Historia y Arqueologia Marítima

UN JUICIO A CARLOS J. MEY (HISTARMAR) POR UN CAZADOR DE TESOROS

presentado por Horacio Pardo, un cazador de tesoros argentino que opera (operaba?) en Uruguay

Un intento vano de acallar o amedrentar las voces contrarias a la caza de tesoros?

 Por Carlos Mey, Octubre del 2008
 
En Abril del 2005 recibi un correo electronico que decía:
 
Montevideo. 7 de Abril de 2005. Después de 10 años de intensas búsquedas, el equipo liderado por el argentino Horacio Pardo (44 años) declaró ante la Prefectura Nacional Naval el hallazgo de los restos de un antiguo naufragio descubierto a pocos metros de profundidad en el Banco de Santa Lucía, frente a las costas del Dpto. de San José; Uruguay.
 
El estudio preeliminar realizado por el equipo científico del Proyecto Animas de las piezas recuperadas parecería indicar que se trata de los restos de La Gamela, una embarcación colonial que en el año 1770 naufragó con el tesoro en oro y plata confiscado de las reducciones de las Misiones Jesuitas. Entre ellos, según el manifiesto de la época; nueve cajones de plata labrada y más de doscientas cincuentas bolsas con monedas de plata y oro.

El buzo profesional Tom Altez (Uruguayo, 34 años), Master Diver del Proyecto Animas; en la mañana del 7 de Febrero pasado, abordo de la embarcación de exploración Superstición y luego de haber excavado dos metros de profundidad en el lecho del río, emergió a la superficie para simplemente decir: "toqué firme !". Había hecho contacto con el casco.

Al poco tiempo, y con las subsiguientes excavaciones, las primeras piezas empezaron a ver la luz del día: clavos de bronce del galeón, una antigua roldana de pasteca de madera, monedas, un plato de plata y otras piezas se sumaron al interesante inventario declarado ante la Subprefectura de Santiago Vásquez.

Pardo - desde 1997- es el titular de un contrato con el gobierno para la búsqueda y rescate de navíos antiguos. La legislación prevé que el 50% de los bienes rescatados pertenecen al gobierno, mientras que el 50% restante a su descubridor. "Nosotros corremos con el 100% de los riesgos y los gastos, y el Estado conserva la mitad de las ganancias" -declara Pardo- "Todos salimos ganando! El explorador submarino Germán Moro -consultor del Proyecto Animas- quién cuenta con amplia experiencia internacional en excavaciones de galeones sumergidos, tuvo la oportunidad de bucear sobre los restos del navío para evaluarlo y declaró en medios oficiales: "Estamo s sin lugar a dudas sobre los restos de una embarcación de fines de siglo XVIII. Los remanentes se encuentran en excelente estado de preservación al haber sido protegidos por las arenas del lecho del río, aislándolo del deterioro natural por la exposición a las aguas. No me cabe duda que las piezas de valor halladas al día de la fecha son sólo una pequeñísima muestra de lo que vendrá."

El Proyecto Animas ha sido declarado de "Interés de Prensa Internacional" por el Ministerio de Turismo y de "Interés Nacional" por el Ministerio de Defensa Nacional, Ministerio de Relaciones Exteriores, Ministerio de Educación y Cultura; Ministerio de Turismo y Presidencia de la Nación.

Yo comenté, en un newsletter publicado en este sitio web en Abril del 2005: (http://www.histarmar.com.ar/HYAMNEWS/HyamNews2005/HY13-SigueCazaTesorosUruguay.htm)

He recibido la circular de prensa del Grupo Animas, cazadores de Tesoros de Uruguay. Es lamentable que siga ocurriendo esto y de esperarse que el nuevo gobierno Uruguayo lo modifique de una buena vez por todas. Es de los pocos gobiernos en el mundo que aun autorizan la caza de tesoros!! insistir en el tema, lamentablemente, los "tesoros" que se reparten el gobierno y los cazadores son todo lo que hay de valor, que se vende en el exterior. Que le queda al pueblo Uruguayo?. Los enormes tesoros arqueologicos que tienen las costas Uruguayas se estan depredando rapidamente por medio de la ley que permite su caza y reparte el botin. Cuanto mas van a perder los Uruguayos, los rioplatenses, los estudiosos y los turistas extranjeros que quieran ver un museo sobre sus hundimientos? No es hora que el nuevo gobierno Uruguayo le de un punto final?

Este mensaje, publicado en mi sitio web, en Argentina, fue levantado, entre otro material, por la Comision de Patrimonio Histórico del Uruguay,  que lo utilizo para denegar a Horacio Pardo y su agrupacion Animas la renovacion del contrato de búsqueda de tesoros, que vencía en ese año, cosa lícita por otro lado, ya que el contrato se venció. La Comision hizo uso de sus potestades legales para hacer lo que hizo, que haya o no utilizado mi opinion (lo cual les agradezco y es un honor para mí) no tiene nada que ver con su decision soberana.

Ahora bien, no obstante la larga diatriba del Sr. Pardo (o de quien sea, ya que la "editorial" de Mayo del 2005 es anónima) hacia mí, donde habla de mi "desconocido sitio", me acusa de despechado, habla de un e-mail (falso, es levantado del sitio web, no de un e-mail), me nombra como un "individuo oficialmente desconocido por completo que se queja del éxito de los demás", de frustrado, que "los obligo a ir contra la Comision de Patrimonio" y una serie de acusaciones incoherentes y amenazas de juicios en Uruguay y Argentina, etc. etc. Ver http://www.animas.com.ar/explorer/pub/pub_explorer.html , en vez de ir contra la Comisión de Patrimonio, como dice que yo lo obligo, me hace un juicio penal por calumnias e injurias en Uruguay.

Recien me entero de ésto en Agosto del 2008, al recibir una citacion de la justicia federal argentina para informarme de la citacion del tribunal uruguayo. Concurrí a la citacion en el mes de Octubre en Montevideo y alli estaban Horacio Pardo y su abogado. Realmente desconocia el motivo de la acusacion, hasta que el Sr. Juez me la mostro. Los abogados mientras tanto habian arreglado una terminacion amigable de este pleito, sin duda debido a que el "Sr". Pardo sabia que llevaba las de perder en un juicio, ya que su acusacion era ridícula. Se termino el tema con un arreglo donde se explica que yo no envie correo electronico alguno a la Comision de Patrimonio (con lo cual ya deberia haber resultado infundada su acusacion de...de que?y terminado el asunto) y que yo, Carlos Mey no afectaba el buen nombre y honor (o algo asi) de este sujeto, a su insistencia. Tambien deseaba que se pusiera por escrito que yo me retractaba de lo dicho, retractaba de nombrarlo cazados de tesoros? por supuesto que no me retracté de nada.

No quedé conforme en realidad sobre éste tema, ya que en realidad deberia haber ido a juicio para que quedara demostrado palmariamente la mala fe de este individuo, al hacer una acusacion seria, ya que una acusacion penal por injurias no es poca cosa, totalmente infundada, basada en informacion errónea y que encima me insulta en su propia página web.

Si es una mentira o una injuria mi definicion de Animas como cazadores de tesoros? ellos mismos se denominan así, ya que los metadatos de su propia página incluyen esas palabras y varias mas. O no se dieron cuenta? Aparte, mundialmente se reconoce a los buscadores de tesoros en hundimientos bajo el agua como cazadores de tesoros (tambien algunas otras cosas menos elegantes, que me las reservo). Ademas en su sitio web se autodefinen como:

"Animas es un proyecto científico privado, desarrollado en el ámbito de la arqueologia submarina que incluye un plan para obtener un beneficio comercial en compensacion de los riesgos financieros asumidos"   http://www.animas.com.ar/explorer/pub/pub_explorer.htmlLe ruego al lector que piense en esa definicion.: proyecto "científico" privado? beneficio comercial en compensacion?????? o sea que solo buscan restos arqueologicos si dan un beneficio economico en compensacion? eso no es caza de tesoros, con un manto cientifico?????? creo que para cualquier lector informado y con un poco de sentido común, la verdad está a la vista.

Pero veamos quien es el que me hace la acusacion. Horacio Pardo se autotitula como explorador, pero en la carta que suscribio en el Juzgado penal de Montevideo se autotitula como "arqueólogo". Dónde habra sacado su título? en que Universidad? seria bueno que lo explique, de lo contrario incurre en falso testimonio y usurpacion de títulos y honores...se habra dado cuenta de ello? esta escrito en un papel legal....Horacio Pardo trabajó durante bastante tiempo con otro cazador de tesoros, Ruben Collado, argentino, luego de distanciarse de Collado puso su propia firma de busqueda de tesoros. Collado encontró un buque cargado de tesoros del cual se saco una enorme cantidad de plata y oro , pero que yo sepa, jamas dijo que estaba haciendo una investigacion arqueologica, sino directamente que estaba buscando tesoros. Por lo tanto Pardo tambien se dedicaba a ello.

Hay varias referencias interesantes de Horacio Pardo en Internet, repito algunas y me pregunto: porque Horacio Pardo no le hizo juicio penal a Clarin o al Parlamento Uruguayo????:


Una opinión similar sobre los cazatesoros tiene Horacio Pardo, un explorador que encabeza el Proyecto Animas, que busca naves sumergidas en el Río de la Plata. "Me molesta ese título porque no es el espíritu del proyecto. Ser cazador de tesoros es ir a un barco, bajar, romper y sacar todo lo que puedes. Vendes, haces plata y te fuiste", señala  http://www.bajoelagua.com/articulos/reportajes-buceo/1937.htm

...el cazador de tesoros del Río de La Plata, Horacio Pardo..." - Proyecto Cabo Polonio  PROYECTO DE LEY 16-07-2008 http://www.parlamento.gub.uy/repartidos/AccesoRepartidos.asp?Url=/repartidos/camara/d2008071315-00.htm


Clarin Digital - Lunes 18 de agosto de 1997, Buenos Aires, República Argentina  http://www.clarin.com/diario/1997/08/18/e-02801d.htm

DENUNCIAN EL ROBO DE MONEDAS DE ORO DE UN GALEON HUNDIDO

Historia de piratas modernos en el Río de la Plata

Uno de los sospechosos apareció decapitado después de un supuesto accidente de aviación · Ahora investiga el caso la Justicia del Uruguay

(Montevideo. Enviado especial).-Cientos de monedas de oro robadas de un galeón del siglo XVIII que naufragó en el Río de la Plata estarían circulando de contrabando en varios países, entre otros, Estados Unidos, Argentina, Uruguay y Brasil. Algunas de estas monedas -según una denuncia hecha en Montevideo por el buzo argentino Rubén Collado, un "buscador de tesoros" nacido en Ensenada- "fueron compradas en Buenos Aires por el dueño de un negocio de numismática".

Para Collado, además de las monedas circulan lingotes y retortas de oro, también robados del galeón Nuestra Señora de la Luz, que naufragó en 1752 frente a las costas de Montevideo. Desde 1992, un equipo dirigido por Collado ya rescató del navío 2.300 monedas de oro, 800 de plata y 70 lingotes de oro, además de cañones y piezas de cerámica.

Según la denuncia presentada por Collado ante la Justicia del Uruguay, tres hombres que en 1992 participaron junto a él en la búsqueda y hallazgo del Nuestra Señora de la Luz, estarían involucrados en el misterio de las monedas: Horacio Pardo, un porteño de 36 años que vive en el Uruguay; Aníbal Cereijo, ex jefe de seguridad de Collado, y Rubén Sosa, un buzo que a principios de enero de 1996 apareció decapitado en una playa de San Clemente del Tuyú . Estas tres personas, según Collado, aprovecharon su buena fe y lo "traicionaron".

Sin embargo, la jueza penal que tiene a su cargo la causa dijo a Clarín que hasta ahora no hay pruebas que apoyen la denuncia del buscador de tesoros.

Esta historia comenzó el 10 de abril de 1992, cuando un buzo del equipo de Collado sacó del fondo oscuro y fangoso del río una moneda de oro con la efigie del rey de España, Fernando VI. Era un doblón de 1751, acuñado en Santiago de Chile. El galeón había zarpado del puerto de Valparaíso rumbo a Sevilla, con un cargamento de monedas de oro y de plata valuado en 1.100.000 pesos de esa época. Cada doblón costaba 16 pesos. "Con 16 monedas de oro se podía comprar una gran estancia", explica Collado. Ese doblón que sacó el buzo en el otoño de 1992 estuvo bajo el agua durante más de dos siglos, mezclado con fango, piedras, maderas y algún resto de cerámicas. Llamado el "infierno de los navegantes", el Río de la Plata se ha "tragado" 1.200 navíos, aunque los barcos repletos de tesoros no superan los diez.

Hace cinco años Collado aún creía que esa moneda (y todas las que se rescataron después) pertenecía a otro galeón, El Preciado, que naufragó en 1792 también frente a Montevideo, por entonces una base naval de importancia.

Fotos comprometedoras

La denuncia de Collado se basa en el testimonio de Rony Jorge Almeida López, un ecuatoriano que también se autodefine como "cazador de tesoros", y que durante un tiempo estuvo asociado con Horacio Pardo.

Según Almeida López, en un escrito de su puño y letra fechado el 19 de octubre de 1996, su ex socio le entregó "treinta y seis negativos" de fotos, en una de las cuales "se pueden ver treinta y nueve monedas de oro robadas y sacadas de la zona". En otra de las fotos se advierte a Pardo mostrando un puñado de monedas, que Almeida dice son parte del botín robado a Collado y al Estado uruguayo, asociados en esta empresa. Varias de las monedas de oro robadas fueron descubiertas por Collado en los catálogos de Louis Hudson Rare Coins, una prestigiosa casa de Nueva York. "Cuando le pregunté al dueño cómo le habían llegado, me contestó con una mentira. Lo curioso del caso es que después, en una subasta de Sothebys, Hudson compró monedas por un millón y medio de dólares", cuenta Collado

El Nuestra Señora de la Luz está hundido a ochocientos metros de la costa de Montevideo. Hasta allí llegan los hombres de Collado, trabajan durante el día, y al caer la tarde (si tienen suerte) trasladan el tesoro encontrado hasta una casa situada frente a la playa, que funciona como base operativa. Efectivos de la prefectura naval revisan minuciosamente a los buzos y a sus compañeros de superficie cuando regresan del río.

El oro y la plata rescatados son llevados hasta la casa-base, donde un escribano certifica todo lo que fue encontrado debajo del agua, a una profundidad que difícilmente supere los seis metros. Después, un camión blindado (custodiado por la Prefectura) lleva el botín a una bóveda del Banco de la República Oriental del Uruguay, a la espera de una próxima subasta. Según Collado, la vigilancia de la prefectura naval uruguaya no pudo evitar el robo. "Nosotros somos auxiliares de la Justicia. Hasta tanto la jueza que interviene en la causa no se pronuncie, la prefectura no va a emitir opinión", dijo a Clarín el capitán Eduardo Olivera, jefe de la Oficina de Trámites de Buques Históricos Hundidos. "Además -se atajó Olivera- no nos gustaría que la armada apareciera mezclada en una nota con los problemas del señor Collado".Si la denuncia de Collado es cierta, el Estado uruguayo estaría perdiendo el 50 por ciento de todo lo robado. Vale recordar que cada moneda de oro cotiza a un precio de entre 6 mil y 18 mil dólares.


Una muerte misteriosa http://www.clarin.com/diario/1997/08/18/e-02802d.htm

La jueza penal Elizabeth Ansuberro, que interviene en la causa vinculada con el robo y contrabando de monedas de oro, dijo a Clarín que "hasta el momento no hay pruebas que avalen la denuncia de Collado".

"La prefectura y la policía están investigando el robo de las monedas", explicó la jueza. Aunque se negó a dar precisiones sobre la causa, admitió que es "pesimista" sobre el resultado de la investigación.

El 24 de abril de 1996 se presentó ante el juzgado la madre del piloto Pablo Pratto, quien desapareció con su avioneta cuando volaba junto al buzo Rubén Sosa, acusado por Collado de ser uno de los que robaron las monedas de oro.

La mujer sospecha que a su hijo lo mataron. El cadáver de Sosa, sin su cabeza, apareció el 1 de enero de 1996 en una playa de San Clemente del Tuyú. Pratto y Sosa habían despegado de Montevideo el 20 de diciembre de 1995.


  Carlos Mey, 1º de Noviembre del 2008