Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice Informacion Historica 

EL Dr. BERNARD CAMPBELL : UN MEDICO DESTACADO ABORDO DE LA
INCIPIENTE FLOTA DE LAS PROVINCIAS UNIDAS DEL RIO DE LA
PLATA.

Por el Dr. EDUARDO C. GERDING - Publicado en The Grog Ration del Bureau of Medicine and Surgery ( Vol 4-Issue 4- p 5)de EE.UU. Publicado en la Revista del Mar-Año LIII-Nº 16-Organo Oficial del Instituto Nacional Browniano.

 

La primera escuadra naval de las Provincias Unidas del Río de la Plata ( precursora de la actual Argentina ) estaba compuesta por la goleta Invencible ( 12 cañones y una tripulación de 66 hombres ), el bergantín 25 de Mayo (18 cañones y una tripulación de 108 hombres) y la balandra Americana ( 3 cañones y una tripulación de 26 hombres omandada por el francés Angel Hubac ). Aproximadamente 200 hombres de diferentes orígenes se enfrentaron a la ponderosa flota española en el sangriento combate de San Nicolas de los Arroyos el 2 de Marzo de 1881. Fue una derrota aplastante para las naves patriotas que estaban comandadas por el maltés Juan Bautista Azopardo (1774-1848 ).

De una tripulación de 60 hombres, 41 yacían en cubierta heridos o muertos. No obstante, en 1814 se armó una pequeña flota bajo el gobierno del Director Supremo Gervasio Antonio de Posadas (1757 - 1833 ) con el apoyo financiero Guillermo Pío.

White oriundo de Boston (EE.UU.). Debemos tener en cuenta que durante la Guerra de 1812 ( entre EE.UU. y Gran Bretaña ) la construcción de una goleta de 200 toneladas, su armado y tripulación costaban 40.000 dólares lo cual implicaba un cierto número de patrocinantes. El 10 de marzo, nuestro buque insignia, la fragata de 350 toneladas Hércules construida en Rusia y comandadas por el Teniente Coronel Guillermo Brown de 37 años de edad oriundo de Foxford ( Irlanda ) se unió a la goleta Juliet, la balandra Tortuga, la goleta Fortuna ( Comandante Juan Nelson ) y el falucho San Luis enfrentando una vez más a la poderosa fuerza naval comandada por el experimentado Capitán de Navío Jacinto de Romarate. Este ultimo contaba con seis navíos de Guerra, bergantines, lanchas y una batería costera de cuatro cañones.

El cirujano designado a la Hércules fue el español Dr. Antonio Manuel Casal ( 1780- 1822 ) quien había recibido su título médico por parte del Tribunal del Protomedicato en noviembre de 1808. Desgraciadamente, se enfermó  (falleció 8 años más tarde en Porto Alegre, Brasil ) y esta gran responsabilidad recayó sobre el cirujano británico Dr. Bernardo Campbell quien había prestado servicios a bordo de la corbeta Zephyr.

Campbell había arribado a Buenos Aires en 1813 y el 9 de noviembre de ese año se había desempeñado como sangrador para el Regimiento Nº 2.  Campbell embarcó en la Hércules con el botiquín que había preparado el cirujano del ejército don Francisco de Rivero. Nuestra incipiente flota zarpó rumbo a la isla Martín García de 1 Km2 de superficie que constituía una fortificación española. En las aguas circundantes se encontraba la flota comandada por Romarate. El 11 de marzo al mediodía nuestra flota abrió fuego contra  las fuerzas españolas pero la Hércules encalló y recibió el fuego de las baterías terrestres. La tripulación sufrió el fuego cruzado de las fuerzas españolas embarcadas y de tierra. El comandante de la Juliet, el estadounidense Benjamín Franklin Server falleció en acción. La Hércules se defendió hasta el 13 de marzo a las 10 AM. Como resultado de este combate fallecieron el comandante Elias Smith, el capitán Martín de Jaume, el Teniente Robert Stacy y 45 marineros fueron muertos por la metralla.

Campbell asistía los heridos mientras el sacedote Juan Andrés Manco Capac les daba la asistencia spiritual.

La fragata Hércules y la nave española Gobernadora
Foto tomada por el autor en el Museo Naval de la Nación ( Tigre )
Oleo de Emilio Biggeri ( 1966 ) de 70 cm. x 100 cm.

Campbell quien tenía 50 marineros sangrando tuvo que operar en medio de la oscuridad para no atraer la atención del enemigo. Un testigo describió así la situación: “nuestro cirujano continuaba trabajando con escasos elementos. Cuatro torniquetes, ocho colchones, ocho mantas, veinte varas de lino, diez libras de hilo, cuatro libras de estopa, algunas férulas, unas caja de instrumental y eso era todo. Entre tanto cincuenta marineros se encontraban sangrando y gimiendo a bordo de la fragata Hércules cuyo casco estaba destrozado. ¿ Qué podía utilizarse del botiquín? Podíamos usar el láudano para aliviar el dolor y la corteza del Perú para calmar la fiebre. El resto era inservible pues si bien podía usarse para tratar enfermedades no era apto para las heridas y traumatismos” A esta se la llamó “la noche triste de Brown “pero la mañana siguiente la Hércules zarpó nuevamente. El 16 de marzo Brown atacó la isla Martín García con la goleta Juliet y la Zephyr entrando en combate con las naves españolas Esperanza y Carmen.

Se organizó un desembarco y fue entonces que Guillermo Brown ordenó al pífano y al tambor tocar la canción irlandesa Saint Patrick’s Day in the Morning que elevó la moral de los combatientes. Recordemos que nuestras primeras tripulaciones estaban compuestas por hombres de 12 nacionalidades la mayoría de los cuales eran irlandeses. 240 marineros y soldados desembarcaron a las ordenes del Teniente Pedro Orona. Nuestro buque insignia recibió no menos de 82 cañonazos y fue reparado en la misma zona de guerra. Se le colocaron planchas de plomo bajo la línea de flotación y su casco fue cubierto con cueros y alquitrán, de ahí su apodo de la fragata negra. Las fuerzas patriotas sufrieron solo tres bajas. En el ínterin nuestra flota persiguió a las naves españolas que se dirigieron al río Uruguay. Brown dejó una pequeña guarnición en la isla y retornó a Buenos Aires donde fue vitoreado. Habíamos ganado nuestra primera batalla naval.

                            

Guillermo Brown                                                         Jacinto de Romarate
( Gentileza del Instituto Browniano)                                    ( Museo Naval de, Madrid )

Firma del Dr. Bernardo Campbell
( El estudio de la firma realizado por la grafoanalista Felisa Reder de Müller reveló unprofesional incansable de elevados valores éticos)

El Dr. Bernardo Campbell vio sin embargo la parte lamentable del combate y envió una carta en duros términos al Guillermo Pío White: Abordo de la Hércules, enfrente de Martín García, 22 de marzo de 1814.

Señor:
He escrito a Buenos Ayres después de nuestra última acción por algunas medicinas, pero me dirigí a nadie en particular porque estaba algo apurado en ese momento y no sabia tampoco a quien debía dirigirme. Pero espero, señor, que usted no considerará eso como algo inútil en el equipamiento de barcos para el combate, particularmente si tiene en cuenta que algunos de nuestros más bravos hombres, muertos en el último compromiso, podrían tal vez continuar con vida, de haber habido abordo medios apropiados para usar con ellos, con los cuales no contaba nuestro botiquín, más apto para viejas o enfermos de consunción de tierra, que para marineros que, estando sanos y en perfecta salud, requieren los medios estrictamente necesarios para heridas, accidentes etc., de los cuales no se nos ha provisto en absoluto. Pudiendo afirmar con seguridad que una onza de emplasto adhesivo con un poco de seda para ligaduras podrían haber sido más útiles para el barco que su botiquín entero, el cual no contenía ninguno de esos artículos. Y, como lo he dicho en mi última nota, no tuve otro elemento de ligadura que hilo de carrete y algunos desechos de hilo que pude encontrar entre los sastres, etc. Por cuya razón pido que si se debe algún respeto para con las vidas de los hombres que las arriesgan en esta empresa, pueda yo ser provisto de artículos tales como los siguientes:

Seda blanca para ligaduras, cera blanca,, Emplastrum Adhesivum, Empl.cumminim, Ungt risine flavae, Unt.altheae, Tinctura opii, Id.camphorata, Tinctura Rhabarbari, Tinctura Benzois comp, Tinctura myrrhae, Aqua Lythargyri acetate, Cloth for bandages, Lint, Rags, Calomelas, Ungt Hydrargyri fortius, Copaiba,Tatrtris potasae Acidulus, Flores Anthemedis, Antimonium tartarisatum, Sulphas sodae, Sulphas zinci, Sulphas ferri, y merc. precipitat.ruber.

Estos son los artículos que juzgo más  particularmente necesarios en la actualidad y espero que los enviará tan pronto sea posible, puesto que tengo varias personas en la lista diaria de enfermos por las cuales no puedo hacer nada por carencia de medicinas, etc. y si bien varios de los heridos han sido enviados a Buenos Ayres ( a alguno de los cuales no he visto ) tenemos varios enfermos heridos aún a bordo.
Me reitero, señor, con el más profundo respeto hacia usted.
[fdo] B.Campbell

N.B.: Son muy necesarios torniquetes, puesto que hay solamente uno a bordo. Estas medicinas pueden ser provistas mejor por el boticario italiano de la calle de San Miguel.
 

Botiquín utilizado por la Royal Navy para la época del Dr. Bernardo Campbell. ( National Maritime Museum, London )

Guillermo Pío White ( 1770-1842 ).

White era el hijo de Evenie y Abigail Porta. Arribó al Río de la Plata en 1803 como sobrecargo del barco mercante Príncipe Concepción que había zarpado de la Isla de Francia ( Mauricio) A su arribo a Buenos Aires diez marineros de la Hércules y cinco de la Nancy fueron evacuados. ( El 16 de noviembre de 1811 el Triunvirato había designado varias habitaciones del Hospital de la Residencia a la Marina y allí fue precisamente que fueron internados la mayoría de los evacuados de la Nancy ). Entre los heridos se encontraban John Stavy, Henry Harris, Elsey Miller, Robert Dunn, Thomas Richards, Anthony O’Donnell, Richard Kelly y Henry McGrath. Hubo tres marineros inválidos: James Stone, Basilio Roda y Joaquin Altolaguirre. Tres de los marineros heridos de la Hércules y Mathias Fernandez de la Nancy fueron dados de alta antes de fin de mes .El resto permaneció en el Hospital hasta Abril.

En aquella época las heridas más frecuentes se debían a proyectiles de mosquetes, metralla y balas de cañón. También eran frecuentes de ver las heridas cortantes por espadas y sables. Los tratamientos incluían la amputación, la colocación de sondas, la aplicación de puntos de sutura, los vendajes y los sangrados. Las heridas por armas de fuego a menos que fueran muy superficiales llevaban casi siempre a la amputación.

Fueron sacrificados brazos y piernas que pudieron haber sido preservados. El cirujano ingles Georg James Guthrie ( 1785-1856 ) era partidario de la amputación precoz apenas se producía la herida antes que actuaran “la fiebre, la inflamación, la supuración y la gangrena”. El sondaje de las heridas se hacia combinando el uso de los  dedos al desnudo y forceps para proyectiles de mosquetes. Era una creencia popular que se podía sondar mejor en busca de cuerpos extraños si al paciente se lo colocaba en la misma posición que tenía en el momento de ser herido. La práctica realmente nociva era el sangrado. Aún no se comprendía la importancia del shock. “ Las sangrías prolongadas y reiteradas ejercen un efecto benéfico especial en la prevención de las gangrenas posteriores a las heridas por armas de fuego”

Marinero ( 1815 ) de las Provincias Unidas del Río de la Plata ( Dibujo de Julian Aron bajo la guía del experto en uniformes Julio Luque Lagleyze-
Gentilmente autorizado por el Dr. Miguel Angel De Marco de su libro “Corsarios Argentinos . Héroes del mar en la independencia y en la guerra del Brasil", Editorial Planeta-Emecé )

El 10 de marzo, el marinero Joaquin Altolaguirre sufrió la destrucción de su maxilar inferior por la metralla pudiendo alimentarse solo con líquidos. El 20 de junio se le concedió una pensión vitalicia mensual de 12 pesos al igual que a otros tres inválidos de la tripulación.

Solicitud

Solicitud de una pensión por invalidez del marinero Joaquin Altolaguirre
( Revista de Publicaciones Navales-Suplemento de Sanidad Naval-Año I-Nº 1-Tomo 1-1948)

Esta dura experiencia llevó a la designación del practicante británico Pierce Reading  como asistente del Dr. Campbell en tanto que otro cirujano fue designado para la Belfast. El 3 de abril, Guillermo Brown le explicó al Ministro de Hacienda Juan Larrea ( 1782-1847) de origen catalán acerca de la necesidad de contar con médicos para la escuadra.Debemos decir que para aquella época estos últimos no estaban muy entusiasmados por embarcar. El 31 de marzo de 1812 Campbell le solicitó una vez más a Guillermo Pío White torniquetes y cinco onzas de Emplastrum Lythargynum y Emp Cummi mencionando nuevamente a la farmacia italiana de la calle San Miguel cuyo dueño probablemente haya sido don Juan Fermín de Ieregui.

Tabla 1-Uso de los elementos contenidos en el botiquín solicitado por el Dr. Bernardo Campbell.

Emplastrum Adhesivu Emplasto adhesivo Asegurar los vendajes
Emp cummini Emplasto de Cumin Dolores gástricos y articulares
Ungt risine flave Unguento de resina amarillo Curación de heridas
Ungt Althaeae Unguento de malvaviscos Unguento calmante
Tinctura Opii Tintura de opio  Dolor y tos
id. camphorata Aceite alcanforado Linimento para desgarros
Tinctura Rharbarbari Tintura de ruibarbo Laxante
Tinctura Benzois comp Tintura compuesta de Benzoina Inhalante para la tos y las bronquitis.
Tinctura Myrrahe Tintura de mirra Ulceras bucales y cutáneas
Aqua Lythargyri Acetata Solución de subacetato de plomo Utilizado para las quemaduras, refresca la piel.
  Ung Hydrogyri fortius Unguento fuerte de mercurio Sífilis
Copaiba Goma Manifestaciones pulmonares y diuresis
Tartris Potassae Acilulus Tartrato Acido Potásico Laxante
Flores Anthemedis Flores de camomila Te digestivo
Antimonium tartarisatum  Tartrato de Antimonio Produce vómitos y sudoración.
Suphus Sodae Sulfato de Sodio Laxante
Sulphas Zinci Sulfato de Zinc Astringente y emético
Sulphas Ferri Sulfato ferroso Tónico y como tratamiento de la anemia.
Merc precipitat ruber Precipitado rojo de Mercurio Limpieza de las heridas

Dracma= 3.594 miligramos=1/8 onza=3 escrúpulos=60 gramos Escrúpulo =1198 miligramos=24 gramos

                                      

Copaiba                                                    Semillas de Cumin

En el caso del Combate de Martín García el Dr. Bernardo Campbell fue sin duda el hombre correcto en el sitio adecuado. Este profesional sufrió la experiencia universal de los médicos militares de tener que atender a los heridos bajo fuego enemigo exigiendo a su vez se le proveyera de un botiquín adecuado. Nuestros primeros comandantes navales aprendieron en forma dura la importancia de contar con médicos abordo provistos de adecuados medios. Podemos encontrar cuadros de renombrados corsarios y descripciones precisas de sus combate. Sin embargo, no hay gran profusión de datos de nuestro primer médico naval cuyo nombre era Juan Gordon ( oriundo de la provincia de San Juan y que se incorporara en 1811 ), ni del cirujano escocés Juan Corbett ( se alistó en 1826) o del Profesor de Medicina y Cirugía inglés Carlos Handford ( sirvió a bordo de la Hércules en 1815 durante la campaña del Pacífico y fue testigo del duelo histórico entre don Luis Carrera y el General don Juan Mackenna el 21 de noviembre de 1814 ) .

Tampoco tenemos mayores descripciones de los primeros médicos tales como el Dr. Bernardo Campbell quienes se evanecieron en la historia dejando un legado de decencia y excelencia profesional en momentos de extremo peligro. Una conducta que fue más allá del hecho de que pudieran haber tenido participación en el beneficio de las presas enemigas capturadas..

Setenta y cuatro años después del Combate de Martín García el cirujano Dr. Pedro Mallo fue promovido por primera vez al rango de Comodoro. Catorce años más tarde Victor Pozo se convirtió en el primer odontólogo naval. A fines de 1864 la marina tuvo a Federico Thorndike en el área de Farmacia y Bioquímica. En lo referente a los grados militares no puedo evitar recordar las palabras de George Washington quien dijo que “son las acciones y no las jerarquías militares las que hacen a los oficiales y de ellos se espera mucho más que el rango”.


Bibliografía

-Argüero, Luis Dr.-El Combate Naval de Martín García-Comando en Jefe de la Armada, Buenos Aires, 1968.

-Bauer, Lawrence Lieutenant-An ethic without heroes- US Naval Institute Proceedings-June 1993, p 50-51

-D’Onofrio R. Documentos para la historia de la Sanidad Naval Argentina, Revista de Publicaciones Navales, I (1), Enero 1948, Buenos Aires.

-De Marco, Miguel Angel- "Corsarios argentinos. Héroes del mar en la independencia y en la guerra del Brasil", Editorial Planeta, Buenos Aires,2002

-Gerding, Eduardo C.- The Black Frigate-The Buenos Aires Herald-History- Sunday October 24th, 2004 p6’8

-Gerding, Eduardo C.-The Quest of David Jewett- Bookends® 232 E. Ridgewood Ave. Ridgewood, NJ 07450- USA

-Gerding, Eduardo C.-Thomas Taylor and Mary Clarke-The Buenos Aires Herald, Saturday 9, 2005

-Goddard,JC-The navy surgeon’s chest: surgical instruments of the Royal Navy during the Napoleonic War-J R Soc Med, 97 (4):191-7, 2004

-Guthrie, JG-On gun-shot wounds of the extremities requiring the different operations of amputation-London, Longmans 1815:30

-Hanon, Maxine-Diccionario de Británicos de Buenos Aires ( Primera Epoca )- Buenos Aires, 2005

-Howard, MR, MRCP-British medical services at the Battle of Waterloo-BMJ-Vol 297, Issue 6664, December 1988 , p 1653-1655.

-Hudson, Briony-Royal Pharmaceutical Society of Great Britain-1 Lambeth High Street, London SE1 7JN ( Comunicación personal ).

-Liceaga, Jorge A.I.-La asistencia de los heridos en los combates navales de 1814, Boletín del Centro Naval Nº 625, p 53, 1955 Buenos Aires.

-Lizardo, Gladys y Park, Silvia -Biblioteca de la Escuela Naval Militar, Argentina ( Comunicación Personal )

-Moratinos Palomero, Patrocinio et al-El botiquín de medicinas del General Espartero durante la primera Guerra Carlista-Medicina Militar-Vol. 51-Nº 1, 1995.-

Müller, Felisa Reder de –Grafoanalista, Hurligham, Buenos Aires ( Comunicación personal )

-Verney, K-Dentistry in Nelson’s time-J R Nav Med Serv, 91(2):96-8, 2005

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar