Historia y Arqueología Marítima

 

HOME

POSSUB, HMS Splendid.

O que pudo haber sucedido en horas de la mañana del 5 de mayo de 1982

Indice Malvinas

 

Rara foto de avión Tracker en operaciones en la cubierta del PAL “25 de Mayo” Autor anónimo (se ha intentado localizar al mismo)

 

Por Mariano Sciaroni[i]

 OPERACIONES ANTISUBMARINAS EL 5 DE MAYO 1982.

 Contacto a 10 millas!

El 5 de Mayo de 1982, siendo las 0705 hs., fue catapultado del portaaviones (PAL) de la Armada Argentina “25 de Mayo”, mientras este navegaba a la altura de Faro Punta Lobos, en la Pcia. de Chubut, la aeronave S-2E Tracker numeral 2-AS-23, con la misión de localizar al Aviso ARA Alferez Sobral.[ii]

 El Aviso había sido atacado pocos días antes, en circunstancias de haber este penetrado la zona de exclusión total delimitada por las fuerzas enemigas, en busca de la derribada tripulación de un bombardero Canberra de la Fuerza Aérea Argentina.

 El Tracker, configurado para exploración de superficie (y careciendo de detector de anomalías magnéticas – MAD, y receptor de sonoboyas[iii]), se encontraba al comando del Teniente de Navío Carlos Cal.[iv] 

Tomando un arrumbamiento SSE, adoptó un patrón de búsqueda de superficie, y 38 minutos después, volando a 2000 metros con cielo despejado, mar y viento calmo[v], detectó en su radar AN/APS-88A un contacto chico, que decidió investigar.

 Habiendo arribado la aeronave tres minutos más tarde sobre el punto dato (ubicado en latitud 44°20'S longitud 64°40'O), la tripulación observó visualmente la estela de un objeto puntual, con semejanza a un periscopio / snorkel / mástil de radio / etc. de submarino (existen distintas versiones sobre si el señalado apéndice era coronado o no por una pequeña nube de humo) desapareciendo de la superficie, a la vez que se esfumaba el eco en el radar.

 Teniendo en cuenta que el comandante de la FT79 había ordenado atacar contactos submarinos clasificados como posibles[vi], el comandante de la aeronave ordena el lanzamiento de un torpedo Mk-44 y de una sonoboya pasiva. Sin embargo, no pudo observarse explosión alguna, así como no se pudo seguir la corrida del torpedo por carecer la aeronave del equipamiento idóneo.

 Viendo la falta de medios para realizar efectivamente un reempleo de sus armas, el Tracker explorador, luego de quedar orbitando, regresó a su misión de búsqueda de superficie original.[vii]

 A las 0805 hs, y luego de que el Teniente de Navío Cal informara el ataque antisubmarino, despega del portaaviones el helicóptero “Sea King” 2-H-231, estando en el puesto de pilotaje el Teniente de Navío Osvaldo Iglesias, así como a las 0847 despega el 2-H-232, al comando del Capitán de Corbeta Norberto Barro, Comandante de la Escuadrilla.

 Un minuto más tarde, es catapultado el Tracker 2-AS-24, en configuración ASW y a los mandos del Teniente de Navío Enrique Fortini.

 Las aeronaves toman rumbo hacia al punto dato, y llegados al mismo, comienza el 2-H-231 búsqueda antisubmarina con el sonar ASQ-13A, comenzando los típicos “saltos” que requiere la utilización del sistema de escucha, teniendo el otro helicóptero problemas con dicho sensor.[viii]

 A las 0910 el 2-H-231 obtiene un rumor hidrofónico en sonar y actualiza el punto dato a latitud 44º27’S y longitud 64º19’O.

 Asimismo y mientras tanto, el Tracker lanza tres sonoboyas Jezebel (LOFAR) en trayectoria Alfa, obteniendo rumor de hélices en las mismas[ix], así como diversos contactos MAD (que son clasificados como “no submarino”)

 Siendo las 10:06 el 2-H-232 obtiene un nuevo contacto en su sonar, apreciando que el contacto aumentaba su velocidad y realizándose un ploteo coherente con el de un submarino[x]. Teniendo en cuenta ello, procede a guiar al avión para realizar un ataque de torpedos, lanzándose finalmente en latitud 44º33’S y longitud 64º16’O un nuevo torpedo antisubmarino Mk-44.

 El comandante del avión Tracker puede apreciar la entrada al agua del torpedo, el funcionamiento del mismo y la emisión característica de su sonar activo. Asimismo, instantes después escucha la duplicación del “ping” (señal que el sonar activo “enganchó” su blanco)[xi].

 Sin embargo, cumplida la corrida del torpedo, no se apreció explosión, aunque sí el abrupto cambio de las condiciones submarinas, en tanto cesaron de escucharse reverberaciones, cavitaciones y rumores hidrofónicos en la  totalidad de los sensores en escucha[xii].

 El contacto había sido perdido.

 Posible submarino.

El debriefing realizado a bordo del portaaviones con las tripulaciones participantes, así como sus respectivos informes, fueron analizados por los diversos especialistas del Grupo Aeronaval Embarcado, concluyéndose finalmente que se clasificaban los contactos obtenidos como POSIBLE SUB (POSSUB), CONFIANZA 2 / 3[xiii].

 Ahora bien, en la Armada Argentina los contactos en los que pudieran verse involucrados submarinos se clasifican doctrinariamente, y según su grado de certeza, como:

1- Submarino Cierto. (CERTSUB) En tanto el contacto fue avistado por personal idóneo y positivamente identificado como un submarino.

2- Probable Submarino. (PROBSUB) El contacto posee múltiples y fuertes evidencias de ser un submarino. Se establecen para el caso grados de confianza, que los fija el Oficial en Comando Táctico según su criterio. Van de 1 a 4, siendo 1 el más bajo y 4 el más alto.

3- Posible Submarino. (POSSUB) Se cree que se trata de un submarino por las circunstancias del caso, pero no existe evidencia suficiente para otorgarle una clasificación de certeza mayor. Se establecen también para el caso grados de confianza, de 1 a 4.

4- No submarino. (NONSUB) Contacto visual, radar o sonar indican inequívoca y fehacientemente que el contacto no es un submarino.

 Es decir, luego del análisis del caso, se llegó a la conclusión que posiblemente se habría atacado a un submarino, aunque no existen seguridades de ello.

 No debe olvidarse que un gran problema en cualquier operación de Guerra Antisubmarina es identificar correctamente a un contacto subácuo, sea como submarino o como cualquier otro fenómeno humano o biológico. Ello generalmente requiere un largo período de contacto por parte de múltiples sensores.  Este lapso de clasificación es ya extraordinariamente tenso durante ejercicios en período de paz, siendo el mismo más complicado en tiempos de guerra, cuando las tensiones crecen, haciendo que existan más altos índices allí de contactos falsos[xiv]

 En el caso que nos ocupa, no se llevó a cabo un ploteo extenso en ningún caso, sino que los diversos contactos se perdían y resumían a lo largo de la mañana de aquel 5 de Mayo.

 Ninguno de los sensores, por otra parte, parece haber sido concluyente en relación a la presencia de un submarino.

 

Operador de sensores en avión Tracker.

(Foto de M. Y. Martin, tomada de “Malvinas, la Guerra Aérea”, Ediciones Open, Buenos Aires, 1988)

 Por tanto, se entendió que debía catalogarse el contacto con el relativamente bajo índice de certeza antes anotado.

 No debe olvidarse, asimismo, que el problema de identificación subacua, no estuvo exclusivamente del lado argentino, en tanto durante las hostilidades por las Malvinas, la Task Force británica realizó 200 ataques antisubmarinos contra lo que creyeron era el ARA San Luís o el ARA Salta, sin realizar un solo blanco.[xv]

 En suma, oportuna e inmediatamente luego de las operaciones, no pudo catalogarse en forma fehaciente al contacto como un submarino, meramente como posible.

 UN ANALISIS A 25 AÑOS DEL CONFLICTO.

 Apreciaciones sobre el contacto.

Ahora bien, con los datos que luego de la guerra fueron dados a la luz, resulta interesante preguntarse, realizando un análisis imparcial, si es ahora posible determinar si se trató el contacto atacado en fecha 5 de Mayo de un submarino (que debiera haber sido británico), o resultó ser el mismo un fenómeno biológico y/o humano ajeno a dicho ingenio.

 Ciertamente, el contacto atacado, prima facie, y aún en un análisis básico (tomando meramente una carta y una calculadora), se comportó efectivamente como un submarino.

 Es decir, más allá de información que pudiera otorgar el análisis de la firma acústica y los múltiples contactos en variados sensores, es dable destacar que, desde que el contacto fue atacado y avistado, se movió a una velocidad aproximada de 11,5 nudos desde las 0746 (primer contacto) a las 0910 hs (segundo contacto), lo que es casi el doble de la velocidad habitual de una ballena franca austral (de 7 nudos aprox), para luego disminuir su velocidad a 7 nudos.

 Dicha velocidad, ciertamente, es coherente con el sigilo necesario en un submarino para operaciones en aguas litorales, aún al escapar de una amenaza.

 Amén de ello, el objeto se movió desde aguas menos profundas (de 74 metros en el primer contacto) a más profundas en su trayecto (95 metros en el último contacto), condicentemente con lo que en la habitualidad de los casos realizaría un comandante de submarino al ser atacado: es decir, buscar profundidad para poner más distancia con las armas y sistemas de búsqueda de su agresor.

 Por último, la duplicación del sonar activo del torpedo Mk-44 (lo que indica que el “ping” encontró un objeto determinado sobre el cual “rebotar”), teniendo en cuenta que en el lugar del ataque el fondo es plano y arenoso, es una fuerte presunción de la existencia de un intruso en la zona.

 

Posiciones en mapa de los tres contactos (Elaboración del autor)

 Es decir que, en un análisis básico, y aún prescindiendo del análisis de firmas acústicas, etc, el contacto puede decirse, análogamente a lo establecido en su momento, que posiblemente se tratara de un submarino.

 Ahora bien, ¿Se trataba el contacto de un submarino británico?

 Submarinos británicos en la Guerra de Malvinas.

En principio, se debe indicar que, de documentos conocidos  inmediatamente del conflicto[xvi], así como de otros muy posteriores[xvii]  (lo que denota cierta coherencia que hace a la información verosímil), surge que fueron cinco submarinos nucleares los que participaron en la Guerra de Malvinas: los HMS Conqueror, HMS Splendid, HMS Spartan, HMS Courageous y HMS Valiant, así como uno convencional (diesel-eléctrico), el HMS Onyx.

 Sin embargo, solamente tres de ellos se encontraban en el Atlántico Sur  para el día 5 de Mayo, los HMS Conqueror, Splendid y Spartan, que habían ingresado en el área de operaciones aproximadamente el día 11 de abril[xviii].

 En efecto, el HMS Courageous y el HMS Valiant no zarparon del Reino Unido sino el día 3 de Mayo, y tardaron aproximadamente 15 días en llegar a sus estaciones de patrulla[xix].

 Y por su parte, el HMS Onyx partió de Gosport (Inglaterra) el 26 de Abril[xx]. Teniendo en cuenta que realizó parte del trayecto en superficie (con una velocidad máxima de 12 nudos) y parte sumergido (velocidad máxima: 18 nudos), no llegó al área de operaciones, a más de ocho mil millas náuticas de su base, sino hasta aproximadamente un mes después de haber partido[xxi].

 Ahora bien, teniendo en cuenta que, insistentemente, se indicó que fue el HMS Onyx el submarino atacado (aún cuando, se hizo notar, no se encontraba en la zona de guerra), es conveniente volver sobre el particular más adelante.

 Por tanto, y más allá de algunas divergencias de fuentes en lo que hace a las fechas precisas de arribo de las unidades en el área de operaciones[xxii] queda claro que, al 5 de Mayo, solamente estaban en el teatro los submarinos antes mencionados. Teniendo en cuenta la fecha de zarpada de los restantes, hubiera sido imposible que estuvieran allí el día precitado.

 Por tanto, el cuestionamiento supra realizado se limita ahora a tres de los submarinos británicos.

 Posición de los submarinos HMS Conqueror, HMS Spartan  y HMS Splendid el 5 de Mayo por la mañana.

 Posiciones de los submarinos británicos en la zona de operaciones.  (Elaboración del autor)

 Obviamente, poco se sabe de las ubicaciones puntuales de los tres submarinos el día 5 de Mayo por la mañana.

 Sin embargo, con la documentación disponible puede colegirse educadamente la posición de los mismos.

 Es bien conocido que el HMS Conqueror había atacado al crucero ARA General Belgrano (CRUBE) en fecha 2 de Mayo. Luego del ataque, sintiéndose atacado, su capitán puso rumbo al sur.

 De acuerdo a su bitácora[xxiii], el día 3 de mayo (última entrada disponible al público) a las 0800, se encontraba en posición 56º 10´S, 62º 34´O, con intenciones de navegar para encontrarse el día 4 por la tarde en un área de patrulla entre la zona del ataque al CRUBE y la Isla de los Estados.

 Es decir que, 48 hs. antes del encuentro del 5 de Mayo, el HMS Conqueror se encontraba aproximadamente a 720 mn de la posición en la que el TN Cal localizó un apéndice en superficie.

 Obviamente, con una velocidad máxima en inmersión de 28 nudos[xxiv], el submarino poseía la aptitud teórica para llegar a la zona el 5 de Mayo por la mañana, pero tres circunstancias hacen que ello haya sido dudoso.

 La primera de ellas es que la intención manifiesta del Capitán de Fragata Christopher Louis Wreford-Brown, comandante del HMS Conqueror, era la de patrullar, por lo menos la tarde del día 4, el área en las cercanías del hundimiento, no haciendo ninguna mención a una corrida con rumbo norte.

 La segunda circunstancia es que el HMS Conqueror tenía órdenes de patrullar en la zona asignada, en tanto era otro el submarino que se encontraba tratando de ubicar al Grupo de Tareas 79.1 (el portaaviones).

 La tercera circunstancia es que la relativamente escasa profundidad de la zona de tránsito (en términos muy generales de alrededor de 180 metros) impedía desarrollar al submarino su velocidad total, limitándose la velocidad operativa segura del mismo de 10 a 15 nudos. Y  aún así, el submarino debería haber disminuido su velocidad en forma frecuente a los fines de realizar escucha pasiva en el sonar. Es decir, que, en la práctica, carecía de la velocidad necesaria para realizar el trayecto en el tiempo requerido.

 Por las razones precitadas, existen escasas posibilidades de que fuere el HMS Conqueror el submarino atacado por fuerzas propias.

 En lo que hace al HMS Spartan, el área de patrulla asignada para el mismo desde mediados de Abril se encontraba en los alrededores de la Isla Soledad[xxv]. Asimismo, era claro que el HMS Spartan no podía salir de su área de patrulla, algo que ni siquiera el Almirante Woodward podía, a su pesar (en tanto necesitaba de los dos submarinos nucleares para encontrar al “perdido” PAL 25 de Mayo), modificar[xxvi].

 Por supuesto, que uno de los submarinos nucleares permaneciera cerca del núcleo de batalla de la Task Force, implicaba, de cierta manera, cumplir con la doctrina naval vigente, que imponía que un submarino nuclear debía otorgar protección anti-sub y anti-superficie de barrera al mismo.[xxvii]

 Es decir que, también es difícil que haya sido este submarino el que se hubiera atacado en las cercanías del continente.

 Por su parte, la último posición conocida del HMS Splendid se encuentra cerca de la línea de las 12 millas náuticas del continente, justo en la costa de Puerto Deseado (a 212 millas náuticas del lugar del contacto) en la mañana del día 4 de Mayo, cuando se encontraba intentando localizar y hundir al portaaviones 25 de Mayo[xxviii].

 Dicha posición es condicente con las órdenes recibidas el día 15 de abril, que establecía su área de patrulla entre las Islas Malvinas y el continente.[xxix] (y que, recordemos, limitaba la presencia del HMS Spartan a las cercanías de la Isla Soledad)

 HMS Splendid with the shiplift facility in the background

 El HMS Splendid en la actualidad (Foto Royal Navy)

 Para el 4 de Mayo, el submarino había localizado cuatro contactos de sonar dentro de aguas territoriales argentinas (que estimara eran el PAL y sus escoltas), los que se encontraban transitando con arrumbamiento norte, por lo que puede inferirse, y de acuerdo a las órdenes vigentes, que procedió a su seguimiento.

 Ahora bien, según las posiciones conocidas, el submarino se encontraba a 212 millas náuticas al sur del lugar del avistamiento, 24 horas antes del mismo, y con rumbo norte.

 Para haber llegado a la cita con el avión Tracker a la hora señalada, y de haber corrido en línea recta, debió haber navegado a una velocidad promedio de 8,3 nudos, lo cual se presenta como lógico, teniendo en cuenta la escasa profundidad de la zona en la que se encontraba operando así como la necesidad frecuente de escucha sonar.

 En suma, de haber sido uno de los tres submarinos británicos en operaciones en dicho momento el contacto atacado, y de acuerdo a su posición, rumbo y área de patrulla exclusiva señalada, debería haber sido el HMS Splendid.

 Debe agregarse, por otra parte, que ninguna referencia hay sobre un ataque a este submarino por parte de las fuerzas británicas. Más allá de ello, el secreto impuesto por el enemigo sobre todas las operaciones en Malvinas, así como la natural discreción que rodea a las actividades de submarinos, hacen a dicho silencio como no concluyente.

 El HMS Onyx.

De parte de fuentes argentinas, repetidas veces se ha escrito que fue el HMS Onyx el contacto atacado en fecha 5 de mayo.

 Las versiones son dos, una con leves variaciones de la otra: o que el barco fue observado en dique seco en Brasil, dañado y con un torpedo alojado en su casco[xxx], o que en una exposición luego de la guerra, llevada a cabo en el Reino Unido, se mostró una fotografía del submarino con la proa totalmente destruida y un torpedo alojado en la misma[xxxi].

 Con ello, se intenta acreditar que el submarino recibió el impacto de un torpedo aéreo en la fecha en estudio.

 Los testimonios que se citan no son nunca de primera mano, sino que se cita a alguien que vio, o peor aún, a quien le contaron. Es decir, carecen del mínimo valor probatorio.

 Las diversas versiones crecieron en tanto el submarino tuvo daños de leves a moderados al, presuntamente y según fuentes británicas, haber impactado contra una roca sumergida.

 Las versiones de daños argentinos a este submarino deben descartarse, sin perjuicio que el HMS Onyx pudo haber sido herido por fuerzas propias en alguna otra oportunidad, lo que excede el marco de este trabajo.

 En efecto, en primer lugar, y como ya se señaló, el submarino no se encontraba en el teatro de operaciones para la fecha del ataque.

 Seguidamente, debe decirse que el HMS Onyx completó su patrulla de guerra con cierta normalidad, volviendo a su puerto de origen luego de 117 días de patrulla[xxxii], la que incluyó, el día 21 de junio, el hundimiento de los restos del LSL Sir Galahad como tumba de guerra.

 Por supuesto, todo ello hubiera sido imposible de tener el submarino el casco totalmente destrozado y un torpedo vivo en su superestructura.

 Es decir, es imposible que el blanco atacado el día 5 de Mayo haya sido el HMS Onyx.

 Sin perjuicio de lo hasta aquí expuesto, teniendo en cuenta la profundidad de la zona de ataque, que el torpedo Mk-44 es de búsqueda activa únicamente, tiene una trayectoria de localización helicoidal, y que se sumerge buscando a su blanco a alrededor de 7,7 metros por segundo[xxxiii], los daños al HMS Onyx, de haber sido impactado por el torpedo, deberían haber sido en la vela y en la parte superior del casco, pero no en su proa y su parte inferior, como sucediera.

 Submarino HMS Onyx en su regreso al Reino Unido. Nótese que lleva el Jolly Roger (quizá por el hundimiento del LSL Sir Galahad o por operaciones de fuerzas especiales).  No se aprecian daños en la parte superior del casco y/o en la vela. (Foto de M. Lennon, tomada de English, Adrian y Watts, Antonhy “Battle for the Falklands. Naval Forces”, Osprey Men at Arms Series, London, 1982)

 A MODO DE CONCLUSION.

El contacto atacado el día 5 de mayo fue, de acuerdo a la Armada Argentina, posiblemente, y con grado de certeza 2 / 3, un submarino.

 El análisis básico (e independiente) del comportamiento de dicho contacto realizado en estas líneas, asimismo, también permite concluir que se trató de un POSSUB.

 Hemos visto que, para dicha fecha, solamente tres submarinos británicos se encontraban en el Atlántico Sur, los HMS Conqueror, Spartan y Splendid, no siendo factible, por las razones señaladas en el texto, que los dos primeros hayan sido los atacados.

 Sin embargo, el HMS Splendid se encontraba, pocas horas antes del ataque, en patrulla en lugar cercano donde aconteciera el mismo, con un rumbo idóneo para encontrar a las aeronaves del Grupo Aéreo Embarcado.

 Por tanto, puede afirmarse que, de haber sido un submarino el contacto atacado el día 5 mayo, este debería haber sido el HMS Splendid.

 Más allá de ello, y haya sido o no un submarino enemigo el hostigado en dicha fecha, lo cierto es que los medios aéreos antisubmarinos del portaaviones lograron efectivamente su cometido, en tanto el mismo no sufrió daño alguno en la guerra, pese al empeño puesto por fuerzas británicas en su destrucción.

 Y es que, en la guerra antisubmarina, tan importante como lograr un hundimiento propio, es impedir que el enemigo concrete el suyo. 


 

[i] Mariano Pablo Sciaroni (marcantilan@yahoo.com.ar) es abogado y posee un Master en Estrategia y Geopolítica de la Escuela Superior de Guerra del Ejército Argentino.

[ii] Martini, Héctor A., “Historia de la Aviación Naval Argentina”, Tomo III, Buenos Aires, 1992, disponible en  por http://www.radarmalvinas.com.ar/informes/av%20naval%20ct.pdf

[iii] Mayorga, Horacio A., “No vencidos”, Planeta, Buenos Aires, 1998, pág. 473.

[iv] Fortini, Enrique A., “Guerra del Atlántico Sur, experiencias poco conocidas (Unidad de Tareas 80.2.2)”, en el Boletín del Centro Naval, Nro. 817, Mayo/Agosto de 2007, pág. 243.

[v] Mayorga, Horacio A., “No vencidos”, Planeta, Buenos Aires, 1998, pág. 474.

[vi] Mayorga, Horacio A., “No vencidos”, Planeta, Buenos Aires, 1998, pág. 474.

[vii] Martini, Héctor A., “Historia de la Aviación Naval Argentina”, Tomo III, Buenos Aires, 1992, disponible en  http://www.radarmalvinas.com.ar/informes/av%20naval%20ct.pdf

[viii] Fortini, Enrique A., “Guerra del Atlántico Sur, experiencias poco conocidas (Unidad de Tareas 80.2.2)”, en el Boletín del Centro Naval, Nro. 817, Mayo/Agosto de 2007, pág. 244.

[ix] Fortini, Enrique A., “Guerra del Atlántico Sur, experiencias poco conocidas (Unidad de Tareas 80.2.2)”, en el Boletín del Centro Naval, Nro. 817, Mayo/Agosto de 2007, pág. 244.

[x] Mayorga, Horacio A., “No vencidos”, Planeta, Buenos Aires, 1998, pág. 474.

[xi] Fortini, Enrique A., “Guerra del Atlántico Sur, experiencias poco conocidas (Unidad de Tareas 80.2.2)”, en el Boletín del Centro Naval, Nro. 817, Mayo/Agosto de 2007, pág. 244.

[xii] Fortini, Enrique A., “Guerra del Atlántico Sur, experiencias poco conocidas (Unidad de Tareas 80.2.2)”, en el Boletín del Centro Naval, Nro. 817, Mayo/Agosto de 2007, pág. 244.

[xiii] Fortini, Enrique A., “Operación Antisubmarina, realizada por aeronaves basadas en portaaviones el dia 5 de mayo de 1982”, en www.fuerzasnavales.com, Magazine nº 18.

[xiv] Rader, Karl A “Forward…from the sea into the torpedo danger zone”, School of Advanced Military Studies, Fort Leavenworth, Kansas, 1994, pág. 52.

[xv] Benedict, John “Third world submarine developments,” The Submarine Review, Octubre de 1990, pág. 53.

[xvi] Fieldhouse, Sir John, “Dispatch by Admiral Sir John Fieldhouse, G.C.B., G.B.E., Commander of the Task Force operations in the south atlantic: April to june 1982”, London Gazette, 13 de Diciembre de 1982.

[xvii] Evans, Michael Underwater and undercover: how nuclear subs were first line of Falklands defence” en The Times, 27 de Noviembre de 2007.

[xviii] Finlan, Alastair “The Royal Navy in the Falklands Conflict and the Gulf War”, Routledge, London, 2004, pág. 81.

[xix] Rader, Karl A “Forward…from the sea into the torpedo danger zone”, School of Advanced Military Studies, Fort Leavenworth, Kansas, 1994, pág. 50.

[xx] “War Patrol The Falklands - HMS Onyx”, en The Submariner, Marzo de 2004, disponible en www.submariners.co.uk

[xxi] Rader, Karl A “Forward…from the sea into the torpedo danger zone”, School of Advanced Military Studies, Fort Leavenworth, Kansas, 1994, pág. 50.

[xxii] Por ejemplo el sitio http://www.britains-smallwars.com/Falklands/Brit-units.htm , que generalmente cuenta con buena información, indica que las fechas de arribo fueron: HMS Conqueror: 16.4.82, HMS Spartan: 12.4.82, HMS Splendid: 19.4.82, HMS Courageous: 30.5.82, HMS Valiant: 16.5.82 y HMS Onyx: 28.5.82.

[xxiii] “Operation CORPORATE 1982, Key documents concerning the sinking of the BELGRANO Released in support of the Official History of the Falklands Campaign”, MoD, (RU), pág. 151, en http://www.rna-10-area.co.uk/files/belgrano.pdf

[xxiv] Las velocidades de submarinos son generalmente confidenciales. La velocidad señalada surge de http://en.wikipedia.org/wiki/HMS_Conqueror_(S48)

[xxv] Freedman, Sir Lawrence, “The official story of the Falklands Campaign”, Tomo II, Routledge, London, 2005, pág. 89.

[xxvi] Freedman, Sir Lawrence, “The official story of the Falklands Campaign”, Tomo II, Routledge, London, 2005, pág. 286.

[xxvii] Finlan, Alastair “The Royal Navy in the Falklands Conflict and the Gulf War”, Routledge, London, 2004, pág. 58.

[xxviii] Freedman, Sir Lawrence, “The official story of the Falklands Campaign”, Tomo II, Routledge, London, 2005, pág. 303.

[xxix] Freedman, Sir Lawrence, “The official story of the Falklands Campaign”, Tomo II, Routledge, London, 2005, pág. 89.

[xxx] Muñoz, Jorge “Ataquen Rio Grande”, Instituto de Publicaciones Navales, Buenos Aires, 2005, pág. 143.

[xxxi] Fortini, Enrique A., “Guerra del Atlántico Sur, experiencias poco conocidas (Unidad de Tareas 80.2.2)”, en el Boletín del Centro Naval, Nro. 817, Mayo/Agosto de 2007, pág. 247.

[xxxii] “War Patrol The Falklands - HMS Onyx”, en The Submariner, Marzo de 2004, disponible en www.submariners.co.uk

[xxxiii] Friedman, Norman “The Naval Institute guide to world naval weapons systems 1991/92”, Naval Institute Press, Annapolis, 1992, pág 710.

 

Las páginas web referenciadas fueron accedidas y se encontraban funcionando en 12 de Febrero de 2007.-

 
 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar  - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar