Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice 

DELTA DEL PARANA

ANÁLISIS DEL AVANCE DEL FRENTE DEL DELTA DEL RÍO PARANÁ

Este muy buen trabajo nos fué enviado por Federico Kirbus, sacado de la página web GPSAR. Se transcribe aqui como una ayuda para conocer mejor la historia del Delta.

 ANÁLISIS DEL AVANCE DEL FRENTE DEL DELTA DEL RÍO PARANÁ 

Marcos Pittau, Alejo Sarubbi, Angel N. Menéndez

INA, Laboratorio de Hidráulica

mpittau@ina.gov.ar  menendez@satlink.com   

RESUMEN 

Se presenta y describe información cartográfica antigua sobre la evolución del Frente del Delta del río Paraná. En base a su análisis, se distinguen las tendencias de evolución del frente en los dos últimos siglos y se determinan tasas de avance diferenciales sobre el frente. Se describen las causas del avance, el aporte sedimentario desde la alta cuenca, y se identifica el rol condicionador que cumple la costa uruguaya y la descarga del río Uruguay. En base a esa interpretación, se especula sobre la tendencia de avance futuro. 

INTRODUCCIÓN 

El Frente del Delta del río Paraná avanza inexorablemente sobre el Río de la Plata. A las tasas actuales de crecimiento, estará muy próximo a los límites de la ciudad de Buenos al final del presente siglo. Esta evolución morfológica causará, progresivamente, impactos significativos sobre los usos de esa zona del Río de la Plata, relacionados a la recepción de descargas, provisión de agua para consumo, navegación fluvial y de ultramar, recreación, etc. En particular, afectará el desarrollo del Canal Mitre, tramo fundamental de la vía navegable hacia el océano.

Las consecuencias de tal cambio podrán ser mitigadas en la medida que exista una adecuada planificación, lo cual necesita, como dato primario, una comprensión y predicción confiable del proceso.

Con financiamiento de la SECYT, a través de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, en el INA se vienen desarrollando estudios para analizar y predecir la evolución del Frente del Delta. Este proyecto incluye análisis de cartografía histórica para determinar el avance sobre una escala de tiempo secular, relevamiento de relictos del frente mediante una campaña de perforaciones para determinar el avance sobre una escala de tiempo milenaria, y modelación numérica de los fenómenos para explicar los mecanismos de avance y predecir su evolución futura.

En este trabajo se presentan los primeros resultados del análisis de la evolución histórica del Frente del Delta del Río Paraná a partir del año 1700 y hasta la actualidad, basándose en el estudio de cartografía existente a lo largo de ese período y la interpretación de imágenes satelitales actuales. 

DESCRIPCIÓN DEL SISTEMA

El río Paraná es uno de los más caudalosos del mundo. Su caudal medio es actualmente de alrededor de 18.000 m3/s, alcanzando valores pico, durante las crecidas extraordinarias, que superan los 50.000 m3/s. La transición del río Paraná al Río de la Plata, que actúa hidrodinámicamente como un estuario, se da a través de un amplio delta, que comienza aproximadamente a la altura de la localidad de Diamante, frente a la localidad de Puerto Gaboto en Santa Fe (Figura 1). Su extensión es de 320 km, presentando un ancho muy variable, que va desde 18 km frente a Baradero hasta alcanzar alrededor de 100 km sobre el frente de desembocadura al Río de la Plata, desarrollando de esta manera una superficie de 14.000 km2.

El Frente del Delta del Paraná ha venido avanzando continuamente. El ritmo de avance actual, determinado a partir de la comparación de cartografías a lo largo de 1 siglo, indica valores medios del orden de muchas decenas de metros por año. Este vertiginoso avance ha conducido, en particular, a la aparición durante ese siglo de todas las islas que actualmente enfrentan a la localidad de San Fernando.

El avance del Frente del Delta está alimentado por la provisión de sedimentos que se produce en la parte superior de la cuenca.

Actualmente, el Río Paraná transporta hacia su desembocadura un total de aproximadamente 160 millones de toneladas anuales de sedimento. Dicha carga se reparte, en función del tamaño de grano, de la siguiente manera: 45 millones ton/año de arcillas (28%), 90 millones ton/año de limos (56%) y 25 millones ton/año de arenas (16%). De ese total, 145 millones de toneladas al año (90% del total) viajan en suspensión, lo cual comprende los 45 millones de arcillas (31% de la carga suspendida), los 90 millones de limos (62%) y 10 millones ton/año de arenas (7%). Los limos y arcillas constituyen, en conjunto, la carga de lavado, que representa entonces el 93% de la carga total suspendida (135 millones de toneladas anuales). Los 15 millones de toneladas anuales restantes (10% del total movilizado) se transportan como carga de fondo. (Drago E. & Amsler M., 1988; Amsler M., 1995; Orfeo O., 1995)

En el Frente del Delta del Paraná se deposita toda la arena transportada (25 millones de toneladas anuales) y una parte de los limos. La primera es la mayor responsable del crecimiento en longitud del delta, mientras que los limos influyen más en el aumento de la cota (emergencia de bancos que se transforman en islas).

La fuente dominante de material fino es la alta cuenca del río Bermejo, que tributa al río Paraguay, el afluente principal del río Paraná. (Brea J. et al, 1996)

Se trata de una zona geomorfológicamente joven, aún con una gran dinámica de transformación, es decir, con una gran capacidad potencial de aporte durante mucho tiempo por venir. Esto indica que, inexorablemente, el Delta del Paraná continuará avanzando hasta alcanzar y superar, incluso, a la propia ciudad de Buenos Aires. A una tasa de 100 m/año, la distancia de 11 km en línea recta que separa el frente del Delta (Tigre) de la Av. Gral. Paz, límite de la ciudad de Buenos Aires, será recorrida por el frente en alrededor de 110 años. 

 

Figura 1: Delta del Río Paraná 

CARTOGRAFÍA RECOPILADA

La información cartográfica recopilada para el desarrollo del análisis cubre una extensión temporal de 400 años, desde el siglo XVI hasta el siglo XX. Fue seleccionada priorizando la información que brindaba sobre la posición del frente del delta en ese tiempo en particular, y teniendo en cuenta el tipo de información adicional que proveían, tal como latitud y longitud, escala gráfica del plano, localización de ciudades importantes, etc. Esto fue importante para la posterior digitalización, superposición y comparación de los avances del frente del delta para los distintos años o épocas en que fueron realizados los planos. En el Cuadro 1 se detalla la cartografía utilizada, con referencias básicas de cada una de ellas.

Origen

Autor

Período Contemplado

Cartografía Útil

 

Fuente: Academia Nacional de Historia

Los planos más antiguos de Buenos Aires

1580-1880

A. Taullard

1580-1880

No se encontró

Cartografía y relaciones históricas de ultramar

Tomo VII - Río de la Plata

Servicio Histórico Militar

Servicio Geográfico del Ejército

Siglos

XVII a XIX

16 mapas

Fuente: Archivo General de la Nación

Mapoteca

Archivo General de la Nación

-

Años

1788 a 1874

9 mapas

Fuente: Biblioteca del Congreso

Mapas y planos referentes al Virreynato del Plata

José Torre Revelio

Siglo XVIII

6 mapas

Fuente: Instituto Geográfico Militar

La Argentina

Suma de Geografía

Tomos I y II

Francisco de Aparicio

Horacio A. Difrieri

Siglo XVI

Años 1732 y 1825

6 mapas

Cartografía Jesuítica del Río de la Plata

Guillermo Furlong

Siglo XVIII

8 mapas

 

Cuadro 1: Recopilación Cartográfica de base

PROCESAMIENTO DE LA INFORMACIÓN

Del análisis de cada una de las cartas colectadas, cabe mencionar que las correspondientes al período entre los siglos XVI a XVIII presentaban un aspecto más “artístico” en su confección, de manera que su grado de precisión en la representación del frente del delta carecía de confiabilidad suficiente como para ser utilizadas en el análisis, por lo cual estos mapas fueron descartados para el estudio comparativo. Sin embargo, es importante destacar que un gran porcentaje de estos mapas cuentan con relatos de la época, donde señalan datos puntuales sobre el delta, los cuales pueden ser importantes para identificar la posición del frente del delta en ese momento de la historia.

Desde fines del siglo XVIII los mapas mostraron una representación más precisa del delta y su frente de avance (Figura 2), con lo cual se procedió a la selección de diferentes cartas lo más equidistantes posibles en el tiempo, con el fin de representar la secuencia temporal del avance del frente hasta el presente, para la posterior digitalización de los mismos. Las cartas seleccionadas fueron las correspondientes a los siguientes años: 1778, 1790, 1794, 1817, 1824, 1826, 1845, 1896, 1905, 1926, 1969, 1984 y 2000, abarcándose de esta forma un período de más de 200 años. 

 

Figura 2: Delta del Río Paraná en el año 1794 

Se procedió a la digitalización de cada una de estas cartas, dando un especial énfasis al frente, márgenes, principales tributarios y ciudades importantes, de modo de tener referencias a la hora de la superposición. Una vez digitalizadas, las cartas se superpusieron y compararon tomando como referencia principal la margen uruguaya, dado que por su naturaleza rocosa no ha sufrido modificaciones significativas a lo largo de este tiempo.  De este análisis, se concluyó que las cartas más fieles para realizar el trabajo eran las correspondientes a los años 1778, 1845, 1895, 1970 y 2000, dado que su equidistancia es de aproximadamente 65 años y que en la superposición guardaban una gran coherencia en sus trazas, puntos de referencia, etc. (Figura 3)

Una vez definida la cartografía base, se procedió a la digitalización de una línea envolvente que, conteniendo principalmente la costa uruguaya, la bonaerense, la entrerriana y el frente del delta, pudiera reflejar al posición del mismo en su respectivo momento histórico (Figura 4). Estos nuevos planos se construyeron con la finalidad de poder analizar y entender mediante la superposición y comparación, las características de la forma del frente de avance del delta, obtener tasas representativas de avance, y poder predecir y modelar su desarrollo futuro.

Luego, sobre una imagen satelital de gran resolución se superpusieron las cartas correspondientes a los años 1778, 1845 y 1895 (Figura 5), donde se pudo comprobar qué cursos de aguas activos y no activos (paleocauces) seguían con cierta precisión la traza de la envolvente en la zona comprendida entre la margen derecha del Río Paraná de las Palmas y la margen bonaerense. Esta gran coincidencia en las trazas se da siempre en esta zona, debido a que esta porción del frente es generada en su totalidad por la carga de sedimentos aportados por el Río Paraná de las Palmas. En cambio, sobre su margen izquierda los procesos formativos son compartidos entre este último y el Paraná Guazú, por lo que las trazas están mas distorsionadas y casi no es posible atribuir un cauce a la traza de la carta (Figura 6).   

Figura 3: Planos utilizados para el análisis

 

Figura 4: Superposición de las cartas

ANÁLISIS DE LA INFORMACIÓN

Del análisis de la información generada a través de la superposición y comparación de la cartografía digitalizada, se generó la descripción cuali-cuantitativa que a continuación se desarrolla.

Pueden distinguirse dos frentes, a saber, los asociados al Paraná Guazú y al Paraná de las Palmas. El primero de ellos es más amplio, debido al hecho de que el Paraná Guazú transporta aproximadamente el 75% de la carga total de sedimentos aportados por el Río Paraná.

A su vez, en el Frente del Paraná Guazú se pueden discriminar dos sub-frentes: uno al norte, enfrentando a la costa uruguaya, y otro al sur, avanzando sobre la cabecera del Río de la Plata. A partir del siglo XIX, debido a la limitación impuesta por la costa uruguaya y la corriente del Río Uruguay, el avance del sub-frente norte comenzó a frenarse. Su tasa media de avance, que era de alrededor de 50 m/año hasta fines del siglo XIX, actualmente se ha reducido prácticamente a cero.  Esto se debe al incremento de las corrientes, que impiden la sedimentación en esa zona; en cambio, estos son transportados hacia aguas debajo de la desembocadura y se depositan donde se produce la expansión del Río de la Plata y la corriente pierde capacidad de transporte, manifestándose en un notable crecimiento de bancos e islas. Por su parte, el sub-frente sur ha tenido la misma tasa media de avance que el norte durante el siglo XIX, pero esta se ha reducido a la mitad en el presente siglo, seguramente por el efecto de pantalla que ejerce el conglomerado de islas. (Figura 7) 

Figura 5: Superposición de las cartas en la imagen 

El Frente del Paraná de las Palmas vuelca la mayor parte de sus sedimentos hacia la costa argentina. Aquí también pueden distinguirse un sub-frente norte y otro sur. Las tasas promedio de avance de esos sub-frentes era de alrededor de 100 m/año durante el siglo XIX, pero el sub-frente sur ha disminuido esa tasa a la mitad durante el siglo XX, seguramente debido al aumento en la extensión del frente.

 

Figura 6: Rasgos coincidentes con las trazas

Figura 7: Trazas generales de avance del frente del Delta

 

En base a la interpretación presentada, la expectativa de avance durante el presente siglo es en el sentido de profundizar la tendencia actual: avance moderado del frente pero crecimiento importante de islas en la zona de depositación de los aportes del Paraná Guazú (hacia la izquierda de la desembocadura del Palmas), y crecimiento significativo en la zona de despositación de los aportes del Palmas (hacia la derecha de su desembocadura). A largo plazo, la tendencia será a prolongar el embudo que se desarrolla desde la confluencia del río Uruguay en el Río de la Plata.

CONCLUSIONES

El avance del Frente del Delta está determinado por el aporte continuo de sedimentos mayormente provenientes desde la alta cuenca del río Bermejo, lo cual asegura su desarrollo por siglos, y condicionado por la presencia de la costa uruguaya rocosa y la descarga del río Uruguay, que le han impuesto un límite a su desarrollo en esa dirección.

Se identificaron dos frentes principales de avance: uno en torno al Paraná Guazú y otro asociado al Paraná de las Palmas. A su vez, en cada uno de ellos se distinguieron dos sub-frentes al norte y al sur. Las tasas de avance son variables: alrededor de 0 y 25 m/año asociados al Paraná Guazú en los sub-frentes norte y sur respectivamente y de 100 y 50 m/año en los sub-frentes norte y sur del Paraná de las Palmas.

La expectativa es que se desarrolle una tendencia a prolongar el embudo que se desarrolla desde la confluencia del río Uruguay en el Río de la Plata.

RECONOCIMIENTOS

Se hace una especial mención a la colaboración prestada por el Dr. Jorge Codignotto (UBA) y su becario Rubén Medina para la identificación de las fuentes de datos cartográficos. Además, por las interesantes discusiones mantenidas en torno a este apasionante problema, que ellos vienen estudiando con paciencia y consistencia.  

REFERENCIAS 

Amsler M., 1995, Carga de lavado del Río Paraná en sus tramos medio e inferior, Origen, comportamiento anual, concentraciones y caudales sólidos

Amsler M. & Drago E., 1988, Suspended sediment at a cross section of the middle Paraná River: concentration, granulometry and influence of the main tributaries, Sediment Budgets (Proceedings of the Porto Alegre Symposium, IAHS Publicación N° 174, pp 381-396. 

Brea J., Busquets M., Spalletti P., 1999, Generación y transporte de sedimentos en la alta cuenca del Río Bermejo. Impacto en la hidrovía, delta del Paraná y Río de la Plata, Programa Estratégico de Acción para la Cuenca del Río Bermejo, Capítulo C, pp 221-238. 

Codignotto J., 1996, El Delta del Paraná y el Estuario del Río de la Plata - Isla Martín García, XIII Congreso Geológico Argentino - III Congreso de Exploración de Hidrocarburos. 

Orfeo O., 1995, Sedimentología del Río Paraná en el área de su confluencia con el Río Paraguay, Tesis doctoral. 

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar