Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice Informacion Historica 

SUBMARINO DESCONOCIDO EN GOLFO NUEVO

Foto Tom Gosling RCAF

 

Fuente: Libro "Testimonios de Tiempos Dificiles", por Benjamin Cosentino. Imagenes; B. Cosentino y archivo Histarmar. Lo recomiendo, se puede conseguir en el Inst. de Publicaciones Navales.

SUBMARINO DESCONOCIDO EN GOLFO NUEVO

A principios del año 1960 se produjo en el Golfo Nuevo, Peninsula de Valdez, Provincia de Chubut, Argentina, un incidente naval de gran envergadura con un submarino desconocido, diferente de algunos otros provocados por avistajes y contactos de todo tipo, ocurridos en años anteriores. Brevemente expuestos, estos son los incidentes registrados, con submarinos producidos en nuestras costas:

Terminada en 1945 la Segunda Guerra Mundial en Europa, la flota submarina alemana remanente puso en vigor, en abril, la orden de auto hundimiento, conocida como "regenbogen" (arco iris). Pocos dias despues fue modificada ordenando su rendicion a las fuerzas aliadas.( Los submarinos alemanes U-530 y U-977 prefirieron rendirse a nuestras autoridades y arribaron a las costas argentinas, entregandose en Mar del Plata el 10 de julio y el 27 de agosto de 1945 respectivamente).

A partir de entonces y pasados casi doce años, en plena "guerra fria", se denunciaron en nuestras aguas varios casos de posibles avistajes o detecciones de submarinos: Golfo Nuevo (1958), San Jorge (1959) y Golfo Nuevo (1960). Los dos casos mas consistentes fueron los que se produjeron en aguas del Golfo Nuevo (Peninsula de Valdez - Provincia de Chubut).

El primer caso importante fue publicado en Internet, en el prestigioso sitio de Histarmar.( Ocurrio el 21 de mayo de 1958. El estudio efectuado por el Contraalmirante Pablo Arguindeguy en su obra: "Apuntes sobre los buques de la Armada Argentina" Tomo VI - Buenos Aires - 1972 fue reproducido parcialmente en dicho sitio web. He denominado a esta operation GOLFO NUEVO I, para identificarla con respecto a la que expondre mas extensamente en este capitulo.

La segunda operacion, que se denomino "Operativo Comodoro Rivadavia", ocurrió entre el 20 y el 29 de octubre de 1959, en ella iniciaron su actividad antisubmarina los aviones P2V "Neptune".

En el caso que desarrollaré: OPERACION GOLFO NUEVO II (enero de 1960), las detecciones y contactos efectuados por unidades de la Armada Argentina motivaron operaciones mas prolongadas de muchas unidades de la Flota de Mar, de la Aviación Naval, de la Infanteria de Marina y de la Escuadrilla de Instruccion de la Escuela Naval.

Consideraciones preliminares

Mi intervencion testimonial es la consecuencia de haber actuado en los eventos en calidad de asesor antisubmarino del Oficial en Comando Tactico (OCT), entonces Capitan de Navio Mario Lanzarini, Comandante de la Fuerza de Destructores de la Flota de Mar, que operaba embarcado en la fragata ARA Hercules, donde enarbolo su insignia.

Completada la operation fui enviado a la Escuela de Guerra Naval, para escribir el informe final, bajo las ordenes del Almirante Lanzarini, nombrado entonces su director. Ese informe fue elevado al Estado Mayor General Naval. En base a los apuntes en mi poder, la colaboracion de muchos testigos vivos y las consultas efectuadas, he podido reconstruir la operation, a mi leal saber y entender. En su lectura puede llamar la atencion el enorme tamaño de las fuerzas intervinientes, como tambien la gran cantidad de ataques realizados, tanto desde la superficie como desde el aire, con pocos o ningun resultado aparente. Esta circunstancia podria llevar a alguien lego en la materia, a subestimar los esfuerzos o la calidad de las fuerzas propias intervinientes.

Habiendo efectuado en aquellos años un curso de Oficial de Guerra Antisubmarina en Gran Bretaña, sabia que el nivel tecnologico de la epoca era mucho mas avanzado que el que poseia nuestro pais. Con referenda a los adelantos de la posguerra, tanto en submarinos como en los medios disponibles para su deteccion y destruccion, nuestra Armada tenia un atraso en estos ultimos de por lo menos 20 años en los de superficie y 10 en los aéreos. Sin embargo quedaron muchas cosas sin explicacion que merecen aclaracion. Este informe, medio siglo despues sobre lo que en apariencia arrojo tan pobres resultados, tiene por objeto poner las cosas en su justa dimension y explicar las causas de los mismos.

Apelo a la responsabilidad y sentido comun del lector, rogandole la aplicacion de ese principio tan importante para juzgar los hechos del pasado: "solo ubicandose en su epoca y comprendiendo su entorno y circunstancias se podra ser justo".

El peso inicial de las operaciones fue soportado por una escuadrilla de adiestramiento para cadetes de la Escuela Naval, formada por un viejo destructor de origen español botado en Cadiz en 1925, carente de los medios de detection de la epoca, el Destructor ARA CERVANTES (Dl), y dos patrulleros construidos en Rio Santiago en 1943 y 1945, de baja velocidad y con medios minimos para la guerra antisubmarina: ARA MURATURE (P20) y ARA KING (P21). Los acompañaba el Buque Taller ARA "INGENIERO IRIBAS", que permanecio durante todas las operaciones en Puerto Madryn.

 

ARA Cervantes (Foto ARA)

  

ARA Murature (Foto ARA) y ARA King (Foto G. Berger).

Buque Taller Ing. Iribas

Las tripulaciones estaban compuestas mayoritariamente por cadetes, salvo aquellos puestos clave que requerian la presencia de personal idoneo de la Armada. Cabe señalar que ademas, gran parte de los cadetes eran bisoños que realizaban su primer embarco.

Mas tarde, al prolongarse las operaciones se sumaron todas las unidades disponibles de la Armada Argentina. Las planas mayores de los tres buques iniciales, como asi tambien la lista completa de las unidades navales y aeronavales intervinientes, sus caracteristicas y sus comandos consta en el punto 3.1.

Sintesis de la operacion

La action antisubmarina de Golfo Nuevo II se desarrolló entre el 30 de enero y el 26 de febrero de 1960. Presentó 4 fases bien diferenciables; ellas fueron:

PRIMERA FASE: INICIAL El dia 30 de enero de 1960 a las 0910 los patrulleros de la Escuadrilla de Instruccion detectan un submarino desconocido, en "aguas interiores" del Golfo Nuevo, cerca de su boca. Pese a los esfuerzos realizados para comunicarse y los pedidos de identificacion no hubo respuesta alguna. Autorizada su persecucion es atacado por los dos patrulleros: ARA MURATURE y ARA KING. La accion se desarrolla hacia fuera del golfo, dando la impresion de que facilitaba el contacto, aunque mostraba superioridad de maniobra y velocidad, tratando de arrastrar a sus atacantes mar afuera. Esto llevo a sus perseguidores mas allá de las 12 millas de la costa. (N. del A.: en 1960 la Argentina establecia el limite de las aguas territoriales en 3 millas nauticas, el "paso inocente" de submarinos requiere navegar en superficie. En cuanto las aguas interiores, está prohibido el acceso de submarinos salvo circunstancias especiales.)

Al salir el submarino fuera de nuestro mar territorial, las autoridades navales ordenaron suspender la persecucion y regresar al Golfo. Esa noche del 30 de enero, reanudada la navegacion hacia Puerto Madryn, obtienen un nuevo contacto en el interior del golfo, haciendo sospechar que se trataria de otro submarino. Se suceden varios ataques con intervencion de un avion P2V Neptune, enviado a apoyar los patrulleros. Aparentemente el blanco sufre una disminucion de su capacidad de evasion, presumiblemente por algun daño anterior o durante su persecucion. En ningun momento utilizo sus armas ni intento identificarse. Perdido el contacto, la escuadrilla retorno a patrullar la boca del golfo durante la noche, con el apoyo de un avion PBM-Martin Mariner enviado en su apoyo. Alii se produjeron nuevos contactos y ataques, que dieron lugar a la siguiente fase.

  

Martin Mariner y P2V Neptune

SEGUNDA FASE: EVASIVA. Se caracteriza por el aumento de unidades de superficie y aereas. Se produjeron una gran cantidad de contactos de relativa corta duracion, en apariencia con dos submarinos. Uno de ellos presumiblemente averiado que trata por todos los medios de lograr la perdida del contacto; el otro parecia actuar con maniobras de diversion para aliviar la presion sobre el primero. Asi lo interpretaron los comandantes de los patrulleros. Fue una fase tipicamente evasiva probablemente tendiente a recuperar un submarino que posiblemente se encontraba averiado, o trataba de permanecer en las aguas protegidas del golfo con el minimo de daño, hasta decidir su escape. En esta fase el submarino emerge parcialmente varias veces en superficie quedando clasificado como POSITIVO.

TERCERA FASE: ESCAPE. Se caracteriza por una serie de acciones fuera de la zona preferentemente utilizada durante la Segunda fase. Se podria tratar del escape del incursor.

CUARTA FASE: AUSENCIA. Es un período de pocos o ningún contacto, dudosos e indeterminados y un prolijo rastrillaje, que permite evaluar la ausencia de submarinos en el golfo.

Teatro de operaciones

El teatro de operaciones, que se agrega a continuación (CARTA NÁUTICA DEL GOLFO NUEVO (escala reducida), es un golfo de aguas protegidas y grandes mareas que afectan las aguas superficiales y poco las profundas de su interior; tiene forma de elipse con una dimensión este-oeste de 37 millas náuticas, entre puerto Madryn y su boca, que lo comunica al océano Atlántico, que es de solo 8.5 millas. Su ancho máximo es de 26 millas náuticas por lo que parece una enorme batea plana de 159 metros de profundidad en su parte central y aguas costeras acantiladas. En la boca tiene una profundidad de alrededor de 50 metros, coincidente con el resto de la zona costera mar afuera. Por las grandes mareas patagónicas (4/5 mts.) allí las aguas son revueltas.

Carta H-215 - Publicada por el Servicio de Hidrografía Naval -Buenos Aires, julio de 1977 (copia parcial). Profundidades en metros - proyección Mercator - escala en latitud media 1:275.000

Los fondos marinos son en general favorables para el asentamiento de submarinos (limo, arcilla y pedregullo). En el centro del golfo, la zona de más de 100 mts. de profundidad ocupa alrededor del 75% de la superficie navegable. Posee tres grandes cañadones (o valles) submarinos en el extremo oeste de la zona y un cuarto sobre la boca, que permiten -no sin riesgo- el ocultamiento de unidades submarinas y su salida al exterior. Este dato permitiría interpretar el porqué de las zonas preferidas por el submarino para ocultarse y la concentración de contactos, ataques y avistajes en superficie cercanos a la costa oeste. Los he bautizado como cañadones ALFA, BRAVO, CHARLIE Y DELTA.

En aquellos momentos la carta náutica utilizada tenía menor precisión y estos cañadones no fueron tenidos en cuenta.

En general, las temperaturas de las grandes masas de agua disminuyen con la profundidad, su gráfico se denomina "gradiente".( El gradiente se determina con un instrumento de origen científico, el "batitermógrafo". La mayoría de los buques aún no lo tenían instalado, pero recibían información adecuada de la fragata Hércules, que lo poseía, mediante un "mensaje sonar".)

Con respecto al gradiente del golfo, las aguas superficiales muestran una faja de mezcla donde el gradiente es nulo o poco importante. A partir de allí hay un quiebre del gradiente producido por una capa de agua -termoclina- también llamada "la napa". Ella tiene influencia para la guerra antisubmarina porque altera la propagación de las ondas del sonar y brinda protección al submarino que se ubique debajo de ella.( Las aguas profundas del golfo tienen un gradiente bastante normal.). Este es el escenario, muy favorable para la actividad submarina, donde se desarrolló la operación naval de tiempo de paz de mayor envergadura de la Armada Argentina de los tiempos modernos. N. del A.: gradiente batitérmico, es la variación de temperatura del agua con respecto de la profundidad, producida por la variación de insolación a medida que aumenta la profundidad, por corrientes submarinas o cambios de la salinidad. La existencia de fajas de agua con distintas temperaturas produce refracción de las ondas lumínicas y sonoras en el agua, que altera la información sonar y distorsiona la correcta recepción de los ecos submarinos.

Evaluación de los contactos submarinos

Terminadas las operaciones, ante un número tan grande de contactos y con una operación antisubmarina llevada a cabo inicialmente por buques poco aptos tripulados por personal sin adiestramiento apropiado, se estableció en tierra una "Oficina de Evaluación de Contactos A/S", integrada por oficiales con la mayor experiencia en ese campo. Las definiciones acordadas para evaluar los contactos submarinos en este caso especial son las que siguen:

POSITIVO cuando hay certeza de que el blanco es un submarino por haberse avistado parte de su superestructura, snorkel, periscopios o mástiles.

PROBABLE cuando la información sónica o electromagnética hace presumir claramente que se trata de un submarino.

POSIBLE que descartados fenómenos de transmisión subacua (ej. cardúmenes, ballenas, promontorios submarinos, etc.), podría tratarse de un submarino

NO-SUB los elementos de juicio no son aceptables

Los sistemas de armas empleados

El elemento básico de detección fue el SONAR; nuestro equipo producía ondas sonoras subacuas de 2.000 ciclos de frecuencia, emitidas unidireccionalmente por una transductor orientable, resguardado por un domo para protegerlo de los flujos de agua. El domo podía ser izado dentro del casco. La medida del tiempo transcurrido entre la emisión de cada haz de ondas sonoras y su eco permitía calcular la distancia del blanco. La dirección de la emisión unidireccional daba a conocer el azimut al blanco. El equipo tenía capacidad de escucha de ruidos subacuos (hidrofonía) pero era de muy poca eficacia. La ubicación del submarino se graneaba automáticamente en una mesa de ataque (plotting) para llevar adelante el ataque. El equipo estándar de los buques intervinientes fue el QCTA/SA, de 2.000 ciclos de frecuencia, de industria privada norteamericana. Posteriormente se le agrego un indicador electrónico de azimut al blanco, poco confiable, que no estaba instalado en la mayoría de ellos.

Las cargas antisubmarinas fueron empleadas a partir de la Primera Guerra Mundial (1914-18) y la mayor parte de la Segunda. Ellas fueron el arma principal empleada durante la operación que nos ocupa. Son armas sencillas consistentes en tambores de alrededor de 100 kilos de explosivo que se lanzan por rampas o rieles por la popa, o a los costados del buque lanzador mediante un pequeño mortero fijo, con una cuchara receptáculo, que se desprende en el aire y ambas caen libremente al mar. Los buques de la época tenían en general dos o más lanzadores por banda. La explosión la produce una espoleta hidrostática regulable de 50 en 50 pies, hasta una máxima de 300 pies de profundidad (aprox. 100 mts.). Nótese que en este caso dejaban el 75% de la zona navegable del Golfo sin cubrir (profundidad, del golfo en su zona central de alrededor de 150 mts.). (1 pié equivale a 0,305 mts,)

Las cargas idealmente debían explotar por debajo del blanco así, al efecto de la onda explosiva, se sumaba un efecto más deletéreo producido por la burbuja de gases que como un martinete, destruían el casco.

Es importante observar que los submarinos convencionales de la II Guerra Mundial tenían una profundidad máxima de inmersión del orden de 130 mts. Mientras que los desarrollos posteriores superaban fácilmente esta cifra, por lo que estas armas eran poco útiles para impactar en submarinos más avanzados.

Se utilizó también un arma más moderna, el "erizo", lo que ocurrió a partir de la llegada al teatro de operaciones de las fragatas Hércules, Sarandí y Santísima Trinidad, que la tenían instalada.

Consiste en una plataforma metálica ubicada en la proa del buque, que lanza simultáneamente 24 cargas de alrededor de 35 kilogramos, de forma hidrodinámica, que explotaban por contacto con el blanco. Al caer se formaba una figura circular de aproximadamente 60 m. de diámetro. El conjunto se lanzaba por la proa del atacante, con un alcance máximo de 120 mts.

Los aviones navales que intervinieron poseían sistemas de armas más modernos. Los patrulleros-bombarderos PBM - Mariner y los P2V-Neptune, recién incorporados, contaban con los sistemas de armas "radar- sonoboyas y su receptor" y "detección magnética (MAD)" pero no disponían de torpedos buscadores, complemento indispensable para estos sistemas. Sus radares eran mucho más eficaces para exploración y detección de periscopios y schnorkels (menores longitudes de onda). Podían lanzar bombas antisubmarinas de 200 libras con espoletas hidrostáticas. (1 libra= 0,450 kilogramos)

Los F4U "Corsario" tenían radar de navegación y miras para lanzar bombas antisubmarinas de 200 libras y cohetes de 5" con espoletas retardadas cuya eficacia subácuea no pasaba de los 10/15 mts. de profundidad. Eran guiados por radio por los buques que contaban con detección submarina.

Las sonoboyas son pequeños equipos flotantes de recepción hidrofónica que son lanzadas desde aeronaves y envían al lanzador una señal de radio con los ruidos subácuos, incluyendo los rumores hidrofónicos de submarinos que pudieran detectar.

La señal combinada de varias sonoboyas permiten obtener una situación aproximada del blanco. Esta señal es suficiente para atacar al submarino con torpedos buscadores lanzados desde el aire. Los torpedos recién fueron provistos hacia fines de la Fase III merced a una operación de ayuda de los EE.UU.(Se lanzaron con este sistema dos torpedos Mk 43 que no tuvieron resultados. De cualquier manera las sonoboyas permitieron guiar a buques de superficie para intentar obtener contacto con sus sonares y confirmar contactos MAD).

El MAD (detección aérea magnética - "magnetic air detection") fue empleado con éxito por los P2V. No obstante estas detecciones no siempre resultaron correctamente clasificadas, posiblemente por falta de adiestramiento y experiencia. Se carecía de cartas de falsos blancos (concentraciones de hierro naturales o buques hundidos). A pesar de todo, hubieron muchos contactos MAD posibles, que a su vez ayudaron a obtener contactos a los sonares de los buques.

Historia resumida de la fase I

Características generales

La primera fase tuvo una duración de 36 horas 40 minutos, abarcando desde las 0910 hs. del día 30 de enero de 1960 hasta el día 31 de enero a 2150 hs. En ella tuvieron lugar alrededor de 40 contactos de sonar activo y pasivo (escucha hidrofónica). Como consecuencia de estos contactos se produjeron 21 acciones antisubmarinas por parte de los patrulleros Murature y King, en las que se efectuaron 6 ataques con rosa completa de cargas de profundidad, 4 ataques con rosa reducida y se lanzaron 5 cargas intimidatorias. También intervinieron un avión antisubmarina P2V-Neptune y un PBM-Mariner, que efectuaron 11 ataques con bombas antisubmarinas. ( La Armada de los EE.UU. envió un Globemaster con una comisión de 13 expertos y armas antisubmarinas que desgraciadamente tuvo un final trágico, pues en su viaje de regreso se estrelló con un avión comercial a la entrada de Rio de Janeiro, pereciendo 8 de ellos. Su jefe, Capitán USN Ray Pitts sobrevivió.)

Los contactos y ataques producidos por la mañana del 30 de enero, llevaron a la escuadrilla afuera del Golfo hasta más allá de doce millas, lo que hizo suponer que el submarino lo había abandonado. A pesar de ello durante la noche, como se dijo antes, recomenzaron las acciones en el interior del Golfo.

Unidades que actuaron durante la fase

Durante toda la fase operaron las mismas unidades que habían efectuado la primera detección: patrulleros MURATURE y KING y destructor CERVANTES, con apoyo de un avión antisubmarino PBM-Mariner y un P2V-Neptune de la Base Aeronaval Comandante Espora. Al final de la fase arribó una Escuadrilla de aviones F4U-Corsario.

Los cadetes actuaron en esas pobres condiciones de equipamiento y sin adiestramiento especializado, con algunos resultados más alentadores en la fase siguiente.

Posteriormente, habiéndose avistado el submarino en superficie, en la fase II, el análisis del conjunto de las operaciones permitió elevar la clasificación a "PROBABLE SUBMARINO". Ya había quedado claro que en la zona no habían cetáceos puesto que arriban al golfo a partir de junio-julio y tampoco se habían registraron avistajes que, de haber existido, su detección hubiera sido inevitable ante tantos aviones y buques. Finalmente las características pesqueras del golfo confirman que no es habitual que entren al golfo cardúmenes, que también pueden producir falsos contactos.

Evaluación de los contactos

Los contactos obtenidos y sus resultados, que se informaron en 21 "fichas de contactos y acciones antisubmarinas", no permitieron clasificaciones más precisas que "INFORMACIÓN INSUFICIENTE" o "POSIBLE SUBMARINO", en particular esta última.

Una de las causas más importantes de esta clasificación tan poco definida, que se repitió en muchos de los casos de la fase siguiente, fue la carencia de un elemento básico para graficar las derrotas del buque atacante y el blanco, el "estimógrafo". Este instrumento permite granearlas automáticamente, efectuando el "plotting" del buque atacante y del blanco, permitiendo así apreciar sus maniobras y velocidad.

El estimógrafo no formaba parte del equipamiento de los buques anteriores a la guerra. Una vez iniciada la persecución del submarino, era prácticamente imposible reconstruir con cierta precisión las derrotas del buque y el submarino en forma estimada y manual. Mucho menos tratándose de dotaciones de puente novatas. Tampoco lo tenían los destructores que se incorporaron más tarde; sí en cambio las fragatas Hércules, Trinidad y Sarandí.

Otro elemento que sólo tenían los buques más nuevos era la Central de Información de Combate -"CIC"-, que como indica su nombre integraba toda la información radar: aire, submarina y superficie- con tableros de plexiglass y estimógrafos, que facilitaban enormemente el trabajo de los jefes de operaciones y las decisiones operativas de los comandantes.

Breve análisis de la fase I

La Fase I tuvo dos momentos en su desarrollo. El primer momento duró desde la primera detección sorpresiva de un posible/probable submarino dentro del golfo hasta que su persecución llevó a la escuadrilla a 12 millas de la costa, más allá del límite de nuestro mar territorial . Este momento termina al regresar los patrulleros al golfo, por orden de la autoridad naval superior, que dispuso suspender la persecución del intruso en aguas internacionales (30.01.60)

El segundo momento comenzó cuando, durante la noche del 30 al 31 de enero, al regresar los patrulleros al golfo vuelven a tener contacto hidrofónico y sonar, que pierden y retoman luego en las cercanías de Puerto Madryn, sobre la costa y en aguas poco profundas (en las cercanías del cañadón CHARLIE).

Por algunos indicios con cierta consistencia así como por la forma en que se produjeron los contactos, dentro y fuera del golfo, en particular el 31 de enero, cabe la posibilidad de que hubiera operado en la misma oportunidad y lugar un segundo submarino en apoyo del primero detectado.

Ello hizo estimar a los Comandantes de los patrulleros, que los submarinos podrían ser dos, uno de ellos había restringido su velocidad a alrededor de 10 nudos mientras el otro mantenía 17 nudos. Denominaron ALFA al que detectaron repetidamente cerca de Madryn y BRAVO al que parecía llevar a los perseguidores a la boca del golfo.

Con el arribo de los buques de la flota y los aviones Mariner, Neptune y Corsario se efectuaron varios ataques coordinados con las unidades de superficie con cargas de profundidad y comenzó la Fase II.

Historia resumida de la fase II

Características generales

La segunda fase tuvo una duración de 10 días, desde las 0652 del día 1ro. de febrero hasta las 1858 del 10 de febrero de 1960. En ella se produjeron alrededor de 50 contactos hidrofónicos, sonar y MAD, y fundamentalmente cuatro contactos visuales de submarino en superficie, que fueron clasificados como "POSITIVOS", provocando dos acciones con artillería.

Debe recalcarse que estos avistajes del submarino -o partes de él- en superficie, por buques y aviones fueron la clave de esta operación antisubmarina. Ellos dieron la certeza de que se trataba definitivamente de SUBMARINO POSITIVO, que calificó toda la operación y dio base para que las operaciones anteriores, Golfo Nuevo I y San Jorge, tomaran carácter de verosímiles.

Unidades que actuaron durante la fase

Durante este período comenzaron a incorporarse las siguientes unidades de superficie y aéreas de la Flota de Mar, más modernas y mejor equipadas para la guerra antisubmarina, que en conjunto fue designado como Fuerza de Tareas 23. Por orden de llegada fueron:

Unidades de superficie: Patrulleros P20 y P21 (que ya habían operado en la fase I)

Destructor D12-ARA "Santa Cruz". Fragata P33-ARA "Sarandí". Fragata P35-ARA "Azopardo". Destructor DIO-ARA "San Luis". Fragata P31-ARA "Hércules". Destructor D6-ARA "Buenos Aires". Destructor D7-ARA "Entre Ríos". Corbeta P10-ARA "República".

 

Los buques intervinientes se muestran en el orden de su mencion, arriba.

       

  

Unidades aeronavales: P2V Neptune: 2P102,2P107, 2P105, 2P103 (4)

PBM Mariner: 2P302.2P304 (2) UH-16B Albatros: 2BS-102 (1)

F4U Corsario: 2A203, 2A205, 2A206, 2A211 2A212, 2A215, 2A217, 2A221 (8) S55 B helicóptero 2H12

Oficiales que asumieron el Comando Táctico (OCT): del 1ro. al 6 de febrero, Capitán de Fragata Eugenio Fuenterrosa; del 6 hasta el fin de la operación, Capitán de Navio Mario Lanzarini.

Evaluación de los contactos

Durante la fase, la incorporación a la Fuerza de Tareas 23 de unidades con mayor capacidad antisubmarina y adiestramiento específico, permite realizar un análisis más ajustado de los contactos, de las acciones correspondientes y su efectividad.

Los factores negativos de la fase I continuaron afectando la evaluación. Se sumaron otros factores negativos externos: actividad en muy bajas profundidades; poca precisión cartográfica y desconocimiento de detalle del relieve submarino; condiciones batitérmicas poco favorables (napa entre 15 y 42 metros de profundidad); condiciones hidrofónicas desconocidas, fuerte sospecha de canalización y otras anomalías."N. del A.: "canalización", fenómeno de la propagación del sonido por el que, en determinadas condiciones batitérmicas o por existencia de fondos "duros", el sonido se propaga en una faja de agua sin poder escaparse de ella, anulando el funcionamiento de la detección."

En consecuencia se obtuvieron pocos contactos "PROBABLES" y una gran cantidad de "POSIBLES". Se destacaron cuatro contactos POSITIVOS de buques (ver 3.3, pág. 91 a 101), CROQUIS 1, 2, 3 y 4) lo que permitiría suponer que gran parte de los "POSIBLES" podrían haber sido "PROBABLES".

Es particularmente importante la acción nro. 37, en la que se observaron impactos de artillería en la torreta del submarino, que posiblemente hayan producido averías en los mástiles de los equipos que allí se estiban, fuera del casco resistente (snorkel, periscopios, radar, antenas de contramedidas).

Análisis de la fase II

La fase se caracteriza por la incorporación de los buques de la flota de mar -particularmente las fragatas- y el cambio de densidad de los contactos en la boca del golfo (ecos de fondo?) El aumento de los contactos en zonas de baja profundidad, podría tratarse de autoprotección en los cañadones por circunstancias adversas ante el aumento de la presión de superficie y aérea. Esta posibilidad es bastante discutible porque -en teoría- ningún submarino buscaría protegerse en bajas profundidades, lo que sería suicida (opinión de submarinistas expertos).

A pesar de la dificultad en el cálculo de la velocidad en inmersión, en promedio bajan las muy altas velocidades en inmersión de más de 17 nudos a alrededor de 10 nudos, permitiendo suponer averías, en particular en el snorkel.

La aparición en el teatro de operaciones de sistemas de armas más modernas: detección magnética y sonoboyas (P2V y PBM) y erizos de las fragatas, acortó la brecha tecnológica y mejoró las probabilidades de averiar al submarino. También se registraron por primera vez manchas de aceite, como también borbollones de aire o falsos blancos de burbujas, que podrían ser producto de averías o simples estratagemas para confundir los resultados.

Sin embargo, la cantidad de contactos en zonas de baja profundidad (26) en comparación con los de la boca del golfo, descartados los cetáceos, apoyaron la sospecha de que se trataría de dos submarinos, Uno de ellos tratando de efectuar maniobras de diversión en la boca y el otro ocultándose en zonas de baja profundidad. A ciencia cierta esta es una hipótesis que dista de haber sido comprobada (inaceptable para submarinistas expertos).

Otra característica de la fase fue la mejor coordinación entre las unidades de superficie y las aeronavales, mejorando la exploración aérea y los ataque coordinados (VECTAC), que permitieron el empleo de aviones de combate F4U guiados desde abordo. N. del A.: VECTAC, ataque en el que los buques de superficie guían a los aviones.

La situación logística influyó fuertemente en esta fase por el alto consumo de combustibles -se navegó a velocidades máximas- y de munición, ante la determinación de efectuar el mayor esfuerzo para forzar al intruso a salir de las aguas propias. Ello obligó a la FUERTAR 23 a requerir e incorporar un buque tanque, el ARA "PUNTA NINFAS" y solicitar urgente refuerzo de cargas de profundidad, que se cumplió mediante un puente aéreo con la Base Naval de Puerto Belgrano. Los víveres y el agua se embarcaron en Puerto Madryn.

Como anécdota, los cadetes recuerdan que ante la escasez de víveres, inventaron un sucedáneo para su apetito: a las duras galletas marineras mojarlas en agua salada y luego tostarlas. Según me confió un cadete de la época (hoy almirante retirado), eran deliciosas.

El esfuerzo de los patrulleros Murature y King y de la fragata Sarandí, motivó la necesidad de efectuarles reparaciones de emergencia, retirándolos momentáneamente de la acción. En virtud de los primeros análisis de la operación y los lugares de mayor densidad de contactos, se determinaron las siguientes prioridades de la operación:

* Mantener patrullada la boca de Golfo Nuevo ante la posible evasión.

* Cubrir con dos buques la zona estimada de preferencia del incursor -costa sur y oeste del golfo- en las proximidades de Madryn.

* Apoyar con la fragata "Hércules" a los patrulleros Murature y King, por ser los más débiles, relevando al Cervantes.

* Formar con el destructor San Luis y la fragata Azopardo una unidad de tareas para efectuar el control de la costa norte del golfo pero lista a concurrir en apoyo de la costa sur, en caso de contacto.

NOTA: El conocimiento actual de los cañadones refuerza las decisiones tomadas.

Historia resumida de la fase III

Características generales

La tercer fase tiene una duración de 9 días, abarcando desde las 0758 del 11 de febrero hasta las 0600 del 19 de febrero de 1960. En ella se produjeron alrededor de 35 contactos, casi siempre en las dos zonas habituales de la fase anterior: costa sur del golfo entre Punta Este y Punta Ambrosetti, en la boca del golfo y algunas diversiones dudosas en la zona norte.

Se registraron 31 acciones, en las que se efectuaron 17 ataques con cargas de profundidad, 5 ataques con erizo, 1 ataque con artillería Bo-fors 40/60, 4 ataques con bombas A/S aéreas y dos ataques con torpedos buscadores Mk. 43.

Unidades que actuaron durante la fase

Durante el período se completó el arribo de refuerzos de la Flota de Mar y se incrementó la intervención aeronaval. La Fuerza de Tareas 23 quedó así integrada por:

Unidades de superficie:

Patrulleros "MURATURE" y "KING"; Corbeta "REPÚBLICA"; Fragatas "AZOPARDO", "HÉRCULES", "SARANDÍ", "TRINIDAD"; Destructores "BUENOS AIRES", "ENTRE RÍOS", "SANTA CRUZ", "SAN JUAN", "SAN LUIS".; Buque de Abastecimiento ARA "PUNTA NINFAS".

Unidades Aeronavales: P2V NEPTUNE 2-P-102,103,105,107; PBM MARINER 2-P-302,304 PBY CATALINA 2-P-202; F4U CORSARIO 2A-203,205,206,211,212, 215,217,221 S-55-B HELICOP. 2-H-12.

 

Evaluación de los contactos

Influyeron negativamente en la clasificación de los contactos los mismos aspectos de las fases anteriores. Sin embargo, el aumento del adiestramiento en acción y el mejor conocimiento del teatro mejoraron los resultados generales. Dos nuevos contactos visuales de superficie y tres contactos visuales aéreos, ratificaron presencia real de por lo menos un submarino (ver CROQUIS agregado 3.1).

Como ejemplo de los esfuerzos realizados para provocar el afloramiento del submarino, debe destacarse el ingenio de los Comandantes de los patrulleros, en la siguiente táctica: existían sospechas de escucha de los canales VHF de intercomunicación. Había en ambos buques personal que hablaba guaraní. Se los empleó para preparar una trampa al submarino en la zona de Punta Loma, donde tantas veces había aparecido el blanco.

Para ello los dos buques se acercaron navegando abarloados a la zona, empleando una sola máquina cada uno, para simular una sola unidad. Luego coordinadamente el KING paró súbitamente su maquinas y todos los motores de a bordo, pasando a silencio absoluto; el personal calzó zapatillas y se interrumpieron todos los movimientos a bordo. Mientras tanto el MURATURE se alejaba ruidosamente. Al cabo de alrededor de una hora, la trampa tuvo éxito y el submarino afloró, dando lugar a la acción artillera nro. 82 del 17 de febrero.

La disminución gradual de los contactos, hasta su desaparición dio la pauta del escape del -o de los- submarino fuera del golfo, lo que dio por terminada la fase III.

Historia resumida de la fase IV

Características generales

La cuarta fase tiene una duración de 8 días, desde las 0600 del día 19 hasta el día 26 de febrero, en que se dan por terminadas las operaciones, disolviéndose la FT 23.

En ella no se producen nuevos contactos con el incursor, aunque se registran algunos NO-SUB, que desde un principio son descartados, no produciéndose acciones antisubmarinas. Su característica fue un prolijo rastrillaje que aseguró la no presencia de submarinos. Se emplean buzos tácticos (hombres rana) en la zona sospechosa de Punta Loma, centro de muchos contactos, CAÑADÓN CHARLIE, sin resultados positivos.

Situación de las unidades

Durante esta fase la Fuerza de Tareas no recibe nuevas unidades.

Análisis de la fase

Comienza con una búsqueda intensiva y completa del espejo de agua de Golfo Nuevo. Para ello se dividió la fuerza de tareas en dos grupos, que efectuaron simultáneamente una búsqueda de frente. El Grupo de Tareas 23-1 lo hizo en la zona sur, el GT 23-2 en la zona norte. Permanecieron en la boca en búsqueda hidrofónica, el Destructor SAN LUIS y la Corbeta REPÚBLICA.

Durante la fase se registra gran número de contactos MAD de los P2V, no confirmados por sonoboyas, evaluados como NO-SUB. Ello muestra la existencia de muchos depósitos de ferritas y otros materiales ferrosos, de los que no se tenía conocimiento

Evaluación del submarino

Los acontecimientos ocurridos en las costas del Golfo Nuevo y del Golfo San Jorge, entre el 21 de mayo de 1958 (GN I), el 20 de octubre de 1959 (SJ) y 30 de enero de 1960 (GN II), sugieren una conducta con alguna explicación lógica, teniendo en cuenta que posteriormente no se repitieron hechos análogos. Intentaré dar respuesta a las preguntas: ¿qué objetivo podría perseguir?; ¿de qué nacionalidad serían? y finalmente ¿de qué clase de submarino se trataría?

Situación mundial en la época: la guerra fría

En el marco internacional, nos encontrábamos en plena Guerra Fría, durante el segundo mandato de Eisenhower que terminaría en 1961. Pocos años más tarde se produjo la "Crisis de los misiles" en Cuba (1962). La Argentina se alineó entonces con los EE.UU. y envió unidades de guerra para cooperar en el bloqueo de Cuba.

Uno de los aspectos importantes de la "Guerra Fría" correspondió a las operaciones submarinas encubiertas, cuyos actores principales fueron los EE.UU. y la Unión Soviética. (Los países occidentales conocían el hecho de que la entonces primera flota pesquera del mundo, perteneciente a la Unión Soviética, escondía entre sus miles de buques repartidos por todos los mares un significativo número de unidades equipadas con equipos radar y de escucha electrónica para efectuar espionaje de la actividad occidental. También tenían una significativa capacidad de aprovisionamiento de combustible, víveres y repuestos.)

Debe recordarse que a la sazón las aguas territoriales en nuestro país alcanzaban sólo tres millas y que la Argentina prohibía la pesca extranjera hasta las diez millas náuticas. Al no haber un régimen reconocido universalmente, se produjeron muchos incidentes de penetración subrepticia de nuestro mar territorial. Ello llevó a los países del cono sur a extender unilateralmente sus derechos pesqueros hasta las doscientas millas. Nuestro país lo hizo en 1967, con todos los derechos de mar territorial. Estas circunstancias hacían predecibles las operaciones de inteligencia submarina, incluyendo el reabastecimiento en el mar, de submarinos de la Unión Soviética, dado que se disponía de los medios y la necesidad de realizarlas.

Una de las inquietudes de los estados mayores mundiales, dentro del marco del temido estallido de la tercera guerra mundial, era la contingencia de la interrupción del vital tráfico marítimo del bloque occidental, tanto militar como de abastecimiento, por el canal de Panamá. Ello incentivaba la necesidad de preparar la ruta del cabo de Hornos, que nuestra marina entendía como tarea lógica de la Armada. ( N. del A.: se recomienda la lectura del libro editado por el Instituto de Publicaciones Navales "El Juego de la Gallina Ciega" (Blind Men Bluffs) - 2004 - autores Sherry Sontag y Christopher Drew. Describen operaciones de espionaje submarino increíbles, que dan la dimensión del grado de atrevimiento y avance tecnológico norteamericano. Podía esperarse razonablemente lo mismo de la Marina de la URSS.)

El conocimiento oceanógrafico e hidrográfico para operar con submarinos es un dato vital para su operación exitosa, en particular las condiciones batitérmicas y los lugares de aguas protegidas aptas para lugar de espera cerca de las líneas marítimas importantes. De la lectura de las características del Golfo Nuevo, analizadas al principio de este capítulo, se hace evidente que desde el Río de la Plata hasta la Isla de los Estados, en mi opinión, difícilmente se repita un santuario natural tan apto como el Golfo Nuevo para dar abrigo a una flotilla de submarinos, desplegados en el Atlántico Sur en tiempos de crisis.

Desarrollo de las fuerzas submarinas después de la guerra

Al término de la segunda guerra mundial, el Tercer Reich había desarrollado numerosas armas nuevas, de ellas algunas llegaron a emplearse antes del fin de la guerra (bombas VI y V2, aviones a reacción, etc.). La Kriegsmarine tenía listos para entrar en combate dos clases revolucionarias de submarinos, la clase XXI (submarino de gran radio de acción y alta velocidad en inmersión) y XXIII (submarino costero de menor tamaño y velocidad intermedia). En el agregado 3-4 se indican sus características e historia.

U- Booten type XXI (U2540)

 

U-Booten type XXIII

Los primeros submarinos modernos construidos por la URSS, después de cierto tiempo de concluida la guerra, entre 1954 y 1957, fueron los submarinos de patrulla clase "QUEBEC" (22 construidos) siguiendo los lincamientos de los XXI capturados a los alemanes: básicamente cascos hidrodinámicos, con un tercer eje propulsado por una turbina Walter (similar a los clase XVII y XVIII alemanes). Las dificultades inherentes al combustible extremadamente volátil de la turbina Walter, llevó a su reemplazo por otro motor diesel. En apariencia no fueron satisfactorios y pasaron paulatinamente a reserva. Su torreta (vela) con un segundo nivel a popa es muy característica. Su radio de acción (700 mn.) no los hace operables a largas distancias.

Tipo Quebec

Poco tiempo después la marina soviética comenzó un programa de construcción de submarinos convencionales modernos (diesel-eléctricos) denominados "WHISKY" y "ZULÚ" CLASS (según los códigos NATO), todos ellos siguiendo los lincamientos revolucionarios de los clase XXI. La clase "WHISKY" de 1100/1600 tn. fue la primera de submarinos de tamaño mediano (1030-1350 tm.) construidos después de la guerra.

Tipo "Whisky"

Se han avistado 6 variantes básicas: I, II y IV con cañones; III y V sin cañones y V-A con un compartimiento externo para buzos. La torreta (o vela), presenta varios niveles en su parte superior. Su máxima profundidad de inmersión, de 350 pies, no difiere mucho de la de sus predecesores clásicos. Se calcula que la existencia en 1974 era de 110 unidades, con un 50% en reserva.

Tipo "Zulu"

La clase "ZULÚ", construida entre 1951 y 1955, fue considerada la mayor de las tres clases incorporadas después de la guerra. Su característica especial es el alcance de 20.000 mn. Su tonelaje es de 1.900 tm en sup. - 2.200 tm en inmersión y su velocidad de 18 nds. en superficie y 15 en inmersión. Se construyeron 60 unidades. Los tipos I y IV fueron submarinos de patrulla normales. La clase ZULÚ V fue convertido en la primera con misiles balísticos.( TRES ZULÚ FUERON CONVERTIDOS PARA INVESTIGACIÓN OCEANÓGRAFICA (LYRA, ORION Y VEGA). LOS DOS ÚLTIMOS DE LA CLASE ZULÚ FUERON DESARMADOS Y CONVERTIDOS PARA INVESTIGACIÓN PESQUERA. La vela de la clase no tiene escalón alguno. Profundidad max. 300m. En 1975 habían 19 unidades operacionales. La clase "FOXTROT", fue calificada por el Jane's como "ESPLENDIDA". De esta clase se construyeron 56 unidades, y se considera que fueron la columna vertebral de las operaciones soviéticas en el extranjero. Su tonelaje es de 2.000 tm. sup. y 2.300 tm. en inmersión. Su alcance es de 20.000 mn. y su profundidad de inmersión es de 300 mts.

Tipo "Foxtrot"

Luego la evolución se concentró en los submarinos nucleares, que acapararon los mayores esfuerzos de ambas superpotencias. Este aspecto escapa a los objetivos de este resumen.

Una de las características de todos estos submarinos convencionales de alta velocidad en inmersión fue la aparición de la torreta alta y de perfiles limpios. En su interior se ubican en inmersión los mástiles del snorkel, radar, periscopios y antenas (aunque fuera del casco resistente). Para el observador externo estos submarinos se diferencian por la forma de la vela, algunos eran de un solo nivel (como el avistado por la Fuerza de Tareas 23 en Golfo Nuevo) otros en escalera de dos y hasta tres niveles.

Operaciones de interés en el Atlántico Sur Oriental

En el Atlántico sur los países de la OTAN tuvieron siempre en vista la defensa del paso del Cabo de Hornos. Por ejemplo, nuestra Armada recibió en la época del Plan de Ayuda Militar Norteamericano, un dique flotante de gran tamaño con capacidad para levantar buques de porte (el Y-l), con la condición de poder tenerlo en servicio en Ushuaia ante la eventualidad del cierre del canal de Panamá, disponiendo así de un punto de apoyo para recibir buques averiados. Ello motivó que la Flota de Mar realizara en 1968 la operación de adiestramiento "SALTO LARGO", para trasladar el Y-l de Buenos Aires a Ushuaia y regreso.

Otro ejemplo es el interés que siempre manifestó el Reino Unido por la posesión de una base naval de apoyo intermedia, para sostener las fuerzas que defenderían las rutas del cabo de Hornos en el caso de pasar a ser la alternativa del Canal de Panamá.

El Golfo Nuevo presentaba en la época de estas operaciones, una interesante utilidad para la Flota Soviética, por las condiciones que se han explicitado en "Teatro de Operaciones", para emplear submarinos con el objeto de estudiar las características de nuestros mares (fondos, hidrografía y oceanografía y sobre todo batitermografía), ante la eventualidad de que pudieran ser un teatro de operaciones en caso de conflicto. El sostén logístico necesario estaba disponible a pocas millas de nuestra costa a bordo de su gran flota pesquera.

Por todo lo dicho no resulta de ninguna manera improbable que fueran buques de guerra de la Unión Soviética, por las capacidades que demostraron los submarinos furtivos que operaron Golfo Nuevo.

¿Por qué no un submarino de otra potencia naval? De las tres marinas occidentales que poseían unidades aptas para esta operación (EE. UU, UK y Francia), ninguna contaba con apoyo logístico disponible en el teatro de operaciones o su cercanía, para apoyar a los submarinos fuera del mar territorial, en operaciones prolongadas, con la necesaria cobertura de sus operaciones. Se exceptúan los submarinos nucleares por su tamaño, que los hace no operables en la plataforma continental.

La cooperación entre los países mencionados con el nuestro no hacía necesaria una operación tan peligrosa y no hubiera tenido sentido que una de las más dedicadas a operaciones de este tipo, enviara una delegación numerosa y con armas modernas para apoyarnos, como fue el caso de la Marina de los Estados Unidos.

Tipo de submarino incursor de acuerdo con nuestra experiencia recogida en Golfo Nuevo

De la experiencia recogida durante las operaciones del GNII, la clase de submarino, tal como lo evaluaron los comandantes que operaron, sería:

1. patrulla y ataque de largo alcance (más de 20.000 millas)

2. propulsión diesel - eléctrica.

3. alta velocidad en inmersión (alrededor de 20 nds).

4. capacidad para navegar con precisión en aguas restringidas (sonares de navegación verticales y laterales) imprescindible para operar en los cafiadones.

5. capacidad para navegar en inmersión por periodos prolongados (snorkel).

6. buena capacidad para detección activa (sonar) y pasiva, y contramedidas electrónicas.

7. haber sido puesto en servicio a más tardar en 1957.

Llama la atención que algunos de los actores de esta operación hayan pensado que el submarino no tenía snorkel. En la época en cuestión todos los submarinos operativos de las marinas medianamente avanzadas ya tenían snorkel. Es posible que no haber avistado ningún snorkel en superficie fuera causado por averías naturales o provocadas por ataques de superficie. De cualquier manera el CROQUIS N° 3, muestra un mástil de snorkel en cubierta.

Los dibujos de los avistajes en superficie que se han agregado, muestran líneas que se asemejan notablemente a los perfiles conocidos de los submarinos clase XXI alemanes y algunos de sus sucesores después de la guerra, hasta el año 1960.

Sus capacidades son casi un calco de los submarinos XXI; con respecto al perfil de las velas, es difícil hacer afirmaciones comparativas con otros submarinos por cuanto los catálogos internacionales muestran que en casi todos los casos en el diseño de los submarinos rusos, habían cambios frecuentes en sus torretas, de construcción en construcción.

Para la identificación de las clases de submarinos posibles, los datos más confiables son la fecha de construcción de la clase y su tamaño (los submarinos nucleares son notoriamente mayores que los diesel-eléctricos). Sin embargo, para nuestro trabajo, la torreta es una indicación adicional importante, teniendo en cuenta que de estas se disponía de croquis.

El trabajo efectuado para comparar los croquis con submarinos posibles no se detalla por escapar a este ensayo histórico. Sin embargo y por lo expuesto de la comparación efectuada con las fuentes disponibles (Internet, Jane's Fighting Ships, Weyers Flotten Taschenbuch, etc.), arriesgo la siguiente conclusión: a mi juicio la probabilidad es bastante alta de que se tratara de submarinos soviéticos ZULÚ IV o FOXTROT. Esta última clase, si bien se considera demasiado avanzada para arriesgarla en esta operación., no deja de ser posible.

Un dato adicional podría acercarnos aun más al blanco: podría llamar la atención la circunstancia de que en ningún momento, durante más de 20 dias de ataques con toda clase de armas, hubiera habido ninguna reacción de autodefensa por parte del o los submarinos atacados. Aún más, ya se tenía entonces conocimiento de que la doctrina rusa, dictaba que una amenaza (disuasión), solo podía ser atendida cuando hubiera habido fuego real (cosa de la que no hay duda ante de la lluvia de explosivos empleada). Surge entonces la posibilidad de que la explicación pudiera haber sido la carencia de armas del / o los intrusos, ¡ello hubiera ocurrido si se tratara de precisamente de alguno de los submarinos oceanógrafos e hidrógrafos o de investigación pesquera, que hemos mencionado en mayúsculas, de la clase ZULÚ IV.

En definitiva mi conclusión: es probable que el (o los) submarinos hubieran sido de la flota soviética CLASE ZULÚ IV modificados como hidrógrafos/oceanógrafos o de investigación pesquera.

A continuación se detallan las características de los tres submarinos soviéticos de las clases mencionadas como posibles y se agregan sus perfiles, cuya fuente es la publicación Jane's Pocket Book 8 "Submarine Development" Edited por John E. Moore. Ira. edic. 1976, Published by MacDonald and Jane's Publishers Ltd. - LONDON-UK.


1) TIPO: Submarino de Patrulla (24)

CLASE: "Whisky".

DESPLAZAMIENTO, toneladas: 1.030 en superficie, 1.350 en inmersión

DIMENSIONES, pies: 249, 3 x 22 x 15

ARMAMENTO DE TORPEDOS: 6 de 21 pulgadas en los tubos (4 a proa, 2 a popa), total 18 torp. ó 40 minas

CAÑONES: originalmente los tipos I, II y IV tenían cañones

PROPULSIÓN PRINCIPAL: diesel -eléctricos, 2 dieseis de 4000 BHP, 2 eléctricos principales 2500 HP, 2 ejes.

VELOCIDAD, nudos: 17 en superficie, 15 en inmersión.

PROFUNDIDAD DE INMERSIÓN: 350 mts.

TRIPULACIÓN: 65

FECHAS DE CONSTRUCCIÓN: 1951 A 1957

ALCANCE: 13.000 millas a 8 nudos en superficie.

Notas: La clase "Whisky" fue la primera de post-guerra de submarinos de tamaño Mediano. Se han avistado seis tipos básicos, I, II y IV con cañones, III y V sin Cañones, el VA con caseta a proa de la torreta para buzos tácticos. El diseño original tenía una fuerte influencia alemana pero las siguientes variantes fueron estrictamente rusas... (etc.).

"Fotografía de un submarino Clase "WV" (Niels Gartig)

2) TIPO: Submarino de Patrulla (44 + 6) CLASE: "ZULÚ".

DESPLAZAMIENTO, toneladas: 1.900 en superficie, 2.200 en inmersión

DIMENSIONES, PIES: 259, 3 x 23, 9 x 19

ARMAMENTO DE TORPEDOS: 10 de 21 pulgadas en los tubos (6 a proa, 4 a popa) total 24 Torpedos ó 40 minas

PROPULSIÓN PRINCIPAL: diesel-eléctrico 3 dieseis de 10.000 bhp, 3 eléctricos principales de 3.500 hp, 3 ejes.

VELOCIDAD, nudos: 18 en superficie, 15 en inmersión

TRIPULACIÓN: 70

FECHAS DE CONSTRUCCIÓN: 1951-1955

Notas:

Fue la mayor de las tres clases grandes diseñadas inmediatamente después de la guerra. Hubieron 5 tipos, del I al IV eran submarinos normales de patrulla pero el ZULÚ V fue una conversión realizada entre 1955-1957, que se convirtió en el primero de la clase de submarinos misilísticos soviéticos. Se le colocaran dos tubos verticales en la cola alargada, para llevar 2 misiles SS-N-4 (shark), con un alcance de 300 millas.

Tres submarinos "ZULÚ IV" han sido convertidos para investigación Oceanógrafica (LYRA, ORION y VEGA), como así también los dos últimos de los seis de la clase "ZULÚ VI" HAN SIDO DESARMADOS PARA INVESTIGACIÓN PESQUERA. En total se construyeron 50 de esta clase, de ellos en 1975 habían 19 operativos".

Fotografía de un "ZULÚ V" (A P N)

3) TIPO: Submarino de Patrulla (56)

CLASE: "FOXTROT".

DESPLAZAMIENTO, toneladas: 2.000 en superficie, 2.300 en inmersión

DIMENSIONES, pies: 300,7 x 24 x 19,0

ARMAMENTO DE TORPEDOS: 10 de 21 pulgadas en los tubos, (6 a proa - 4 en popa) Total 20 torpedos.

PROPULSIÓN PRINCIPAL: dieseis DE 6.000 hp; 3 motores principales de 6.000 hp; 3 ejes. VELOCIDAD, en nudos: 20 en superficie, 15 en inmersión. TRIPULACIÓN: 70

FECHAS DE CONSTRUCCIÓN: 1958,1967. CONDICIONES ESPECIALES: alcance 20.000 millas a 10 nudos en superficie.

Nota: Una esplendida clase de submarinos diesel, probablemente una de las dos mejores que se hayan construido. La mayoría fueron construidos por Sudomekh y Leningrado. En los años recientes han efectuado la mayoría de las misiones Soviéticas en el extranjero. Cuatro fueron transferidos a la India en 1968-70 y otros cuatro en 1973-75.

Epilogo

La primera pregunta que creo debe hacerse después del tremendo esfuerzo que demandó la búsqueda del submarino (o submarinos) incursor, se refiere al cumplimiento del mandato que sustenta la razón de ser de las Fuerzas Armadas de la Nación en general, y de la Armada en particular: DEFENDER LA INTEGRIDAD DEL TERRITORIO NACIONAL.

Sin duda ese objetivo se podría haber cumplido con la destrucción del incursor que la marina no identificada pretendió utilizar para sus fines. Pero también, existe un enfoque más racional de tiempo de paz: rechazar al invasor de nuestro espacio marítimo, impidiéndole alcanzar su objetivo y disuadiéndolo de volver a intentarlo.

Si partimos de la base de que después de los tres intentos conocidos, no se han registrado nuevas incursiones y que la Fuerza de Tareas 23, comprobó mediante un prolijo rastrillaje (Fase IV), que el (o los eventuales) submarino había abandonado el Golfo Nuevo, podemos decir que el objetivo principal fue cumplido acabadamente. Decididamente nuestro objetivo distaba de pretender confrontar con alguna de las marinas más avanzadas de la época.

La segunda pregunta se refiere al porqué no se lograron resultados visibles más espectaculares que los obtenidos con las fuerzas propias existentes. No cabe duda que las condiciones particulares del Teatro de Operaciones que hemos descripto, aprovechadas por un submarino avanzado que superaba en maniobrabilidad y velocidad a la mayoría de sus oponentes, quienes a su vez empleaban armamento obsoleto (100 mts. max. profundidad) que no alcanzaba las profundidades a las que podían navegar el o los submarinos incursores (entre 100 y 160 mts.) no podían dar otro resultado que el obtenido: impunidad frente a los ataques de nuestras fuerzas. No podríamos estimar averías, pero sin dudas deben haber habido, aunque no fatales.

Sin embargo las fuerzas navales empeñadas, después de 28 días de implacable ofensiva, cumplieron la tarea, merced a la porfiada observación de los pilares de la guerra antisubmarina: DELIBERACIÓN, COORDINACIÓN, CONCENTRACIÓN Y PERSISTENCIA, cualquiera fuera el objetivo de la arriesgada operación del oponente.

El tercer punto a destacar, de lo ocurrido a nivel de este estudio, es que el desempeño de la Escuadrilla de Adiestramiento de la Escuela Naval Militar, tripulada por Cadetes Navales novatos e inexpertos (17 a 20 años de edad), enfrentando una situación completamente anómala para su circunstancia, es merecedora de un reconocimiento especial, después de casi un mes de ininterrumpido de CRUCERO DE GUERRA23 con continuos llamados a puestos de COMBATE,24 que los probó hasta el agotamiento físico.

Comentario final: la carta del Cap. (USN) Pitts5

El entonces JEFE DEL GRUPO DE ASESORES NAVALES de la Armada e los Estados Unidos en Buenos Aires, Argentina, cap. de navio E.L. Baldridge (USN), nos facilitó la carta que escribió al Capitán Pitts, JEFE DEL GRUPO enviado a Golfo Nuevo para asesorar al Grupo de Tareas que operaba allí en la búsqueda del submarino desconocido; con respecto a la existencia real del submarino, contestó lo siguiente (traducción libre, por razones obvias se ha parafraseado la carta):

Estimado Al:

Le adjunto un recorte del Washington Daily News, que es un informe concreto de lo que dije. No se hizo transcripción de la entrevista. El reportero me preguntó si creía que hubo un submarino y respondí que sí. Dije que basaba mi conclusión en avistaje visual y un incidente de artillería, informado antes de mi llegada por la Marina Argentina. Hubo muchas otras pruebas, tales como contactos sonar y radar, pero nuestra experiencia en la Marina de los Estados Unidos indica que estos, con frecuencia inducen a error. Aunque algunos de estos contactos fueron indudablemente válidos, estimo innecesario efectuar su evaluación porque el avistaje visual estableció fuera de toda duda que había estado un submarino allí. Agregué que parecía que el submarino había escapado antes de mi llegada.

El repórter intentó hacerme especular sobre su nacionalidad, motivaciones, etc., pero me negué a ello. Dije que hasta las teorías necesitaban ciertos fundamentos en hechos y que nada sabía que me llevara a una hipótesis razonable. Me preguntó específicamente acerca de la posibilidad de desembarcar espías. Repuse que cualquier cosa podía ser posible. Por otra parte un vistazo a las extensas fronteras de la Argentina, generalmente sin vigilancia, me llevaría a la creencia que existe un medio más fácil de transportar espías, que por submarino.

Se me han presentado serios problemas en varios otros terrenos de mi trabajo, con el resultado de que he tenido muy poco tiempo para recordar los vínculos de amistad entablados con la Marina Argentina, de que disfruté por tan poco tiempo. Si las cosas mejoran algún día, espero escribir acerca de esto con cierto detenimiento. Mientras tanto, le ruego haga llegar mi reconocimiento por todas las amabilidades de que he sido objeto y expresar a todos la seguridad de que tienen en Washington un amigo comprensivo que se interesa y que trabajará por una más estrecha cooperación entre las dos marinas para beneficio mutuo.

Lo saluda, RAY

PLANAS MAYORES DE MURATURE Y KING

MURATURE                                                              KING

Comandante Cap. de Corb. Manuel Mar-                    Cap. de Corb. Luis Manrique tín Hortal.

2do. Cte. Tte. de Nav. Eduardo M. Sciurano               Tte. de Nav. Rubén Franco

Jefe Maq. Tte. de Nav. Jorege Luis  Fortezza             Tte. de Nav. Víctor J. Nassini

Jefe Nav/Com. Tte. de Corb. Eulogio A. Moya            Tte. de Corb. Héctor de Pirro

OCAS (1) Tte. de Corb. Eduardo J. Cassou               Tte. de Corb. Gustavo Conde

Jefe de Arm. Tte. de Corb. Rubén P. Messidoro         Tte. de Corb. Héctor de Pirro

Of. ENM Tte. de Nav. Osvaldo Tatay                          Tte. de Nav. Edgardo Otero.

PLANAS MAYORES DE LAS ESCUADRILLAS DE AVIACIÓN NAVAL

Comandante Pilotos

PBM

Cap. de Frag. Héctor R. Florido

Cap. de Corb. Julio E. Rodríguez

F4U

Cap. de Corb. Hugo A. Frontroth

Cap. de Corb. Roberto A. Lapponi

P2V

Cap. de Frag. Aldo Juan Mariuzzo

Cap. de Corb. Carlos Jaime Fraguío

Cap. de Corb. Siró V. de Martini

Cap. de Corb. David Flores Gómez

Cap. de Corb. Saúl E. Salgado

Cap. de Corb. Jorge Héctor Canel

Tte. de Frag. Roald E. Chaneton

Tte. de Frag. Horacio P. Estrada

Tte. de Corb. Eduardo A. Ballester

Tte. de Corb. Rodolfo R. Pourrain

Tte. de Corb. Manuel E. Freytes

Tte. de Nav. Sergio Trenchi

3.3. Croquis de los avistajes de los submarinos


1.4 de febrero - 2145 - MURATURE. ACCIÓN 28

VELA Y PARTE DE POPA - PUNTA AMBROSETTI

Ataque con 9 cargas prof.

CROQUIS NRO. 1 MURATURE - ACCIÓN NRO. 28

"CHORRO DE AGUA O BORBOLLÓN VISTO CUANDO EL SUB FUE A INMERSIÓN

1 alto 1 mt. a 1,50 mt. ancho 3 mts.

2 alto 0,80 a 1 mt. ancho 1 mt.

Color dorado cobre, probablemente afectado por el sol

Dirección del sol - al oeste

Avistaron: tte. de frag. CASSOU (OCAS)

Tte. de corb. MOYA (Jefe de Navegación)

(dibujo) P20-—2000 yds. sub—1000 yds. Pta. Ambrosetti"


2. 5 de febrero - 0101 - KING - ACCIÓN 29

VELA Y PROA EMERGIENDO - PUNTA LOMA

Ataque con artillería 40 mm.

Tiro iluminante - No se observaron impactos.

CROQUIS NRO. 2 KING - ACCIÓN NRO. 29

"Ira. APARICIÓN DEL SUBMARINO EN SUPERFICIE

FECHA: 5-2-60 HORA: 0101

LUGAR: PROXIMIDADES DE PUNTA LOMA (ENTRE LOMA Y CABO AVANZADO)

CLASIFICACIÓN: POSITIVO SUBMARINO

PERSONAL QUE LO VIO; Jefe de Artillería, Jefe de Navegación, un 40% del personal que cubre puestos en cubierta.

No se observaron impactos directos. El presente dibujo resume las observaciones y dibujos efectuados por el personal.

Sello KING-ARMADA ARGENTINA"


3. 7 de febrero - 0326- KING - ACCIÓN 37

SUBMARINO EN SUPERFICIE- PUNTA CONSCRIPTOS

Ataque con artillería 40 mm

CROQUIS NRO. 3 KING - ACCIÓN NRO. 37

"2DA. APARICIÓN DEL SUBMARINO EN SUPERFICIE FECHA: 7-2-60 HORA 0326 LUGAR: FRENTE A PUNTA CONSCRIPTOS CLASIFICACIÓN POSITIVO SUBMARINO PERSONAL QUE LO VIO: Comandante, 2do. Comandante,

Jefe de Artillería, 3 oficiales y un 80% del personal que cubre puestos en cubierta. Se observaron varios impactos directos sobre la torreta, como así mismo explosiones de granadas, rebotes y algunos piques largos y cortos.

El presente dibujo resume las observaciones y dibujos efectuados por el personal.

Sello KING-ARMADA ARGENTINA"


5. 11 de febrero - 0807 - MURATURE - ACCIÓN 57 4. 7 de febrero - 2137 - MURATURE - ACCIÓN 42 NO SE EFECTUÓ CROQUIS - PUNTA AMBROSETTI

ANTENA RADAR PUNTA AMBROSETTI - PUNTA LOMA. ATAQUE CON ARTILLERÍA 40 mm. - se observaron impactos.


CROQUIS NRO. 4 MURATURE - ACCIÓN NRO. 42

FECHA: 7-2-60 - PUNTA AMBROSETTI/PUNTA LOMA  SE INTENTO COLISIÓN.

"AVISTAJE DE PERISCOPIO O ANTENA RADAR DESDE BUQUE EN SUPERFICIE

(ALT.) 0,50 m. distancia: 100 yds. Hora 2137 visibilidad: contra la luna, muy buen mar color: obscuro

NOTA: Se lo vio girar

VISTO POR tte. de fragata EDUARDO CASSOU tte. de corbeta EULOGIO A. MOYA periscopio Todo el personal en toldilla EL Comandante vio el borbollón al desaparecer costa 100 yds buque al garete (en hoja agregada interpretación del detalle entre periscopio y radar)"


6. 16 de febrero - 1239 - MURATURE Y KING - ACCIÓN 82

TORRETA YENDO A INMERSIÓN - PUNTA LOMA

rosa completa de nueve cargas.

7. 17 de febrero - 0446 - NEPTUNE 2P107 - PERISCOPIO

Y ESTELA PRONUNCIADA - ACCIÓN 88

BALIZA 25 DE MAYO

Se lanzaron dos torpedos MK34.


 

AVISTAJE NRO. 5 (SIN CROQUIS) MURATURE - ACCIÓN NRO. 57

FECHA: 11-2-60 - PUNTA AMBROSETTI- ACCIÓN ARTILLERÍA 40 mm. No se informaron impactos.

CROQUIS NRO. 6 KING - ACCIÓN NRO. 82

"3RA. APARICIÓN DEL SUBMARINO EN SUPERFICIE

FECHA: 16-2-60 HORA: 1239 LUGAR: LAT. 42-43,5 S

LONG. 64-54,0 O

CLASIFICACIÓN: PROBABLE SUBMARINO

Cantidad de personal que lo vio: Comandante, 2do. Cte., 3 oficiales y un 60% del personal que cubre puestos en cubierta.

Luego de explotar las 9 cargas de profundidad (1) se observó un borbollón y la forma del objeto del dibujo, centrado en una de las perturbaciones provocadas por las explosiones. Se mantuvo de 10 a 15 segundos, posteriormente desapareció de la superficie, notándose un borbollón más pequeño al costado de la intumescencia.

El presente dibujo resume  las observaciones y dibujos efectuados por el personal.

(sello) ARMADA ARGENTINA-KING FOLIO 65

(1) las cargas están representadas por círculos de espuma y un punto central"


CROQUIS NRO. 7 AVIÓN P2V: 2-P-107 - ACCIÓN NRO. 88

FECHA: 17-2-60- BALIZA 25 DE MAYO - SE LANZARON DO TORPEDOS MK. 43

"a) 1er. avistaje: altura de vuelo: 300 pies distancia: 1000 yds. Visibilidad: excelente hora: 19.38

visto por: Suboficial 2do. aeronáutico ROBERTO LAMONEGA

b) 2do. Avistaje: onda pronunciada, vista después de perdido el periscopio visto por: piloto y otros

c) 3er. Avistaje: estela pronunciada perdiéndose en profundidad visto por piloto y otros.


3.4. Origen de los submarinos modernos

NECESIDAD DE INVESTIGAR EL DESARROLLO DE LOS SUBMARINOS

Es preciso analizar el desarrollo del arma submarina en el mundo para encontrar claves que permitan identificar los submarinos incursores. Como se verá más adelante, hay elementos en estas armas que facilitan ciertamente seguir el hilo que nos podría permitir sospechar con cierto grado aceptable de certeza su tipo y origen. Si bien el objetivo es complejo, existe una circunstancia simplificadora, una especie de "bisagra"

en el desarrollo de los submarinos, desde el final de la segunda guerra mundial que -tengo la esperanza- podría despejar la incógnita.

La idea básica es que a partir de la aparición del submarino nuclear se establecieron dos grandes categorías en eí mundo que siguieron caminos distintos de evolución: los mencionados submarinos de propulsión nuclear (verdaderos submarinos) y los convencionales diesel-eléctricos (que se han acercado mucho en su capacidad de permanecer en inmersión, pero aún son "sumergibles"), y lo que es más definitorio es que el club de diseñadores y constructores de estas armas sigue en manos de muy pocos socios.

La guerra fría impulsó decisivamente a los primeros, que evolucionaron mucho más rápidamente en conjunción con sus armas estratégicas (misiles balísticos con cargas atómicas), sus enormes dimensiones, sus equipamientos electrónicos, sus perfomances de autonomía y velocidad, su independencia de la superficie para operar, casi indefinidamente, etc.

Los submarinos convencionales- con su dependencia de la superficie-, tuvieron inicialmente un salto tecnológico en su desarrollo, que no parece haber continuado en forma similar a sus hermanos mayores. Aunque se han alimentado de muchos adelantos de ellos, así mejoraron mucho sus capacidades, a pesar de las limitaciones de su especie. Actualmente son mucho más silenciosos y veloces, el snorkel les ha dado más autonomía sin arriesgarse a exponerse demasiado para tomar oxígeno, con armas más sofisticadas y mayores capacidades para detectar sus blancos, mayor capacidad de profundidad de inmersión, son más difíciles de detectar y, un dato que no es menor, su costo es mucho más bajo.

Desarrollo del submarino convencional moderno

Entre abril de 1943 y septiembre de 1944, la segunda guerra mundial sufrió un cambio en su evolución militar, pues comenzaba a delinearse

el resultado de la suerte de las armas y cambiaba la marea debido a los acontecimientos en el frente ruso y el mediterráneo

En noviembre de 1942, el Contraalmirante Dónitz, Comandante en Jefe de Submarinos desde 1939, evaluó los cambios que comenzaban a manifestarse en la Batalla del Atlántico. Reunió en la sede de su comando (Paris, por su cercanía al Golfo de Vizcaya) a los principales responsables del desarrollo del submarino Walter (así llamado por el motor de propulsión del Ing. Walter a peróxido de hidrógeno, de ciclo cerrado).27

En esa época ya habían tres prototipos en construcción, pero los principales problemas de su propulsión aún no estaban resueltos. El almirante fue informado que su solución tardaría y juzgó que la demora para ponerlo en servicio era "inaceptable".26

Su conclusión, inmediatamente puesta en conocimiento de Hitler, fue:

"primeramente, producir tan pronto como fuera posible un nuevo submarino, con tan buena maniobra como la que hasta ahora habían tenido los submarinos en superficie.

En segundo lugar, hasta que se produjesen estos nuevos submarinos, hacer todas las alteraciones viables a los submarinos existentes para que, a pesar del radar del superior poder aéreo enemigo, pudieran ser todo lo efectivos que fuera posible".27

En 1943 Dónitz ascendido a Gran Almirante es nombrado Jefe de la Marina de Guerra Alemana. Su nombramiento acompaña la crisis de la fuerza submarina alemana y el vuelco a favor de los aliados de una de las batallas marítimas más grandes de la historia naval: la Batalla del

26 N. del A.: información tomada del Ensayo "LA CONDUCCIÓN DE LA GUERRA EN EL MAR" escrito en 1947/50 por el Almirante Dónitz durante su confinamiento en la prisión de Spandau, después del juicio de Nuremberg. Este libro permanece inédito.

27 N. del A.: el submarino Walter se propulsaría con turbinas del ciclo Walter, a peróxido de hidrógeno, que se hallaba en proceso de investigación y desarrollo

Atlántico. Su objetivo, para lograr la derrota de Gran Bretaña, era cortar su arteria yugular: las líneas marítimas que mantenían su capacidad de hacer la guerra sostenida por la logística de ultramar.

Ese año la notable mejora de la defensa antisubmarina de los convoyes y la fuerte disminución de la producción de submarinos por los bombardeos a Alemania, tuerce la estadística de rendimiento de la ofensiva submarina que definirá el resultado de esta batalla y la derrota alemana. Ya no se podría continuar exitosamente la guerra submarina aumentando el número de unidades en el atlántico, La eficacia de las medidas antisubmarinas aliadas crecía y el número de hundimientos decrecía fuertemente.

En este momento crucial de la guerra en Europa se acelera decididamente en Alemania la gestación de un nuevo submarino, que hasta ese momento se demoraba por la falta de prioridad en el complicado esquema de abastecimientos industriales. Sin embargo el Gran Almirante Dónitz estaba convencido que todavía podría cambiar el curso de la guerra.

En ese momento se decidió cambiar el plan y completar el desarrollo urgente de un nuevo submarino en base al diseño del casco del submarino Walter con propulsión diesel-eléctrica y un gran incremento de sus baterías utilizando el aumento de capacidad planeado para el combustible -peróxido de hidrógeno -del Walter- y el diseño hidrodi námico revolucionario de su casco, con el agregado de nuevos equipos electrónicos y del también novedoso "schnorkel".28 Este fue el certificado de nacimiento en junio de 1943 de los nuevos tipos de submarinos alemanes; el XXI y el XXIII (versión más pequeña costera).

28N. del A: el "schnorkel", que en alemán significa "respirador", pero también "roncador" en lenguaje coloquial, era de origen holandés. Se comenzó a instalar en la flota submarina alemana a principios de 1943 según el Ensayo del Alte DÓNITZ.

Las especificaciones del XXI eran: 1600 toneladas, capaz de recorrer en hora y media 18 millas y durante 10 horas de 12 a 14 millas por hora, profundidad alcanzable de 300 a 500 metros, mejores medios de escucha y localización en superficie e inmersión, capaz de recargar sus baterías con el schnorkel. Al mismo tiempo se construiría un submarino menor de 300 toneladas, el tipo XXIII, con condiciones de velocidad y equipamiento similares. Se aprobó un plan de entrega mensual de 40 unidades, los dos primeros deberían estar listos para fines de 1944 y la construcción en masa para 1946. En julio de 1943 Hitler aprobó el plan.

"El tipo XXI con su alcance de 22.000 millas era capaz de recorrer todas las aguas de importancia para la guerra sin tener que salir a superficie", según el ensayo del Almirante Dónitz "La Conducción de la Guerra en el Mar".

El primer submarino del tipo XXI, el U-2511 zarpó para su primera operación el 30 de Abril de 1945, al mando del capitán de corbeta Schnee, pero debió interrumpirla el 4 de mayo a raíz de las medidas tomadas por la cesación de la guerra.

El capitán Schnee a su regreso después de la primera experiencia operativa, comunicó:

("Durante la marcha, primer contacto con el enemigo, representado por un grupo de caza submarinos en el Mar del Norte. Compruebo que el barco a su máxima velocidad bajo el agua no puede competir con estos grupos cazasubmarinos. Con un pequeño cambio de rumbo de 30°, me I alejo bajo el agua. Después de la prohibición de disparar del 4 de mayo,

inicio el regreso a Bergen; pocas horas más tarde me encuentro con un crucero inglés y varios destructores. Simulo un ataque bajo el agua y me coloco a 500 metros del crucero. Todo transcurre sin que ellos se den cuenta de nada como interpreto, más tarde, por conversaciones oídas en Bergen a los ingleses del crucero.

Mi conclusión: el submarino era espléndido, algo completamente nuevo para el ataque y la defensa en manos del comandante".

El almirante, al informar sobre los últimos meses de la guerra submarina, transcribe la exposición de Churchill sobre la Marina Alemana:29

"Incluso en el otoño... estos submarinos (refiriéndose a los recientemente equipados con snorkel) eran solo una transición para los nuevos planes de ejecución de la guerra submarina que Dónitz tenía proyectada. Ya por aquel entonces contaba con nuevos tipos de submarinos,. Los primeros estaban siendo ya probados. El éxito efectivo dependía para Alemania de que oportunamente fueran puestos en servicio. Su alta velocidad bajo el agua hacia que tuviéramos que afrontar nuevos problemas amenazadores y en efecto, como había previsto Dónitz, habrían revolucionado totalmente el desarrollo de la guerra submarina

Los dos primeros submarinos de la clase XXI listos para operar, el U-2511 y el U-3008, estaban haciendo sus pruebas operativas finales cuando sobrevino la rendición incondicional alemana. El informe del capitán Schnee expone sobre sus sobresalientes capacidades.

De estas unidades, 17 fueron entregadas a los aliados y 4 fueron tomados por la fuerzas rusas y trasladados a bases navales de ese país.

Fueron incorporadas a la Armada Soviéticas con las siguientes identificaciones: el U-3515 fue denominado N-27; el U-3539: N-28; el U-3041: N-29 y el U-3040: N 30 (según el Jane's 56-57, en otras fuentes difieren las numeraciones).

 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar