Historia y Arqueología Marítima

HOME

Puerto  TRINCHERA DE LOS PARAGUAYOS  

Indice Puertos

 

Por RAFAEL E. LONGO

Partes del actual territorio de Corrientes y Misiones fueron ocupadas por los paraguayos, durante varias décadas, hasta la guerra de la Triple Alianza.

En el lugar del emplazamiento de Posadas, se situaba el campamento fortificado conocido como Trinchera de los Paraguayos, que si bien no incluía instalaciones portuarias, por medio de pequeñas embarcaciones se realizaba un intenso tránsito de ganado y de mercaderías con Encarnación de Itapúa. El ganado correspondía a los continuos robos de hacienda que realizaban en las estancias argentinas y las mercaderías eran las que se enviaban o provenían de Porto Alegre a través de la localidad brasileña de San Borja.

Los antecedentes de esta ocupación qué condujeron a la instalación en territorio argentino de un puerto perteneciente a los paraguayos se remonta a 1816 y culminan en 1833.

Las frecuentes reivindicaciones seguidas de incursiones por parte de los paraguayos al territorio misionero, que comienzan al fracasar asimismo la parte política de la expedición del Gral. Belgrano, no son calificadas de importantes por Cercano en su libro, si bien Mario Quartaruolo las considera como un peligroso antecedente que dieron origen al ataque paraguayo de fines de 1833, en el que las tropas del dictador Francia, con el pretexto de perseguir a indios sublevados, ocuparon la localidad de Candelaria. Las fuerzas correntinas, inferiores tanto en número como en armamento, no estaban en condiciones de desalojarlas, por lo que el nuevo gobernador Rafael de Atienza, sucesor de Ferré y designado el 19 de diciembre de 1833, solicitó al gobernador de Buenos Aires Viamonte la ayuda prevista en el Pacto Federal vigente.

El gobernador Viamonte y su ministro Tomás Guido cursaron de inmediato las notas necesarias a las provincias firmantes, y procedieron a organizar, autorizados por la Cámara de Representantes, una escuadrilla fluvial de apoyo compuesta por cuatro navios con una dotación de doscientos hombres al mando del Coronel Tomás Espora, en esa época Capitán del Puerto.

Lamentablemente la escuadrilla, ya en condiciones operativas, no llegó a actuar, y naturalmente tampoco se concretó el apoyo de Santa Fe y Entre Ríos, dado que en Corrientes se produjo una modificación total de la situación al decidir el gobernador, con el apoyo de la Legislatura, la evacuación del territorio de Misiones hasta la línea de Tranquera de Loreto (la población de Ituzaingó), al oeste de la cual se concentraron las tropas regulares provinciales. Esta decisión aún no ha sido explicada satisfactoriamente por los historiadores.

El gobierno de José Gaspar Rodríguez de Francia se encontró, sin realizar acciones cruentas de guerra, en posesión de un estratégico territorio, ya que no sólo incluía la zona donde se construyó Trinchera de los Paraguayos, importante lugar de apoyo para las embarcaciones que actuaban en el Alto Paraná sino que también era cabecera de la ruta que llegaba a Puerto Hormiguero, próximo a Santo Tomé (argentino), en la margen derecha del río Uruguay frente a San Borja (brasileño) en la orilla opuesta donde terminaba el camino que se iniciaba en Porto Alegre.

Las carretas que provenían de Asunción tenían una ruta directa por Encarnación, Trinchera, Puerto Hormiguero, San Borja hasta Porto Alegre. Se había cumplido el proyecto paraguayo de tener una salida sobre el río Uruguay.

Inmediatamente los paraguayos iniciaron la construcción del campo fortificado, terminado en 1838, que 'encerraba' una amplia zona de lo que es hoy la ciudad de Posadas; la muralla se apoyaba en la laguna San Roque, seguía paralela a la costa hasta alcanzar la actual avda. Corrientes y giraba hasta alcanzar nuevamente la costa en las inmediaciones de Punta Gómez. En Posadas se encuentran mojones que señalan restos de la histórica muralla. En su interior se encontraban los alojamientos, cuarteles, depósitos y corrales; protegiéndose así la parte de la costa por donde se realizaban las operaciones con las embarcaciones que transportaban mercaderías y ganado hasta Encarnación de Itapúa.

Es la que en la actualidad están situados el Puerto y el Club Náutico, exactamente entre Punta Gómez y la Laguna San Roque. La denominación de muralla para designar a la protección del campamento no es en absoluto exagerada, se trataba de una muralla de varios kilómetros de extensión apoyados sus extremos, como se indicó en la costa del río-, de forma semicircular tenía un foso exterior y el muro de piedra, una altura que alcanzaba los 2,50 metros con un ancho en la base de 1 a 1,50 metros provisto de torreones y almenas. El material de construcción, piedras, provenía de las ruinas jesuíticas de las inmediaciones.

Tenía una sola puerta de entrada, donde terminaba el camino a Puerto Hormiguero.

La guarnición de pocos centenares de soldados era sin embargo suficiente para mantener a distancia las fuerzas correntinas, que en realidad nunca efectuaron ataques al Campamento San José como era denominado por las autoridades paraguayas, pero más conocida en toda la región como Trinchera de los Paraguayos. Subsistió hasta la guerra de la Triple Alianza, durante la cual aumentó su guarnición a varios miles de hombres e incrementó notablemente su actividad fluvial; a pesar de ello no tuvo una gran importancia como base logística y fue desalojada como consecuencia de las operaciones militares de los aliados desarrolladas en 1866 y 1867; una vez ocupada sirvió como lugar de base y descanso para las tropas argentinas y brasileñas, conociéndose como Trinchera de San José por la capilla dedicada a su advocación que se encontraba en su interior; así se fue formando una población heterogénea que llevó a que el gobernador de Corrientes ordenase, en 1871, la fundación del pueblo y a la instalación del primer gobierno municipal el año siguiente.

No existe documentación que permita establecer exactamente la importancia del movimiento tanto terrestre como fluvial que se realizaba por la Trinchera de los Paraguayos, pero un hecho interesante hace presumir precisamente su importancia, en las épocas en que el gobernador Rosas cerraba el río Paraná a los paraguayos, la mayor parte del intercambio comercial con el exterior se realizaba por intermedio de caravanas de carretas que recorrían la ruta desde asunción hasta Porto Alegre.

El estudio del único puerto fluvial paraguayo establecido en territorio argentino sobre el río Paraná debe completarse con el del único puerto fluvial paraguayo sobre el río Uruguay: Puerto Hormiguero que en su momento le permitió al dictador Francia cumplir sus propósitos de llegar a ese río y ubicarse en una interesante posición estratégica en la Cuenca del Plata.

REFERENCIAS:
Ramón J. Coreano, La Guerra del Paraguay, 2 tomos, Buenos Aires, 1939.
Mario Quartaruolo, 1833, El ataque paraguayo a Corrientes, Todo es Historia, Nro. 138. Importante artículo en particular por su estudio sobre la organización de la escuadrilla fluvial de apoyo.
Rodolfo J. Cantoli, Una vieja Trinchera, Todo es Historia, Nro. 191. Exhaustivo estudio sobre lo que el autor denominó exactamente: Vieja Trinchera.
En la ciudad de Posadas se encuentra la sede del Centro de Investigaciones Históricas del Instituto Raúl de Montoya donde se está realizando una encomiable labor de esclarecimiento y divulgación.

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar