Historia y Arqueologia Marítima

HOME

ANTARTIDA Indice Antártida

Los puertos del Plata en la ruta antartica durante la "etapa heroica"

Cristina Montalban - Instituto Antartico Uruguayo.

Ricardo Capdevilla - Jefe del programa Museoantar, Dirección National del Antartico, Argentina

El presente trabajo fue presentado en el IX Encuentro de Historiadores Antarticos Iberoamericanos, realizado en Lima, del 19 al 22 de setiembre del 2005, en el marco de la XVI Reunion de Administradores de Programas Antarticos Latinoamericanos.

Derroteros de la Mar del Sur - n° 13 (2005), pp. 79-94

 
Europa y la pugna por las regiones australes - La Guardia del Plata El Proyecto Colonizador "Operativo Patagonia" - Proy. Econom Particulares. -  La Real Cia Maritima El Polémico descubrimiento del Continente Antártico - Las Expediciones Pioneras - La inquietud antártica en el Plata
Los puertos Platenses como recalada de exp. Cientif. Antárticas - Las Expediciones Charcot - La visita de Amundsen/ Exp Filchner - La solidaridad Rioplatense El Observatorio de Orcadas/ Campañas anuales de relevo - Conclusion Bibliografia

 

El objetivo de este trabajo es evidenciar la importancia que los puertos de ambas orillas del Plata tuvieron en el enlace maritimo con el continente antartico. Queremos dejar en claro que este informe no implica -de ninguna manera- realizar una pugna de meritos, ni argumentar o polemizar sobre teorias o reclamos juridicos, tema que el Tratado Antartico, que rige para todos los paises signatarios, hace totalmente injustificado.

La particular situacion geografica de la Antartida, aislada por un cinturon de mares, con profundidades abismales que lo separan de America en distancias de unos 1.000Km, y hasta 3.600 con relacion a Africa, fue la causa de que durante siglos su existencia fuera mas supuesta que conocida. De manera lenta, dispersa y muchas veces fortuita, se fue delineando la cartografia tentativa de los mares australes, siendo una de las primeras informaciones sobre ella, la brindada en 1502 por Americo Vespucio.

Reporto tierras avistadas aproximadamente en 52° S, que corresponderian a las Malvinas, lo cual fue vinculado al descubrimiento del Estrecho de Magallanes, que en 1520 llevo a la teoria de que la Tierra del Fuego era parte del continente desconocido

Desde estos inicios nebulosos, hasta cubrir la extensa cronologia de intrepidos viajes de la que se conocio como "etapa heroica maritima", Montevideo y Buenos Aires,signados por su position geografica, resultaron fundamentales, y pautaron una serie de vinculos indiscutibles -en principio- con el "lejano Sur" y, en ese avance gradual, en el mismo registro historico de la Antartida.

Europa y la pugna por las regiones australes

 

Como se conoce, las regiones australes estaban incluidas dentro de las posesiones de España, de acuerdo al Tratado de Tordesillas (7 de junio de 1494), que rectificó la divisoria territorial del mundo entre esa potencia y Portugal, marcada por bula del Papa Alejandro VI. Inglaterra no reconocio dicho derecho, sosteniendo que el único valedero era el de la accion de sus navegantes.

La potencialidad de la zona en cuestion para la caza de especies maritimas, fue el motivo de la presencia -hacia 1735- de balleneros y loberos ingleses. La meta inicial de Malvinas se conjugo con el establecimiento posterior de unas veinte loberias en la costa patagonica, y la ampliacion del area de operaciones cuyo radio de accion alcanzo la Isla de los Estados, el Estrecho de Magallanes e islas aledañas.

Esta cuestion, unida a la preocupacion por la vigilancia de la ruta del Cabo de Homos, que abria las puertas del Pacifico, instrumento la organization de las escuadras que al mando del general Pizarro y del comodoro Anson plantearon en 1740 la pugna por aquellas zonas. Vencidas por el hambre, la sed y las revueltas, ambas flotillas resignaron miles de vidas en esas aguas inhospitas. Pizarro no logro impedir que las maltrechas naves del ingles llegaran al Pacifico, pero los puertos de Buenos Aires y Montevideo, en los que se refugiaron el Asia y la Esteban, de la menguada flota española, recogieron como unico beneficio, un grupo de oficiales con experiencia en navegaciones australes, que seria utilizado por las autoridades platenses en viajes posteriores con ese destino.

En 1745, uno de ellos, el alferez de navio Joaquin Olivares, tomo el mando del navio San Antonio en procura de la instalacion de una mision Jesuitica en las costas patagonicas. Si bien el proyecto se reconocio como impracticable, por no encontrar lugar adecuado para el establecimiento ni haber indigenas para poblarlo, resulto importante por el reconocimiento de la costa, que permitio a los españoles levantar cartas nauticas de la zona. En el mismo sentido, se debe hacer constar las dos expediciones sucesivas al mando de otro de estos destacados marinos, el teniente de fragata Manuel Pando. Realizadas a bordo del bergantin San Francisco de Paula -en octubre de 1766 y diciembre de 1768- van a encarar nuevamente la colonizacion de la costa patagonica mediante la catequizacion de los indios. En esta oportunidad se sumo a los objetivos de la mision la localizacion de posibles establecimientos extranjeros. Es de hacer notar que Francia tambien habia advertido las ventajas de instalarse en las tierras australes. Dicha instalacion abarcaria varios fines, bastante disimiles, pero complementarios en la politica maritima de las potencias europeas: estrategicamente representaria una base de escala propia en la navegacion hacia las Indias, economica-mente proveeria de aceite de lobos y ballenas, anadiendo a esto los recursos de la pesca del bacalao y los bosques.

A cargo de hacer realidad ese objetivo zarpo, desde Saint Malo, Louis de Bouganville, recalando en Montevideo a fin de componer su fragata -L'Aigle- y aguardar a la corbeta L 'Sphinx. El gobernador Joaquin de Viana, de acuerdo a la alianza entre ambos reinos, presto toda la colaboracion a la expedicion, aunque sospechando las intenciones que los franceses se guardaron de manifestar. El 16 de enero de 1764 las naves zarparon rumbo a Malvinas, y el 5 de abril, terminada la construction del fuerte, se llevo a cabo la ceremonia de posesion de las islas.

España, por su parte, considero que si permitia la ocupacion a los franceses, podria facilitar el contrabando con las costas de Chile y Peru; y, peor aun, no podria impedir que lo hicieran tambien los ingleses. Un arreglo diplomatico, en que se reconocia el derecho de posesion español de las Malvinas, llevo a que se entregara Port Louis.

Desde Montevideo zarpo Bouganville  - el 15 de febrero de 1767 - con el fin de cumplir las ordenes de entregar el citado establecimiento, previo pasaje por la capital del virreinato "con el fin de auxiliar con sus luces las pocas o ningunas que teniamos de aquel pais", y de recibir de los jueces y oficiales reales lo que restaba de una indemnizacion pactada por la entrega. Pero habia otro establecimiento en Malvinas que preocupaba a la corona española. En diciembre de 1766, sin delatar el punto geografico de su base, el comodoro McBride habia intimado -sin resultado- a los Franceses la evacuacion de Port Louis.

Consciente España sobre el peligro que esto implicaba para su soberania, implememo sucesivas expediciones de reconocimiento. Entre ellas destacan:

-   la encomendada al capitan de fragata Domingo Perler, a bordo del chambequin Andaluz, con salida desde Montevideo el 23 de diciembre de 1768,

-   el viaje del teniente de navio Francisco Gil y Lemos, zarpando de Buenos Aires en diciembre de 1768 en la fragata Santa Rosa, y

-   desde el mismo punto, e! 6 de enero de 1770, la partida del piloto Jose Goicoechea hacia Deseado, donde debia aguardar el arribo de las fragatas Santa Catalina, a cargo del capitan de fragata Fernando Ruibalcaba, y el chambequin Andaluz, comandado por el ya mencionado Perler. Esta ultima expedicion confirmo las presunciones espanñlas, ya no existian dudas acerca del enclave ingles de Puerto Egmont, que desde el 8 de enero de 1765 se habia establecido en la parte oeste del archipielago de Malvinas, mirando estrategicamente hacia la costa oriental patagonica y Estrecho de Magallanes.

La guardia del Plata

 

La corona española delego la responsabilidad de la custodia y preservacion de la region sureña en ambas ciudades del Plata. La tarea resulto dificil por varios factores: la vulnerabilidad que implicaban la distancia, la inclemencia y la soledad de esas tierras inhospitas, y la calidad de los intereses -tanto economicos como politicos-que alli se conjugaban.

En la Peninsula se generaron una serie de medidas, la primera de las cuales se patentizo el 8 de mayo de 1770, cuando el gobernador de Buenos Aires ordeno la organization de una expedicion al mando del general de la Armada Juan Ignacio de Madariaga. La fuerza, compuesta por las fragatas Industrie, Santa Barbara, Santa Catalina y Santa Rosa y el chambequin Andaluz, zarpo de Montevideo el 11 de mayo con ordenes de forzar la evacuacion de Port Egmont. Tal mision se llevo a cabo exitosamente, con la capitulacion lograda el 10 de junio. El alerta permanente por la amenaza en sus colonias de America Ilevó a la corona hispanica a dictar disposiciones fundamentales:

 

-   el 8 de agosto de 1776 se creo el Virreinato del Rio de la Plata, con Buenos Aires por capital,

-   otra real cedula fechada el siguiente dia designaba a Montevideo como Apostadero del Atlantico Sur, con la responsabilidad de la defensa de la soberania de la corona española en la region, y custodia de las bajas latitudes atlanticas.

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar