Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice Informacion General 

DIARIO DE ABORDO “TRAVESIA HAITI CON EL SAN BLAS”

A.R.A. BAHIA SAN BLAS Foto Guillermo Berger

Por el CF Mariano Reguero - 2012 - Todas las imagenes son del autor excepto la del Bahia San Blas abajo. Algunas fotos se agrandan a pantalal completa.

A Fortaleza A Puerto Rico Haiti Regreso Fortaleza del Morro Fuerte San Cristobal

PREPARATIVOS

Hace meses que el Comando Operacional y la Armada vienen alistando y  preparando al buque transporte ARA San Blas para ir a Haití para efectuar el apoyo logístico pesado, el de llevar vehículos y material para el Contingente Conjunto que se encuentra desplegado en esa Republica bajo mandato de las Naciones Unidas.

La fecha  de zarpada finalmente se decidió para el 17 de enero del 2012, para lo cual me aboque a preparar mis cosas personales y lo que tendría que embarcar en el buque para la navegación. Entre los tiempos de navidad y año nuevo, ese periodo donde se reencuentran las familias y el espíritu navideño florece por doquier, me tomo en un estado febril de laboriosidad para no dejar nada al azar: la facultad, el departamento, las labores de la Fundación, la Consultora, y lo principal: el tiempo para la familia y los amigos.

Creo que eso lo logre, aunque siempre queda el sabor a querer mas y mas y uno desea que el tiempo se transforme en algo del tipo “que siga y no pare pero a la vez que permanezca para siempre”. Sonrío ante lo que escribo porque tratando de enfrentar al Rey Cronos, la última semana fue febril pero pude al menos cumplir con todo lo que me había propuesto y eso me dejó satisfecho. Encuentros, Pagos, Fotos, mails contestados, redes sociales al día, coordinaciones hechas de cara al futuro post navegación, besos, abrazos, palabras que quedan, proyectos que se planean y un largo e intimo etcétera han construido estos últimos días en Buenos Aires.

Por supuesto, el tiempo pasó volando y el día viernes 13 de enero (no me gusta el 13 pero no importa), emprendí el viaje a la costa, más precisamente a Claromecó donde esta parte de mi familia pasando las vacaciones. La idea fue de pasarlos a saludar antes de la zarpada y disfrutar el fin de semana con ellos para que el lunes a la mañana ya esté presente en el buque. En verdad, fue muy acertado ya que el fin de semana fue espectacular e intenso.

Pero las cosas se terminan para pasar a otras y el domingo a la noche emprendí la ida a Puerto Belgrano. Después de las despedidas y de un largo rato  de espera en Tres Arroyos del micro que me llevo a Punta Alta llegué extenuado a las 07:30 hs del lunes 16 al buque. Ese día lo aproveche en ordenar mis cosas, y lograr que mi partida este bien preparada: son practicante, veinte días de navegación con una breve escala en Montevideo hasta Puerto Rico, para lo cual hay que tener todo lo necesario para que la navegación sea el cien por ciento fructífera. 

Y así fue ese día, hasta con el reencuentro de viejos conocidos, y con una gran satisfacción puedo decir, que esa noche caí rendido en un sueño profundo y reparador.

ZARPADA

El martes 17, fue el día esperado, ese día que uno desea que todo empiece para terminar con el frenesí de los preparativos, creo que a todos les ocurre lo mismo, sea cual fuese el cargo o la función. Es el stress de la pre zarpada, de los chequeos, de las verificaciones, de saludos y comunicaciones, de ir cerrando las cosas para pasar a la navegación de una buena vez.

Y así ocurrió, temprano se hizo formación y se saco el parte. El personal que se quedaba en comisión desembarca y se embarcan los últimos efectos mientras se espera la llegada del Señor Comandante de la Flota de Mar para la despedida. Mientras, en el muelle van llegando los familiares de la tripulación. La Plana Mayor forma y rindió honores al Señor Comandante de la Flota de Mar  y nos dirigimos a la cámara para un café. Pero pronto se hicieron las 10 de la mañana y ya todo estaba listo para la zarpada, remolcadores con la maniobra pasada, los amarradores en tierra con las amarras aligeradas por parte de la gente de cubierta.

Desembarcaron las autoridades y comenzó la lenta despedida, me quede pensando… es verdad, es lenta, una vez, hace muchos años alguien me dijo eso. Fue en 1989 antes de zarpar con la Fragata, un familiar me conto que el siempre había observado las despedidas en los aeropuertos eran rápidas, casi quirúrgicas: un fuerte abrazo, deseos de una pronta vuelta, deseos de éxitos en el viaje y los escasos minutos donde la persona se alejaba a una escalera mecánica y se escapaba en segundos de la vista hasta la vuelta. Después era el avión que despegaba, y adivinar sin una respuesta clara donde estaba sentado la persona que uno despedía. En cambio en un buque, la maniobra es lenta, las amarras se sueltan y el buque se va desplazando hasta quedar liberado para dar maquinas. Aun así, sigue su alejamiento y los saludos, y las sirenas y bocinas de los otros buques que despiden y los familiares y amistades no se cansan de despedir, y la sensación de ese desgarro propio de la despedida es más intensa y larga dando lugar a todas las emociones que se despachen.

Salida de Puerto Belgrano

En esta ocasión fue lo mismo, en un día gris y sin tanto calor (en Puerto Belgrano puede llegar a marcas record) el buque zarpó con una buena maniobra de su comandante poniéndolo a la altura del centro de la dársena para tomar el canal de acceso a Puerto Belgrano y luego el canal de acceso a la ría de Bahía Blanca dejando por la popa al dique y sus obras de reparación .

Dique seco en reparacion

Con viento de proa el buque demandó el rumbo hacia el este en busca de Montevideo. Luego de terminar de trincar todo se efectuó un zafarrancho de abandono, donde cada balsa vio las caras de sus integrantes. Esta tradicional y necesaria maniobra interna de práctica y acostumbramiento para un caso de emergencia. Luego de esto el día continuo gris y con algunos chubascos, y pronto por la noche el viento aumento del este un poco. Pero eso no impidió que el buque cediera en su marcha. Pasada la medianoche pasamos por Claromeco pero no pude divisé el pueblo ya que la noche estaba muy cerrada.

Así pasó el 17 de enero, fecha de inicio de esta travesía. El 18 de enero, el buque continúo su marcha implacable, marcando su estela en coincidencia con la derrota ordenada. Se despejo un poco pero el viento seguía del sector este con fuerza y en aumento, zafarrancho de por medio, no hubo variantes en ese día. A la mañana temprano se estaba al través de Miramar y por la noche ya nos encontrábamos a la altura de Punta Médanos. El buque cayó en demanda directa a Montevideo. La agencia marítima informo que el muelle asignado se encuentra en el muelle 9 Dársena 2 del puerto comercial de Montevideo. Será por horas nada mas, ya que detrás nuestro viene en demanda otro buque portacontenedores que también tiene asignado ese lugar.

MONTEVIDEO

Entrada a la bahia de Montevideo

                  

El 19 amaneció con bastante viento del Noreste en general el personal por una causa u otra ya estaba levantado y preparando la maniobra. A las 06:30 se toca maniobra general y a las 07:00 hs se recibe al práctico de puerto (Osvaldo Pires). Se inicia el canal de acceso con el personal en sus puestos de maniobra y a las 08:00 hs nos encontrábamos maniobrando en el amplio puerto de Montevideo. A la izquierda se divisaba el cerro tan característico y con solo mantener rumbo fuimos pasando por el Muelle Escala, la Dársena de la Armada Uruguaya (Dársena Fluvial) y la Dársena 1 y 2 donde finalmente atracamos con una maniobra bien efectuada con remolque axial se pudo amarrar al San Blas.

Terminal de contenedores de Montevideo

Fuimos recibidos por el Sr Agregado Naval y por los enlaces de la Armada Uruguaya, donde rápidamente establecimos los criterios de la carga. Como la bodega 1 no tiene pluma o grúa, se hizo uso de una grúa de tierra para cargar los contenedores cosa que fue hecha con celeridad. Mientras tanto, en el muelle de enfrente teníamos amarrado al submarino brasilero S 31 Tamoio (Foto del Tamoio) y detrás nuestro entro el Buque Tanque Gastao Mota (Foto del Gastao Mota)  y el Destructor Barroso (Foto del Barroso) de la Marina Brasilera que amarraron en la Dársena 1. Al mediodía se hizo un almuerzo con el Sr. Agregado y los enlaces y algunos amigos que se acercaron para saludar. Fue muy grato esto, ya que personalmente he podido contactarme con gente que hace años había perdido el rastro. Una vez que se fueron los invitados quedamos reunidos en la cámara de oficiales con el Sr. Agregado hasta que se hizo la hora de zarpada.

Así como entramos, salimos en forma impecable gracias al Sr. Comandante y el práctico de puerto, desembarcando este a las 18:00 hs. Aproveche la ocasión para hacer algunas tomas fotográficas y una vez que dejamos el practico nos dirigimos paralelos al canal con rumbo este hacia Punta del Este, ya por la noche se podía ver la ciudad iluminada y uno podía suponer desde las doce illas que estábamos que la temporada estaba en su mayor esplendor y que todo en Punta debería ser una fiesta. Así como sobre babor se apreciaba a esta ciudad llena de luz, el avance del buque me hizo apreciar también ese furor iridiscente, verde tenue fosforescente, que irradian las noctilucas en cada rompiente que genera el buque.

Interior puerto

EN NAVEGACION A FORTALEZA

Es de esta forma que resumí en estas breves páginas los primeros días de esta navegación; hoy, 20 de enero de 2012 a las 08:00 pasamos por el través de Cabo Polonio y en el transcurso de la tarde alcanzaremos la altura del puerto de Rio Grande do Sul.

Es conocido por todo navegante que esta es una ruta marítima transitada, y que en la zona el tráfico es bastante intenso. Nos encontramos a unas treinta millas de la costa y se puede apreciar un tráfico continuo de buques bajando al sur o remontando el norte. Pero hay algo que noto, desde la mañana se suceden manchas grandes de un color marrón claro, que salpican el puro azul de este mar tan virgen. La primera la vi a la mañana y pensé que era solo esa, pero durante el día pude ver que la polución es alarmante y que el tamaño de las mismas son de varios cientos de metros. Por momentos pude identificar aguas grises tratadas, en otros casos claros vertidos de sentina. Quedo un poco perplejo ya que hacía años que no navegaba por esta zona y la última vez que lo hice se caracterizaba por un azul profundo y con la presencia de una alegre fauna de toninas y delfines que hasta ahora no he tenido la gracia de ver.

El tráfico mercante es bastante intenso y hasta pudimos avistar un crucero de la línea Costa a unas diez millas de nuestra posición. Se hizo la noche y a unas 40 millas de la costa y con el cielo cubierto se puede ver el resplandor de Rio Grande do Sul, tierra gaucha. Lamentablemente esta noche, no he podido apreciar a las noctilucas.

Sábado, 21 de enero: día tranquilo y con un ambiente húmedo y por momentos sofocantes, el mar está planchado y cuando asoma el sol, se puede apreciar su azul profundo. Estamos navegando con un arrumbamiento general noreste y nos vamos alejando de la costa. El tráfico marítimo ya no es tan intenso como lo fue ayer. El día transcurre con la tranquilidad de un sábado, tengo la posibilidad de descansar y después de un breve descanso salgo a correr por la cubierta a la tarde. Me sirve de mucho ya que tengo necesidad de hacer ejercicios físicos. Por la noche, se reúne la tripulación en popa y junto con los oficiales participamos de una hermosa velada llena de camaradería y diversión sana. Hay pizza y jugo de naranja, y un ambiente ameno donde la charla se hace presente y se cuentan viejas anécdotas. La noche sorprende cerrada y sin luna, pero poco se va abriendo y se pueden contemplar las estrellas. Ya es media noche, estamos a unas 75 millas de la costa casi al través del Cabo Santa Marta Grande, dando una velocidad de 11 nudos. Puedo decir que hoy no he visto las manchas de sentina y que el mar lo note más saludable que ayer. También agrego, que las noctilucas aparecieron de nuevo muy tímidas pero radiantes cada vez que se dejan ver.

Domingo, 22 de enero: A las 08:00 estamos al través de la Ilha de Coral y a unas 95 millas de la costa, atravesando la Bahía de Paranagua, navegando con un rumbo general del 040 a 11 nudos con 22 nudos de viento de proa. A eso del mediodía ya nos encontramos a la altura de Florianópolis y a unas 140 millas de la costa. Es domingo y a las 11 horas se da lectura de La Palabra. Yo, particularmente leo algunos versículos del Génesis en especial uno que habla del Edén, que enumera y pondera las bondades de una región donde se encuentra el oro de mejor calidad y lapislázuli sobre la faz de la tierra: “De Edén nace un río que riega el jardín y desde allí se divide en cuatro brazos. El primero se llama Pisón: es el que recorre toda la región de Javilá, donde hay oro. El oro de esa región es excelente, y en ella hay también bedelio y lapislázuli.” y veo el mar y tiene el mismo color que el lapislázuli y el sol que brilla con un color oro. Pienso por un momento que es tan natural que ningún artista puede lograr el color que yo veo en este momento: es la naturaleza en su máxima expresión. Por la tarde el cielo se cubre y se transforma en un día gris, que invita a correr de nuevo por cubierta, es mi segundo día consecutivo, 10 o 15 vueltas son suficientes para despejar la mente y disfrutar de el viento y el paisaje solitario e inmenso, suficientes para airearse y continuar con las actividades. El buque continúa su camino y la idea es llegar a la zona de plataformas de extracción, que se extiende desde la altura de Rio de Janeiro hasta Vitoria, pasado mañana por la mañana ya que es una zona de mucho tráfico. Se hace la noche y nuevamente se da una buena cena donde afloran recuerdos y vemos fotos del buque en sus primeros años. Ya es medianoche y nos encontramos al través de la Ciudad de San Francisco do Sul con un arrumbamiento general al 040 y unas 250 millas de la costa. Noche cerrada y solitaria en demanda de una nueva singladura.

Lunes 23 de enero: la navegación es tranquila y el buque sigue su derrota sin detenerse, hace calor y esta pesado, se nota ya el clima tropical. A las 4 de la mañana estamos al través de la Ilha de Pax y se empiezan a ver algunas plataformas en la madrugada. A las 12:30 nos cruzamos con una plataforma de extracción al través de de Paranagua y a 220 millas de la costa. Hay unos 2900 metros de profundidad. Es increíble. Salgo a correr nuevamente, en lo que para mí ya está siendo una saludable rutina. Es contagioso y reconfortante ver como el personal también hace su rutina física. El mar y el viento se presentan de proa. Poco a  poco la tarde va dando lugar a la noche dejando que se levante un viento fuerte de unos 25 nudos y arbolando un poco de mar. Alguna que otra ola cruzada golpea contra el casco del buque y se hace sentir. Es tarde ya y seguimos cruzando algunas plataformas más continuando con un arrubamiento general 040 al través de Santos.

Plataforma de extraccion de petroleo

Martes 24 de enero: Son las 08:00 horas y estamos dejando por el través a Cabo Frio a unas 20 millas de la costa, ya nos encontramos de lleno en la zona de las plataformas, el trafico por VHF es intenso y el aéreo también, son helicópteros que vienen y van desde el continente hacia la zona de explotación, nos cruzaos de lejos con algunos supplies y se pueden observar en el horizonte lejano las plataformas de explotación. A eso de las 10:30 nos dejaos por babor un buque de exploración que estaba fondeado (la profundidad no baja de los mil metros). Al mediodía dejamos Buzios por el través y nos estamos alejando de la costa.

Buque de Exploracion

Toda esta zona da una idea del esfuerzo tecnológico que ha hecho Brasil en las últimas décadas. Sorprende en esta gran área la cantidad de tráfico que hay en cuanto a la actividad mercante, volvemos a ver portacontenedores, pesqueros, supplies, plataformas, etc. lo que indica que hay una gran explotación de los recursos. No dejo de salir a correr, es un placer disfrutar de las bondades del clima, el buque y el mar. Poco más de las 17:00 horas se efectúa una caída al 030. El atardecer es hermoso, admiro las puesta en el mar y el degrade escarlata impetuoso que deja, la luna creciente, muy tímida se pone más tarde y las estrellas se dejan ver en su esplendor. Por la noche es increíble ver las plataformas iluminadas, son ciudades flotantes a millas y millas de la costa. Un crucero de la línea Costa nos pasa de vuelta encontrada, todo iluminado, parece vestido de fiesta. Se hace ya la medianoche y estamos navegando con un arrumbamiento general NE y casi a la altura de Vitoria.

Miércoles 25 de enero: Por la mañana dejamos algunas plataformas por babor, el día se presenta caluroso con 28° de temperatura ambiente. Nos alcanza un portacontenedores y cruzamos algunas embarcaciones de pesca. Volvemos a ver muchas manchas de desechos, justo al través del Archipiélago dos Abrolhos. Este archipiélago es un paraíso del buceo por sus arrecifes de coral, está formado por un grupo de cinco islas pequeñas de formación coralina que se extienden conformando el archipiélago por 30 millas en dirección sudeste. Mayormente sin vegetación, excepto algunos cocoteros que crecen en el medio de cada una. La Isla de Santa Bárbara es la más grande del grupo con una longitud de 0,75 millas por un ancho de 0,1 millas. Esta posee un faro con radiollamada, en general las islas e islotes están desiertos y rodeados de canales y arrecifes coralinos por lo que su paso y navegación entre ellos constituye un peligro mayor si no se conoce la zona.

El día es de maravillas y ya estando en los 19° de latitud Sur, Neptuno y Poseidón comenzaron a pedir por los neófitos. Es un buque lleno de gente joven, y eso me resulta de mucho agrado y satisfacción. Están contagiados de ganas de navegar y aplicar conocimientos. Desde hace horas, nos siguen unas aves marinas que han dado prueba de un gran arte para la pesca. Son tres o cuatro y cuando ven un pez volador se lanzan en picada y se sumergen hasta salir con el pez transformado en alimento. Por momentos parecen actuar coordinadamente y van uno tras otro tomando altura para dejarse caer y pescar su alimento. Logre fotografiarlos en secuencia…. creo. Quizás con algún arte informático las pueda poner en secuencia para que se pueda observar en este diario.

 

 

Por la noche llueve y esta vez caigo rendido temprano en mi litera.

Jueves 26 de enero: Un día rutinario como otros, a las 09:00 hs se toca ejercicio de abandono, y rápidamente vamos a las balsas asignadas. Los más antiguos insistimos con lo que debe llevar cada uno en la balsa de acuerdo a la zona dónde estamos navegando (Trópico casi Ecuador). Se me ocurre decir que en el equipamiento personal que teneos preparado cada uno, lleven todos los celulares que pueden servir tanto de esparcimiento como para dar luz o en algún caso en cercanías de la costa para rastrearnos o bien comunicarnos. Todos llevamos un salvavidas autoinflable y un bolso personal. Pensándolo bien, y sintiendo el calor y el reflejo del agua, para la próxima insistiremos en agregar todas las cremas que tengamos y  el gorrito del buque. en estas cosas uno nunca sabe que puede llegar  a estar demás pero en el momento elementos que pueden resultar muy útiles. Yo, aparte de mi mochila con mudas y agua, llevo barras de cereales y los documentos. Hoy agregue una lista de 5 minutos para agregar en caso de cubrir este rol de emergencia mi radio de onda corta y mi set de medicamentos.

28° de temperatura ambiente estamos navegando al mediodía a la altura del Isla Ilheus a unas 100 millas de la costa, el paisaje es bastante solitario excepto el cruce con un par de mercantes que van al norte. Salgo a correr por la tarde y ya para la noche siento una molestia cada vez más grande e intensa en el oído izquierdo, es una otitis grande que me aqueja. Guardo cama por esta noche por prescripción médica. Puedo observar desde mi camarote las luces lejanas de San Salvador de Bahía y lo que parece ser un intenso tráfico mercante: tengo buenos recuerdos de Bahía, trato de hacer memoria del Pelourinho, del mercado y la avenida atlántica. Fue en San Salvador de Bahía donde se suicidó Stephan Zweig? Tengo un poco de fiebre y me quedo dormido pensando en esto. Seguimos navegando con un arrumbamiento general del 020°.

Viernes 27 de enero: Esta pierna es larga, seguimos con arrumbamiento general nornoroeste, durante la madrugada hacemos prácticamente navegación de altura hasta las 20 donde dejamos a Maceio por babor a unas 40 millas. El viento lo tenemos siempre de proa y la corriente del Brasil nos está tirando en contra, por lo que es necesario poner un poco mas de maquinas, no obstante estamos muy bien con los tiempos. Mi dolor sigue y ya tengo tratamiento y la recuperación va lenta pero firme. A eso de las 00:00 hs estamos dejando por el través a Tamandare.

Sábado 28 de enero: Seguimos en franquía por la madrugada y ya para las 08.00 estaos a la altura de Paraíba, donde se encuentra el puerto de Cabedelo. A las 09:45 caemos con arrumbamiento general 330° y nos acercamos un poco más a la costa dejando a las 12:00 por el través a la Bahía Traicao a 40 millas, el nombre es curioso pero no tengo la suficiente bibliografía como para saber que pasó para dejar ese nombre estampado en la carta. Cuando vuelva voy a investigar un poco más esto. De hecho, Cabedelo tiene ruinas de fortificaciones y fue construida dentro de la desembocadura del río Paraiba. Esta zona está llena nombres curiosos (otro ejemplo es Ponta das Trincheiras). El sol va cayendo y seguimos avanzando hacia el norte. El tratamiento está dando efecto y me siento mucho mejor. Aproveche en leer mucho, sobre todo dos novelas policiales suecas que están ambientadas en la Isla de Öland en Suecia, está bastante relacionada con la marina mercante sueca de cabotaje de los años 40 del siglo pasado y de alguna forma los viejos habitantes que intervienen son ex marinos mercantes. Me gustaron mucho las dos novelas.

ENTRADA A FORTALEZA

Domingo 29 de enero: Hace calor, uno de los días más pesados y calurosos desde que zarpamos. Miro hacia la proa y solo veo el reflejo intenso del sol sobre el mar. El aire acondicionado no da abasto. Aprovecho para probar mails y sms vía satélite por Inmarsat para terminar de quedar contactados con la familia y los amigos. Pronto contestan algunos y otros quizás lo hagan más tarde. Me quedo contento, el sistema funciona a la perfección. Es Domingo y por la tarde se da lectura de La Palabra. Surge a eso de las 15:00 horas que debemos hacer una entrada técnica fa Fortaleza. Luego de una sucesión de llamados y de estudiar factibilidades, el Comandante del buque decidió  entrar a la mañana del lunes bien temprano. En principio pensé íbamos a tener tiempo de hacer un buceo para inspección, ya que la primer idea era la de permanecer fondeado. Por eso me adelanto y me reúno con el Grupo de Buceo para planear los detalles de la operación. Doy algunas directivas y quedamos con todo claro. Ya anocheciendo, se decide que entramos mañana por la mañana, más precisamente a las 08:00 horas que tomaríamos Practico de Puerto. La idea es levantarse temprano.

Lunes 30 de enero: Es temprano, son las siete de la mañana y nos estamos aproximando a la zona 1 de fondeo, estamos a unas diez millas y la intención es tomar práctico a ni bien podamos. A eso de las siete y media tomamos práctico de puerto y comenzamos la maniobra de entrada. Luego de esquivar alguna que otra jangada. Entramos de lleno por el canal. Los remolcadores nos toman para posicionar el buque. El puerto de Mucuripé está en plena expansión y nosotros vamos a la terminal de pasajeros “Virgílio Távora” este sitio está cerca de la Capitanía de Puerto. La terminal está administrada por “Docas do Ceará” que es la administradora de los puertos del estado homónimo. En verdad, están haciendo grandes esfuerzos para cumplir con las normas internacionales, se nota en las obras que están realizando y los controles que están implementando. Este puerto está situado en la ensenada de Mucuripé, y la entrada al mismo es relativamente fácil ya que está bien señalizado y los peligros a la navegación bien marcados (pecios y bajofondos).

Atraque

 Digo que es relativamente fácil porque si se viene con poca maniobra y el viento no ayuda al atraque (si hay vientos fuertes de cualquier sector) en general hacen que la misma se torne difícil. Asimismo, el pilotaje es obligatorio y el piloto embarca y desembarca en la lancha de pilotaje. Posee defensas que protegen al buque del muelle, ya que se hace notar que entre la marea y el viento hay una corriente remanente que hace que el buque “siga navegando amarrado”. A la popa nuestra esta un carguero de Liberiano descargando maíz para la molinera que también tiene su terminal aquí. En definitiva, este puerto recibe en una sección portacontenedores, en otra, cruceros y carga a granel, y tiene una terminal de combustible.

Atraque

Es temprano, y son muchas las cosas que hay para coordinar y establecer. Observo desde el puente a la ciudad y me trae muchas “lembrancas”, recuerdos. Es que a Fortaleza la conocí gracias a la ARMADA ARGENTINA y la visité en varias ocasiones en forma privada, tiene un encanto que dan ganas de quedarse a vivir. Por la tarde salgo a caminar acompañado por el Comandante entrante, estamos my cerca de la avenida Beira Mar y enseguida descubrimos el mercado de “Frutos de Mar” que abre sus puertas a la mañana temprano y ofrece lo que han sacado las jangadas por la madrugada. Este puesto cierra prácticamente a media mañana cuando ya el pescado ha sido vendido. Unos cien metros más adelante esta el puerto de las jangadas donde se encuentran un sin número de embarcaciones a vela, muy simples pero muy típicas del litoral Cearense. Hasta tengo la oportunidad de ver  a los carpinteros reparándolas, en forma muy humilde, con muy poco, dedicándoles esmero en su trabajo y arte. Sí, mucho arte, hasta el calafateo de un casco de madera (Fotos de calafateo misma carpeta del 30 de enero de 2012). Es bello ver esto, y encima en plena costanera de la ciudad, que es pujante, que no niega su tradición, que la comparte. Quizás todo esto es parte de ese espíritu que tiene Fortaleza: realzar sus cosas, ofrecerlas al visitante.

             

Calafateo

Seguimos por la costanera, y descubrimos la feria con venta de productos típicos, también hago oportunidad para cambiar dinero. El real es fuerte, y el dinero argentino está muy despreciado, los que desean cambiar pesos por reales se tienen que conformar con 30 centavos por real, es decir 100 pesos equivalen a 30 reales. El dólar a 1,70 reales. Brasil es caro pero imperdible, es un gran país. Volvemos al buque para cenar y descansar, y luego nos vamos a  tomar un café nuevamente a la avenida Beira Mar y volvemos tranquilos disfrutando de este clima excepcional.

Martes 31 de enero: Estamos casi en la línea ecuatorial, acá amanece a las 06:00 hs y el sol se pone a las 18:00 hs. Me levanto temprano, a las 07:00 horas y lo primero que noto es que el carguero que vimos ayer ya no está, debe haber zarpado por la noche. A eso de las 10:00 hs vemos como se acerca un crucero de pasaje. Es el “Ocean Dream” de bandera Maltesa de la empresa Pullmantur (Fotos día 31 de Enero, Carpeta Crucero).

Buena maniobra, con bow thruster en proa y popa y timones activados, impecable. Después de dejar que pase la mañana con algunas coordinaciones para reparar algún sistema del buque, nos vamos al mediodía a Praira do Futuro, bella extensión de kilómetros de arenas blancas y barracas que ofrecen servicios para disfrutar el mar. Caminamos mucho y no dejamos de ponernos protector solar el sol es abrasador. Elegimos quedarnos en una barraca y disfrutar de tomar algo frente al mar. Aprovechamos en bañarnos y de la naturaleza.

En todo este periodo hay un tema que me causo curiosidad, y es la cantidad de pescadores artesanales que pescan a la red, con algo parecido a un trasmallo pero diferente en su operatoria. El arte de pesca consiste en una red que extendida tiene una forma rectangular pero que en una de sus puntas está amarrada a un cabo de 50 y hasta 100 metros de extensión. Según los pescadores, estos siempre le hacen mantenimiento a la red de fino nylon y trabajan de a dos. Uno, es el que lleva el extremo libre de la red mar adentro, a nado, mientras que el otro es el que va dando cabo según la distancia: esto último, de alguna forma da tensión y deja que la red se abra para atrapar peces. Es muy común verlos a lo largo de toda la costa.

Se hacen las 18:00 y antes de que oscurezca nos apresuramos a tomar el ómnibus que nos llevaría de vuelta al puerto. Si bien esta cerca, hay que atravesar toda una zona de favelas que es muy peligrosa situada en el morro de Mucuripe. Si te mantenés parado sin caerte en el pasillo de un micro en Brasil uno se puede considerar listo para entrar en cualquier circo como equilibrista. Entre aceleraciones, frenadas, pasajes al filo de la muerte entre dos camiones acoplados de frente y las tentaciones de risa (no sé si de nervios, pero nos reímos) llegamos a salvo al puerto en menos de 15 minutos. En Brasil se maneja muy rápido aunque no he visto en general accidentes cuando me ha tocado estar como ahora. Algunos decidimos continuar al centro y recorrerá más a fondo la costanera, de una punta a otra y después ir a cenar al buque. Llegué hasta la Praia de Iracema y no deja de sorprenderme y  de darme ganas de salir hacer deportes en este mismo instante. La explanada, está llena de gente practicando footing, rollers, futbol, abdominales, etc., todo facilitado en una explanada ancha y con aparatos fijos en la playa misma, una playa lipa, extensa e iluminada frente al corazón turístico de la ciudad.

Tomo otra vez el micro y ya de noche voy hasta el puerto, contento pero muy cansado.

Miércoles 1 de febrero: Es muy posible que el repuesto esté listo hoy y se hagan las pruebas esta tarde, así que me hago la idea que mañana estaremos zarpando temprano. Por ende, y levantado bien temprano, salgo a correr acompañado de otro oficial. La temperatura es fuerte y hacemos un trote pesado pero firme, y esta vez enfilamos nuevamente por la costanera, y vamos parando para descansar y luego retomamos hasta completar unos 25 minutos. Llegamos a la Praia de Iracema, me gusta, es mas; me gusta as que la última vez que estuve en Fortaleza, está más linda y a su vez realzando todo lo histórico (Fotos en carpeta 1 de febrero de 2012). Ahora, de día, comprendo mas toda la obra que han hecho, se nota que la playa esta refulada y que la arena es bien mantenida, está limpia, sin ninguna piedra ni nada de basura. Hasta tienen tractores especiales que pasan constantemente limpiando. Saco todos porque realmente están aprovechando un gran espacio para el turismo de cara al mar. Asimismo, sobre el final de la playa se puede ver un casco abandonado sobre las rocas, carcomido por la salitre del mar. Pero con un detalle, decorado con una bella pintura que no da sensación e abandono sino de ser parte del paisaje de un artista. Llego al monumento a Iracema, de concepto moderno y con un lindo mirador y sacos fotos de la playa.

 

Casco Historico

Sigo un poco mas adelante y ya estamos en el casco histórico, donde hay un plan de recuperación de lo que sería la ciudad antigua. También se han hecho grandes avances aquí y uno puede disfrutar de un bello paseo. El puente de los ingleses es un lugar destacado para contemplar el mar. Se larga a llover, y salimos corriendo a buscar refugio. El chaparrón dura unos diez minutos e igual disfrutamos de la vista guarnecidos en la entrada de un edificio. Volvemos al buque al mediodía. Nos duchamos y almorzamos. De ahí salimos nuevamente a Praira do Futuro. Es una tarde excepcional, corres una brisa amigable y el cielo está limpio. Disfrutamos mucho hasta que se hicieron inexorablemente las 18.00 hs y el sol se puso otra vez. Nuevamente zamba en el micro, nuevamente risas y esta vez si, voy directo al buque. Me baño y me preparo para ir al centro antes de que cierren algunos negocios. Tengo que ponerme al día con la red, las casillas, y después comprar algunas cosas necesarias para el resto de la pierna a Puerto Rico. Camino tranquilo, sin apuros en una Fortaleza que me enamora. Se hace más tarde ya esos de las 21:00 horas e encuentro con algunos oficiales y tomamos unas cervezas y caipiriñas. Luego de comprar algunas cosas más, nos volvemos ya tarde, rendidos por el cansancio. El repuesto está probado y zarpamos mañana a las 11:00 horas.

Frente a la Terminal de Pasajes del Puerto de Mucuripé hay una Plaza con la vela de un submarino en el medio, se trata de la Plaza “Amigos de la Marina” creada el 2 de agosto de 1980. Posee una vela de submarino (me parece que es un clase Flota) con sus apéndices desplegados, y un torpedo por detrás. Esta cerrada ya que esta contenido todoe n una pileta que en su momento ha tenido iluminación. Dando frente a la terminal se halla un busto del Almirante Tamandaré. Según tengo entendido, cuando se rindió homenaje a los 200 años del nacimiento del Almirante los principales homenajes fueron en esta plaza. Esto tengo que corroborarlo bien.

Comienzo casco historico                                                                                         Estatua de Iracema

 

 

Este sitio es publicado por la Fundaciom Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar