Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice Navieras de NorteAmerica a Sud y Centro America  y Caribe y Viceversa 

CIAS. DE NAVEGACION DE EEUU A CENTRO Y SUDAMERICA

American President Lines (APL)

1848-

Fuente: The shiplists.- cruiselinehistory.com/    www.timetableimages.com  Material traducido por Monica Willmott -Composicion Carlos Mey

Chimeneas

 

Desde que William Henry Aspinwall estableció el primer antecesor de APL, la Pacific Mail Company en octubre de 1848, APL ha sobrevivido numerosos ciclos de negocios, dos guerras mundiales, la Gran Depresión de los 1930 y otros desafíos significantes.  El predecesor de la compañía, la Pacific Mail Steamship Company, y su nuevo  propietario, el magnate maderero de San Francisco, el Capitán Robert Dollar, entabló un emprendimiento diferente de lo hecho hasta entonces.  

   
  Robert Dollar  

Dollar, un escocés devoto que había hecho su fortuna en madera, había ingresado en el negocio naviero de pura exasperación.  Itinerarios imprevisibles de buques habían impedido que Dollar entregara su madera a tiempo, por lo cual compró su primera goleta en 1895 para obtener el control del transporte de sus embarques.  A poco tiempo sus buques estaban transportando madera a Asia, y estaba convencido de que el Pacífico estaba destinado a ser el centro del comercio mundial.

 Después de haber adquirido la  Pacific Mail en 1925, Dollar trabajó sin descanso en enfocar la atención de los empresarios líderes de América del Norte en los mercados emergentes en Asia – y hasta fue exitoso en persuadir a un grupo de líderes industriales diversos a contribuir en un folleto llamado “¿Has investigado el Mercado Oriental para tu Producto?”  Llevó la idea de comercio global más lejos todavía al comprar tierra y construir oficinas en Asia a fines de los 1920, efectivamente abriendo paso en lo que hoy es la vasta red de oficinas de APL.

Aunque se puede rastrear el origen de APL al inicio de la década de 1920, la compañía no se conocería como American President Line hasta que una serie de eventos inusuales indujeron los subsiguientes cambios de propiedad. 

President Harrison, 1922 y President Madison, 1922 a 1928

La tradición de poner el nombre de presidentes de los EEUU a buques comenzó en 1923, cuando el Capitán Robert Dollar compró siete buques “presidente” al gobierno de los EEUU.  Dollar utilizó estos buques, junto con la flota existente de la Dollar Line,  para instaurar un servicio pionero alrededor del mundo en 1924.  Al mismo tiempo la Pacific Mail Steamship Company tenía más de 46 vapores en su vasta flota, pero carecía de la dirección fuerte y decisiva que tuvo en décadas anteriores. En 1925, Dollar Line adquirió a Pacific Mail y dominó la industria del transporte marítimo hasta la Gran Depresión.    

Un presagio de los enormes cambios que vendrían, los dos transatlánticos lujosos que encargó Dollar Line en 1929 – el S.S Presidente Coolidge y el President Hoover – transportaron menos de la mitad de la cantidad de pasajeros que podían llevar en sus viajes inaugurales en 1931.  Robert Dollar, en ese momento ya tenía 80 largos años, había empezado a depender de su hijo Robert Stanley, para manejar la compañía.  Para un observador ocasional, el negocio de la familia de varias décadas aparentaba funcionar sin problemas.  Pero el aumento de las regulaciones gubernamentales a la industria marítima, y el incremento en los costos laborales y huelgas laborales dañinas pronto pusieron, hasta a las compañías navieras más redituables, en una situación  financiera acuciante..  La Dollar Line, en especial, fue sumamente afectada.

  

S.S. President Coolidge

Ya en 1938, la flota de la Dollar Line valía U$D 11 millones, pero el pasivo de la compañía era de U$S 17 millones, y el interés sobre la deuda se acumulaba a razón de U$D 80.000 por mes.  La recientemente formada U.S. Maritime Commission , encabezado por el ambicioso Joseph P. Kennedy, consideró que las finanzas de la  Dollar Line eran poco sólidas . A pesar de un esfuerzo típicamente tenaz de parte de R. Stanley Dollar, el gobierno de los EEUU asumió el control de Dollar Line y cambió su nombre a American President Lines Ltd.

   

President Hoover (2) y President Cleveland (2)

 

President Roosevelt, 1944, luego Atlantis de Chandris Line

President Hoover, en una tarjeta postal

 

President Adams, en una rara foto en color durante la segunda guerra mudnail, en el Pacifico como USS President Adams.

 

USS Harris, ex President Grant, desguazado en 1948

El president Coolidge fue transformado en un transporte de tropas en el 2GM, donde choco on una mina y fue llevado a aguas poco profundas para tratar de salvarlo, lo que fue imposible. La secuencia de fotos muestra el desembarco de todos los soldados y tripulantes y su destino final. Es hoy un popular sitio de turismo subacuatico.

                     

                     

 

Al final de la Segunda Guerra Mundial, los bienes de APL ascendían a U$D 40 millones – y la compañía había atraído el interés de Ralph K Davies.  El éxito de Davies en el negocio volátil del petróleo en California en los 1920 le había dado fama como un hombre de negocios astuto.  En 1952, él y sus inversores compraron la American President Line por U$S 18 millones.

               

Publicidad de los años ´50 de los buques de pasajeros de APL.

La compra de la American President Lines por Ralph K. Davies, indicaba el comienzo de una nueva era. .Sus ambiciosos planes para la APL incluían modernización, y un concepto revolucionario para una industria muy conservadora – la contenedorización.

 Como muchas de las innovaciones del Siglo 20,  los contenedores surgieron de un sentido de urgencia.  Fueron usados por primera vez por el gobierno de los EEUU durante la guerra, comprobaron ser el medio ideal de descargar y distribuir las provisiones rápida y eficientemente, lo que era de importancia primordial en ese momento.  En vez de transportar la mercadería a granel, los especialistas de la marina y del ejército empezaron a mezclar la carga, cargándola en pallets, luego cargando los pallets  en “cajas” especialmente construidas.  Para el sector privado, los contenedores tenían una promesa de seguridad, almacenamiento seco de carga y clima controlado y un tiempo más largo en el cual  se podía conservar un producto perecedero sin que se deteriore.  Si, a pesar de los informes favorables sobre el uso de los contenedores, el concepto de contenedorización a principios de los 1950, parecía inverosímil para todos menos los que tenían una visión al futuro.  Para que el contenedor tenga éxito, habría que modificar los buques.  De la misma manera, los puertos y los sistemas de transporte terrestre tendrían que ser mejorados para satisfacer el standard nuevo.  Los líderes de la industria, así como los clientes, fueron escépticos.  Antes de este avance, la carga literalmente fue manipulada a mano.  Grúas con eslinga descargaban los cajones de embalaje a pallets.  Luego los estibadores a puro músculo los acomodaba, y las carretillas elevadoras movían los pallets a los almacenes.  Daños y demoras eran comunes  La contenedorización cambió todo eso para siempre

 Los directivos de APL fueron defensores precoces del contenedor para cargas que tradicionalmente se transportaban al granel – como por ejemplo la  madera y el acero.  La compañía pronto vio el tremendo potencial para la eficiencia que proporcionaba esta herramienta básica.  Además, la APL fue una precursora en la investigación y el desarrollo de contenedores de temperatura controlada.  Estos “reefers” (contenedores refrigerados) ahora permite el transporte de mercaderías tales como películas sensitivas a la temperatura y alimentos perecederos a todo el mundo. 

 Para evaluar la predisposición del mundo para la contenedorización, Davies envió un equipo de investigación a los  26 principales puertos en 1958.  El informe fue positivo, y Davies comenzó a integrar al contenedor en las operaciones de la APL.  A su muerte, en 1971, el 58 por ciento de los embarques de la empresa fueron contenedorizados.  En 1973, le entregaron a la APL cuatro buques completamente contenedorizados.

 Seis años después de la muerte de Davies, W. Bruce Seaton se hizo cargo de la APL y profundizó y amplió los trabajos hechos durante los años de Davies. El período de Seaton resultó en innovaciones adicionales significantes en APL.  Seaton entendió que si la APL usara la nueva tecnología de contenedores, habría que extender el control del proceso del transporte desde el del  transporte marítimo hasta el doméstico o terrestre  de América del Norte.  Esto significaba crear conexiones “sin costura” entre los tres modales de transporte de superficie – buque, ferrocarril y carretera – de manera que los transportes puedan moverse con mayor rapidez y confiabilidad que antes.  Conocido como intermodalismo, esta ampliación en el concepto de contenedorización no solamente llevaría a la industria del transporte al presente, sino también facilitaría en gran escala el crecimiento futuro.

                

Los grandes fullcontainers: APL Agate, 1997, APL Hong Kong, 2002; APL Denmark, 2002, APL Spain, 2004

Para lograr esta red de transporte “sin costura”, Seaton confió en su habilidad de incorporar gente que provenía de lo que tradicionalmente habían sido consideradas como industrias divergentes a trabajar para una meta común.  Agresivamente reclutó expertos en transporte de ferrocarril y de carretera para trabajar con especialistas marítimas internacionales  en APL.  El resultado fue el “stacktrain”, una innovación que duplicaba la capacidad ferroviaria apilando contenedores, dos en alto, sobre vagones especialmente diseñados.  Con la llegada del “stacktrain” en 1984, APL introdujo el concepto de contenedorización en la industria del transporte doméstico de los EEUU.  Esto preparó el terreno para la integración exacta de transporte doméstico e internacional y fortaleció la reputación de APL como un líder del mercado en ideas.

 Otras fuentes:

http://www.aquamarinesanto.com/coolidge.html

 

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar