HOME Historia y Arqueologia Marítima Indice Museos

EL PARQUE MARITIMO DE AMBERES

 

Por Mariano Reguero 2011

Continuando con Amberes y luego de escribir el artículo del MAS, como representante itinerante de HISTARMAR, no pude dejar de visitar el Parque Marítimo de Amberes.

Además del MAS y su rica colección de modelos y de instrumentos marítimos históricos y arqueológicos, aquí se encuentra una exposición permanente de distintos tipos de buque y embarcaciones en seco. El Parque Marítimo, muestra barcos de todos los tamaños y de diferentes épocas lo que lo hace muy atractivo para aquellos que le gusta la historia y todo lo relacionado con lo marítimo.

                Muy cerca del MAS y ubicado dentro de grandes hangares sobre la costa del rio Escalda, se extiende por cuadras desde el castillo Steen hacia el puerto. Este castillo tiene toda una historia que no deja de pasar desapercibida. Fue emplazado primariamente como una fortaleza medieval en lo que sería hoy la parte antigua de la ciudad. Construido con el fin de detener las incursiones vikingas en la Edad Media, es la primera fortaleza de piedra que se construyo en la zona y por lo tanto reconocida como la construcción urbana más antigua. De ahí su nombre popular, “la Piedra” (en flamenco “steen”). Este castillo es la construcción más  antigua de Amberes, y hasta hace medio siglo solía ser el centro urbano de la Amberes.

Ya por el año 1520 lo reconstruyo Carlos V con la finalidad de controlar  el acceso al rio Escalda. Utilizado como prisión entre 1303 y 1827, la mayor parte de su construcción fue demolida en el siglo XIX a efectos de enderezar y rectificar los muelles sobre el rio. El resto del edificio es lo que perdura al dia de hoy, tal como se  lo ve en la foto de más arriba, y fue sede, hasta hace muy pocos años, del museo marítimo y mantiene una colección que es externa y permanece a la fecha.

Para hacer un poco de historia. En 1890, este castillo se convirtió en el museo de arqueolo-gía y en 1952 se añadió un anexo para albergar el museo de la historia marítima de Amberes. Este último se traslado en el año 2011 al Museo Aan de Stroom (El MAS ver artículo anterior).  En este castillo se puede observar un monumento de guerra a los soldados canadienses que intervinieron en la Segunda Guerra Mundial. En el puente de entrada al castillo hay una estatua de un gigante y dos seres humanos. Representa el gigante Wapper Lange que solía aterrorizar a los habitantes de la ciudad en la época medieval. 

Pero si bien, el museo marítimo se traslado a lo que hoy es el MAS, que fue del Parque Marítimo que se puede observar al día de hoy desde “La Piedra” hasta frente del MAS? Y es aquí donde conviene presentar a la Asociación Amigos del Museo Marítimo, quienes mantienen de alguna forma este predio. Esta asociación y el Museo Marítimo Nacional siempre estuvieron ligados en forma muy estrecha entre si y comparten la historia del museo. Es así, ya que desde el principio se establecieron como objetivo en común: llevar a cabo una reconstrucción completa de la historia del patrimonio marítimo de la región de Flandes.

En el año 1937 se llevo a cabo el primer Congreso Nacional del Mar, donde el Director de la Escuela Naval (supongo lo que sería para nosotros la Escuela de Náutica) brego por la necesidad de tener un espacio para "para un museo náutico nacional" que debía estar ubicado en Amberes.

De hecho, ya existía un patrimonio existente en el Museo del Comercio y Navegación que se encontraba alojado en el Colegio Comercial de la Nación y en el departamento de expedición del Museo Arqueológico del Castillo Steen. Un gran promotor de todo esto y pilar para la creación de un Museo Marítimo fue el  armador Emile Beuckeleers-Donche que también fue el primer director del museo.

El  20 de enero de 1939 se aprobó por parte de las autoridades políticas la intención para la creación de un museo marítimo nacional, siendo apoyada esta iniciativa por el Ministro de Transporte y Obras Públicas. En este mismo año también se trabaja en la creación de una organización sin fines de lucro la hoy conocida como asociación "Amigos del Museo Marítimo Nacional." Sin mencionar lo acontecido durante la guerra, que no es objeto de este articulo, me permito seguir con la sucesión de hechos que dieron lugar a lo que hoy se puede disfrutar.

Hecha esta salvedad, continúo con la historia del museo y sus amigos. Importantes perso-nalidades marítimas dieron el impulso necesario a la joven Sociedad. La donación al Museo de Co-mercio y Navegación por parte de René De Bock (1885-1968)  de una colección muy importantes de maquetas históricas llamada la colección “Emile Beuckeleers-Donche” en honor a su creador (1854-1945).  Emile Beuckeleers-Donche era un coleccionista, muy renombrado, de maquetas de barcos y  que en 1925 fue una de las voces que abogó por la creación de un museo marítimo en Amberes.

Hasta el año 2008, albergo al Museo Nacional Marítimo funciono en este castillo, junto al Parque Marítimo para luego ser trasladado al MAS y reabriendo en esta ultima sede en el año 2011. Aun al día de hoy, es en este castillo donde se reúne aun y desde 1939 la asociación de Amigos del Museo Marítimo. Amigos interesados en mantener viva la historia marítima de toda la región (lo que sería Flandes, es decir norte de Francia, Bélgica y Países Bajos).  

Porque es importante este museo y este parque? Porque de alguna forma el museo paso su colección interna al MAS y preservo a su colección externa en estos hangares, donde ambos se organizan en una sucesión de determinados temas como la navegación, la pesca, la expedición belga al Polo Norte, los barcos de recreo, la línea Red Star Line (que llevó muchos inmigrantes a los Estados Unidos sobre finales del siglo XIX y principios del siglo XX) o el servicio del ferry de Ostende-Dover como ejemplos.

Hoy en día, hay una discusión entre las autoridades de la ciudad, la Asociación Amigos del Museo Marítimo por la trascendencia de este y su desmembramiento en su colección exhibida en el MAS por un lado. Por el otro todo lo relativo a la más renombrada línea marítima de pasajeros de esta parte del mundo se encuentra en el nuevo museo de la “Red Star Line”, y finalmente  el Parque Marítimo que es mantenido en gran parte por estos actores. Pero que se discute? lo siguiente: que se preserve a este Parque como agente unificador de todo lo relacionado con lo marítimo y su historia desde el comienzo de la llegada del hombre por estos lugares.

Y ahora al recorrido de las fotos. Ese día, al pasear nuevamente cerca del MAS, decidí visitar el Parque Marítimo con tranquilidad. Como era un dia de semana, en verdad estaba desierto de visitantes y lo tenía todo para mí solo. Fuera del hangar, que sería la salida del parque (y por donde empecé mi visita) se puede observar un Barreminas que perteneció a la Armada Belga. Es el M477 “Ourdenaade” que sirvió en la misma por 30 años hasta 1989.

A su lado se encuentra el remolcado “Amical” de principios del siglo XX, ambos se pueden apreciar en las fotos que se encuentran en este articulo. Siguiendo hacia los hangares, se pueden apreciar verdaderas joyas en seco. Ejemplo de esto son varias embarcaciones de madera y hasta una patrullera de rio la P905 “Schelde”, que se encuentra en perfecto estado de conservación. En este hangar gigante y abierto por los costados se pueden apreciar las embarcaciones típicas de madera que son características de esta región, con grandes timones y de un palo. También, hay un prototipo experimental que tiene un atípico diseño en forma de botella acostada con aletas para generar una suerte de aerodeslizador sobre el agua.

 

En verdad, seria largo de describir todo porque de acuerdo a lo observado hay desde embarcaciones muy pequeñas (botes a remo) hasta barcazas de rio (el “Santonius”), pasando por motores que se encuentran en proceso de restauración.

  

 

  

Un lugar silencioso, un grupo de amigos que lo mantiene, solo un hangar frente al rio y la continuación de la historia marítima a través de una exposición permanente y gratuita. Después de recorrer este parque, y ya en el mismísimo centro de Amberes y aprovechando un asiento libre de la plaza, uno se pregunta: porque nos cuesta tanto mantener esta historia viva en la Argentina? Sería un buen gesto que el proyecto de los remolcadores Bio Bio y Triunfador sea el comienzo de esta movida para que podamos decir con orgullo que estamos a pleno comprometidos con la historia y la arqueología en esta parte del mundo.