Historia y Arqueologia Marítima

Fraternidad Argentino-Dominicana

Trabajo de investigación histórica enviado desde E.E.U.U. por su autor, Sr. Carlos A. Manus como colaboración. Agradecemos mucho su amabilidad.

FRATERNIDAD ARGENTINO-DOMINICANA

El Presidente Yrigoyen y el Imperialismo en América

  El 24 de mayo de 1919 había fallecido en Montevideo el ilustre poeta Amado Nervo, embajador de México ante la República del Uruguay.  Como Nervo había sido embajador concurrente en la República Argentina, el presidente Hipólito Yrigoyen ordenó que sus restos fueran repatriados con todos los honores en el crucero acorazado “Nueve de Julio”.

 Al regreso el barco se vio obligado a hacer escala, y su comandante consultó con el ministerio de Marina si podía tocar o no Santo Domingo y, en caso afirmativo, si saludaba a la bandera norteamericana al entrar al puerto, a la sazón ocupado por fuerzas militares de los Estados Unidos.

 La inmediata respuesta del presidente Yrigoyen fue: “Id y saludad al pabellón dominicano”.

 Al entrar al puerto, el acorazado izó al tope la bandera del país hollado, saludándola con una salva.  Corrió la voz por la ciudad, y personas fervorosas compusieron con trozos de tela una bandera dominicana que izaron en el torreón de la fortaleza.

 Veintiún cañonazos de la nave argentina tributaron el homenaje a la enseña dominicana.  La multitud se lanzó a las calles, y una gran manifestación se dirigió hasta la casa municipal ante la perplejidad de las autoridades de ocupación que no se atrevieron a impedir el pronunciamiento popular.

 Uno de los improvisados oradores dijo: “Loor al presidente argentino Yrigoyen que nos ha hecho vivir siquiera dos horas de libertad dominicana”.

 Dos años después, dos delegados del Partido Nacional Dominicano llegaron a la Argentina a testimoniar al presidente Yrigoyen el reconocimiento del pueblo de su patria por su extraordinario gesto.  Uno de los emisarios, el doctor Francisco Henríquez y Carvajal, relató el suceso mientras la emoción llenaba sus ojos de lágrimas.

 La campaña de los patriotas dominicanos para el retiro de las tropas norteamericanas tuvo una alta expresión en la asamblea del año 1921, que se dirigió al Presidente argentino en los siguientes términos:

 San Pedro de Macorís (Rep. Dominicana), marzo 15 de 1921

El Congreso de las Juntas Patrióticas instalado el 6 de marzo, envíale mensaje de gratitud dominicana y confía en que vuestro constante esfuerzo de apoyo a la causa de la República acelerará su éxito.

(firmado) Rolando Martínez, presidente.

 La posición internacional del presidente Yrigoyen está reflejada en las palabras que diez años más tarde, -en su segunda presidencia y con motivo de la ocupación de Nicaragua por los Estados Unidos, le dirigiera al presidente (electo) Herbert Hoover: “Los pueblos son sagrados para los pueblos, y los hombres son sagrados para los hombres”.

 En la concepción yrigoyeneana, la soberanía de las naciones, aun de las más débiles, es de carácter “inmanente” y su condición es “inmutable”.


 Bibliografía:

Del Mazo, Gabriel. El Radicalismo. Ensayo sobre su historia y doctrina. Ediciones Suquía SRL. Buenos Aires, 1983

Rosa, José María. Historia Argentina. Tomo 10. Editorial Oriente SA. Buenos Aires, 1976

  Carlos A. Manus

Agosto 10, 2000

   Desde 1907, un “síndico general de aduanas” nombrado por los Estados Unidos tenía a su cargo en Santo Domingo la recaudación de la renta y podía reclamar para ese menester la ayuda de su país.  El síndico retenía el monto para pagar los servicios y amortizaciones de los empréstitos extranjeros y daba el remanente al gobierno.  En 1913 una revolución depuso al gobierno grato a los Estados Unidos, y (Woodrow) Wilson-(William Jennings) Bryan ordenaron al síndico retener la parte del gobierno y “no entregarla a ningún presidente institucional”.  Desembarcaron tropas para custodiar la aduana y vigilar las elecciones; como éstas no fueron satisfactorias, ocuparon la capital, y se quedaron hasta 1924 “para bien de los dominicanos a pesar de ellos mismos”, asegura seriamente S. Flagg Bennis (La diplomacia de Estados Unidos en la América Latina)

 Doctrina Luis María Drago condenando el cobro compulsivo de las deudas