Historia y Arqueología Marítima

 

HOME LA GRAN REVISTA NAVAL DEL CENTENARIO  

 

Nautilus- España

Por el Subprefecto Dn. AMILCAR CARLOS LÓPEZ-  Revista Guardacostas Agosto 1991

El Centenario de la Revolución de Mayo, marcó un hecho de singulares características, al cual los distintos países americanos, europeos y asiáticos adhirieron con inusitada exuberancia, debido en parte al perfil de futura potencia mundial que comenzaba a exhibir nuestro país. Las diversas comunidades deseosas de participar en este importante acontecimiento designaron especiales delegaciones integradas por diversas personalidades políticas, culturales, religiosas y militares.

La gran mayoría de estas Comitivas oficiales se trasladaron en naves  , que era de alguna manera la mejor forma de anunciarse como verdadera potencia ante los ojos del mundo. Por ese entonces las naciones principales buscaban acercarse a América, exhibiendo a la vez su poderío y ahí estaba una excelente oportunidad que no debía desdeñarse, el Centenario de Mayo de 1810, lugar de reunión: el lejano Río de la Plata, donde Buenos Aires se evidenciaba como un gran proveedor de materias primas. Algunos visionarios vaticinaban oscuros tiempos para Europa donde nadie deseaba perder supremacía y era muy importante tener buenos vínculos con naciones que podrían llegar a ser las reservas del mundo; y Argentina era una de ellas, lugar donde muchos inmigrantes confiaron su asentamiento, entrelazando además, raíces con diversos grupos étnicos.

La representación oficial de España fue presidida por la INFANTA ISABEL, viuda del Conde GIRGENTI y tía del Rey ALFONSO. Por ese entonces era notorio que España se preocupaba de que las fiestas conmemorativas del más grande acontecimientode la vida argentina, aquel pueblo testimoniara en forma elocuente todo el afecto que por la República sentía y ningún acto más en armonía con este pensamiento, que el designar como representante de la Madre Patria, cerca de la hija amada, aun miembro de la Casa Real.

Muchos fueron los actos programados para conmemorar el Centenario, entre ellos la Revista Naval de las naves arribadas al Río de la Plata.

El Puerto de Buenos Aires en 1910 podía dividirse en 2 partes:

El Riachuelo: Puerto natural formado por el riacho del mismo nombre, el que por medio de los dragados necesarios permitía el acceso de buques hasta un calado de 18 pies. Este riacho ocupa la parte Sud de la ciudad y su desarrollo es de Este a Oeste, siguiendo las curvas del río. En la ribera norte (Capital Federal), se disponía de 4.500 metros de muelles de madera. Esta parte del puerto era un poderoso auxiliar del puerto de la Capital y se puede calcular que tenía un movimiento de 1.200.000 toneladas de mercaderías por año.

El Puerto de la Capital: Ocupa la parte Este de la ciudad y su dirección es de Norte a Sur. Se compone de dos dársenas, una al Norte y otra al Sud, entre las dársenas están los diques que llevan los números 1 al 4. Esta obra se comenzó en el año 1886, bajo la dirección de Don EDUARDO MADERO, finalizándose en 1897 cuando precisamente el 6 de Marzo de ese año se habilita el dique 4 y se llena la Dársena Norte.

Se hace constar que en 1910 no se hallaba construido el Puerto Ingeniero HUERGO, ampliación del puerto capitalino, conocido como Puerto Nuevo. Esta ampliación debió realizarse cuando quedaron demostradas las deficiencias reinantes en 1905, donde se llegaron a movilizar 11.666.000 toneladas con un asombroso abarrotamiento; siguiéndose los lineamientos del Ingeniero Dn. LUIS HUERGO sugeridos con anterioridad. Estos trabajos se concluyen en 1926.

Por ello el Puerto de BUENOS AIRES en 1910 tenía como límite Norte; la Dársena y el Canal de acceso Norte.

La representación del JAPÓN estuvo a cargo del Crucero Acorazado "IKOMA", siendo esta la primera vez que la bandera del Imperio del Sol Naciente flamee en aguas argentinas; fue construido en KURE (Japón) en 1907, desplazando 13.750 toneladas, siendo la nave más grande que tomara parte en los actos del Centenario. Su eslora era de 134 metros, calando 26 pies, razón por la cual no le permite a esta importante unidad de combate (para su época), entrar en el Río de la Plata y al igual que los cruceros acorazados que integran la Escuadrilla Norteamericana, los buques "TENNESSE", "SOUTH DAKOTA", "MONTANA' y "NORTH CAROLINA", fue necesario derivarlos al Puerto Militar de Bahía Blanca y las delegaciones se trasladaron luego a la Capital en ferrocarril, siendo esta la causa por la cual estas naves no participaron de la Gran Revista Naval del Centenario.

   

El 21 de Mayo de 1910 a las 0900 horas arribó al embarcadero el Sr. Presidente de la Nación, Dn. JOSÉ FIGUEROA ALCORTA, abordando la FRAGATA SARMIENTO, mientras la banda de dicha nave interpretaba la marcha "ITUZAINGO"; instantes después embarcó la Infanta ISABEL, quien era acompañada por la Marquesa de Nájera. Gran cantidad de público saludó con una salva de aplausos la presencia de altas autoridades. En el palo mayor del barco fueron izadas las insignias del Jefe de Estado y el pabellón de Castilla.

  

 

A las 0910 la "SARMIENTO" largó sus amarras, dos remolcadores colocaron enseguida al buque en condiciones de enfilar la esclusa de la Dársena Norte. Enseguida abandonó su fondeadero el Transporte "1 ro. de Mayo", sucesivamente lo hicieron los siguientes vapores: "VENUS", "SOLO", "MADRID", "ROMA", "TRITÓN", "SANSÓN", "ATLETA" y numerosos remolcadores, todos ellos con considerable número de pasajeros. La "SARMIENTO", ya fuera de la esclusa y abandonada por los remolcadores, surcó las aguas del Canal del Norte a una velocidad de 8 millas por hora. El espectáculo que en ese momento ofrecía el Canal era de lo más hermoso que es dable imaginarse; entre uno y otro buque de regular calado aparecía ya un pequeño remolcador todo empavesado o un yate con sus velas ampliamente extendidas, que cruzaban veloces las aguas del gran estuario.

A las 12 del día la "SARMIENTO" enfrentó el grupo de torpederas, cuya insignia de nave Capitana ostentaba el cazatorpedo "ESPORA". Mientras los cañones de las torpederas efectuaban las salvas de ordenanza, la tripulación de las mismas rendían los honores al Jefe del Estado y a la representante del Rey de España.

La"SARMIENTO"dejó bien pronto a las torpederas, para dar comienzo entonces la Revista por el "EMDEN" crucero alemán que con el "BREMEN" forman la División que representa la Marina del Imperio. Al enfrentar a dicho buque y mientras la banda del mismo hacía oír los acordes del Himno Nacional; de la Fragata SARMIENTO salían los ecos del Himno de Alemania.

En todo el recorrido de la SARMIENTO los honores se repitieron en igual forma. Al terminar de recorrer la línea, la Fragata viró para efectuar la segunda recorrida, que inició por el Acorazado "SAN MARTIN". En este caso y siempre que se trataba de buques argentinos aparte de las salvas y hurras reglamentarios, se hacía oír el Himno Nacional que se repetía de la "SARMIENTO".

Efectuada la revista de la segunda línea, la "SARMIENTO", pasó por la popa de las torpederas que se encontraban fondeadas y listas para efectuar su recorrido por la zona central. En la revista de los barcos llamó justamente la atención de todos los que concurrieron la forma correcta y precisa con que los buques chilenos y españoles presentaron sus tripulaciones formadas sobre las vergas.

LA "SARMIENTO" EN EL FONDEADERO

La fragata "SARMIENTO" fondeó poco antes de las dos de la tarde, cerca de los cruceros italianos "PISA" y "ETRURIA" y momentos después se vio navegar con rumbo al punto donde estaba el buque presidencial, a numerosas falúas que ostentaban banderas correspondientes a las diversas naciones representadas en la revista. Esas pequeñas embarcaciones, que pronto rodearon a la Fragata "SARMIENTO" ofre-

ciendo un aspecto hermosísimo, conducían a los Jefes de las naves extranjeras y de las Divisiones de la escuadra argentina, quienes acudían a saludar al Presidente. Subieron a bordo en primertérmino el Capitán de Navio GERÓNIMO MAGLIONI y el Capitán de Fragata ADOLFO VASELLA, comandantes de los buques italianos "PISA" y "ETRURIA".

Pisa

Etruria

Al subir cada jefe o cada grupo de jefes de determinada nacionalidad, la banda de la "SARMIENTO" iniciaba los acordes del himno correspondiente. El Ministro de Marina atendía a todos los visitantes quienes pasaban luego a saludar a la Infanta Isabel y al Presidente de la República. Aproximadamente a las tres de la tarde se retiraron a sus buques respectivos todos los jefes nombrados.

EL DESFILE DE LAS TORPEDERAS

Entonces la Escuadrilla de torpederas abandonó su fondeadero en el extremo oeste de la doble línea de naves de guerra, para desfilar por entre las mismas y pasar frente a la Fragata "SARMIENTO". Navegaron aquellas con velocidad de 16 millas por hora, en el orden siguiente: "ESPORA", "BUCHARDO", "CORRIENTES", "KING", "ENTRE RÍOS", "COMODORO PY", "MU-RATURE", "MISIONES","JORGE", "PINEDO", "BATHURST".

Las tripulaciones de las torpederas iban formadas en las cubiertas y al pasar frente a "SARMIENTO", rindieron los honores de práctica. El desfile continuó hasta el extremo este de la doble hilera de buques de guerra, donde las torpederas viraron para volver por fuera de la línea y pasar n ueva-mente delante del buque presidencial.

EL REGRESO

Terminado el desfile la Fragata "SARMIENTO", levó las anclas para iniciar el viaje de regreso, lo que hizo entre las atronadoras salvas de treinta naves de guerra, que a pesar de todo no apagaban las hurras entusiastas de 12.000 marineros. (Eran ya las cuatro de la tarde).

Completaban el espectáculo un cielo diáfano, la luna que plateaba las aguas del Río de Solís y hasta el Cometa de HALLEY, que parecía asociarse a este hermoso final de fiesta mostrándose en una nueva posición en el horizonte y con un aspecto diverso al que ofreció antes de su paso por la Tierra.

Cuando arribó a puerto la Fragata "SARMIENTO" eran casi las dieciocho horas.

Todos los medios periodísticos de la época recogieron crónicas similares, es que el espectáculo sintéticamente descripto fue altamente emotivo, no registrándose un hecho similar como el que fue la Gran Revista Naval del Centenario, a lo largo de nuestra extensísima historia; ya que las representaciones de las más poderosas armadas del mundo rindieron los honores marciales a nuestro pabellón nacional, acto este que verdaderamente caló hondo en el sentimiento del pueblo argentino.

Utrecht- holanda

Fuentes consultadas:

- Archivos del diario "LA PRENSA".

- HISTORIA DEL PUERTO DE BUENOS AIRES. Por el Prof. RAFAEL E. LONGO. Buenos Aires, 1989.

- Archivo Histórico de la PREFECTURA NAVAL ARGENTINA.

Condensado del trabajo realizado por el autor, titulado "Los visitantes del Centenario" y que fuera publicado por la Junta de Estudios Históricos del Puerto de Nuestra Señora Santa María de Buen Ayre.

Agosto de 1991.

Crucero Montevideo

  

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar