Historia y Arqueologia Marítima - HOME

EL GREAT EASTERN

El Great Eastern, una de las maravillas de su época, aun representando un esfuerzo fuera de lo común en el plano técnico, resultó un fracaso desde el punto de vista comercial. Llamado Leviathan en sus orígenes, arruinó la salud de su diseñador, Isambard Kingdom Brunel, hizo perder los astilleros a su constructor y llevó a la quiebra a no menos de siete empresas, incluida la del chatarrero que lo desguazó. 

El año 1851 se fundó la Eastern Steam Navigation Company para cubrir las rentables rutas postales gubernamentales entre Inglaterra y el Extremo Oriente. El plan de la compañía preveía la construcción de varios buques de 2.032 t, pero cuando la sociedad no logró hacerse con los respectivos contratos, Brunel sugirió construir un solo buque de grandes dimensiones capaz de transportar el volumen de carga hasta Ceilán (hoy Sri Lanka), donde sería transferida a barcos más pequeños hacia los sucesivos destinos. 

El día 1 de mayo de 1854 fue colocada, en los astilleros de John Seott Russell, cerca de Millwall, en el Támesis, la qu lla del Leviathan: con un desplazamiento de 19.218 t y una eslora de 207 m era el mayor buque construido hasta la fecha: tan largo, que hubo de colocarse la quilla paralelamente al río para efectuar luego la botadura de costado en lugar de hacerlo de popa.

El buque durante su construccion en los astilleros de John Scott Russell,en el Támesis.

 LA PROPULSIÓN CON RUEDA DE PALETAS Y HÉLICE 

Dadas las grandes dimensiones del buque, Brunel había previsto una propulsión mixta a base de ruedas de paletas y hélice, además de velas auxiliares. Una máquina de cilindros oscilantes de 1.000 hp accionaba un par de ruedas de paletas de 17 m de diámetro, mientras queuna máquina horizontal de acción directa y 1.600 hp de potencia movía la gran hélice propulsara (7,3 m de diámetro),. Además de las máquinas principales, contaba con un par de máquinas de 20 hp que hacían girar la hélice a fin de reducir su resistencia hidrodinámica mientras el buque navegaba a vela o con las ruedas de paletas. El día 3 de noviembre de 1857, se congregó una multitud en las orillas del Támesis para asistir a la botadura, pero las aclamaciones se convirtieron en gritos de miedo cuando el casco se bloqueó, y a pesar de los esfuerzos de Brunel y de los ingenieros del astillero se  mantuvo firme en la grada. 

En los tres meses siguientes Brunel probó una serie de artilugios técnicos para poner a flote al Leviathan. Después de cinco intentos infructuosos, el buque fue alzado con gatos y desplazado centímetro a centímetro hasta el río, al que llegó el 31 de enero de 1858. Los costes adicionales que produjo el enorme retraso de la botadura causaron la quiebra de la empresa armadora y de la constructora, y el buque quedó fondeado durante 20 meses en el río. Brunel, muy aquejado por el estrés, hizo un viaje al extranjero para restablecer su maltrecho salud. A su vuelta adquirió el Leviathan junto con algunos directores de la sociedad anterior, le dio el nuevo nombre de Great Eastern y terminó su construcción. 

El viaje inaugural, tantas veces retrasado, tuvo lugar el 7 de septiembre de 1859, cuando el Great Eastern bajó navegando a vapor por el Tátnesis y entró en el canal de la Mancha. Todo parecía marchar bien, y alcanzó 12 nudos de velocidad, pero reventó una camisa de refrigeración de la chimenea de proa, y el buque se vio forzado a dirigirse a Weymouth para reparar. Luego prosiguió hacia Holyhead, en Gales, quedando a disposición de los visitantes hasta que las borrascas le permitieron alcanzar Southampton. El día 17 de junio de 1860, el Great Eastern zarpó de Southampton para efectuar el primer viaje a Nueva York, adonde llegó al cabo de 11 días y 2 horas, con una media de 14 nudos durante la travesía, a pesar del retraso causado por la niebla.

 Dos años más tarde, en el transcurso de otra travesía del Atlántico, el casco tocó un escollo no marcado en las cartas (que desde entonces se conoce como el escollo del Great Eastern), en la entrada del puerto de Nueva York, evitando el naufragio gracias a su doble casco estanco. 

Isambard Kingdom Brunel.   

ÉXITO COMO BUQUE CABLERO 

El Great Eastern mientras tiende un cable transatlántico en Julio de 1866.

Para el Great Eastern, diseñado con el fin de efectuar lucrativos viajes de largo recorrido hacia Australia y el Extremo Oriente, la travesía atlántica representaba un trayecto demasiado corto, con el que no podíancubrirse los gastos de su gestion. Por tanto. el buque fue preparado como cablero, y ésta resultó la única actividad que dio beneficios; de hecho, era especialmente adecuado para esta misión, gracias a sus grandes dimensiones que le conferían una excepcional autonomía, estabilidad y mucho espacio para estibar y manipular los cables, así como para alojar a la tripulación. Por otro lado, sus ruedas de paletas le otorgaban una gran maniobrabilidad a pesar del volumen.

Postal del Great Eastern tomada en Ciudad del Cabo, cuando tendia un cable telefonico hacia alli.

De 1865 a 1874, el Great Eastern tendió cuatro cables telegráficos a través del Atlántico y uno de Aden a Bombay, posteriormente, cuando fue sustituido por cableros construidos exprofeso para este trabajo, quedó fondeado en el río Mersey, en Liverpool, para servir de gran exposición. En 1888 el gigantesco buque fue vendido para su desguace, pero incluso en dicha ocasión comportó grandes trabajos, dado que había sido tan bien construido que se necesitaron tres años para desmantelarlo y la empresa de desguace quebró.-  

La amplia sala de máquinas, todo un avance tecnológico. Las instalaciones para 4.000 pasajeros que podía transportar eran espaciosas, como puede verse en este grabado de 1859, que representa un salon de 1ª clase.
Scott Russell, Henry Wakefield, Brunel & Lord Derby mirando al G.E. Enrolando cable en los enormes tambores
Comandante y oficiales Brunell delante de las cadenas del G.E.
La explosion a bordo en su primer viaje. Cuadro de la época.
Al fin de sus días, no era más que un gigantesco cartel de publicidad. Tanque interno para cables.
Vista de uno d elos salones interiores. Vista externa del casco durante la construccion.
En el muelle En New York a su arribo del primer viaje.
Cuadro mostrando diferencia con buque a vela normal. Salon de 1ª clase
Planta y perfil con sus bodegas de cables.