Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice Informacion General 

PEQUEÑAS HISTORIAS URUGUAYENSES

EXPEDICION AL RIO BERMEJO - 1903

Por el Prefecto General (RE )ANDRÉS RENÉ ROUSSEAUX

El Prefecto Gral. Andres Rousseaux nos ha permitido publicar esta serie de articulos de su autoría, que cuentan vivencias de su patria chica, Concepcion del Uruguay, en Entre Rios.Han sido publicadas en Prensa Federal y en publicaciones de la Prefectura Naval Argentina. Agradecemos al Sr. Pref. Rousseaux este permiso. Dic. del 2009
Antecedentes

Desde la llegada de los primeros conquistadores españoles a las tierras del Plata, fue obsesión de ellos la búsqueda de un camino fácil y seguro que los llevara al "Cerro de la Plata", en clara referencia a las minas de plata que se explotaban en el famoso "Cerro de Potosí"; actual territorio de la República de Bolivia.

Esto motivó que varias expediciones, con ese fin, incursionaran por los ríos Pilcomayo v Bermejo, logrando algunos audaces navegarlos hasta sus nacientes en el altiplano boliviano.

Organizada la Nacion, a partir de la sancion de la Constitucion Nacional, el 1º de Mayo de 1853, fué tambien la inquietud de las autoridades de la Confederacion Argentina primero y posteriormente las de la Nación, fomentar la navegación comercial en los ríos Bermejo y Pilcomayo, ya no en búsqueda del famoso "Cerro de la Plata", sino para obtener una vía fluvial confiable, para el transporte de pasajeros y cargas, de y para los territorios del norte argentino, e incorporar a la explotación agrícola-ganadera, enormes extensiones de tierras, aún inexploradas.

Varios fueron los intentos del Gobierno Nacional y particulares, para establecer "servicios regulares de vapores" por los ríos mencionados, pudiendo citarse, a sólo título informativo, la expedición del vapor "Zenta", que zarpó desde la provincia de Salta el 25 de diciembre de 1855, navegando el río Bermejo en todo su recorrido al mando de Don José Lavalle, arribando al puerto de Rosario (Santa Fe), el 26 de octubre del año siguiente; después de una infinidad de peripecias.

Otro ejemplo, de los intentos por establecer "servicios regulares de vapores", es el contrato celebrado por el Gobierno de la Confederación Argentina, en su Capital Paraná (Entre Ríos), el 9 de febrero de 1857, con la "Compañía Salteña de Navegación", para la explotación regular de una línea de vapores en el río Bermejo, entre la localidad de Oran (Salta) y el puerto de la ciudad de Corrientes; el que es ratificado por decreto de fecha 23 de julio del mismo año.

Estos emprendimientos son sólo algunos de los muchos que se llevaron a cabo; otros quedaron en "proyectos", no siendo el propósito de este trabajo entrar a detallarlos.

Expedición al río Bermejo
El río Bermejo había sido navegado desde la época hispánica y posteriormente, realizándose en muy pocos casos estudios detallados de sus condiciones de navegabilidad, régimen hidráulico, obras que debían realizarse, etc., como lo había hecho la expedición realizada en el año 1855 por el Alférez de Fragata, Page.

El Gobierno Nacional, en el año 1903, decide encarar una expedición al río Bermeio. con Der-El Gobierno Nacional, en el año 1903, decide encarar una expedición al río Bermejo, con personal profesional y altamente capacitado, con medios d  navegacion y técnicos que permitieran realizar un "estudio serio" de toda su cuenca.

A tal efecto, se dicta un Decreto d efecha 25 de Febrero de 1903, entre cuyos considerandos expresa:

"...que hasta ahora no se ha realizado una expedición científica dotada de personal y elementos suficientes, para recoger los datos necesarios al estudio, al menos preliminar, de las correcciones y mejoras que permitan aumentar inmediatamente la capacidad natural del río Bermejo, como arteria del transporte fluvial...".

"...que una expedición bien pertrechada, dirigida por un Ingeniero competente de ese género de trabajos y de personal, con maquinaria auxiliar correspondiente, podrían no sólo recoger los elementos necesarios de estudios topográficos, como hidráulicos y geológicos, sino también realizar inmediatamente una limpieza del cauce, extrayendo o destruyendo los obstáculos transitorios que interceptan el canal de navegación...".

El referido decreto, en su parte dispositiva, dice:

Artículo 1º: El Ministerio de Obras Públicas (MOP) organizará una expedición científica al río Bermejo, cuyo objeto principal será dar cuenta exacta de sus condiciones actuales de navegabilidad, así como las obras que sería necesario ejecutar para obtener su mejoramiento inmediato y futuro.

Artículo 2º: El programa mínimo que deberá realizar la comisión técnica de la exploración, será el siguiente:
a) Reconocimiento y levantamiento de su cauce a rumbos y coordenadas, sondeos, talweg (canal natural del río), perfiles transversales, perforaciones de fondos, naturaleza de sus barrancas
b) Observaciones hifrográficas, perfiles de descarga, determinacion de la pendiente, ídem sección de aguas mínimas normales y máximas de sedimentación.
c) Observaciones meteorológicas, lluvias, temperaturas, presión barométrica, higrometría, vientos, etc.
d) Navegación: puntos adecuados para el suministro de leña para la navegación, tipo más adecuado de embarcaciones,  puertos.
e) Terrenos: su aspecto aparente, muestras de tierra para su análisis, calidad y profundidad de la napa de agua subterránea.

Artículo 3a: Además de practicar estudios, la comisión irá pertrechada de manera de poder extraer o volar los raigones que obstruyan el canal del río.

Artículo 4a: Autorízase la inversión de la suma de $70.000 m/n, en la ejecución de la expedición al río Bermejo, que se imputará a ....

Artículo 5a: El Ministerio de Obras Públicas, designará oportunamente, de su actual personal, los que han de formar la comisión de referencia, y los demás Ministerios y Reparticiones Nacionales, contribuirán con los elementos que dispongan al mejor éxito de la expedición.

Artículo 6a: De forma.El decreto es refrendado, prácticamente, por todo el Gabinete nacional, ratificando la importancia que se le daba a la expedición al río Bermejo, a saber: José E. Uriburu, Presidente de la Nación; Emilio Civit, Ministro de Obras Públicas; Joaquín V. González, Ministro del Interior; Teniente General Pablo Ricchieri, Ministro de Guerra; y Almirante Onofre Betbeder, Ministro de Marina.

Designaciones
A los efectos de organizar la expedición ordenada, el Ministro de Obras Públicas de la Nación, Don Emilio Civit, procede a designar, dentro del personal de su ministerio, las personas que la integrarán. A tal efecto, resulta elegido el Ingeniero Jefe de la Comisión de Estudios del río Uru guay, Don Julio Henri, quien a su vez selecciona, entre sus subordinados directos, a quienes lo acompañarán en la empresa. La mayoría eran oriundos de Concepción del Uruguay, completándose la dotación con especialistas de otros organismos.

Ing Julio Henry

Mediante decreto de fecha 5 de marzo de 1903, se procede a la designación "oficial" de los miembros que integrarán la expedición, a saber: Jefe: Ingeniero Julio Henri, Jefe de la Comisión de Estudios del río Uruguay; 2do. Jefe: Ingeniero Ramón Celinsky, Ingeniero Ayudante de la Comisión de Estudios del Río Uruguay; Dibujante: Gustavo Presas, Auxiliar de la Comisión de Estudios del río Uruguay; Auxiliar y Fotógrafo: Antonio Güidobono, Escribiente de la mencionada comisión.

Ing. Ramon Celinski

En el artículo segundo del referido decreto, se establece los sueldos de los integrantes de la expedición, el que sería, además del sueldo normal, un "sobresueldo" diario del doble del que señala el Reglamento de Viáticos y Sobresueldos, con excepción del "Auxiliar fotógrafo" que tendrá un sobresueldo fijo de $200 mensuales.

Se completa la dotación de personal con la designación de Don José B. Pacheco, con el cargo de "Comisario y Encargado de los Explosivos", con un sueldo de $350 mensuales. Don Pedro Berrini, mecánico, $250 mensuales, y Don Floriano Arias, practicante de medicina, con $350 mensuales. La designación del personal afectado a la expedición, tiene vigencia a partir del 1 de abril de 1903. A los mencionados, se le debe agregar: un carpintero, marineros, y un piquete de 10 soldados del Ejército de Línea, al mando de un subteniente, para custodia; los que se suman a la expedición en Puerto Bermejo (Chaco), lamentando no haber podido obtener sus nombres.

El "alistamiento" de la expedición se realiza en las instalaciones de la Comisión de Estudios del río Uruguay, en lo que después se conociera como "El Ministerio". Allí se concentraban las embarcaciones y personal que iba a participar del viaje.

El Ingeniero Henri selecciona las embarcaciones que se utilizarán en la comisión, optando por "una chata habitación", perteneciente a esa comisión de estudios, la que se utilizaría para alojamiento, oficinas y depósito de víveres, por sus condiciones de habitabilidad. Para su remolque, opta por el Remolcador "211-B", del mismo organismo, y el vapor "Presidente Derqui", perteneciente al MOP de Buenos Aires. Requiere a la Prefectura General de Puertos y Resguardos, la asignación del vapor "Vapor Garruchos", el que sería utilizado como explorador (ver recuadro de las características de las embarcaciones utilizadas).

Concluidos los preparativos, la expedición zarpa de Concepción del Uruguay el 9 de abril de 1903, con destino a la boca del río Bermejo (Chaco), donde arriba el 5 de mayo del mismo año; después de casi un mes de difícil navegación.

La exploración del río

Los resultados de la exploración del río Bermejo, son ampliamente detallados en el informe que el Ingeniero Julio Henri eleva al término de la misma, fechado en Concepción del Uruguay el 12 de agosto de 1904, el cual se encuentra agregado como "apéndice al anexo II de la Memoria Anual del Ministerio de Obras Públicas de la Nación", correspondiente a los años 1903-1904, de cuyo contenido extraeré algunos párrafos.

"La expedición arriba a la boca del río Bermejo, el día 5 de mayo de 1903, comenzando los trabajos en el Bermejo Inferior, utilizando además de las embarcaciones de la comisión, chalanas alquiladas o adquiridas en el lugar, arribando a Puerto Expedición el día 15 del mismo mes y año".

"Contra lo que se esperaba, no fue posible remontar el río más arriba con todas las embarcaciones, en condiciones que permitieran dedicarnos a los estudios encomendados, todo el tiempo necesario, por lo que resolví (dice Henri), fraccionar el personal de la comisión, haciéndome cargo de la exploración con el vapor 'Garruchos', encargando al 2do. Jefe, Ingeniero Ramón Celinsky, que realizara un programa mínimo de estudios del Bermejo Inferior, tarea que se  llevó a cabo utilizando chalanas hasta 100 km. aguas arriba, del puerto denominado "Confluencia".

"La expedición, con el vapor 'Garruchos', salió del Puerto Expedición el 30 de mayo de 1903, llegando el 14 de julio del mismo año a la frontera de Salta, alcanzando el 5 de agosto Quitilipi, a 1.197 kilómetros de la boca del Bermejo, por no permitirlo las malas condiciones del río en aquella estación".

"Siendo necesario completar el reconocimiento hasta la frontera boliviana, ésta se realizó bajando el Alto Bermejo y Teuco, en chalanas hasta el punto donde se había dejado el 'Garruchos". "Se debió esperar las crecientes anuales, para bajar con las embarcaciones". "El 28 de noviembre de 1903, fue posible bajar desde aquel punto con todas las embarcaciones, excepto el 'Garruchos', llegando a la boca del río Bermejo el 1 de diciembre".

"En Puerto Bermejo, se esperó hasta el 23 de diciembre al 'Garruchos', pero habiendo recibido noticias de retardos ocasionados al Ingeniero Celinsky, para reunirse con ese vapor, a causa de las grandes lluvias, se resolvió el regreso de esta parte de las embarcaciones, llegando a Concepción del Uruguay el 1 de enero de 1904".

"El 'Garruchos' recién pudo salir de Puerto Aguirre, el 17 de enero de 1904, llegando a este puerto (se refiere a Concepción del Uruguay), el 13 de febrero del mismo año, siendo reintegrado el vapor a la Prefectura General de Puertos y Resguardos".

Conclusión

El informe del Ingeniero Henri fue el más completo realizado hasta ese momento sobre el río Bermejo, abarcando aspectos de navegación, régimen hidráulico, estudios geológicos, observaciones astronómicas, estudios de flora y fauna, recursos naturales de la zona, las tribus que lo habitaban en sus orillas, las posibilidades futuras para la navegación comercial, con indicación de los trabajos que se deberían realizar en su cauce, trabajo de remoción de raigones y otros obstáculos que se habían encontrado. También se adjuntó cartografía ilustrada con numerosas fotografías tomadas durante la expedición.

Especifica, además, el tipo de embarcaciones que serían más adecuadas para establecer servicios regulares de vapores para pasajeros y cargas, detallando las características técnicas de las mismas, medidas, calados, material de casco, tipo y potencia de máquinas, etc.

La expedición fue todo un éxito, recibiendo su Jefe y personal que la integró, las felicitaciones de las altas autoridades de la nación y en especial del Ministro de Obras Públicas, Emilio Civit, y del Director General de Obras Hidráulicas, Ingenieron Enrique M. Lange, de quien dependía directamente la Comisión de Estudios del río Uruguay

El Ingeniero Julio Henri, a los pocos días de su regreso a Concepción del Uruguay, el sábado 31 de enero de 1904, contrae enlace con la señorita Laura Ratto, de la sociedad uruguayense, que era la Directora de la Escuela Normal Mixta, celebrándose la ceremonia civil y religiosa, en el domicilio de la novia.

A los pocos años, en 1908, en oportunidad de encontrarse realizando un viaje por Europa, el Ingeniero Henri fue comisionado por el Gobierno argentino, para que, en base a sus conocimientos del río Bermejo y acorde a lo sugerido en su informe, coordine con la Comisión Argentina en Londres, la adquisición de la draga, chatas y accesorios para la limpieza y rectificación del río mencionado, y una escuadrilla de vapores fluviales para el servicio seguro de su navegación.

Han pasado 96 años de la expedición al río Bermejo, habiéndole cabido a Concepción del Uruguay, el honor que desde las orillas del Riacho Itapé, se "alistara y zarpara" la expedición. Hoy, una calle de nuestra ciudad y el canal de acceso al puerto llevan el nombre del Ingeniero Julio Henri, quien falleció en la ciudad de Buenos Aires el 16 de abril de 1940, a los 76 años de edad, descansando sus restos mortales en el panteón que la familia tiene en el cementerio local.

 

Características de las embarcaciones

Vapor Garruchos

Eslora: 12,27 mts.  Manga: 3,00 mts.  Puntal: 1,15 mts.  Calado: 0,70, con tres toneladas de carga.
Capacidad: 15 hombres.
Carga: leña para un día de navegación.
Máquina: de alta presión con dos cilindros. Propulsión: dos ruedas laterales. Velocidad: 9 km. por hora a plena carga.
Casco: de acero dulce dé 3 mm. de espesor, dividido en 5 mamparos.
Nota: pertenecía a la Prefectura General de Puertos y Resguardos, siendo asignado por el Ministerio de Hacienda a (a expedición del río Bermejo, acorde al decreto del 25-02-1903.

Chata Habitacion

Eslora: 25,50 mts  Manga: 5,50 mts. Puntal: 2,25 mts. Calado: 1,75 mts.
Desplazamiento: 170 toneladas.
Destino: alojamiento del personal, oficinas y depósito de víveres.
Carga transportada: 30 toneladas.

Chata habitacion típica del MOP, aqui la Nº 403A en una foto de 1903

REMOLCADOR "211-B"

Eslora: 16,00 mts. Manga: 3,20 mts. Puntal: 1,80 mts. Calado: 1,35 mts.

Construido por D. Gioglani en 1886 - Máquina: de alta presión con una fuerza de 37,5 HP.

Remolcador  210B ex "Meteroro",  similar a la 211B en una foto de 1903.

REMOLCADOR "PRESIDENTE DERQUI"

Eslora: 13,90 mts. Manga: 2,90 mts. Puntal: 1,80 mts. Calado: 1,50 mts.
Máquina: de alta presión con una fuerza de 20 HP.

CHALANAS

Algunas alquiladas, otras adquiridas por la Comisión.
Medidas: de varios tipos.
Construcción: de madera.
 

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar