Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice Historia Maritima 

TRAFALGAR

Por Ricado Hermelo - 09-02-2006

  Mi especial agradecimiento al Dr. Carlos Court Lucero por la valiosa información que desde Lanzarote, Islas Canarias envió. [1]

 El bicentenario de la mayor batalla naval del siglo XIX ha dado lugar a numerosas actividades conmemorativas principalmente en Europa,  con la concurrencia y el aporte de quienes en su momento fueron contendientes y actores, Inglaterra y la Colisión de España y Francia, durante el periodo de las Guerras Napoleónicas. El hecho bélico en si, tiene una increíble riqueza en cuanto a las enseñanzas relacionadas con el Poder Naval en todos sus aspectos, tanto estratégicos como tácticos, y ha proporcionado claras doctrinas y  conclusiones del modo en que este poder, determina los acontecimientos históricos de los países que se sirvieron de el, para lograr sus objetivos nacionales y ocupar un lugar en el orden mundial. Trafalgar[2] cuando se la analiza con legitimidad,  consolida un caudal de conocimientos que habilita en definitiva las condiciones necesarias para exteriorizar que se dispone de Poder Naval, uno de los principales pilares de una Nación Marítima que se precie de tal condición.

 La marina británica (RN)[3] no se improviso para encontrarse en condición de enfrentar a Francia y España en Trafalgar. Según el historiador Rodger Norton[4] en la primer parte del periodo 1649-1815, si bien la RN era importante, su rendimiento era insuficiente y fracasaba en la mayoría de las guerras navales con Francia,  España y Holanda. Las tripulaciones estaban integradas por hombres con intolerables conflictos disciplinarios e insuficiente aptitud marinera; los barcos británicos era inferiores a los de otros países  y su artillería deficiente..

Los holandeses eran virtualmente los mejores marinos y Francia destinaba  importantes sumas de fondos para su flota. España y Portugal debían su expansión territorial a sus poderosas Armadas y  Suecia a partir de siglo XVII  reconoció la necesidad de afianzar el poder marítimo en el Báltico y el Rey Gustavo II Adolfo de Suecia decía “después de Dios, la prosperidad  de una nación depende de su Armada”[5]. Por el contrario  los barcos británicos eran en su mayoría mercantes transformados para la guerra y sus  comandantes no eran aptos, además que sus tripulaciones estaban mal preparadas y alimentadas y por falta de agua en navegación eran afectos a la bebida.

Esta deplorable situación experimenta un cambio notable con la designación de Samuel Pepys (1660)  como Secretario Naval[6]; con gran capacidad y empeño introduce trascendentales progresos en la construcción naval en astilleros, en la administración de los fondos para la logística naval y en las tripulaciones y planas mayores fortaleciendo su capacidad y conducción[7],  providencias que acrecentaron la preparación marinera y que se vio fortalecida además por mejor paga al personal embarcado. 

Pepys fue el principal artífice en consolidar el poder naval de Inglaterra con la finalidad de asegurar y garantizar el comercio marítimo en todo el mundo. La batalla de Trafalgar en 1805 impone y asegura el dominio ingles durante casi 200 años. Este funcionario que no era marino, preparo y alentó a un grupo de personas que lo acompañaron en su gestión y que después continuaron conduciendo los asuntos navales. Es considerado como un eficaz dirigente y cabe ponderar que durante largos años redactó un diario de su gestión[8] y de los acontecimientos de la época con sorprendente fidelidad. El diario no trata de una simple descripción o narración sino que tiene la peculiaridad de dar vida a los personajes; entre otros momentos, relata la plaga de 1665 y el incendio de la ciudad de Londres poco después. 

Es necesario de antemano describir la situación y el motivo de la batalla de Trafalgar. Francia se encontraba en guerra con Inglaterra desde 1793 pero luego de breve tregua, en 1802 se reanudaron las hostilidades. Fue entonces que Napoleón decidió la invasión de la isla y concentro mas de 90.000 hombres en los alrededores de Boulogne  sur Mer para  cruzar el Canal de La Mancha. Para la neutralización de la armada británica integro una Flota Combinada, al mando del Almirante Pierre Charles Jean Baptiste Silvestre Villeneuve constituida por  15 navíos españoles y 18 franceses. La Armada española estaba al mando del Almirante Federico Gravina de valiosa capacidad como marino y que no siempre compartía las decisiones del almirante francés. Días antes de Trafalgar  los españoles aconsejaron demorar la zarpada  de Cádiz por la proximidad de mal tiempo y fueron desoídos. Los hechos demostraron que el temporal agravo el desastre.  

La flota inglesa al mando de Horacio Nelson contaba con 27 navíos de línea y el segundo era el Vicealmirante Cuthbert  Collingwood  a bordo del Belleisle quien asumió el Comando cuando fallece Nelson. Aunque la Flota Combinada totalizaba 33 buques contra 27  de los británicos y era superior en numero de hombres y cañones[9]; en realidad Nelson estaba en superioridad, pues disponía de buques mas grandes y su artillería mas eficaz; entre otros aspectos el  volumen de fuego era superior y disparaba con mayor ritmo[10]. Además varios navíos españoles se encontraban en malas condiciones: el Santa Ana, el Rayo y el San Justo tenian grandes averias y otros, por falta de tiempo y pertrechos, no habian podido reparar convenientemente los daños sufridos en el combate previo de Finisterre [11] 

El concepto de la operación de la alianza era el de atraer a los británicos a la Antillas, regresar rápidamente, penetrar en el  Paso de Caláis y  respaldar la invasión de Inglaterra junto a las escuadras de Brest y Rochefort.[12]. Pero cada campaña marítima en nada se asemeja a otra. Los buques de Rochefort y  Brest [13] nunca se unieron a los de Villenueve y Gravina y al  regreso de las Antillas trabaron un combate poco determinante con los británicos en Finisterre y finalmente Villenueve dispuso dirigirse a Cádiz donde se arriba el 20 de agosto de 1805  a la espera de una mejor ocasión para neutralizar a los británicos en el mar, hasta que el 19 de octubre de 1805 zarpa después de numerosas opiniones encontradas entre comandantes españoles y franceses y el 21 se encuentra con la flota británica que lo estaba aguardando y se libra la batalla naval de Trafalgar. Los españoles estaban en la postura que no era apropiado trabar combate y hasta a ultimo momento argumentaron fundadamente la proximidad de un temporal que se produjo el día de la batalla de Trafalgar y produjo serios daños a todos los participantes. En realidad los españoles consideraban que habia que invernar en CADIZ, preparar la escuadra y luego enfrentar a Nelson, pero a su vez  Villenueve fue apremiado por Napoleón para definir el poder naval a su favor e invadir Gran Bretaña, donde los ingleses alarmados habían adoptado numerosas medidas para impedir la invasión[14].

Los prolegómenos de la famosa batalla enfrentan a una Escuadra Combinada mal dispuesta y con reparos en cuanto al resultado, principalmente por sus tripulaciones mal conformadas y adiestradas, incluso con personal de leva y  por el otro bando  una escuadra  británica  con gran espíritu de lucha, anímicamente dispuesta a defender a su país y por sobre todo con un Comandante NELSON apreciado y respetado por sus subordinados, sin distinción de rangos. Esta fue la realidad de la gran batalla naval que altero y engendro un cambio histórico, acontecimiento que precedió la  caída de Napoleón y el  fin de un Imperio. Se trato del prolegómeno de la gran batalla terrestre de Waterloo. Muchos historiadores aseveran que Trafalgar no influyo en la caída de Napoleón pero se debe reconocer que si Villenueve hubiese triunfado, el curso de la historia hubiese sido diferente.

 

El 21 de octubre en la mañana la Flota Combinada que habia zarpado en la víspera  de Cádiz, adopta la formación de línea de fila de gran longitud y algo desordenada  con arrumbamiento general sur; a la vanguardia Gravina y a retaguardia  Dumanoir Le Pelley. Villenueve en el centro y al avistar a los británicos adopta una apresurada decisión  y ordena invertir el rumbo cayendo por babor, maniobra desafortunada que perjudica la formación y la desordena aun mas,[15] quedando algunos barcos sotaventados entre si y dejando espacios entre ellos. Esta maniobra desafortunada fue el  tremendo error de Villenueve[16] al debilitar la capacidad de combate del conjunto y es el principio del desastre naval aliado. El error de Villenueve facilita a Nelson la aproximación con menor riesgo  al no estar sometido a la artillería en la fase de aproximación al centro de la línea enemiga. No existía en los aliados, planes de combate y sumió en la confusión a los comandantes de los navíos aliados

 Al amanecer del día 21, ambas flotas estaban cerca de Cabo Trafagar, distantes entre si 4 a 5 millas. Nelson se aproximo por el oeste en dos columnas dirigidas al centro de la formación de la Flota Combinada, favorecido por el viento de popa y su plan fue el de cortar y aniquilar en combates individuales,  provocando el combate de melé, dando entera libertad de acción de sus comandantes. Nelson encabezaba su línea en el Victory y Collingwgood  al sur en el Royal Sovering.

Las columnas británicas no eran perfectas y pronto los buques empujados por el viento de popa se arracimaron, impacientes por entrar en combate sin adelantarse a sus matalotes de proa manteniendo el orden establecido.

A las 1030 horas todavía algunos buques estaban completando la virada a babor  en la Flota Combinada. Mientras unos se adelantaban otros trataban de recuperar su puesto. Esto obligaba a unos barcos a quedarse en facha sin gobierno y el personal maniobrando con las velas, y no podían iniciar el fuego sobre los británicos que resultaron beneficiados[17]. También imposibilitaba tomar una contramedida contra la táctica de Nelson. Gravina pidió a Villenueve actuar independientemente con su Escuadra pero este se lo impidió.

 

Complemento del grafico de la batalla-Nombre de los navios participantes 

1-NEPTUNO, 2-SCIPION, 3-INTREPIDE, 4-FORMIDABLE, 5-MONT-BLANC, 6-DUGUAY-TROUIN, 7-SAN FRANCISCO DE ASIS, 8-RAYO, 9-SAN AGUSTIN, 10-HEROS, 11-SANTISIMA TRINIDAD, 12-BUCENTAURE, 13-REDOUTABLE, 14-SAN JUSTO, 15-NEPTUNE, 16-SAN LEANDRO, 17-INDOMPTABLE, 18-SANTA ANA, 19-FOUGUEUX, 20-MONARCA, 21-PLUTON, 22-ALGECIRAS, 23-BAHAMA, 24-AIGLE, 25-SWIFTSURE, 26-MONTAÑES, 27-ARGONAUTE, 28-ARGONAUTA, 29-SAN ILDEFONSO, 30-ACHILLE, 31-PRINCIPE DE ASTURIAS, 32-BERWICK, 33-SAN JUAN NEPOMUCENO.  

34-VICTORY, 35-TEMERAIRE, 36-NEPTUNE, 37-EURYALUS, 38-LEVIATHAN, 39-CONQUEROR, 40-BRITANNIA, 41-AJAX, 42-AGAMEMNON, 43-ORION, 44-PRINCE, 45-MINOTAUR, 46-SPARTIATE, 47-ROYAL SOVEREIGN,  48-BELLEISLE, 49-MARS, 50-TONNANT, 51-BELLOROPHON, 52-COLOSSUS, 53-ACHILLE, 54-REVENGE, 55-DEFIANCE, 56-SWIFTSURE, 57-POLYPHEMUS, 58-DREADNOUGHT, 59-THUNDERER, .60-DEFENCE, 61-

A las 1145 se ordeno “abrir el fuego”en cuanto los británicos estuviesen a tiro. Pero ya la flota británica se acercaba muy rápidamente y Nelson mando izar la celebre señal “Inglaterra espera que cada hombre cumpla con su deber” A las 1208 la línea aliada largo las insignias de sus Comandantes y abrió fuego, siendo el Santa Ana el primero en hacerlo.

A partir de ese momento en que los navíos británicos cortaron la línea, se suceden una serie de confusos combates intercambiando salvas a muy corta distancia y tiene lugar una sangrienta lucha; muchos barcos quedan desarbolados y sin maniobra en ambos bandos y la melé se torna confusa. Es a partir de ese momento en que los británicos por su mejor artillería ganan en definitiva la batalla. Se producen apresamientos, hundimientos y por deriva hacia la costa, algunos barcos quedan encallados.

Ante el fallecimiento de Nelson asume el Comando el Almirante Collinwoood que termina de desbaratar a la flota aliada. Villenueve se rinde y es tomado prisionero. Pero resta decir que un grupo de navíos franceses deserta bajo el mando de Dumanoir y se dirigen a Francia pero días después son apresados por barcos británicos.  Este grupo era el que habia pasado a ser la vanguardia después de la virada al norte y Dumanoir en su buque insignia Formidable escapa. El 2 de noviembre el Comandante Strachman los descubre e inicia la persecución apresándolos al Duguy -Trouin, Formidable,  Mont Blanc y Scipion.[18]

Días después de la batalla, algunos navíos aliados averiados toman el puerto de Cádiz y los británicos hacen lo mismo en el Puerto de Gibraltar, entre ellos el Victory parcialmente desmantelado y con serias averías; luego de su reparacion se dirigio a Londres. El navío Santísima Trinidad que era el de mayor poder artillero de todos, es apresado; los ingleses intentan llevarlo a Londres pero por sus averías y el temporal se hunde en poder de los británicos que habían hecho lo imposible para lograr este botín de guerra. Contaba con 130 cañones y 1.048 tripulantes. Estaba considerado como la plataforma  artillera mas potente.

 

Carta nautica oficial española. ( Al clickear se agranda a 3.07 MB)

La táctica de Nelson fue temeraria pero oportuna; algunos historiadores han apreciado que estaba en contra a la doctrina de la epoca, que era el combate clasico de linea de combate paralela a la del contrario y el duelo artillero. Pero Nelson decidió adoptar las técnicas Rodney o de Jervis: romper la linea pero no por un punto sino por dos, como el primero lo habia hecho en  la batalla de Saintes en 1972[19]. Era una maniobra arriesgada que implicaba avanzar bajo el fuego enemigo sin apenas posibilidad de contestar,  pero una vez partida la línea enemiga, esta quedaría cortada en tres partes y la vanguardia no podría auxiliar a la retaguardia[20]. Se presume que Nelson evaluó la debilidad del enemigo y decidió la acción que implicaba riesgos que asumió.

 

Nelson tenia la costumbre de utilizar la palabra “aniquilar” y solía decir que “la batalla no era suficiente con el triunfo sino que además habia que aniquilar al enemigo”. Tal su concepto táctico en Trafalgar a lo que se debe agregar su capacidad profesional y por sobre todo su valor,  pues se ubico a la cabeza de su línea y vistió su uniforme y condecoraciones a pesar de un consejo en contrario. Si bien su personalidad merece una descripción mas extensa, es valido decir que en una de las primeras salvas durante la batalla, su secretario personal John Scott fue partido en dos y luego, al pasar un proyectil entre el y Hardy le dijo con una media sonrisa: “Hardy, este es un trabajo muy ardiente ....”[21]     

 

Antes de la batalla Nelson se reunió con sus comandantes para explicarles el modo de acción en detalle, entre ellos su deseo de que actuasen con entera libertad de acción en el empleo de los medios;  habia adquirido respeto y fama por sus condiciones en la carrera naval, ello a pesar que su vida privada no habia sido aceptada por la sociedad de la época,  por sus relaciones con Lady Hamilton[22]. Se dice que por un lado fue un hombre común y cordial con las personas, pero por sobre todo un profesional y figura singular en la estrategia marítima. Los almirantes Rodney, Vernon, y Hood o Jervis representan destacadísimos antecedentes en la profunda formación naval y táctica de Nelson no siendo tan solo su figura fruto de la casualidad del genio, sino mas bien la brillante orientación náutica que él supo aprender.[23]  

El numero de bajas en ambos bandos fue elevado. Para su cuantificación la documentación  mas precisa es la británica con relación a  la Flota Combinada[24]. Conviene resaltar de antemano  que luego del combate se desato un fuerte y prolongado temporal que afecto a los barcos averiados e incremento la perdida de vidas. Posteriormente ya en puerto o sobre la costa donde vararon varios barcos averiados,  los sobrevivientes experimentaron los efectos de sus dolencias y muchos fallecieron o sufrieron las disminuciones físicas por las heridas y mutilaciones. Durante la acción, era habitual que los muertos fueran echados por la borda, pues no existían los medios para las curaciones. El mismo Nelson antes de la batalla pidió expresamente no ser echado por la borda. 

Festejo del bicentenario de Trafalgar

En términos generales se puede atestiguar que en la Flota Combinada el numero de muertes alcanzo a 6.400  tripulantes dato que es aproximado[25] ; en la flota inglesa la información  disponible es mas exacta y resulta de 650 muertos. Ello arroja una relación de 10 a 1[26]. Es procedente señalar que la sanidad naval de la época era precaria y en la mayoría de los casos, las heridas sufridas dejaban secuelas de por vida, siendo numerosos los heridos de guerra que luego deambulaban en tierra. Es decir que los combatientes se enfrentaban a un porvenir muy desafortunado a lo que se debía agregar la falta de pensiones. Trafalgar fue una batalla naval muy sangrienta, porque en ambos bandos se lucho con gran valor y el resultado adverso para franceses y españoles que se preveía,  obedeció a una mayor capacidad artillería y de maniobra de la gente de Nelson, producto de la mejor preparación para el combate de la RN.

 

Ambos bandos lucharon intensamente y con gran valor al extremo que esto fue reconocido por los propios británicos, que en la gaceta inglesa de Gibraltar el 9-XI-1805 se consigna “la terrible carnicería y el estado de los navíos apresados prueba el encarnizamiento con que se batieron. Se conviene que el fuego de los franceses fue mas vivo al principio, pero los españoles mostraron mas firmeza y valor hasta el fin que sus aliados (...) Su coraje nos inspira el mayor respeto, y la humanidad con que se han tratado a los prisioneros y náufragos ingleses es superior a todo elogio “[27] .  

También es elocuente lo que se atribuye a uno de los  Comandantes españoles: “ Si llegas a saber que mi navío ha sido hecho prisionero, di que he muerto " 

Cosme Damián de Churruca y Elorza,  Comandante del San Juan Nepomuceno, desarbolado y apresado con 100 muertos a bordo y 150 heridos. Churruca murió en combate.

Federico Gravina a bordo del Príncipe de Asturias y a cargo de la escuadra española, resulta herido y meses después en Cádiz falleció por la infección de las heridas en combate, donde lucho incansablemente. El comportamiento de los marinos españoles fue admirable. Galiano, Churruca, Valdez, Alcedo Bustamante  y Aldao murieron en combate y se destacaron  Alcalá, Churruca y Escaño, con indiscutible capacidad combativa y profesional.

Antonio Escaño segundo de Gravina esta considerado como un héroe olvidado; pese a sus heridas salvo parte de la Flota Combinda[28] Al  promediar la tarde de la batalla, logro reunir 10 navios y se dirigio a Cadiz antes de la llegada del temporal. Convoco a una Junta de Comandantes y zarpo el 23 para auxiliar y escoltar a los navíos desmantelados que se encontraban afuera. Los británicos ante esa  salida sorpresiva tuvieron que formar línea de batalla para impedir el rescate y Collinwood, sucesor de Nelson  se vio obligado a ordenar el hundimiento de alguna presas, entre ellas el Santísima Trinidad. En todos sus informes posteriores a la batalla, Escaño efectuó una evaluación muy acertada  incidiendo en los aciertos de Nelson, los errores tácticos de Villenueve (sin nombrarlo) y en las deficiencias marineras de la Flota Combinada[29]. Mas tarde fue designado Ministro de Marina

Horacio Nelson (47) falleció por un disparo de mosquete desde el Redoutable, navío francés comandado  por el Capitán  de Navío Jean Jacques Etienne Lucas[30] que fue el que libro el combate mas duro de Trafalgar y tuvo 487 muertos y 81 heridos a bordo. Fue el mejor Comandante de los barcos franceses. El Almirante Nelson   fue conservado en el Victory en un tonel de coñac y trasladado a Inglaterra. Era común en ese entonces que los grandes héroes navales, fuesen preservados  y luego sepultados y así se hizo con Nelson, que llego al puerto de Londres con numerosos barcos y embarcaciones y luego de su velatorio sepultado en la catedral de San Pablo donde allí reposa.

El funeral fue uno de los más grandes de la historia británica. Filas de publico y soldados se alinearon a lo largo de las calles, entre el Almirantazgo y la Catedral. Detrás del catafalco, a los acordes  de la marcha fúnebre de Handel,  desfila toda la tripulación del VICTORY, barco insignia de Nelson. No se repetirían estas escenas hasta el entierro de Churchil en enero de 1965.[31].  Trafalgar conjuntamente con la batalla de  Waterloo en 1815 y la de Inglaterra en 1941 están considerados como los hechos mas gloriosos del Reino Unido hasta hoy.

Como resultado final, Trafalgar significa para Gran Bretaña el final de la pesadilla de la invasión napoleónica. España perdió su poder naval y Napoleón su opción de invadir a Inglaterra.  En la mayor batalla naval del siglo XIX,  los británicos  lograron un triunfo decisivo que les otorgo el poder naval por casi doscientos años, hasta los comienzos de la segunda guerra mundial.

 

Estatua de Nelson en la plaza Trafalgar, en Londres.

Referencias y bibliografía.

Al. Laurio Destefani- Historiador Naval, Armada Argentina

La campaña de Trafalgar-Hugo O’Donnell. Madrid, La esfera de los libros-2005

Trafalgar-Benito Pérez Galdos, Ed Arlanza, SA-Madrid

Agamemnon-Anthony Deane,  Ed Aguilar-1998

Cabo Trafalgar-Arturo Pérez Reverte, Alfaguara-Madrid, España

El Vasa, navío de guerra-Anders Franzen, 1ra ed.-Norsted Bonniers, Estocolmo -Suecia

Seize the fire- Adam Nicolson-Ed HarperCollins

To rule the waves-Arthur Herman-Ed HarperCollins-ISBN: 0060534249

The command of the ocean-Vol II . 1649-1815-Rodger. Norton, ISBN: 0393060500

Horatio Hornblower- (serie de TV)  basada en personajes y hechos de la época de Nelson

National Geographic –Octubre 2005

Magdalene College, Cambridge-Inglaterra.

The Life of Horatio Lord Nelson-Robert Southey

The Death of Lord Nelson- William Beatty- www.gutenberg.net

Annals and legends of Calais-Memoir of Lady Hamilton-Robert  Bell Calton

Diccionario Universal Pierre Larousse-(Emma Hamilton)

Enciclopedia Salvat- El Monitor, Vol. 12, 1966

The Life of Nelson, the embodiment of the sea power of Great Britain- Mahan, Alfred Thayer.

Antonio Artieza Peñábrocha, historiador español.”Una paliza”Rev. Historia-año 7 nro 84- 2005-

José Gregorio Cayuela Fernández-Profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha, España.

Agustín Guimera Ravina-investigador español y coautor de “Trafalgar y el mundo atlántico. Madrid

Historiador francés Remi Monaque.

Michael Alpert-Catedrático de Historia Contemporánea-Universidad de Londres. Rev. Historia nro 84

Enciclopedia del mar-Garriga, segunda edición, Barcelona-España,  

Comentario: Los historiadores españoles han publicado durante los últimos años mas libros sobre Trafalgar que durante los dos siglos anteriores. Hasta entonces, la bibliografía más numerosa es de habla inglesa, en particular sobre Nelson con mas de 2000 obras sin que esta cifra se ajuste enteramente a la realidad. Independientemente que siempre el vencedor es el mas conocido, en general se sabe poco de la actuación de los españoles y franceses. En nuestro país, Nelson y a Trafalgar son conocidos superficialmente y salvo algunos artículos, no hay casi nada editado salvo excepciones. Entre ellas, la participación de Francisco de Gurruchaga (1766-1846)  en el navío Santísima Trinidad a las ordenes del Capitán de Navío Baltasar Hidalgo de Cisneros. Al regreso de Gurruchaga al país,  integro la Junta Grande y tuvo la misión de crear la Primera Escuadrilla con el Invencible, 24 de Mayo y América.


[1] Teniente de Navío (RE)  medico de la ARMADA ARGENTINA,  medico de la Estación Científica Corbeta Uruguay –Antartida Argentina-1982.

[2] Cabo Trafalgar en proximidad del puerto de CADIZ, costa española.

[3] Royal Navy

[4] Rodger Norton-THE COMMAND OF THE OCEAN: A NAVAL HISTORY OF BRITAIN, VOLUME II, 1649-1815, - ISBN: 0393060500

[5] Anders Franzén- El VASA, navío de guerra-Norstedts Bonniers-Estocolmo-Imp en Suecia-1966

[6] Senior Secretary of the Navy Board

[7] Los Oficiales provenientes de familias  bien constituidas se iniciaban como grumetes a los 10 / 12 años y  rendían exámenes para ascender y alcanzar el Comando pero debían destacarse y participaban en acciones navales que les daba experiencia y aptitud. NELSON se inicio a los 12 años.

[8] El diario se estudia en el Magdalene College-Cambridge

[9] Gran Bretaña 2.600 piezas de artillería; Francia 1650 y España 1.500 cañones y morteros. Las cifras reales serian algo superiores, pues los capitanes trataban e reforzar la artillería y embarcaban alguna pieza mas

[10] La relación de salvas de cada bando era favorable en 1 a 3 a los británicos por la mejor preparación de sus artilleros.

[11] Antonio Artieza Peñábrocha, historiados español.”Una paliza”Rev. Historia-año 7 nro 84- 2005-

[12] José Gregorio Cayuela Fernández,  profesor de Historia Contemporánea –Universidad de Castilla La Mancha autor de “Trafalgar,  hombres y naves entre dos épocas”

[13] Brest: 21 barcos de línea al mando de Ganteume y Rochefort 2 barcos de línea. Magon y Alemand

[14] Se construyeron febrilmente defensas costeras algunas de las cuales aun  sobreviven. Incluso se previo otra sede de Gobierno por la eventualidad que Londres cayera en manos del enemigo. Los ciudadanos practicaban instrucción militar, temerosos pero resueltos por la inminente invasión.

[15] Los navíos de la época eran muy lentos para una inversión de rumbo y algunos dudaron en caer.

[16] Villenueve se suicido; Fue juzgado por Consejo de Guerra. También se afirma que fue asesinado de 5 cuchilladas. Napoleón decía que era valeroso pero de escasa  capacidad.

[17] Las viradas en ese entonces para estos navíos era difícil y lenta por la obra muerta y el velamen.

[18] Dumanoir fue sometido a Consejo de Guerra y absuelto.

[19] Antonio Artienza Peñarrocha, investigador naval-

[20] El corte de la “T”. Escuela de Guerra Naval-Armada Argentina- ejercicios tácticos.

[21] Hardy su amigo y Comandante del Victory-National Geographic-Oct 2005

[22] Nota del autor: luz y sombras de Nelson.

[23] José Gregorio Cayuela Fernández-Profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha, España.

[24] La RN contaba con aproximadamente 18.000 hombres; la Escuadra Combinada con 21.000 dato impreciso.

[25] Pérez Reverte autor de “ Cabo Trafalgar” señala que durante la batalla murieron 1028 en los navíos españoles pero no incluye los fallecidos después ni los franceses.

[26] SIZE THE FIRE- Heroism, Duty and the Battle of Trafalgar- Adam Nicolson-Ed HarperCollins.

[27] Cabo trafalgar-Pérez Reverte

[28] Agustín Guimera Ravina-investigador español y coautor de “Trafalgar y el mundo atlántico” Escaño es considerado el mejor táctico español del siglo XVII.

[29] Escaño fue el principal opositor a la zarpada de la Flota Combinada y Gravina actuó con cautela permitiendo que Villenueve zarpara.

[30] Lucas durante la permanencia previa de su barco en CADIZ  habia adiestrado a un grupo de tiradores que fueron emplazados en la arboladura. El numero de bajas es elocuente de la preparación de su personal.  Ed por historiador francés Remi Monaque.

[31] Michael Alpert-Catedrático de Historia Contemporánea-Universidad de Londres. Rev Historia nro 84

 
 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar