Historia y Arqueología Marítima  HOME

INCENDIO DEL "RIO CUARTO"

Articulos aparecidos en NOTIELMA.

Dignos de Nuestra Tradición Marinera

HIZO DECLARACIONES A NOTIELMA EL COMANDANTE DEL "RIO CUARTO"

"La acción mancomunada de la dotación del "Río Cuarto", con actos de arrojo que pusieron en peligro sus vidas, fué la que salvó a este barco", afirmó a NotiELMA su comandante el capitán de ultramar Fernando Bermudez, cuando después de tener acceso el buque pudimos departir, dadas las circunstancias, brevemente con él.

Hombre de probada veteranía y capacidad profesional, habituado a afrontar las más variadas contingencias de la vida a bordo, el capitán de ultramar Fernando Bermudez lleva ya veinticinco años en ELMA, fué ascendiendo en nuestra Empresa todos los escalones jerárquicos, a partir de su egreso como oficial de la Escuela Nacional de Náutica. Estuvo también al mando de los buques "Río Segundo", "Río Quinto" y "Río Corrientes", de la flota de Empresa Líneas Marítimas Argentinas S.A. (ELMA) y, a través de diversas situaciones que debió afrontar a lo largo de su desempeño como oficial de la Marina Mercante Argentina, ha acrisolado una vasta, así como importante, experiencia profesional.

FUEGO A BORDO

Con sencillez, restándole trascendencia al episodio, el capitán de ultramar Bermudez, relató a NotiELMA, la emergencia que había afrontado la dotación del "RÍO Cuarto".

— Mientras navegábamos desde Marsella con rumbo a Barcelona muy cerca de la costa— nos dijo nuestro entrevistado —se produjo un foco de incendio en un sector de los camarotes de marinería. De inmediato se dio la orden de zafarrancho de incendio y cada cual, rápida y ordenadamente, ocupó el puesto que tenía asignado para el caso. Yo, por supuesto, coordinando las tareas pero —enfatiza el capitán de ultramar Bermudez— los realmente meritorios fueron el resto de los oficiales y tripulantes del buque a mi mando. Si no fuera por la experiencia que ellos tienen, el arrojo, valentía y amor por esta nave y la Empresa a que pertenece y pertenecemos hoy, posiblemente, no podríamos contar el cuento.

GRAVE RIESGO

Se multiplica el capitán de ultramar Bermudez para atender a miembros de su familia, camaradas y amigos que han concurrido a recibirlo y a este redactor de NotiELMA, quien cuando consiguió substraerlo de ellos pudo obtener de él nuevos detalles del episodio.

—Gomo habíamos emprendido el regreso a Buenos Aires— fué así que nos dijo el comandante del "Río Cuarto" — veníamos con carga completa, de todo tipo, así como elementos inflamables, que de tomar, uno solo de ellos, contacto con las llamas originadas, hubiera sido imposible sofocar el fuego. Hubo que actuar con presteza, decisión y coraje y mis hombres así lo hicieron.

El comandante del '"Río Cuarto" solicita a su esposa la señora Nélida Olga de Bermudez un despacho telegráfico que esta mostraba a otras personas presentes y lo exhibe al redactor de NotiELMA con orgullo, que encontramos plenamente justificado. Se trata del despacho que el vicepresidente de nuestra Empresa, capitán de navio Roberto Ruilópez, le cursara oportunamente transmitiendo las felicitaciones del H. Directorio de ELMA a la dotación del buque por su actuación en la emergencia que afrontó.

COSAS DEL HOGAR
Los esposos Bermudez tienen su hogar en Nuñez y, fácil fué suponerlo, sus corazones, así como el de su pequeña hija, Marina, de doce años de edad, están con River Plate. El comandante del "Río Cuarto", que hace más de tres meses estaba fuera de su casa, cumpliendo un período de navegación que, a veces, se prolonga por ciento cincuenta o ciento sesenta días, inquiere a miembros de sus familias sobre diversos asuntos.

   
  Paulo Barnal fué uno da los tripulantes que corrió grave riesgo al quedar atrapado por las llamas. Por acción decidida del jefe de cubierta, y otros varios compañeros de tareas, pudo salir de la difícil situación, lo mismo que otros dos tripulantes.  

Salvo los diarios despachos informativos que envía la División Relaciones Públicas de ELMA a los buques de su flota en navegación, en los cuales, lógicamente, se sintetizan las noticias, muy poco es lo que se amplía en el exterior. Así es como en el rápido ir y venir de preguntas y repuestas, no deja de hacerse referencia además de las cosas propias del hogar, aquellas que se relacionan con el deporte en general, el fútbol en particular y en esta misma forma al desenvolvimiento de la institución deportiva a que pertenece la familia. NotiELMA agradece al capitán de ultramar Bermudez el tiempo que ha dispensado a uno de sus redactores y la información que le ha proporcionado a los efectos de completar esta nota y nos dirigimos a conversar con otros miembros de la tripulación.

SIN COMENTARIOS

Reiteramos que nuestra misión en la oportunidad no fué fácil y entendemos como lógica la circunstancia, dado el momento que se vivía a bordo. El oficial Héctor Demarchi, jefe de cubierta del "Río Cuarto", se hallaba rodeado por su esposa, la señora Graciela Cristina Fernández, sus pequeñas hijas Paulina Eugenia y María Pila Demarchi, de siete y cinco años de edad, respectivamente, otros miembros de sus familias y amigos. Héctor Demarchi, que es un hombre joven, rubio, fuertemente quemado por el sol y las brisas marinas, fué sumamente parco en sus declaraciones.

Lleva diez años en Líneas Marítimas Argentinas S.A. (ELMA), que cumplió en diciembre 12 último, ya que su ingreso a ella tuvo lugar el 23-de ese mes del año 1968. Cuando le requerimos detalles de lo ocurrido y su actuación en episodio, restó toda trascendencia a ello. —Amigo— nos dijo —es nuestro trabajo. Son cosas que pasan......hasta en una casa. Apagamos el fuego y listo. A otra cosa.

El jefe de cubierta Héctor Demarchi le restó importancia al accidente, pero no sus subordinados, quienes coincidieron en que "fué el hombre que con habilidad, decisión y coraje, encaró la acción contra las llamas. Así pudo sacar a tres marineros que habían quedado bloqueados por el fuego y el humo caliente. Rompió los ojos de buey y con la cooperación del engrasador Eduardo Pombo y el foguista Hugo Flores, rescató a los tres tripulantes, uno de los cuales sufrió quemaduras de segundo grado al intentar atravesar la cortina de humo caliente que producían las llamas.

EDUARDO POMBO UN PRECURSOR DE ELMA

SERENIDAD
"Eí fuego comenzó al lado de mi camarote", nos dijo Eduardo Pombo. Creo que eran alrededor de las siete de la mañana. Algunos de mis compañeros ya estaban desayunando. Afortunadamente yo ya estaba también despierto. Nos dividen mamparas de madera, que fueron pasto de las llamas. Menos mal que advertimos de inmediato el luego y el jefe de cubierta, que estaba de guardia, adoptó con celeridad las medidas para combatirlo.

Eduardo Pombo es uno de los precursores en nuestra Empresa, a la cual ingresó hace treinta años. Está casado con la señora Margarita Steimberg, hija de austríacos, nacida en Misiones y son padres de Ana María, de 17 años, Eduardo de 14, y Carlos, un rubion de seis años, vergonzoso, pero extremadamente simpático, que no se aparta de su progenitor, mientras juega con un mecano que éste le ha traído. "Soy hijo de gallegos, nos dijo Pombo. Por eso, quizá, me gusta tanto el mar y navegar. Lo llevo en la sangre".

Mientras conversa con NotiELMA, Pombo lo hace también con los miembros de su familia. Requería a su esposa Margarita noticias sobre los estudios de Eduardo, que cursa el industrial. El muchacho, nos dijo, aspira a ingresar a la Escuela Nacional de Náutica y llegar un día a comandar un buque de nuestra flota. Mi hija Ana María, está de novia y no ha de tardar mucho en casarse. ¿El incendio a bordo? Allí imperó la serenidad y se actuó con experiencia. En hora y media sue superado el problema. Parecieron siglos. Cuando pasó todo y se hicieron los lógicos comentarios hubo coincidencia en (pie mientras combatíamos las llamas pensábamos también en salvar la fuente de trabajo que es nuestro buque. ¿El saldo? La satisfacción de haber cumplido nuestro deber".

Eduardo Pombo

BAUTISMO ACCIDENTADO
"Este viaje fué mi bautismo en este tipo de barcos", fué lo primero que nos dijo Eduardo Mendieta, aprendiz de mozo, de 22 años, robusta contextura y acostumbrado a trabajos rudos, que no desecha.

"Antes —agrega seguidamente— recorría el Paraná en barquitos, pero esto es otra cosa. No obstante haber sido un debut un tanto accidentado — añade con una sonrisa— estoy orgulloso de ser parte de la tripulación del "Río Cuarto" v de estar en ELMA, algo que soñé hasta alcanzarlo. Quiero llegar a ser mayordomo y con el tiempo v dedicación estimo que lo conseguiré.


CUMPLIÓ CON ABNEGACIÓN SU DEBER MARINERO

 


Una emergencia registrada a bordo del buque de nuestra flota "Río Cuarto", el miércoles 24 de enero último, en circunstancias en que navegaba desde Marsella rumbo a Barcelona, ha puesto de manifiesto el alto grado de profesionalismo, capacitación y adiestramiento de su dotación. En efecto, a las 7,50 del dia de referencia se inició un foco de incendio en el camarote pañolero de máquinas, que tomó rápido incremento y produjo una densa humareda. El toque de zafarrancho de incendio se hizo escuchar ni bien fue advertido el fuego, y rápida y ordenadamente oficiales y tripulantes ocuparon los puestos que tenían asignados para una ocasión como la que se registraba. Con todos los elementos disponibles para el caso las llamas fueron atacadas, a la par que se adoptaban las medidas correspondientes a los efectos de evitar su propagación.

El comandante del "Río Cuarto", capitán de ultramar Fernando Bermúdez, en tales circunstancias, apreciando que escaseaban los tubos de oxígeno utilizados para las máscaras, ordenó establecer comunicación con otra unidad de la Flota de ELMA, el "Río Salado", que navegaba a unas tres millas, para solicitarle apoyo en caso necesario.

Mientras tanto, y no obstante la intensa humareda y la alta combustibilidad de los elementos y lugares abarcados por las llamas, oficiales y tripulantes del "Río Cuarto", merced a sus denodados esfuerzos, capacidad y adiestramiento para la emergencia, fueron circunscribiendo el fuego, y así fue como a una hora diez minutos de iniciado el mismo el incendio había sido sofocado y muy poco después totalmente extinguido.

Sufrió contusiones al resbalar y caer por una escalera, y un principio de asfixia, el marinero Paulo Bernal, el que rápidamente fue asistido por la enfermera del "Río Cuarto", señorita Elvira Mudry, bajo cuyos eficientes cuidados profesionales se repuso del accidente.

ARRIESGARON SUS VIDAS
Con posterioridad al siniestro el capitán de ultramar Fernando Bermúdez cursó despacho a las autoridades superiores de ELMA informando sobre los daños ocasionados por el luego, y otro en el que destaca el comportamiento de la dotación del "Río Cuarto" en la emergencia.
"Deseo resaltar —dice el capitan de ultramar Bermúdez en este último - la actitud de toda la tripulación que colaboró en la extinción del incendio, y muy en especial al jefe de cubierta Héctor de Marchi, engrasador Eduardo Pombo, foguista Hugo Flores, aprendiz, de máquinas Luis Bergallo y aprendiz de mozo Eduardo Mendieta".
Subraya en su despacho el comandante del "Río Cuarto" que los nombrados "con riesgo de sus vidas penetraron directamente en el foco del incendio para extinguirlo".

"Solicito —expresa finalmente el capitán de ultramar Bermúdez— que conste en sus respectivos legajos personales".

FELICITACIÓN DEL DIRECTORIO

El reconocimiento de las autoridades superiores de nuestra Empresa por la valiente y eficaz actuación de la dotación del "Río Cuarto", con motivo de las circunstancias de que damos cuenta, se concretó a través de un despacho que el vicepresidente de ELMA, capitán de navio Roberto Ruilópez, cursó al comandante de la mencionada unidad de nuestra flota, capitán de ultramar Fernando Bermudez, que dice así: "Ante actitud asumida por el señor capitán y tripulación a su mando frente siniestro acaecido, hago llegar a usted y demás componentes del buque sinceras felicitaciones en nombre del Honorable Directorio y mío propio".

La Dotación

Las contingencias Innumerables e imprevisibles del quehacer marítimo exigen que quienes Integran la dotación de un buque, en cualquiera de sus niveles, se encuentren suficientemente capacitados y adiestrados profesionatmente, así como dotados de virtudes morales que son Imprescindibles para el desempeño de la esforzada tarea marinera. Nuestras tripulaciones, en muchas oportunidades, han dado acabadas muestras de ser absolutamente dignas de la tradición naval de la Nación Argentina. No hace mucho, toda la prensa del país y NotiELMA debieron ocuparse del episodio que protagonizó el buque de la Flota de ELMA, Santa Cruz II, que fue un exponente más de ello.

Otra contingencia de la vida en el mar, la circunstancia vivida en el "Rio Cuarto", pone nuevamente de manifiesto el profesionalismo, el adiestramiento y la vocación de servicio de nuestro personal embarcado.

El buque "Rio Cuarto" de Empresa Lineas Marítimas Argentinas está al mando del capitán de ultramar Fernando Bermúdez, cuya plana mayor integran el jefe de cubierta Héctor De Marchi, el primer piloto Carlos Sánchez, el jefe de máquinas Roberto Peirano, el primer maquinista Arsenio D'Angelo, el segundo maquinista Ernesto Taucher, y el |efe de radio Jorge Annarumma.

Integran la tripulación del buque como enfermera la señorita Elvira Mudry, contramaestre Mario B. Núñez, tercer maquinista Umberto Chicilino, marineros Paulo Bernal, Roque Vallejos, Ildefonso R. Barreras, Luis Hernán Tapia, Antonio Di Luciano, Ángel Suárez, Rubén Ciando, Horacio Cabuche, y Julio César Castro, carpintero José Fernández Lado, motorista Máximo García, foguista Juan GattI, mecánico de máquinas Pedro A. Vitelli, auxiliares de máquinas Armando E. Cuenca, Antonio Pugllese, Eduardo Pombo, Hugo Flores, Alberto lnsaurralde y Roberto A. Arguello, aprendiz de máquinas Luis Alberto Bergallo, electricistas Roberto Dfaz y Pedro Zanotta, mayordomo Pedro Crespo, primer cocinero Miguel Rossl, mozos Héctor Wallnsky, Antonio Bernárdez y Joel Pelteaío, aprendiz de mozo Eduardo Mendieta, camareros Gabriel Clpoili, y Carlos F. Fled, segundo cocinero Alberto De Marco y ayudante de cocina David Acuña.


Todos supieron cumplir. Y todos constituyen un motivo más para !as "Grandes alegrías de Elmin".
 

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar