Historia y Arqueologia Marítima  

HOME

ANTARTIDA Indice Antártida

EL MAR DE WEDDELL Y SU PENETRACIÓN

 

Por  Adolfo E. Quevedo Paiva - Argentina

1. INTRODUCCIÓN

La cuenca oceánica pertinente y el saco, costa o borde austral del mar de Weddell, fue la última área antártica que se penetró. Inclusive, se arribó primero al mismísimo Polo Sur Geográfico, que fue una empresa colosal titánica, en el inicio de la segunda década del siglo XX.

Si bien podrían señalarse otros factores, el principal impedimento fueron los duros y compactos hielos –con témpanos varados aprisionados-, la incertidumbre sobre las características glaciológicas de la desconocida costa sur, la inaccesibilidad secular, como así las frágiles embarcaciones y escaso poder motriz de embestida disponible.

Antes de abocarnos a la crónica, debemos precisar, que quien le bautizó como mar de Weddell –en homenaje a su descubridor- fue el historiador antártico alemán Doctor Karl Ficker, en el año 1900 y, desde entonces así quedó toponímicamente conocido. Se consideran, como coordenadas de la boca de este mar: 72° S - 45° W. Vale aclarar, que a la nómina que trataremos, no serían extraños precursores, loberos y foqueros desconocidos devastadores, cuyas proas singlaron este mar o su boca en busca de lugares de captura, que mantuvieron en secreto para evitar el conocimiento de sus competidores.

También cabe agregar a buques balleneros anónimos, que realizaban cacerías furtivas depredadoras y se alejaban rápidamente del área, cuando se aproximaban otras embarcaciones, Llamémosle “legales”, lo cual no resultaba raro comprobar visualmente “in situ” en navegaciones de los años 50.

2. APROXIMACIÓN

2.1. El Teniente de la Marina Real inglesa Edward Bransfield, embarcado en la brick barca “Williams”, de 216 toneladas –navío mercante afectado al intercambio comercial entre Buenos Aires y Montevideo con Valparaíso y, que había reportado un avistaje de tierras antárticas-, con su propietario Williams Smith, es enviado por el Jefe de la Estación Naval Inglesa de la costa Oeste de Sudamérica Capitán de Navío William Henry Shirreff –a bordo del HMS “Andromache” anclado en Valparaíso- con la misión de constatar el reporte. Así Bransfield, asume el comando del buque que se arrienda y se transforma en HMS “Williams”, mientras Smith permanece de Piloto, zarpando de Valparaíso en enero de 1820 y, navegando entre los hielos, confirma la existencia de tierras, en el mes siguiente en inmediaciones del golfo Erebus y Terror, hasta los 64° 50’ S, donde el espesor de la masa helada le impide continuar.

Bransfield, había nacido hacia 1795 (quizás en Irlanda) y cuando retornó a Inglaterra abandonó la Marina, falleciendo en 1852. 2.2. Las instancias del Ministro de Marina, el Emperador Alejandro I Pavlovich, Zar de todas las Rusias, resolvió el envío de una flotilla a las aguas australes, con finalidades exploratorias y científicas, al mando del Capitán de Navío Fabbian Gottlieb von Bellingshausen con la corbeta Vostok” (Oriente, en ruso) de 600 toneladas, dotada de 28 cañones, tripulada por 116 hombres, bajo el comando del Teniente Iván Zavodovski y, la fragata “Mirny’ (Pacífica, en su lengua) –ya antigua transformada en transporte, de 70 toneladas con 72 tripulantes, a órdenes del Teniente Mikkail Petrovich Lazarev.

Estos navíos, en su largo periplo antártico se han aventurado en este mar cubierto de hielos, en enero de 1820, hasta los 69° 21’ S - 2° 14’ W. Bellingshausen, conocido también sin el von, como Thaddeus Thaddevich o Faddei Faddeievitch, era un marino imperial de origen germano nacido en Estonia en 1778, que estudió en la Academia Naval de Kronstadt donde egresó a los 18 años, habiendo tomado parte entre 1803/06, del primer viaje ruso alrededor del mundo, bajo el comando del Almirante Krousenchtern, “el padre de la marina rusa”. Entre 1819/21, durante dos veranos, circunvaló la Antártida haciendo importantes descubrimientos. Con el grado de Almirante, falleció en 1852, afectado de peste; habiéndose caracterizado por su capacidad profesional carente de toda ambición.

2.3. El cazador de focas y aventurero estadounidense Benjamín Morrell, con el “Wasp”, dice haber llegado entre diciembre de 1822 y enero de 1823, hasta los 70° 14’ S – 40° 03’ W, pero diversas contradicciones en su narración del viaje y sus anuncios de tierras inexistentes, hacen dudar de su afirmación.

Morrell, había nacido en Nueva York en 1795; debutó cazando focas en las islas Shetland del Sur, como primer oficial del “Wasp” a órdenes de Robert Johnson en una excursión de 1821/22. Era exagerado y con tendencia al fraude; murió afectado de fiebre en Mozambique en 1839.

3. LA PENETRACIÓN

Le correspondió al capitán foquero inglés James Weddell, con la brickbarca “Jane” , de 160 toneladas y 22 tripulantes a su mando y, el cúter “Beaufoy” a órdenes de Mathew Brisbane, de 65 toneladas con 13 hombres; navegando en busca de focas y también inquietos de explorar, con un tiempo excepcionalmente cálido y un mar libre de hielos, en su ruta hacia el sur arriban a los 74° 15’ S - 34° 16’ 45’’ W, el 20 de febrero de 1823, superando holgadamente a sus predecesores.

Weddell lo bautiza corno mar del Rey Jorge IV, festejando el acontecimiento con salvas de cañones y concediendo a todos los hombres una doble ración de ron (al que era afecto), mientras sopla una suave brisa que acerca 4 témpanos. Escasos de provisiones y ante la proximidad del invierno, Weddell dispone emprender el regreso -sin haber avistado la barrera de hielos-, aventurándose a afirmar: “...navegué... hasta la latitud de 74° 15’ y hallé un mar despejado y navegable”. “...No debe haber más tierra hacia el sur, tal vez el mar polar antártico tenga menos hielo de lo imaginado y se puede anticipar un amplio campo de descubrimientos hasta el Polo Sur mismo. “... El viento soplaba fresco desde el sur dificultando cumplir nuestro mayor deseo: seguir avanzando más en esa dirección”

James Weddel, había nacido en un hogar modesto en 1787, e ingresó a la Marina Real, que abandonó prontamente para a la Marina Mercante a los 20 años. Después, durante la guerra contra Napoleón se alistó en la Armada Real y posteriormente otra vez se reintegró a la Marina Mercante, donde logró persuadir a un constructor de buques (James Strachan) que le facilitara el “Jane” para cazar focas en las Shetland del Sur, pues en su paso por la Armada había estudiado la cartografía antártica. De su debut en 1819/21, no resultó rentable la poca cacería lograda, pero reportó la posibilidad de sobrevivientes en 1820, del naufragio el año anterior del “San Telmo”, en la isla Livingston.

En 1821/22, volvió por focas con su buque a las Shetland del Sur, en compañía del “Beaufoy” ahora comandado por Michael McLeod.

Al regreso de su triunfal viaje de 1823, con su flotilla inverna en las islas Malvinas con la intención de volver en octubre a las Shetland. Cuando lo intenta, un fuerte temporal se lo impide y no pueden aproximarse por la banquisa a las islas, así que decide ir a Inglaterra donde arriba en julio de 1824. Luego de otros viajes a las Azores en 1829 y a Tasmania en 1830/32, muere en un barrio pobre de Londres el 9 de setiembre de 1834, enfermo, paupérrimo y lleno de infortunios.

Brisbane, a su vez, se separa de Weddell y permanece en las Malvinas, desempeñándose como mayordomo de Emilio Vernet (hermano de Luis) y, Piloto de Barcos de la Colonia, cuyo Comandante Político y Militar, era Luis Vernet. Desde allí volvió otra vez a la Antártida a cazar focas, al mando del “Beaufoy”(1824/26) y con el “Prince of Saxe-Coburg” (1826/27).

Posteriormente, estuvo en las Georgias del Sur con el “Hope”(1828/29). Otra vez en Malvinas siguió como Piloto Práctico, presenció la usurpación inglesa con la fragata Clío en enero de 1833; y el 26 de agosto de ese año, fue asesinado con otros 4 pobladores de las islas, por los 7 sublevados que se amotinaron a órdenes del gaucho entrerriano Antonio Rivero, en Puerto Soledad (Puerto Luis).

4. OTRAS NAVEGACIONES Y EXPLORACIONES

4.1. El rey Luis Felipe, ante la presencia de las otras naciones, desea extender la influencia de Francia en los mares australes y, sabiendo que el inglés Weddell ha logrado la latitud 74°15’ S, su país debe ir al sur “tan lejos como el hielo lo permita”. Para ello, elige a un destacado marino, el Capitán de Navío Jules Sébastien César Dumont d’ Urville, quien asumirá la misión con la corbeta “Astrolabe” de 380 toneladas, con 70 hombres, bajo su directo comando y, la corbeta “Zélée”, con 81 hombres a órdenes del Capitán de Corbeta Charles Héctor Jacquinot.

El viaje no fue fácil, se les adelantó un invierno muy duro, con mucho frío y el hielo de mar era un muro infranqueable. En marzo de 1838, alcanzan los 63° 27’ S — 33° 11’ W, donde los hielos se oponen atrapando los buques durante 5 días; con un número creciente de enfermos, bajísimas temperaturas y un mar inabordable, no pueden continuar y d’Urville, sufriendo de gota y migraña, deprimido por tantas dificultades escribe:

“Ningún aspecto en el mundo puede ser más triste, más repugnante que estas comarcas desoladas”.

Dumont d’Urville, nació en Condé -sur-Noireau, Calvados (Normandía) el 23 de marzo de 1790; ingresó a la Marina a los 18 años, siendo primero de su promoción, destacándose por su interés profesional, el estudio de diferentes ciencias y el dominio de 7 idiomas extranjeros, entre ellos el español. Se desempeñó como Comandante de la Expedición Naval Francesa a la Antártida de 1837/40, y su expedición duró 3 años y 2 meses, designando y descubriendo importantes lugares geográficos.

Al retornar a Francia, se le asciende a Contraalmirante y la Sociedad de Geografía, le distinguió con la medalla de oro.

El 8 de mayo de 1842, próximo a cumplir 52 años, encuentra la muerte en Meudon –cerca de Versalles-, con su esposa e hijos, en un accidente del tren en que viajaba.

4.2. Al comando de la Expedición Naval Británica, el Capitán de Fragata James Clark Ross, con el transporte de guerra HMS “Erebus” de 370 toneladas a su mando directo y el buque transporte HMS “Terror de 340 toneladas, con 64 hombres cada uno, al mando del Capitán de Fragata Francis Rawdon Moira Crozier, conduciendo un grupo de científicos, intentan penetrar el mar de Weddell y, el 5 de marzo de 1843 alcanzan los 71° 30’ S - 14° 51’ W, sin poder franquear la banquisa densa e impenetrable que les rodeaba.

Ross, había nacido en el 1800 en Londres e ingresó a la edad de 12 años en la Marina Real, habiendo cosechado gran experiencia navegando entre los hielos del Ártico (entre 1818/27 y 1829/33), donde intentó arribar al Polo Norte en 1827, que no alcanzó, pero si en cambio con su tío Sir John Ross, localizó el 31 de mayo de 1831 el Polo Norte Magnético, sobre la isla de Boothia.

Cuando se le designa para conducir la expedición antártica, era un destacado experto en magnetismo terrestre y fue quien eligió a Crozier, compañero de promoción y fiel amigo, quien nació en 1796 y bajo las órdenes del Capitán Edward Parry, tenía acumulado 3 expediciones al Ártico.

Bajo Ross, la expedición británica, exploró la Antártida entre 1839 y 1843 en un viaje de circunnavegación que duró 4 años y 5 meses haciendo importantes descubrimientos, entre ellos la gran Barrera de Hielos que hoy lleva su nombre y que llamó Victoria, lo mismo el mar que actualmente le honra, la cadena del Almirantazgo y los volcanes Erebus y Terror, habiendo cruzado el Círculo Polar Antártico en tres oportunidades, habiéndose aventurado por entonces más al sur que ningún otro. Ross, fue ennoblecido como Sir a su arribo; en 1856 le ascendieron a Contraalmirante; y en Aylesbury donde escribió sus reportes científicos en 1848, fallece en 1862.

A su vez Crozier comandando el “Terror”, en 1845 integra la expedición de Sir John Franklin, en la búsqueda del Pasaje del Noroeste, en el Ártico. Allí el navío es aprisionado por los hielos en 1846 y, en 1848, abandonados a su suerte todos los tripulantes del buque encontrarán la muerte en el mar glacial.

4.3. El noruego Carl Anton Larsen, con el ballenero “Jason”, participando con otras dos naves de una cacería en la boca de este mar, alcanza los 68° 10’ S - 59° 40’ W, el 6 de diciembre de 1893, debiendo retroceder ante la dureza de los hielos. Larsen, nació en 1860; abandonó sus estudios a los 14 años y se unió a su padre viejo lobo del mar, con quien se inicia como navegante; sus contactos marineros le permite aprender español e inglés. En 1885, comanda una ballenera en el Ártico; entre 1892/94, surca por primera vez los mares antárticos al mando del “Jason”. Luego del hundimiento del “Antarctic” (12 Feb 1903) –que capitaneara en la Expedición Sueca al Polo Sur, dirigida por el Doctor Nordenskjóld, estando en Buenos Aires se le designa Cónsul General de Noruega e interesado en el negocio ballenero, con capitales argentinos forma la Compañía Argentina de Pesca S.A. el 29 de febrero de 1904, establecida en Grytviken (islas San Pedro o Georgias del Sur) el 16 Nov 1904, y allí queda como Gerente y a cargo de las observaciones meteorológicas, acompañado por su familia.

Posteriormente, tiene a su mando el “Undine” en 1908, para la búsqueda de apostaderos a usar por los arponeros en las Georgias y Sandwich del Sur. En 1911, llevó renos a las islas San Pedro o Georgias del Sur, con la finalidad de obtener carne fresca y leche. Hizo el relevo de las Orcadas, al mando del “Undine” en 1912. En 1923/24, reaparece finalizada la Guerra Mundial comandando una expedición ballenera noruega con el “Sir James Clark Ross” y dos buques arponeros, en el mar de Ross, adonde vuelve con la misma flotilla en 1924/25, aquí enferma y muere en su ley el 8 de diciembre de 1924, siendo su cuerpo arrojado al mar, tenía 64 años.

4.4. La Expedición Sueca al Polo Sur, dirigida por el Profesor Doctor Nils Otto Gustav Nordenskjold, con el “Antarctic”, comandado por el Capitán ballenero noruego Carl Anton Larsen, intentan penetrar el mar pero los hielos se lo impiden en febrero de 1902, a los 66° 10’ S, retornando al norte ante condiciones meteorológicas adversas y tener consumidos víveres y combustibles en exceso.

Posteriormente, sobre el mar congelado el Doctor Nordenskjold (geología), en compañía del Alférez de Navío argentino José María Sobral (meteorología y astronomía) y el marinero noruego Ole Jonassen, con dos trineos (uno tirado por 5 perros groenlandeses con 200 Kg de carga y, el otro por los hombres -Nordenskjold y Sobral, alternativamente-, con 80 Kg de carga), desde la isla Cerro Nevado, arriban frente a costa del rey Oscar II, al nunatak Borchgrevink (66° 02’ S - 66° 28’ W, bautizado así por Nordenskjold), el 18 de octubre de 1902, cubriendo entre ida y vuelta 611 Km en 33 días, transitando un terreno agrietado, acompañados de mal tiempo y escasos de comida para los perros. Fue la primera vez, que el hombre puso pie en la costa oriental de la Península Antártica. (Por el esfuerzo, Sobra!, bajó su peso en 7 1/2 Kg). Respecto al Weddell, Sobral, en su libro “Dos años entre los hielos.1901/03”, escrito en 1904, dice: “...es un espléndido campo para una expedición de varios años. Creo que antes de los 800 de latitud, se encontrará tierra en esos meridianos...”. “El buque para esa expedición, debe ser especialmente construido, no puede ser un buque cualquiera...”.

Nordenskjold, nació en el sur de Suecia en 1869. Era Doctor en Geología y con él había 7 científicos, de diferentes disciplinas que invernaron en la Antártida, parte prevista y parte imprevistamente entre 1901/03. El anciano ballenero “Antarctic”, buque de la expedición, aprisionado por los hielos naufraga, cuando iba a recuperar al grupo inicial de invernada, en febrero de 1903 y toda su Expedición, debe ser socorrida y rescatada por la corbeta argentina “Uruguay” en noviembre de ese año.

Los resultados científicos, al publicarse, fueron los más importantes por entonces. Al regresar a Suecia, en 1905, Nordenskjold fue nombrado titular de la cátedra de Geografía en la Universidad de Gotemburgo, que ejerció hasta su muerte en 1928, ciudad donde tronchó su vida un accidente de tránsito, el día 2 de junio de ese año, a los 59 años de edad.

4.5. El médico escocés, oceanógrafo y geólogo vocacional, Doctor William Speirs Bruce, con el “Scotia”, comandado por Thomas Robertson, cuya tripulación de 32 hombres es compartida por 7 científicos, avistó el 3 de marzo de 1904, tierra en el ángulo nordeste de la costa del mar de Weddell a los 74° 1’ S - 32° W, que navega a lo largo de 150 millas y denomina a su descubrimiento Tierra de Coats, desde donde regresa, ante el peligro de naufragar entre los duros hielos que le van cercando. Esta expedición, casi iguala después de 70 años la latitud lograda por Weddell.

Bruce, participó de viajes en el Ártico y de una expedición ballenera antártica británica, a bordo del “Balaena” en 1892/93, donde realizó algunos estudios como naturalista en la isla Joinville y al norte de la península de Trinidad. Seguidamente, se desempeñó como Director del Laboratorio de Zoología Marítima, de Edimburgo.

El objetivo de la “Expedición Antártica Nacional Escocesa”, que dirigiera, era realizar investigaciones hidrográficas en el mar de Weddell, durante el verano de los años 1903 y 1904, y estudiar en general las islas Orcadas, donde inverna –la mayoría a bordo y unos pocos en tierra-, en la isla Laurie, frente a la bahía Scotia, denominada así por su buque, la pequeña casa de piedra y una casilla de madera construida se constituyen en Observatorio magnético, meteorológico, laboratorio y eventual vivienda, que de regreso a Buenos Aires, será ofrecido por Bruce y adquirido por la República Argentina, el 2 de enero de 1904.

De regreso al terruño natal, con su propio dinero, Bruce, organizó el Laboratorio Oceanográfico Escocés, en 1907. Posteriormente, al año siguiente procuró fondos que no logró para una expedición científica transantártica. En 1921, fallece a los 54 años, víctima de una larga y penosa enfermedad; siguiendo su voluntad, sus cenizas fueron traídas y arrojadas en las aguas antárticas.

4.6. La expedición científica alemana bajo el mando del Teniente Primero del Ejército de Baviera y Doctor especializado en Geografía y Topografía Wilhelm Filchner, con el “Deutschland” y 32 tripulantes capitaneados por Richard Vashel, el 31 de enero de 1912, alcanzó los 77° 45’ S - 34° 34’ W, donde desembarcan sobre un témpano pegado a la barrera de hielo, el cual se desprende sorpresivamente, obligando a reembarcar y alejarse de la zona el 18 de febrero, cuando tenían construida una cabaña de madera de 17 m de largo por 9 m de ancho.

Aunque los objetivos científicos de instalar un campamento base, manteniéndolo en actividad por lo menos durante un año, para trabajos geológicos, astronómicos, magnéticos, meteorológicos y biológicos a realizar, que serviría además para su empleo como punto de partida de exploraciones en trineo hacia el interior de la Antártida, no pudo concretarse, si se realizaron investigaciones valiosas.

Los sinsabores posteriores que vivirán los expedicionarios, cuando la nave derivó en el pack durante 9 meses y falleciera por enfermedad crónica Vashel, recibirán como recompensa haber llegado más al sur que ningún otro. Además, en un día excepcionalmente diáfano, pudieron contemplar desde el buque a gran distancia, dos manchones de roca que sobresalían de la calota de hielo, los Nunataks que Filchner denominó Bertrab y Moltke, en homenaje a dos prestigiosos Generales alemanes.

Filchner, nació en Zurich en 1877; estudió en la Academia Militar prusiana y era un científico de sentimientos antinazis, participando durante la Segunda Guerra Mundial en la India. La Universidad de Kónigsberg, en razón de sus conocimientos técnicocientíficos, le otorgó en 1908, el Doctorado Honorario de Filosofía.

Conoció y trató –de algunos fue amigo- a los más importantes exploradores polares, como Shackleton, Scott, Nordenskjold, Larsen y Amundsen. En la Antártida, descubrió y denominó entre otros la costa Luitpold (costa Confín), la bahía duque Ernesto y la barrera de hielos, que bautizó de Weddell y que hoy lleva su nombre. Gozó de reputación y prestigio como explorador, ambicionaba cruzar la Antártida uniendo los mares de Weddell y de Ross –en trineos tirados por perros groenlandeses y ponies manchurianos- para verificar si ambos estaban separados por un puente de tierra o por un canal helado.

Falleció modestamente en Zurich, el 7 de mayo de 1957, a la edad de 80 años.

4.7. El 20 de enero de 1915, el Teniente inglés Ernest Henry Shackleton, con el “Endurance” y 26 tripulantes a órdenes del Capitán Frank Arthur Worsley, arriba a los 69° 59’ S - 17° 31’ W, donde los hielos detienen al buque y derivándolo hacia el sur llega el 21 de febrero a los 76° 58’ S - 31° 30’ W. El posterior naufragio del buque y una larga odisea –donde demostró Shackleton excepcionales calidades y condiciones de mando, permitieron la supervivencia de todos los expedicionarios- culminó después de 20 largos meses hasta su rescate el 30 de agosto de 1916, por el navío chileno “Yelcho”.

Shackleton, nació en Kilkea, Condado de Kildare, Irlanda (entonces colonia inglesa), el 15 de febrero de 1874, fue un marino vocacional enrolado en la marina mercante a los 16 años, participó también en operaciones de guerra inglesas contra los Boer, donde es Subteniente en Comisión de la Real Reserva Naval, y en 1904 el Almirantazgo le asciende a Teniente, con cuyo grado interviene en la campaña del norte de Rusia, en 1917. Integró la expedición de Scott a la Antártida en 1901/02; dirigió la Expedición Antártica Británica en 1907/09; comandó la Expedición Imperial Transantártica de 1914/16; y encabezó la Expedición Antártica Británica Shackleton-Rowett, en 1921/22. El reino lo ennobleció con el título de Sir, en 1909.

Sus hombres lo respetaban por su carisma y virtudes, era un explorador polar de leyenda, por su prudente liderazgo. Estaba al frente de su última expedición antártica con el “Quest”, persiguiendo el propósito de cartografiar 3.200 Km de costas; encontrándose en las islas San Pedro o Georgias del Sur, una grave crisis cardíaca le provoca su muerte. Sus restos, por decisión de su esposa, yacen allí cerca de las aguas y tierras que tanto amó, en el cementerio de los balleneros en Grytviken, en una modesta y solitaria tumba recubierta de piedras donde se le inhumó dos meses después; estaba presidida por una gran cruz y, una placa con una sencilla inscripción decía “ Sir Ernest Shackleton, explorador. Muerto aquí, el 5 de enero de 1922. Erigida por sus camaradas”. Iba a cumplir 48 años de edad. (Hoy, ya no está la cruz, ha sido reemplazada por una gran piedra vertical –quizás porque era masón- con un sol en la parte superior, conteniendo inscripto su nombre y fecha de nacimiento y fallecimiento).

4.8. A la muerte de Shackleton, John Robert Francis (Frank) Wild, capitán del “Quest”, decide continuar con la Expedición de su jefe, y en marzo de 1922, arriban a los 69° 17’ S - 17° 09’ W, desde donde retornan por tener problemas mecánicos el buque y estar escaseando los víveres. Wild, nació en Yorkshire en 1874, habiéndose enrolado a los 16 años en la Marina Real. En 1901/04, como simple marinero integró la expedición de Scott. Shackleton lo llevó en el “Nimrod” entre 1907/09, participando entonces con otros dos compañeros en una marcha con trineos, que descubrió el glaciar Beardmore y llegó a 180 Km del Polo Sur. Volvió a la Antártida con Mawson en 1911/14, donde comanda una patrulla que exploró 500 Km de costa. Se embarcó nuevamente con Shackleton en el “Endurance” donde fue su brazo derecho entre 1914/16. Junto con Shackleton, sirvió en 1917 contra los rusos del norte y llamado por su viejo amigo “Shack” fue capitán del “Quest”, donde le sucede su última expedición.

Afecto a la bebida, se contenía ante “Shack”, pero al final de su vida, deprimido, se convirtió en alcohólico, falleciendo en 1930.

4.9. Por un acuerdo de los Jefes de Base inglesa Stonington, el Mayor Kenelm Somerset Pierce Butler y, de la norteamericana del Este, Capitán de Fragata Finn Ronne, el 9 de octubre de 1947, parte desde la Base británica, una Patrulla inglesa-norteamericana, a órdenes del Mayor Butler, con Douglas Mason (ambos del Reino Unido) y Arthur Owen y Walter Smith (los dos de EE.UU.), con 23 perros tirando 3 trineos y apoyo aéreo de la Expedición Antártica de Investigación Ronne, que cruza la Península Antártica hasta cabo Keeler (68° 51’ S - 63° 13’ W) y, desde allí siguiendo al sur recostándose sobre la costa oriental de la Península, llega a las inmediaciones de la ensenada Gardner (74° 58’ S - 62° 52’ W), regresando el 22 de enero de 1948.

4.10. La Expedición Antártica Noruega-Británica-Sueca, en febrero de 1950, al mando del Capitán noruego John Schelderup Giaever, con el “Norsel” comandado por Guttorm Jacobsen, avanza hasta los 71° 03’ S - 10° 55’ W, y desembarca en el cabo Norvegia, en la costa Princesa Martha, instalando la Base Maudheim.

4.11. La Armada Argentina –en su primer intento- con el transporte ARA “Bahía Aguirre”, comandado por el Capitán de Fragata Luis Tristán de Villalobos, llegó el 1° de enero de 1954, a los 64° 55’ S - 50° 10’ W, donde el hielo le hizo regresar hacia el norte.

5. SOBREVUELOS EXPLORATORIOS

5.1. El australiano Sir George Hubert Wilkins, quien el 20 de diciembre de 1928, con el monomotor monoplano Lockheed Vega “San Francisco” –conformado con ruedaspiloteado por Carl Ben Eielson, desde la isla Decepción, sobrevoló la costa este de la Península Antártica, hasta los 71° 20’ S - 64° 15’ W y regreso hasta el punto de partida, habiendo consumido la mitad del combustible en 10 horas de vuelo. Con gran claridad, pudieron observar muy lejos hacia el Este, aguas libres de hielo en el mar de Weddell y algunos témpanos tabulares.

Wilkins, nació en 1888 en Mount Brian, fue fotógrafo, aventurero, explorador y después aviador (1910), estuvo en el Ártico en 1913/17 y 1923/25. Debutó en las Shetland del Sur, en 1920. Shackleton lo llevó como ornitólogo en el “Quest” (1921/22); lideró la Expedición Antártica Wilkins-Hearst (1928/29), donde realizó con Eielson el primer vuelo de la historia antártica el 16 de noviembre de 1928. La Corona Inglesa lo hizo Sir; y como tal volvió al frente de una Expedición Británica en1929130; en 1933/34 y1938/39 acompañó a Lincoln Ellsworth en la Expedición de Estados Unidos.

En 1931, adquirió un submarino para emergerlo en el Polo Norte, pero fracasó a menos de 300 Km de la meta. Falleció de un ataque cardíaco a los 70 años y por los servicios prestados a las Fuerzas Armadas estadounidenses, para cumplir su voluntad, el submarino Skate viajó y emergió en el Polo Norte el 17 de marzo de 1959, donde se dispersaron sus cenizas.

5.2. Un avión monoplano monomotor Northrop Gamma, bautizado “Polar Star”, del millonario norteamericano Lincoln Ellsworth, piloteado por el canadiense Herbert Hollick- Kenyon, el 23 de noviembre de 1935, sobrevoló desde la isla Dundee al mar de Ross en proximidades de la Base estadounidense Little America (adonde llegó en etapas), internándose en el Weddell hasta los 69° de latitud sur próximo a la Península Antártica.

Ellsworth, nació en Chicago el 12 de mayo de 1880, era hijo de millonarios, fue topógrafo, piloto de avión e ingeniero. En 1926, su padre financió el vuelo sobre el Polo Norte de Amundsen-Nóbile, en el dirigible “Norge” a quienes acompaña el hijo que sobrevuelan por primera vez justo el día que cumplía 46 años. En 1931, participa del viaje polar sobre el Ártico, en el dirigible “Graf Zeppelin”.

Entre 1933/39 patrocinó y acompañó a Wilkins, realizando a su cargo en ese lapso expediciones antárticas norteamericanas con el “Wyatt Earp”. Falleció a los 71 años de edad en 1951, teniendo efectuado por entonces los más importantes vuelos antárticos.

5.3. El Capitán de Fragata de los EE UU Richard Blackburn Black, Jefe de la Base Este con un avión biplano Curtis-Wright “Cóndor”, entre el 21 de setiembre y 30 de diciembre de 1940, realizó 3 vuelos alcanzando los 69° S, 69° 20’ S y 74° 42’ S respectivamente, con la siguiente tripulación (excepto que en el último no participó el Capitán de Corbeta Finn Ronne), Capitán de Fragata Black, Ashley C. Snow (piloto) Earl B. Pierce (copiloto), Arthur J. Carroll (fotógrafo), Capitán de Corbeta Ronne y J. Glenn Dyer (topógrafo).

5.4. El Capitán de Navío Finn Ronne, de los EE UU, que el 12 de diciembre de 1947, con un avión bimotor Beechcraft C-45, piloteado por el Capitán de la Fuerza Aérea norteamericana James W. Lassiter, acompañado por William R. Latady como navegador y fotógrafo, sobrevoló desde bahía Margarita hasta el Weddell, recorriendo la ahora llamada costa Lassiter hasta cabo Adams y, desde allí hasta los 77° 25’ S – 4° W en proximidades de bahía Austral (la llamaron Gould), es decir toda la hoy Barrer de Hielos Ronne. Internados a corta distancia de la orilla sobre las aguas del mar de Weddell, hasta los 78° 20’ S - 41° W con cielo cubierto, siguieron con muy poca visibilidad hacia el sudoeste hasta los 79° S - 43° 45’ W y, sin observar montañas ni afloramientos, retornan hacia el noroeste, después de volar 12 hrs. 45 min.

Ronne, nació en Noruega en 1906, llevado por sus padres a los EE.UU., se nacionalizó norteamericano, alistándose posteriormente en la Reserva Naval de ese país, donde alcanzó el grado de Capitán de Navío; era hijo de Martin Richard Ronne talabartero y carpintero, del “Fram” en la expedición de Amundsen (1910/12), (siendo quien confeccionó la carpa que éste y sus compañeros instalaron al conquistar el Polo Sur) y, de la primera expedición antártica del Almirante Byrd (1928/30). Finn Ronne, participó de la segunda expedición de Byrd (1933/35); fue 2do Jefe de Base del Este (1939/41); lideró la privada Expedición de Investigación Antártica Ronne (1947/48) en Base del Este, donde invernó con su esposa y otro matrimonio; y fue Jefe de la Base Ellsworth en 1956/57.

6. EL ARRIBO

Dos ingenios tecnológicos modernos, contribuirían a alcanzar exitosamente el saco, borde o costa sur del mar de Weddell. Uno sería el diseño y construcción del buque rompehielos, que Alemania probó entre los hielos septentrionales entre 1868/70 con el “Eisbrecher I” y el “Pilot”. En la Antártida, los utilizó por primera vez los EE UU en la Operación “Highjump” (1945/47), eran el “Burton Island” de la Marina norteamericana, y el “Northwind”, del Servicio de Guardacostas del mencionado país.

El otro medio, derivado del autogiro español construido por el ingeniero Juan de la Cierva y Codorniú a comienzos del 1900, fue también el primer autogiro Kellet llevado por Byrd, en su segunda expedición antártica, que después de diez vuelos se estrelló en setiembre de 1934. Aeronave, que perfeccionada con el nombre de helicóptero por los franceses L. y J. Breguet, llevaría en cantidad de 7, el almirante Byrd en su cuarta expedición de 1946/47, la renombrada “Highjump”, donde se usaron por primera vez con todo éxito.

El artífice principal para que la República Argentina, encarara penetrar el mar de Weddell y su saco meridional, fue el General Hernán Pujato, quien había elaborado su Plan visionario y obtenido la aprobación del Poder Ejecutivo Nacional, en setiembre de 1950 en Acuerdo de Ministros presidido por el Presidente de la Nación, entre cuyos lineamientos figuraba: “Instalar al sur del Círculo Polar Antártico, Bases operativas: “...

Sobre el límite este del Sector, al fondo del mar de Weddell, zona que permanecía sin ser conocida y lógicamente sin ocupantes”...”Adquisición de un buque Rompehielos, para llevar a cabo la penetración en los mares polares, hasta entonces no efectuada ‘profundamente en el Continente”.

Trabas, oposiciones e inconvenientes importantes, sorteó el General –a la sazón Presidente del Instituto Antártico Argentino-, con tenacidad, empecinamiento y entusiasmo hasta lograr que el buque denominado Rompehielos ARA “General San Martín” (el primero sudamericano) se construyera, botara y arribara al Puerto de Buenos Aires, el 29 de noviembre de 1954, y pocos días después iniciara su campaña antártica dotado de 2 helicópteros Sikorsky S-55 –equipados para operaciones polares y con gran autonomía- provistos por la Armada Argentina. Disponiendo de estos medios potentes y modernos, como de datos geográficos informativos aportados por algunas de las expediciones anteriores, sólo resta afrontar la empresa e intentar la meta.

La misión impuesta perseguía dos importantes objetivos, uno, alcanzar la costa sur del mar de Weddell y dos, instalar una nueva Base Científica Argentina en el lugar. Los antecedentes disponibles eran:

- Los datos, aportados por los expedicionarios que operaron previamente en la zona.

- El mar, normalmente, se encuentra cubierto por duros campos de hielo de grandes dimensiones e importantes témpanos “prisioneros” o en lenta deriva.

- Las condiciones glaciológicas de que dispuso el Capitán Weddell, en 1823, muy improbablemente se repetirían.

- La presión de los hielos, cerca de la Península, hundió buques expedicionarios.

- La Barrera de Hielo, en contacto con el mar llega hasta 40 m de altura. Parte de ella se desprende, quizás a causa de las mareas, en témpanos “tabulares” gigantes.

- Cerca de la Barrera, en el sur hay un canal libre de hielos de entre 10 a 50 Km.

- Corno derrota posible para llegar con rapidez a la Barrera, sería el meridiano 10° W.

- La época más favorable para la penetración va de diciembre a mitad de febrero.

- Imposibilidad de formular predicciones glaciológicas y régimen de hielos.

- Disposición de pronósticos meteorológicos locales y de coda validez.

El 20 de diciembre de 1954, zarpa el Rompehielos al comando del Capitán de Fragata Luis Tristán de Villalobos, nave integrante de la flota a órdenes del Comandante de la Fuerza Naval Antártica, Capitán de Navío Alicio Eduardo Ogara, llevando a bordo a la Expedición Polar Argentina, al mando de su Jefe el Presidente del Instituto Antártico Argentino, General de Brigada Hernán Pujato.

Siguiendo un rumbo oportunamente elegido, producto de un planeamiento cuidadosamente elaborado y admirablemente ejecutado, en estrecho cambio de ideas y coordinación entre Pujato y Ogara, quienes hicieron individual y conjuntamente repetidos reconocimientos en helicóptero para detectar canales en medio de los resistentes hielos, que se oponían pertinazmente a la laboriosa actividad marinera. Navegando un mar helado y con condiciones glaciológicas rigurosas, el 1° de enero, se recala en la Barrera de Hielos Filchner (su altura a nivel del mar oscila entre 40 y 10 m con suave pendiente) pegada a hielo marino firme amonticulado, del saco del mar de Weddell, en la ensenada que se bautiza Comandante Piedra Buena, a los 77° 58’ S - 34° 48’ 03” W, donde nadie estuvo jamás. Hurras de entusiasmo y un brindis espumoso enfriado con hielo del lugar, rubricaron el éxito.

En un helicóptero el General reconoce el área buscando un lugar para instalar la Base, decidiéndose por un sitio hacia el sur a unos 5 Km de allí; donde se amarra el buque sobre hielo apto para el desembarco, el día 3 en los 78° 01’ S - 37° 38’ W.  Iniciada la descarga de casi 1.500 toneladas, 5 vehículos a oruga (Weasel), 40 perros polares de Alaska y Groenlandia y, un avión Cessna 180 que se arma y queda operativo conformado con patines a partir del 9, cuando hace su primer vuelo, desde una improvisada pista de hielo, piloteado por el Sargento Mecánico de Aviones- Piloto Julio Germán Muñoz.

Cuando, lo permitían las operaciones de descarga, los helicópteros hicieron exploraciones del hielo, reconocimiento del área y en vuelo hacia los nunataks Moltke y Bertrab, aterrizaron en este último para recolectar muestras de rocas. El 18 de enero de 1955, completadas las instalaciones principales, queda inaugurada la Base de Ejército “General Belgrano”, en una sobria ceremonia consistente en el izamiento de la Bandera Oficial de la Nación, canto del Himno Nacional Argentino y palabras de agradecimiento, de alegría y de felicidad de su Jefe, Pujato, encontrándose presentes Ogara, de Villalobos, la Plana Mayor y una cantidad importante de tripulantes del buque, mientras la bocina del Rompehielos saludaba jubilosa y los rostros exultaban de emoción, por ser los primeros en pisar esa zona desconocida y con tan difícil acceso.

La Base, se erigió a 32 m sobre el nivel del mar, encima de una planicie de hielo de 200 m de espesor que se asentaba flotante sobre un mar de 800 m de profundidad, en los 78° 03’ S - 39° W, a 1.300 Km del Polo Sur Geográfico y a 5.300 Km de la ciudad de Buenos Aires. En ese lugar, la barrera de hielos, se deslizaba avanzando hacia el mar, casi 1 Km por año. Si bien las instalaciones se construyeron sobre la superficie, poco a poco la acumulación de hielo y nieve (es una zona de frecuentes precipitaciones) la fue tapando y en pocos meses quedó totalmente cubierta, siendo su acceso y egreso a través de escaleras tipo gato con peldaños de madera crecientes a medida que el hielo aumentaba.

La primera dotación que invernó estuvo a órdenes del General de División Pujato, acompañado de 13 hombres. Desde aquí, se realizaron permanentes investigaciones en la región y esforzadas patrullas de exploración sobre el hielo continental en weasels, trineos tirados por perros y aéreas, reconocieron y transitaron en una gran zona nunca antes conocida ni hollada por hombre alguno de la Tierra. Así siendo sus primeros ocupantes, descubrieron una amplia área ignorada e inexplorada de 105.000 Km2 en los rumbos Este, Sudeste, Oeste, Sudoeste y Sur en dirección al Polo Sur, cuyos accidentes geográficos vírgenes fueron bautizados con nombres argentinos y colocados bajo la competencia estatal de la Nación; la cartografía los identifica como:

Planicie San Lorenzo (78° 15’ S - 40° W), Montañas Rufino (79° 05’ S – 28° 15’ W), Glaciar Sargento Cabral (79° 50’ S – 28° 30’ W) Cordillera Los Menucos (80° 40’ S – 26° W), Glaciar Ejército Argentino (hoy falucho) (81° 10’ S – 28° W), Macizo Santa Teresita (82° 36’ S – 52° 30’ W), Cordillera Diamante (83° 50’ S – 38° W), Pico Buenos Aires (83° 10’ S – 39° 30’ W), Pico San Rafael (82° 15’ S – 41° 25’ W), Nunataks Entre Ríos (81° 33’ S – 28° 30’ W) y Aeródromo Ceferino Namuncará (83° 10’ S – 39° 30’ W).

Así se llegó y se abrió la ruta al saco, borde o costa sur del mar de Weddell, cuya derrota inicialmente fue también utilizada por otros países en los años siguientes.

Pujato, nació el 5 de junio de 1904, en la ciudad de Diamante (Provincia de Entre Ríos). Egresado del Colegio Militar de la Nación como Oficial de Infantería, adquirió las especialidades de Escalador y Esquiador Militar. Asciende el cerro Aconcagua en 1930, haciéndose acreedor al Cóndor Dorado. Obtuvo posteriormente, privadamente, las Licencias de Piloto de Planeador y de Avión. Invernó 2 veces en la Antártida; la primera, conduciendo en 1951 la “Expedición Científica a la Antártida Continental Argentina” que instala la Base de Ejército “General San Martín”, quedando como Jefe con una dotación de 7 hombres, un año; la segunda, como Jefe de la “Expedición Polar Argentina” y de la Base de Ejército “General Belgrano”, permaneció en ella 2 años 4 meses; allí piloteando un avión, realizó con tres miembros de su dotación los únicos descubrimientos geográficos argentinos y sudamericanos.

Desde mayo de 1952 hasta el 21 de octubre de 1955, se desempeñó como primer Presidente del Instituto Antártico Argentino, cuya creación inspirara. Su adustez, humildad y austeridad, no impidieron que se hiciera acreedor además de su prestigio profesional y polar, al mayor número de importantes distinciones conferidas a un militar argentino.

Hoy tiene 99 años, ciego, con severos problemas de audición y motrices, pero lúcido de mente; cada visitante que lo frecuenta, se nutre de invalorables lecciones henchidas de sabiduría, generosidad y patriotismo. (Fallecido el 7 de Septiembre de 2003).

Ogara, nació en Puedo Bermejo (Provincia del Chaco) el 14 de octubre de 1908, participando de las Campañas antárticos argentinas: en 1943, siendo Teniente de Fragata, en la Plana Mayor del transporte ARA “1° de Mayo”; en 1947, como Capitán de Corbeta es Comandante del patrullero “ARA “King”. Entre los años 1953/54 y 1954/55, siendo Capitán de Navío se desempeñó como Comandante de la Fuerza Naval de Tareas Antárticas, logrando en esta última ocasión conducir la maniobra marinera que alcanzó por primera vez, el saco del mar de Weddell. En 1973, se le ascendió a Contraalmirante.

Mantuvo hasta su fallecimiento el 29 de junio de 1997, una respetuosa y caballeresca amistad con el General Pujato, con quien se reunía ocasionalmente, recordando detalles de la navegación que posibilitó llegar a la meta, después de tantos infortunios y fracasos de prestigiosos protagonistas internacionales.

De Villalobos, nació en Muñíz (Provincia de Buenos Aires) el 22 de setiembre de 1915, actuando en la Antártida: en 1943, como Alférez de Navío, en la Plana Mayor del ARA “1° de Mayo”; en 1945 y 1946 integra la Plana Mayor del transporte ARA “Chaco”; durante 1948/49 siendo Capitán de Corbeta, es Segundo Comandante de la fragata ARA “Heroína; en 1953/54, es Capitán de Fragata y desempeñándose como Comandante del transporte ARA “Bahía Aguirre”, está subordinado al Capitán de Navío Ogara, quien era el Comandante de la Fuerza Naval Antártica. En la campaña siguiente 1954/55, con idéntico grado es el primer Comandante del Rompehielos ARA “General San Martín” y continúa su dependencia de Ogara, quien apreciando su experiencia y solvencia para la difícil empresa, le otorga suficiente crédito y confianza para la ejecución de la maniobra, bajo su conducción y responsabilidad general. Retirado con este último grado, se radicó en Madrid, donde falleció en febrero de 1993.

RESUMEN PROGRESIVO DE PENETRACION ES INICIALES EN EL MAR DE WEDDELL

FECHA EXPEDICIONARIO COORDENADAS
Feb 1820 Bransfield 64° 50´ S
Ene 1820 Bellingshausen 69° 21’ S - 2° 14’ W
Dic 1822/Ene 1823 Morrell 70° 14’ S - 40° 03’ W
20 Feb 1823 Weddell 74° 15’ S - 34° 16’ 45” W
Mar 1838 D’Urville 63° 27’ S - 33° 11’ W
5 Mar 1843 Ross 71° 30’ S - 14° 51’ W
6 Dic 1893  Larsen 68° 10’ S - 59° 40’ W
18 Oct 1902  Nordenskjold 66° 02’ S - 66° 28’ W
3 Mar 1904  Bruce 74° 01’ S - 32° W
31 Ene 1912 Filchner  77° 45’ S - 34° 34’ W
21 Feb 1915 Shackleton 76° 58’ S - 31° 30’ W
Mar 1922 Wild 69° 17’ S - 17° 09’ W
20 Dic1928 Wilkins 71° 20’ S - 64° 15’ W
23 Nov 1935 Ellsworth  69° S
30 Dic 1940 Black 74° 42’ S - 61° W
12 Dic 1947 Ronne 79º S - 43° 45’ W
Ene 1948 Butler 74° 58’ S - 62° 52’ W
Feb 1950 Giaever 71° 03’ S - 10° 55’ W
10 Ene1954 ARA “Bahía Aguirre” 64° 55’ S - 50° 10’ W

3 Ene 1955

ARA “General San Martín” 78° 01 S - 37° 38’ W

BIBLIOGRAFÍA

Alexander, Caroline. Atrapados en el hielo (Planeta, 1998).

Bertrand, Kennet J. Americans in Antarctica. 1775-1948 (American Geographical Society, New York, 1971).

Bickel, Lennard. Shackleton’s Forgotten men (Thunder’s Mouth Press and Balliet & Fitzgerald Inc, New York, 2000).

Capurro, Luis R. A. Expedición argentina al mar de Weddell (Ministerio de Marina, 1955).

Étienne, Jean Louis. Antarctic (Reader’s Digest Association, Australia, 1985).

Genest, Eugenio A. Pujato y la Antártida Argentina en la Década del Cincuenta (Ed. Senado de la Nación, 1998).

Headland, Robert Keith. Chronological lis of Antarctic expeditions and related historical events (Scott Polar Research lnstitute, University of Cambridge, 1989).

Hundtford, Roland. Shackleton (Carroll and Graf Publishers, New York, 1998).

Lansing, Alfred. La increíble expedición de Shackleton (Ed. de Ediciones Selectas SRL, 1960).

Laseron’s, Charles F. and Huoley’s, Frank. Antarctic Eyewitness (Angus and Robertson, Australia, 2000).

Palazzi, Rubén Oscar. Alas sobre el Sexto Continente-Crónica histórica de la Aviación en la Antártida (Ed Dunken, 1999).

Pierrou, Enrique J. La Armada Argentina en la Antártida. 1939-1959. Sus campañas en buques y bases (Instituto de Publicaciones Navales, 1981).

Pujato, Hernán. Diario Personal de la Expedición 1955/56 (inédito).

Pujato, Hernán. “La ocupación de la Antártida Argentina, objetivo estratégico de la Nación”

Rev. Hechos e Ideas (3er y 4to trimestre, 1987).

Quevedo Paiva, Adolfo E. La Argentina y sus Descubrimientos Antárticos (Dirección Nacional del Antártico, 1989).

Quevedo Paiva, Adolfo E. Hace 90 años en la Antártida (Asociación Polar “Pingüinera Antártica Argentina”, 1994).

Quevedo Paiva, Adolfo E. “Los Descubrimientos Geográficos Antárticos Argentinos” 3ra Reunión de Historia Antártica Iberoamericana (Ed Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile, Instituto Antártico Chileno, 1996).

Quevedo Paiva, Adolfo E. Medio siglo del Ejército Argentino en nuestra Antártida, 1951- 2001 (Editorial Dunken, 2001).

Ronne, Finn. Antarctic Conquest (Ed. G.P. Putnam’s Sons, New York, 1949).

Schneider, Otto. La barrera de hielo de Filchner en el cincuentenario de su descubrimiento (Contribución N° 63, Instituto Antártico Argentino, 1969).

U.S. AIR FORCE. “The Ronne Antarctic Research Expedition of the America Antarctic Association, lnc” Reports Covering Tests (15 Jul 1948).

 
 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar