Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice Malvinas

UN AYER Y UN HOY EN LAS ISLAS MALVINAS ©2007

 

Recorriendo hoy las Islas Malvinas es difícil visualizar los eventos que sucedieron hace 26 años. Con la ayuda de fotos del conflicto de 1982 nos podemos transportar hacia esos emotivos momentos y ubicarnos temporalmente como testigos de la batalla.

 
Por Ignacio J. Amendolara Bourdette -  Ingeniero en Mantenimiento Industrial y Ex Teniente de Navío (ENM 116). Fotógrafo, editor y colaborador de distintas publicaciones de temática naval. Es además colaborador de la publicación Combat Fleets of the World del US Naval Institute y del sitio “Historia y Arqueología Marítima” www.histarmar.com.ar
 
Este articulo y sus fotos tienen copyright 2007 por Ignacio Amendolara B.

Motivado por mi espíritu de fotógrafo y entusiasta historiador, decidí, en enero de 2007, realizar un viaje de visita a las Islas Malvinas. Por verdadera casualidad lo realicé entre el 31 de marzo y el 7 de abril, semana muy significativa para los argentinos al conmemorarse 25 años desde la gesta que intentó recuperar las Islas Malvinas para el patrimonio nacional.

Casualidad, ya que había fijado esa semana como límite para realizar el viaje por el recrudecimiento de las condiciones climáticas a medida que se acercaba el invierno y no había prestado atención a las fechas y acontecimientos históricos. La presencia de argentinos durante esa semana no iba a pasar inadvertida y generaba interrogantes de cómo se desarrollaría la estadía. Las circunstancias logísticas dentro de las cuales desarrollé el viaje fueron muy parecidas a las referidas en el artículo del Boletín del Centro Naval 876 “Navegando otras estelas” que relata el viaje realizado por oficiales chilenos en 2006, con la salvedad de ser uno argentino y tener cierto grado de incertidumbre sobre el recibimiento que podría tener y qué actividad realizar.

Para organizar el viaje es imprescindible entrar en contacto con los prestadores de servicios turísticos de las islas, ya que al ser una industria en desarrollo, la atención y los precios difieren bastante según con quién se negocie, conviviendo agentes turísticos excelentes y otros pésimos, a pesar de ser un mercado muy chico.

 

 

Fuente: Foto 1982. Museo Naval de la Nación, Tigre. Fotógrafo desconocido. Puerto Argentino, Ross Road. Casa de Obras Públicas y al final la casa del diario local Penguin News.

  

Fuente: Foto 1982. Revista Gente Nª 872. Fotógrafo Roberto Gilli Fernández . Puerto Argentino, Casa del Gobernador. Hace 25 años la arteria principal de la ciudad, Ross Road, era testigo de una vorágine de eventos que llevaron a la recuperación de las islas, entre ellos el transporte del cuerpo del CCIM Giachino al aeropuerto.

 

Mi viaje contratado consistía en la llegada al Aeropuerto Internacional de Mount Pleasent y por medio terrestre llegar a la localidad de Darwin, con una estadía de dos días en la Darwin House. Esto incluyó un tour de un día por Bahía San Carlos, el campo de batalla de Goose Green y visita al Cementerio Argentino. La estadía allí se vio enriquecida por la presencia de 4 ex conscriptos veteranos del Ejército argentino y del dueño de la Darwin House, que es un oficial retirado del Ejército británico y ex Jefe de la Policía de las islas. Entre todos mantuvimos interesantes diálogos llenos de historias y anécdotas después de las exquisitas cenas que nos ofrecieron.

 

  

Fuente: Foto 1982. Revista Gente Nª 872. Fotógrafo Roberto Gilli Fernández. Puerto Argentino. Monumento de conmemoración a las tropas británicas participantes de la contienda de 1982 siendo restaurado.

  

Fuente: Foto 1982. Revista Gente Nª 872. Fotógrafo Rafael Wollmann. Puerto Argentino, Casa del Gobernador. Histórico mástil donde, después del primer intento fallido, ondeó oficialmente la bandera argentina el 2 de abril de 1982.

 

Uno de los grandes atractivos que tenía el viaje era el vuelo desde Goose Green hasta Puerto Argentino en los aviones Islander de la Falkland Islands Goverment Air Service (FIGAS).  No sólo es más barato que desplazarse en vehículos terrestres, sino que permite apreciar el paisaje de las islas volando a baja altura identificando puntos notables, los montes y sobrevolando Puerto Argentino y sus alrededores. Cuando Aterricé en el aeropuerto, fui recibido por la agente turística con quien intercambié correos por dos meses, coordinando el viaje. Kelper de origen que se encontraba viviendo en Inglaterra en 1982, tuvo un trato muy cordial y amable ofreciendo los medios a su disponibilidad para que mi estadía fuera lo más cómoda posible. Acertadamente llevé un teléfono celular multifrecuencia y desbloqueado, ya que por 22 libras (incluye 20 libras de llamadas) adquirí la línea telefónica, y resultó imprescindible para mantenerme en contacto en todo momento con el continente y con los servicios de las islas cuando realizaba caminatas por el terreno...

 

 

Fuente: Foto 1982. Revista Gente Nª 872. Fotógrafo Rafael Wollmann. Puerto Argentino, Casa del Gobernador. Jardín donde las fuerzas de recuperación de las islas izaron oficialmente la bandera argentina el 2 de abril de 1982.

  

Fuente: Foto 1982. Malvinas. Editorial TAEDA. Fotógrafo Agencia TELAM. Puerto Argentino, Dean Street. Los transportes del Batallón de Vehículos Anfibios de Infantería de Marina han sido reemplazados por camionetas 4x4 que surcan raudamente las calles. Los pocos que caminan por las veredas son los turistas.

 

La estadía en Puerto Argentino insumió los restantes 5 días del viaje. Existen distintas posibilidades para realizar actividades: visitas a reservas de fauna marina, sitios históricos, arqueología marina, campos de batalla. Estas actividades se pueden realizar contratando guías, alquilando vehículos o simplemente caminando. Las únicas restricciones a las actividades son las de ir a la cima de Monte Kent donde se encuentran las instalaciones de radar de las islas, fotografiar la base militar de Mount Pleasent y estar alerta por los campos minados que aún se encuentran plantados.

El orden en que son ofrecidas las actividades turísticas deja para el final las visitas relacionadas al conflicto de 1982. El gobierno de las islas trata de mostrar al turismo (cerca de 50.000 turistas al año) una imagen pujante de las islas y que su importancia y dinamismo no está dado como consecuencia del conflicto sino por la cultura de sus habitantes. El Museo de las islas es una explicación gráfica para el turista del por qué las islas son británicas y muestra el modo de vida tradicional de los isleños. Sin renegar de la historia que relacionó a los kelpers con los argentinos durante tantas décadas, es muy difícil encontrar a simple vista elementos de la cultura argentina posteriores a 1982.

Desde ese año en adelante tratan de mantener todo “lo más británico” posible. Pero, como en toda sociedad, existen todas las divergencias de pensamiento: personas que están convencidas que su desarrollo y prosperidad está relacionado a la convivencia con la Argentina, los que sostienen el status de colonia británica y los que no quieren ni a los ingleses. Tuve un trato muy bueno con los isleños con los que mantuve contacto, en parte gracias a dominar el idioma inglés. Hubo situaciones interesantes como cuando una taxista me dijo con su cara menos amistosa: ”¿Vos no serás uno de esos veteranos que nos invadió hace 25 años?”, reflejando en su expresión la visión de una chica que tenía 14 años en 1982, traumatizada por los combates a escasos kilómetros de su hogar y el rumor de la artillería durante las noches, como me explicó luego de una conversación bastante más amigable.

La situación traumática vivida por la población queda bien clara con una frase que me dijeron allí: “Comienzan hablando del clima y a los 10 minutos terminan hablando de la guerra”.

Uno de los objetivos del viaje fue tratar de ubicar lugares donde sucedieron hechos trascendentes del conflicto de 1982 y que quedaron plasmados en la historia por medio de fotografías. El desafío fue, usando estas fotos como modelo, tratar de sacar la misma escena 25 años después. Con mi carpeta de fotos, armada luego de muchas horas de búsqueda en libros e Internet y un libro con el detalle del conflicto, comencé a recorrer el poblado y sus alrededores: Moody Brook, Wireless Ridge, Tumbledown Supper Hill, la península del Aeropuerto, Gipsy Cove, Yorke Bay y las imágenes empezaron a brotar rápidamente. Cada sitio, cada evento identificado generaba una emoción nueva.

Al cabo de los 7 días de estadía, un archivo de 1.400 fotos de alta definición fue un excelente producto de la visita y cerca de 100 imágenes del ayer y hoy que me permitieron armar este artículo con algunos ejemplos.

Antes de salir pensaba que 7 días era mucho tiempo para estar allí, pero la verdad es que me faltó más tiempo, más conocimientos de los eventos que allí sucedieron y más tarjetas de memoria para mis cámaras de fotos.

 

    

Fuente: Foto 1982. Malvinas Editorial TAEDA. Fotógrafo Ramón von Eckstein. Puerto Argentino. Vista del sector del aeropuerto luego del ataque de 1ro de mayo. Hoy podemos ver las instalaciones del moderno puerto flotante en donde se realizan las actividades comerciales de las Islas.

  

Fuente: Foto 1982 Imperial War Museum Fotógrafo desconocido. Ajax Bay. El silencio y la tranquilidad de una hermosa mañana de sol, no pudo impedir el transporte de la imaginación a esos días de mayo de 1982, en que las naves inglesas eran sacudidas por las bombas y pasadas rasantes de las aeronaves argentinas, junto al traqueteo del fuego antiaéreo británico.

   

Fuente: Foto 1982. Imperial War Museum. Fotógrafo desconocido. Bahía San Carlos. Cuenta la historia que el Coronel H. Jones del Batallón 2 de Paracaidistas, con la actitud arrogante que lo caracterizaba, solicitó desembarcar antes que los propios Royal Marines. Ante su insistencia, le fue asignada la playa Blue 2, donde sus hombres debieron desembarcar con agua helada hasta la cintura y marchar, mojados y con todo su pesado equipo a cuestas, varios kilómetros hasta la posición defensiva en Sussex Hills. Los Marines desembarcaron en la playa Blue 1 utilizando este muelle, sin mojarse y adicionalmente, un campesino de la zona les prestó un tractor con remolque para que movieran su equipo hasta la posición asignada.

    

Fuente: Foto 1982. Imperial War Museum. Fotógrafo desconocido. Bahía San Carlos. Una solitaria boya marca el lugar donde se encuentra hundida la HMS Antelope, que fuera declarada Tumba de Guerra protegida y visitada anualmente por buzos de la Royal Navy para cambiar el pabellón que se encuentra izado en su mástil.

  

Fuente: Foto 1982. Imperial War Museum. Fotógrafo desconocido. Darwin Hill. 25 años han disipado el humo de la encarnizada batalla de Goose Green pero no el recuerdo.  Hoy el campo de batalla es recorrido por excursiones que detallan el tremendo esfuerzo y enseñanzas que generó en las fuerzas británicas este primer enfrentamiento masivo con las tropas argentinas. Planificado para durar 8 horas, el combate duró dos días y no volvieron a combatir de día en todo el conflicto.

   

Fuente: Foto 1982 Imperial War Museum. Fotógrafo desconocido. Goose Green. Descampado ubicado entre el aeródromo y el poblado. Tomada la decisión de rendir la guarnición, las tropas argentinas formaron allí, cantaron el Himno Nacional y dejaron sus pertrechos.


Trincheras en Tumbledown

 

 

Una de las salidas que provocó más expectativas en mí, fue el recorrido del Monte Tumbledown, donde la noche del 13 de junio de 1982, fuerzas del Batallón de Infantería de Marina N°5 y el RI6 del Ejército combatieron contra los Batallones de Guardias Escoceses y Ghurkas en el último intento de proteger Puerto Argentino. Este recorrido lo hice solo, con la ayuda de un plano de batalla británico.

Al llegar hasta la Casa de Bombas en vehículo por el camino hacia Moody Brook , inicié mi caminata desviándome hacia el Suroeste, hacia lo que sería la cima norte de las tres cimas que tiene Tumbledown. Desde esta posición se divisan a escasos kilómetros Wireless Ridge, los Montes Longdon, Kent, Two Sisters y la empinada y rocosa ladera norte que une las cimas este y oeste de Tumbledown. Desde allí me dirigí hacia la cima este, en cuya base se encuentran dos cocinas de campaña del BIM 5.

   

Fuente: Foto 1982. Imperial War Museum. Fotógrafo desconocido. Monte Tumbledown. Cocinas del Batallón de Infantería de Marina 5. Ayer, proporcionaban comida caliente a los miembros del batallón. Hoy, oxidadas y abandonadas, junto a los pozos de zorro, son mudos testigos de la presencia argentina en 1982.

Luego de 25 años a la intemperie, se encuentran en elevado grado de oxidación y deterioro, a excepción de las marmitas de acero inoxidable que están perfectas aún. El recorrido hasta allí se caracteriza por la gran cantidad de impactos de artillería que hay en el terreno que se han convertido en pequeñas lagunas circulares, pudiendo apreciárselas perfectamente en las tomas satelitales del Google Earth.

Ya entre las piedras, llegué hasta la cima este donde está ubicada una cruz, recuerdos y conmemoraciones a los soldados británicos caídos en combate. Desplazándome en dirección hacia el oeste, sobre las laderas sur y norte se aprecian posiciones argentinas, formadas por piedras apiladas en forma de trinchera como se observa en las fotos.

     

Fuente: Foto 1982. www.flicker.com Fotógrafo desconocido. Monte Tumbledown. Posición del Batallón de Infantería de Marina 5 frente al Monte William, hoy convertida en una pequeña laguna. Recorriendo el monte se pueden reconocer las posiciones de las fuerzas argentinas y los impactos de la artillería británica.

Próximo a la cima oeste, con el escenario de Goat Ridge y Monte Harriet de fondo, descendí por la suave ladera sur, recorriéndola en toda su extensión, yendo de trinchera en trinchera a medida que las iba encontrando, para finalmente volver a la cima este.

       

Por estar muy cerca de Puerto Argentino y por su fácil acceso, el campo de batalla está muy limpio. Solamente se encuentran restos de paño de uniformes y carpas, bengalas, estacas pintadas y tendidos de alambres de fardo entre las posiciones. Hay trincheras que parecen haber sido posiciones de morteros porque aún hay cajas de munición de madera a su alrededor. En una de estas posiciones encontré la culata de goma de un FAL.PARA. Los restos de pertrechos son tratados como desperdicio, si molestan los limpian y los disponen. Pero como contracara, las autoridades aduaneras no permiten que ninguno de estos rezagos/restos sea sacado de las islas.

       

Luego de varias horas de estadía, caminata, almuerzo y llamadas con celular a familiares y amigos contándoles dónde estaba, obtuve gran cantidad de fotos de posiciones y vistas panorámicas del área, algunas de las cuales comparto con ustedes en este artículo.

Me gustaría a través de la publicación de las mismas, tratar de darle un “valor agregado” a las imágenes, invitando a veteranos que reconozcan estas posiciones a comunicarse a iamendol@fibertel.com.ar para conocer a los personajes que le dieron vida a estas imágenes hace 26 años.

Fotos de 1982 de Revista Gente, Somos, Internet y Museo de las Islas. Fotos actuales Ignacio Amendolara

El Jefe del Grupo de Royal Marines el 2 de Abril frente al parque de la Casa del Gobernador.

Infantes de Marina del Batallón 2 izan el Pabellón Nacional frente a la Casa de Gobierno 2 de Abril

Vehiculos de la IM con el Alte Busser a bordo frente a la Iglesia Católica St Mary 2 de Abril

ARA Cabo San Antonio amarrado en el muelle de la Falkland Island Company 2 de Abril

Vehiculo anfibio a Orugas  VAO de la IM (LVTP-7A) en Dean Street frente al Supermercado West Store 2 de Abril

El Tamar y el Forrest  amarrados en el muelle de la Falkland Island Company

El HMS Fearless siendo atacado durante el desembarco en Bahía San Carlos Mayo 1982

Calle de Puerto Argentino luego de la rendición y el embarque de prisioneros Junio 1982

Atlantic Causeway (gemelo del Atlantic Conveyor) entrando a Bahía San Carlos Junio 1982.

Royal Marines rindiendose en las proximidades de la Casa del Gobernador 2 de Abril de 1982

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar