Historia y Arqueología Marítima
HOME

LA SAGA DEL MONTE CERVANTES

VOLVER

Imagen:

     
         
     
         
     
         

 

 

Los principales datos de esta nave se encuentran en el capítulo referente al Canal Beagle.

Esta nave tuvo un comienzo un poco ominoso, ya que sufrió un incendio durante el período de alistamiento, lo cual provoco la demora de la entrega a los dueños por parte del astillero Blohm & Boss, de Hamburgo.

Posteriormente, durante un crucero al Norte, en el año 1928 sufrió una colisión con un témpano que le produjo una seria avería y la inundación de varios compartimentos. Finalmente fue salvado por el rompehielos soviético KRASSIN (El que luego sería re bautizado LENIN), cuyas poderosas bombas de achique lograron contener dicha inundación.

Este trasatlántico de 150 metros de eslora, construido en Alemania estaba diseñado para el transporte de inmigrantes de Europa al Nuevo Mundo pero tenía una distribución interna más espaciosa que lo normal y por lo tanto era apto para efectuar viajes de tipo crucero turístico.

En el año 1929 se había iniciado con el MONTE OLIVIA, de la misma empresa, un emprendimiento turístico para la clase media, es decir, precios módicos.

Es así que el 15 de enero de 1930, a las 10:00 horas zarpó de la dársena A del puerto de Buenos Aires con destino a Puerto Madryn, Magallanes (Punta Arenas), Ushuaia, Yendegaia y regreso.

Estaba al mando del Capitán Teodoro Dreyer (02-12-1874 / 23-01-1930) y llevaba como práctico de los Canales Fueguinos, al Capitán Rodolfo Hepe.

El 22 de enero, minutos después de zarpar de Ushuaia, la nave toco fondo en la restinga del faro Les Eclaireurs, la cual se encuentra a 2 ¾ millas náuticas de Punta Segunda y se extiende por una milla en dirección Este - Oeste, dicho faro se encuentra en la posición 54° 52’ Sur y 068° 05’ Oeste.

La mayoría de los náufragos fueron evacuados a Ushuaia por el transporte VICENTE FIDEL LOPEZ, al mando del Teniente Mario Casari y por la lancha GODOY, esta última era la embarcación de apoyo del Penal de Ushuaia.

El 23 de enero, la nave que había quedado hundida de proa y con una notable escora a babor, efectuó una vuelta campana quedando con una escora de 122°.

El Capitán Dreyer que estaba abordo, pereció al voltearse la nave, siendo la única víctima del accidente y su cuerpo jamás fue encontrado.

Los náufragos fueron evacuados de Ushuaia el día 28 de enero en el MONTE SARMIENTO.

En el juicio establecido por el Tribunal del Almirantazgo de Hamburgo, se absolvió al Capitán Dreyer, a pesar de que en las cartas náuticas figuraba como paso “no recomendado” y llamó a revisar las cartas náuticas argentinas.

En los Avisos a los Navegantes N° 13, del 1 de julio de 1930, en los párrafos 123 y 124 se establece que:

A)    El faro Les Eclaireurs está en el islote más al Norte y más al Este del que figura en la carta n°: 65 y manda corregir esta.

B)    Denuncia un bajofondo a los 282° y 700 metros, al Norte del faro.

En el año 1943, se iniciaron las tareas para su reflotamiento por parte de la empresa Salvamar, del Señor Leopoldo Simoncini, quien contaba con los estudios técnicos de los Ingenieros Offerman y Krakenhagen.

En dichas operaciones actuaron principalmente tres naves, el remolcador SAINT CHRISTOPHER, que aun se puede ver en la Bahía de Ushuaia, la lancha MORITA, que era un bote de salvamento del MONTE CERVANTES y la lancha del Señor Vicente Padin Moreyra, que era la más grande de la zona y tenía la particularidad de haber sido construida en Ushuaia.

Las operaciones se extendieron durante diez años, durante los cuales se recuperaron algunos componentes como motores diesel y dinamos, los cuales fueron vendidos a empresas de Zárate y de Córdoba.

La nave fue alivianada cortándole la superestructura, mástiles, chimeneas, etc. y aumentaron su flotabilidad por medio de flotadores externos adosados al casco. 

La intención era zafar el casco de la varadura y remolcarlo a una posición cercana a la playa para poder enderezarlo sin riesgos.

Entre los días 20 y 23 de julio de 1954 se efectuó un intento de remolcarlo a Ushuaia, en el intento participaron el remolcador SAINT CRISTOPHER y el buque de salvamento de la Armada Argentina A. R. A GUARANI.

Debido a la rotura de dos flotadores auxiliares, uno de los cuales averío el casco, se suspendió la maniobra hasta efectuar las reparaciones necesarias y solicitar la colaboración de otras naves con el fin de contar con más potencia de tiro.

En los días siguientes se cortaron varios elementos de la nave que impedían su desplazamiento como ser pescantes de botes, vientos de las chimeneas u obenques de los palos.

En el segundo intento de remolque efectuado entre los días 6 y 7 de octubre de 1954 participaron el SAINT CRISTOPHER los remolcadores de la Armada Argentina A. R. A. CHIRIGUANO, A. R. A. SANAVIRON y A. R. A GUARANI.

La nave zafó de su prisión y los remolcadores iniciaron el trayecto hacia tierra firme pero inesperadamente el casco tomó una fuerte escora estribor y comenzó a hundirse.

Los remolcadores trataron de regresar para volver a varar el casco en un bajo  fondo cercano al faro Les Eclaireurs pero finalmente, la empresa fracasa al hundirse definitivamente la nave el día 7 a las 15:12 horas.

El casco se hundió en la posición 54° 52’ 36” S y 58° 04’ 58” W a 141° de faro Les Eclaireurs y a 4 cables del mismo, en una profundidad de 100 metros.

La empresa Salvamar presento quiebra quedando el SAINT CHRISTOPHER abandonado en la bahía de Ushuaia como mudo testigo de la historia.

 

 

 

 

Carlos J. Mey / Miguel A. Galdeano

Este sitio es publicado por la Fundación HISTARMAR - Argentina

Dirección de e-mail: info@histarmar.com.ar