Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice Informacion General 

Las fragatas acorazadas

Por Osvaldo Sidoli para Histarmar- Mayo del 2006

            A mediados del sigo XIX todos los estados, grandes o pequeños, poseían ambiciones navales dictadas por imperativos de tipo militar, político, colonial o económico. La revolución que con tanta rapidez se estaba produciendo en el mar con las innovaciones técnicas que afectaban al conjunto de la nave, desde el casco hasta el armamento, desde la propulsión hasta la táctica, provocó nuevas decisiones y directrices en todas las marinas.            

            El buque acorazado fue el que  atrajo la atención de los marinos, de los constructores y de los políticos. La idea de un barco que pudiera desafiar, casi invulnerable, el tiro del enemigo, acercarsem a él sometiéndolo al fuego de sus nuevas pizas de artillería con balas explosivas, y por último asestarle el golpe de gracia con el robusto espolón del que estaba provista la proa, era una perspectiva casi entusiástica. Se buscó, pues, transformar en auténticos buques aquellas baterías acorazadas que aparecieron por primera vez en la guerra de Crimea.  

Las francesas clase “Gloire”

Dupuy de Lôme y la “Gloire”       

            La guerra de Crimea había demostrado que las baterías flotantes acorazadas, aún poseyendo una notable capacidad de resistencia, no eran aptas en absoluto para operar en alta mar. Asimismo se demostró que los buques y fragatas de línea estaban muy deficientemente protegidos, especialmente contra las nuevas granadas cónico-explosivas.

            Era preciso, pues, idear una nueva unidad naval que poseyera la resistencia de los cañoneros acorazados y las cualidades marineras de los buques de línea y las fragatas. Sería el ingenio de  Charles Stanislas Henri Laurent Dupuy de Lôme[1] (que a sus cuarenta años había sido nombrado, el 1º de enero de 1857, director de Material Naval) el que proporcionaría a Francia una notable primacía: la de poseer la primera fragata acorazada, la “Gloire”.

Charles Stanislas Henri Laurent Dupuy de Lôme

            Ya en 1845 Dupuy de Lôme había proyectado dos buques de línea a vapor, para uno de los cuales se había previsto un casco de hierro, protegido por un blindaje de 168 mm. Esta hipótesis, considerada entonces una utopía, fue confirmada por el propio autor en el proyecto del “Napoleón”.

            La “Glorie”, cuya quilla se colocó el 4 de marzo de 1858, era el primer buque de línea acorazado que, como medio básico de propulsión, empleaba el vapor. Se cumplía así lo que Dupuy de Lôme había preconizado tres años antes a Napoleón III, al entregarle un memorándum que contenía algunas importantes propuestas relativas a la modernización de la flota francesa: “De ahora en adelante no serán posibles buques de guerra propiamente dichos sin que estén equipados con motores mecánicos”

Casco superestructura y velamen

            Partiendo de los conceptos que había inspirado el “Napoleón”, Dupuy de Lôme quería garantizar la “absoluta impermeabilidad” de los costados, mejorando el blindaje de las baterías flotantes acorazadas, pero manteniendo las mejores cualidades marineras. Sin embargo, puesto que el blindaje absorbía casi 800 toneladas del peso bruto, se podía admitir la hpótesis de que se necesitaría una nave de dimensiones mayores que los navíos de la época, que como el “Napoleón”, tenían un desplazamiento de unas 5.000 toneladas.

n_afa_gloire_01.jpg (31931 bytes)

La “Gloire”, proyectada por Dupuy de Lôme, es considerada el primer acorazado de la historia

            La posibilidad, pues, de embarcar 800 toneladas de blindaje, afectaba el peso de otras partes del buque, por lo que Dupuy de Lôme propuso una buena solución: suprimir un puente y la totalidad de la batería superior. La reducción asi obtenida en el casco y la artillería permitió la conservación de casi la misma obra viva del “Napoleón”, con las mismas líneas de casco e igual calado. La “Glorie”, empero, tenía la obra muerta más baja, aunque una eslora mayor (cerca de siete metros más) que la del “Napoleón”, y un desplazamiento ligeramente superior.

            Un exámen superficial de estos datos permite apreciar claramente una importante línea evolutiva del “Napoleón” a la “Glorie”: la forma típica de los buques de línea, con las clásicas hileras sobrepuestas de portas y la proa adelantada, había sido sustituida por Dupuy de Lôme por una forma más baja, suprimiendo el mascarón y adoptando un tajamar recto y cortante. Se conseguía así una unidad que, conservando el desplazamiento de un buque de línea, se asemejaba a una fragata: de ahí la definición de “fragata acorazada” que tales naves recibieron, aunque de fragatas solo tenían la disposición del armamento en un único puente.

Fragatas acorazadas clase “Gloire”

Nombre

Astillero

Quilla

Botadura

Alistada

Baja

“Gloire”

Arsenal de Tolón

4 marzo 1858

24 noviembre 1859

Agosto 1860

Desguazada 1879

“Invincible”

Arsenal de Tolón

 

4 abril 1861

 

Desguazada 1872

“Normandie”

Arsenal de Tolón

 

10 marzo 1860

 

Desguazada 1871

“Couronne”

Arsenal de Tolón

 

 

 

Desguazada 1930

            Otra diferencia notable con respecto a las unidades precedentes era la presencia de un velamen notoriamente inferior, con tres palos mucho más bajos, aparejados, al menos inicialmente, como una goleta, y no con inmensos palos cargados de vergas, como en las naves de las épocas anteriores.

            El nuevo buque así concebido no debía ya navegar exclusivamente a vela, ni servirse del vapor solo en circunstancias determinadas (maniobra, combate, ausencia de viento). Debido a la irrupción de la insustituible función de la propulsión a vapor, la vela asumía ahora, por vez primera, el papel secundario de instrumento auxiliar, del que servirse en circunstancias especiales y destinado a desaparecer paulatinamente.

Planta motriz

            La planta motriz de la “Glorie” consistía en ocho calderas y una máquina alternativa de expansión simple del mismo tipo que Dupuy de Lôme había estudiado para el “Napoleón”. Esta máquina, construida por las Forges et Chantiers de la Mediterranée, en sus talleres de Marsella, era de dos cilindros horizontales, de acoplamiento directo, y tenía las siguientes características: diámetro de los cilindros, 2,08m; número de revoluciones por minuto, 48,5; potencia nominal, 900 HP.

            Las calderas proporcionaban vapor a la presión de 1,8 kg/cm², valor considerado normal para la época; las calderas de la “Warrior”, por ejemplo, alistada algo más de un año después, daban una presión de poco más de 1,4 kg/cm². Las calderas de la “Gloire”, instaladas en doble fila, solo disponían de un colector horizontal, y el humo de la combustión era expulsado por una única chimenea, skituada a media eslora. Durante las pruebas, que resultaron satisfactorias, la “Glorie” alcanzó una velocidad de 13,2 nudos, con una potencia efectiva de 2.537 HP, a 51 revoluciones por minuto.

            Sin embargo, desde el punto de vista de la navegabilidad, en el curso de las pruebas que la “Glorie” efectuó junto con el buque de vapor “Algeciras”, se detectaron algunos inconvenientes que hicieron surgir bastantes dudas sobre la validez de las cualidades marineras de la nueva fragata acorazada. Durante una prueba, efectuada con fuerte viento del noroeste, la “Glorie” mostró tendencia al cabeceo, efecto que no se verificó en el “Algeciras”. Se dedujo que la nave encontraría dificultades navegando con mar gruesa; pero la comisión constituida al efecto dictaminó que la “Glorie” tenía un casco sólido, aparejo excelente y cualidades marineras sustancialmente apreciables.

 Protección

            La principal novedad aportada por la “Glorie” residía en la protección, que se extendía de proa a popa, a lo largo de todo el casco. Estaba constituída por planchas de hierro, colocadas en dos estratos que alcanzaban una altura conjunta de 7,40 m; el interior tenía un espesor de 120 mm y una altura de 2,50 m, dos metros por encima de la línea de flotación y 50 cm por debajo de esta; el superior, que protegía toda la batería hasta el puente superior, tenía un espesor de 110 mm. En total, las planchas de blindaje, fijadas sobre una base de madera de 76 mm, pesaban 800 toneladas. A popa, un reducto de forma oval, acorazado con una plancha de 100 mm, alojaba el puente de mando, el timón y las bocinas.

            El material empleado, debido a que por entonces el acero no resultaba muy común, era el hierro, sometido a un proceso de pudelado. El hierro se trabajaba en hornos especiales y se mezclaba con arena vitrificada; las barras de hierro así obtenidas eran agrupadas y sometidas a un proceso de laminación al rojo blanco, hasta formar planchas homogéneas. La fijación de las planchas al casco se efectuaba mediante grandes pernos que atravesaban las planchas y los costados del buque; las cabezas de los pernos eran “selladas” con almáciga. Dado que las bandas resultaban muy gruesas, los impactos podían ser muy bien absorbidos; las planchas de dimensiones limitadas, estaban rematadas por flejes que contribuían a consolidar la nave,

            Para probar la resistencia a los impactos, algunas planchas de 120 mm de espesor fueron sometidas, en el polígono de Vincennes, a una serie de pruebas comparativas (en 1857), cuyo resultado fue positivo: las planchas demostraron resistir tanto los proyectiles franceses de 50 libras como los británicos de 68 libras, por entonces las municiones más efectivas.

Características generales de la fragata acorazada “Glorie”

Casco

Madera

Desplazamiento

5.675 toneladas

Eslora

77,25

Manga

16,15

Calado

7,83

Máquina

2537 HP

Velocidad

13,2

Autonomía

5200 millas a 8 nudos

Armamento

32 cañones de 164 mm

Blindaje

Bordas: 120 mm

Peso del blindaje

800 toneladas

Velamen

3 palos: 1.660 m² de velas

Tripulación

570

Armamento

            El armamento de la “Glorie” consistía inicialmente en 32 piezas rayadas de 30 libras (164 mm) modelo 1858, de las que 28 estaban apostadas en el punte de batería y cuatro en el castillo. Estos cañones, los más modernos de que disponía la marina francesa, eran de retrocarga y podían disparar, a una distancia de casi 7.000 m, proyectiles de forma oblonga y de un peso doble al de las bolas de los cañones lisos del mismo calibre. Sin embargo, la posición de las piezas no resultaba la más apropiada, porque no solo quedaban bastante reducidas sus posibilidades en cuanto a elevación y azimut, sino que su emplazamiento a menos de dos metros de la superficie del mar podía crear dificultades obvias en caso de mal tiempo.

            El artillado de la “Gloire” experimentó algunas modificaciones, contemporánea de la modernización iniciada en tal sentido en 1868. La artillería fue cambiada por seis piezas de 240 mm instaladas en batería en el centro, y por dos cañones de 190 mm, uno para disparar en caza y el otro en retirada.

            Se habían previsto un total de seis unidades de la clase “Glorie”. Las otras dos naves previstas fueron la “Solferino” y la “Magenta”, que en la práctica resultaron bastantes diferentes de sus cuatro predecesoras.

La “Couronne”, única de la serie cuyo casco se construyó de hierro

Actividad

            La vida operativa de la “Glorie” no presentó aspectos de especial relieve, a excepción de la travesía efectuada en septiembre de 1860, entre Tolón y Argel, escoltando al emperador Napoleón III y a la emperatriz Eugenia y su intervención en la expedición anglo-franco-española a México en 1862. Superada por otras construcciones similares de construcción franco británica, esta fragata acorazada fue desartillada en 1866 y rearmada al año siguiente. Modernizada en 1868 para mantenerla, al menos parcialmente, a la altura de las circunstancia, fue puesta fuera de servicio en 1879 y poco después desguazada. Su gemela “Normandie” fue la primera fragata blindada en cruzar el ecuador, y ésta y la tercer gemela “invencible”, fueron dadas de baja y desguazadas en 1871 y 1872, respectivamente. El cuarto buque de la serie, la “Couronne”, que fuera utilizada en Tolón hasta 1930 para servicios locales, fue la única cuyo casco se construyó de hierro. 

Las británicas clase “Warrior”

            El progreso experimentado por Francia en el campo de los buques acorazados, aunque por entonces aún con casco de madera, forzó al gobierno británico a adoptar las medidas más adecuadas para mantener la superioridad de la Royal Navy.

La “Warrior” en 1861

La “Black Prince” en 1862

            Afrontando un importante salto cualitativo, proyectistas y constructores británicos centraron su interés en la realización de un navío con obra viva de hierro y con unas carácterísticas de protección, armamento y velocidad que ni la “Gloire” ni la más perfeccionada “Couronne” con casco metálico, por entonces en construcción, hubieran podido igualar.

            El primer acorazado británico, y el primer buque de guerra del mundo con casco metálico, recibió el nombre de “Warrior” y su quilla fue colocada el 25 de mayo de 1859. En octubre del mismo año se colocó la quilla de una unidad gemela, la “Black Prince”, llamada en un primer momento “Invencible”. Cada una de estas dos unidades costó alrededor de 377.000 libras esterlinas. 

Casco, superestructura y velamen

            La “Warrior” y la “Black Prince” tenían el casco de hierro construido con el sistema transversal de sección en V, que confería formas muy marineras, necesaria para la consecución de elevadas velocidades. Tenían la roda de vuelta con arco muy pronunciado, que terminaba en el mascarón, montado bajo el soporte del bauprés. La sección popel era parecida a la de las fragatas a vela. Desprovistas de castillo y alcázar, el puente de cubierta era despejado, a excepción de dos chimeneas, que se elevaban entre el palo mayor y el de trinquete, y de dos puestos de mando y maniobra, situado uno entre las chimeneas y el otro frente al palo de mesana.

            Sus cualidades marineras eran consideradas excelentes, pero la maniobrabilidad presentaba ciertos límites debido a las dimensiones: el arco de virada tenía un diámetro de 688 m, y se necesitaban diez minutos y once segundos para llevarlo a cabo.

                Fragatas acorazadas clase “Warrior”

Nombre

Astillero

Quilla

Botadura

Alistada

Baja

“Warrior”

Ditchburn

25 mayo 1859

29 diciembre 1860

24 octubre 1861

Activa

“Black Prince”

Napier, Glasgow

12 octubre 1859

27 febrero 1861

 12 Septiembre 1862

21 mar 1923

            Dado que el blindaje solo comprendía el reducto acorazado, para reducir el riesgo de inundación  provocado por la apertura de vías de agua en las zonas desprotegidas, se adoptó la solución de la subdivisión del casco en compartimientos estancos. Por primera vez (y gracias a la obra viva de hierro) todos los órganos vitales del navío estaban separados uno de otro por mamparos estancos. Los compartimientos resultantes fueron noventa y dos. De este modo se garantizó la flotabilidad y la estabilidad de la nave, incluso en caso de inundaciones locales. A partir de la “Warrior”, el sistema de compartimientos estancos se generalizó en todas las unidades navales.

Fragatas acorazadas británicas tipo “Warrior”

Características

“Warrior”

“Black Prince”

Casco

Hierro

Hierro

Desplazamiento

9.137 toneladas

9.250 toneladas

Eslora

115,82 metros

115,82

Manga

17,68 metros

17,68

Calado

7,92 metros

7,92

Máquina

5.270 HP

5.770 HP

Velocidad

14,8 nudos

13,6 nudos

Autonomía

2.100 millas a 11 nudos

2.100 millas a 11 nudos

Carbón

800 toneladas

800 toneladas

Armamento

4x8”, 28x7”

4x8”, 28x7”

Blindaje

115 mm

115 mm

Peso del blindaje

1.305 toneladas

1.305 toneladas

Velas

2.500 m²

2.500 m²

Costo

390.000 libras

377.000 libras

Tripulación

707 hombres

707 hombres

            La sucesión de compartimientos en que estaban subdivididas las partes fundamentales de la nave, situadas en la carena, de proa a popa, era: carbonera, primera sala de calderas, segunda sala de calderas, pañoles de munición, sala de máquinas y carbonera. El casco a media eslora, a la altura de la máquina y los pañoles, tenía doble fondo y estaba subdividido en cincuenta y siete secciones. La popa dejaba peligrosamente al descubierto la mecha del timón, que estaba desprotegida, así como los órganos de gobierno.

            La “Warrior” y la “Black Prince” fueron las primeras naves en incorporar dos quillas de balance a fin de minimizar los efectos consecuentes cuando la artillería se empleaba con 10 a 15 grados de inclinación.

            La “Warrior”, al igual que su gemela, estaba aparejada como fragata análogamente a los buques de línea de ochenta cañones. Tal velamen era necesario, dado que por entonces las máquinas no podían mantener largas travesías, estaban asimismo sometidas a frecuentes averías y, por otra parte, la provisión de carbón, forzosamente limitada, solo permitía autonomías reducidas.

            Asi pues la navegación a vela era considerada tan necesaria como la motriz. A vela, la “Warrior” alcanzó los 13 nudos, mientras que la “Black Prince” solo llegó a 11. Con propulsión mixta, es decir, a vela y vapor conjuntamente, la “Warrior” batió dos récords de velocidad: el 15 de noviembre de 1861 alcanzó los 16,3 nudos, y al cabo de pocos días navegó de Portsmouth a Plymouth en solo diez horas, a la velocidad de 17,5 nudos y navegando contracorriente. El peso total de su casco era de 4.845 toneladas, exluído el blindaje, y las 3.600 toneladas restantes correspondían al artillado, propulsión, protección y equipo diverso.

            La tripulación se componía de 42 oficiales, 3 contramaestres, 455 marineros, 3 oficiales,  6 suboficiales  y 118 infantes de marina, 2 jefes de máquinas, 10 maquinistas y 66 calderistas y fogoneros. 

Propulsión

            La “Warrior” contaba con una planta motriz consistente en diez calderas paralelepípedas y en una única máquina de expansión simple. Esta, del tipo Penn, desarrollaba una potencia de 1.250 HP nominales y de 5.000 efectivos. Durante mucho tiempo permaneció como la máquina propulsora naval más potente. La máquina instalada en la “Warrior”, privada de las bielas de los pistones, ocupaba un espacio limitado, y la estructura de su funcionamiento estaba prevista para evitar que se produjeran serior problemas de desgaste y deterioro. La máquina horizontal Penn permaneció en servicio en la marina británica hasta su sustitución por las máquinas de doble expansión. Las calderas paralelepípedas funcionaban a la presión de 1,4 kg/cm². La hélice era bipala y pesaba diez toneladas. El homo de la combustión era expulsado a través de dos chimeneas que, en octubre de 1861, fueron alargadas en 1,83 m para obtener una mejora en el tiro, lo que proporcionó a la “Warrior” un aumento de 0,3 nudos en su velocidad máxima: 14,3 nudos registrados.

La HMS “Warrior” a poco de su entrada en servicio

            Durante las pruebas a toda máquina, la “Warrior” registró una velocidad máxima de 14,8 nudos, con 5.270 HP de potencia desarrollada, mientras que la “Black Prince” se quedó en 13,6 nudos con 5.770 HP; curiosamente, sus 500 HP de más le conferían una velocidad inferior.

            La provisión de carbón era de 800 a 850 toneladas, la mayor embarcada hasta entonces en una fragata y que no sería superada hasta al cabo de diez años. Con máxima provisión de combustible, el buque podía navegar a vapor por espacio de 1.420 millas a la velocidad de 12,5 nudo, o bien 2.100 millas a 11 nudos. El peso global de máquina y calderas era de 920 toneladas; si se suma a ello la provisión de carbón, resulta que la “Warrior”, en la navegación a vapor, empleaba 1.720 toneladas de peso, casi un 19% del desplazamiento.

            Inicialmente la maquinaria auxiliar estaba servida por una sola bomba de vapor; luego se fueron instalando algunos otros sistemas auxiliares, como cabrestantes de vapor para la maniobra de levar anclas y para otras operaciones de a bordo, mientras que para la aplicación del vapor en los órganos de gobierno hubo que esperar hasta 1880. Con todo, estas innovaciones no reportaron muchas ventajas: de hecho, el ángulo máximo de la caña del timón no superó nunca una veintena de grados. Solo en una ocasión la “Black Prince” consiguió virar a 30 grados, pero para llevar la caña a tal posición se necesitó de un minuto y treinta segundos, y ocho minutos y treinta segundos para completar el viraje.

Maquinaria de la HMS “Warrior”

Camarote del capitán en la HMS “Warrior”

Protección

            A diferencia de la francesa “Glorie”, que contaba con una faja acorazada completa, la “Warrior” llevaba una faja parcial que se extendía por los costados, de una longitud de 64,9 m y una altura de 6,4 m por encima de la línea de flotación y de 1,80 por debajo. En sus extremos, la faja lateral terminaba en mamparos transversales acorazados de 120 mm. Las planchas de hierro forjado tenían justamente este mismo espesor y habían sido aplicadas al casco metálico sobre un “colchón” de madera de teca que tenía un grosor de 460 mm. De este modo la nave contaba con un autentico reducto acorazado en el que se instalaron 26 de sus cañones; los restantes, 8 piezas de 68 libras, quedaban fuera del reducto. El peso total del blindaje ascendía a 1.305 toneladas, de las que 950 correspondían al blindaje de hierro y 355 al “colchón” de madera de teca. Como ya se ha indicado, la protección de la “Warrior” quedaba complementada por el sistema de mamparos estancos del casco y por el doble fondo.

La HMS “Black Prince” en 1880

Armamento

            La composición y la distribución del armamento de la “Warrior” experimentaron una serie de modificaciones, debido a las dificultades de puesta a punto que caracterizaron inicialmente a la artillería de retrocarga. Se había previsto un armamento constituido por cañones de retrocarga de 110 libras y 178 mm de calibre. Pero su defectuoso funcionamiento y la lentitud de fabricación indujeron a embarcar solo 10 cañones de este tipo y 26 de los bien probados de 68 libras de avancarga. En el puente de cubierta se instalaron 2 piezas de 110 libras y 4 de 70 libras, mientras que en el puente de batería fueron montados los 26 cañones de 68 y los 8 de 110, configurando asi una unidad de 17 cañones por banda.

            Las deficiencias observadas en los cañones de 110 libras determinaron, en 1867, la completa sustitución del armamento de la “Warrior” y la “Black Prince”. La nueva artillería consistió en 4 cañones de 203 mm y 28 de 180 mm de avancarga, además de 4 piezas de 20 libras de retrocarga para las salvas de saludo. En el puente de cubierta fueron montadas 8 piezas de 180 mm, un par a proa, otro a popa y uno a cada banda.

            En el puente principal  de batería, contenido en el reducto acorazado, se instalaron 20 cañones de 180 mm y 4 de 203. Estos últimos fueron colocados en la zona central y vinieron a sustituir las precedentes piezas de 110 libras. La “Black Prince” contaba con la misma dotación artillera, menos cuatro piezas de 180 mm.

Actividad

            La “Warrior” y la “Black Prince” no fueron protagonistas de eventos importantes. Operaron con las unidades navales metropolitanas, casi siempre encuadradas en la Channel Fleet (flotal del Canal) y en ocasiones efectuaron algún crucero de ultramar.

            Entre 1881 y 1884 la “Warrior” fue empleada como buque escuela; dada posteriormente de baja, pero mantenida en activo fuera de lista, en 1904 fue destinada a escuela de torpedeo, tomando el nombre de “Vernon III”. En 1923 fue ofrecida en venta para desguace, sin que existieran oferentes. En marzo de 1929 resultó “afeitada” al cortársele la proa y la popa, transformada en pontón flotante como Terminal de un oleoducto destinado a la descarga de petróleo en el puerto de Pembroke, tomando el nombre “C77”, y prestando servicios hasta 1979, en que el casco fue transportado a Hartlepool, donde fue completamente restaurada, y luego de readquirir su primitivo nombre, instalada en el muelle histórico de Portsmouth, como buque museo.

La “Warrior” como Terminal de oleoducto en Pembroke

La “Warrior” actualmente en Portsmouth

            La unidad gemela “Black Prince” (que originalmente iba a llamarse “Invincible”) corrió parecida suerte: en 1896 fue adaptada como buque escuela, tomando el nombre de “Impregnable III”, y en 1904 tomó el nombre de “Esmerald”. Fue vendida en 1923 y destinada al desguace, tras sesenta y un años de servicio.

Otros buques de le época

            La solución francesa del blindaje en faja completa contaba también con partidarios en Gran Bretaña: sus ideas se vieron plasmadas con la construcción de las fragatas acorazadas “Hector” y “Valiant”, del tipo a ser empleado en aguas metropolitanas. Fueron las primeras unidades de la Royal Navy dotadas de blindaje completo en toda la longitud del casco, alcanzando una altura de cuatro metros por encima de la línea de flotación. En la proa y la popa la faja disminuía su altura a dos metros, pero solo en sectores muy limitados. En la sección central, a lo largo de 66 m, la faja se extendía dos metros por debajo de la línea de flotación, protegiendo asi el puente inferior. Como contrapartida la faja parcial inferior estaba rematada por dos mamparos blindados de 114 mm, mientras que el puente principal no llevaba protección transversal.

            Estas unidades se caracterizaban por tener el centro de gravedad bastante bajo, lo que les confería, cuando navegaban a vapor, una estabilidad muy elevada, con consecuencias sensibles en las características de balance. Tenían proas rectas sin espolón y popas redondeadas y con bovedillas hasta debajo de la línea de flotación, lo que proporcionaba protección al timón. La planta motriz consistía en 6 calderas y una máquina. El armamento estaba dispuesto en batería, a excepción de los 4 cañones de 180, que estaban montados en el puente de cubierta. En los trabajos de modernización de 1867, tres años después de su entrada en servicio, la “Hector” contó con una nueva artillería consistente en 2 cañones de 203 mm y 16 de 180.

            Junto a las unidades de la clase “Defence”, por paridad de características, la “Hector” y la “Valiant” constituyeron un grupo de acorazados de segunda clase, idóneos para la defensa costera y las aguas metropolitanas. Como curiosidad debe señalarse que, hasta hace pocos años, el casco de la “Valiant” era todavía empleado como depósito flotante de combustible.

Las fragatas españolas clase “Numancia”

            Tras la aparición de la “Glorie”, en 1861, el ministerio de marina español logró la aprobación por las Cortes de un presupuesto de 197 millones de pesetas para la modernización y equipamiento de la armada. El proyecto, que comprendía la realización de una docena de fragatas con propulsión asistida a vapor (entre las que se encontraban “Zaragoza”, “Villa de Madrid”, “Gerona”, “Blanca” y “Arapiles”), incluía la construcción en astilleros extranjeros de dos fragatas acorazadas.

Fragatas acorazadas clase “Numancia”

Nombre

Astillero

Quilla

Botadura

Alistada

Baja

“Numancia”

La Seyne, Tolón

Septiembre 1862

19 noviembre 1863

Diciembre 1864

1916

“Vitoria”

Blackwall, G.B.

 

1865

1867

1911

            La arquitectura de las dos nuevas unidades, “Numancia” y “Vitoria”, se inspiró fundamentalmente en la de la “Glorie”, que por entonces representaba una solución vanguardista: no en vano la “Numancia” fue construida en astilleros franceses. El sistema de blindaje en faja acorazada era casi idéntico al de la “Glorie”, variando solamente en función de las diferencias de líneas de ambas unidades. En efecto, la construcción de la fragata acorazada “Numancia” se encargó a los astilleros franceses de La Seyne, en Tolón, en 1862. La construcción del casco era enteramente metálica, con las planchas de hierro descansando sobre una base de madera de teca.

Fragatas acorazadas españolas clase “Numancia”

Características

“Numancia”

“Vitoria”

Astillero

La Seyne, Tolón

Thames Iron Works, GB

Casco

Hierro

Hierro

Desplazamiento

7.300 toneladas

7.250 toneladas

Eslora

96,08 metros

90,17 metros

Manga

17,34 metros

17,34 metros

Puntal

8,87 metros

11,18 metros

Calado

7,90 metros

8,00 metros

Máquina

1.000 HP nominales

1.000 HP nominales

Calderas

10

8

Velocidad

13 nudos

14 nudos

Carbón

1.050 toneladas

875 toneladas

Velamen

1.800 m²

1.800 m²

Armamento

34x200 mm lisos

30x200 mm lisos

Blindaje

13 cm en cintura

16 cm

Peso del blindaje

1.300 toneladas

 

Costo

8.322.252 pesetas

8.168.120,17 pesetas

Tripulación

590 hombres

600 hombres

            La “Numancia” estaba dotada de un blindaje que alcanzaba los 140 mm, disminuyendo hacia los extremos hasta 100 mm; la coraza se extendía 7,30 m por encima y 2 m por debajo de la línea de flotación. Para su artillado se contó en un principio con 40 bocas de 200 mm, montadas en su totalidad en el puente de batería, aunque en 1867 fueron sustituidas por 6 de 230, 3 de 200 y 8 de 160.

            En la “Vitoria”, encargada en 1862 a los astilleros británicos Thames Iron Works, la protección era casi la misma que la de la “Numancia”, con un espesor máximo de 140 mm en las bandas. Su máquina de 1.000 HP, alimentada por ocho calderas, confería, empero, un andar superior al de la “Numancia”, o que en parte podía deberse, al margen de sus soluciones arquitectónicas, a que tenía 100 toneladas menos de desplazamiento y contaba con dos chimeneas.

Actividad

            La “Numancia” fue el primer buque acorazado que circunnavegó el globo, en 1865, participando en el bombardeo de El Callao, siendo esta unidad la que abrió el fuego de la escuadra del Pacífico y soportó gran parte del peso del combate, recibiendo 52 impactos durante la acción. Junto con la “Vitoria” sería la primera unidad de la marina española en incorporar el alumbrado eléctrico. En 1896 se decidió su conversión en guardacostas acorazado; suprimido su aparejo vélico, recibió una máquina de 3.700 HP y se modificó su armamento con 5 cañones de 160 mm, 8 de 140 y dos tubos lanzatorpedos.


La fragata acorazada española “Numancia”

            Tras cumplir diversos cometidos secundarios (como buque escuela de artillería, o asilo de huérfanos de la armada, en 1913), e incluso participar activamente en los primeros momentos del conflicto marroquí de 1909, la “Numancia” embarrancó y se hundió el 17 de diciembre de 1916, cuando era remolcada hacia Bilbao para su desguace.

            En 1896, la “Vitoria” fue transformada en guardacostas acorazado, instalándosele una nueva máquina de 2.500 HP, alimentada por 6 calderas que en su origen habían sido adquiridas para la fragata “Zaragoza”, y se le suprimió su aparejo de vela. La nueva composición de su armamento constó de 4 piezas de 200 mm, 12 de 150, 8 de 57, 4 de 47, 2 de 70, dos tubos lanzatorpedos y 4 ametralladoras.

Fragata acorazada española “Vitoria”

            Modificada en los astilleros franceses de La Seyne, su andar máximo pasó a ser de solo 11 nudos, suficientes sin embargo para su nueva misión: la de complementar las defensas costeras. Al cabo de varios años de servicio en tal cometido, la “Vitoria” (llamada “Victoria” durante el reinado de Amadeo I) fue dada de baja y desguazada en 1912.  

Bibliografía:

·          La Marina. Varios autores. Edit. Delta, Barcelona, 1983

·          EL BUQUE EN LA ARMADA ESPAÑOLA. Varios autores. SÍLEX. Madrid 1999

·          Baxter, James Phinney, “The Introduction of the Ironclad Warship, Harvard University, 1933.

·          GREENE, Jack and Alessandro Massignani, “Ironclads at War”, Combined Books, 1998.

·          HILL, Richar, “War at Sea in the Ironclad Age”, London, 2000.

·          MARSHALL, Chris, “The Encyclopedia of Ships”, New York, 1985.

Fotografías e Información:

·          Naval Historical Center US Navy

·          National Archives Royal Navy 

[1] Charles Stanislas Henri Laurent Dupuy de Lôme nació en 1816, en Ploemeur (Francia). En 1842 fue enviado a Gran Bretaña para estudiar las técnicas relativas a la construcción naval en hierro. Dirigió eficazmente la construcción de las dos primera unidades de tal tipo para la marina francesa: el “Catón” y el “Ariel”. Dupuy de Lôme fue de los primeros en estudiar los problemas de los navíos de guerra a vapor; proyectó el “Napoleón”, primer buque de hélice del mundo, y la fragata acorazada “Glorie”. En 1861 fue nombrado inspector general de material naval y, posteriormente, entró a formar parte de la Academia de Ciencias. En el curso de la guerra franco-prusiana fue miembro del Comité de Defensa de París, y estudió especialmente el empleo de globos y dirigibles. Senador vitalicio desde 1877, murió en París en 1885.

 
 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar