Historia y Arqueología Marítima

 

HOME

Indice Informacion Historica

El hidrodeslizador, con origen en el río Limay

 

Fuente: http://www.lmneuquen.com.ar/suplementos/2012/9/12/13552.php enviado por  Jose A. Kucher

El herrero Remigio Boch creó uno de los primeros prototipos del mundo para navegar las aguas de la capital neuquina.

 

Su apellido original era Bocci. Pero como pasó con miles de inmigrantes llegados al país, sufrió las transformaciones de la fonética para convertirse en Boch. Los caprichos de la historia le incorporaron una letra “s”, y ahora una calle lo recuerda como Bosch.

Don Remigio, así se llamaba, se radicó en la Confluencia por el 1900, luego de haber sido armero en una de las divisiones de Roca que llegó a la región. Aquí instaló un taller mecánico y fundó la primera herrería, donde hacía arreglos de los carros de la zona.

Sin embargo, su principal logro fue haber inventado en 1914 un modelo de hidrodeslizador, con el cual remontó las entonces indomables aguas del Limay en busca de un medio de transporte alternativo a los fangosos caminos terrestres.

 

Según cuenta la historiadora Elsa Bezerra, el diario La Nación de Buenos Aires le dedicó algunas páginas donde lo consagró como el primer vehículo en su tipo del mundo. Sin embargo, existen registros de modelos más antiguos en Suecia, aunque sin duda Boch fue un pionero en el país.

Recorrido
El hidrodeslizador, que se impulsaba con un motor aéreo, fue diseñado y construido en su taller. Con motor a nafta de 60 caballos de fuerza, viajó por primera vez Limay arriba con 28 pasajeros, a razón de 15 kilómetros por hora. El vehículo no resultó económico para el transporte masivo, aunque Boch siguió utilizándolo de forma personal.

En su libro "Recuerdos territorianos", Ángel Edelman destaca su inventiva y cuenta que en una oportunidad su hidrodeslizador alcanzó los 35 kilómetros por hora, aunque esa velocidad no logró satisfacer sus exigentes metas.

Diario
Si de historia se trata, es imposible no abrevar en el diario “Neuquén”, que fundó y dirigió Abel Chaneton. Ese camino recorrió Bezerra, que rescata un extenso fragmento de una crónica que se publicó en primera plana en 1916, bajo el título “Ofrenda territorial”.

“En el lejano Neuquén, en las orillas del Limay, río de salvaje tradición, hombre modesto y trabajador inventó y construyó el primer hidroplano que surcara las aguas de un río argentino, dando el decisivo paso en la solución de la navegabilidad de los ríos correntosos y de lecho desigual...

... El hidroplano, como puede verse en la fotografía, consta de dos flotadores, con nueve compartimentos insumergibles, de modo que aún en el caso de averías en alguno, apenas pierde la flotabilidad...

... La plataforma en forma de bote colocada sobre los dos flotadores tiene capacidad para llevar doce personas. La hélice de nueve pies da 1.200 revoluciones por minuto y es impulsada por un motor de la casa Brennan Motor Co...

... El aparato pesa aproximadamente 1.400 y es de fácil manejo como el de un automóvil. La dirección la dan dos timones (…) Aquí tenemos un excelente medio para establecer corrientes turísticas que partiendo de esta capital llegarán al majestuoso Nahuel Huapi”.

Fuga, robo y encierro

El anecdotario neuquino es rico en historias curiosas, pero ésta quizás se ubique en el podio. Según cuenta Ángel Edelman, a fines de 1916 un grupo de marinos alemanes detenidos en la Isla Martín García en plena Primera Guerra Mundial logró fugarse y llegó hasta estas tierras. Ya en Neuquén, de incógnito, robaron el hidrodeslizador de Boch con la intención de propulsarse aguas arriba y poder cruzar hacia Chile por el Nahuel Huapi.

“La policía local, al mando del jefe Staub, en conocimiento de la llega de los marinos fugados, les siguió la pista y fueron apresados cuando se disponían a remontar el río”, asegura Edelman.

Los alemanes corrieron mejor suerte que los fugados del penal local. Algunos meses antes, según denunció Chaneton desde las páginas de su diario, Staub había ordenado fusilar a un grupo de evadidos en el paraje Zainuco que ya se habían rendido

Fuente: http://www.lmneuquen.com.ar/suplementos/2012/9/12/13552.php 
 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar