Historia y Arqueología Marítima

EL ANTARTIC Y LA EXPEDICION SUECA DE NORDENSKJÖLD A LA ANTARTIDA 1901-1903

Fuentes: www.ara.mil.ar  - The Swedish Polar Society - "The Swedish Hut in Antarctica" por Fred Goldberg, Ricardo Capdevilla y Lars Wiklander - y otros.

Antartic- Historia Fotos coloreadas por Sobral Fotos Antartic 
Fotos Corbeta "Uruguay" actuales. Fotos Corbeta "Uruguay" antiguas. Fotos cedidas por Fred Goldberg, Swedish Polar Society
Historia de la corbeta Uruguay Fotos del libro "The Swedish Hut in Antarctica"  

 El Dr Otto Nordenskjöld, un geologo sueco, lideró una de las expediciones mas fascinantes e increíbles que se hayan hecho en las regiones antárticas.

Otto Nordenskjöld - 1869-1928

Los alemanes bajo el comando de Erich von Drygalski (la expedicion Gauss) y los británicos bajo el comando de Robert Falcon Scott (de la expedicion del Discovery) estaban en los preparativos finales de sus respectivos proyectos de investigacion al Sur de los Océanos Pacifico e Indico, mientras que Nordensjköld, de 32 años, completada sus preparativos para su expedicion al sur. Otros siete científicos junto con 16 oficiales y marineros hicieron el viaje al Sur. El comando se puso bajo la tutela del experimentado explorador antartico, Capitan Carl Anton Larsen, que habia comandado al JASON durante una mision de reconocimiento de ballenas en 1892-1893, yendo hasta los 64°40'S en el Mar de Weddell (1)

Un joven geógrafo-geólogo-antropólogo, el Dr. Gunnar Andersson, iba a unirse al buque en las islas Malvinas y asumir el mando una vez que Nordenskjöld fuera desembarcado en la estacion de invernada. El plan era que luego el ANTARTIC y su tripulacion harian investigaciones durante el verano y el otoño en la misma region antes de volver al año siguiente a buscar a Nordensköld y sus hombres. Un buen plan que se volvio terriblemente equivocado.

 

El Antartic saliendo de Gothenburg el 16 de Octubre de 1901.

El Antartic era un velero de aparejo de barca con maquina auxiliar de 45 HP construido para ballenero-lobero con palo mayor de 33,50 metros y a 29 metros el barril vigia. Daba 6 nudos con la máquina y 12 con velas en viento fuerte. El casco era reforzado de maderas duras y con forro doble exterior y un tercero de madera "Green Heart" de las guayanas, aparentemente muy dura. La proa con refuerzo de bandas de hierro de 1/2 pulgada. El ANTARTIC salio de Gotemburgo el 16 de Octubre de 1901, arribando a Buenos Aires el 5 de Diciembre. Aqui se unió a la expedicion un artista americano, F.W. Stokes y un oficial naval argentino, el Teniente Jose Maria Sobral.

  

Una foto del DEHN muestra a un tripulante pintando, que debe ser  FW Stokes, a la derecha el Tte Jose Maria Sobral

Sobral estaba dispuesto a enfrentar con responsabilidad los desafíos de la misión que la Armada le asignaba. En orden de puño y letra, el Ministro de Marina Onofre Betbeder le encomendó a Sobral que:  De acuerdo a lo convenido con el Dr. Nordenskjöld Ud. tomará parte en todas las observaciones magnéticas, meteorológicas y oceanográficas que lleva a cabo dicha expedición y formará parte de toda expedición o comisión de detalle que se destaque con cualquier fin. (...) El que suscribe piensa que la índole de esta importante comisión que se confía a Ud. sabrá ser debidamente apreciada y que tratará por todos los medios de corresponder a la distinción de que ha sido objeto”.  (Fondo documental Sobral. Archivo del Departamento de Estudios Históricos Navales). 

Las acciones del alférez se identificaron plenamente con los ideales institucionales. Sobral escribió en su libro “Dos años entre los hielos – 1901-1903”, editado en Buenos Aires en 1904: “Mi ideal acariciado desde la niñez, se realizaba en ese momento, pues siempre fueron mis deseos hacer un viaje como el que iba a emprender. Había leído el relato de muchos exploradores polares y desde luego, no ignoraba los peligros y las penalidades que necesariamente tienen que sufrir los que van á esas regiones, pero, tenía completa seguridad en mi resistencia física y no dudaba de la moral”. (Pág.45)

En la mañana del 21 de diciembre, una alentadora muchedumbre despidió al veterano velero polar Antarctic a su zarpada de la Dársena Sud del puerto de Buenos Aires. A bordo del ballenero, al mando del capitán noruego Leonard Larsen de 32 años de edad, una veintena de hombres colmados de expectativas, se encaminaba en pos de sus objetivos.

En su navegación hacia el sur del continente, realizaron el 31 de diciembre una rápida recalada en Islas Malvinas que sirvió para completar la dotación de perros para trineo que serían utilizados en las excursiones.

El gobierno argentino le ofrecio a Nordesnkjöld gratis combustible, comida y ayuda si su oficial se podia unir al grupo de invernada... una oferta demasiado buena para rechazar. El barco dejo Buenos Aires el 21 de Diciembre y arribo el 6 de enero de 1902 a la isla de Año Nuevo, donde visitan su observatorio y a las Shetlands el 11 de Enero de 1902. Procedieron luego hacia el sud para explorar el estrecho de Orléans. Nordenskjöld escribio en su diario: "Estamos ahora navegando un mar en el que nadie ha navegado anteriormente. El clima ha cambiado como por magia; pareciera que el continente antártico se arrepintio del modo hostil en que nos recibio el dia anterior, o quizás, sólo desea atraernos a su interior para seguramente aniquilarnos con mas seguridad. De todos modos, seguimos adelante, tomados por esa febril excitacion que solo la puede sentir un explorador que esta en la puerta de lo desconocido".

Pronto Nordenskjöld hizo lo que consideró el mas importante descubrimiento geográfico de la expedición: al contrario de la creencia popular, vieron pronto que la Tierra de Louis-Phillippe (hoy península Trinidad) estaba conectada a la Tierra de Danco y que el Estrecho de Orléans iba hacia el Estrecho de Gerlache. Deseaba continuar pero el tiempo apuraba, por lo que volvieron sobre sus pasos hasta que llegaron a lugar entre la isla de Joinville y la Tierra de Louis Phillippe (llamado hoy estrecho Antarctic). El explorador francés Dumont D´Urville originalmente descubrio esta ruta, pero ningun barco la habia atravesado, por lo que la bautizó con el nombre del barco, el estrecho de Antartic. Una vez que cruzaron el sound bajaron en la isla Paulet y desde alli cruzaron al Golfo de Erebus y Terror, haciendo un depósito en la isla Seymur (Marambio). El buque luego navego hacia el sudeste, hacia al region inexplorada de la costa de la Tierra de Oscar II.

Llegaron hasta los 60°10'S  antes de encontrar una barrera de hielo, la siguieron hacia el Este hasta llegar a los 63°30'S, 45°7'W el 1º de Febrero, por lo que el buque se vió forzado a regresar. Para el 9 de Febrero vieron tierra nuevamente y para el campamento de invernada Nordensjköld eligió la isla de Snow Hill o Cerro Nevado, hacia el suroeste de la isla Seymur.

Nordenskjöld y su gente consideraron la costa norte como el espacio propicio a sus fines. Era reparado a los grandes vientos del sur y el lugar ofrecía interesantes peculiaridades fosilíferas y geológicas.

Zona del campamento de invierno, se ve la gran roca basáltica y abajo en un círculo, entre la montaña y el glaciar, la cabaña de Nordenskjöld.

El 13 de febrero, infinidad de materiales, pertrechos y víveres fueron desembarcados en un clima de amistosa algarabía. Sin embargo, los hielos amenazantes apresuraron la partida del Antarctic que intentaría colocar depósitos de víveres más al sur.  Así, el 14 quedaban en tierra el sexteto integrado por Nordenskjöld, Bodman, Ekelöf y Sobral, que componían la comisión de estudio, y los marineros Jonasen, habilidoso herrero y carpintero, y Akerlundh, como cocinero. El idioma no fue una barrera para aquellos hombres. Inicialmente en inglés y luego en sueco, ya que Sobral lo asimiló paulatinamente.  

   

Bajando las partes de la cabaña desde el Antartic, armando las paredes y la cabaña a medio terminar

La primer noche de la que sería una prolongada estadía antártica, durmieron al amparo de una precaria casilla de madera que sirvió luego para guardar los aparatos magnéticos.  Intimo fue el sentimiento que el suceso despertó en cada uno de ellos... y solidarias las palabras que animaron aquellas primeras horas.

En los días sucesivos todos participaron de la construcción del albergue definitivo. Diseñado especialmente con piso y paredes en tablas de madera dobles para beneficio aislante. Dividida en cinco compartimientos, el central para comedor, salón y gabinete de trabajo; una de las habitaciones angulares destinada a cocina; y las tres restantes, destinadas a habitación con cuchetas, sobre las que nos cuenta Sobral que:

“...estando acostados, nuestras extremidades inferiores tenían que dar a la pared que estaba en contacto con el aire exterior, acumulándose allí tanta humedad, que las frazadas y demás ropa de cama, estaban continuamente unidas a la madera, por la masa de hielo que establecía la ligazón”.  (Pág.. 121)

La casa de invierno, vista desde la playa (C.Mey 1988)

Cada ambiente con una ventana que daba al exterior y piso forrado con linóleum. La construcción contaba en su frente con un cuartito de ingreso, que también se utilizó para realizar el mantenimiento o la limpieza de los equipos de medición al abrigo del viento.   Mientras tanto, a causa de las masas de hielo, fue infructuoso el intento del capitán Larsen de instalar más al sur los depósitos de víveres previstos para futuras avanzadas de los expedicionarios. En horas de la tarde del 21 de febrero, el Antarctic dejó definitivamente atrás a ese grupo de osados científicos de modelado y desafiante espíritu. Puso proa al norte llevando consigo las últimas noticias de aquellos hombres que se imponían a sí mismos un tiempo de vida de disciplinado estudio en un medio adverso.

El grupo de invernada antes de dejar el buque, el 12.02.1902, de la izq. G.Bodman, G.Akerlundh, O Nornedskjöld, O.Jonasson, J.M.Sobral y E.Ekelof.

   

La cabaña con la Isla Cockburn atrás, foto tomada en 1902 y dentro de la cabaña, se ve la mesa original que aun está alli.

El primer proyecto que cumplieron los hombres fué un pequeño observatorio magnético, que sirvio tambien de refugio hasta que pudieran ensamblar la cabaña prefabricada.

Foto coleccion Sobral del DEHN. Parte de las instalaciones de los aparatos de variaciones magnéticas.

A la culminación de la casa y los refugios auxiliares, siguió la disposición de los aparatos científicos. Bodman instaló anemómetros, termómetros, higrómetros y otros equipos de medición y registro. Como parte del programa de excursiones, entre otras a la Isla Lockyer, Nordenskjöld, Sobral y Jonasen emplazaron víveres en el que llamaron Cabo Depósito de la isla Ross. Realizaron avanzadas por la zona, en las que no fueron pocas las penurias y los peligros. Fatigados en un medio que los azotaba sin piedad y expuestos a temperaturas que oscilaban en  los 35° C bajo cero. Imaginemos como templó el espíritu de estos hombres,  la necesidad de superar la rigurosidad de esas experiencias,  aislados en un clima tan ingrato como atrayente. Esos hombres estaban haciendo historia, además,  por ser los primeros en invernar por propia voluntad en la Antártida.

Durante el primer año realizaron excursiones de ensayo y reconocimiento de las que participaron diferentes miembros de la expedición. El médico tomaba muestras de tierra, agua y aire, y el microscopio probaba que aún con esas temperaturas las bacterias sobrevivían. Todos se sometían a los indispensables controles de salud y la alimentación fue complementada ocasionalmente durante este primer año con carne de foca, cormoranes, y petreles que sirvieron de refuerzo proteico.Múltiples fueron las avanzadas de reconocimiento. A fines de agosto una excursión a Cabo Depósito antecedió a la que Nordenskjöld planeó en trineo a la costa oriental de la península Antártica (llamada en la época Tierra del Rey Oscar II). Durante septiembre y octubre, Nordenskjöld, Sobral y Jonassen se internaron en la superficie helada del mar con dos trineos tirado por cinco perros. No fueron pocas las dificultades. Tempestades, nieblas , murallas de hielo y cansancio no les impidieron avanzar a un promedio de aproximadamente 35 Km. diarios.  Siempre adelante bajo los efectos de un mismo estímulo: el interés científico. Pasaron cerca del Cabo Foster, en la isla de Ross, en dirección a la isla de Christersen, hasta llegar al nunatak (pico desprovisto de nieve que se levanta en un ventisquero) al que bautizaron como “Borchgrevink” en honor del explorador antártico noruego Carsten Egebert Borchgrevink que como parte de la expedición de J.H.Bull había llegado a la Antártida en 1895. Humildes palabras de Sobral describen los resultados de esa excursión:

"La ciencia ha obtenido también un espléndido triunfo por los diferentes estudios que en ese viaje se hicieron; los resultados los conoceremos cuando discutidos como deben serlo por los centros científicos encargados de estas cosas, se dén á la publicidad con la autoridad de cosa probada”. (Pág..209)

Un grupo de fuertes tormentas se abatio sobre el campamento, lo que les dió una idea de lo que vendría. Para principios de Marzo el clima había comenzado a mejorar. Nordenskjöld hizo una serie de viajes en bote y en trineo para establecer depositos de comida. Cuando llegó la primavera, Nordenskjöld, Sobral y Jonassen se dirigieron a la parte Este de la costa de Oscar II otra vez, con los hombres tirando de un trineo y los perros de otro.

   

En un buen día podían cubrir 30 millas pero esta era la excepcion ya el el terreno estaba lleno de crevasses, uno de los cuales casi le cuesta la vida a Nordesnkjöld. Finalmente llegaron a su destino y como escribio Nordenskjöld:

"no hicimos mucho en pensar donde poner nuestro campamento (18 de Octubre) pero pusimos nuestra tienda en el hielo al pie de una roca marrón, gastada por el viento, que se proyectaba hacia afuera y estaba rota por el hielo en una masa de enormes bloques. El lector se podra imaginar fácilmente mis sentimientos cuando corri hacia estas rocas, el primer lugar que pisaba un humano en el total de la costa este de la parte Oeste del continente de Antartida."

El clima los tenia mal, Jonassen se hirio un brazo, la carpa se hizo pedazos con el viento y los perros encontraron su bolsa de comida, que consumieron enseguida, junto con parte del saco, algunos arneses y el látigo; era tiempo de volver a casa. Los tres hombres llegaron a los cuarteles de invierno el 31 de octubre, habiendo cubierto 380 millas en 33 días.

   

Para fines de Noviembre el hielo marino aun no se habia roto. A principios de Diciembre Nordesnkjöld hizo un viaje en trineo a la isla Seymour e hizo algunos importantes descubrimientos de fósiles, pero pesaba en su mente el hecho de que el hielo no se abria y el buque no estaba a la vista. El Antarctic habia sido esperado algun dia en Eneor o Febrero, pero no apareció y su suerte fue sellada en 18 de Febrero, cuando llego una tormenta desde el Sur que congeló completamente el mar. Los hombres estaban deprimidos, y ésto es decir poco, al prospecto de estar todo otro frío invierno el el húmedo y apretado confin de la isla Snow Hill.

Sodman con uno de los perros frente a la casa

Sin imaginarlo, Nordenskjöld, Sobral y el resto tenían por delante un prolongado segundo invierno.  La espera del día a día, seguramente despertó en aquellos hombres una ansiosa expectativa y múltiples interrogantes sobre la suerte del Antarctic.  No obstante, jamás decayó la grandeza y  los valores de esas seis almas. El tiempo del segundo año fue aprovechado para realizar otras excursiones y avanzadas de integración y búsqueda de fósiles. La prolongada estadía también obligó a procurar alimentación en la fauna del lugar ya que las provisiones a esa altura eran por demás escasas.

Mientras tanto, diarios y publicaciones de mediados de año ilustraron la inquietud general acerca del destino de la expedición sueca y especularon también sobre la del Antarctic. Figuras del tenor de perito Dr. Francisco Pascasio Moreno reclamaron al mundo la movilización para el rescate.

 

Cuando llego la primavera, Nordesnkjöld y Jonassen salieron en otro viaje en trineo, esta vez para descubrir si el enorme golfo que habian hallado el año anterior, detras del Cabo Foster, se conectaba con la bahía al norte de Cabo Gordon. El buen tiempo les permitió, en cinco días en el hielo, determinar que esto era cierto, por lo que nombraron a este pedazo de agua el Canal del Principe Gustav. Los hombres luego se dirigieron a un pico en la isla Vega, para poder ver mejor las condiciones de hielo en el Golfo de Erebus y Terror, ya que querian cruzar a la isla Paulet.

Al acercarse a la tierra Jonassen vio lo que le pareció pingüinos. Tomo sus largavistas y quedo atónito al ver que eran tres hombres! Cuando se unieron, Nordenskjöld describió a los tres como: "negros como el carbón desde la cabeza a los pies; hombres con ropa negra, caras negras y altos sombreros negros y con sus ojos cubiertos por peculiares marcos de madera...mis poderes de adivinacion me fallaron cuando trate de imaginar a que raza del hombre estas criaturas pertenecerían". Cuando le dijeron quienes eran, aun asi no los reconoció. Eran Gunnar Andersson, el Teniente Duse y Toralf Grunden y su historia era increíble.

  

Andersson, Duse y Grunden, irreconocibles.

El 22 de noviembre avistó la isla Smith en las Shetland. El avance a Snow Hill fracasò por el estado de los hielos y el 8 de diciembre se decidió retroceder, porque una cerrada masa de hielos compacta impedia el paso y amenazaba con aprisionarlo.

Gunnar anderson decidiò ir por tierra a Snow hill para traer de regreso a los expedicionarios para intentar recogerlos en la parte septentrional de la tierra de Luis Felipe. Se desembarcò al Sur del monte Bransfield en la costa occ. del estrecho el 29 de diciembre de 1902.

Luego el Antarctic zarpò en un nuevo intento por llegar; despuès de desembarcar al Dr. Andersson al Sur de Bansfield, el 29 de dic. 1902, la nave costeaba la isla de Joinville, , pero apenas lograron pasar el cabo nordeste cuando quedaron aprisionados por los hielos , el campo de hielo con el Antarctic aprisionado comenzò a derivar hacia el sud a 2 nudos. el 3 de Enero quedaron libres por una horas pero volvieron a quedar aprisionados. el viento soplaba hacia tierra, donde el hielo quedarìa amontonado y serìan destrozados. el 9 de Enero los hielos abrieron un rumbo en el casco, y el timon roto.

Finalmente luego de varios dìas, el 12 de febrero se decidiò abandonar el buque y en una ceremonia se reunieron en la cámara y se despidieron de èl, tras lo cual izaron la bandera sueca y el gallardete en los palos.

Fue abandonado y los tripulantes bajaron al hielo, el buque cabeceò de proa y luego empezò a levantarse la popa y finalmente erguido fue desapareciendo vencido por el hielo, lo ultimo fueron el trinquete y mayor con el gallardete agitado por el viento. Terminó de hundirse el 12 de febrero de 1903 a las 12:45 a 200 brazas de profundidad a unas 20 millas al sur de la isla Paulet.

Larsen y su tripulación recorrieron esas 20 millas al NW hasta llegar a la isla donde habrìan de pasar el invierno en una choza de piedras, luego de nueve meses se embarcaron en un bote ballenero primero a Monte Bransfield y luego a pie hacie Snow Hill .

El hundimiento del Antartic

El Antartic, luego de dejar a los expedicionarios en Snow Hill, habìa regresado a Ushuaia a fin del verano de 1902.  El 11 de abril llegò a Stanley para incorporar al Dr. Gunnar Anderson como jefe cientifico hasta rescatar a Nordenskjold y zarpó el 11 de mayo, rumbo a Georgias, el 4 de julio volvió a Stanley y 6 de septiembre zarpò a Ushuaia, para alistarse a volver al Sur, a Snow Hill. El 15 setiembre navegaba el Beagle, y el 5 de octubre de 1902 partìo de Ushuaia y puso proa al Sur.

Grupo de Onas (Selk´nam) en Harberton (tierra del Fuego) el 15.09.1902. Se ve al Antartic en el fondo.

El primer signo de problemas vino el 8 de Noviembre, a la latitud de sólo  59°30'S, cuando encontraron el pack de hielo. En dos dias el buque estaba aprisionado. Carl Larsen pudo seguir, empujando y rompiendo los hielos pero el 17 de Noviembre una tormenta puso al Antartic en peligro, como escribio Andersson:

"A las 2:30 am del 21 de Noviembre fuí despertado por fuertes ordenes desde el puente del capitán y me vesti apresuradamente y corri a la cubierta. A tres o cuatro esloras del buque habia un iceberg considerablemente mas alto que nuestro palo mayor y unas tres veces mas largo que nuestro buque...estabamos en evidente peligro de ser llevados por el pack, que estaba cerca del Antartic, derecho hacia la montaña de hielo. Para sumar a nuestras dificultades estabamos en el medio de una enceguecedora tormenta de nieve. Los motores funcionaban a plena marcha y teniamos dos velas izadas. Por un largo tiempo el buque se movio despacio hacia adelante unas cuantas yardas, sólo para ser presionado hacia atrás por los hielos, pero luego d eun tiempo los pdedazos de hielo se aflojaron bajo la presion combinada del vapor y las velas y el Antartic paso al espacio libre que habia quedado a tras el iceberg".

Cuando la tormenta aflojó, el buque se pudo mover hacia aguas abiertas alrededor de las Shetlands del Sure y eventualmente llegar a la isla Decepcion. Luego de dejar Decepcion los esfuerzos se enfocaron en tratar de corregir las cartas nauticas de los estrechos de Gerlache y Orléans, ya que la expedicion del Belgica, comandada por Adrien de Gerlache en 1898, no lo habia podido hacer. Esta tarea fue completada el 5 de Diciembre y el Abntartic se dirigio entonces al Antartic Sound, que los llevaria al campamento de Nordesnkjöld. Desafortunadamente, al aproximarse a la zona, el paso entre los hielos se hizo cada vez mas angosto y para el momento en que el buque llego a la vecindad del Monte Bransfield, el paso estaba totalmente cortado.

Andersso fue a tierra en la Tierra de Louis Phillippe para tener una mejor vista del hielo en el sitio, pero reportó que el Golfo de Erebus y Terror estaba totalmente cerrado por el hielo, no obstante Larsen decidio tratar de "empujar" su camino de todos modos. Muchos días mas tarde no los encontro en una mejor situacion. Larsen abandono su idea y decidio que tratarian de llegar a Nordenskjöld por trineo.El buque finalmente se libro del hielo y Larsen una vez mas se dirigió hacia el Antartic Sound. El 29 de Diciembre Andersson, Duse y Toralf Grunden bajaron a tierra en Bahia Esperanza e inmediatamente establecieron un deposito para el invierno en caso que el buque no pudiera llegar al campamento de invierno.

La cabaña de piedra en  la Isla Paulet, usada por la tripulacion del Antartic desde Febrero a Noviembre de 1902.El buque Argentino Uruguay que los rescató se vé al fondo.

Luego comenzaron un viaje de 200 millas a la isla de Snow Hill. Larsen y el resto de la tripulacion del Antartic trataron nuevamente de seguir viaje hacia el Sudeste, pero el buque estaba atrapado en el hielo mientras una terrible tormenta lo llevaba hacia el sur, primero con la proa hacia adelante, luego de costado y mas tarde de popa. Esto continuó hasta que llegaron cerca de la isla Paulet. En su diario del 10 de Enero de 1903, el cientifico Carl Skottsberg escribió:

"Durante la tarde la presion en los costados del buque - que habia comenzado ayer - no podia ser marcada, pero luego de la cena, justo cuando nos sentábamos a jugar a las cartas, el buque comenzo a temblar como una hoja y un golpe violento nos llevo a todos a cubierta para ver que ocurría La presion era tremenda, el buque se levanto cada vez mas arriba del hielo, mientras el hielo se convertia en polvo en los costados del buque."

El buque se levanto por sobre las presiones del hielo, pero mas tarde esa noche el Antartic comenzo a escorarse hacia esrtibor. Todos se prepararon para abandonar el buque, pero afortunadamente las bombas pudieron contener la entrada de agua. Casi dos semanas continuaron asi, mientras el buque seguia hacia el sur con el hielo. El 16 de Enero el hielo se abrio hasta un punto en que el buque se adrizo y el 3 de Febrero la presion de un pack en su proa aflojo la opa y por primera vez en semanas el buque flotaba nuevamente. Desafortunadamente esto solo empeoró la entrada de agua, por lo que, en un acto de desesperación, Larsen decidio tratar de  encallar el barco en la isla Paulet.

Para el 12 de Febrero habian logrado llegar a un gran espacio vacio de hielo que se habia abierto en direccion a la isla Paulet. Se arranco el motor y se colocaron las velas en un intento furioso de llegar a la isla, pero esto ronola entrada de agua en inmanejable y, mientras el agua subía, se dio la orden de abandonar el barco. "Estamos parados en una larga fila al borde del hielo", escribio Skottsberg, "y no podemos quitar nuestra vista del barco...Las bombas estan aun trabajando, pero el sonido se escucha cada vez mas bajo... esta respirando sus ultimos momentos. Se hunde cada vez mas y mas...Ahora el nombre desaparece de la vista. Ahora el agua esta en su borda y con un ruido, el mar y pedazos de hielo llenan su cubierta. Ese sonido no lo podré olvidar nunca, no importa cuanto viva. Ahora los colores azul y amarillo son llevados a las profundidades."

  

"El palo de mesana pega contra el hielo y se corta, el palo mayor tambien pega y se rompe, el crow´s nest se arrastra contra el hielo y la bandera, con el nombre Antartic, desaparece en las olas. El bauprés, el ultimo mastil---se fue! El Antartic se hundió a unas 25 millas de la isla Paulet y los náufragos ahora comienzan la pesadilla de llegar a ella por el hielo.

Los alimentos que pudieron ser salvados fueron cargados en la ballenera y llevados de  témpano en témpano.  Estaban en constante peligro de los icebergs que amenazaban sus campamentos en el hielo, pero luego de 14 días y una remada de seis horas, finalmente llegaron a tierra en la isla Paulet el 28 de Febrero de 1903. La única esperanza que los hombres tenían era que Andersson hubiera podido arreglar para un buque de rescate si el Antartic no hubiera vuelto antes del otoño. Incluso si esto fue logrado los hombres sabían que tendrian por delante un invierno muy difícil ya que simplemente no habría ninguna posibilidad de un barco de rescate que lograra llegar por el hielo tan tarde en la estación.

Mientras el Antartic trataba de encontrar una ruta para recoger a Nordenskjöld y los demás, la tentativa de Gunnar Andersson, el Teniente Duse y Toralf Grundenla de alcanzar los cuarteles de invierno a pie estaba siendo comprometido por su falta de conocimiento de la geografía del área. Después ser puesto en tierra, los hombres se marcharon en una dirección del sur-sudoeste que, según la carta de Ross de James Clark, les traerían a Sidney Herbert Sound. Lamentablemente, en vez de encontrar una continuación de tierra después de su lucha a través del lado este de la Tierra de Louis-Philippe, se encontraron en la entrada congelada del Canal del Príncipe Gustav.

Andersson escribio: " Estamos de pie silenciosos y perplejos y miramos la nueva y maravillosa escena. Milla sobre la milla de llano nevado, como nunca hemos visto antes, encuentra nuestros ojos. Uno en realidad puede imaginarse que una ciudad gigantesca nevada esta ante nosotros, con casas, y palacios en miles, y en cientos de cambiantes formas irregulares - torres y agujas, y todas las maravillas del mundo. A primera vista aparece incomprensible, pero debe ser, después de todo, una bahía cubierta de una masa congelada de innumerables icebergs".

 Los hombres comenzaron a cruzar la bahia en skis hacia la isla Vega y, despues de 15 horas, llegaron a ella e hicieron su campamento; estaban seguros que estaban sobre la isla James Ross y por lo tanto pronto serían capaces de alcanzar el Admiralty Sound. Subieron a un pico y para su desazon descubrieron su paso bloqueado por una gran extension de agua libre de hielo que de inmediato reconocieron como el Sidney Herbert Sound. Pero... podian ver aguas libres hacia el Sur, por lo que  asumieron que el Antartic no habia tenido muchas dificultades en llegar al campento de invierno de Nordenskjöld ese verano.

Este razonamiento final les sello su suerte para el invierno siguiente. Antes que Larsen dejara a Andersson y otros dos hombres en la Bahía Esperanza, entre ellos se hicieron planes que implicaron lo siguiente: quienquiera era el primero en llegar al campamento de invierno sobre la Snow Hill debía juntar el grupo y dirigirse a un encuentro en la Bahia Esperanza. Luego de ver aguas abiertas frente a ellos, Andersson y sus hombres asumieron que el Antartic ya habia llegado a Snow Hill y se dirigian a Esperanza para levantarlos a ellos. No lo pensaron más y volvieron a su depósito en Bahia Esperanza el 13 de Enero, donde se pusieron a esperar que le buque los recogiera.

La cabaña de piedras en Bahía Esperanza, usada por J.G.Andersson, T.Grunden y S.A.Duse desde Febrero a Septiembre de 1903.

Pero, aquellos días se convirtieron en semanas y finalmente se dieron cuenta que algo había ido terriblemente mal. El 11 de febrero comenzaron a construir una choza de invierno hecha con paredes de piedra a una altura del hombre más alto. El trineo, puesto al reves, sirvió como un techo, el que fue cubierto por algunos tablones y una vieja lona. Dentro de la estructura armaron la carpa para darles alguna protección suplementaria. El piso fue cubierto de pieles de pingüino y el 11 de marzo la choza estaba lista para ocuparse. Al pasar el invierno, la nieve que los rodeaba guardó la temperatura interior a pocos grados cómodos debajo de la congelación ... un poco más caliente derretiría el hielo sobre las paredes y el techo. Los tres hombres cazaron pingüinos para complementar sus recursos de alimentos y eventualmente mataron a unos 700 de ellos. Aún lograron matar varias focas y pescar algunos peces a traves de agujeros en el hielo. Cada uno tomo un turno para entretener a los demas durante las tardes. De acuerdo a Andersson, el invierno paso rápido. Cuando llego la primavera, Andersson hizo un corto viaje para ver si el canal a la isla Vega estaba congelado y asi era. Los hombres agradecidos se marcharon de su choza el 29 de Septiembre en busca de los demas.

Monolito instalado en el lugar donde hicieron su choza de piedras Andersson, Duse y Grunden, en el medio de una gran pingüinera.

Todos ellos eran un susto d everlos, ya que estaban ennegrecidos por el hollín de pies a cabeza, con barbas largas delgaduchas y la ropa sucia, desigual. Acababan de comenzar su viaje cuando una tormenta pasó, atrapándolos en su pequeña tienda. Andersson escribió, " la tormenta se puso cada vez más violenta mientras el frío aumentó en la intensidad, y durante la noche siguiente la pared de tienda se cayó sobre mi cabeza y la nieve se congelo sobre mí, de modo que quedé atrapado. No fui liberado de mi posición hasta que la tormenta pasó, aproximadamente 30 horas más tarde ". Alcanzaron la isla Vega el 9 de octubre y encontraron el depósito dejado el verano anterior. Los dos días siguientes fueron gastados cuidando de la congelación de Grunden y Duse. Después de mas exploraciones pudieron confirmar que el Sidney Herbert Sound  se conectaba en realidad con el Canal del Príncipe Gustav pero cualquier descenso de la isla sería sumamente difícil. Por lo tanto, los hombres volvieron sobre sus pasos y comenzaron la última pierna de su viaje para reunirse con los demás por vía del hielo de mar alrededor de la isla.

 Alcanzaron el Cabo Dreyfus, el Cabo pronto renombrado Well-Met (Bien encontrado), el 12 de octubre. Andersson escribió, " A la 1PM nos habíamos parado en el cabo para preparar la cena. Habia grupos de focas aquí y allí sobre el hielo; acabábamos de pasar un par de los animales, y una familia grande estaba a alguna distancia mas lejos. ¿ Que diablos pueden ser esas dos focas, paradas alli derecho? dijo uno de nosotros, indicando algunos objetos pequeños, oscuros a lo lejos sobre el hielo, hacia el canal. "Se están moviendo" grita otro.'Una impaciencia delirante nos agarra. Se saca un largavistas "Son hombres! Son hombres! gritamos Al fin pueden reunirse con su líder.cabo los hombres fueron reunidos con su líder.

EL RESCATE

La historia del capitan Larsen y los hombres náufragos del Antartic es otra historia de coraje increíble. Sobrevivieron en una choza de piedras en la isla Paulet a traves de los meses de invierno de 1903. Su primer dia en tierra en la isla Paulet. el 1º de Marzo, fue dedicado a cazar pingüinos y focas para suplementar sus reservas de alimentos para el invierno venidero. Hacia el final, unos 1100 pingüinos habian sido cazados.

Tambien comenzaron el trabajo en una cabaña de piedras que no era fácil de construir. Habia que encontrar y llevar piedras al sitio desde largas distancias, donde se estaba construyendo una estructura de paredes dobles. Cuando estuvo terminada, media 34 pies por 22 pies, con la mayoria del espacio para vivienda. Doce pies se usaron para la cocina. Dos camas de piedra fueron construidas a lo largo de las paredes del area de vivienda, cada una media siete pies y acomodaba a 10 hombres.

Para mediados de Marzo las tormentas eran muy violentas y pronto una de ellas le volo el techo a la cocina. Los dias invernales seguian lentamente mientras continuaba el ciclo: dormir, cocinar pingüinos (y ocasionalmente focas o peces), cazar y tardes hablando o leyendo en voz alta de algunos de los pocos libros que habian sobrevivido al hundimiento.

De tiempo en tiempo podian cantar juntos, pero los hombres tenian miedo de lo que podria ser su final. Skottsberg escribio: "Muchos cientos de sueños han sido soñados en nuestra isla, pero no se si ayudan a ilumnar nuestra existencia. Se agrupan en dos objetos - comida  rescate. Podriamos soñar de una comida completa, desde la sopa hasta el postre, y despertar a un cruel desengaño. Cuántas veces uno pudo ver el buque de rescate en nuestras visiones - algunas veces un buque grande, otras solo un pequeño sloop? Y sabiamos de las personas a bordo, hablaban de nuestros viajes, nos tomaron en sus brazos, palmeaban la espalda..." Pero la realidad de la situacion era muy diferente, mientras los alimentos escaseaban cada vez mas.

El 7 de Junio Ole Wennersgaard murió. Lo enterraron en una pila de nieve, hasta que pudieran darle un entierro apropiado en la primavera.

Los meses pasaban lentamente hasta que llego Octubre junto con una rotura del hielo de mar en el golfo, lo que daba una clara indicacion que el mar estaba limpio como para que una embarcacion pudiera tratar de llegar a los tres hombres que habian dejado atras en Bahia Esperanza.

Carl Larsen llevo a cinco miembros del Antartic y se dirigio a la Bahia Esperanza en la madrugada del 31 de Octubre, con la esperanza de hacer contacto con un buque de rescate. Lucharon contra el clima todo el tiempo pero el 4 de Noviembre finalmente llegaron a Esperanza. Para su tristeza encontraron la choza de piedras y el depósito, pero ningun otro signo de vida de los naufragos. Pegado a la choza habia una nota que habian dejado informando al que lo hallase que Gunnar Andersson, el teniente Duse y Toralf Grunden habian invernado alli. En un frasco se hall tambien un mapa dibujado que mostro a Larsen la ruta que los tre shombres pensaban tomar para llegar a Snow Hill. Larsen se dio cuenta que debia hacer el mismo viaje, pero esta vez por agua.

El mal tiempo los retraso por tres días antes que pudieran largar su pequeño bote al Antarctic sound. Larsen escribió:" nos despegamos a las 4 am y luego remamos todo el día en direccion a Sindey Harbour. Solo encontramos hielos alejados por aqui y alla. El buen tiempo continuó toda la noche siguiente y estabamos haciendo un rápido progreso hacia nuestra meta cuando, justo que pasamos el Cabo Gage y llegamos al Admiralty Sound, encontramos algo que no podia ser forzado por el bote. Hallamos que el hielo se extendia en una linea recta sobre la bahia hacia la isla Cockburn y la isla Seymour,  hacia adentro a todo el Sound. Entonces a las 2am pusimos el bote sobre el hielo y nos fuimos a descansar."

Mientras Larsen y sus compañeros luchaban a traves del golfo, muy cerca estaba ya un buque de rescate que navegaba a traves del hielo cerca de la isla Joinville.

 La Corbeta Uruguay

Mientras Suecia y Francia encaminaban expediciones de socorro, las autoridades argentinas, dispusieron inmediatamente el alistamiento de la Corbeta Uruguay para encarar la empresa. En ese entonces la Corbeta Uruguay ya era gloriosa. Los hechos la convirtieron en heroína. Había sido construida en los astilleros Laird Brothers, de Birkenhead, Inglaterra, y botada en febrero de 1874. Había integrado la llamada “Escuadra de Sarmiento” de “acero y vapor”.  Sus características originales eran de corbeta cañonera mixta, con 550 tons. de desplazamiento, con una eslora de aproximadamente 50 metros y una manga de 7,5 metros. Su artillería había variado con el tiempo. Su casco de acero y revestimiento de madera, encerraba una máquina de vapor, de caldera cilíndrica para una velocidad de aproximadamente 11 nudos. 

   

Para el riesgoso evento fue reacondicionada en los Talleres del Arsenal de Marina en Dársena Norte. Se cambió su máquina y caldera; se le agregaron mamparos estancos; varios sectores fueron forrados en aserrín de corcho, para obtener mejor resistencia al frío; al estilo “lomo de ballena” se le agregó un castillete de proa y una caseta para el timonel en popa; se facilitó la comunicación a través de las cubiertas bajas; se reforzó su proa y roda; se aumentó la capacidad para almacenar petróleo; su arboladura se modificó a barca con gavias dobles. Todo estaba  prácticamente listo en los finales de septiembre.

   

Segun lo reporto Caras y Caretas

Dotados sus pañoles con suficientes víveres, La Uruguay zarpó el 8 de octubre  al mando del prestigioso teniente de navío Julián Irizar acompañado por una tripulación de igual mérito. Entre ellos el teniente de fragata Ricardo Hermelo; el alférez de navío Jorge Yalour y el alférez de navío Felipe Fliess.

     

La plana mayor de la Uruguay, visitantes ilustres antes de la zarpada y la zarpada desde Darsena Norte, con cientos de porteños vivándolos

Los amigos de Suecia y Argentina estaban ya muy preocupados con la suerte del Abntartic cuando no regresó. Despues de todo, las expediciones británicas (Discovery) y alemana (Gauss) se habian escapado por los pelos de las inusuales condiciones de hielo ese verano. Asi que se hicieron arreglos para que Francia, Suecia y Argentina enviaran expediciones de rescate a las vecindades de Snow Hill la siguiente primavera.

La expedicion sueca en Buenos Aires, cuando aun no se sabia que la Uurguay los habia rescatado.

El Teniente Julian Irizar, el agregado naval argentino en Londres, fue el elegido para liderar la expedicion de rescate argentina a bordo de la corbeta Uruguay. Mientras tanto se realizaban los preparativos, Nordenskjöld habia regresado a Bahia esperanza junto con Andersson, Duse y Grunden. El 26 de OctubreNordenskjöld junto con Andersson y Sobral fueron hasta la isla Seymour y dejaron un mensaje en un gancho de bote, el cual fue puesto como una señal en un "cairn" de piedras. El 7 de Noviembre fue un dia de gran excitacion, ya que ese dia Larsen y sus hombres comenzaron su remada épica a traves del Golfo de Erebus y Terror, mientras estaban haciendo ésto, dos miembros del gurpo de invernada, Gösta Bodman y Gustaf Akerlund dejaron la casa de Snow Hill hacia la isla Seymour y finalmente esta fue la fecha en que Irizar y la Uruguay alcanzaron el hielo cerca de la isla Seymour.

Un pequeño grupo de hombres fueron puestos en tierra y esa misma tarde hallaron el gancho de bote plantados anteriormente por Andersson y Sobral. Irizar lentamente llevo su buque por el filo del hielo hasta que fue visible una tienda en tierra. Irizar y el Tte Yalour descendieron, caminaron a la tienda y procedieron a despertar a los dos hombres adentro: Bodman y Akerlund. Los dos oficiales luego siguieron a los suecos a traves del hielo a los cuarteles de invierno, la cabaña de Snow Hill.

Nordesnkjöld debe haber estado tremendamente alegre pero esto fue rápidamente templado cuando los argentinos le informaron que no habian visto ninguna señal del Antartic. Se pusieron rápidamente de acuerdo en abandonar el lugar para que pudiera comenzar la búsqueda del perdido Antartic. Pero de pronto los perros comenzaron a ladrar y cuando salieron a ver, para su sorpresa estaba Bodman saludando a Larsen y a su gente que justo habian completado su viaje de 15 días a traves del hielo!

Nordenskjöld escribió: " Ninguna pluma puede describir la inmensa alegria de este primer momento...al mismo tiempo me enteré que nuestro querido buque ya no existía, pero pro ese instante no podia sino sentir nada mas que alegria cuando vi entre nosotros a estos hombres, de los cuales solo unos minutos antes pensabamos con la mayor pesadumbre" . Todos habian sido al fin reunidos.

Un kayak, una ballenera y al fondo la corbeta Uruguay.

 Nos dice Sobral en su libro ya citado:

“El día 8 de noviembre, día memorable para nosotros lo mismo que para todos los argentinos, porque en ese día se consumó uno de esos hechos que dejan huellas imborrables en el corazón de los que en él actúan y recuerdo imperecedero en la mente de los que oyen su relato”.  (Pág..305)

Luego de un mes de navegación sin grandes particularidades, la Corbeta Uruguay llegó al encuentro y rescate de los aislados expedicionarios en Snow Hill. La emoción se acrecentó en Sobral  porque la nave salvadora, había sido su buque escuela en tiempos de cadete. Y dice Sobral al referirse al teniente Irizar y a la querida tripulación de la Uruguay:

“Ellos con su abrazo más fuerte que el de los hielos y con más fuego que el de un volcán me dieron el enviado por mis padres... Yo en esos momentos me sentí todo lo feliz que se puede sentir un hombre, todas mis aspiraciones se vieron colmadas porque el éxito de la Uruguay era el triunfo para mi patria”. (Pág..307)

 Era hora de emprender el camino de regreso a casa. Al recordar aquel momento, escribió Sobral con sentidas palabras:

“Al fin todo quedó listo y toda la expedición sueca se encontraba á bordo de la Uruguay, bajo la protección de la bandera de mi patria que por vez primera flameaba al impulso de las heladas brisas polares”. (Pág..321)

Recorrieron la zona navegando con rumbo norte por el estrecho de Bransfield, en tanto el mal tiempo fue un compañero inseparable. En su retorno hacia el continente, la embarcación sufrió los embates de graves temporales que no perdonaron su proeza.  La arboladura de la Uruguay sufrió serios daños en su palo mayor y en el trinquete. Su arreglo era irrealizable en esas condiciones.

Llegados a Santa Cruz, la conmoción de la buena nueva se transmitía telegráficamente, generando gozo y algarabía a lo largo del mundo. La hazaña era un hecho que perduraría en la memoria del pueblo sueco y argentino hermanados en esa gesta heroica. 

El 2 de diciembre de 1903 una multitud emocionada recibió calurosamente a la épica Uruguay y a su memorable tripulación. Familiares, amigos y simpatizantes se agolparon en los muelles dando muestras de afectuosa alegría por el retorno.

Aquellos seis hombres, quedaron jalonados por los sucesos vividos. Entre ellos,  el marino alférez Sobral, que se hizo acreedor al meritorio reconocimiento del pueblo argentino. Recordemos por último sus significativas palabras cuando dice :

“En esas noches, cuando solo se oía el ruido del viento en los costados de la casa; cuando acurrucados en nuestras camas interrumpíamos la lectura; impensadamente yo no se porque, uno miraba hacia el techo observando no se que, en los obscuros nudos de los tablones de pino ¡Cuántas cosas vistas con los ojos del alma sobre esos maderos y que desfilaban como en un cinematógrafo!

Y sin embargo, yo quisiera volver á pasar por esas sensaciones otra vez. Yo quisiera volver por varios años á internarme en las regiones heladas. Yo quisiera volver á oír en aquel silencio de muerte el ruido del ventisquero, el silbido del viento y de la nieve por los flancos de la tienda; yo quisiera tener que refregarme las manos con la nieve para volverlas á la vida, y marchar al costado de un trineo tirado por veinte perros á plantar el pabellón de la patria mas allá del paralelo 80°”. (Pág..168)

 

La entrada a Buenos Aires

Ya salvados.

Nota final: El tio de Otto Nordesnkjöld fue el descubridor del Pasaje del NorEste alrededor de Siberia. Nordesnkjöld tenia un doctorado e geología y era profesor en la universidad de Uppsala. Liedro expediciones geoloógicas a Tierra del Fuego en 1895/1987 y al Yukon en 1898. Al retornar de la expedicion del Antartic, Nordenskjöld tuvo mucha fama, puero quedo endeudado por el resto de su vida. No obstante, lidero otras expediciones a Gorenlandia en 1909 y a Peru y sur de Chile en 1920-1921.

La cabaña y los stios donde estuvieron son hoy parte de la historia y los museos antarticos y como tal deben ser cuidados y mantenidos, cosa que el Instituto Antartico Argentino y museologos como Pablo Pereyra tratan de hacer dentro de sus posibilidades. La cabaña de Snow Hill esta en muy buenas condiciones y ha sido preservada de la accion del clima por la Argentina y por grupos de suecos que han estado alli. Hay peligro sin embargo en la base de la cabaña debido al aumento de la temperatura del lugar que derrite el permafrost. El sitio de Bahia Esperanza esta muy cerca de la Base Esperanza Argentina, por lo que se la cuida mucho. No es asi en cambio con la de isla Paulet, donde los pingüinos hacen estragos, pero los conservacionistas no dejan que se cuide la cabaña para protejer a los pingüinos. (quien tiene razon?

El Capitan Larson nació en Sandfjord, Noruega. En 1893 llegò con el "Jason" y el "Hertha" para inaugurar la etapa de la caza de ballenas en las Georgias. Volviò en 1902 con el Antarctic y luego se quedó en Buenos Aire y estableciò una compañía de pesca en Georgias del Sur, con factoria en la Isla San Pedro. Sus naves fueron el ballenero Fortuna, de 160 toneladas y los veleros Louise y Rolf. de 1800 y 400 toneladas. En 1904 se estableciò en Grytviken en Bahìa Cumberland. Ver el capitulo de Balleneros.

Postal de recuerdo