Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Hyam News 2002 HyAM News 2003 Hyam News 2004
HyAM News Nº 31 -2004

El HMS Agamemnon, hundido en el Rio de la Plata

El HMs Agamemnon, el barco favorito de Nelson, era un buque de guerra tipo 64 de línea de tercera clase, lo que significaba que por su porte estaba en la línea de combate de la flota y tenia más de 50 cañones. En realidad tenía 52 cañones de 4 libras, 12 de 9 libras y 12 carronadas de 24 libras, que eran servidos por alrededor de 256 hombres, del total de más de 500 de la tripulacion completa.

 

Botadura

De un diseño excelente de Sir Thomas Slade (del cual se construyeron varios buques gemelos) y construído por Henry Adams, famoso constructor del astillero Buckler´s Hard, Hampshire, Inglaterra, se puso su quilla en 1777 y recién se hizo su botadura el 10 de Abril de 1781, casi 4 años más tarde. Sus medidas eran: Eslora 160´, manga max. 44´5"; desplazamiento 2.578 ton; calado máximo 22´7". Este buque era rápido y de excelente maniobra en cualquier viento.
 
  

                            Plano de líneas                                                         Perfil de las cubiertas

 
Desde su botadura hasta su pérdida estuvo en muchas campañas:
Ushant, 1781; Les Saintes (Caribe) 1782; Toulon 1793; Cerdeña 1793; Córcega 1794; Calvi 1794; Génova 1795; Hyères 1796; los motines de 1797; Copenhaguen 1801; Acciones de Calder 1805; Trafalgar 1805; Santo Domingo 1806; Copenhague nuevamente en 1807; Bloqueo a Lisboa 1807; y buque de estacion en Brasil 1808. Lucho durante toda la época Napoleónica  en todas las campañas navales contra los franceses y sus aliados.
 
Lord Horatio Nelson, triunfador y muerto en Trafalgar, la comandó desde el 07.02.1793 hasta el 10.06.1796.
 
Para 1808, cuando fué enviado a formar parte de la flota britanica que estaba estacionada en Río de Janeiro con los aliados ingleses, los reyes de Portugal, el Agamemnon ya tenía 27 años, sus maderos estaban carcomidos y gastados, sus clavos y tornillos flojos y todo el buque no daba más. Inclusive cuando cruzó el Atlántico en su último viaje, se debió cincharlo para que el casco no se abriera. Las bombas de achique debían trabajar dos veces por día.
 
Entre la 1ª y 2ª invasion inglesa al Río de la Plata, los ingleses capturaron Maldonado, Montevideo y Colonia, estableciendose allí para luego conquistar Buenos Aires. Al ser vencidos por los criollos debieron abandonar estas plazas y retirarse con todo su comando, pero quedando parte de la flota en Río. Durante su estada en Río, el Capitán Jonas Rose le hizo una inspeccion completa y encontró al barco "sumamente debilitado, con las cuadernas que se mueven mucho, los codos y los ganchos se mueven bastante, cada cubierta se desplaza mucho y estan desgastadas, los sitios de cada clavo se mueven y dejan entrar agua de mar, ..."
 
Para Mayo de 1809 los ingleses temían que una flota francesa se dirigiera hacia el Plata, por lo que destacaron 6 buques de guerra para investigar la zona, entre ellos el Agamemnon, al llegar a la bahía de Maldonado el 16 de Junio de 1809 se dirigieron a la parte interna de la misma, detrás de la isla Gorriti para guarecerse del clima y las olas. Durante estas operaciones, la Agamemnon encalló sobre un bajo y al tratar de salir un ancla propia se encajó en su casco produciéndole una entrada de agua. No obstante los esfuerzos para sacarla, para el atardecer ya se había asentado, con el agua por encima de las portas de la cubierta inferior. Su antigüedad y achaques ya no podían salvarla y estaba fuera de toda ayuda.
 
La cruz marca el sitio del hundimiento.
 
Viendo que su salvamente era imposible, se enviaron botes de los demás buques para sacarle las provisiones y elementos útiles mientras se podía, sacaron provisiones y pertrechos, luego velas, cabullería, vergas y picos, toneles de carne de vaca y cerdo en salmuera, guisantes, arroz y azúcar, vino y ron.
 
Para el día siguiente ya estaba más hundido en el barro y escorado, por lo que la tripulacion completa abandonó el barco, con algunos de ellos llorando como niños. Se siguieron sacando cañones y elementos útiles que se dejaban en la isla Gorriti, pero para el 24 de Junio una tempestad había partido el barco en dos, destruído sus cubiertas y llenado de arena el casco, por lo que era imposible rescatar nada más. Segun estimaban los rescatistas, habían quedado bajo el agua más de nueve cañones de la cubierta inferior. Fué abandonado entonces y quedó bajo las aguas olvidado. Los muchos veraneantes de Punta del Este habrán pasado tantas veces sobre su casco sin imaginarse lo que habia a sus pies, hasta que un grupo de buzos, con el auspicio del Museo Nacional de Antropologia de Uruguay, encontró hace pocos años sus restos, sólidas costillas que emergían del fondo a unos 300 metros del sitio donde se creía que habia naufragado.
 
Se están estudiando sus restos y esperemos que algun día cercano podremos verlos en un museo marítimo en Punta del Este, junto con los restos de los otros dos buques hundidos frente a Punta del Este.
 
Fuente: Nelson´s favourite HMS Agamemnon at war 1781-1809, por Anthony Deane, 1996. Recomendamos leer la edicion en castellano de este libro: "Agamemnon, La pasion guerrera de Nelson", Editorial Aguilar, 1998. La historia completa del barco, su época y sus hombres es minuciosa, amena y sumamente instructiva, de gran valor para cualquier interesado en temas marinos.