Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice Informacion Historica 

La revolución radical de 1893 y el combate del Espinillo 

Menos de un año llevaba en el gobierno Luis Saenz Peña cuando, el 17 de septiembre de 1893, los radicales en Tucumán se levantan en armas contra el gobierno de Próspero García, y durante varios días se libran combates en la capital tucumana , y el 20 los revolucionarios se adueñan prácticamente de la provincia, ta,bien caen Corrientes y San Luis en sus manos.

            Mientras el gobierno nacional organiza la represión, en la mañana del domingo 24 de septiembre, en la ciudad de Santa Fe, una compañía amotinada del batallón 3 de línea, al mando del teniente José Comas, y numerosos radicales armados a las órdenes de Mariano M. Candioti obligan al interventor nacional, Liborio Bernal, y al regimiento 9º de línea a guarecerse en el cabildo. Los rebeldes (en total alrededor de 500) ocupan la aduana y casas particulares. 

              El combate del primer día dura hasta la noche, con numerosas bajas. Entre los combatientes radicales figura el payador Gabino Ezeiza, que había llegado a la ciudad con el circo Pabellón Argentino.. Los rebeldes ocupan el sector norte de la ciudad, pero el día 25, por la mañana, se sabe que fuerzas al mando del coronel Julio Morosini se acercan por el río en dos barcos de la armada, los vapores Ceres y Quinto Misiones de la Pcia. de Entre Rios.

            En la ciudad de Rosario, el mismo día 24, los revolucionarios se apoderan de la ciudad, prácticamente desguarnecida. Leandro N. Alem había llegado días antes a dicha ciudad disfrazado, en una chalana cargada con cueros, e instala en Rosario la junta revolucionaria integrada por Oscar Liliedal, Lisandro de la Torre, Martín M. Torino, Víctor Molina, Ferreyra Cortés y otros. 

Torpedera de 2ª clase tipo Yarrow

             Los rebeldes esperan la sublevación de la escuadra. El 25 de Septiembre el Cnel. Mariano Espinoza y el Cap. de Fragata Santiago Danuzzio dirigen a marineros y civiles de la base de torpederas de Tigre para plegarse a la revolucion y toman solo dos torpederas, la Nº 7 y la Comodoro Murature.

Torpedera Py, gemela del Murature, sublevado

Al dia siguiente, mientras el monitor Los Andes navegaba rio arriba por el Paraná, la mayoria de los oficiales y tripulantes se amotinan, dirigidos por los Ttes. Valotta y Encina y toman el buque, con el cual se dirigen a Rosario. Su comandante Ramon Flores es herido al resistirse y es puesto en tierra junto con el teniente Pedro Goyena. El Los Andes traia una valiosa carga, 2.000 carabinas, 1.800 Remingtons, 4 cañones de 75 mm y 600.000 tiros, armas y municiones que estaban dirigidas a la Pcia. de Entre Rios para las fuerzas federales. El resto de la Armada continuó con el gobierno legal.

Monitor “Los Andes”

El combate naval 

             Las torpederas salieron a la rada exterior, donde se hallaba el grueso de la escuadra, a la que suponían sublevada. Pero al aproximarse a ella fueron atacadas por el acorazado “Almirante Brown” y por el crucero “9 de Julio”. La “Nº 7” pudo alejarse hacia Martín García y luego dirigirse a Colonia (República Oriental del Uruguay), con algunos impactos menores. Pero la “Murature” recibió daños de consideración y sufrió tres bajas (el guardiamarina Arturo Ferreyra y dos maquinistas muertos, además de varios heridos) y Danuzzio no tuvo más remedio que rendirse. A bordo de este buque fue tomado el coronel Espina, después condenado a muerte por un tribunal militar. 

            El monitor “Los Andes” atracó en el muelle Castellanos y comenzó a desembarcar el armamento. Pero al día siguiente se tuvo noticia de que algunas unidades de la escuadra remontaban el Paraná a toda máquina: eran el recién incorporado “Independencia”, al mando del capitán de fragata Edelmiro Correa, y el “Espora”, al mando del teniente de navío Adolfo Díaz, que no venían precisamente a solidarizarse con los sublevados. 

Acorazado de río “Independencia”

            El monitor rebelde se movió del muelle del puerto de Rosario hasta la costa de la isla del Espinillo, acompañado del remolcador “Victoria R.”, de la compañía Gardella, mandado por el guardiamarina Héctor Condal, que actuaba como explorador, y ante la proximidad de los buques leales, a las 1125 horas abrió el fuego con las dos piezas de 200 mm de su torre sobre el “Espora”, que venía en vanguardia, a 4000 metros, picando la salva a 20 metros de la proa de éste. “Los Andes” hace dos salvas más sobre el “Espora”. Al encontrarse el “Independencia” a 4000 metros abre fuego con el cañón de 240 mm de proa. El fuego dura más de una hora, cambiándose más de cincuenta salvas de artillería entre ambos buques, con un total de 356 disparos de diverso calibre. 

Contratorpedero “Comandante Espora”

A las 1232 horas el “Los Andes”, con averías (rumbo en la línea de flotación),  se retiró hacia el muelle de Castellanos y se refugió entre los buques mercantes. A las 2130 levanto bandera blanca.

            La junta revolucionaria dispuso esa tarde que Alem y el mayor Guerrero pasaran a bordo para convencer al teniente Valotta de que sería estéril todo sacrificio en las condiciones en que se hallaba la nave. El monitor fue finalmente abandonado y sus hombres formaron en tierra una batería para apoyar a las fuerzas revolucionarias. A las 0130 del 30 de Septiembre, las fuerzas federales la abordaron y la encontraron hundiendose.  Concluida la acción se envía al aviso AZOPARDO a cuyo bordo llega el Teniente de Fragata José Mascarello, que se hace cargo del buque. Zafado de su varadura, es tomado a remolque por el AZOPARDO hasta los talleres del Tigre para sus reparaciones en el dique seco de San Fernando

            Sobre este combate el general Roca comentó días después, en carta a Emilio Mitre: “El combate de “Los Andes” y del “Independencia” va a tener una grande repercusión en el mundo militar, porque, después de los combates del “Huáscar” con los buques ingleses el “S. N. Katry”, el ¡Amatis”, y en la guerra del Pacífico con el “Blanco de Encalada”, en que sucumbió, no creo que haya habido otros encuentros armados de tan formidable artillería, desde que inventaron la forma que actualmente existe”

            En tanto, el 25 de septiembre los efectivos leales habían reconquistado Tucumán después de dominar al sublevado batallón 11 de línea. El 26, el general Bernal, reforzado con tropas llegadas de Entre Ríos, somete en Santa Fe a los radicales de Candioti. El día 30, las fuerzas del general Bosch y otros efectivos al mando del general José M. Arredondo avanzan sobre Rosario. El ministro de guerra, general Luis María Campos, nombra al general Julio A. Roca jefe supremo de las fuerzas que marchan sobre aquella ciudad. En la noche del 30 de septiembre, considerando inútil sacrificar más vidas, la junta revolucionaria dispone la disolución de sus fuerzas, y el 2 de octubre el general Roca entra en Rosario. 

            Los revolucionarios y las principales figuras de la oposición son detenidas y conducidas a los buque “Ushuaia” y “Rosetti”. 

 

El “Ushuaia” y su interior, que sirvió de prisión a los revolucionarios.

El Vapor Coronel Rosetti

Bibliografía:

Arguindeguy, Pablo E.-Apuntes sobre los buques de nuestra armada-Buenos Aires, 1972

Pérez Amuchastegui, A. J. y varios-Crónica histórica Argentina-Codex, Buenos Aires, 1968

Latin America: A naval History de Robert Scheina

Fotos archivo Histarmar - Articulo O. Sidoli - Carlos Mey - Diego Marrë

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar