personas. “Su industria primaria es el turismo, por lo que este hallazgo, una vez desarrollado, incrementará sin duda las visitas al lugar”, aseguran con entusiasmo los integrantes de Fundación Albengas que visitaron la villa balnearia.

Visita LA VOZ DEL PUEBLO 19-11-2001
Nuevos estudios para develar el origen del barco hallado en Reta

Para ese fin estuvieron integrantes de la Fundación Albenga. La continuidad de las investigaciones apuntan a descifrar su procedencia y antigüedad. Destacaron la predisposición local para la preservación de estos restos como patrimonio cultural. Y aconsejaron protegerlos cubriéndolos con la arena donde se lo encontró

Una nueva visita efectuaron a nuestro distrito Orlando Anselmi, presidente de la Fundación Albenga y Mónica Valentini, miembro ejecutivo del comité científico de la misma institución e investigadora de la Universidad de Rosario, que se encuentran realizando los estudios de los restos de una antigua embarcación aparecida en cercanías de Reta, oculta bajo la arena. Junto a ellos en la información que brindaron, estuvieron Nicolás Sabatini, director de Turismo, y Stella Gil, Marisa Martín y Mario Izurieta, quienes junto a Ivonne Aizpurúa integran la Comisión de Conservación y Preservación del Patrimonio Histórico Cultural de Tres Arroyos, que se ha movilizado con este descubrimiento para ver de qué forma se puede sumar este hallazgo a las riquezas históricas del distrito. Anselmi recordó que anteriormente “estuvimos con otro grupo de la Fundación apenas aparecieron esos restos y ahora nos llegamos aquí con la licenciada Valentini para tratar de ir dándole forma a un proyecto de trabajo, porque esto requiere algún tipo de marco de referencia. Nos ha sorprendido gratamente la forma que el municipio ha encarado este tema, porque la filosofía de preservación del patrimonio cultural es algo que no se da en muchas partes”. inclusive Anselmi citó que en lo referente “al patrimonio cultural subacuático es importante conocer que acaba de firmarse la carta internacional de preservación, dictada por la Unesco, en la que la mayoría de los países del mundo se han puesto de acuerdo. Por lo tanto es importante contar con este tipo de andamiaje como el que tenemos en Tres Arroyos y luego se va a poder desarrollar la tarea con más precisión, pero si no existe conciencia en la comunidad y sobre todo en la gente joven, de la preservación en contra de la depredación, de repente no vale la pena seguir adelante porque no se va a poder entender el trabajo. Aunque no se vea después un buque armado, esta relación directa con el conocimiento y la conciencia que tenga la gente de lo que significa preservar el patrimonio es lo más importante”. Definiciones Por su parte Mónica Valentini, comentó que “cuando estuvimos visitando por primera vez Reta en octubre, pudimos ver de qué se trataban estos restos que emergían de la arena y a partir de ciertos análisis de observación, de lo que podríamos llamar una primera aproximación, diríamos que esta nave no tendría una antigüedad mayor a fines del siglo dieciocho, por ciertas características que presenta la construcción de este navío. Incluso podríamos decir que sería más de principios del siglo diecinueve, pero todavía no lo podemos definir con exactitud, además en esa primera visita solicitamos el permiso para llevar pequeñas muestras de restos de metal y madera para poder definir de qué época se trata esta embarcación”. Estimó que a partir “de los trabajos de investigación documental, de campo arqueológico que puedan hacerce, se podría llegar a definir absolutamente todo, como de qué tipo de embarcación se trata, para qué se usaba, si fue construida en la zona o es una embarcación extranjera”. Sobre la preservación de los restos hallados para poder seguir los estudios, Valentini apuntó que “a partir de lo que pudimos ver en la zona, la mejor manera de proteger estos restos es mantenerlos bajo la arena, fuera del alcance del sol y del viento, y también del alcance de la gente. Lo mejor es mantenerlo completamente tapado con arena, porque pensar en poder fabricar una estructura que proteja estos restos es un tema que hay que hablarlo bien, y saber cuáles son las posibilidades por el costo, que puede llegar a ser muy grande. Conservar la madera es algo complicado por los implementos que se necesitan, porque es uno de los materiales que cuando se extraen del agua es de los más difíciles de conservar, entonces si no se tienen los medios para realizar una conservación adecuada lo más conveniente es seguir manteniéndolos o debajo del agua, o en este caso bajo la arena”. Y aseguró que igualmente “la gente lo va a poder disfrutar de otra manera, a partir del trabajo arqueológico y el registro que se haga de los restos, a través de filmaciones, fotos, maquetas, de construir réplicas de sectores de la nave que sean considerados importantes o de muestras”, mientras dijo que era “posible que haya otras embarcaciones de otras épocas sobre la playa en Reta, porque hemos observado restos de embarcaciones metálicas y tenemos conocimiento porque nos ha llegado información referida a esto. Además porque hicimos el relevamiento en similares circunstancias en otros balnearios cercanos a la zona”.

Fotos del 1er. contacto - 27-09-2001   Fotografía: Carlos Mey

1.1 A bordo del "Jeepon" con mucho frío 1.2 Primera visión del pecio 1.3 Vista general lateral
1.4 Vista longitudinal 1.5 Cuadernas 1.6 Sobrequilla y agua a flor de tierra
Vista lateral, se observa la sobrequilla desgastada Excavando laterales, el agua está a flor de tierra, lo que dificulta la visibilidad Rotura o cuaderna separada.
Vista lateral de la tablazón y el forro. Distancia del pecio a la línea de médanos.Lo mojado no es linea de marea sino agua de tierra hacia el mar. Se observa una cuaderna cortada y un clavo metálico.
Probable rotura de la cuaderna. Se ve el desgaste de la madera por erosión hídrica o exposición al aire anterior. Midiendo espesor de tablazón.
Detalle de espesor. Se ve la tablazón externa y el forro que podría ser latón. El Sr. Carlos Ponte ayudando.
Se procede a recubrir el pecio para evitar daños por exposición. El orgulloso dueño del "Jeepón" Vehículo de turismo aventura que nos llevara
      
Reunión en la Escuela "Dinamarca" de Reta con  habitantes interesados en el tema, explicando lo hecho e intercambiando opiniones.
     
Pecio más moderno de construcción metálica, en la línea de marea.   Otro extremo del mismo pecio, a revisar en el futuro.

Proyecto "Pecio de Reta" - 1ª Campaña 2002

Desde el descubrimiento del pecio, se firmó un convenio de colaboración entre la Fundación Albenga y la Municipalidad de Tres Arroyos, donde está situada la comunidad de Reta y se protegió al pecio mediante una Resolución del Consejo Municipal declarándolo de Interés Municipal.

La Fundación Albenga unió varias instituciones que permitieron reunir la logística y fondos necesarios para la concreción de una primera campaña en el sitio.

Al llegar al lugar se estableció un campamento en el sitio y el personal de Albenga se hospedó en la Posada Che Tango de Reta. Una vez ubicado nuevamente el pecio - estaba tapado totalmente de arena y su ubicación era totalmente imposible de hallar, sólo se pudo hacer con GPS - se comenzaron los trabajos de despeje de la arena y de limpieza del lugar.

Esto tuvo varios problemas, ya que los continuos vientos imperantes en la zona y las tormentas durante la campaña hicieron que se cubriera varias veces.

Se tomaron fotografías digitales y químicas de aproximadamente dos tercios de los restos, quedando el resto para una campaña posterior. Se realizaron dibujos completos de esas secciones y se tomaron muestras de madera para tratar de investigar el tipo de maderas y la procedencia de las mismas. No se observaron restos diseminados en la zona.

Las observaciones realizadas durante la primera visita fueron confirmadas y se harán informes completos de lo hecho, que serán entregados a la comunidad de Reta.

Asimismo se recibió en el sitio a delegaciones de escolares primarios y del colegio secundario de Reta, quienes recibieron instrucciones sobre el trabajo arqueológico y del Patrimonio Histórico que representa este buque en sus costas, con gran interés y atención por parte de ellos.

También se dió una charla de concientización e información a los habitantes de Reta, para informarles del trabajo realizado y de las futuras acciones posibles de tomar y se discutió la utilidad práctica como atractivo turístico. Se enviará a Reta material fotográfico para componer posters que puedan ser mostrados a la comunidad y a los turistas, además de realizar otras acciones demostrativas de la accion del agua y del tiempo sobre restos en estado de saturación hídrica.

Debido a la fragilidad de los restos, los mismos serán cubiertos con materiales protectores y tapados nuevamente con arena, para su protección y resguardo de posibles daños


Instituciones  y personas que colaboran que colaboran en la 1ª campaña 2002

INSTITUCIONES

 Fundación Albenga

 Municipalidad de Tres Arroyos

 Armada Argentina (Agrupación de Buzos Tácticos).

 Museo del Banco de la Provincia de Buenos Aires.

 Instituto de Arte Americano, de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires.

 Área de Arqueología Subacuática de la Escuela de Antropología -  Facultad de Humanidades y Artes - Universidad Nacional de Rosario.

 

Personas que colaboraron

 

Por Albenga:

Javier García Cano -     Mónica Valentíni -    Pedro Zidek -   Carlos Mey -   David Rossetto -    María Victoria Roca -     Juliana Ricatti -   Laura Roda -    Gabriela González -   Lorena Salvatelli - Ana Igareta.

          

Voluntarios:

Guido Seidel -    Cecilia Seidel -    Paula Seidel

 

Por la Armada Argentina, Agrupación de Buzos Tácticos:

 Luis Antúnes - Miguel Fernández - Alberto Rojas - CC Horacio Terribili CF Juan Nicolao

 

Por la comunidad de Reta y la Municipalidad de Tres Arroyos:

 Stella Martínez - Mario Izurieta - Carlos y Susana Vadano


 DE LA GACETA MARINERA

Hallazgo histórico en las playas bonaerenses

Este pecio ha estado cubierto por la arena por largo tiempo, contribuyendo así a su preservación.

La Fundación Albenga ubicó y desenterró parcialmente los restos de un navío del siglo XIX. El hallazgo se produjo en la localidad bonaerense de Martín Reta. La Armada Argentina prestó apoyo logístico para que se lleve adelante el trabajo arqueológico.

RES ARROYOS – Restos de una embarcación antigua fueron encontrados por un grupo de investigadores de la Fundación Albenga, en las playas de la localidad balnearia de Martín Reta.

El grupo de especialistas en arqueología submarina, con el apoyo de la Agrupación de Buzos Tácticos de la Armada Argentina, logró desenterrar parcialmente los restos de un barco que presuntamente data del siglo XIX.

“Encontramos el sollado de una embarcación; es decir la parte inferior, la sobrequilla con el primer sector de cuadernas”, aseguró Mónica Valentini, codirectora de la investigación y docente de la Escuela de Antropología de Rosario.

Los restos arqueológicos en cuestión les permite a los investigadores asegurar que se trata de un barco que no es anterior a 1800.

Toda la estructura del barco es de madera, tiene pernos y otras piezas metálicas y también tiene un laminado externo de latón y cobre. “La gran cantidad de metal nos está indicando que seguro no es un barco más antiguo que eso”, señaló Valentini.

Tampoco se trata de un galeón encallado, como lo han bautizado los pobladores del balneario. Según Javier García Cano, actual director de Albenga y docente de historia en el Instituto de Arte Americano de la Universidad de Buenos Aires, no se podría tratar nunca de un galeón, ya que ese tipo de embarcaciones nunca llegaron a nuestras costas.

“Sí podría tratarse de un buque mercante, de transporte e inclusive de bajo costo de producción; porque no parece tener una mano de obra refinada”, afirmó García Cano. “Las cuadernas tienen separaciones desprolijas y detalles muy rústicos en su construcción, lo que nos permite decir que no estamos ante la presencia de un barco de uso militar, ya que este tipo de embarcaciones tenían una construcción más refinada y una estructura más maniobrable”, concluyó el director de la Fundación Albenga.

El apoyo logístico de la Armada

Los restos del “pecio de Reta” fueron encontrados por los pobladores de esa localidad, aparentemente luego de una tormenta primaveral, en septiembre del año pasado. Las fuertes precipitaciones y el agua de una laguna cercana desbordada descubrieron esta reliquia enterrada a metro y medio en los médanos.

“A partir de allí comenzamos a armar un proyecto con el departamento de Arqueología de la Escuela de Antropología de la Universidad Nacional de Rosario, el Instituto de Arte Americano (dependiente de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires), la municipalidad de Tres Arroyos, el Museo del Banco de la Provincia de Buenos Aires y la Agrupación de Buzos Tácticos de la Armada Argentina”, manifestó Carlos Mey, integrante de la fundación. De esta manera se pudieron llevar adelante los primeros trabajos de campo sobre los restos del buque.

De las tareas concretas de localización, excavación y limpieza de los vestigios del barco participaron, además de los investigadores de la Fundación Albenga, expertos del Instituto de Arte Americano de Buenos Aires, estudiantes de antropología que realizaron sus primeras prácticas sobre un hallazgo arqueológico y suboficiales y oficiales de la Armada Argentina.

“La gente de la Armada está permanentemente ayudándonos, tanto en el trabajo específico sobre los restos del barco, como con el transporte, la comida y el alojamiento”, expresó Valentini. Agregó que un jeep los lleva y los trae todos los días al lugar, ya que los restos están a una distancia de 4 kilómetros de la localidad.

Por su parte, el comandante de la Agrupación de Buzos Tácticos, capitán de fragata Juan Nicolao, señaló que el aporte de la Armada en estos trabajos es fundamentalmente de soporte logístico. “Con la carpa, con algunos instrumentos, con los vehículos, con nuestra pequeña o gran experiencia que tenemos en estos espacios, de alguna manera los podemos ayudar”, agregó.

Además manifestó que este tipo de actividades, que tienen una importancia cultural y científica destacable, requieren mucho esfuerzo por parte de los arqueólogos, “ya que muchas cosas de las que se hacen en el país, se realizan a pulmón”.

Por último, Nicolao puso de relevancia la enorme curiosidad que este tipo de hallazgos le provoca, al expresar que “todos tenemos algo de arqueólogos o de curiosidad histórica por las cosas del ayer. Y más porque se trata de un pedazo de la historia argentina”.  

Información del Diario "La Voz del Pueblo" 01.10.2002

Fotos de la 1ª Campaña Octubre 2002   Fotografía: Carlos Mey

Estas fotos, tomadas durante un fin de semana en el sitio, dan cuenta de las experiencias y las personas que trabajaron allí. No deben ser tomadas como un informe tècnico, sino como un relato gràfico informal sobre las actividades del proyecto. Mey
Primer día, el equipo cargando combustible con los autos llenos. Foto Pedro Zidek. Un descanso en la ruta, Lorena Salvatelli, Javier García Cano, Ana Igareta y Mónica Valentini.Foto P.Zidek Ana Igareta y Miguel Fernández.Foto P.Zidek
Pedro Zidek. María Victoria Roca -  UNR 032
Juliana Ricatti - UNR 033 David Rosetto - UNR 036
  Un grupo feliz 046  
Alberto Rojas - ARA/ABT 037 Lorena Salvatelli - UNR 035 Laura Roda - UNR 039
Gabriela González - UNR 040 Luis Antunes - ARA/ABT 041 Javier García Cano - IAA/FADU-UBA 042
Miguel Fernández - ARA/ABT 043 Cecilia Seidel - Voluntaria 044 Guido Seidel - Voluntario 045
Horacio Terribili - ARA/ABT Juan Nicolao - ARA/ABT Pedro Zidek
Paula y Cecilia Seidel Un buen almuerzo, provisto por la Agrupación de Buzos Tácticos. Línea de comida en la carpa de la ABT
Paleando arena Los chicos del colegio primario de Reta trabajando en el sitio con supervisión de las arqueólogas. Chicos del colegio secundario de Reta, aprendiendo sobre su historia.
Cecilia Seidel limpiando las maderas, mientras los chicos ayudan. Guido en un descanso del extenuante paleo. Midiendo en un sector, mientras el anterior es cubierto pàra su protección.
  Vista general de la excavación.  
Charla en la Escuela Nº 34 "Dinamarca", dada a los habitantes de Reta para hacerles conocer lo hecho hasta el momento y coordinar los esfuerzos futuros.
Mónica Valentini explica lo hecho y detalla partes del buque en el pizarrón. Domingo de lluvia, así que se trabaja en laboratorio para pasar al papel lo hecho. Grupo de estudiantes
    La Posada "Che Tango" donde nos alojaron muy bien. 
Saliendo muy temprano hacia el sitio, en el jeep de la Armada que nos sirvió de transporte. Desilusión al llegar y encontrar todo tapado por la arena, a palear nuevamente...30 No obstante estar tapado por lonas, la cantidad de arena por la tomenta del día anterior es grande, lo que llevará mucho tiempo destapar otra vez.31
A la tarde, esperando que amaine el fuerte viento para volver a trabajar. 047 El campamento y entre los médanos y la playa, el sitio del pecio. 048

 

Dentro de la carpa del ABT, bien provista. 050
 
Llegan las provisiones desde Mar del Plata, provistas por la Agrupación de Buzos Tácticos de la Armada. Horacio Terribili paleando esforzadamente.   
Panorámica de 180º del lugar, desde el Oeste hasta el Este. El sitio se encuentra entre el campamento y el mar.
Zona posiblemente quemada. 04 Otra vista del mismo. Se puede observar la sobrequilla muy desgastada las cuadernas..05 Javier Garcia Cano y Luis Antunes observando el trabajo. 06
Dos imágenes de los restos Imágenes posteriores con 3/4 partes descubiertas Vista de un sector del maderamen. 03
 
     

 

 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar -  Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com,ar