Historia y Arqueología Marítima

 

HOME

CANAL DE BUENOS AIRES Y ROSARIO

PROPUESTA PRESENTADA AL GOBIERNO POR EDUARDO B. MADERO

JULIO DE 1897* BUENOS AIRES   IMPRENTA DE «LA NACIÓN», SAN MARTÍN 344- 1897

 

Buenos Aires, Julio 10 de 1897.

Á S.E. el señor Ministro del Interior, doctor don Noberto Quirno Costa.

Excimo. Señor:

Eduardo B.. Madero, domiciliado a los efectos que hubiere lugar, en la calle Florida núm.329, en su propio nombre y en el de las personas que, llegado el caso, han de formar parte de la sociedad ó empresa que bajo su dirección se constituya, tiene el honor de presentarse a V.E. sometiendo á la ilustrada consideración del Poder Ejecutivo, un proyecto de obras que, a juicio de los distinguidos ingenieros que para llevarlas al efecto le han pedido su coadyuvación (entre los cuales figuran los señores Hawkshaw, Hayter & Dobson, directores técnicos de las Obras del Puerto de la Capital), sera de muy grande trascendencia para el desenvolvimiento de la riqueza pública.

El proyecto del ingeniero D. Emilio Mitre, de unir los diques de la capital con el Paraná de las Palmas por medio de un canal navegable, resuelve en la opinión técnica de una manera completa y permanente el problema de establecer la comunicación para buques de gran calado entre el puerto del Rosario y los cauces profundos del Río de la Plata, á donde la navegación de ultramar llega sin tropiezos.

La importancia de este problema ha sido puesta de manifiesto en todo tiempo por las publicaciones de la prensa y por los reclamos del comercio nacional, que encuentra un serio obstáculo a un desarrollol lo en esa zona privilegiada, debido a las dificultades que hoy presenta el acceso de los ríos interiores.

El Gobierno de la Nación ha hecho por su parte repetidos esfuerzos para obviar estos graves inconvenientes; pero la cuestión está aun por resolverse, y de ella depende la realización de un gran progreso, el más grande tal vez que en la actualidad pudiera acometerse en favor de la riqueza del país) de su poderío comercial en un cercano porvenir.

Es un hecho que la República no deriva de sus ríos interiores todas las ventajas y beneficios que la Naturaleza le ha deparado, al brindarle cursos de agua tan poderosos por su enorme extensión y profundidad.

El Tamesis, sirviendo de base á la grandeza de la capital británica, ó el Escalda ó el Mersey haciendo surgir en sus márgenes los primeros puertos del Universo, dan una idea délo que llegaría a ser la región del Litoral argentino al norte de Buenos Aires el día que sus caudalosos ríos, por decirlo así, fuesen prolongados hasta la capital argentina, Ese día quedarían abiertos á las comunicaciones de ultramar, como verdaderos puertos oceánicos, los florecientes centros de población y comercio que hoy existen en sus orillas, y entre los cuales hay ciudades como el Rosario que son ya puertas de salida para los productos de media República.

La influencia de una transformación semejante se adivina fácilmente, y en nada cedería, fuera de toda duda, á la que han ejercido en otros países trabajos análogos, desde la desobstrucción de Las barras del Mississippi, del Danubio o del Ródano; la construcción de canales marítimos entre Amsterdam y el mar. el dragado de! Clyde, etc., obras cuyo catálogo se completa con las recientes del canal entre Manchester y la boca del Mersey, para no enumerar Ios millares de kilómetros de canalizaciones que cruzan el territorio de la Europa y de los Estados l nidos.

La excavación del canal de Manchester que citamos, es un ejemplo de los esfuerzos que realizan los países más adelantados de la Europa para llevar vías profundas de comunicación fluvial hasta sus centros mediterráneos de riqueza. Los capitales invertidos en esos trabajos superan á todo lo que pudiera costar la canalización que proyectamos y, sin embargo, no dará seguramente el canal de Manchester al Reino Unido lo que de la obra indicada puede esperar la República Argentina.

Este canal, teniendo por márgenes de un lado la tierra firme, del otro extensos terraplenes defendidos contra los embates del estuario, ya por sólidos muros, ya por otros medios eficientes de defensa, y por el cual los buques de mayor calado que vienen al Río de la Plata podrán navegar con sus propias máquinas y llegar basta el Rosario sin que en punto alguno falte agua bajo sus quillas, no tiene parangón con trabajos semejantes realizados en otros países, por lo que hace á la importancia de la obra y á su relativamente fácil ejecución. Es que en realidad se trata, más que de una obra nueva, del aprovechamiento de lo que ya existe, de utilizar, á costa de un esfuerzo, sin duda considerable pero no extraordinario, lo que la Naturaleza ha hecho ya, esperando sólo un golpe del arte para servir de una manera |+perfecta los fines de la civilización.

Nos será permitido limitar estas breves consideraciones la demostración de la necesidad de construir esta vía de comunicación entre el puerto de la capital y el río Paraná de las Palmas, y el interés que ella representa para el adelanto de la República.

El asunto ha sido ya estudiado en otra ocasión. en sus lineamientos generales y con más detenimiento que el que podríamos dedicarle para una presentación como la que ha de elevarse al Gobierno de la República.

Sólo insistiremos, en resumen, en que el canal entre Buenos Aires y Rosario, sustituyendo la actual vía de acceso por los canales orientales del Río de la Plata, reuniría las ventajas siguientes :

1 De quedar fuera de la influencia de los aluviones del Río de la Plata.

2 De ser una vía resguardada y cómoda, navegable sin ningún contratiempo para toda clase de buques.

3" De ser accesible para las comunicaciones terrestres en todo su trayecto.

4* De ser de fácil inspección y conservación

5 De reunir, no obstante- ser una vía del comercio exterior, todos los caracteres de un río interior, por lo que hace á la jurisdicción, vigilancia fiscal y defensa militar.

6* De proporcionar un ensanche conveniente y en breve necesario al puerto de la capital.

Por mi parte, penetrado de que una obra que tales ventajas produzca reúne las condiciones de una obra eminentemente nacional, vengo á proponer á V. E.. hacerme cargo de la construcción con arreglo á las siguientes

BASES

1" La empresa se comprometerá á construir para el Gobierno las obras hidráulicas que expresa destinadas á poner en comunicación, para buques de gran calado, el puerto de la capital con el puerro del Rosario.

Dichas obras se titularán: "Canal de Buenos Aires y Rosario", y se ejecutarán con arreglo á las especificaciones que á continuación se expresan:

a) La Empresa será autorizada a construir un canal navegable que ponga en comunicación el puerto de la capital con el río Paraná de las Palmas, por medio de un ranal de unión de dicho puerto con el río de Lujan, del dragado y ensanche de este río y de un canal de unión entre dicho río Lujan y el Paraná de las Palmas, partiendo del punto y llevando la dirección que Be encuentre más adecuada cuando se hayan terminado los estudios definitivos.

b) El canal arrancará de una dársena que se construirá en la extremidad norte del puerto de la capital, y que se unirá con el canal del norte de dicho puerto por un canal de unos 1.500 metros de largo y que será dragado hasta la misma profundidad del canal del norte en aguas bajas ordinarias. Esta dársena que ofrecerá muy grandes adicionales al puerto de la capital y surninistrará muelles paa los buques que requieran ser cargados al entrar ó salir del canal, será excavado á la profundidad de 7,5 metros en aguas bajas exceptuando en el lado sur donde el fondo actual frente al muro exterior del puerto recibirá ua pendiente desde su nivel actual hasta el nvel definitivo de la dársena.

e) La dársena será formada por muros de mampostería de piedra, y tendrá una entrada suficientemente ancha. Los muros del lado norte doblarán, para formar un pasaje ya sencillo ó ya doble según mejor convenga al desarrollar los planos detalla dos. Este pasaje ó pasajes serán cruzados por puente giratorio.

d) El terraplén exterior, ó sea del lado del río, en una distancia de unos 700 metros desde su comienzo, será protegido por un muro de mampostería de piedra. Desde el pasaje hasta el río Lujan se construirá un terraplén que será protegido por un muro de mampostería de ladrillo o de de piedra, ó bien por una palizada de madera dura ó por enfajinados ó sauces, según se convenga después que se hayan hecho los planos detallados.

e) El  canal se dividirá en cuatro secciones:

La I sección comprenderá el canal entre eI canal del norte y la dársena, y la misma dársena incluso su muro exterior con sus obras correspondientes.

La 2" sección comprenderá la parte del canal que queda entre la dársena y la antrada del río Lujan, incluso el terraplén protegido y obras correspondientes.

La 3a sección comprenderá el canal, desde la entrada en el Lujan, hasta al punto del mismo río de donde partirá el corte para unirlo con el Paraná de las Palmas, incluso las obras correspondientes.

Y la 4a sección comprenderá el canal de unión entre el río Lujan y el Paraná de las Palmas.

f) El canal, después de salir de la dársena continuará á lo largo de la costa del río. Se unirá con el Lujan, y se canalizará este río en la mayor parte de su curso. Saliendo del Lujan, el canal será continuado hasta unirse con el Paraná de las Palmas.

g) El canal se construirá en toda su extensión en la línea que de los estudios detallados resulte más conveniente.

h) El canal será construido en forma que ofrezca en el fondo un ancho libre de 36 metros en los trechos rectilíneos, y en las curvas será ensanchado según llegue á ser necesario al completar los estudios finales, teniéndose en cuenta los varios radios de las curvas; pero se tomarán las disposiciones necesarias para poder ensancharlo cuando el aumento del tráfico lo requiriese. La profundidad será de 7.5 metros ó 24 pies 7 pulgadas en aguas bajas ordinarias, cuyo nivel se toma como cero. El ancho éntre los terraplenes variará según los taludes; pero donde el canal corra entre muros, el ancho será por lo menos de 40 metros, en el nivel de aguas bajas, exceptuándose los casos de puentes

i) En La tosca los taludes serán de 1 1/2 por 1 mientras que en el barro no serán menores de 5 por 1. Bajo el nivel de aguas bajas se dejará a cada lado una banqueta de 5 metros de ancho-, desde el cual, hasta el vértice del terraplén, serán formados los taludes la inclinación que llegue á ser necesaria según resulte de loe estudios finales.

j) En el Lujan \ Paraná de las Palmas se construirán muelles para guiar el agua hacia el canal. Se formarán a ló menos ocho sitios de cruzamiento para los buques, cuatro entre Buenos Aires y el Lujan, y cuatro entre el Lujan y el Paraná. Habrá un puente giratorio para la sección 1,   ycuatro puentes para secciones 2, 3 y 4.

k) Los terrenos ganados al río se irán rellenando con el material disponible.

Las obras a que se refiere la Ia base anterior serán ejecutadas  en la misma forma que las del puerto de la capital. Los ingenieros directores serán los sres. Hawkshaw, Hayter y Dobson; el constructor propuesto es el señor Charles H. Walker; pero en caso de falta de acuerdo con éste, el concesionario presentará á la aprobación del P.E. otro constructor ó constructores de igual importancia en Inglaterra.

3a Los planos de detalle, ubicación precisa de los canales, especificaciones y presupuestos serán presentados á los doce meses de escriturado el contrato, y las obras serán construidas con arreglo á dichos planos, detalles, especificaciones y presupuestos, bajo la inspección del Departamento de Ingenieros.

El presupuesto detallado de las obras sera acordado entre el P. E. y el concesionario, con intervención del Departamento de Ingenieros, sobre la base de que todos los materiales que se importen quedan exonerados de derechos de aduana.

4° La ejecución de las obras referidas será comenzada por la sección 1°' en el plazo de seis meses después de que sean aprobados los planos, pero el constructor podrá dar principio á las -a las secciones 2*, 3 y 4. simultáneamente, siempre que le sea permitido por los ingenieros - directores. Todas las obras propuestas deberán ser terminadas en el plazo de ocho años, contados desde la fecha en que sean aprobados los planos.

5° El Gobierno tendrá derecho á exigir que las obras se terminen con mayor rapidez en los plazos que se convengan de acuerdo con el Departamento de Ingenieros, avisándolo con seis meses de anticipación y aumentando en lo que fuese necesario los fondos destinados al pago de los trabajos.

6' El pago de los certificados mensuales de las obras se hará por semestres, agregándose á los certificados los intereses y comisiones que correspondan.

7' El costo de las obras será de 20.500.000 pesos moneda nacional oro sellado próximamente, salvo las redacciones ó ampliaciones que se convenga una vez efectuados, de acuerdo con el departamento del ramo, los estudios definitivos.

El interés de los certificados mensuales será de 6% al año. y la comisión del concesionario será del 7 1/2 por ciento, siendo á su cargo los honorarios de los ingenieros directores.

8* El pago de los certificados mensuales se efectuará en la misma forma que los de las Obras del puerto de la capital.

9* Para la atención de las obras descriptas, así como para la prolongación y mantenimiento del canal del Norte, el P.E. será autorizado a disponer de los fondos necesarios, y de los siguientes recursos: a) La emisión del sobrante de los 20.000.000 oro de Obligaciones del Puerto á que se refieren las leyes núm. 1257 de 27 de Octubre de 1882 y núm. 2743 del 7 de Octubre de 1890, después de cubiertos los compromisos existentes proedentes de la construcción del puerto de la capital.

b) Los demás recursos necesarios serán provistos por una nueva emisión de títulos del 5 % de renta y 1% de amortización acumulativa, garantidos en primer término por las obras propuestas, por su renta y por las tierras que la nueva obra conquiste al rio; y. en segundo término, por las obras del puerto y sus tierras sujetas como primer gravamen á la antedicha emisión de veinte millones de pesos oro.

10° E. P.E. podrá, mediante acuerdo con el concesionario, efectuar el pago de los certificados mensuales en obligaciones ó títulos de los señalados en el artículo precedente, siempre que los precios á que se entreguen no excedan de los corrientes en la plaza de Londres para las últimas emisiones de igual renta y amortización. En tal caso se abonará además al concesionario un 2 1/2 % extra, quedando á su cargo la comisión de emisión y el gasto de impresión y timbre de los títulos.

11" El P-E.  tendrá la facultad de vender las tierras que se conquisten al rio por las nuevas obras, debiendo aplicar á éstas el producto, y dar cuenta inmediata al H. Congreso.

12° En caso de dificultad ó inconveniencia en las emisipnes de títulos, ó en el de falta de acuerdo para su entrega al concesionario, el Gobierno abonará los certificados de obra con rentas generales, quedando especialmente hipotecadas á ese pago las obras y tierras adquiridas.

Quedará sin embargo entendido que en el case tal tener que atenderse los pagamentos con las rentas generales, el P.E. deberá limitar el importe anual de pagos en efectivo a las sumas de S 1.400.000 oro sellado en el año 1900 (antes de] cual no deberán empezar tales pagos) y $ 2.400.000 de igual especie en cada uno de los años subsiguientes baste la terminación dé la obra.

13' La limitación de pagos en efectivo de trata el artículo precedente deberá entenderee como la que actualmente rige para las Obras del Puerto de la capital; es decir, que ella no obstará á que el concesionario active las obras en escala mayor de la correspondiente á tales pagos, con tal que las letras de costumbre para la chancelación (sic) de los vencimientos semestrales se arreglen de manera quesos respectivos plazos se ajusten a las cantidades efectivas prefijadas como desembolso anual.

14* El concesionario dará una garantía de s 200.000, que responderá del cumplimiento del contrato Una vez que la empresa tenga invertida la suma de $ 400.000, podrá retirar la primera, quedando esta última suma en garantía.

15" La empresa será exonerada de todo impuesto.

16° Toda dificultad que se suscite entre la empresa y el Poder Ejecutivo será dirimida por arbitros arbitradores, nombrados en número igual por Cada parte, debiendo éstos designar previamente el tercero ó terceros en discordia.

Como en una de las bases que preceden (la 9 ) se hace referencia á la prolongación y mantenimiento del canal del Norte, obras que resultan asi involucradas con la que se propone, conviene manifiestar el objeto de esa unvolucración, que es el siguiente:

La obra del canal entre Buenos Aires y Rosario permitiría conquistar al río un área de terreno de seis millones próximamente de metros cuadrados, situada á uno y otro lado del dicho canal desde su punto de partida á inmediación de la dársena norte hasta la proximidad de la entrada en el Lujan. La utilización de esas dos lonjas de terreno cuyo valor tendría que llegar á ser muy importante por su especial situación, requiere un terraplenamiento a* que la excavación del mismo canal sólo puede proveer en muy pequeña parte; pero que puede fácilmente completarse dedicando á ese objeto el materia que se extraíga del ranal del Norte, ya en la debida prolongación del mismo hasta el agua, honda, ya en su mantenmiento durante el tiempo de construcción del canal Buenos Aires á Rosario. De esa manera, el gasto que es necesario efectuar en el canal Norte vendría a ser empleo útil á la nueva obra, concurriendo eficazmente á abaratar el costo intrínseco con la formación de terrenos que obtendrán, sin duda, fácil y productiva demanda.

Sabría deseado el que subscribe, incorporar á este proyecto ciertas obras, no de gran costo, que darían mayores comodidades á los embarcaderos de Zarate, San Pedro, San Nicolás y Rosario de Sant6a Fe; pero, siendo ellas de fácil ejecución en cualquier momento, no ha querido aumentar con su costo el importe necesariamente elevado de la obra principal á que esta propuesta se refiere.

Acompaño plano general de la obra propuesta, sujeto á las modificaciones que el estudio definitivo aconseje y á lo dispuesto en la 3a de las bases arriba presentadas. '■'> • !•• las b. arriba presentadas.

El cálculo de costo no comprende, naturalmente, la parte del dragado en el Canal del Norte, pues estando incluso en ella el mantenimiento del mismo, no es fácil anticipar cifras aproximadas que solo podrán establecerse después de un tiempo de experiencia en dicho mantenimiento. ----------

Dispuesto á suministrar á V. E. ó á las comisiones del H. Congreso cualesquiera otras explicaciones que se juzgue convenientes, tengo el honor de saludar á V.E.con mi respetuosa consideración.

Eduardo B. Madero

-_____________________________________________________________________

Buenos Aires, Julio 27 de 1897

Vista la precedente solicitud del señor Eduardo B. Madero por sí y en representación de las personas que, llegado el caso,  asegura que han de formar parte de la sociedad ó empresa que bajó su dirección se constituya para la construcción para el gobierno de las obras hidráulicas que expresa; Que se trata de poner en comunicación al puerto de la capital con el Paraná de las Palmas por medio de un canal de unión con el río Lujan, cuyo canal arrancará de una dársena que se construirá en la extremidad norte del puerto de la capital;

Que la importancia de esta obra, destinada á producir una gran transformación en el comercio de la República, abaratando los fletes, haciendo más rápida la navegación de nuestros ríos y suprimiendo los inconvenientes que hasta ahora la han dificultado, está fuera de cuestión, y el P. E mismo ya lo ha insinuado así al H.C. en su último mensaje de apertura de sus sesiones;

Que la seriedad de la propuesta está establecida no sólo por los estudios que se presentan, sino también por la competencia de los ingenieros que se índica entenderán en la obra y por la firma que subscribe la petición, se resuelve:

I° Pasar este expediente al Departamento de ingenieros civiles de la Nación, para que informe respecto á la parte técnica y bases que se proponen para la construcción del canal, y para que aconseje las modificaciones ó ampliaciones que han de tenerse en cuenta para formular, si fuera posible, el contrato ad referendum  que ha de someterserse á la consideración del H.C.-.

2o Que producido este informe, pase el expediente á una comisión compuesta del señor Procurador del tesoro, Presidente de la Contaduría general de la Nacion y Presidente de la Dirección general de rentas, para que asesore al Gobierno sobre el plan financiero que propone el solicitante para el pago de las óbras.

3o Comuniqúese y publiquese .

N.Quirno Costa

 

  

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar