Historia y Arqueologia Martima

HOME

Indice Informacion Historica 

HENRY LIBANUS JONES: SU VERDADERO ORIGEN Y OTROS ASPECTOS DE SU VIDA, Y SOBRE EL LLAMADO FUERTE DE RAWSON.

 Por David Williams - (artculo publicado en El Regional, Gaiman, Chubut, en dos partes, en los meses de marzo y abril de 2003)

Retomo hoy la tarea de publicar artculos sobre la historia regional, luego de un perodo de descanso. En esta oportunidad profundizar en algunos aspectos de la estructura y la probable ubicacin del mal llamado Fuerte de Rawson. Se trata de la fortaleza fundada en 1854 por Henry Libanus Jones, que l llamara Fuerte Paz.

 Como es sabido, los restos de dicha fortaleza fueron aprovechados por los colonos del Mimosa, quienes lo llamaron Caer Antur Fuerte Aventura- o Yr Hen Amdiffinfa El Viejo Fortn, para vivir durante los primeros meses de la colonia. En el ao 2003 he publicado una biografa de Jones. En octubre de 2004 present un trabajo en el Segundo Foro Internacional sobre los Galeses en la Patagonia, que, con pocos cambios, es la base del presente artculo. Es bastante lo que desde entonces he llegado a saber sobre Jones. Para quienes no hayan tenido acceso a dichos trabajos, va un resumen de la vida de este gals, fundador de la primera colonia argentina sobre el ro Chubut, que merece por ello y por muchas otras causas nuestro ms sincero homenaje. Para sugerencias o correcciones, por favor comunicarse con la editorial de El Regional, o conmigo por correo electrnico a taderic@ar.inter.net

INTRODUCCIN

A mediados del siglo XIX la Patagonia al sur del Ro Negro era an la tierra de nadie. En muchos mapas europeos figuraba como tal. Poco era lo que se conoca de ella ms all de las costas, que haban sido muy bien exploradas por navegantes europeos de diversas procedencias: espaoles, portugueses, franceses, holandeses e ingleses, especialmente estos ltimos, con los viajes de King y Fitz Roy (1826-1834). Esto en cuanto a los exploradores oficiales, enviados por los gobiernos por motivos econmicos, cientficos y poltico-estratgicos.

Hubo adems en todas las pocas exploradores y navegantes independientes, aventureros que recorran las costas y, ocasionalmente, se adentraban en el territorio. Sus motivos eran casi exclusivamente econmicos, en especial la explotacin de los recursos animales (caza de lobos, ballenas, ganado cimarrn, pesca y guano entre otros).

El gobierno argentino poco poda hacer al respecto. Entre la Revolucin de Mayo (1810) y la Batalla de Caseros (1852) estuvo demasiado ocupado con las guerras civiles, con el aborigen, y con pases vecinos, tambin recin nacidos, como para darle importancia a un territorio que se crea poco til para la vida humana. Incluso, a pocos meses de mayo de 1810, se haba perdido el bastin ms austral que hasta entonces haba conservado Espaa en estas tierras: el Fuerte San Jos y sus dependencias, destruidos por los tehuelches aquel ao

Entre estos exploradores independientes se destaca una figura: la de Henry Libanus Jones, mencionado frecuentemente en la historia, que lo ha considerado de origen ingls. El mismo recorri nuestras costas entre Baha Blanca y el Golfo San Jorge, y se adentr en parte del territorio desde 1814 tal vez desde 1813, si tenemos en cuenta una probable incursin en las Islas Malvinas- hasta 1855. Incluso se interes en la explotacin de los recursos de la Patagonia desde 1812, en que envi una nave a las costas del Chubut, aunque no tom parte personalmente en el viaje, como lo expresa en sus escritos (Jones, 1855 en Dumrauf, 1991: 74). Generalmente naveg bajo bandera argentina, o al menos con permiso de las autoridades, algo poco usual por la poca. Su ltima incursin, hasta donde sabemos, se realiz entre 1854 y 1855, cuando contaba con casi setenta aos, una edad a la que la mayora de los hombres se encuentran retirados.

Falleci en 1861, dejando sus escritos, una prolfica cartografa, una rica toponimia y los restos de una fortaleza a orillas del Ro Chubut, a la que denomin Fuerte Paz (1854). Dicha fortaleza sera aprovechada por los galeses del Mimosa en 1865, cuando se establecieron a orillas del Chubut. Ellos le dieron, en su idioma, el nombre de Caer Antur -Fuerte Aventura- o Yr Hen Amdiffinfa- El Fortn Viejo.  De manera que, como vemos, el nombre de Fuerte de
Rawson es hist
ricamente inapropiado.

Fue en l, o en sus cercanas, que tuvo lugar la fundacin oficial de Rawson, primera ciudad y actual capital de la Provincia del Chubut, el 15 de septiembre de 1865. Aunque la fortaleza fue abandonada en los primeros meses, trasladndose los colonos a tierras ms elevadas debido a la inundacin que sufrieron en 1865, y aunque sus muros no resistieron el paso del tiempo y de los hombres, sobrevivi en el recuerdo, pasando a formar parte del folklore local. 

En este trabajo proponemos dedicarnos a los siguientes puntos: demostrar el verdadero origen de Henry Libanus Jones y referirnos a algunos aspectos poco conocidos-y an involuntariamente tergiversados-de su prolfica vida; y reconstruir tericamente la estructura del Fuerte Paz y demostrar su probable ubicacin.

ORGENES Y ESBOZO BIOGRFICO DE HENRY LIBANUS JONES

El origen de Henry Libanus Jones ha permanecido controvertido hasta hace poco. Una parte importante de los autores han sostenido que era de origen ingls - Caillet-Bois, Deodat y Rey Balmaceda, Dumrauf. El error fue reiterado en publicaciones diversas, entre ellos algunos diccionarios histricos, incluyendo los de Nekhon-Wright y V. Cutolo (ver bibliografa). Curiosamente, fueron quienes ms profundizaron sobre la vida de Jones, quienes lo creyeron de tal origen.

Para otros autores, que mencionaron al pasar a Jones, como parte de trabajos dedicados a otros temas, el mismo era gals: entre dichos autores se encuentran Casamiquela, Peter Williams, MacDonald, y un cronista annimo que creemos era el periodista Luis Feldman Josin, Jones era gals (Casamiquela, 1985: 30)(Williams P)(MacDonald, 1999: 209-210)(Jornada, 28 de julio de 1962: 6). Es interesante saber que los colonos del Mimosa, basados en datos obtenidos localmente, tambin afirmaron que su precursor en la colonizacin de las orillas del Chubut era un gals. As lo testimoniaron Lewis Humphreys, que nos deja escasos pero interesantes datos sobre l (Humphreys, carta al Rev. David Rees de Tal y Bont del 6 de noviembre de 1865 en Coronato,2000 a: 25) y Thomas Jones, que acierta con el apellido pero equivoca el nombre, refirindose a l como un tal David Jones, gals de Buenos Aires (Jones T, 2000: 55).

Adems, hubo cuando menos un autor que sostuvo que Jones era de origen noble irlands (Moreno IC: 91).

Finalmente, en una carta poco conocida de Lewis Jones a D.G. Goodwin, fechada el 4 de abril de 1881, el mismo menciona a un tal Jones, pero de nacionalidad argentina (Bangor MSS 439 A). El pero implica que el apellido era reconocible como britnico, pero que su portador era argentino. Ignoramos si Jones desconoca que nuestro hombre era un compatriota, o si saba que para poder fundar la colonia, el gobierno argentino le haba exigido a H. L. Jones que se naturalizara, lo que hizo en 1854.

En sntesis, las diferentes fuentes han postulado cuatro diferentes orgenes para Jones. Aunque todos, salvo Lewis Jones, coincidan en que su nacionalidad era britnica, ninguna aportaba pruebas definitivas.

La aventura intelectual de demostrar el origen de Jones no es de inters en este momento, pero en el ao 2003 publicamos un artculo en el Regional demostrando hasta seis generaciones atrs que era gals, as como lo eran sus antepasados hasta cuando menos seis generaciones atrs, si bien, como veremos, es probable que contara entre sus ancestros a un noble ingls. En el trabajo mencionado volcbamos los datos de la versin on-line del ndice Genealgico Internacional, en que se afirma que Henry Libanus Jones naci en un sitio llamado Gwynfryn, en Gales, en 1786 (Williams D, 2003). Habamos demostrado que Gwynfryn era el nombre de la hacienda familiar, compuesta por la casona y las tierras que la rodean en Llangynfelin, condado de Ceredigion, actual Dyfed, centro oeste de Gales. Sin embargo, dichos datos eran errneos. Plas Gwynfryn o Gwynfryn Hall- tal el verdadero nombre de la casona- existe, pero fue construida por un hermano de Jones, de nombre William Tilsley Jones, en 1814 (Jones F, 2000: 144-145)(Basil Thomas, com. pers.) El nombre pas al de la familia, que comenz a conocerse como los Jones Gwynfryn. Para entonces ya nuestro gals viva en la Argentina, y, aunque desconocemos si mantuvo contactos con su familia en Gales, no le correspondera a l, para ser exactos, llevar el nombre de Jones Gwynfryn, sino slo a su hermano, y a descendientes de ste. Hemos tenido la suerte de visitar personalmente la mansin en junio de 2003.

Se ignora an la fecha de nacimiento de Henry Libanus Jones, pero en las Transcripciones del Obispo para el ao 1787-y no 1786- se ha hallado la fecha de su bautismo. El mismo tuvo lugar el 10 de junio de 1787 en Llandinam, condado de Trefaldwyn, actual Powys, centro-este de Gales (Bishops Transcripts, Llandinam, 1787), en donde su abuelo materno era vicario. Ello permite suponer que naci en Llandinam mismo. Era hijo de William Jones y de Mary Tilsley, ambos pertenecientes a familias de terratenientes de rancio abolengo en Gales. La genealoga de su padre puede ser seguida hasta seis generaciones atrs, comenzando en el ao 1622 (Burkes, 1871). Aunque no eran nobles, como sostiene Moreno, es posible que su madre descendiera del distinguido realista Sir Thomas Tildesley, de Tildesley, condado de Lancaster en Inglaterra, fallecido mientras luchaba por la causa realista en la ltima batalla de la guerra civil, la de Wigan Lane, en Lancashire, Inglaterra, el 25 de agosto de 1651 (Nicholas, 1872: 199).

La madre de Jones, Mary Tilsley habra fallecido en 1789 (Burkes, 1781)(IGI), y el pequeo Henry dejado al cuidado de una ta materna, casada con un tal Moore (Documento 1513). Su padre, William Jones, falleci en 1796[1]. Al parecer, el joven Henry, hurfano y siendo el tercer varn en la lnea de herederos -recordemos que en Gran Bretaa rega el derecho de primogenitura, por el cual todos los bienes paternos pasaban a manos del primer hijo varn- debi buscarse su propio futuro, lo que habra llevado a que desde la adolescencia se lo colocara como empleado en una casa comercial en Londres. En calidad de empleado de dicha casa comercial es que habra sido enviado a la Argentina (Documento 1513).

Se ignora la fecha exacta de la llegada de Jones a nuestro pas, pero a partir de un escrito suyo en el que afirma ser ...un extranjero domiciliado en este pas, desde que se constituy independiente de la metrpoli... (Jones, 1853 en Dumrauf, 1991: 18), deducimos que fue hacia 1810. El documento ms antiguo que demuestra su presencia en Buenos Aires data precisamente del primero de octubre de 1810. Se trata de una carta que recibi Mariano Moreno de los comerciantes britnicos, donando dinero y libros para apoyar la creacin de Biblioteca Nacional, acompaada por la lista de donantes y de las donaciones. Es interesante notar que, adems de una onza en dinero, contribucin modesta en comparacin con algunas otras, Jones donaba dos obras, siendo una de ellas Descripcin de la Patagonia, de Thomas Falkner, lo que demuestra su temprano inters por nuestra regin  (La Gazeta de Buenos Ayres, 15 de octubre de 1810). NOTA: las obras donadas por Jones se encuentran en el Tesoro de la Biblioteca Nacional, por tener gran valor histrico. Pueden ser consultadas por investigadores en copias microfilmadas.

Para el ao 1812 el gals haba progresado econmicamente, tanto como para ser dueo de una embarcacin, el bergantn El Rastrero. Ese mismo ao la envi a la Pennsula Valds, al mando del capitn Juan Moore, pero como l mismo lo aclara- no fue en persona. La misin era cazar vacunos cimarrones en la Pennsula Valds (Jones, 1855 en Dumrauf, 1991; 74).

Al ao siguiente, el Gobierno de las Provincias Unidas del Ro de la Plata recibi la siguiente nota, fechada el 30 de enero de 1813: Don Enrique Torres, dueo del bergantn ingls nombrado El Rastrero, pide permiso para que dicho buque pueda hacer viaje a las Islas Malvinas y costas del sur con destino a la pesca de lobos. Informe al capitn del puerto (Canclini, 2000: 75)(Caillet Bois, 1982: 180). Dado el nombre del bergantn, que era ingls, la poca, el destino, y el nombre de pila del dueo, poca duda nos queda de que se trataba del mismo Enrique Jones, habiendo Caillet Bois -o alguien antes que l- transcripto errneamente el manuscrito original, leyendo Torres en donde deca Jones... la J manuscrita bien puede pasar por una  T, y la n por rr.

No sabemos si Jones viaj efectivamente a las Malvinas aquel ao, pero casi con seguridad no estuvo en las costas patagnicas. Lo deducimos del propio testimonio del gals, que refiere su entrada en el Golfo San Jos en 1814, aparentemente la primera que realiz en persona, ya que en la cronologa de sus visitas a la zona no aparece el ao 1813, y afirma explcitamente que su primera visita al Ro Negro tuvo lugar en aquel ao 1814 (Jones, 1855, en Dumrauf, 1991: 69).

En sus trabajos puede seguirse el resto de la cronologa de los viajes que realiz a las costas patagnicas en general y chubutenses en especial entre los aos 1814 y 1823 (Jones, 1855 en Dumrauf, 1991: 74-80). Adems, entre 1815 y 1828 fue dueo de varios establecimientos costeros entre Baha Blanca y San Blas, dedicados a la elaboracin de aceite de lobos marinos (Jones, 1861:205).

Entre 1825 y 1826 tuvo una polmica participacin en el fracasado intento de colonizar tierras en Entre Ros y San Pedro por parte de la Rio de la Plata Agricultural Association. John Barber Beaumont, uno de los principales perjudicados, escribi un libro sobre su amarga experiencia, realizando graves acusaciones contra Jones, contra su cuado Rufino Falcn, y contra otros (Barber Beaumont, 1957: 151-232).

En 1828, Jones particip de la fundacin de la Fortaleza protectora Argentina, hoy Baha Blanca, llevando materiales, explorando el sitio y, al parecer, estableciendo algunos contactos con los aborgenes (Jones, 1855 en Dumrauf, 1991: 30)(Jones, 1861: 204)(Parchappe, 1828 en DOrbigny, 1999, II: 169-219).

Como lo hace notar Dumrauf, luego de 1828 y hasta 1853, las huellas de Jones se pierden en la oscuridad de la historia. No se sabe si emigr (por no estar de acuerdo con la poltica de Rosas) o se refugi en la actividad privada (Dumrauf, 1991: 9). Podemos suponer en dnde estuvo por aquellos aos si echamos un vistazo a su vida privada.

Tradicionalmente, a partir del trabajo ya clsico de Caillet Bois, se ha sostenido que Enrique Libanus Jones se cas en primeras nupcias con una hija del hroe de la defensa y ex-Alcalde del Primer Voto de Buenos Aires, Martn de lzaga. No habra habido hijos de esta unin (Caillet Bois, 1984: 93). No hemos hallado pruebas de este matrimonio, fuera del testimonio de Caillet Bois, aparentemente tomado de la tradicin familiar- con toda probabilidad, lo relatado al investigador por el nieto de Jones, Guillermo Jones Brown. Adems, de entre las hijas de lzaga cuyo rbol genealgico tenemos, no hubo hasta donde sabemos ninguna que se casara con un Jones. Sabemos, en cambio, con certeza que Henry se cas el primero de mayo de 1817 con Bonifacia Falcn Martnez., hija de Vicente Falcn De Soto y de Mara Luca Martnez Fontes, en la Catedral de la Merced (Catedral de la Merced, folio 182, com. pers. de R. Lans de la Serna y de Daniel Rojas Lans). Esta seora falleci al poco tiempo, sin dejarle hijos. El gals contrajo segundas nupcias en 1826 en Buenos Aires con Isabel de Ela y Warnes, hija de Agustn Jos Po de Ela y Garca de Ziga, ex-Secretario General del Virreinato,  ex-Fiscal de la Real Audiencia, Diputado por Crdoba a la Asamblea del Ao 1813 y Presidente de la Corte Suprema de Entre Ros, entre otros cargos de alto rango. En este segundo matrimonio acierta Caillet Bois (Caillet Bois, 1984: 93)[2]. Con ella tuvo cuatro hijos: Guillermo, Enriqueta L -Libanus?-, Enrique Toms y Cristina, todos apellidados Jones y Ela (Burkes, 1871)(Moreno IC: 91)(Pensotti, 1985: 55).

Volviendo a los aos 1828 - 1853, sabemos que una de las hijas del segundo matrimonio de Jones, Enriqueta, naci en Entre Ros en 1833 (IGI, film N2034376) o en 1839 (Moreno IC: 90). Una fuente sostiene que Jones regres una sola vez a Inglaterra: Estaba interesado en la venta de unas tierras (pienso que sobre el ro Paraguay). Henry posea una estancia en este distrito en donde vivi muchos aos (....) La estancia en donde viva quedaba a aproximadamente 400 millas de Buenos Aires. All nacieron sus hijos.   Ms tarde, durante una guerra, su estancia se transform en un campo de batalla y todo fue destruido- cientos de vacunos y equinos muertos o robados por los ejrcitos, y su casa saqueada y quemada en medio de tales horrores que dos de sus hijas murieron presas de la locura. Henry huy con el resto de su familia a Buenos Aires" (Documento 1513).

Es interesante saber que, en efecto, Jones tuvo una estancia en Entre Ros, aunque no a orillas del Paraguay, como informa el annimo autor del Documento 1513, que escriba en Gales. El Paraguay no es uno de los ros que rodea a Entre Ros, pero s lo es el  Uruguay, a cuyas orillas estaba la estancia de Jones. Se trataba del sitio conocido como El Potrero de San Lorenzo, heredado por la esposa de Jones , Isabel de Ela (com. pers. de R. Lans de la Serna). Era slo el casco y algunas tierras, divididas por la herencia, de lo que haba sido una extenssima propiedad de 140 000 hectreas del abuelo de Isabel, Don Juan Ignacio de Ela e Ilarraz, que lo posea desde 1775 (lvarez, 1990 en Roude Ortellet). Creemos as haber ubicado el sitio en el que parece haberse refugiado Don Enrique entre 1828 y 1853, hasta que la guerra mencionada en el Documento 1513 destruy su propiedad.

Es difcil ubicar dicha guerra. Debemos suponer que fueron sucesos posteriores a 1833 -o 1839- ao del nacimiento en Entre Ros de Enriqueta Jones; y anteriores a 1853, en que Jones reaparece publicando cartas en los diarios de Buenos Aires. Desgraciadamente este perodo de veinte aos coincide con una poca muy agitada en la vida argentina en general y entrerriana en especial, y la "guerra" puede haber sido cualquiera de las escaramuzas que hubo entre diferentes sectores polticos argentinos, incluyendo las Campaa Larga de Urquiza en la Banda Oriental entre julio de 1843 y mediados de 1845, en que los campos quedaron sin hombres que los trabajaran por estar reclutados, y que los correntinos aprovecharon para incursionar robando ganado en Entre Ros; la lucha contra fuerzas correntinas levantadas contra Rosas en 1846 y 1847, aos en que los incendios fortuitos y provocados se agravaban por la sequa, dejando los campos devastados y provocando la muerte y migracin del ganado; y la guerra de Urquiza y sus aliados brasileos contra Rosas, cuando el llamado Ejrcito Grande, compuesto por 28 000 soldados, avanz desde Entre Ros a travs de Santa Fe hasta Buenos Aires, derrotando a Rosas en la batalla de Caseros el 3 de febrero de 1852. Un autor afirma que, por ejemplo, la zona de los campos comprados por la Rio de la Plata Agricultural Association, casualmente muy cercanos a la estancia de Jones, fue muy sufrida en guerras civiles, con frecuentes invasiones por parte de los correntinos, que robaban miles de cabezas de ganado vacuno y ovino (Mac Cann, 2001: 284-287).

Lo que no parece ser verdad es que dos de sus hijas hayan muerto como consecuencia de los horrores sufridos durante el ataque a la finca: en todo caso, habran fallecido un hijo y una hija, pues cuando menos los otros dos, Enrique Toms y Enriqueta viviran hasta 1904 y 1878 respectivamente (Moreno IC: 90)(Pensotti, 1985: 55). Como sostiene el Documento 1513, Jones y familia se habran trasladado a Buenos Aires, en donde el gals comenzara en 1853 su campaa para colonizar el Chubut.

Resta agregar que Jones logr vender su estancia, firmando un contrato de venta con Aquiles Pirovano, fechado en Entre Ros el 16 de febrero de 1859, contrato que llevara a un pleito de quince aos de duracin entre el comprador y la familia del vendedor (Coni, 1874)(com.pers. de R. Lans de la Serna).

Finalmente, conocemos el aspecto fsico de Henry Libanus Jones por el retrato que fuera publicado en el artculo original de Caillet Bois (Caillet Bois, 1932: 9), y que reprodujramos en el artculo de 2003. Al retrato podemos agregar esta descripcin: Henry ha sido descripto como  una persona singularmente inteligente y encantadora, [aunque] fcilmente irascible, de cabellos castao-rojizos y ojos azules. (Documento 1513). 

ESTRUCTURA DEL FUERTE SOBRE EL RO CHUBUT

No entraremos en detalles con respecto a las peripecias sufridas por Jones y sus hombres en el intento de colonizar el Chubut, relato que puede leerse en varios documentos (Caillet Bois, 1984: 93-96)(Dumrauf, 1991)(Minutolo, 1974), y que hemos resumido en el artculo del ao 2003. Diremos solamente que como consecuencia de la tentativa, los frustrados colonos dejaron atrs los restos de un fuerte de muros de barro, que fue llamado Fuerte Paz por Jones (Jones, 1861: mapa anexo); y que los galeses de 1865 los aprovecharon, viviendo all por varios meses. Ellos lo denominaron Caer Antur -Fuerte Aventura- y tambin Yr Hen Amddiffinfa -El Viejo Fortn. En su predio segn dos cronistas (Mathews, 1954: 28)(Jones T, 2000: 50), o en la cima de la loma que est detrs del fuerte viejo segn otro (Jones R, 2002: 59) se fund la actual ciudad de Rawson el 15 de septiembre de 1865 (Acta de Fundacin de Rawson, 1865).

Henry L. Jones es muy parco al describir el fuerte. Refiere slo que se hicieron "ranchos, corrales y fosos con cuatro bastiones" (Jones, 1855 en Dumrauf, 1991: 51). Se procedi a delinear una cuadra de 4 leguas (SIC)[3] por lado con cuatro sobresalientes bastiones, para cuatro piezas de artillera; despus de esto comenzaron a armar los galpones en medio del cuadro Todos los componentes de la expedicin se dispusieron a zanjear este cuadro... (Minutolo, 1974: 206).  En otro documento: ...despus de haber construido una zanja profunda y cuatro bastiones, y de erigir edificios para refugio de 80 100 hombres... (Jones, 1861: 206).

Mejor descriptos han sido los restos hallados por los galeses en 1865, salvo en el caso de Lewis Jones, quien no se explaya demasiado. El valor de su escrito reside en que describe su visita al fuerte como adelantado de los colonos en febrero de 1863, dos aos antes que el resto. "Por las primeras ocho millas, la superficie de este valle no es del todo llano como el valle del Ro negro, sino gradualmente ondulado. Sobre la ms alejada de estas ondulaciones se encuentran las ruinas de un viejo fortn de tierra levantado por un grupo de cazadores que estuvieron en esta comarca doce aos atrs" (Jones L, 1966: 56). Como vemos, la informacin con que contaba no era del todo exacta, pues el fuerte no haba sido construido haca doce aos, sino poco ms de nueve.

Abraham Mathews nos dice: "... el lugar que denominbamos Fortn Viejo. Era una porcin de terreno circundada por un foso y que meda de sesenta a cien yardas de dimetro[4] [. . .] Estos hombres haba excavado el foso referido y haban arrojado la tierra hacia el interior, de modo que cuando suba la marea el foso se llenaba de agua, y as se sentan ms seguros, pues segn se deca los indios de la Patagonia nunca cruzaban agua para atacar".

"Cuando fuimos nosotros all, despus de doce aos quedaba dos o tres chozas y un horno de ladrillos. Estas casitas estaban hechas de madera, juncos, y algunas varias de ellas de ladrillos cocidos". (Mathews, 1954: 28). En este caso, los doce aos que Mathews atribuye a los restos se acercan ms a la edad exacta de los mismos, pues en 1865 el fuerte cumplira once aos.

Por su parte, Lewis Humphreys describe al fuerte en estos trminos: " el fortn es un terrapln de tierra, con una zanja grande del lado de afuera para protegerse de los indios (como slo combaten a caballo, esto era bastante para mantenerlos alejados). Es un cuadrado y en las esquinas hay lugar para vigas y para colocar caones, pero no fue necesario" (carta de Lewis Humphreys el 6 de noviembre de 1865 al Rev. David Rees, en Talybont, Gales, en Coronato, 2001: 25).

Thomas Jones dice: "Ya que nos referimos frecuentemente al Fuerte Viejo dir qu era: un terreno que haba sido rodeado por un foso de ms o menos un metro de hondo y dos de ancho, con un lugar apropiado para colocar cuatro caones, uno en cada esquina. El foso haba sido excavado desde el ro para que se llenara durante la pleamar, porque la gente que lo hizo crea que los indios no cruzaran agua para atacar"..." Cuando llegamos los galeses, aqu haba una pequea habitacin de adobe y restos de un barco en el ro, quemado en su mayor parte" Ahora, como vivamos en un crculo de unos cien metros, ramos como una gran familia... (Jones T., 2000: 54 y 56).

Richard Jones slo dice de la estructura que "estaba en condicin bastante buena, sobre todo el profundo foso que lo rodeaba, que poda llenarse con el agua del ro en caso de peligro por parte de los indios" (Jones R., 2002: 58).

W. Casnodyn Rhys describe el lugar as: "...un fortn bien planeado construido a orillas del ro. Haba unas pocas chozas, algunas de adobe y otras de ladrillo cocido. Un foso rodeaba el fortn por tres de sus lados y el ro lo aislaba por el cuarto. La tierra del foso haba sido removida hacia adentro" (Rhys WC, 2000: 48). "Construyeron algunas casitas o chozas, algunas con ladrillos cocidos y provistas de un horno del mismo material. Todas las construcciones estaban emplazadas sobre un terreno de unos cien metros cuadrados, tres de cuyos lados estaban rodeados por un ancho foso; el cuarto coincida con el ro. La tierra excavada del foso haba sido arrojada adentro de los lmites de la fortaleza. Tal muestra de fortificacin con ladrillo cocido indicaba inequvocamente que el grupo pensaba hacer negocios y permanecer algn tiempo en el lugar. Adems deba de haber existido una gran cantidad de obreros. Slo el foso supona bastante trabajo, aunque hubiera sido excavado para la defensa, pues segn se crea los indios nunca cruzaban el agua para atacar"..."Un edificio grande que ya exista fue utilizado como depsito para almacenar las diferentes provisiones en forma segura" (Rhys WC, 2000: 63).

LLwyd ap Iwan no lleg a la Colonia sino hasta 1886 (Hughes WM, 1993: 117). Sin embargo, su profesin de ingeniero permite suponer que pudo haber interpretado mejor la forma original de las ruinas: Con vistas a protegerse de los ataques de los indios se haba erigido esta estructura. Se cav una zanja en forma de cuadrado, se amonton la tierra por el lado interno, como terrapln, y se levant un montculo o bastin en cada esquina. El agua del ro entraba en la zanja con la marea alta, y como el suelo era de naturaleza porosa y absorba gran cantidad de agua, el fondo de la zanja permaneca siempre enlodado, y era imposible (de cruzar) para los caballos. Este diseo era, as, una salvaguarda contra los nativos, que eran reacios a atacar si no (estaban) montados. ste fue el sitio elegido por los emigrantes para construir sus cabaas temporarias, y fue aqu que se establecieron durante los primeros pocos meses (NLW MS 7260-C).

Existe un mapa de Terawson primitivo que podemos datar como de alrededor de 1868. El mismo fue dibujado por Richard Jones Berwyn (Fig. 2). En l observamos la ubicacin del fuerte ((Mapa de Trerawson como es ahora, circa 1868, MRG)(Jones ED, 1999: 18)(Williams G, 1975: 44)(Williams D, 2001: 10). La fortaleza se ve como un rectngulo, y parece encontrarse a cierta distancia del ro, unos cincuenta a cien metros, igual que la longitud de cada lado del fuerte, lo que deducimos a partir de la superficie del predio, que  era de sesenta a cien yardas cuadradas, se entiende- segn Mathews. Parece tener todas las paredes, y no como afirma Rhys, slo tres, con la cuarta pared reemplazada por el ro. Adems, el tipo de fortn de cuatro paredes rodeado de un foso comunicado con una corriente de agua era clsico ya en nuestro pas, respondiendo a la herencia espaola, a su vez copiado de los modelos romanos (Biedma, 1994: 113, nota 8). No era usual, en cambio, edificarlos de tres paredes[5]. Sabemos que el foso se llenaba con agua al subir la marea, aunque ignoramos si el agua era canalizada por una zanja desde el ro, o si el terreno era tan bajo que se inundaba y llenaba el foso.

En resumen, evidentemente el fuerte estaba constituido por una primera barrera de defensa, una zanja de ms o menos un metro de hondo y dos de ancho, en palabras de Thomas Jones. La tierra extrada durante la excavacin de la zanja haba sido aprovechada para crear una segunda barrera, la muralla de tierra, que probablemente se completara con un muro de palo a pique hecho con estacas de sauce. Se le dio forma cuadrada, con cuatro bastiones, uno en cada ngulo, para colocar los caones y facilitar la vigilancia. El permetro interno del fuerte era de unos cincuenta a cien metros. Del lado del foso que daba al ro se habra excavado una zanja, que lo comunicaba con el mismo. Dicha zanja se llenaba con la marea alta y/o con las crecientes del ro, llenando tambin el foso. Segn H. L. Jones, en el fuerte podan vivir de 80 a 100 hombres, pero el nmero ms grande que parece haber llegado a tener Jones con l fue de unos 50 hombres (Caillet Bois, 1984: 95), nmero que disminuy luego. De manera que las chozas construidas dentro del fuerte deben de haber sido no ms de diez o doce, hechas de madera, juncos, adobe y ladrillos cocidos. Como vemos, cuando llegaron los galeses slo quedaban en pie una (Thomas Jones) o dos o tres chozas (Mathews). Al parecer, segn Mathews y Rhys, tambin haba un horno de ladrillos cocidos.

Una reconstruccin grfica de Caer Antur puede observarse en un dibujo que MacDonald incluy en su obra Yr Hirdaith (MacDonald, 1999: 76), que tambin reprodujramos en el artculo del ao 2003. Lo nico que agregaramos a dicho dibujo es la muralla de palo a pique, que es hipottica, pero que muy probablemente haya existido. 

UBICACIN HIPOTTICA DEL FUERTE

Como antecedente de este trabajo debemos citar la hiptesis que desde hace unos aos ha sostenido el Sr. Lucio Barba Ruiz, conocido investigador de la ciudad de Rawson. El mismo refiere haber hallado sobre la costa sur del ro ladrillos de aspecto muy antiguo, en una isleta que ha interpretado como correspondiente al predio y fosos del Fuerte Viejo, basndose en las lecturas de las descripciones que los galeses dejaron del mismo. Dichos restos fueron hallados cerca de la costa de la actual Chacra El Bagual, del Sr. Manyauid, en un lote correspondiente a la chacra 41 este. El hallazgo y las conclusiones de Barba Ruiz motivaron que se colocara en dicha costa un pilar explicando la teora (Lucio Barba Ruiz, com. pers.) Dicho pilar se encuentra actualmente en ruinas y sumergido bajo el ro, por lo que slo se ve con marea baja (Patricia Lorenzo, com. pers.). En nuestra investigacin hemos llegado a otra conclusin, y disentimos con la postura del Sr. Barba Ruiz. Creemos que el fuerte se hallaba en otra zona, como mostramos en las pginas que siguen.

El primer testimonio a tener en cuenta para intentar localizar el sitio en el que se levantaba el establecimiento es el del propio H.L. Jones, quien lo sita remontando el ro, ...al norte, donde empieza la llanura, distancia de cinco millas de la costa por tierra, aunque a causa de las vueltas del ro son 9 a 10 por aguaEl establecimiento sobre el ro Chubut ...( ) ... se hallaba situado al pie oeste de la ltima altura o cuchilla de piedra china y arena, que corre al norte desde la orilla del ro, paralela a la costa del mar. Ah empieza la llanura o valle de tierra vegetal por el norte de dicho ro...  Por el lado del sur, frente al establecimiento citado, existe una isleta formada por el ro y un canal angosto que sale de ste y corre por el sur a su rededor. Parece de buena tierra, y en ella sembr un saco de carozos de durazno (Jones, 1855 en Dumrauf, 1991: 51, 60 y 62).

A su vez, Joseph Seth Jones, uno de los colonos del Mimosa, nos refiere en su diario que exista una pequea isla sobre el Chubut, deducimos que frente a Trerawson, desde que cruz a ella, a la que llamaron La Isla de Dafydd John. La misma no era una isla completa, ya que estaba unida a la costa sur por "una franja angosta - demasiado angosta para caminarla". Dafydd John, otro de los primeros colonos, abrira a poco de llegar un boquete con su pala, de manera que el ro se desvi hacia el sur, dejando en seco el canal del norte, que desde entonces slo se llenaba con la marea alta, por lo que al cruzar con marea baja los colonos se hundan en el fango hasta las rodillas. La isla era lo bastante grande como para que Joseph Seth Jones, como Henry L. Jones, trabajara una parcela, dejando adems un poste indicador (Jones JS, 2002: 45 y 101).  Esta descripcin coincide con la que nos da Henry L. Jones, que casualmente tambin haba sembrado en la isla.

En cuanto a las Memorias de Jones, en el resumen que de las mismas realiza la Dra. Minutolo, el sitio es denominado Potrero de las Lagunas, nombre que tambin le da Caillet Bois. (Minutolo, 1974: 206)(Caillet Bois, 1984: 95). Desde que no conocemos otro documento en que se le d dicho nombre al sitio, deducimos que tal era el nombre que le dio Jones en las Memorias mencionadas. Por otro lado, de la comparacin entre los textos de Minutolo y de Caillet Bois surge la certeza de que este ltimo tuvo acceso a dichas memorias para escribir su trabajo. Lamentablemente, nos ha sido imposible hasta ahora obtener las memorias de Jones en su versin original, aunque sabemos que llevan fecha del primero de enero de 1860 (Minutolo, 1974: 199).

Por qu Potrero de las Lagunas? La explicacin la da el mismo Jones en su informe de 1855: Al pie de la altura que confina el valle del ro por el costado norte, corre una lnea de lagunas encadenadas o unidas por canaletas que se extienden desde dicha altura frente al establecimiento abandonado hasta seis leguas ro arriba. La primera laguna es de una y media legua y en frente a las zanjas del establecimiento, tendr ms de una legua de largo con una isla en medio. Son profundas sus aguas...Es de suponer que esta serie de canales haya sido el antiguo cauce del Chubut (Jones, 1855 en Dumrauf, 1991: 62). En sus mapas, los de 1855 y 1858, Jones grafica la cadena de lagunas, aunque el detalle es mayor en el primero. Dichas lagunas existen realmente, y siguen una lnea bastante recta, como si, en efecto, estuvieran encadenadas, aunque ignoramos si existen canales entre ellas (Irrigated Valley of Chubut, en Jones, 1898: mapa anexo)(Mapa del Instituto Geogrfico Militar de entre 1944 y 1955).  Aclaremos que la laguna con la isla que Jones describe quedaba al norte del establecimiento, y no debe ser confundida con la isleta que vimos que describe sobre el ro, ubicada al sur.

Ya hemos ledo tambin la descripcin de otro cronista, Lewis Jones. De ella rescatamos lo siguiente "Por las primeras ocho millas, la superficie de este valle no es del todo llano como el valle del Ro Negro, sino gradualmente ondulado. Sobre la ms alejada de estas ondulaciones se encuentran las ruinas de un viejo fortn de tierra levantado por un grupo de cazadores que estuvieron en esta comarca doce aos atrs" (Jones L, 1966: 56).

Mathews, en cambio, slo escribe con respecto referirse al sitio donde se izara la bandera argentina al fundar Trerawson: ... en un llano a orillas del ro, a unas cuatro millas del mar aclarando luego que el sitio en cuestin era el Fortn Viejo (Mathews, 1954: 27 y 28). La distancia difiere un poco de la que daba Henry L. Jones, que como vimos escriba que era de cinco millas. Si Jones usa la milla terrestre, que para el Reino Unido equivale a 1609,34 metros, entonces el fuerte se ubicara a unos ocho kilmetros de la costa. No tena por qu usar, en cambio, la milla marina[6], a pesar de ser marino l mismo, porque llevaba consigo a alguien capaz de tomar los cursos y distancias y de hacer las observaciones necesarias (Jones, 1861: 205), y porque escribe un informe que debe ser comprendido por el Gobierno, y debe utilizar la medida de longitud adecuada. En cuanto a Mathews, sin duda us la milla terrestre, lo que deja la distancia en unos 6400 metros. La ciudad actual de Rawson, dependiendo desde donde se mida y aqu lo que nos interesa es el fuerte, dondequiera que se haya ubicado, y no el centro de la ciudad- se encuentra dentro de la distancia desde la costa dada por ambos autores. De todas formas, desde que ambas cifras cuatro millas o cinco millas terrestres- son exactas, sin decimales, se deduce que ambas son aproximadas.

Con los textos mencionados y el mapa de 1855 podemos establecer lo siguiente:

1)    Que el fuerte se ubicaba a unas cuatro o cinco millas de la costa, en lo que Jones llam el Potrero de las Lagunas. Un potrero es un espacio amplio y cercado, en este caso entendemos que por la cadena de lagunas al norte, por el ro al sur y al oeste, y por la loma o cuchilla al este (Jones, 1855 en Dumrauf, 1991: mapa anexo). Mathews nos confirma que el Fortn Viejo se hallaba en un llano. Este llano o potrero era bastante amplio, de aproximadamente una legua y media por una legua si observamos los mapas (Jones, 1855: mapa anexo en Dumrauf, 1991)(Mapa del Instituto Geogrfico Militar, entre 1944 y 1955).

2)    Sabemos por H. L. Jones, por Mathews y por otros documentos que hemos mencionado al estudiar la probable estructura del establecimiento que el mismo se encontraba a orillas del ro, lo que permite precisar an ms la informacin. Lewis Jones nos dice en una carta que se hallaba en el espacio entre el valle y las arenosas tierras altas ar agorfa y dyfryndir or graiandir uwch (carta de Lewis Jones a D. G. Goodwin, 4 de abril de 1881, Bangor MSS 439 A).

3)    Para aumentar la precisin, Henry L. Jones nos dice que el fuerte estaba al pie oeste de la ltima altura o cuchilla de piedra china y arena, que corre al norte desde la orilla del ro, paralela a la costa del mar. Este testimonio es claro: el Fuerte Paz estaba al pie oeste de la loma de cantos rodados piedras chinas- sobre la que actualmente se asienta el centro de Rawson, que es exactamente la ltima elevacin antes de que comience el valle, si uno viene desde la boca del ro. Por su parte, Thomas Jones habla de la cima de la loma que est detrs del fuerte viejo (Jones T., 2002: 61).Teniendo en cuenta que, como sabemos, la loma quedaba al este del fuerte por estar el fuerte al pie oeste de ella- entonces el frente del mismo dara al oeste. Los testimonios permiten suponer una relacin muy estrecha del establecimiento con la loma: se encontraba al pie de la misma. Pero... a qu distancia?  

Para saberlo volvamos al mapa de Berwyn, ver fig. 2 (Mapa de Trerawson como es ahora, circa 1868). En l el fuerte es representado como ubicado al pie de la loma, equidistante entre ella y el ro. Para ser ms precisos, a unos 50-100 metros de ella, y a igual distancia de la orilla del ro, que all haca una curva hacia el este curva que indudablemente se ha modificado en la actualidad. Deducimos esto de las distancias que Berwyn grafica entre las paredes del fuerte y los accidentes mencionados, que es aproximadamente la misma que cada lado del rea que le asigna al fuerte en su mapa. Ya sabemos por los testimonios analizados al describir la probable estructura del fuerte que dicha medida era de unos 50-100 metros.

Observando en el terreno la costa del ro desde la loma en cuestin, se ve que dicha costa corresponde all a un terreno bajo, como refieren los galeses que era el sitio en el que se levantaba el Fortn Viejo, tanto que la lluvia convirti el fortn viejo donde se acampaba en un lodazal donde uno se hunda hasta las rodillas (Jones L, 1966: 64), y que los colonos debieron abandonarlo y trasladarse a vivir a la loma durante la inundacin de fines de 1865 (Williams G, 1975: 47) o mediados de febrero de 1866 (H.H. Cadfan, 14-3-1866, BMS 78629) Otros cronistas describen la inundacin de varias casas en el fuerte (Jones T, 200: 74)(Jones R, 2002: 58). Esto permite tambin explicar por qu, si el Fortn Viejo se levantaba en un bajo junto al ro, el centro de la actual ciudad de Rawson se encuentra sobre la loma. Moreno nos dice sobre Rawson en 1876, once aos luego de llegar los colonos: La colonia est malsimamente situada en la falda de una pequea lomada (Moreno FP, 1997: 38), y, aunque lamentablemente no describe los restos del fuerte, confirma que los colonos se haban mudado a la loma.

Hay otros datos  de gran valor que surgen del mapa de Berwyn. ste coloca su propia chacra exactamente frente al fuerte, del otro lado del ro, algo hacia la izquierda, es decir, hacia el sureste. Dicha chacra era la 39 oeste, frente a una curva del ro en la que ubica al fuerte. A la derecha de ella, hacia el este, y frente a Trerawson, se ubicaba la chacra de J.M. Roberts, la 39 este. Hacia el oeste del fuerte, del mismo lado del ro que ste, se ubicaba la chacra del pastor Abraham Mathews, llamada Maes Bangor? (Prado del Monasterio?), aparentemente la chacra N 38 sur, que luego sera de Gregorio Mayo (Plano Oficial de la Colonia, 1886). Todas estas chacras existen an, y aparecen en los mapas de Rawson (Gua Chubut Zona Nor-este, 1983).

Llegado este punto, deseamos hacer hincapi, una vez ms, en la relacin existente entre el fuerte y la loma de Rawson, pues consideramos a esta ltima, junto con la relacin con las chacras, uno de los puntos de referencia ms importantes para intentar ubicar el establecimiento. El borde oeste de este accidente corre en el mapa de Berwyn en un suave arco de sureste a noroeste, para luego desviarse bruscamente hacia el noreste. En otro mapa (Plano de la Colonia Chubut, 1886) aparece representada tambin la loma, y se ve que la desviacin brusca se produce apenas superado el lmite de la chacra 38 sur, que en un mapa actual corresponde a un lote llamado macizo 192 A (Gua Chubut Zona Nor-este, 1983). El fuerte estaba algo hacia el sureste de dicha desviacin. En cuanto a otros documentos del propio H.L. Jones, no nos ha sido til analizar las coordenadas que le dio al fuerte en sus mapas. En el de 1855, vemos que el fuerte es ubicado hacia los 43 20 latitud sur y 65 10 longitud oeste, al este de una cerrada curva del ro en que el mismo se desviaba hacia el sureste para luego retornar al oeste y al oeste de una gran laguna en donde se marca la presencia de una isla, a la que ya hemos hecho referencia. En forma semejante, en el mapa de 1858, Jones ubica al establecimiento, bajo el nombre de Fuerte Paz, hacia los 43 20latitud sur y 6508 longitud oeste, pero la escala del mapa es muy pequea para establecer relaciones con accidentes geogrficos. Lamentablemente, Jones no tomaba sus coordenadas ms que en grados y minutos, y en este caso lo que necesitamos es una exactitud al segundo.

Una pista adicional podra haberla dado el Acta de Fundacin del Pueblo de Rawson, en que  se lee el sitio de la fundacin: "En el ro Chubut, [...], sobre la margen norte, y a los cuarenta y tres grados veinte y un minuto de latitud sur y sesenta y cinco grados dos minutos longitud oeste del meridiano de Greenwich..." (Acta de Fundacin de Trerawson, 1865). Desgraciadamente, adems de que estas coordenadas tampoco son exactas al segundo, no son las del fuerte, como creamos al publicar nuestro artculo anterior sobre Henry L. Jones (Williams D, 2003), sino las de la desembocadura del Chubut, exactamente las mismas que nos dio Henry L. Jones en uno de sus escritos (Jones, 1855 en Dumrauf, 1991: 46), y casi las mismas que da en otro escrito, de 43 21 sur y 6503 oeste (Minutolo, 1974: 204). Es una pena, pues las coordenadas exactas del fuerte hubieran sido una prueba adicional sobre su ubicacin.

Cabe acotar que, a diferencia de otros cronistas (Mathews, 1954: 28)(Jones T, 2000: 50), segn Richard Jones el sitio exacto de la fundacin de Rawson no fue propiamente el fuerte, sino la cima de la loma que est detrs del fuerte viejo, sitio en el se habra izado la bandera argentina y disparado salvas por parte de soldados argentinos y de colonos galeses (Jones R., 2002: 59).

Ms cerca de nuestros das, existe una foto supuestamente tomada en Caer Antur, en la dcada de 1950 o comienzos de la de 1960. En ella se ve de pie a R. Bryn Williams y a su amigo Ifor Roberts un prado entre rboles, con el ro al fondo, pero la identificacin del sitio es difcil, por falta de puntos de referencia (Williams RB, 1962: 96). En otra obra el autor menciona haber visitado el sitio, y la misma foto ilustra el prrafo, un poco ms amplia, permitiendo adivinar una curva del ro a la izquierda de las dos personas (Williams, RB, dcada de 1960: 70 e ilustracin N 28). Ignoramos en dnde ubicaba Williams o quien lo gui, tal vez el mismo Ifor Roberts- su fuerte, pero creemos, por lo que sostiene la tradicin de los galeses, que nada tena que ver con la ubicacin que le diera Barba Ruiz.

Es importante aclarar que en ningn prrafo de su informe refiere Jones haber hallado las ruinas de un edificio ms antiguo, supuestamente de origen espaol.  Sin embargo, en su diario, el agrimensor Thomas Dodds, llegado a Trerawson en 1876, escriba: Examinado el territorio en que deban situar sus poblaciones, al fundar la colonia, y encontrndose la fosa y muralla de piedra, hechas por los Espaoles, resolvieron servirse de ellas y situarse en sus inmediaciones (Dodds, 1876?: 2). Adems de ser el nico que describe a la muralla como de piedra, atribuye a los espaoles la fundacin de la fortaleza junto a la que se situaran luego los galeses, la cual, es obvio, no puede en realidad ser ms que la construida por H. L. Jones. Por su parte, Fontana escriba lo siguiente: En el ao de mil ochocientos setenta y uno, el respetable anciano Don Benito Crespo, del Carmen de Patagones, al darme los antecedentes para un trabajo que despus publiqu en la Revista del Ro de la Plata, con el ttulo de Despoblacin de San Jos, me dijo que a principios de la presente centuria ya algunos vecinos del Ro Negro haban llegado hasta la costa del Ro Chubut habiendo construido un pequeo reducto en donde vivieron algn tiempo para preservarse de las acechanzas de los indios.En efecto, de ese reducto an existen vestigios que he tenido el gusto en reconocer, en el punto de la costa que hoy corresponde a la chacra de Don Gregorio Mayo (Fontana, 1886).

Esta afirmacin consta de varias partes. En primer lugar, Fontana sostiene que hubo colonos de Ro Negro en la boca del ro Chubut bastante antes del intento de Jones. Esta afirmacin no es refutable, desde que no tenemos pruebas documentales ni arqueolgicas para afirmar lo contrario...pero tampoco para confirmar la veracidad de estos dichos. Por otro lado, la afirmacin procede de la memoria de un tercero, lo cual lo transforma en tradicin oral... puede servir como elemento orientador, pero debe ser apoyada cuando sea posible con documentos y mejor si son contemporneos a los sucesos. Dichos documentos no han sido hallados. Henry L. Jones no menciona el hallazgo de restos de edificios en la costa del Chubut, cuando en cambio s lo hace cuando refiere haber reparado los restos del Fuerte San Jos en 1823, para usarlos en provecho propio (Jones, 1855 en Dumrauf, 1991: 78). Sin embargo, en los aos cincuenta y sesenta del siglo XX hubo una polmica al respecto, y un autor escribi un artculo afirmando, sin citar fuentes, algo semejante a lo escrito por Dodds: Desde San Jos, los espaoles incursionaron hasta el mismo ro Chubut, pero lo hicieron nicamente por tierra y a lo que parece, levantaron cerca de la desembocadura un rancho de adobe, cuyas ruinas hall la primera expedicin de Libanus Jones, en el ao 1855 (L. Rey Timas, 1955, reeditado en 1984: 34). Un artculo de la Comisin Pro-Monumentos Espaoles afirmaba exactamente lo dicho por Dodds: que los galeses haban utilizado una fosa y un muralln construido por los espaoles (Jornada, 25 de julio de 1972).

Volviendo a la afirmacin de Fontana, la misma describe ...un pequeo reducto en donde vivieron algn tiempo para preservarse de la asechanzas de los indios. La definicin de reducto es, en el diccionario, una obra defensiva situada generalmente dentro de una posicin fortificada mayor (Kapelusz, 1979: 1247). Rescatamos de esta definicin las palabras que nos interesan en este caso: obra defensiva, dado que como lo deja claro Fontana, era pequeo y mal pudo haber estado dentro de una fortificacin mayor. Ahora bien, una obra defensiva, por pequea que sea, mal puede ser un simple rancho de adobe. Mejor le cabe la descripcin de la Comisin Pro- Monumentos Espaoles: una fosa y un muralln.

As que, segn Fontana, un grupo de vecinos de Ro Negro habra realizado una pequea obra fortificada cierto tiempo antes de que llegaran los galeses. El autor ubica sin hesitar dicha obra, cuyos restos l visit, en el punto de la costa que hoy corresponde a la chacra de Don Gregorio Mayo. Miremos el mapa de las chacras de la poca: la chacra de Don Gregorio Mayo se compona en realidad de dos chacras: la N 38 sur y la N 40 sur (Plano de la Colonia Chubut, 1886). Ambas comparten la costa del ro, pero que se sepa los nicos restos de una fortaleza que hallaron los colonos galeses en los alrededores son los del Fuerte Paz, que no es posible ubicar en alguna de las dos chacras mencionadas. De donde resulta que la fortaleza supuestamente construida por los vecinos de Ro Negro a principios de la presente centuria no parece ser otra que la que dejara Jones, construida en realidad en 1854-1855. Por qu la ubica entonces en la chacra de Mayo? De las dos chacras que le pertenecieron a ste, la ms cercana al fuerte es la 38 sur, la misma que segn el mapa de Berwyn perteneciera antes al pastor A. Mathews (Mapa de Trerawson como es ahora, circa 1868), y luego a Lewis Davies, segn el mapa de Dodds (Plano de Dodds, 1876?). Tal vez Mayo usara parte de la costa del terreno reservado para el pueblo, lo que explica que Fontana la tomara como parte de su chacra.

Resta preguntarse... Cmo es que Dodds, que estuvo en contacto con los galeses desde 1876, y Fontana, que gobern el Chubut entre 1885 y 1894, no conocan la historia de Henry Libanus Jones, que los galeses s conocan, como lo demuestran los escritos de stos? Es un misterio. Por otro lado, sabemos que en el momento de publicar Carranza en 1891 su traduccin de las Noticias Histricas sobre el Ro Chubut o Chulilao, se la dedica a Fontana...es decir que recin cinco aos despus de escritas las lneas mencionadas habra el primer Gobernador del Chubut conocido los escritos de Jones.

Resta tentar una posible ubicacin del fuerte. Los puntos de referencia de que disponemos en el mapa de Berwyn son el ro, la loma de Rawson y las chacras vecinas (Fig. 2). Resulta difcil trasladar la ubicacin del Fortn Viejo del mapa de Berwyn a un mapa de Rawson actual. Al intentar hacerlo, lo primero que salta a la vista es que el ro Chubut ha cambado considerablemente su forma en los casi ciento cuarenta aos desde que Berwyn dibujara su mapa. Descubrimos entonces que el ro y sus curvas no nos sirven como punto de referencia.

Al intentar tomar la loma como punto de referencia ocurre algo semejante. Si bien no disponemos de un mapa detallado de dicha loma como es actualmente, hay un bosquejo de la misma en un trabajo de Glyn Williams (Williams G, 1975: 46) que nos sugiere que tambin este accidente ha modificado su configuracin con el transcurso del tiempo. Recorriendo personalmente la loma confirmamos dicha sugerencia: el pie oeste de la loma se ha desgastado, alejndose hacia el noreste, con lo que pierde utilidad como punto de referencia.

Lo que queda como nica referencia son las chacras vecinas al fuerte, y ello siempre que la mensura realizada por Daz en 1865 no haya sido modificada en dichas chacras al ser mensuradas nuevamente por Thomas Dodds en la dcada de 1870, como ocurri con algunas chacras (Jones HM: 277). Observando el Plano de Dodds y el Plano Oficial de la Colonia,  y la relacin de las chacras con la loma y el ro, no parece que haya habido modificaciones sustanciales en las primeras con respecto a las demarcadas en el mapa de Berwyn. Ello nos permite trasladar la ubicacin del fuerte desde el mapa de Berwyn al Plano de Dodds y al Plano Oficial de la Colonia, respetando en estos ltimos las relaciones que el establecimiento guarda en el primero con las chacras en especial, pero tambin con la loma y el ro.

Esta operacin es facilitada por haber graficado Berwyn un rectngulo constituido por diez cuadrados de frente por cinco de lado, que incluye a casi toda la punta de la loma (Fig. 2). No sabemos si con este rectngulo represent los terrenos destinados a la futura urbanizacin, trabajo del que se haba encargado al agrimensor Daz y que ms adelante completara y corregira Dodds; o si simplemente era una ayuda para ayudarse en la representacin grfica del contorno de la loma. Pero este rectngulo result prestarnos una gran ayuda en la ubicacin del fuerte.

El razonamiento es el que sigue: como los diez cuadrados de frente se ubican y enfrentando a dos chacras, la de Berwyn mismo y la de John M. Thomas; y como los cinco de lado enfrentan a la izquierda del mapa una chacra, la de Mathews, y a la derecha otra, Dyfryn Dreiniog, que era la chacra de Thomas Davies, podemos deducir que cada uno de los cuadrados representa una cuadra, ya que las chacras medan 25 cuadras cuadradas (Coronato, 2000: 12, nota 10). Es decir, como las chacras medan cinco cuadras por cinco cuadras y frente a cada chacra Berwyn ha dibujado cinco cuadros, deducimos que los mismos corresponden a cinco cuadras. Berwyn ubic Caer Antur a dos cuadras al noroeste a la derecha- del lmite sureste de la chacra de Mathews, la N 38 sur, y a media cuadra del pie oeste de la loma.

Respetando la distancia en cuadras, podemos entonces trasladar con exactitud a Caer Antur a un mapa en que el ro, la loma y las chacras vecinas han sido ubicadas tal como figuran en  Plano Oficial de la Colonia (1886). Hecho esto, observamos que la pared oeste del fuerte queda en contacto con la costa del ro, lo que indica que tal vez el ro ya hubiera variado su curso en 1886. Ello podra explicar por qu el pastor W.C. Rhys le adjudicaba a Caer Antur slo tres lados, con el cuarto reemplazado por el ro: Rhys no llegara a la Colonia sino hasta enero de 1879 (Rhys WC, 2000: 15). Para entonces la modificacin del curso del ro, leve pero evidente, poda haber ya derrumbado la pared oeste, la ms cercana al curso de agua. Agreguemos que en realidad el Plano Oficial de 1886 es una copia, realizada por John Murray Thomas, de un plano preexistente, probablemente de fines de la dcada de 1870 y comienzos de la de 1880, en que se realizara la nueva mensura y entrega de los ttulos de las chacras, lo que acerca ms la representacin grfica del ro a aquella que conoci Rhys en 1879.

El Plano de Dodds, por su lado, guarda aproximadamente las relaciones entre el ro y las chacras. Pero representa la loma en forma algo diferente, llevndola algo hacia el noreste, lo que de tomarla como punto de referencia nos alejara hacia dicho punto cardinal la ubicacin del fuerte. Desafortunadamente, adems, si bien representa las casas de los colonos, no aparece en l Caer Antur. El aporte de este mapa, realizado por mi amigo Jorge Barzini, me ha trado algunos dolores de cabeza, debido precisamente a dicha diferente representacin de la loma... afortunadamente, como dijimos, las chacras y el ro guardan la misma relacin que en el Plano Oficial de la Colonia de J. M. Thomas... lo que permite extrapolar tambin a l la ubicacin del fuerte, que resulta la misma que en el Plano de Thomas. Probablemente Dodds slo grafic como la loma a la parte ms alta de la misma, lo que explica que se aleje as el accidente en su plano. Esta suposicin es confirmada por el hecho de que en su plano ninguna de las casas de los colonos aparece sobre la loma, cuando por todos los testimonios, incluso el ya visto de Moreno y el mapa de Berwyn, la mayor parte de los colonos mudaron sus casas hacia la altura desde los primeros meses de la fundacin del pueblo.

Hecho esto, slo resta trasladar al mapa los trazados del ro y de la loma como son y como se ubican en la actualidad. Sorprendentemente, el establecimiento resulta quedar ubicado del otro lado del cauce actual del ro, el lado sur, debido a la presencia, en la actualidad, de una curva pronunciada que realiza la corriente de agua hacia el noreste, acompaando a la retirada de la loma. El lote en el queda ubicado es la llamada Fraccin C, que en el Plano Oficial de la Colonia perteneca a terrenos destinados a la urbanizacin. Actualmente son an terrenos con pocas edificaciones, lo que podra facilitar en un futuro el hallazgo de los restos del fuerte, al menos la demarcacin de las zanjas y muros. Para ser exactos, mirando una foto area de Rawson, el sitio sera el terreno detrs del lote perteneciente al quincho de AMEP (Asociacin Mutual de Empleados Provinciales).

La tradicin -no siempre certera- apoya en este caso la idea, pues sostiene que el Fuerte Viejo se ubicaba cerca de la actual capilla Berwyn, ubicada en la esquina de Uriburu y Alejandro Maz (com. pers. de Osiam Hughes y de Ellis Roberts, de Trelew; y de Pennant Roberts y Patricia Lorenzo, de Rawson). La ubicacin que le asignamos al fuerte cumple con la condicin de cercana a la actual capilla Berwyn, aunque haya quedado del otro lado del ro (Fig. 3).

Recordemos que Fontana ubicaba los restos en el sector de la costa que perteneca a Gregorio Mayo. Si uno quiere ser estricto, debiera buscarse el fuerte entonces cercano al lmite sureste de la chacra N 38 sur, en el sector de dicha chacra ms cercano a la ubicacin que le atribuimos nosotros. La explicacin puede ser. tal vez, que Mayo utilizara parte de la actual Fraccin C como una extensin de su chacra, porque las edificaciones de Rawson no se haban extendido an hasta all, como an no lo han hecho en la actualidad.

Volviendo a la hiptesis de Barba Ruiz sobre la ubicacin del establecimiento, recordemos que sostiene que el mismo se hallaba sobre la costa sur del ro, en la chacra 41 este, en el lote conocido como El Bagual actualmente (ver Fig. 3). Con respecto a esta idea podemos hacer algunas acotaciones:

1)    En primer lugar, no hay ninguna loma cercana a El Bagual, ni en la chacra del otro lado del ro, propiedad del seor Laurini. Como vimos, segn los cronistas haba una loma detrs del fuerte, y segn el mapa de Berwyn, entre el fuerte y la loma haba una distancia de unos 50 metros. Dicha relacin con el antiguo perfil de la loma en donde actualmente se levanta Rawson se mantiene en la ubicacin que postulamos para el Viejo Fortn, teniendo en cuenta, claro, el desgaste sufrido.

2)    La relacin del sitio que postula Barba Ruiz con las chacras es totalmente diferente que aquella que se ve en el mapa de Berwyn.

3)    Por otro lado, la distancia del centro de la ciudad a esta chacra es mucha: en el mapa de Berwyn vemos que las casas del Trerawson primitivo se ubicaban cerca del fuerte, y, si el rectngulo sobre la loma representaba la futura urbanizacin, como creemos, el fuerte debiera estar mucho ms cerca del centro urbano actual...como lo est en la ubicacin que le hemos adjudicado.

4)    A favor, en cambio, de la teora de Barba Ruiz, est la presencia de la gran isla sobre el Chubut que se encuentra ro arriba de Rawson. La misma queda muy cerca del sitio en donde Barba Ruiz coloca su fuerte, unos metros hacia el noroeste. Podra ser interpretada como la isla de H.L. Jones y Dafydd John. Pero Henry L. Jones la ha llamado isleta, y Joseph Seth Jones isla pequea, por lo que difcilmente sea la gran isla mencionada. Adems, en su mapa de 1855, H.L. Jones coloca a la isla exactamente en direccin opuesta, hacia el sureste de su establecimiento. Obviamente, lo que ocurre es que, con el cambio de configuracin del ro, la isleta ha desaparecido.  

A nuestro entender, los puntos 1, 2 y 3 son definitorios para descartar la hiptesis del investigador que nos antecediera en la bsqueda del Fortn Viejo.

Resta hallar las pruebas arqueolgicas, tal vez orientadas por la obtencin de fotos areas, en especial con uso de luz infrarroja u otra tcnica que se considere adecuada, que permitan confirmar o refutar lo expuesto.

Esperamos que este trabajo sirva de acicate para que la bsqueda de los restos del Fuerte Paz o Caer Antur se realice. Aunque es posible que nunca conozcamos la ubicacin exacta, debido a que la estructura era, como dijimos, de barro, creemos que con el presente trabajo hemos logrado una aproximacin a la verdad. Y aunque no se hallen marcas de muros y de fosos, pueden hallarse otras pruebas, como ladrillos, cermica, etc. Nada ms por hoy. Gracias. 

BIBLIOGRAFA

1)    Acta de Fundacin de Rawson, 1865. Archivo del Ministerio de Interior. Copia mecanografiada en el Museo Regional de Gaiman. Publicada en Argentina Austral N 405, julio de 1965. Reeditada en Argentina Austral , 1984, 2: 67.

2)   lvarez, 1990: Prosapia de un fundador, Don Hctor de Ela Coe. El bisabuelo paterno: Don Juan Ignacio de Ela e Ilaraz, por el Prof. Eduardo Vctor lvarez, diario La Calle, de Concepcin del Uruguay, Entre Ros, marzo de 1990. Reproducido en el captulo de Villa Elisa del trabajo Apuntes para la historia de Villa Elisa, del Prof. Carlos Mara Roude y Marcelo Ortellet, para El Porvenir, Monumento Histrico Municipal y Museo Regional de Villa Elisa, Entre Ros.

3)   Bangor MSS 439 A: Llythyr Lewis Jones at D. G. Goodwin, 4 Edrill 1881. Biblioteca de la Universidad de Bangor, Gales del Norte.

4)   Barber Beaumont, 1957: Viajes por Buenos Aires, Entre Ros y la Banda Oriental (1826-1827), de John A. Barber Beaumont. Editorial Hachette, Buenos Aires, 1957.

5)   Beruti, 2001: Memorias curiosas, de Juan Manuel Beruti, Memoria Argentina Emec, Buenos Aires, 2001

6)   Biedma, 1994: Apuntes histricos del Ro Negro, de Juan Jos Biedma. Secretara de Cultura de la Nacin y Ediciones Theoria. Buenos Aires, 1994.

7)   Bishop Transcripts, Llandinam, Ceredigion, 1787. Bautismo de Henry Libanus Jones.

8)   BMS 78629: Patagonia neu y Wladychfa Gymreig. AX 15 78629. Welsh Rare Books, Biblioteca de la Universidad de Gales, Bangor. Carta de hugh Hughes Cadfan, 14 de marzo de 1866.

9)      Burke's, 1871: A Genealogical and Heraldic History of the Landed gentry of Great Britain, by Sir Bernard Burke. The Burke Publishing Company, Ltd. London, 1871. g. 711.

1)      Caillet Bois, 1982: Las Islas malvinas, una tierra argentina, de Teodoro Caillet Bois. Segunda edicin. Academia nacional de la Historia, 1982. Los datos sobre el bergantn El Rastrero fueron tomados por el autor del Archivo General de la Nacin, Divisin Colonia, Seccin Gobierno- Hacienda V- Cx- XA4 N 6.

2)      Caillet Bois, 1932: La primera poblacin del Chubut, 1854, de Teodoro Caillet Bois. En Argentina Austral N 41, 1932.

3)      Caillet Bois, 1984: La primera poblacin del Chubut, 1854, de Teodoro Caillet Bois. En Argentina Austral N 41, 1932. Reeditado en Argentina Austral: Seleccin de los 434 nmeros publicados entre 1929-1968. Sociedad Annima Importadora y Exportadora de la Patagonia, Buenos Aires, 1984. Tomo 3: 93-96.

4)      Canclini, 2000: Malvinas. Su historia en historias, de Arnoldo Canclini. Ed. Planeta, Buenos Aires, 2000.

5)      Casamiquela, 1985: Bosquejo de una etnologa de la Provincia de Ro Negro, de Roberto M. Casamiquela. Fundacin Ameghino, Viedma, 1985.

6)      Catedral de la Merced: Libro de casamientos, 1817, en Catedral de la Merced, Buenos Aires.

7)      Coni, 1874: Conclusin definitiva de un pleito de 15 aos. Imprenta de Pablo Coni, Buenos Aires, junio de 1874.

8)      Coronato, 2000: Patagonia 1865. Cartas de los colonos galeses, de Fernando Coronato. Editorial Universitaria de la Patagonia. Comodoro Rivadavia, 2000.

9)      Cutolo, 1968: Nuevo Diccionario Biogrfico Argentino, de Vicente Osvaldo Cutolo. Ed. Elche, Buenos Aires, 1968. Tomo III: 711-712.

10)  Deodat y Rey Balmaceda, 1961: Dos mapas inditos de la Patagonia de mediados del siglo XIX, de Leoncio M. Deodat y Ral C. Rey Balmaceda. Revista de Geodesia, 1961, tomoV, N 2.

11)  Documento 1513: Papurau Will Ifan. N 1513. Notas manuscritas sobre Henry Libanus Jones, de un informante annimo a William Evans (Wil Ifan). Biblioteca Nacional de Gales, Aberystwyth.

12)  Dodds, Thomas. Diario (1876?) y Plano de la Colonia Chubut. Copias en poder del Lic. Jorge Barzini.

13)  DOrbigny, 1999: Viaje por Amrica meridional, de Alcide D'Orbigny, Emec Editores, Buenos Aires, 1999. Tomo II. Incluye el diario de viaje de Narciso Parchappe durante las expediciones fundadoras del Fortn Cruz de Guerra y la Fortaleza Protectora Argentina en 1828.

14)  Dumrauf, 1991. Un precursor de la Colonizacin del Chubut, de Clemente I. Dumrauf. Fundacin Ameghino, Viedma, 1991. Incluye varias notas periodsticas de 1853, por Henry L. Jones, y sus NoticiasHistricas sobre el Ro Chubut o Chulilao, originalmente publicadas en  Revista Nacional, XIII: 297-338, Buenos Aires, 1891.

15)  Fontana, 1886: Viaje de exploracin por la Patagonia Austral, de Luis Jorge Fontana. Edicin facsimilar del original de 1886, en El Regional, Edicin especial, julio de 1977.

16)  Gua Chubut Zona Nor-este. A.P.S.A. Planos, 1983.

17)  Hughes WM, 1993: A orillas del ro Chubut en la Patagonia, de William M. Hughes. Editorial El Regional, Gaiman, 1993.

18)   IGI: IGI. International Genalogical Index,, Iglesia de los Santos de los ltimos Das. Sitio en Internet: http://www.familysearch.com/Eng/Search/frameset_search.asp?PAGE=igi/search_IGI.asp&clear_form=true

19)  Jones ED, 1999: Capillas Galesas en Chubut, de Edy Dorian Jones, Edicin del Autor, 1999.

20)  Jones F, 2000: Historic Cardiganshire Houses and their families, The Frances Jones Late Wales Herald at Arms, Brawdy Books, Plas y Wrwgin, Dinas, Newport, 2000: 144-145.

21)  Jones HL, 1861: Explanatory notes on two maps of Patagonia, de Henry L. Jones. Journal of the Geografic Society (actual Journal of the Royal Geographic Society), vol. 31: 201-207 y mapa anexo, Londres, 1861.

22)  Jones HM, 1981: Trelew, un desafo patagnico, de Henry Mathew Jones. Tomo I. Edicin del autor. Puerto Madryn, 1981.

23)  Jones JS, 2002: Dyddiadur Mimosa-El diario del Mimosa, de Joseph Seth Jones. Traducido y editado por Elvey MacDonald. Biblioteca Nacional de Gales, 2002.

24)  Jones L, 1966: Una Nueva gales en Sudamrica, de Lewis Jones. Comisin Oficial de los Festejos del Centenario del Chubut, Baha Blanca, 1966.

25)  Jones L, 1898: Hanes y Wladfa Cymraeg, gan Lewis Jones. Cwmnir Gwasg Genedlaethol Gymraeg, Caernarfon, 1898. Mapas anexos.

26)  Jones, T, 2000: Historia de los Comienzos de la Colonia en la Patagonia, de Thomas Jones, Glan Camwy. Fundacin Ameghino, Trelew, 2000.

27)  Jones R, 2002: Del Imperio al Desamparo, traduccin de La Colonia Galesa, de Richard Jones, Glyn Du. Y Drafod, 1919-1921. Por fewrnando Coronato. Editorial El Regional, Gaiman, 2002.

28)  Jornada, 1962: Henry Libanus Jones, en diario Jornada del 26 de Julio de 1962, segunda seccin, pg. 6. Artculo de autor annimo, que suponemos escrito por Luis Feldman Josin.

29)  Jornada, 25 de julio de 1972

30)  Kapelusz, 1979: Diccionario Kapelusz de la lengua espaola. Editorial Kapelusz, Buenos Aires, 1979.

31)  La Gazeta de Buenos Ayres, 15 de octubre de 1810: Carta de los Comerciantes ingleses residentes en esta ciudad el Protector de la Biblioteca, fechada en Buenos Aires el primero de octubre de 1810. Gazeta extraordinaria de Buenos Ayres. Lunes 15 de octubre de 1810, pgs. 507 y 508 de la Coleccin 1810-1820 de la Gazeta de Buenos Ayres, existente en la Librera Platero, Buenos Aires. Reproducida ms recientemente en Gesta Britnica, vol. II A, pgs. 57-59.

32)  Mac Cann, 2001: Viaje a caballo en las provincias argentinas, de William Mc Cann. Editorial Taurus, Buenos Aires, 2001.

33)  MacDonald, 1999: Yr Hirdaith, de Elvey MacDonald. Gwasg Gomer, Llandysul, Ceredigion, Gales, 1999.

34)  Mapa del Chubut del Instituto geogrfico Militar, sin fecha, pero datable entre 1944 y 1955 por incluir la Zona Militar de Comodoro Rivadavia.

35)  Mapa de Trerawson como es ahora, copia de un original de Richard Jones Berwyn, circa 1868. Museo Regional de Gaiman. Reproducido en The Desert and the Dream, de Glyn Williams, University of Wales Press, 1975: 44; y rediagramado en Capillas Galesas en Chubut, de Edy Dorian Jones, Edicin del Autor, 1999; rediagramacin reproducida a su vez en Lewis y Rachel Davies, de David Williams, en El Regional, junio de 2002: 10.

36)  Mathews, 1954: Crnica de la Colonia galesa de la Patagonia, de Abraham Mathews. Editorial Raigal, Buenos Aires, 1954.

37)  Minutolo, 1974: Poltica colonizadora de la Provincia de Buenos Aires en la Patagonia (1852-1860), de Cristina Minutolo. Segundo Congreso de Historia Argentina y Regional, 1974. Academia Nacional de la Historia, tomo II, pgs. 189-215.

38)  Moreno FP, 1997: Viaje a la Patagonia Austral, de Francisco P. Moreno. Editorial El Elefante Blanco, Buenos Aires, 1997.

39)  Moreno IC: Linaje Troncal de los Ruiz de Arellano en el Ro de la Plata, de Ivn Carlos Moreno. Sin datos sobre fecha o editorial. Fotocopias en poder del Sr. R. Lans de la Serna, de Buenos Aires.

40)  Nekhon- Wright, 1990: Diccionario Histrico Argentino, de Lisa Nekhon e Ione Wright. Emec editores, Buenos Aires, 1990: 387-388.

41)  Nicholas, 1872: Annals and antiquities of the counties and county families of Wales, Thomas Nicholas, 1872, p. 199.

42)  NLW MS 7260 C: Ysgrif Saesneg gan Llwyd ap Iwan. Biblioteca Nacional de Gales, Aberystwyth.

43)  Plano Oficial de la Colonia: plano de las chacras con sus nmeros y nombres de sus propietarios. Copiado por J. M. Thomas y firmado por Finoquetto, 1886. Museo Regional de Gaiman.

44)  Pensotti, 1985: Los descendientes de Brown, de Mario fermn Pensotti. Buenos Aires, 1985. Trabajo mecanografiado cedido por R. Lans de la Serna, de Buenos Aires.

45)  Rey Balmaceda, 1976: Geografa Histrica de la Patagonia, de Ral C. Rey Balmaceda. Ediciones Cervantes, 1976: 196.

46)  Rey Timas, 1955: El antiguo ro Chulilaw o Chupat, por L. Rey Timas, en Argentina Austral N 285, 1955. reeditado en Argentina Austral, 1984. Tomo 2: 34.

47)  Rhys WC, 2000: La Patagonia que canta, de William Casnodyn Rhys. Emec editores, Buenos Aires, 2000.

48)  Rosa, 2001: Rivadavia y el imperio financiero, de Jos  Mara Rosa. Edicin gratuita on line, mayo de 2001, cap. 5.

49)  Sesiones del Senado, 1863: Sesiones del Senado y de la Cmara de Diputados N 44, 24 de agosto de 1863. Museo Regional de Trelew Pueblo de Luis.

50)  Wil Ifan: Documento 1513. Papeles de William Evans (Wil Ifan), Biblioteca Nacional de Aberystwyth. Gentileza de Geraint Thomas, de Colwyn Bay, Gales.

51)  Williams G, 1975: The Desert and the Dream, de Glyn Williams. University of Wales Press. D. Brown & Sons, Ltd.. Cowbridge & Bridgend, Glamorgan, Gales, 1975.

52)  Williams, D., 2001: Richard y Frances Ellis, de David Williams. Peridico El Regional, agosto-septiembre de 2001.

53)  Williams D, 2003: El Primer gals en el Chubut, de David Williams. Primera y segunda parte, El Regional, marzo y abril de 2003.

54)  Williams, D. Henry Libanus Jones: ingls o gals?. Su verdadero origen y otros hechos poco conocidos sobre su vida, y sobre el llamado Fuerte de Rawson. Por David Williams. Trabajo presentado en el Segundo Foro Internacional sobre los Galeses en la Patagonia. Puerto Madryn. Octubre de 2004.Incluido en el disco compacto del Foro.

55)  Williams, Peter. A brief history of Wales. Britannia, edicin on line, 2001. Sitio: www.britannia.com/wales/whist.html

56)  Williams RB, 1962: Y Wladfa, de Richard Bryn Williams, Caerdydd Gwasg Prifysgol Cymru. Cardiff, 1962.

57)  Williams, RB: Crwydro Patagonia, Llyfraur Dryw, Llandybie, dcada de 1960: 70 e ilustracin N 28.   

AGRADECIMIENTOS

  • Sr. Lucio Barba Ruiz, de Rawson.
  • Sra. Eirioned Baskerville, de la Biblioteca Nacional de Gales
  • Sr. Nigel Callaghan, de Llangynfelyn, Dyfed, Gales.
  • Dr. Arnoldo Canclini, de Buenos Aires
  • Sr. David Conway, Llangynfelin, Dyfed, Gales. Actual propietario de Plas Gwynfryn.
  • Lic. Fernando Coronato, del CONICET, CENPAT, en Puerto Madryn.
  • Lic. Jorge Barzini.
  • Prof. Ricardo Lagiard.
  • Sr. Boris Thomas, Director de El Regional.
  • Sr. Ceris Gruffud, Biblioteca Nacional de Gales, Aberystwth.
  • Sra. Carina Alejandra Medina, esposa del autor, y los hijo de ambos, Eric y Karen.
  • Sr. Osian Hughes, de Trelew
  • Sra. Patricia Lorenzo y su esposo Juan Requena, de Rawson.
  • Sr. Mario Jones, de la Asociacin San David, de Trelew
  • Dr. R. Lans de la Serna, de Buenos Aires. Tataranieto de H.L. Jones.
  • Personal del Museo Regional de Trelew Pueblo de Luis. En especial a la srita. Lorena Boyd.
  • Sr. Ellis Roberts, de Trelew y su hermano, Sr. Pennant Roberts, de Rawson.
  • Prof. Tegai Roberts, Directora del Museo Regional de Gaiman.
  • Sr. Daniel Rojas Lans, de Trelew. Pariente poltico de H.L. Jones.
  • Sr. Geraint Thomas, de Old Colwyn, Gales. Tesorero de la hacienda de la familia Mostyn.
  • Sr. Dafydd Tudur, de Bangor, Gales.

[1] En El Regional, en el artculo y en el foro de 2004 dice 1789. La fecha verdadera sera 1796.

[2] Durante la investigacin hemos encontrado un interesante dato: hubo en la primera mitad del siglo XIX una importante propietaria de tierras en el oriente entrerriano, de nombre Isabel lzaga y Ela, prima de Josef Narciso de Urquiza y lzaga, padre a su vez de Justo Jos de Urquiza. Probablemente era hija de Don Mateo Ramn de lzaga, alcalde de Buenos Aires hacia 1783 segn el documento. Se trata casi de una tocaya de Isabel de Ela y Warnes.   Casualmente, ambas eran adems propietarias en el este de Entre ros. Probablemente se hallaban emparentadas. Creemos que los nombres semejantes, la posesin de tierras en zonas aledaas, el posible parentezco entre ambas, y el hecho de que la primera dama mencionada, y no la esposa de Jones, haya sido hija de un lzaga que habra sido alcalde de Buenos Aires - aunque no era Martn de lzaga- explica la cadena de confusiones. Para complicar el panorama, sin embargo, en la bibliografa consultada (Beruti, 2001: 30-36) no hemos hallado el nombre de Don Mateo Ramn de lzaga entre los de los alcaldes del primer voto de Buenos Aires, aunque s aparece el de Martn de lzaga.

[3] Llama la atencin la unidad de medida que nos da Minutolo al resumir el diario de H. L. Jones. Una legua es demasiado. Probablemente se refiera a una hectrea, medida equivalente a 100 metros cuadrados.

[4] Cada yarda mide unos 0.914 metros. En la prctica, la medida dada por Mathews equivale a unos cincuenta a cien metros.

[5] En sus notas al trabajo de Jos Juan Biedma, Apuntes histricos del Ro Negro, Diego A. del Pino nos dice: Los espaoles defendan los poblados siguiendo las formas o usos romanos: Cada poblacin en tierra de indios en estas tierras, estaba rodeada por un foso o canal, generalmente comunicado con alguna corriente de agua. Con la tierra sacada de tal excavacin se preparaba una segunda lnea de defensa o terrapln y luego se preparaba una valla de palo a pique sujetado con tientos de cuero o barro. El sistema se prolong hasta los tiempos de Alsina, creador de la famosa zanja, diseada por el francs Alfredo Ebelot. Lo mismo se hizo en los fortines. (Biedma, 1994: 113).  Jones tena que tener gran conocimiento de dichos fortines, especialmente, como sabemos, cuando haba participado en la fundacin de la Fortaleza Protectora Argentina, que fue diseada de la manera mencionada. El diseo al que se refiere Rhys, como vemos, es poco probable, sobre todo, insistimos, cuando los testigos ms tempranos describen al fuerte como de forma clsica. Estamos seguros, por otro lado, de que el muro de barro del Fuerte Paz fue completado con una muralla de palo a pique, ya que en el resto de la construccin se adopt la estructura tradicional, y la madera de sauce criollo (Salix humboldtiana) no faltaba.

 

[6] En caso de haber usado la milla marina, que para el Reino nido es de 1853, 20 metros, la distancia se elevara a ms de 9200 metros.

 
 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martnez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar