Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice Informacion General 

LOS PESCADORES BELGAS DE MAR DEL PLATA

Los fundadores de la pesca de altura en Argentina

Por  Carlos Mey - Este trabajo esta basado en la tesina publicada por la Lic. en Historia Mirta Susana Masid, UNMP, 2002 y las fotografias y datos proporcionados por el CAlm Daniel Hyndrickx. Junio del 2008.

Entre 1950 y 1952 llegaron al puerto de Mar del Plata varios barcos pesqueros procedentes de Bélgica para radicarse, con sus familias, en Argentina. Los acuerdos firmados entre el gobierno y sus propietarios, armadores competentes en la pesca a mar abierto, autorizaron su radicación y la de su tripulación en el país y el cambio de matrícula de sus embarcaciones. Los armadores y los tripulantes de los barcos belgas se instalaron en el puerto de Mar del Plata e iniciaron la explotación de pescado para consumo en fresco.  Oriundos de la costa de Flandes y forjados en la idiosincrasia del Mar del Norte, el grupo de pescadores ocupó un lugar vacante en la actividad pesquera marplatense, el de la pesca de altura.

       

Pesqueros costeros en Mar del Plata, circa 1910

Desde fines del siglo XIX, un sector de la comunidad italiana desarrollaba en la costa atlántica la pesca costera, utilizando embarcaciones y artes asimilables a las del mediterráneo europeo. Las principales especies capturadas, caballa o magrú (Scomber japonicus) y anchoita (Engraulis anchoita), eran absorbidas por la industria conservera local, mientras que una producción menor de pescadilla (Cynoscion stríatus) y merluza {Meriuccius hubbsi) era colocada en los mercados de consumo directo. Algunos viejos vapores, construidos en Europa en el siglo XIX, completaban desde Buenos Aires las necesidades del mercado fresquero.-

Los armadores belgas provenían principalmente de Ostende y Nieuwpoort, ciudades de la costa de Flandes Occidental, cuyos puertos están conectados entre sí y estrechamente vinculados al mercado pesquero europeo. En los buques flamencos no solo se trasladaron los armadores y su tripulación, sino también sus respectivas familias.

Es así como el traslado simultáneo de grupos familiares dedicados a la misma actividad y unidos entre sí por vínculos primarios, puso en funcionamiento, en el nuevo contexto, los lazos solidarios que ya operaban en la comunidad de origen, facilitando la puesta en marcha de una actividad cuyo desarrollo en Argentina no era nuevo, pero sí lento e insatisfactorio.

La experiencia de la flota flamenca en la navegación ultramarina y el equipamiento tecnológico de sus naves posibilitó el descubrimiento de caladeros poblados por especies hasta ese momento sub explotadas y motivó su participación en operaciones oceanógraficas. Además de la posesión de saberes inherentes a la profesión, sus conexiones con el mercado europeo garantizaron a los belgas su inserción en redes empresariales locales y la emergencia del sector de altura como "grupo de status" dentro del ámbito pesquero marplatense.- Esta historia es mayormente desconocida fuera de los límites del puerto local, por lo que vale la pena su difusion.


Los factores que alentaron los flujos migratorios de la segunda posguerra se superponen; al tema de los conflictos políticos originados por las divisiones surgidas en la guerra, inclusive el temor a una nueva guerra, común a toda la corriente europea de este período, se suma, para el caso de los pescadores flamencos, el cambio tecnológico introducido en las prácticas pesqueras del Atlántico Norte.-

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, se exteriorizaron en Bélgica los conflictos latentes antes de su inicio. Durante la ocupación nazi, los alemanes habían constituido un gobierno militar que contó con el apoyo de algunos grupos católicos y del Partido Nacionalsocialista flamenco. El tema del colaboracionismo, inserto en una crisis de política interna, provocó enfrentamíentos no solo entre distintos partidos políticos sino también entre la población católica y los grupos que habían participado en la resistencia, ahondando aún más las diferencias existentes entre flamencos y valones "...Hubieran colaborado o no con los nazis, en ese momento "vlaanderen" (flamenco) era sinónimo de "alemán". Como consecuencia de la situación política se produjo un descenso de la economía y paros obreros reiterados.-

Por otra parte, la crisis pesquera que afectaba el Atlántico Norte perjudicó especialmente la región de Flandes, cuya economía tenía una base importante en los recursos marítimos. Después de la Guerra, el aumento del número de embarcaciones pesqueras de países europeos, que ante el agotamiento de sus propios caladeros se desplazaron hacia el norte y la introducción de innovaciones tecnológicas y sistemas modernos de motor, aceleraron el proceso de sobrepesca. La dura competencia por los recursos puso en desventaja a algunos países, entre ellos Bélgica, ante Inglaterra, Holanda y Noruega, que para ese entonces lideraban el mercado de la pesca.

La mayoría de los trawlers (arrastreros) del norte, cuyos cascos habían sido construidos en madera, fueron incautados durante la guerra y convertidos en barreminas. En 1946 el gobierno británico pagó a los armadores flamencos una suma de dinero en concepto de indemnización por los barcos expropiados. Esa compensación se pagaba con la condición de invertir el dinero en la renovación de la flota pesquera, pero resultó insuficiente para la adquisición de barcos nuevos y el dinero fue invertido en la compra de otros barreminas, ofrecidos en remates en los puertos europeos, que luego serían acondicionados como pesqueros en un astillero ostendés.-

Para 1950 habían partido de Bélgica más de 80.000 emigrantes, casi el 10% de su población, entre ellos se contaban un conjunto de familias belgas que partió en 1949 para la Argentina. Los migrantes formaron parte de una red de características peculiares que vinculó a grupos tradicionalmente dedicados a la pesca, con profesionales y funcionarios que abandonaron su país, al finalizar la Segunda Guerra. Algunas de estas personas ya estaban radicadas en Argentina y mediante acuerdos previos con el gobierno actuaron como agentes en la migración.-

Los migrantes se trasladaron en tres barcos pesqueros, propiedad familiar de los armadores Ghys, Nyville y Hindryckx. Para que el viaje pudiera financiarse, cada uno de ellos se asoció con un grupo de personas provenientes de campos ocupacionales diversos, algunos relacionados con la industria pesquera y otros totalmente ajenos a la misma. El objetivo común era formar una sociedad anónima, "Pescadores Unidos", para radicarse en Mar del Plata y dedicarse a la pesca de altura. De las entrevistas surge que si bien la sociedad había sido constituida de hecho en Bélgica, había sido proyectada desde Buenos Aires por una organización empresaria denominada "Expansión S.A.", integrada por los belgas residentes.-

La firma tenía un funcionamiento muy particular, por un lado posibilitaba el traslado de pequeñas empresas que ya funcionaban en Bélgica, incluyendo su personal o parte de él, al mismo tiempo que gestionaba los permisos de radicación. En todos los casos, además de cobrar honorarios por las gestiones. "Expansión" se reservaba el derecho de participar como inversora en las distintas sociedades, conservando para sus integrantes los cargos directivos. El objetivo era generar puestos de trabajo y puntos de inversión para sus socios y para los futuros emigrados belgas

Raphael Nyville, Augusto Ghys y León Hindryckx habían sido algunos de los adquirentes de los barreminas ofrecidos por el gobierno inglés, que luego serian adaptados como pesqueros en el astillero "Seghers" de Ostende. Los barcos, el "Vredeman", el "Frans Nyville" y el "Montreal" navegaron durante dos años por e! Mar de Islandia, hasta que finalmente y siguiendo el camino emprendido por otros armadores, sus propietarios optaron por un nuevo destino para sus familias y sus embarcaciones; la movilización de las redes primarias posibilitó la rápida concreción de sus proyectos.-

En realidad fueron Raphael Nyville y sus hijos quienes compraron cinco barreminas. Dos de esos barcos, el "Capitán Piedrabuena" y el "Cristo Rey" fueron vendidos, a empresarios argentinos; un tercero: el "Montreal", fue comprado por el armador ostendés León Hindryckx; Augusto Ghys, de Nieuwpoort sería el propietario del "Vredeman" y Rafael Nyville, su hermano Francisco y su hijo Humberto, del "Frans Nyville", estos últimos también de Ostende.

Las emigraciones

En marzo de 1949, Raphael Nyville, sus tres hijos varones, unos pocos tripulantes y el capitán y armador Augusto Pedro Ghys, con quién estaba emparentado políticamente, partieron del puerto de Ostende a bordo del "Vredeman", Ghys y Nyville no eran socios en Bélgica, se habían unido- en esta oportunidad. De acuerdo a lo manifestado en algunas entrevistas, la partida del pesquero belga fue en realidad una huida; la embarcación ya no tenia permiso para navegar88; ante la tripulación simularon una salida habitual pero tomaron el rumbo contrario. El "Vredeman" salió de noche, con las luces apagadas y escoltado por un barco más grande; los tripulantes fueron informados en altamar que navegaban rumbo a Argentina y recibieron la noticia con entusiasmo.

Una vez en Argentina el "Vredeman" fue matriculado como "San Juan Bosco". Humberto Nyville cuenta que previamente su padre había hecho contacto con la empresa "Expansión: "...mi padre tuvo la idea de ir a Sudamérica para ver que pasaba. Ya había belgas en Argentina que decían que había mucho pescado. No eran pescadores, eran inversionistas..."

Posteriormente Humberto Nyville volvió a Bélgica para buscar los otros barcos. "Expansión" se ocuparía de la tramitación necesaria para la entrada y asentamiento de belgas y barcos en Argentina, a cambio recibiría en concepto de honorarios el 5% del valor de los navios. El gobierno argentino había otorgado los permisos de pesca y la autorización para el cambio de matrícula.

De acuerdo a lo pactado con "Expansión", Humberto Nyville se conectó con Karel Engelbeen y con León Hindrickx en Ostende y con Alloisio Bulthé, cuñado de Francisco Calcoen y amigo de Engelbeen, en Nieuwpoort. Además debía conseguir nuevos socios y tripulación para los barcos.- Las conexiones con los futuros migrantes estaban prácticamente pre-establecidas.

En el mes de noviembre de 1949, Alloisio Bulthé, su esposa Valentina y sus siete hijos, los dos mayores como tripulantes y el resto de la tripulación, se embarcaron en  Nieuwpoort, rumbo a Ostende, en el "Frans Nyville", junto con otros pasajeros. El capitán era Humberto Nyville, que también viajaba con su esposa y sus hijos. En total eran treinta y ocho personas a bordo, doce tripulantes, veintiséis pasajeros y un perro perteneciente a la familia Lagrou.-

Los barcos no zarparon con buenos auspicios; la agencia de noticias "Belga" informó que los tripulantes del "Frans Nyville" habían salido de noche y a escondidas del puerto de Nieuwpoort, con el barco a oscuras; el barco había entrado en el puerto de Calais a causa de un problema con el motor, las autoridades habrían encontrado esta entrada sospechosa y habían realizado una exhaustiva investigación en busca de oro. La noticia fue desmentida en el diario Het Nieuw Visscheríjblad que editaban los pescadores de Nieuwpoort, donde se afirmaba que la documentación de las personas y la concerniente al barco estaban en regla, argumentando por otra parte que era imposible salir de ningún puerto sin especificar el destino del barco y que los registros aduaneros en países extranjeros eran normales.

Tripulacion Procedencia Conyuge Hijos
Humberto Nyville (Capitan) 2º Viaje Ostende Jeanne Ghys Nora, Renée, Humberto
Coene, Frans (1er oficial) ?? -- --
Berke, Leon (1er Maquinista)  Ostende --- ---
Aimé D´Haenens (2º Maq.) Se desconoce --- ---
Blomaert, Aplh (engrasador) Ostende   Jorge, Eugenia, Magdalena, Jaqueline
Deprice, Eduardo (marinero) desc    
Bulthé, Arturo Nieuwpoort    
Vermelyen, A. (Marinero) Ostende Vermelyen, Diane  
Locquet, Edmundo (marinero) desc    
Ashille, Boone (cocinero) desc.    
Blommaert, Henrique (Aprendiz) Ostende    
Alloisio Bulthé (socio-Propietario) Nieuwpoort Valentina Calcoen Arturo(Trip) Emilio (trip), Ludvig, Cecilia, Juana, Maria, Elsa
Pasajeros De Ostende: Vaarhof, Malvina; Goss, Lidia; Burke, Maria;
De Sliedrech: Roskam, Dientje; Leeuwnstein, Pleuntje; Leeuwnstein, Gerda.
De Koksijde: Lagrou, Albert; Lagrou, Teresa, Verbeke, Jacqueline.

Tripulacion y pasajeros del Franz Nyville

Pocos días despues que el Franz Nyville zarpo el "Montreal" del puerto de Ostende; por problemas técnicos debió recalar en el puerto St. Peter de la isla de Guernsey en Inglaterra y permaneció allí varios días. La estadía fue documentada por el periódico local The Star (edición del 5-12-49). En una entrevista publicada por "The Star", el primer oficial Firmyn Vandenberghe manifestó que su decisión de emigrar se debía a que "ya no era posible vivir de la pesca en Bélgica, y que él y su tripulación tenían un contrato para pescar durante tres años con una importante firma argentina, la cual les facilitaría también las viviendas; el producto de la pesca sería utilizado para la fabricación de harina de pescado".

Momento exacto de la zarpada en 1949 de Ostende a MDP del "Montreal"

Tripulacion Procedencia Conyuges Hijos
Evarist de Boek Capitan St. Niklaas Augusta van Hulle Karel, Jan, Albert, Godelieve
Fyrmim Vandenberghe - 1er Of. Ostende Rachel Hyndrickx François (trip) Roland; Renée; Helene; Rose-marie
Havermaet, August (2º of) Ostende    
Vendenberghe, Franmçois (3er of) Ostende    
Burke, Gerard -1er Maq. Ostende Rosalie Vilain Gerard, Marie-Jeanne
Hindryckx, Alfons (2º Maq. Ostende Bertha Vanslembrouk Cristina, Rachel
Delanghe, Emiel Marinero Ostende    
Hindryckx, Renée Marinero Ostende Jenny Leenaert Rita, Sonia
Brackx, Robert (marinero) Ostende    
Van Ingelgem, Jos (cocinero) Elsene    
Vlamynck, Maurice - aprendiz Breedene    
Baert, Jacques aprendiz Berchem- St. Agathe    
Hyndrickx, Leon (socio-propietario) Ostende Delphine Vanhoutte Alfons, Renée, Rachel
Vyanne, Fernando (socio- propietario) Nieuwpoort Zonnekein, Luciana Renée, Emma
Karel Engelbeen (socio- propietario) Antwerpen   JOhan
Pasajeros      
Gerard Van Den Voorde Gante Clara Kopp Hugo, Rita, Martha
Simonne Marsenille Keerbergen   Fredie
Lams, Ernesto Nieuwpoort    
Albert De Saedeleer Aaslt    
Georges Berger (socio prop.) Berchem - St Agathe    

Tripulantes y pasajeros del Montreal

 Los principales socios del "Montreal" eran León Hindryckx y Karel Engelbeen. Hindryckx era un armador de Ostende que emigraba con toda su familia, inclusive sus hijos casados, sus nueras y sus nietos; el primer oficial, Firmyn Vandenberghe estaba casado con su hermana Rachel. A ellos se había unido Georges Berger, un automovilista deportivo para quien el viaje significaba más una aventura que una inversión y Fernando Vyane, comerciante de Nieuwpoort y cuñado de Rafael Nyville, que también viajaba con su familia. En total eran trece tripulantes y treinta y un pasajeros que partieron de Ostende pocos días después que el "Frans Nyville"; algunos de los pasajeros iban a trabajar en la fábrica de mosaicos de "Expansión"; el capitán era Evarist Deboeck.-

Montreal

El Trans Nyville" y el "Montreal" eran barcos gemelos; habían sido construidos como barreminas en el astillero St Andrews, en Montreal, Canadá en 1942 y en 1946 habían sido convertidos en trawlers (arrastreros). Las naves estaban en óptimas condiciones y sus propietarios estaban orgullosos. Las bodegas habían sido acondicionadas como camarotes y se habían hecho las previsiones necesarias para facilitar la travesía. Cecilia Bulthé, que tenía 20 años en el momento del viaje, relata:

"La vida a bordo era una aventura, yo era la encargada de la despensa y la esposa del maquinista ayudaba en la cocina, había que cuidar las provisiones porque teníamos cuarenta días de viaje. Tuvimos mucho trabajo, pero también nos divertimos; el 6 de diciembre, día de San Nicolás, pasando frente a Canarias vimos delfines y peces voladores, uno de los pasajeros se disfrazó de San Nicolás y comimos panqueques; también hicimos una fiesta cuando cruzamos el Ecuador; para los más jóvenes todo era divertido, los mayores que no estaban acostumbrados a navegar no lo pasaron tan bien, estuvieron casi todo el viaje encerrados en los camarotes".-

Sin embargo fue una travesía difícil, el espacio era insuficiente, muchas personas debían compartir los improvisados camarotes y las reglas de higiene no podían cumplirse convenientemente.-

Las embarcaciones cumplieron el siguiente itinerario: Ostende (Bélgica), Lisboa (Portugal), Dakar (Senegal), Recife (Brasil), Montevideo (Uruguay) y Buenos Aires

El "Frans Nyville" llegó a Buenos Aires el primero de enero de 1950 y los pasajeros festejaron el Año Nuevo a bordo. Cambiaron la bandera del barco y pasó a llamarse "Flandria". Pocos días después arribó el "Montreal". Estuvieron diez días amarrados en La Boca, esperando que la gente de "Expansión'" concretara los trámites de radicación. Los  habían ubicado frente al Frigorífico "La Blanca", hacía calor, en el agua del riachuelo flotaban animales muertos, la gente comenzó a enfermarse y la hija de Rene y Jenny Hindryckx, de pocos meses de edad, murió a consecuencia de esa situación a los pocos días de llegar a Mar del Plata. La mayor dificultad la constituía el no conocer el idioma; salvo Karel Engelbeen, ninguno hablaba español.-

Una vez en Mar del Plata, las expectativas de Firmyn Vandenberghe en cuanto a las viviendas no se cumplieron; los pasajeros vivieron en los barcos o en casa de los belgas que habían llegado a la ciudad varios años antes, entre ellos los Coppens y los Van Hedden, hoy conocidos empresarios, hasta encontrar una ubicación definitiva.-

Francisco Calcoen se había separado por desacuerdos de la Empresa "Expansión" y se había radicado en Mar del Plata. En 1950 trabajaba en el puerto como "Capitán de armamento", y vivía con su esposa y sus cuatro hijos. Con ellos se alojaron los nueve integrantes de la familia Bulthé más cuatro marineros a los que Valentina Calcoen, se había comprometido a hospedar antes de salir de Bélgica. Poco tiempo después los Bulthé alquilaron una casa y finalmente construyeron su vivienda en el barrio del Puerto. Cecilia y sus hermanas mayores se ocupaban de la casa, la ropa y la comida mientras su madre tejía y reparaba las redes que se usaban para la pesca.-

Las mujeres estaban integradas a la empresa "...esta era una aventura que teníamos que llevar adelante entre todos.." comentó con orgullo Ludovico Bulthé. Jenny Hindryckx por su parte, ayudaba a su suegro a construir la casa en la que hoy vive la familia, mientras su marido salía al mar durante varios días.- La solidez de los vínculos primarios, sumado al desconocimiento de la lengua española y al tiempo prolongado que sus maridos debían permanecer en los barcos, fueron factores que favorecieron la cohesión del grupo femenino y la prolongación de las prácticas culturales de origen en el núcleo doméstico. Las mujeres aprendieron el idioma de la sociedad receptora a través de sus hijos. La mayoría de los varones en edad escolar cursó sus estudios primarios y secundarios en la escuela "La Sagrada Familia", en el Puerto, junto con los hijos de otros pescadores. Las niñas asistían en general a diferentes escuelas católicas de la ciudad.-

En una de las campañas de pesca (1951) el buque quedó seriamente varado en la zona de Segunda Barranca y fue rescatado por el ARA GUARANI al mando del entonces Teniente de Navio Atilio Porreti. El GUARANI  posteriormente  se perdió (1958) con toda su tripulación a bordo en el Pasaje DRAKE  en una misión humanitaria.

En 1952 llegó a Mar del Plata el armador ostendés, Gabriel Van Iseghem, trasladando desde Bélgica su flota pesquera compuesta por siete barcos y su tripulación. El proyecto de Van Iseghem, estimulado por los Hindryckx con quienes lo unían vínculos empresariales, era trabajar tres años para la industria marplatense y después volver a Bélgica, proyecto que, según surge de algunos testimonios, se hizo viable mediante un contrato firmado con el gobierno argentino. La propuesta de traslado por un tiempo determinado contó con la adhesión de solo una parte de su tripulación, para completar la  misma se reclutó a marinos holandeses.

 También en este caso cada tripulante se trasladó con su grupo familiar. La empresa belga, establecida en Argentina como "Pemasur" (Pesquerías Marítimas del Sur), se va a incorporar a las redes flamencas que en 1952 ya lideraban la pesca de altura. La intención de esta empresa era dedicarse a la pesca del magrú, pero la tecnología de la flota no estaba adaptada para la pesca de superficie (pelágica) y al igual que los otros barcos belgas se dedicó a la pesca de merluza, en zonas más profundas (pesca demersal).-
El viaje de la flota de Van Iseghem fue igualmente accidentado.....................

Buque Numero personas Nombres
Jean Pierre 28 tripulantes y pasajeros Maurice Ardaen (Cap) y flia - Fam. Van Roy - Jan Allery y flia - Henrie Croos y flia - Kees Verbanck y flia - Robert Bracks y Flia.
Nicole 21 tripulantes y pasajeros Georges Desomer - Marcel Verburgh y flia - Eduard Vanwattern y flia. - Josef Rovyn y flia - marineros holandeses de Urk.
Luc   Capitan holandes -  Pierre Heindryckx y flia - Familia Darphon
Christian   De Bakker - De Bruin y flia.
Marie Louise   Thuenis Ross y su hijo Claus - Pierre Loghe (motorista) - Firmym Devay y flia - Reinard Korf - Ide Korf (hnos)
Gabriel   Jaap Dauvries - Jo Klingeman y flia - Marineros holandeses de Urk.
Auguste Nathalie   Leon Burke y Sra. - Andre Vermeille y flia - Oscar Provoost (su flia viajo en buque de pasajeros).

 

Gabriel Christian II August Nathalie
Jean Pierre Marie Louise Nicole

Problemas economicos y societarios

Una vez establecidos en Argentina el acuerdo firmado entre los armadores belgas y "Expansión" no prosperó. Los primeros problemas que surgieron en el seno de la sociedad pesquera se debieron a la divergencia de intereses que se produjo entre pescadores y no pescadores, ocasionada particularmente por la asimetría de los vínculos establecidos y por la transmisión, por parte de "Expansión", de una información inexacta.

 En la urgencia por concretar el viaje y garantizar la inserción económica de los migrantes en la nueva sociedad no se tuvo en cuenta, en primer lugar, que no se había realizado el correspondiente análisis, no solo de los beneficios sino también de los riesgos que implicaba la explotación pesquera en Argentina en relación a las limitaciones del mercado consumidor y a la inexistencia de una estructura que posibilitara la exportación de pescado fresco y, en segundo lugar, que la elección iba a modificar substancialmente la forma de organizar la actividad.-

"... nos dijeron que en Argentina se comía mucho pescado y era mentira, no había venta de pescado, era el país de la carne. "Expansión" nos hizo creer que en Mar del Plata había pesca de altura, pero había lanchas, nada más. Fue un error haberse plegado, porque nos engañaron, nosotros éramos pescadores, no conocíamos de leyes. Cuando llegamos aquí ya empezamos a sentir desconfianza, porque esta gente enseguida organizó una sociedad; nosotros no queríamos hacer sociedad, cada uno quería tener su barco" (Entrevista Humberto Nyville, mayo 2000).-

Con respecto al funcionamiento mercantil, si bien los índices de captura eran altos, la demanda de fresco en el mercado consumidor era insuficiente para cubrir los gastos del barco, los porcentajes de la tripulación y permitir la subsistencia de las familias; a consecuencia de esta situación, muchos de los que habían invertido dinero en la empresas pesquera querían intentar otros negocios o regresar a Bélgica y reclamaron su parte de capital.

Otro gran obstáculo para la expansión de la producción fresquera lo constituyó el monopolio ejercido por las grandes empresas sobre los circuitos de comercialización El precio del fresco era estipulado por los intermediarios porteños, ya que la inexistencia de frigoríficos impedía la conservación del pescado en Mar del Plata. El producto se trasladaba en tren a Buenos Aires, en vagones frigoríficos, en realidad viejas construcciones de chapa que permitían su preservación por un tiempo limitado. Si por algún motivo el tren tardaba más del tiempo estipulado, el hielo comenzaba a derretirse y el pescado se echaba a perder, por consiguiente los pescadores no recibían el importe derivado de su venta.-

Con el "Flandria" hicieron la prueba de llevar directamente el pescado al desembarcadero de la Boca en Buenos Aires, cargar los camiones y vender directamente en el Mercado de Concentración: "eso lo intentamos unos años después, cuando el barco ya pertenecía a "Argenbel", entonces entrábamos por el Rio de la Plata, descargábamos el pescado en la vuelta de Rocha, cargábamos los cajones, pero a la compañía no le convenía porque nos tenia que pagar los gastos de comida y todo eso. Hicimos dos pruebas y suspendieron..." (Entrevista René Vyane).-

El mercado era en la comunidad de origen un factor compensador, "si bien en Bélgica también se manejaban precios, los márgenes de manejo eran menores"; normalmente uno de los integrantes de la familia se ocupaba de rematar la producción en el mercado concentrador; "en las pesquerías del Mar del Norte los roles son complementarios, el armador, el intermediario, el industrial, etc.; existe una cadena que se complementa y se respeta".

La organización empresarial fue el punto principal de fricción. La estructura económica de los pescadores flamencos se afirmaba en el control familiar de la unidad de producción: la embarcación y las artes de pesca. Su organización social, basada en el sistema de parentesco, era incompatible con la sociedad anónima propuesta por "Expansión", ya que implicaba la incorporación de socios ajenos a la parentela y especialmente el reemplazo del control familiar por una administración externa, en este caso el Directorio de la Compañía.-

La propiedad familiar de la embarcación (una sola familia o varias emparentadas entre sí generalmente por lazos agnaticios), se traduce no solo en el control directo de la unidad, sino en la organización del trabajo tanto arriba del barco como en las actividades en tierra. Todos los pesqueros, tienen capitanes y patrones porque se necesita coordinar actividades y definir decisiones ante eventualidades, pero la autoridad del capitán es raramente ejercida, el armador (o alguno de sus hijos) asume generalmente el rol de "patrón" de pesca, otros roles de jerarquía en los barcos grandes, como el de "motorista" o "engrasador', son desempeñados por los miembros más antiguos de la familia o los que tienen más experiencia, los jóvenes o los novatos forman parte de la tripulación, aunque a veces se recluta personal externo a la amilia. En el barco es la tripulación la que realiza las tareas más duras y agotadoras, pero en tierra corresponde a las personas "de cargo" detectar las averías, ocuparse de las reparaciones y engrasar los motores. Es "el barco" y no la sociedad, el nivel de integración de la empresa, además, el carácter familiar de la misma y el número reducido de la tripulación fomentan las relaciones sociales igualitarias.

Los armadores y pescadores belgas prolongaron en el nuevo contexto las relaciones horizontales basadas particularmente en sus formas tradicionales de organización, y no se ajustaron a la estructura jerarquizada que querían implementar los directivos de "Expansión". Es así como los pescadores constituyeron un grupo en torno al liderazgo del armador Humberto Nyville, que rivalizó con el grupo de los "no pescadores" liderado por el empresario Karel Engelbeen, aún cuando todos integraban una misma empresa.

Estos conjuntos egocentrados definieron entre familias de pescadores y no pescadores una distancia social que tuvo como eje la actividad. Si bien la ocupación de la mayoría giraba en torno a la producción pesquera, la distancia estaba marcada por quién se subía al barco y quién administraba la actividad en tierra. Finalmente, las fricciones entre los socios culminaron con el fracaso empresarial. La sociedad de los "Pescadores Unidos" tuvo una corta vida; el desacuerdo entre sus muchos propietarios, en su mayoría pescadores de origen y las dificultades financieras originadas por la falta de capitales de reserva terminaron con la sociedad.

Tampoco la empresa cooperativa fue una alternativa prevista por los armadores flamencos. A diferencia de los patrones costeros, que ante la dependencia provocada por los consignatarios decidieron afrontar colectivamente la demanda, reduciendo al mismo tiempo el riesgo y la incertidumbre generadas por la actividad, la diversidad de intereses de los empresarios belgas desestimó esta forma de organización colectiva. Ludovico Bulthé resume así el final de "Pescadores Unidos":

"...después comenzaron los problemas, las discusiones, como en todas las familias, "que este sabe más", "que el barco de este anda mejor", cuando nos empezamos a pelear entre nosotros comenzaron a intervenir los abogados; se perdió todo. Los abogados se quedaron con todo, se fundió "Pescadores Unidos", ya no éramos dueños, pasamos a ser empleados de un empleador argentino. Seguimos con los mismos barcos pero ahora los patrones eran argentinos".-

Cuando los armadores belgas perdieron la propiedad de sus embarcaciones conservaron, a través de sus cargos, el control de las mismas y pudieron reproducir sus formas organizativas, al mismo tiempo que la incertidumbre era traspasada a otros armadores. Esta situación permitió cierto margen de acumulación que abrió la posibilidad de plantearse nuevas opciones, revirtiendo en algunos casos, su situación de asalariados, producto de los fracasos societarios.-

La propiedad de los barcos, con la disolucion de la sociedad, se dividio: Rafael Nyville y sus hijos conservaron la propiedad del San Juan Bosco hasta 1955: Alloisio Bulthé continuo como propietario del Flandria y Leon Hindrickx y Myrmim Vandenberghe como propietarios del Montreal hasta 1956. Luego de ésto estos buques pertenecieron a la nueva Cía. ARGENBEL SA y los dueños se incorporaron a esta empresa. La escasa competencia tecnologica y la experiencia de los marinos belgas  posibilitaron un acople al ritmo de las transformaciones que lentamente apuntaban el crecimiento de la industria pesquera.

Humberto Nyville participo en la compra de tres buques, "Patagonia" y "Araucaria" y en la construccion del "San Pedro". Las dos primeras fueron adquiridas a Dinamarca (aunque estaban hechas por Rusia) y el San Pedro fue construido en los astilleros Vanoli.

El Flandria en Oostende, unos dias antes de su partida a Argentina. Foto suministrada por Ludovico Bulthe.

Diferencias de artes

El cúmulo de factores que hemos ido señalando, convirtió a estos pescadores de altura en un grupo de status dentro del ámbito pesquero. Los belgas se percibían como "diferentes" y esa percepción era compartida por los pescadores costeros. Avelino Bertello (entrevista junio 2001) señaló: "el patrón de altura tiene que tener estudios, saber de navegación; como pesca a más de 150 millas de la costa debe conocer con exactitud la posición donde se encuentra, la latitud y la longitud; esos conocimientos establecen una jerarquía en relación al patrón costero".

Pero también provocó la rivalidad de los grupos, sobre todo porque la explotación de la merluza desplazó a la pescadilla. Las mayores cantidades de merluza se extraen durante los meses de invierno (mayo-setiembre), época en que los pescadores costeros, ante la escasez de especies requeridas para conserva, intensificaban la captura de pescadilla con destino a los mercados fresqueros. La preferencia del consumidor por la merluza, disponible casi todo el año, provocó un hueco en el esquema estacional de los pescadores costeros.-

En 1950 no había en Mar del Plata ni infraestructura ni insumos adecuados para la pesca demersal, los belgas habían traído consigo los elementos necesarios, pero tuvieron que adaptar las redes de arrastre a nuestro suelo marino, más suave y fangoso que el del Mar del Norte. Tampoco se contaba con existencia suficiente de cables de acero y tuvieron que enseñarle a los herreros y carpinteros a construir los portones para las redes.-

Los pescadores belgas introdujeron el uso del sextante, en Argentina, en embarcaciones pesqueras. El sextante es un instrumento que los navegantes utilizan para medir ángulos (verticales y horizontales) "...el sextante, es el aparato que se usa para medir en grados ¡a ubicación del barco en re/ación al sol y a ¡as estrellas, el cálculo se hace a la mañana temprano, se trabaja con latitudes y longitudes, el sol pasa a una hora exacta y eso da la latitud... También se usaba ¡a labia de logaritmos. H2 14, tabla que fue inventada en la guerra y que permitía sacar los cálculos mucho más rápido" (Entrevista Rene Vyane) En Argentina era utilizado por la Marina Mercante pero no por los pescadores, "...para orientarse en la búsqueda de los barcos de pesca se valían de en/ilaciones, la iglesia, el molino, etc.. Con el uso del compás se animaron a alejarse de la costa, pero aun asi, nadie utilizaba sextante u otro medio de navegacion de altura".

"Nosotros traíamos lo fundamental, pero todo se fue gastando y había que reponerlo, enseñarle a la gente a trabajar, mostrar dibujos enseñar nuevas técnicas - cuenta Ludovico Bulthé- También era difícil conseguir gente para navegar, había que entrenarla; los que trabajaban en la pesca de altura en Buenos Aires se embarcaban por un día y percibían un salario fijo; tampoco iban a mucha profundidad; pero en esa época llegaron muchos españoles que se incorporaron a la pesca de altura. Poco a poco los italianos también se fueron incorporando, aunque generalmente lo hacían en forma estacional, cuando necesitaban ganar un dinero extra".-

El español Gabriel Boutureira llegó a Buenos Aires en 1951, había trabajado en la pesca en Galicia y si bien su objetivo no era continuar con la actividad, un año después decidió embarcarse en Mar del Plata durante algunos meses para obtener el permiso de embarque que le permitiera ingresar en la Marina Mercante. Trabajó para la empresa "Argenbel embarcado en el "San Juan Bosco" y posteriormente para "Pemasur", embarcado primero en el "Mary Louise"" y luego en el "Nicole". Las ganancias obtenidas lo hicieron desistir de su idea de ingresar en la Marina Mercante; después de dos años en la actividad, instaló en sociedad con otro español la lonera "Hispano-Argentina". Cuando se le pregunta por los pescadores belgas él responde: "era gente muy trabajadora, muy sufrida, hablaban poco, a veces hablaban de la guerra, les habían bombardeado ciudades enteras, pero sobre todo eran buenos navegantes, muy buenos, tenían gran experiencia y sobre todo mucha intuición"

Sus incursiones mar adentro posibilitaron el descubrimiento de nuevos caladeros de merluza y sus desplazamientos hacia el sur propiciaron la explotación de la merluza austral, especie de alto valor comercial en los mercados internacionales y del abadejo, pescado cuyos hábitos migratorios continuaban sin ser demasiado conocidos en los años '70. El descubrimiento de los pozos rocosos donde habitaban los cardúmenes fue adjudicado a Humberto Nyville y le valió el mote de "Capitán Bacalao".-

"Nosotros buscábamos lugares en que hubiera mucha pesca. El bacalao (abadejo) no era conocido como un pescado que andaba en grupo, pensábamos que iba uno acá, uno allá, después encontramos que era todo cardumen. En realidad fue Nyville el que lo descubrió, y se callaba la boca, no decía nada, salía del puerto apagaba las luces y no sabíamos dónde iba, hasta que un día perdió la hélice y entonces tuvo que dar la posición y ahí lo encontraron y descubrieron su secreto" (Entrevista R. Hindryckx).-

Ludovico Bulthé comenzó a pescar en 1956 (tenía 15 años); dice que e! idioma fue !a clave para mantener en secreto la ubicación de los caladeros, las comunicaciones por radio se realizaban en flamenco:
"por radio todos hablábamos flamenco tal es así que yo conservé mi idioma por esas conversaciones, porque como vine de chiquito ( tenía 6 años) me hubiera olvidado. Los capitanes y maquinistas eran flamencos y los marineros eran españoles. Ahora casi no hay belgas en la pesca.-

La formación profesional y el conocimiento de oíros idiomas, permitieron a los flamencos la puesta en valor de otros recursos, como por ejemplo la conexión con astilleros europeos. Cuando en 1962 se autorizó la radicación en el país de buques de altura de bandera extranjera, muchos de ellos actuaron como intermedíarios de empresarios argentinos en la compra de embarcaciones en el exterior y en el traslado de los mismos. En realidad, el Decreto 36/62 normaliza una práctica que se realizaba regularmente desde los inicios de la pesca comercial en el país, pero autorizada a través del otorgamiento de permisos en forma individual.

En 1949, Eduardo Spee, Maurice De Keyne y Adolfo Verbister trasladaron desde Ostende un dragaminas, que luego sería convertido en pesquero y matriculado en Argentina como "Capitán Piedrabuena", sus adquirientes fueron e! Director del Tranvía de Mar del Plata, apellidado Morliondo, De Falco, propietario del Lavadero "El Moderno" y otra persona, de apellido LuchettL dedicado a los negocios inmobiliarios ( entrevista Eduardo Spee). Posteriormente, en 1373, Eduardo Spee fue comisionado para trasladar desde Francia nuevos barcos para otras compañías pesqueras. En la década del 60 Nyville viajó a Dinamarca junto con Ludovico Bulthé y Leo Coene para comprar e! "Anita" por encargo de la empresa "Argenbel"; en un viaje posterior al m¡smo pais se comprarán el "Araucaria" y el "Patagonia". En la misma década Rene Vyane integró las tripulaciones que trajeron*desde Dinamarca, el "María Rita", para "Argenbel" y los pesqueros "Mar del Plata", "Saturno" y "Buen Provecho" para "Copemar". Pedro Loghe actuó como intermediario de la "La Campagnola" en transacciones con astilleros europeos, Pedro Ghys trasladó desde Francia el "Pedro Moscuzza", primer pesquero de altura de la empresa "Moscuzza" y Rogelio Brack, participó en e! trasladó de dos barcos para la empresa "Copemar", el "Santa Isabel" y el "San Ramón" también desde Francia.-

Negocios en familia

La familia Engelbeen se había radicado cerca de la playa La Perla, y desde el principio de su asentamiento en Mar del Plata, desarrolló una actividad suplementaria de la pesca, ligada también a la compañía "Expansión", el ahumado de anchoita, envasada como "arenque", de caballa y de camarones, que llevaban el nombre de la empresa. No sabemos si la empresa funcionaba en el mismo domicilio, pero según surge de la correspondencia de Engelbeen, el ahumadero empleaba veintiún mujeres y Juan, su hijo, era el capataz.

Sin embargo ni esta actividad, ni la desarrollada como administrador del "Montreal" parecían llenar las aspiraciones del Dr. Engelbeen, "...estamos convencidos que con el tiempo seremos gente de buena posición", escribe a sus amigos de Bélgica el 24 de diciembre de 1950, "seguro no será con la pesca, pero con algún negocio que comenzaremos cuando estemos un poco más afianzados en el país". En 1953 se desvinculó de la firma "Expansión" y con Yvo Bonares, ex integrante de la misma firma, instalará una pescadería en el tradicional mercado de Luro y Guido, denominada "La Porteña", haciendo mención a la locomotora. En 1960 abrirá otro local de venta de pescado que continúa hasta hoy, atendido por su hijo Guillermo, casado con Nora Nyville.-

La fabricación de redes originó varios talleres domésticos, algunos de las cuales continúan en actividad transformados en fábricas industriales. Fueron las mujeres sus precursoras, ellas confeccionaban y reparaban las artes que utilizaban sus padres y maridos, y algunas, como Jenny Hindryckx y Paulette Desomer ampliaron el círculo familiar, fabricando en forma manual todo tipo de redes,"Hice redes para los belgas y para varios italianos, trabajamos un tiempo con algodón, después empezamos con polietileno, con nylon muy poco. Las redes se hacen en pedazos, porque son mallas diferentes (redes de arrastre) tienen como una boca y dos alas, las mallas se van achicando; yo hacía la boca, que era lo más difícil de la red, el resto lo daba a otras personas que tejían redes. Ahora se hace todo a máquina, lo cortan y lo unen. Antes era todo a mano". (Entrevista Jenny Hindryckx ).- (En 1953 existía en Argentina un solo establecimiento para la fabricación a máquina de redes de pescar confeccionadas en algodón. La "Fábrica Argentina de Redes de Pescar" funcionaba en Ensenada, Provincia de Buenos Aires. La totalidad de las redes de lino y cáñamo, y buena parte de las de algodón, se confeccionaban a mano )

 

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar