Historia y Arqueología Marítima

 

HOME

Indice Informacion Historica

Esbozando la Historia Antártica Latinoamericana

PEDRO SARMIENTO DE GAMBOA, CRONISTA E INCANSABLE NAVEGANTE IMPULSOR DE LAS EXPLORACIONES HACIA LOS MARES AUSTRALES

Por Luz Miriam Alegría Oblitas - Perú

Es para mí un honor y una gran satisfacción participar en este importante evento;que se realiza en la Hermana República Oriental del Uruguay. Junto a ilustres historiadores reunidos en este nuevo encuentro, donde cada uno de los presentes aportara un enriquecedor y valioso tema histórico, que será el anclaje de unión de los momentos vividos por nuestros predecesores, y servirá de base para un futuro de continua unidad entre nuestras naciones.

El tiempo transcurre velozmente, así como la sutil creación de vida. Quedan muchas veces en el recuerdo y de nuestra frágil memoria importantes hechos en el olvido, es la historia la que se encarga de renacer todo lo acontecido. Desde Tales de Mileto, Pitágoras, Ptolomeo, Galileo, Piteas, Kepler, observadores, científicos y estudiosos de la mecánica celeste del universo. Las estrechas siempre fueron guía, también para la navegación de los hombres de mar, y es gracias a la experiencia de estos valerosos navegantes, y expedicionarios de siglos pasados, que se obtuvo un conocimiento más detallado y profundo de nuestro planeta, al descubrir mares y territorios, y llegar hasta el lejano y misterioso Continente Antártico, contribuyendo así al futuro de expediciones antárticas, que en el presente unen la Historia Antártica de nuestros países iberoamericanos.

Muchos hombres de gran sabiduría nos dejaron un invalorable tesoro de conocimientos, y entre ellos elegí para esta ponencia al cronista, científico, e incansable navegante español: Pedro Sarmiento de Gamboa, soñador empedernido, de alma aventurera y osada, propulsor de las exploraciones hacia los mares australes.

Pedro Sarmiento de Gamboa, hombre de gran talento, innato investigador científico,ilustre cosmógrafo, autor de la Historia de los Incas, e inspirador del primer viaje que parte del Perú hacia Oceanía, desde el puerto del Callao en el año 1567, junto al joven navegante Álvaro de Mendaña, donde Sarmiento fue el verdadero propulsor de esta Empresa, que descubrió las islas Salomón; en el Mar del Sur1, en busca de las remotas “Tierras de Ofir” aludidas en la Biblia, como el Edén escondido y denominada por Sarmiento como “Archipiélago del Nombre de Jesús”.

Sarmiento de Gamboa, basándose en tradiciones aborígenes y apoyado en las versiones de los viejos amautas, describe luego en sus escritos que “a 200 y tantas leguas de Lima, descubrió el 30 de noviembre de 1567, dos islas situadas al poniente (Ahuachumbi y Ninachumbi) donde Túpac Inca Yupanqui2 había llegado con 20.000 hombres y que Mendaña no las quiso tomar”.

Fue considerado por el Virrey don Francisco de Toledo como “el hombre más hábil de esta materia que haya hallado en estas tierras del Perú”. Y por muchos historiadores como el primer hombre que contemplo América en su conjunto, y pionero en el diseño de una estrategia para construir una seguridad hemisférica, al localizar con mucha precisión la entrada de la boca occidental del Estrecho de Magallanes.4

Señalo acertadamente Australia a la que llamo “la tierra grande del sur”. Todos los navegantes peruleros fueron influenciados por los ideales de Sarmiento, impulsor de la vocación oceánica del virreinato, como: Juan Fernández que partió rumbo al sur para descubrir las islas que llevan su nombre. Pedro Fernández de Quirós que llegó a la isla mayor de las Nuevas Hébridas; y las llamo “Australia del Espíritu Santo” en 1605-06, y Luis Váez de Torres que navegó entre Nueva Guinea y Australia, y que luego avistaría el cabo York en 1606-07.

En su honor un majestuoso nevado es dominado “Monte Sarmiento”, ubicado en las soledades fueguinas (54° 29’ de Latitud Sur – 70° 46’ de Longitud Oeste) de la región magallánica chilena (Parque Nacional de Alberto de Agostini). Hace cuatro siglos anduvo Sarmiento con sus hombres, y reconocemos el mérito de su gran hazaña ante la adversidad.

ENCUENTROS DE HISTORIADORES ANTÁRTICOS LATINOAMERICANOS • 1999-2011

1. RESEÑA BIOGRÁFICA

Pedro Sarmiento de Gamboa, nació en Alcalá de Henares hacia 1532, de padre gallego y madre vasca. Después de vivir un tiempo en México anduvo por Guatemala y en 1557 en los “poderosos reinos del Perú”. En el año 1561 fallece el virrey don Andrés Hurtado de Mendoza y con la llegada del nuevo Virrey Diego López de Zúñiga y Velazco5, Sarmiento pudo encontrar la labor de ayudante bajo su gobierno, pero años más tarde, Sarmiento es acusado por el tribunal de la Santa Inquisición por referirse a misterios de cábala y alquimia, por lo cual se le desterraba de todas las Indias de su majestad perpetuamente para los reinos de España el 8 de mayo de 1565. Sarmiento apela con vehemencia ante el Papa y pudo anular su destierro y realizó muchas gestiones ante el obispo de la Ciudad de los Reyes a cambio consiguió su reclusión, luego de seis meses pidió ser trasladado al Cuzco, donde obtuvo prórroga de su destierro.

En 1567 regresa a Lima, momento en el cual se planeaba en la Ciudad de los Reyes una expedición marítima en busca de las maravillosas “Tierras de Ofir”, o archipiélago de Salomón. El gobernador Lope García de Castro6, que sustituye al Conde de Nieve, solicita la anulación de la pena contra Sarmiento para que sirviera de piloto por su gran experiencia en dicha expedición y por su conocimiento de los secretos del astrolabio, ya que eran los instrumentos que utilizaban en aquella época, como la ballestilla, el cuadrante, y el reloj de arena.

2. EXPEDICIÓN HACIA LAS TIERRAS DE OFIR

El 19 de noviembre de 1567, parte de expedición en dos naves, el uno llamado “Los Reyes” nave capitana, el otro “Todos los Santos”, nave almiranta, desde el puerto del Callao con 157 hombres y víveres calculados para un año, rumbo al poniente. Fueron designados por el gobernador: como general a su joven sobrino Álvaro de Mendaña7, como capitán a Pedro Sarmiento de Gamboa, como piloto mayor a Hernán Gallego, y de Maestre de Campo fue Pedro de Hortega.

Transcurrieron como 57 días de navegación para poder ver la costa, fue para estos navegantes días de incesantes y fuertes tempestades las que se presentaron durante el viaje, pero el día 14 de enero de 1568, hubo una gran tormenta, la primera noche de truenos y relámpagos jamás vividos por estos valerosos hombres, día que antecede al descubrimiento de una isla pequeña a la cual bautizaron como del “Buen Jesús” ubicada a 1.450 leguas del Callao.

El día 1 de febrero divisaron y bautizaron “los arrecifes o bajos de la candelaria”, cinco días después de fuertes vientos, pudieron ver una tierra llena de árboles de cocos, y palmas, a la cual se refiere Sarmiento como la isla de “Santa Isabel”. Por fin al séptimo día descubren tierra, después de recorrer 8.000 millas marinas en 80 días de navegación, llegaron a las islas Salomón8, que fue bautizada por Álvaro de Mendaña con el nombre de “Santa Isabel de la Estrella”9, y en la que Sarmiento fue el primer Capitán de España que pisaba aquellos edénicos parajes, y la pluma de Gamboa se recrea al describir como una isla con altas montañas y densamente poblada, con abundantes raíces, frutas, y aves de hermosa plumería, sándalos de toda suerte, mucha caña de azúcar, muestras de grandes perlas, coral y gran disposición de oro. Gamboa los encontró como una población alegre, obediente, con un sistema de justicia ordenado, tenían adoratorios donde solo enterraban a sus señores, creían en la inmortalidad del alma; llamaban a Dios “Colanba”, los hombres, mujeres y niños andaban desnudos, eran amulatados y de cabellos crespos, los isleños fueron invitados a comer muchos alimentos nunca saboreados por ellos, además aprendieron algunas palabras en el idioma de Castilla, sorprendidos de la facilidad con que uno de los naturales repitiera íntegramente el Credo, iniciaron así una amistad recíproca.

Al día siguiente en nombre del Rey don Felipe II de Castilla tomaron posesión de aquella isla y celebraron una misa “la primera que se decía en aquel rincón del globo”, por el Fraile Francisco Gálvez, ante el gran asombro de los (atoglanos) isleños. Mientras se construía el bergantín, el General dispuso la salida de una expedición para obtener más conocimientos del lugar, pues aún no estaban seguros si Santa Isabel era una isla o formaba parte de tierra firme. Para dicha exploración fue nombrado Pedro Sarmiento de Gamboa acompañado de 22 hombres, el cual junto a sus hombres avanzo seis leguas en un territorio muy difícil, llego hasta un río, pero al enterarse que la isla estaba poblada por naturales diestros en el arte de la guerra, Sarmiento decide regresar, dando media vuelta es atacado por otros naturales, los cuales hieren a un tripulante.

Por fin el 3 de abril el bergantín estuvo listo bautizándolo con el nombre de “Santiago”, y recién el 8 de abril; el piloto Hernán Gallego con 28 hombres pudo iniciar la exploración de los alrededores, donde encontraron muchas islas, todas pobladas de salvajes con pesadas macanas, con arcos y flechas, así recorriéndola de punta a cabo por ambas costas, los expedicionarios obtuvieron un conocimiento completo de Santa Isabel, calculando un largo de 95 leguas y un ancho de 20 leguas. Una vez que retornaron del viaje en el bergantín el 4 de mayo; informaron al General de las islas encontradas y recomendaron el traslado de la base a Guadalcanal, mientras Sarmiento y Mendaña no llegaban a un acuerdo, que cumpliese con las ordenes de la Corona española de colonizar dichas islas o continuar viaje hacia otras tierras, ya que Sarmiento insistía en navegar hacia el sudoeste. Finalmente decidieron regresar a costas americanas. Zarparon de la isla de Santa Isabel el 8 de mayo de 1568, navegando por las maravillosas “Tierras de Ofir”, pasaron lentamente por las islas de Galera, Florida, San Dimas, San Germán, San Cristóbal, Santa Catalina y Santa Ana, hasta que por fin viraron hacia el continente americano.

Aquí nuevamente resurgió otra disputa, Gamboa sostenía que era conveniente navegar hacia el sur y dar la vuelta por Chile y Mendaña con Gallego opinaban lo contrario, y, describiendo una amplísima parábola a partir de la línea ecuatorial, se dirigieron a México.

El 16 de octubre hubo un terrible temporal, las dos naves se desconectaron entre sí, los marineros sufrieron escasez de alimento y agua, con vientos fuertísimos, soportando con fe y resignación el destino, el temporal fue calmando poco a poco, duro 8 meses de navegación en llegar a las costas de México en febrero de 1569, la tripulación totalmente extenuada, con las 2 naves extraviadas entre sí, hambrientos, sedientos, sin mástiles y con la enfermedad del escorbuto, ciegos, y con fiebres altas que produjo 30 muertos; arribaron al puerto de Santiago de Colina llamada también de Salagua en México, donde Sarmiento de Gamboa llega después de 14 años por el lado del Pacífico, donde por un milagro de la vida las dos naves se reencontraron.

Sarmiento de Gamboa, en el mismo puerto de Colina redacta una “probanza” y un extenso memorial dirigido al Rey don Felipe II en el que enumera todos los agravios recibidos de Mendaña y Gallego.

Por fin el 11 de septiembre de 1569, la expedición llega al Callao, estando ya por terminada la función del Gobernador de Lope García de Castro y hallándose en viaje el reciente Virrey nombrado don Francisco de Toledo.

3. SARMIENTO COMO HISTORIADOR Y COSMÓGRAFO

Sarmiento llega al Perú en momentos en que el Rey Felipe II nombró como Virrey de  los reinos del Perú a don Francisco de Toledo, veterano servidor de Carlos V en susjornadas por Europa; cuyo cargo asume el 30 de noviembre de 1569.

Sarmiento de Gamboa continuó acumulando cargos contra Mendaña culpándolo del fracaso del viaje a las islas Salomón, el Virrey enterado de todo informó al monarca Felipe II sobre las dos naves que Mendaña había llevado para el descubrimiento, sin lograr los objetivos principales: como no traer muestras de la tierra, y no haber sido pobladas.

Fue la personalidad de Sarmiento de rostro ascético y sumido, de brillante inteligencia y cultura, e individualidad poderosa, la que sorprendió a don Francisco de Toledo, el cual hizo un examen minucioso de Sarmiento y lo tomo inmediatamente a su servicio. Los dos nombramientos que extendió el Virrey Toledo a favor de Sarmiento de Gamboa fueron los de “cosmógrafo mayor de los reinos del Perú” e “historiador”, ya que para la Corona y sus antecedentes, el Perú todavía era hasta el presente una tierra conquistada  pero desconocida. Así, el Virrey proyectó un amplio y minucioso recorrido por todo el territorio del Perú, para tener un concepto claro de la realidad económica, social, geográfica e histórica, y poder gobernar eficientemente. Una vez que el Rey Felipe II comprende y apoya todo el proyecto y preocupación del nuevo Virrey; Toledo viaja el 22 de octubre de 1570 a Jauja, viaje que se prolongó 5 años. Redescubrió y estudio el Perú en sus aspectos profundos; junto a personajes de gran calidad como el Padre José de Acosta10, y como demarcador del territorio, investigador y redactor de una “Historia Inca”11, que abarcara desde los remotos comienzos del Tahuantinsuyo hasta la fecha, llevó a Pedro Sarmiento de Gamboa.

Sarmiento de Gamboa acompañó al Virrey Toledo desde Lima hasta Jauja, Huamanga y luego al Cuzco; donde ordenó su trabajo en tres partes:

- Estudio y descripción de todo el territorio del Perú.

- Referencia de los antiquísimos y primeros pobladores, hasta la Historia de los Incas.

- Período del descubrimiento y conquista del Perú, hasta el año presente de 1572.

A mediados del año 1572, concluyó su obra histórica, presentada al Virrey y luego enviada a España. Esta información que fue obtenida por Sarmiento, a través de la memoria de los ancianos, pidiendo un memorial de su linaje en presencia de todos los bandos y ayllus en público y por juramento.

En noviembre de 1573, había sido presentada una denuncia ante el alto tribunal; por no cumplir la condena de 1565; en la que se le desterró de las Indias, razón por la cual fue encarcelado. En noviembre de 1575 pudo salir de las mazmorras para defenderse hábilmente, obteniendo por segunda vez la libertad y quedarse en el Perú con un sueldo de 1000 pesos por los servicios prestados a Toledo.

Sus sueños de descubrir aquella “Tierra Grande” no habían desaparecido con el tiempo de su mente. Por ello Sarmiento, construye dos naves que serían capitaneadas por Juan Fernández; el descubridor de las islas de su nombre y por el propio Sarmiento, pero nuevamente los inquisidores truncaban por segunda vez la carrera del historiador y cosmógrafo.

En el año de 1578 se dedicó al estudio de la astronomía, descubrió la diferencia horaria exacta que mediaba entre el meridiano de Sevilla y Lima y su distancia geográfica, por orden de Felipe II, tuvo a su cargo la observación del eclipse de 1578; provisto de relojes e instrumentos, en presencia de un cura y un piloto aritmético, estudio el fenómeno, y pudo probar que había una diferencia de cinco horas y cuatro minutos entre el fenómeno observado en Sevilla y Lima; que convertidos a grados geográficos son de 74° de longitud entre ambos meridianos.

En la noche del 15 de febrero de 1579, se produce súbitamente y con gran alarma, un repique de campanas, donde todo Lima despierta con gran susto, donde poco a poco se enteran de la llegada de piratas ingleses al puerto del Callao, bajo el mando del corsario Francisco Drake; hábil y aguerrido capitán.

Y fue Sarmiento de Gamboa con su pelotón de defensores tras él en dos navíos, tratando de alcanzarlo, pero fracasaron en su intento, el barco pirata se perdió en el horizonte con todo su botín. Eran tiempos en que Drake atacaba a todos los puertos españoles del Pacífico.

4. EXPEDICIÓN HACIA EL ESTRECHO DE MAGALLANES

El Virrey Francisco de Toledo envía dos navíos el 7 de agosto de 1579, con 112 tripulantes entre marinos y soldados, dos fueron los barcos adquiridos por el Virrey Toledo; el barco mayor tuvo el nombre de “Nuestra Señora de la Esperanza” a quien Sarmiento escogió como capitana, y otra más pequeña como almirante, llamada “San Francisco” a la orden de Juan de Villalobos. Entre los pilotos más expertos que encontraron en el Callao figuraron: Antón Pablos y Hernando Lamero.

Gamboa llevó cuadernillos para describir todo lo vivido, y poder relatar todo el viaje con mucho detalle para hacer las cartas de navegación; y el nombre que llamarían a las nuevas tierras descubiertas; así como la de su población y tener un registro exhaustivo de los accidentes geográficos y meteorológicos del Estrecho. Zarparon las dos naves desde el puerto del Callao el 10 de octubre de 1579, en un día primaveral. La travesía desde el Callao hasta el Estrecho sería sin tocar puerto, cumpliendo la orden dada por el Virrey Toledo.

Sarmiento de Gamboa se sintió feliz al navegar por rutas inexploradas, y por comprobar cómo se cumplían las leyes de la astronomía y matemáticas. Y es el 17 de noviembre que descubren una gran bahía y ensenada con un monte de tres puntas; llamando a esta bahía “Golfo de la Santísima Trinidad” a 50° Sur. Sarmiento mando a armar el bergantín y se embarcó con Antón Pablos entre los canales e islas, dibujando un recorrido de sinuosas venas de agua, durante el viaje llegan a contar cientos de islas; dándoles denominaciones castellanas que perduran hasta hoy, y tomó trece posesiones en nombre del Rey de España.

Gamboa al entrar a un boquerón tan angosto, lo bautiza como el puerto de “Nuestra Señora del Rosario”; por ser de difícil recorrido y por presentar zigzagueantes curvas. El 22 de noviembre de 1579, Pedro Sarmiento de Gamboa decidió tomar solemne posesión de esta tierra cercana al Estrecho, donde llevó una cruz alta, dando testimonio y carta de posesión, y junto a toda la gente la adoró de rodillas con devoción, los religiosos cantaron el cántico: “Te Deum Laudamus”, llevaron la cruz en una procesión y el General Pedro Sarmiento de Gamboa la plantó en un peñasco como señal de posesión de todas las tierras y mares allí descubiertas.

Se realizó una misa por el Padre Vicario, que fue la primera que en esta tierra se hizo. Una vez terminada la ceremonia el General hizo cortar un árbol inmenso, para hacer una cruz grande y muy alta en la que escribió el nombre de nuestro Señor Jesucristo “INRI” y al pie puso: “Philipus Secundus, Rex Hispaniarum”. En voz alta dijo Sarmiento: “Que en nombre de Su Majestad el Rey don Felipe II, nuestro señor, Rey de Castilla y León y sus Anexos… y de los muy poderosos reyes, herederos y sucesores suyos que por tiempos fueren…, tomó y tomaba, aprehendía y aprehendió la Posesión de esta tierra donde al presente está desembarcado; la cual ha descubierto para siempre jamás en el dicho real nombre y de la dicha real corona de Castilla y León como cosa suya propia que es y realmente le pertenece por razón de la donación y bula que el muy Santo Padre Alejandro Sexto, Sumo Pontífice Romano, expidió motu propio en donación a los muy altos y católicos señores don Fernando Quinto y doña Isabel… y a sus sucesores y herederos de la mitad del mundo, que son grado de longitud como más largamente en la dicha bula se contiene, dada en Roma a cuatro de mayo del año mil y cuatrocientos y noventa y tres… y como tal, toma la dicha posesión de estas tierras y sus comarcas: mares, ríos, ensenadas, puertos, bahías, golfos, archipiélagos y de este dicho puerto del Rosario y bahía ahora nombrada de la Santísima Trinidad…”.

El 25 de noviembre salen en el batel de la “Almiranta” desde el puerto desde el puerto del Rosario para descubrir los canales que parecían poner en peligro los navíos, y tener un puerto seguro, y descubrir el Estrecho. Para Sarmiento era como renacer en aquellos innumerables archipiélagos, hombre de raza aventurera e infatigable, pudo soportar noches enteras sin sueño, tempestades, frío y privaciones, y conocer la naturaleza que rodeaba a ella; como las aves que eran bellísimas variadas e incontables, así como la diversidad y riqueza de mariscos.

El primer encuentro con los indígenas fue en la “Ensenada San Francisco”, con una docena de hombres de cuerpos desnudos y teñidos de color rojo, Sarmiento se dirigió a uno de ellos, lo vistió con diversas prendas, enseñándole algunas palabras, pero cuando ya empezaba a balbucear ciertos vocablos españoles, se fugó; sin que Gamboa pudiera conocer acerca de la vida y gobierno, por lo que la isla fue denominada “Isla donde se fugó el Indio”.

El segundo encuentro con seres humanos se produjo cerca de la “Ensenada de Nuestra Señora de Guadalupe”, bautizada por Gamboa, allí navegaron por un canal y vieron venir una piragua tripulada por 5 nativos; los cuales se escondieron en el monte, pudieron ver en sus viviendas lleno de “cestillos, mariscos, redecillas, huesos para arpones y la tierra roja con que se untaban el cuerpo”.

El 21 de enero de 1580, salieron a navegar a mar abierta, para llegar a los 52 grados de latitud, donde se suponía estar la verdadera boca del canal, Pedro Sarmiento de Gamboa no ignoraba las peligrosos tormentas en aquella mar, pero en la misma noche que navegaban por ella, hubo una fuerte tempestad con espumeantes corrientes, el viento arreciaba con violencia, mientras Gamboa trataba de resolver los diferentes problemas que empezaban, al entrar el agua por un borde y salir por el otro. Tuvieron contacto por breves momentos con la almirante “San Francisco” y de pronto del diminuto bergantín, la cual marchaba remolcada por la nave capitana, fueron grandes angustias las que sufrieron aquellos hombres con los fieros maretazos, en plena noche de telúricos truenos y relámpagos, ya al amanecer pudieron ser izados a la nave capitana “Nuestra Señora de la Esperanza”, muchos de ellos lisiados y sangrientos. Después de tres días el viento fue calmándose, las olas se aquietaron, Gamboa trataba localizar a la nave almiranta, pero esta marchaba sin gobierno en dirección al Polo Sur, el Almirante Juan Villalobos y el Piloto Hernando Lamero, comprobaron con asombro que se encontraban en los 56° de latitud sur, y que el Océano Atlántico y Pacífico se unían en aquella altura.

Juan Villalobos viró en círculo hacia Chile e ignoró las instrucciones de Sarmiento para encontrase en los 52° de latitud, junto al piloto Lamero se dirigieron al puerto de Valdivia donde se quedaron todo el verano, mientras Sarmiento esperaba el encuentro, aprovechó en hacer sus observaciones astronómicas como ver un eclipse y seguir el fenómeno fase a fase; también pudo descubrir que el meridiano de Chile está ubicado más al occidente que el de Lima y poder observar en la bóveda austral dos estrellas, mediante procedimientos artesanales.

Por aquellos días aparecieron en la costa un grupo de indígenas, los cuales contaron que habían visto pasar hombres blancos y barbados; estos tres hombres nunca imaginaron que su destino sería conocer mares remotos, desembarcar en España, ser presentados al Rey Felipe; y a su retorno hacia América, morir en los mares tropicales del Brasil.

Una vez que llegó el plazo convenido para encontrarse con Villalobos, el 5 de febrero, Sarmiento dio la orden de zarpar, el tiempo era bueno, brillaba el sol y era un momento propicio para cruzar el canal. Durante el viaje continuaron tomando posesiones en nombre del Rey Felipe, y pensó en denominar al “Estrecho de Magallanes” como el “Estrecho de la Madre de Dios”.

El 21 de febrero encontrándose en la Punta de Nuestra Señora del Valle”; fueron atacados por los indios patagones, los cuales huyeron a una gran velocidad. Por fin el 24 de febrero de 1580, la nave comandada por Sarmiento desembocó en el Atlántico, era la primera vez que el hombre realizaba tal hazaña. Sarmiento describe que la distancia del Estrecho, desde el Mar del Sur al norte es de 110 leguas.

Así quedó demostrado que el paso austral entre ambos mares era navegable de Oeste a Este, se descubre una nueva ruta de navegación para ir y venir desde Europa hasta los mares de China y Japón, el Estrecho de Magallanes quedaba abierto a los hombres de mar enlazando el Callao con Sevilla, al comercio entre Argentina, Chile y Perú y las costas occidentales mexicanas.

Sarmiento de Gamboa comienza a ascender por el Atlántico hacia España, el 17 de abril cruzan la línea equinoccial, ya son 6 meses que van navegando sin haber tocado en algún puerto habitable.  El 28 de abril divisaron Sierra Leona, toda la tripulación se encuentra físicamente cansada, pero la voluntad de todos ellos los mantuvo entusiastas para continuar el viaje con la moral en alto.

El 23 de mayo, a la altura de Cabo Verde se encuentran con una nave grande y hermosa, sin tener en mente que dicha nave estuviera llena de corsarios franceses, que eran alrededor de 110, mientras los hombres de Gamboa eran 54; el combate se generalizó por ambas partes, pero la pólvora del Perú aventajaba a todas las pólvoras que se conocían, los piratas huyeron temerosos. La población de la ciudad de Santiago de Cabo Verde al saber que eran del Perú y llegaban del Estrecho fue grande su admiración que enmudecieron, creyéndole innavegable. Al día siguiente Sarmiento saltó a tierra, permaneció allí hasta el 19 de junio.

Desde alta mar despachó el bergantín para transportar hasta tierra firme los encargos para el Virrey don Francisco Toledo. El 15 de agosto divisan las ansiadas costas españolas a la altura de Cabo San Vicente, y el 19 de agosto Sarmiento lanzó el ancla en el Guadalquivir; así Lima y Sevilla quedaban unidas por encima de dos mares, después de 10 meses y 8 días de navegación. En Badajoz, Sarmiento ve a Felipe II, expone su plan de colonizar y poblar el Estrecho, cuyo plan es aceptado; pero el rey nombra General de la Armada a Diego Flores Valdés, provocando en Sarmiento la decisión de retirarse y volver a Lima, pero Felipe II lo desagravia nombrándolo gobernador del Estrecho.

El 9 de diciembre de 1581 parte la Armada de Cádiz con 23 naves y cerca de 3000 personas entre pilotos, marinos, soldados, colonos, mujeres y niños. Después de muchas peripecias Flores Valdés deserta con parte de la tripulación y Sarmiento parte desde Río de Janeiro hacia el Estrecho en diciembre de 1583, donde vuelve a tomar posesión de este Estrecho en nombre del Rey de España y funda dos poblaciones: “Nombre de Jesús” y “Rey don Felipe”. Le amenazan muchas deserciones y problemas y vuelve a España en busca de recursos, pero es apresado cerca de las islas Azores por Sir Walter Raleigh y es presentado a Isabel de Inglaterra con quien conversó en latín. Logra salir de la isla con una misión secreta para Felipe II, pero al pasar por Francia es apresado por los hugonotes, quienes lo envían a las mazmorras del Castillo de Mont. de Marsan, hasta que paguen por su rescate.

Es en 1590, después de tres años, llega el dinero para obtener su libertad, pero Sarmiento  se encontraba bastante cansado, viejo y tullido de hambre. Inglaterra tenía en su poder copias de las cartas geográficas de Sarmiento, que un corsario inglés encontraría pocos años después. Cavendish se dirigió hacia las costas magallánicas donde encontraron a solo 15 hombres y 3 mujeres de las colonias fundadas por Sarmiento. Denominando aquel lugar como “Puerto del Hambre”.

En 1590 Sarmiento ha vuelto a España, es un misterio su vida, ya que se ignora la fecha y el lugar de su muerte.

5. CONSIDERACION ES FINALES

Pedro Sarmiento de Gamboa, con gran esfuerzo y sacrificio, había abierto el camino, inspirador de futuras expediciones y de muchos navegantes. Como los que tuvieron en sus manos el diario de Pedro Sarmiento de Gamboa, e hicieron uso de aquel: John Byron (1764) en su viaje alrededor del mundo, y posteriormente Alejandro Malaspina (1789), el Capitán inglés Fitz Roy y Parker King, que navegaron en el Beagle, junto al naturista Charles Darwin, y realizaron exploraciones hacia las costas sudamericanas, con el fin de cartografiarlas con mayor detalle y obtener más estudios sobre la hidrografía, geología, meteorología.

Duró sesenta años su esforzada existencia, rendida en el mar como Almirante de la Guarda de Indias, en su desinteresado servicio al Rey don Felipe II. Quien pretendió forjar una puerta de hierro para una de las rutas imperiales de España, desaparece sin cumplir todos sus sueños.

BIBLIOGRAFÍA

Betanzos, Juan de. Suma y narración de los Incas (1551).

Cieza de León, Pedro. La crónica del Perú (1553).

Zarate, Agustín. Historia del descubrimiento y conquista del Perú (1555).

Vega, Garcilazo de la. Comentarios reales (1609).

Vega, Garcilaso de la. Historia general del Perú (1617).

Calancha, Antonio de. Crónica moralizadora del Orden de San Agustín (España, 1638).

Montesinos, Fernando. Memorias antiguas. Historiales y políticas del Perú (1644).

Porras Barrebechea, Raúl. Crónicas del Perú (1962).

Buse, Herman. Los peruanos de Oceanía (1967).

Arciniega, Rosa. Pedro Sarmiento de Gamboa (Ulises de América).

Sarmiento de Gamboa, Pedro. Viaje al Estrecho de Magallanes – Juan Batista Gonzáles.

Duthurburu, José del Busto. Historia marítima del Perú Tomo III, Vol. 1 y 2 (1972-75).

NOTAS

1 Vasco Núñez de Balboa (1475-1519), navegante y conquistador español, partió junto a Francisco Pizarro en una expedición con 190 tripulantes, descubridor del Océano Pacífico, el cual avistó desde el istmo panameño de Dariem; la orilla oriental del Océano Pacífico, el cual llamo “Mar del Sur” el 25 de septiembre de 1513.

2 Tupac Inca Yupanqui, XI Inca (1440-1488), reinó 23 años, quien condujo una expedición con 20.000 hombres en muchas balsas hasta lejanas islas de Ahuachumbi y Ninachumbi.

3 Francisco de Toledo (1516-1582), nació en Oropesa (Toledo) fue nombrado quinto Virrey del Perú en 1569 por el Rey Felipe II, en su gobierno organizó todo el virreinato peruano.

4 Fernando de Magallanes (1480-1521), navegante portugués, descubre el Estrecho Austral el 21 de octubre de 1520, al que llamó “De Todos los Santos”, el cual está formado por el extremo del continente de América y la isla llamada Tierra del Fuego, su boca oriental está ubicada a 52° 21’ de latitud y la occidental a 52° 49’. Tiene un largo de 770 Km. y un kilómetro de ancho en la parte más angosta. La tripulación de Magallanes fue la primera en circunnavegar el globo entre 1519 y 1521 con 5 barcos, saliendo al Mar del Sur, al que nombraron Mar Pacífico el 28 de noviembre de 1520.

5 Don Diego Zúñiga y Velasco, Conde de Nieva (1561-1564), IV Virrey del Perú.

6 Lope García de Castro, enviado por el Rey con el título de Gobernador (1564-1569).

7 Álvaro de Mendaña; oriundo de Galicia de 22 años de edad, sobrino del Virrey Lope García de Castro.

8 Las islas Salomón, son llamadas en el idioma indígena como “Atogla”, y fue bautizada con este nombre por ser una región poseedora de una gran riqueza similar a la riqueza del Rey Salomón.

9 Bautizada con este nombre por dos razones: “Santa Isabel”; por el día que partieron del Perú y que correspondía a esta santa, y de la “Estrella”; porque vieron en el cielo una estrella tan brillante, que parecía guiarlos en el momento que entraban con las naves en el puerto de Samba.

10 Padre José de Acosta, escritor y gran viajero, autor de la obra “Historia Natural y Moral de las Indias”.

11 Publicada en Berlín el 1906, 13 años después de ser encontrado el manuscrito.

 
 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar