Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice Informacion Historica 

LA "WATERWITCH"

El 28 de Agosto de 1852, a los cinco meses de Caseros, Urquiza promulgaba el Decreto que liberaba la navegacion de los ríos a todas las banderas del mundo. Nueve meses después, un 24 de Mayo de 1853 arribaba a la rada de Buenos Aires el primer buque de guerra extranjero qure haría uso de la franquicia brindada por el decreto.

Este buque era el "Waterwitch" (bruja de las aguas) con bandera norteamericana, que venía con el encargo de realizar un relevamiento hidrográfico general de la extensa cuenca del Plata, que hasta entonces era poco menos que ignorada, ya que los únicos datos positivos eran de la época colonial y algunos pocos datos levantados de los ríos Paraná y Paraguay por marinos ingleses y franceses en 1841. El comandante de la Waterwitch, Thomas Jefferson Page, era un oficial en la plenitud de sus energías (45 años) y de carrera ya cumplida

En cuanto a la Waterwitch, era un vapor de ruedas de 400 toneladas, cuyo armamento consistía para esta empresa en tres pequeños obuses. Aunque no venían a su bordo sabios ni naturalistas, su oficialidad se habia escogido especialmente con vistas a una campaña científica. Traía, si, algunos instrumentos astronómicos y contados materiales para estudios de historia natural, pero sus tareas iban a ser principalmente de orden hidrográfico.

Y es del caso aquí considerar la mision de la Waterwitch desde el punto de vista internacional. Abiertos los ríos ampliamente por Urquiza, se imponía su estudio hidrográfico como medida de orden previa al establecimiento de líneas de navegacion. De no ocuparse los propios estados ribereños de ésto, nadie parecía más indicado que la joven republica del norte que empezaba a contar en el concierto de las naciones y que veía con recelo la ingerencia europea en esta zona.

El principal interesado en la libertad de los ríos y tales empresas debería haber sido el estado mediterráneo del Paraguay; de allí surgió, en cambio, el único contratiempo serio con que tropezó Page en sus campañas. A Buenos Aires llegó la Waterwitch el 24 de Mayo de 1853, despues de sortear airosamente los bancos del estuario, gracias - dice su capitán - a los "admirables levantamientos hechos por los ingleses" (*)

 Pero su arribo, en cambio, a nuestras playas, le iba a deparar una serie de contratiempos, pues Buenos Aires pasaba entonces por uno de los peores momentos de su accidentado entredicho con la Confederación y se encontraba nada menos que sitiada por las fuerza de ésta, o sea de Urquiza, a la vez que bloqueada por su escuadra. Esta constaba de tres vapores y dos veleros de alto bordo, amen de varios bajeles menores, fondeados todos en la Rada Exterior con la bandera nacional al tope.

Buenos Aires por su parte contaba con otra escuadrilla, anclada en la Rada Interior; pero ésta era visiblemente inferior a su adversaria, como que su defensa, según Page, fincaba más en la presencia de los garcos extranjeros mercantos y de guerra, surtos en las inmediaciones, que en las baterías de protecion del fondeadero. Después de tomar contacto con, el representante de su pais, Mr. Pendleton, la primera visita del marino fué para el general Urquiza quien tenía su cuartel establecido en el suburbio de an José de Flores.El prestigioso caudillo le ofreció toda clase de facilidades para sus tareas, y le hizo una impresión muy favorable por la dignidad y señorío de su trato.

Desde luego, como es de suponer, la iniciación de su campaña de exploración se vió demorada por los acontecimientos políticos El 3 de julio, el ministro americano seguía reteniendo la Waterwitch, pues corrían rumores que daban como inminente un ataque y bombardeo a la ciudad. Afortunadamente, el desenlace del conflicto resultó muy distinto y digo afortunadamente pero  solo en el sentido humanitario, pues bajo cualquier otro aspecto fué en verdad un entreacto bien poco edificante y hasta bochornoso de nuestras contiendas polìticas que les tocaría presenciar a los marinos yanquis recién llegados.

. Page, en efecto, no disimula en sus memorias la extrañezas que al principio les causaba aquel bloqueo de Buenos Aires tan flojamente ejercido por la escuadra confederada, y la indignación con que vieron a ésta luego defecionar a su partido y pasarse al adversario en plena luz meridiana, ante el estupor de todos los buques surtos en el río, y aclamada, todavía, por el gentío acudido a la ribera a recibir a aquellos marinos tránsfugas de su causa.

 A raiz de este ingrato episodio mediaron, como se sabe, los ministros extranjeros y se levantó el sitio. Pero antes dejó Urquiza subscripto con aquellos los tratados pendientes sobre libre navegación de los ríos, dando así carácter de hecho consumado a esa trascendental iniciativa (13 de julio).

 Las fuerzas federales se retiraron, pues, embarcándose en los buques de guerra extranjeros, o sea en la Waterwitcht y en los Vapores británicos Trident y Locust; el resto de las tropas emprendió por tierra el viaje. Urquiza eligió la cañonera de Page para su pasaje personal y el de su estado mayor y escolta - unos 400 hombres - y el embarque se efectuó por Palermo el día 13 de julio. No dejan de ser interesantes los detalles que en el libro del norteamericano hallamos sobre el prócer, entrevisto en aquel momento adverso de su carrera: su ceño impenetrable mientras sentado en toldilla pasea la mirada sobre la playa del Retiro, atestada a esa hora de curiosos, la glacial indiferencia con que pasa así revista involuntaria a su perdida escuadra que tan singular papel hiciera recientemente -  mientras prodiga demostraciones de cariño a su fiel perro Purvis -, la urbanidad de sus modales y de su trato, su parquedad en la mesa, etc,.  Tenía que ser en aquel breve viaje de cinco días hasta llegar a Gualeguaychú, donde naciera la amistad de toda la vida que existió entre el general de Caseros y el marino americano.

 Vuelta a Buenos Aires, luego de desembarcar a su insigne pasajero, la Waterwitch tuvo aún que prestarse para otra comisión incidental; su ministro necesitaba trasladarse al Uruguay para concluir un tratado de amistad y comercio con la Confederación. Nueva postergacion de su programa de exploración, pero que dió al marino oportunidad de visitar la mentada estancia de San José, y de presenciar, entre otras, escenas típicas de rodeo y de yerra después de un pintoresco viaje en galera. Interesóle muy especialmente el Colegio de Concepción del Uruguay, regenteado por notables educadores y dotado de modernos elementos de enseñanza. A ese colegio mandaría más tarde a su hijo Juan, entonces de 12 años de edad que venía con él en la Waterwitch y que andando el tiempo llegaría en nuestra armada a la jerarquía de Capitán de Fragata.

Pero la historia de este buque es mucho mas larga que esto. El USS Waterwitch fue comisionado durante el invierno de 152-1853. Su casco media 150 pies de largo y desplazaba unas 150 tons. El 8 de Febrero de 1853 salio de Norfolk, Virginia con destino al Atlantico Sur, para investigar la porcion sur de Sud America y sus rios afluentes. Por los proximos años realizo extensos estudios en lso rios de Uruguay, Argentina y Paraguay.

El 1 de Febrero de 1855 un fuerte Paraguayo disparo a la Waterwitch (ver historia en Histarmar) y fallecio uno de sus marineros. Este incidente hizo que terminara su mision en esta zona, pero continuo sus tareas en otras partes de SudAmerica y recien volvio a EEUU para reparaciones en Mayo de 1856. El proximo acto de servicio fue como retribucion al ataque que habia sufrido. Varios buques de la "escuadra Brazil" zarparon bako el mando del Alm. W.B.Shubrick a Asuncion, Paraguay para pedir explicaciones al gobierno paraguayo. Con la presencia de tal grande flota tan cerca de su sitio de gobierno, los Paraguayos  ofrecieron disculpas, una indemnizacion por los daños y se firmo un nuevo tratado que establecio relaciones cordiales entre ambos paises.

La Waterwitch continuo sus estudios en Sud America hasta poco antes de comenzar la Guerra Civil Norteamericana. Llego al puerto de Philadelphis en Noviembre de 1860 para rparaciones y fue re-comisionada el 10 de Abril de 1861, dos dias antes del ataque a Fort Sumter. Entre Mayo de 1861 y el verano de 1864 la Waterwitch sirvio en una variedad de roles, incluyendo correo y buque de bloqueo. Sirvio en el Golfo de Mexico y en las costas de Georgia y fue responsable por la captura del buque William Mallory que trataba de burlar el bloqueo, luego de 5 horas de caza.

En Mayo de 1864 se realizo una expedicion Confederada para capturar un buque de la US Navy que estaba al ancla cerca de Savannah. Este buque era la Waterwitch. Unos 11 oficiales y 120 soldados estaban en la expedicion. En la madrugada del 3 de Junio de 1864 atacaron al buque, que solo tenia unos 65 hombres para su defensa. Todos fueron muertos o heridos en una heroica batalla, tal que no quedo ninguno para rendir el buque, los confederados sufrieron unos 5 muertos y 24 heridos.

Durante las semanas siguientes la marina de la Union realizo esfuerzos en encontrar su barco y destruirlo o recapturarlo, sin exito. Debido a su calado, los Confederados no podian llevarlo a Savannah por rios interiores, por lo que lo dejaron en el rio Vernon. Finalmente, el 19 de Diciembre de 1864 el buque fue quemado para que no cayera en poder de la Union.

Actualmente hay varios artefactos de este buque en exposicion en el Museo Nacional de la Guerra Civil, incluyendo la badera original del bote que la abordo y la campana del buque, que sobrevivieron solo debido a que unos marineros sureños los retiraron antes de quemarlo. Investigadores e historiadores han tratado de encontrar donde se hundio este buque, hasta ahora sin exito, pero una asociacion americana quiere construir una replica. Sus datos estan en www.portcolumbus.org.

Fuentes: Arguindeguy -National Civil War Museum.
 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar