Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice Informacion General 

 EL SUBMARINO PERAL

Enviado por Osvaldo Sidoli

            Isaac Peral y Caballero (1851-1895), ingeniero y marino español, conocido sobre todo por diseñar un submarino propulsado eléctricamente que revolucionó la navegación subacuática. Sus pruebas resultaron un éxito, pero la Marina española desautorizó el proyecto.

            Nació el 1º de junio de 1851 en Cartagena. Ingresó muy joven en el Colegio Naval Militar de San Fernando (Cádiz) y en 1882 fue nombrado profesor de física matemática en la Escuela de Ampliación de Estudios de la Armada.

            Isaac Peral fue un excelente ingeniero eléctrico que concibió numerosos proyectos e inventos: el acumulador eléctrico, un varadero de torpederos (premiado con medalla de oro en la Exposición Universal de Barcelona en 1888), un proyector luminoso y una ametralladora eléctrica. Fue un experto geógrafo y escribió dos libros sobre astronomía. Fundó diversas empresas industriales, una de ellas en Madrid dedicada a la fabricación de acumuladores eléctricos, y montó las veintidós primeras centrales de alumbrado de España.

            Murió en Berlín, en 1895, a donde se había trasladado para que le fuera extirpado un tumor cerebral.

“Peral”

Razón del nombre

El de su inventor

Tipo

Torpedero submarino

Clase

 

Costo

Se presupuestó en 301.500 ptas. Según Peral su costo fue de 457.772,08 ptas. Según las cifras oficiales costó 931.154,46 ptas.

Astillero

Arsenal de la Carraca, San Fernando (Cádiz)

Colocación de la quilla

7 de octubre de 1887

Botado

8 de septiembre de 1888

Completado

 

Comisionado

 

Desplazamiento

77 toneladas en superficie, 85 toneladas en inmersión

Eslora

22 metros

Manga

2,87 metros

Puntal

2,76 metros

Calado

 

Propulsión

2 motores electricos inmisch

Ejes

2 ejes horizontales. 2 ejes verticales.

Hélices

 

Potencia

60 cv

Velocidad máxima

8 nudos en superficie

Cota máxima

30 metros

Autonomía

200 millas a bajo régimen, 132 millas a 6 nudos

Combustible

 

Tripulación

12

Armamento

1 tubo lanzatorpedos de 450 mm. en proa, 3 torpedos Schwartzkopff

Blindaje

 

Baja

 

            La idea del submarino "Peral", se produce el día 20 de Septiembre de 1884, el TN. D. Isaac Peral y Caballero, redacto en una cuartilla unas notas que marcan el inicio de una obra trascendental, "Proyecto de Torpedero Submarino", desde esta primera idea, el submarino se concibió como un arma de guerra. 

     Peral después de numerosos estudios y experimentos expuso la idea a sus superiores y compañeros, obteniendo su aprobación y apoyo, el 9 de septiembre de 1885 se decidió a escribir y explicar su invento al Ministro de Marina, vicealmirante Pezuela y Lobo, que le ordeno se presentase rápidamente en Madrid para tener una entrevista personal, tras la cual ordeno al Capitán General de Cádiz se libraran 5.000 ptas. para que el TN. Peral pudiera realizar los estudios y experimentos necesarios, antes de presentar un proyecto completo de embarcación submarina.

            La primera prueba consistió en comprobar la respiración humana en un recinto cerrado durante varias horas. Para ello se habilitó una Habitación de 58 m;, con un acumulador de aire, cargado a 79 atmósferas y una capacidad de medio metro cúbico, además de instrumentos para medir la temperatura y la humedad, así como un tubo que expulsaría el aire viciado al exterior, a través de una capa de agua de 4 m/m y tres baldes de agua para mantener la humedad adecuada. Se encerraron en ella seis personas, una de ellas tuvo que salir, hora y cuarto después, pero el resto continuaron durante un total de cinco horas y media, considerándose la prueba todo un éxito.

Corte vertical y horizontal, según planos de su inventor

     El día 21 de Junio de 1886 el nuevo Ministro de Marina, contralmirante José María Beránger decidió que el proyecto pasara a examen del Centro Técnico de la Armada, que presidía el almirante Antequera, que estimó necesario que antes de emprender la construcción del casco y del aparato motor se hiciera un estudio más completo del servomotor, autorizando a Peral efectuar todas las modificaciones que considerara oportunas, concediéndole un crédito de 25.000 ptas.

     El 5 de marzo de 1887, Peral comunicaba que el servomotor o "Aparato de profundidades", como él lo llamaba, estaba listo y el 17 del mismo mes el Capitán General de Cádiz D. Florencio Montojo, que presidía la junta que tenia que dictaminar sobre el mecanismo en cuestión, dio el visto bueno, solicitando el almirante un presupuesto del submarino a Peral.

El Submarino “Peral” el día de su botadura en el Arsenal de la Carraca, Cádiz, el 8 de septiembre de 1888

     El presupuesto que presento Peral para su submarino de 61 toneladas de desplazamiento, listo y armado con 4 torpedos, seria de 301.500 ptas. o de 222.500 sin torpedos.

     El día 25 de Abril de 1887 se aprobaba por Real Decreto la construcción en el Arsenal de la Carraca y bajo la dirección del TN. Isaac Peral, conforme a los planes y presupuestos un buque para la navegación submarina.

     El día 7 de Octubre de 1887 se realizó la ceremonia de poner la quilla al submarino, aunque las obras no empezaron realmente hasta el 21 del mismo mes. Sin embargo el submarino había sufrido bastantes modificaciones respecto al de la Memoria de 1885.

     Sus dimensiones variaron con las del proyecto original que tenia 18,81 m de eslora, 2,52 de manga y desplazaba 60,94 t. Las del que empezó a construirse eran de 22 m de eslora, 2,76 m de puntal, 2,87 m de manga y 77 t. de desplazamiento en superficie y 85 en inmersión.

     En lo relativo a la propulsión se pasó de un motor eléctrico de 40 CV que accionaría una sola hélice a dos motores de 30 CV que impulsaban dos hélices gemelas. La refrigeración de los motores consistía en soplar sobre ellos el aire comprimido almacenado en el submarino. En cuanto a la batería de acumuladores que suministraba la energía a los motores principales y a los auxiliares, en principio consideró necesarios 430 acumuladores pero al final instalo 613, que pesaba cada uno 50 kg. O sea el peso total de la batería era de unas 30 toneladas.

     La velocidad variaba dependiendo de la carga de las baterías, a ¼ de tensión 4,7 nudos, a ½ 6,9 n. a ¾ 8,9 n. y con la carga completa se podían alcanzar 10,9 nudos.

     En cuanto a la autonomía, dependía tanto de la carga de los acumuladores como de la velocidad, Peral consideraba que el buque podría recorrer 132 millas a 6 nudos y 396 millas a 3 nudos con un solo motor.

Una foto histórica, tomada en marzo de 1889. El submarino Peral durante las pruebas en La Carraca

     El submarino era de un solo casco, los lastres estaban situados en la parte inferior central y a proa, bajo el tubo lanzatorpedos, estos tanques tenían una capacidad de 8 t. que al inundarlos se conseguía la inundación hasta la torreta. Para achicarlos se utilizaban dos bombas, una de 6 CV, y otra de 0,5 CV, además se podían vaciar mediante soplado de aire comprimido incluso aire almacenado para la respiración de la dotación.

     La regeneración del aire en el interior del submarino se conseguía, moviendo el aire mediante el motor de 6 CV (que también servia como ya hemos dicho para la bomba de achique), haciéndolo pasar por un purificador de hidrato de sosa, que eliminaba el CO2 expedido en la respiración. Además la misma bomba servia para inyectar O2 de los depósitos de 48m; que tenía el submarino, cuando disminuía la proporción adecuada.

     La inmersión total del submarino, se conseguía mediante el "Aparato de profundidades" que accionaba dos hélices de eje vertical, situadas en ambos extremos del buque, movidas por dos motores eléctricos de 4 CV. Que eran las encargadas de hacer sumergir o emerger el submarino y para mantener la estabilidad horizontal en inmersión.

     Para navegar, Peral utilizó una aguja magnética, que instaló en el techo de la torreta que era de bronce (material no magnético), evitando así en lo posible las influencias del casco, eléctricas etc. sobre ella. También ideó una especie de periscopio, que era un tubo fijo sobre la torreta y una serie de prismas que reflejaba la imagen exterior sobre una mesa óptica instalada en el interior del casco del submarino.

     La única arma con la que contaba el submarino, era el tubo lanzatorpedos de proa, que tenia dos tapas herméticas en cada extremo, lo que permitía el disparo de los torpedos sumergidos. Los mecanismos para su utilización y recarga eran muy sencillos y rápidos. El buque contaba con dos estibas para torpedos de reserva. Para evitar gastos los tres torpedos que embarco el Peral eran un préstamo, dos del torpedero "Retamosa" y uno del "Barcelo"

            El día 8 de septiembre de 1888 a las 14.35 el submarino fue botado en el Arsenal de la Carraca. El día 6 de marzo de 1889 dieron comienzo las pruebas, que consistieron en la navegación en superficie, probando las condiciones de gobierno, hélices y motores.

     El día 17 de julio y después de salir de dique por unas reparaciones del motor, el buque navegó por la bahía, y el 7 de agosto se realizó la prueba de inmersión en el dique Nº 2 del Arsenal. El día 25 disparó con éxito un torpedo sin cabeza de combate.

     El día 30 de noviembre el submarino en fondos de 9 y 10 metros hizo inmersión hasta la torreta y el 5 de diciembre se sumergió hasta 7,5 metros durante diez minutos.

     El día 25 de diciembre se realizo la primera inmersión no estática, navegando a 9 metros de profundidad.

     El día 7 de junio de 1890 se realizo la primera prueba oficial, navegar una hora bajo el agua.

     El día 25 de junio se realizo la prueba de ataque al crucero "Colón", una diurna en la que no consiguió dar ningún ataque y otra nocturna en la que si logro atacar con éxito al "Colón".

     El día 2 del septiembre la junta que juzgaba las pruebas, emitió un informe que consideraba la velocidad y la autonomía inferiores a lo esperado, siendo críticos en el combate diurno y con los motores, el informe era mejor de lo que se podía esperar y abiertamente positivo. Con fecha de 10 de octubre de 1890 se le reconoce sus conocimientos, méritos y experiencia para la construcción de un nuevo buque submarino, a lo que Peral acepta pero imponiendo condiciones, las cuales no fueron aceptadas y con fecha de 27 de octubre se considera que Peral ha declinado el encargo que iba a confiársele de la construcción de un nuevo submarino.

1928. El submarino de Isaac Peral regresa remolcado por "El Cíclope" a su tierra natal, después de estar abandonado y medio desguazado durante 36 años en el Arsenal de La Carraca

     En junio de 1892 se le desmonta el tubo lanzatorpedos y los motores y así el casco vacío, privado incluso del periscopio y de la pequeña plataforma con pasamanos que rodeaba la torreta quedó arrumbado como un trasto inútil en el Arsenal de la Carraca.

El submarino en el dique flotante

     Con fecha de 3 de noviembre de 1913 por Real Orden se decretó su desguace.

     El día 6 de mayo de 1914 el entonces alcalde accidental de Cartagena D. Miguel Tobal Yúfera, escribió al Presidente del Gobierno pidiendo que el submarino fuera conservado y que se enviase a Cartagena, lo cual no ocurrió hasta 1928 que llegó remolcado por decisión del almirante García de los Reyes.

Durante el transporte

     En 1965, el Ayuntamiento de Cartagena reclama el submarino para que sea expuesto a la vista de todos los cartageneros y las personas que visiten la ciudad. Ya en los años 70 el submarino fue regalado por la Armada a la ciudad de Cartagena y expuesto en la explanada de los Héroes de Cavite y Santiago de Cuba.  

El 4 de diciembre de 1965 se procede al montaje y colocación del submarino Peral en el muelle de Alfonso XII, en Cartagena, frente a los Héroes de Cavite

            A las nueve de la mañana del sábado día 9 de noviembre de 1991, empezaron los laboriosos trabajos de colocar al submarino Peral en un soporte especialmente construido, en la plataforma de un camión, que lo trasladaría a la ciudad de Sevilla, donde seria expuesto en el Pabellón de la Comunidad Autónoma de Murcia, en la Exposición Universal de Sevilla 1992.

Sábado 9 de noviembre de 1991

            El día 10 de noviembre de 1991, al son de "Ganando Barlovento" y ante una multitud de cartageneros que salieron a las calles a despedir a uno de los símbolos históricos más conocidos de la ciudad, el submarino “Peral” partía rumbo a la isla sevillana de la Cartuja, después de veintiséis años de permanencia en el puerto y de interminables discusiones sobre la conveniencia de su traslado. 

            El jueves día 14 de noviembre de 1991, por la tarde llego a la ciudad de Sevilla y el viernes día 15, el Presidente de la Comunidad de Murcia, don Carlos Collado, hizo entrega del submarino y resaltó la aportación murciana al lema de la Exposición:"La Era de los Descubrimientos". Quedando instalado en la puerta de Monasterio de la Cartuja, durante una semana, donde seria contemplado por miles de personas, hasta su ubicación definitiva en el Pabellón de Murcia, de la Exposición Universal, en la que quedaría expuesto a partir del 20 de abril de 1992. 

            El 19 de diciembre de 1992 a las 13:30 horas, el casco del "Isaac Peral" hacia entrada en la plaza de Héroes de Cavite y Santiago de Cuba procedente de Sevilla, donde había sido uno de los mayores atractivos de la Exposición, estuvo ausente de Cartagena durante 13meses y 9 días. 

El 23 de agosto de 2002 el Submarino "Peral" es trasladado a la que será su última ubicación en el Paseo Marítimo de Cartagena

 

  

El submarino en su emplazamiento

 

Salida del Submarino hacia la Exposición Universal de Sevilla el 10 de noviembre de 1991

 

Ubicación actual del Submarino en Cartagena, al final del paseo Alfonso XII, frente a la escalinata de la Muralla

 
 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar