Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice Lineas de Pasajeros

LINEAS DE BUQUES DE PASAJEROS DESDE EUROPA A SUD AMERICA

COMPANHIA COLONIAL DE NAVEGAÇÃO

1949-1960  (Portuguesa)

Buques de la Compañía

  

  

La COMPANHIA COLONIAL DE NAVEGAÇÃO inició operaciones en 1922 entre Lisboa, San Vicente, Guinea Portuguesa  y Angola.  La ruta fue extendida hasta Mozambique el 5 de enero de 1930. En 1929 la Compañía compró el ASSYRIA de 8.142 toneladas y hélices gemelas de la Anchor Line, botado el 3 de mayo de 1908 como el YPIRANGA de la Hamburg American.  Fue renombrado COLONIAL, y hasta algunos meses después del estallido de la Segunda Guerra Mundial estaba destinado al servicio a Mozambique.  El 22 de junio de 1940 partió de Lisboa a Madeira, San Vicente, Río de Janeiro y Santos.  Hizo un segundo viaje a Sudamérica en 1944.

 En 1940, la CCN, como se la llamaba familiarmente, compró el buque yugoeslavo PRINCESA OLGA de 8.267 toneladas, botado el 8 de septiembre de 1914 como el EBRO de la Royal Mail Packet Company.  Fue rebautizado SERPA PINTO y despachado desde Lisboa el 4 de agosto de 1940 a Madeira, San Vicente, Río de Janeiro y Santos.  Entre esa fecha y el 10 de octubre de 1945 partió de Lisboa hacia Sudamérica 11 veces, el viaje que comenzó el 31 de marzo de 1942 fue extendido desde Brasil a Buenos Aires. Hubo muchas brechas entre las partidas a Sudamérica lo que posibilitó al SERPA PINTO también realizar viajes desde Lisboa a Nueva York, y luego a Baltimore o Filadelfia.  Navegó regularmente en una u otra ruta hasta el 9 de agosto de 1948, cuando arribó a Lisboa desde Brasil con problemas serios de motores y la reparación no finalizó hasta diciembre.  Volvió al servicio a Sudamérica el 15 de enero de 1949.  Mientras tanto, el PATRIA de 13.196 toneladas y el IMPÉRIO de 13.186 toneladas fueron, respectivamente, responsables para uno y tres viajes a Sudamérica, en reemplazo del buque dañado.

 

El "Serpa Pinto" en cuatro postales distintas.

  

  

"Imperio" y "Patria"

El CORCOVADO de 8.374 toneladas de la Hamburg American, completado en 1908, se convirtió en el GUGLIELMO PEIRCE de la Sicula Americana en 1920, en el MARIA CRISTINA del Lloyd Sabaudo en 1927, y en el  MOUZINHO de la Companhia Colonial en 1930.  Inició el primero de 17 viajes redondos a Brasil en 15 de noviembre de 1946 (uno fue a Brasil y al Río de la Plata) y comenzó el último el 17 de enero de 1952.  Fue al desguace dos años más tarde.

    

El primero de dos buques mucho más grandes, el vapor a turbina VERA CRUZ de 21.765 toneladas y hélices gemelas botado por Cockerill de Hoboken en 2 de junio de 1951 y despachado desde Lisboa a Madeira, Río de Janeiro, Santos y Buenos Aires el 20 de marzo de 1952, tenía una velocidad de servicio de 20 nudos y capacidad para 148 pasajeros de primera, 250 en camarotes y 844 de clase turista.  El SANTA MARIA de 20.906 toneladas fue botado por el mismo astillero el 20 de septiembre de 1952, entró en servicio en noviembre de 1953 y navegó, junto con el VERA CRUZ, un tiempo entre Lisboa y Brasil y, de vez en cuando, al Río de la Plata.

    

Teniendo dos buques nuevísimos  construidos para el servicio a Sudamérica se decidió iniciar partidas regulares a América Central y el 14 de agosto de 1953 el SERPA PINTO partió de Lisboa a Madeira, La Guaira, Curaçao y La Habana.  Hizo 12 viajes redondos, el último finalizando en Lisboa el 11 de julio de 1955, después de lo cual fue al amarre y vendido para desguace.  Se debería agregar que su viaje final a Brasil había comenzado el 9 de julio de 1954. 

El VERA CRUZ navegó al Río de la Plata, o en ocasiones no más lejos que a Brasil, hasta el 19 de julio de 1954, cuando comenzó el primero de 13 viajes a América Central.  Insumieron cuatro años para completar, dado que entre estos hubo muchos viajes a Sudamérica.  Desde 1955 a 1973 el SANTA MARIA navegó principalmente a América Central, pero hizo varios viajes a Sudamérica, el último el 18 de noviembre de 1957 desde Lisboa.

El 22 de enero de 1961 se produjo el primer secuestro de un buque por motivaciones políticas, fue el caso del Santa María, un trasatlántico en ruta de Buenos Aires a Vigo que sería rebautizado en pleno secuestro como Santa Liberdade en el transcurso de una operación de protesta testimonial y romántica contra las dictaduras de Salazar en Portugal y de Franco en España, los únicos regímenes no democráticos de la época en Europa (habría que esperar a 1967 para que Grecia se uniera al club con su régimen de los coroneles). El secuestro fue obra de un grupo de 24 antifascistas gallegos y portugueses, comandados por Henrique Galvao y pertenecientes al Directorio Revolucionario Ibérico de Liberación (DRIL) que subieron en Curaçao haciéndose pasar por pasajeros. Durante los 13 días que el Santa María permaneció bajo el control de estos "piratas", como rápidamente fueron bautizados los activistas políticos por las dictaduras franquista y salazarista, el Santa María fue primera página de una buena parte de los periódicos de todo el mundo. Estados Unidos, entonces bajo la presidencia de Kennedy, asumió la dirección de una ofensiva militar y diplomática para localizar al buque y neutralizar a los secuestradores, después de 11 días de búsqueda aérea y por otros buques, terminó con el atraque del Santa María en el puerto brasileño de Recife, en régimen de derecho de asilo concedido por el presidente Janio Cuadros. Este episodio romántico, testimonial pero cruento, fue rescatado del olvido por una novela de Miguel Bayón publicada en 1999 y una película de Margarita Ledo.

Nos aclara Pablo Barreiro de Montevideo, Uruguay , que fué cruento, ya que  en realidad, en la toma del puente de mando del “Santa María” la madrugada del 22 de enero de 1961, los secuestradores hicieron disparos de fusil hiriendo de muerte al tercer oficial del transatlántico, João Nascimento Costa, e hiriendo a otros dos tripulantes. Precisamente, la necesidad de desembarcar a estos heridos para que recibieran asistencia médica en tierra (lo cual se hizo en la isla Santa Lucía, colonia británica, el día 23) reveló la posición del barco (mantenida oculta hasta ese momento) y facilitó su localización y posterior persecución por naves y aviones de guerra ingleses y norteamericanos y posteriormente, por parte del destructor portugués Pero Escobar y el crucero español Canarias.

 El servicio a América Central continuó regularmente hasta el 11 de abril de 1973, cuando el SANTA MARIA fue al amarre en Lisboa con problemas de motores.  Zarpó de Lisboa el 1 de junio de 1973 a Kaohsiung, donde arribó el 19 de julio para desguace. 

  

El VERA CRUZ emprendió seis viajes redondos a Angola, saliendo de Lisboa entre el 20 de junio de 1959 y el 11 de diciembre de 1960.  Su último viaje a Brasil fue el 28 de marzo de 1961, cuando tuvo un pasaje completo de 1.300 pasajeros.  En ésa época comenzó la Guerra Colonial en Angola, y hubo una necesidad urgente de transportar grandes cantidades de tropas portuguesas.  En consecuencia, el viaje del VERA CRUZ a Brasil, programado para el 22 de abril de 1961, fue cancelado y el buque fue requisado por el Gobierno de Portugal para servir como transporte de tropas.  Su último viaje de transporte de tropas fue en enero de 1972, después del cual fue al amarre en Lisboa y un tiempo después arribó en Kaohsiung el 19 de abril de 1973 para desguace. 

Ya se ha mencionado un viaje especial desde Lisboa a Brasil por el PATRIA en 1948.  De hecho, hizo un segundo viaje en agosto de 1956, mientras que el buque motor UIGE de 10.001 toneladas y una hélice fue responsable por un viaje similar en 1958.  Mucho más importante, el vapor a turbina INFANTE DOM HENRIQUE de 23.000 toneladas y hélices gemelas fue botado por Cockerill-Ougree de Hoboken el 29 de abril de 1960 para el servicio a Africa.  Sin embargo, fue el último transatlántico de pasajeros de CCN en visitar Brasil dado que zarpó de Lisboa el 21 de agosto de 1972 en un crucero que incluía escalas en Recife (Pernambuco), Salvador (Bahía) y Río de Janeiro.

    

Para concluir, sería apropiado mencionar que el vapor a turbina FUNCHAL de 9.824 toneladas y hélices gemelas, fue construido en Dinamarca en 1961 para la Empresa Insulana de Navegação para navegar entre Madeira, las Islas Azores y las Islas Canarias.  En 1974 la Companhia Colonial de Navegação y la Empresa Insulana fueron fusionadas formando la COMPANHIA PORTUGUESA DE TRANSPORTES MARITIMOS.  Es una señal de los tiempos que el FUNCHAL ahora es el único transatlántico en servicio entre Europa y Brasil.  De hecho, se ha transformado en un crucero, y parte desde Lisboa el 5 de diciembre cada año a Río de Janeiro, emprendiendo una serie de cruceros desde ese puerto hasta marzo o abril próximos, cuando vuelve a Lisboa.  Fue reconstruido y tuvo cambios de motores en Amsterdam en 1972-3 para poder cumplir enteramente con sus nuevas obligaciones.

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar