Historia y Arqueologia Marítima  

HOME

ANTARTIDA Indice Antártida

TESTIMONIO SOBRE LA FUNDACIÓN DE LA BASE AÉREA VICECOMODORO MARAMBIO

 (ACTUALMENTE BASE ANTÁRTICA MARAMBIO)

 

Por  Juan Carlos Luján- Argentina - EHAL Libro  Esbozando la Historia Antártica Latinoamericana

1. ANTECEDENTES

Si bien la República Argentina tiene permanencia en forma ininterrumpida en la Antártida desde el año 1904 en el entonces Observatorio Meteorológico y Magnético en la Isla Laurie del archipiélago de las Islas Orcadas, se intensificaron las actividades en la misma a partir de 1940; creando la necesidad de contar con aviones y Bases operables durante todo el año.

La acción de la Fuerza Aérea en el Antártico se remonta a principios de la década del cincuenta, cuando el 1º de diciembre de 1951 el avión bombardero cuatrimotor Avro 694 Lincoln, modificado con la Matricula Civil LV-ZEI (Ex B-030), bautizado “Cruz del Sur”, al mando del Vicecomodoro Gustavo Argentino MARAMBIO, realizó un vuelo desde Río Gallegos (Provincia de Santa Cruz), hasta la Base General San Martín, situada en el islote Barry, frente a la Bahía Margarita a los 68º 07’ latitud S - 67º 08’ longitud W, al sur del Circulo Polar Antártico, donde efectúo lanzamiento de elementos de supervivencia; continuando su vuelo de reconocimiento hasta los 70º de latitud S.

En el año 1952 la Fuerza Aérea continúa la tarea de sobrevolar y efectuar estudios para localizar posibles lugares de aterrizaje, designando al Vicecomodoro MARAMBIO, como Jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea de Tareas Antárticas. El citado Oficial Jefe, había nacido en Río Cuarto, Provincia de Córdoba el 18 de septiembre de 1918 y falleció en un trágico accidente aéreo en la localidad de Mugueta, Provincia de Santa Fé el 12 de noviembre de 1953 y en su homenaje se le dio el nombre a la actual Base Antártica Marambio.

En la década del ‘60 la Fuerza Aérea se empeñó en localizar una zona apta para habilitar una pista de aterrizaje destinada a operaciones regulares y continuas con aeronaves de gran porte con tren de aterrizaje convencional, es decir con ruedas.

El Vicecomodoro Mario Luis OLEZZA, junto a sus colaboradores, impulsaron la actividad aérea Antártica, al principio en vuelos preantárticos de entrenamiento sobre el Glaciar Upsala de la Provincia de Santa Cruz y posteriormente operando desde y hacia ese Continente, utilizando aviones de porte medio, dotados para estas misiones, con sistemas de aterrizaje esquí-ruedas; creando la necesidad de contar con una pista de aviación de tierra operable durante todo el año con las características mencionadas.

2. OPERACIONES PRELIMINARES

En la campaña de verano 1967/68 la carga destinada a la Base Aérea Teniente Matienzo, tuvo que descargarse en su totalidad en la Base de Ejército Esperanza, debido a la imposibilidad por dos años consecutivos, de la penetración normal a la zona de desembarco en el Mar de Weddell sobre la Barrera de Larsen del ARA General San Martín (Q-4) y también del buque polar Danes de bandera Noruega Martín Karlsen que trasladaba parte de la carga y la Dotación de la citada Base Aérea.

Por tal motivo la Base Matienzo quedó en emergencia, con Dotación restringida y una sola aeronave, al haberse accidentado un avión DHC-2 Beaver; la misma tuvo que ser abastecida por el medio terrestre, operando entre Esperanza y Matienzo, sobre el mar congelado y la Barrera de Larsen, con la utilización de vehículos Sno-Cat que acoplaban trineos de carga.

Durante los vuelos de carga y de apoyo aéreo a estas patrullas, se efectuaron reconocimientos permanentes de la Isla Seymour (Isla Marambio); notándose que la misma ofrecía, aún en pleno invierno, su superficie sin cubrimiento de hielo y nieve; observándose una meseta en la parte NE de la isla con las posibilidades para la construcción de una pista.

En estos vuelos, se observó gran cantidad de cenizas de las erupciones volcánicas ocurridas en la Isla Decepción, sobre la superficie del terreno y en forma significativa en la meseta.

El 25 de noviembre de 1968, el helicóptero Bell UH-1H, Matrícula H-11 de la Fuerza Aérea, embarcado en el Rompehielos General San Martín (Q-4), piloteado por el Primer Teniente Enrique PESSANA y el Teniente Ricardo CIASCHINI, se posó sobre la meseta que corona la isla, llevando a bordo al Jefe del Grupo Aéreo de Tareas Antárticas (GATA), Vicecomodoro Mario Luis OLEZZA, al Teniente Julio Alberto DOMINGUEZ, y al Geoglaciólogo Doctor René Edgard DALINGER, quien con su ayudante , Mecánico de Suelo, Héctor Luis PONTE, recogieron muestras de terreno, efectuaron mediciones y observaciones de la zona, para determinar la factivilidad de la realización de dicha pista de tierra.

3. BASE MATIENZO EN EMERGENCIA

La Base Matienzo estaba en situación de emergencia extrema, debido a la suspensión en el mes de agosto de 1968 de los traslados terrestres de abastecimiento entre Esperanza y Matienzo, al no poder contar las patrullas con el apoyo aéreo que recibía del único avión en servicio, que se accidentó el 9-ago-68 en la Base Inglesa “F”, situada al noroeste de la península Antártica, al prestar asistencia sanitaria de urgencia al señor Kenneth James PORTWINE, que se encontraba en grave estado de salud.

En esa oportunidad se efectúo la evacuación al Continente por vía marítima del enfermo y tuvieron que regresar a Buenos Aires el Jefe de Base Matienzo, Capitán Julio Florentino LUJAN, el Teniente Oscar José POSE ORTIZ de ROZAS, el 1er.Teniente Médico Elíseo ITURRIETA GUARDIOLA y el Suboficial Ayudante José Benito DÍAZ.

Quedaron en la Base en emergencia trece hombres, estando a cargo de la Jefatura el Alférez Jorge Alberto VALDECANTOS, con los Suboficiales Mayores Aderito MARSILLI y René LENCINA, Suboficiales Principales Enrique Jorge CANDELA, Aníbal César KLOCKER, Santos Eleuterio OCAMPO y Jorge Rubens GARABANO, Suboficial Ayudante Oscar Héctor ZONNI, Sargento Ayudante Rubén MAKINISTIAN, Suboficial Auxiliar Carlos Felipe SAUNIT, Cabo Principal José Gerardo MATEOS y Cabos Primeros José Luis CORTELEZZI y Adolfo SISSOY.

4. OPERACIÓN RELEVO Y EVACUACIÓN

En el mes de noviembre de 1968 se efectuó la penetración a Matienzo con el estado de los hielos similar al de los dos años anteriores, pero esta vez el Rompehielos pudo llegar hasta un pack de desprendimiento de la barrera de Larsen, que se desplazaba a la deriva a unos 10 kilómetros de la misma, aproximadamente a 60 kilómetros al noreste de la zona de descarga cerca de la isla Robertson; realizándose el desembarco del personal y material sobre esta superficie de hielo flotante.

El personal de relevo y la carga general, constituida por todo tipo de materiales, comestibles y combustibles en tambores y a granel, fue transportada desde allí por el modo aéreo en más de 160 vuelos de helicópteros Bell UH-1H y avión Beaver DHC-2 de la Fuerza Aérea, al lugar de desembarco normal en la costa de la barrera de Larsen, trasladando 170 toneladas de las 200 toneladas transportadas, sin haberse completado la cantidad necesaria de combustible.

Cabe destacar que de no haberse podido realizar esta penetración y descarga, estaba previsto transportar en helicópteros desde mayor distancia, solamente 40 toneladas de carga y una dotación reducida de siete hombres y de no lograrse este objetivo se había determinado cerrar la única Base que tenía la Fuerza Aérea en la Antártida y evacuar al personal en emergencia.

Se encontraban a cargo de estas operaciones aéreas el Jefe del GATA, Vicecomodoro OLEZZA, con el Jefe de Logística, Mayor Víctor GUZMAN y fue la primera realizada por helicópteros Bell UH-1H , de la dotación de la VII Brigada Aérea, matrículas H-11 y H-12, los que eran operados por los Primeros Tenientes Enrique PESSANA y Alberto ZEOLI, Tenientes Exequiel MARTINEZ y Ricardo CIASCHINI, Suboficial Mayor César ACEBAL, Cabo Principal Carlos Mario CUADRADO, Cabos Primeros Juan DERIU y Adolfo HIDEN y Cabo Juan BALLESTEROS.

5. ACTIVIDADES DE LAS DOTACIONES 1968/69

A bordo del Rompehielos, se trasladó a la Dotación Antártica 1968/69 de la Fuerza Aérea, que invernó en la Antártida durante el año 1969, quiénes fueron destinados como apoyo en la Estación Aeronaval Petrel, el Teniente Mario Víctor LICCIARDELLO, Suboficial Mayor Arturo Rafael GIMENEZ, Suboficial Ayudante Castor Eustaquio AYALA Suboficial Auxiliar Omar Juan AIMARETTI y Cabo Primero José Oscar MEDINA y en la Base Aérea Teniente Matienzo, que se encontraba en emergencia extrema por la falta total de víveres y combustible, el Teniente Oscar José POSE ORTIZ de ROZAS, Teniente Francisco Florencio MENSI, 1º Teniente Médico “en comisión” Américo Osvaldo AUAD, Suboficial Principal Ramón Alberto VELAZQUEZ, Sargento Ayudante Lucas Feliciano SORIA, Cabos Principales Juan Carlos LUJAN, Alberto Oscar GALLARDO, Hugo Adolfo FERRARI, Cabos Primeros Luis Facundo FIORAMONTI, Daniel Enrique TIMO, Miguel Ángel MIGNANI, Whaldo Salvador GARCIA y Carlos Alberto SCHENONE; agregándose los integrantes de la Dotación 1967/68, Suboficial Principal Aníbal César KLOCKER y los Cabos Primeros José Luis CORTELEZZI y Adolfo SISSOY, que permanecieron un año más en la Antártida.

 

Una vez acondicionada la carga, en proximidades de la Isla Robertson, durante varias jornadas que demandó esta operación, se trasladó la misma por sobre la barrera de hielo a la Base Matienzo, que se encuentra a 45 kilómetros del lugar, utilizando trineos tirados por vehículos Sno-Cat, durante varias jornadas, transitando por lugares que en la actualidad son mar abierto por la desintegración del área sur de la Barrera de Larsen. Los integrantes de esta Dotación (Invernada 1969), después de efectuar los traslados y tareas especiales para la puesta en servicio de los medios aéreos, terrestres e instalaciones, que por estar en emergencia máxima se encontraban desactivados, continuaron cumpliendo con las tareas planificadas, también en estado de emergencia durante todo el año, con pocas horas diarias del motor de la usina, que se ponía en funcionamiento solamente para alimentar los equipos de comunicaciones y apoyo a la actividad aérea.

6. RECONOCIMIENTOS DE LA ISLA VICECOMODORO MARAMBIO (EX - SEYMOUR)

El 13 de febrero de 1969, uno de los tres aviones Lockheed Hércules C-130E que recientemente habían entrado en servicio en la Fuerza Aérea, el matrícula TC-62, efectúo el primer sobrevuelo de reconocimiento en la Antártida con este tipo de avión, comandado por el Jefe de la I Brigada Aérea, Brigadier Higinio GONZALEZ, trasladando en calidad de observadores al Jefe de GATA, Vicecomodoro OLEZZA, al Comandante del Grupo Terrestre, Teniente Coronel José María Toribio VACA y al pronosticador meteorológico, Capitán Salvador ALAIMO.

Se intensificaron los vuelos de observación y reconocimiento y el 1º-mar-69 con el avión Hércules C-130, matrícula TC-62, además de efectuar lanzamientos de sacas de correspondencia sobre Brown, Esperanza, Petrel y Matienzo, con la presencia del Comandante de Operaciones Aéreas, accidentalmente a cargo del Comando en Jefe de la Fuerza Aérea, Brigadier Mayor Carlos Alberto REY y el Jefe de su Estado Mayor, Brigadier Carlos Washington PASTOR, se determinaron factibilidades de operar en la Isla Vicecomodoro Marambio.

Se realizó un vuelo especial el 20-mar-69 con el avión Hércules C-130, matrícula TC-63, con un recorrido aproximado de 6200 kilómetros en esta operación, que además de las observaciones en la zona, efectuó un lanzamiento de carga general y repuestos para vehículos y comunicaciones, a requerimiento del Comando en Jefe del Ejército, por haber surgido una imperiosa necesidad de realizar ese traslado, debido a que a mediados del mes de febrero en circunstancias que se reabastecía la Base de Ejército General Belgrano, el Rompehielos General San Martín (Q-4) tuvo que suspender con premura las operaciones sobre la Barrera de Filchner, por el peligro que demandaba el estado de los hielos.

Continuaron los vuelos de reconocimiento y el 26-mar-69, además de esa misión, se lanzaron 1200 kilogramos de correspondencia y carga general en las Bases Matienzo, Esperanza, Petrel y Brown.

Además de los reconocimientos aéreo de la zona, con avión Hércules C-130, se efectuaron relevamiento aerofotográfico, con el avión DHC-6 “Twin Otter” matrícula T-85 y con el avión DHC-2 “Beaver”, matrícula P-03, de la dotación de la Base Matienzo.

Para el cumplimiento de esa misión el avión De Havilland Canadá DHC-6 Twin Otter, matrícula T-85 de la Fuerza Aérea y el matrícula 1-F-1 de la Armada Argentina, fueron los que realizaron el 14-abr-69, el primer vuelo a la Antártida con este tipo de aeronaves, despegando de Río Grande, Tierra del Fuego y aterrizando en el Glaciar de la Estación Aeronaval Petrel, en cumplimiento a la Orden de Operaciones que se denominó “Skua”, porque esta ave “es típicamente Antártica, que no reconoce limites para volar a través del continente helado y nunca emigra de él” y esto es todo un símbolo.

El “Twin Otter” matrícula T-85, realizó el reconocimiento y relevamientos aerofotográfico junto con el avión Beaver, operando en la zona exclusivamente con esquíes, siendo esta la primera operación aérea con este tipo de aeronave, que aún continúa prestando sus servicios en la zona en forma ininterrumpida y estaba tripulado por el Mayor Enrique Domingo FERRARI, los Capitanes Juan Ramón CAMBIASSO, Eduardo Roberto SERVATICO y el Suboficial Ayudante Néstor Jacinto PALACIOS; cumpliendo además las misiones de trasladar en el vuelo de ida al Jefe entrante de la Base Esperanza Teniente 1º Julio César VERONELLI y en el vuelo de regreso el 23-abr-69 la evacuación sanitaria del Suboficial Auxiliar Alejo RIVERA.

El Twin Otter T-85, fue uno de los cuatro aviones de esta característica que recientemente habían entrado en servicio en la Fuerza Aérea y como aún no tenia instalado en su totalidad el sistema de combustible para lograr once horas de autonomía, se transportaron en su interior cinco tanques de 200 litros con combustible, que durante el cruce se transbordaban a los tanques del avión por medio de una bomba manual, con el fin de lograr la autonomía necesaria para poder realizar el cruce del Pasaje Drake. Con las fotografías aéreas verticales y oblicuas obtenidas desde las mencionadas aeronaves, la Jefatura II - Inteligencia de la Fuerza Aérea, realizó el relevamiento geomorfológico de la isla, que aportaron importantes conclusiones sobre las características del suelo de la meseta mencionada.

El 5-ago-69 el avión Hércules C-130, matrícula TC-62, que trasladaba al Comandante de Operaciones Aéreas, Brigadier Mayor Carlos Alberto REY; despegó de Comodoro Rivadavia, realizó otro operativo de reconocimiento sobre Marambio y Petrel, regresando sin escalas en vuelo directo a la I Brigada Aérea de El Palomar. De los múltiples estudios realizados, se llegó a la conclusión que podría materializarse el proyecto sobre esta meseta, que se encuentra a 198 metros sobre el nivel del mar, al NE de la isla, entre los 64º 12’ 30” y 64º 19’ 30” latitud S; 56º 34’ y 56º 55’ de longitud W. La Isla Vicecomodoro MARAMBIO, situada sobre el mar de Weddell, cerca del extremo norte y al este de la península Antártica, cuya dimensión es de 14 por 8 kilómetros, en cartas antárticas antiguas es señalada con el nombre de SEYMOUR, en honor a un marino inglés que frecuentó la zona a fines del Siglo XIX, pero tomó su nombre actual a partir del año 1956.

7. DETALL ES DE LA OPERACIÓN

La Base Matienzo prestó apoyo y participó de los vuelos de reconocimiento y aerofotográfico y pese a la situación crítica que se encontraba la misma durante todo el año, se cumplieron los planes de trabajo ordenados y a mediados del año 1969 se comenzó a preparar el material necesario para llegar e instalarse en la meseta, acondicionando paracaídas de carga, picos, palas, barretas, carpas, equipos de comunicaciones, grupos electrógenos, herramientas, medicamentos, comestibles y distintos elementos de supervivencia.

Cuando se planificó la operación, con la experiencia recogida en el abastecimiento de la Base, se pensó cubrir la distancia entre la Base Matienzo y la Isla Vicecomodoro Marambio, por medios terrestres, utilizando vehículos Sno-Cat, remolcando trineos a través de la barrera y del mar congelado, pero la falta de consistencia y la gran cantidad de escombros de la capa helada del Canal Príncipe Gustavo, paso obligado en el itinerario, presentaba la operación sumamente riesgosa; entonces se iniciaron los preparativos para realizarlo por el modo aéreo.

Con el avión monomotor DHC-2 “Beaver” Matrícula P-03 se hicieron vuelos de reconocimiento aéreo del mar congelado en las inmediaciones de la isla, cerca de la base de la meseta, en busca de un lugar apto que le permitiera aterrizar. Después de pasar varias veces sobre el lugar elegido, el 29-ago-69 se anevizó con un suave toque sobre la superficie helada del mar en la Bahía López de Bertodano, con la valiosa colaboración de otro avión Beaver de la Armada Argentina, piloteado por el Teniente de Corbeta Aviador Naval Juan Manuel MASANAS, quedando así abierta la posibilidad de Marambio.

Al avión Beaver P-03, al aterrizar en el lugar elegido, por haber sido el más apto para esta operación, se le rompió el conjunto de esquí de cola, debido a las condiciones en que se encontraban los hielos del mar congelado, desparejos y con escombros; pero fue ingeniosamente reparado utilizando entre otros elementos alambres para dejarlo en servicio.

La carga transportada se tuvo que trasladar unos 2000 metros sobre mar congelado utilizando los pequeños trineos denominados “banana” por su forma, desde el lugar donde aterrizó el Beaver, hasta la costa de la isla. De la misma manera se efectuaron varios traslados de personal y material y una vez instalados en la parte baja de la Isla Vicecomodoro Marambio, se firmó el acta de ocupación, para ser entregada en la Cancillería Nacional.

                      

Se ascendía a la meseta en aproximadamente dos horas de marcha y una vez reconocido el terreno sobre la misma se instaló el campamento “ALFA” a cargo del Teniente Francisco Florencio MENSI, quedando en la parte baja el campamento “BETA” a cargo del Teniente Mario Víctor LICCIARDELLO, desde donde se trasladaba el material recibido para el abastecimiento, que era complementado por la entrega aérea del Beaver en lanzamientos en caída libre y con paracaídas.

8. ACCIONAR DE LA PATRULLA SOBERANÍA

Con respecto al personal integrante de la Patrulla Soberanía, la misma fue constituida por la totalidad de la Dotación Antártica 1968/69 de la Fuerza Aérea, que invernaban en la Estación Aeronaval Petrel y Base Aérea Teniente Matienzo, quedando en dichas Bases la mínima dotación del personal que cumplía las tareas de apoyo, los que eran relevados y rotados para realizar los trabajos de despeje de la pista en construcción en Marambio.

Se obró así en cumplimiento a lo dispuesto por el responsable táctico de la operación, Teniente POSE ORTIZ de ROZAS, cuando en las reuniones previas a la iniciación de las acciones, al escuchar el deseo de participación de sus subordinados, manifestó que todos por igual integrarían la patrulla, lo que se cumplió mientras estaba emplazada la misma.

Se efectuaron las mediciones y observaciones de la superficie de la meseta, que complementados por los estudios previamente realizados, se determinó que la pista tendría los rumbos 06/24. Se encontró que esta meseta tiene su suelo semiplano de barro congelado, (Permafrost), constituido con piedras de distintos tamaños que algunas afloran a la superficie, las que utilizando como únicos elementos de trabajo, picos, palas y barretas y voladuras con trotil, eran despejadas en una superficie de 25 metros de ancho, sacando piedras grandes, colocando piedras más chicas en su lugar y alisando el terreno para que puedan rodar sin obstáculos las ruedas de un avión; las piedras grandes se arrojaban a 50 metros en ambos costados de las inmediaciones de la pista.

         

Para alisar la pista, los pozos originados por el retiro de piedras grandes, fueron cubiertos con el pedregullo y tierra que circundaba y a veces se hacía necesario utilizar aquellos transportados de los costados linderos a la misma. Una vez que se completó el abastecimiento previsto para el cumplimiento de la misión, comenzaron las tareas de trabajo cotidiano, viviendo en pequeñas carpas, a merced de los fuertes vientos y muy bajas temperaturas, comiendo conservas, convirtiendo en agua para subsistir, las lenguas de hielo producidas por acumulación y la nieve dispersa; aislados en la más completa soledad en esta planicie que parecía un desierto, se trabajo con mucho entusiasmo de sol a sol (cuando las condiciones meteorológicas lo permitían), haciendo la pista soñada.

El vivac estaba constituido por diez carpas tipo Belgrano, para dos personas, que se utilizaban como dormitorio y depósito, una piramidal grande, tres grandes de instrucción para cocina, radioestación y usina, además una Cordillerana de baño, con un mástil de caña coligue entrelazadas con cuerdas de paracaídas.

Se efectuaban las observaciones meteorológicas diarias a las 09:00, 12:00, 15:00 y 18:00 horas y horarias en apoyo a la actividad aérea.

9. APOYO AÉREO A LA PATRULLA

Para prestar importante apoyo en las operaciones, en el legendario avión Douglas C-47, matrícula TA-05 denominado “El Montañés”, se trasladó el 10-SET-69 a la Antártida el Jefe del Grupo Aéreo de Tareas Antárticas, Vicecomodoro Mario Luis OLEZZA, completando la tripulación el Mayor Roque Antonio FAULIN, Teniente Carlos Alberto ZUNGRI, Suboficial Mayor Juan Carlos NASONI, Suboficial Principal Jorge Rubens GARAVANO, Suboficial Ayudante Juan Carlos RIVERO y Suboficial Auxiliar Evaristo CARRIZO, trasladando como pasajeros al Suboficial Principal Enrique CANDELA y Sargento Primero Rubén MAKINISTIAN.

La característica significativa de este avión fue que se le había adaptado en el cono de la cola como tercer motor, una turbina Marboré de un avión Moran Saunier 760 “París” como reactor auxiliar. La longitud de la pista crecía día a día y el 25-set-69, cuando tan solo tenía 300 metros, el avión DHC-2 “Beaver”, matrícula P-03 procedente de la Base Aérea Teniente Matienzo, donde se le había instalado un sistema de esqui-ruedas, se posó sobre la pista de tierra de Marambio, convirtiéndose en el primer avión que aterrizó con ruedas en el Casquete Polar Antártico, piloteado por el Teniente Oscar José POSE ORTIZ de ROZAS, junto al Suboficial Principal Ramón Alberto VELÁZQUEZ trasladando el Jefe del Grupo Aéreo de Tareas Antárticas (GATA) Vicecomodoro OLEZZA.

                       

                  

                     

 

El día 27-set-69, cuando la precaria pista en construcción tenía solo 400 metros de longitud, el avión Douglas C-47, matrícula TA-05, utilizando el sistema de esquí-ruedas despegó de Matienzo con sus esquíes y aterrizó con ruedas en Marambio. Mientras se continuaba la tarea de despeje de la pista, el 9-oct-69, se recibió el auxilio desde un avión Hércules C-130, matrícula TC-62 que efectuó el lanzamiento en paracaídas y en caída libre de 48 bultos conteniendo alimentos, medicamentos, explosivos, carretillas, barretas, picos, palas, carpas, vestuarios y la tan ansiada correspondencia. El avión DHC-6 “Twin Otter”, matrícula T-85, cruzó el Pasaje Drake el día 10-set-69, tripulado por los Capitanes Juan Ramón CAMBIAZZO y Alfredo CANO, 1er. Teniente Adrian José SPERANZA, y el Suboficial Ayudante Ernesto Antonio VAZQUEZ y el 14-oct-69 procedente de Matienzo aterriza con el sistema de esquí-ruedas en Marambio, cuando la pista contaba con 700 metros de longitud.

Se continuaron los trabajos de la pista y cuando la misma tenía una longitud de 900 metros por 25 de ancho, se la señalizó colocando banderolas cada 50 metros en ambos lados de la misma, como así también chapas de aluminio pintadas de color colorado y se despejó también una zona de 100 por 30 metros al costado, destinada a estacionamiento para varias aeronaves. Esta zona al igual que los embudos de las cabeceras de la pista se señalizaron con banderolas color amarillo. Se determinaron los desniveles de ambas márgenes de la pista en una extensión de 1150 metros, distancia que en ese momento se consideraba factible para una futura extensión, manteniendo el rumbo prefijado.

Se realizó un informe para estudios posteriores de perfiles longitudinales, en el que se marcó una zona aparentemente apta para una futura pista de aproximadamente 2000 metros.

10. 29 DE OCTUBRE DE 1969: FUNDACIÓN DE LA BASE AÉREA VICECOMODORO MARAMBIO (ACTUALMENTE, BASE ANTÁRTICA MARAMBIO)

Así se llega al 29-oct-69, fecha de trascendencia, histórica y geopolítica, porque a partir de entonces se inicia una nueva era en la historia de la Antártida, al romperse el aislamiento a que estaba sujeto por nueve meses en el año, por las características de su clima y sus mares congelados, que solo son navegables en épocas estivales.

En las primeras horas del día, arriba a la pista de Marambio, procedente de Matienzo el avión C-47 matrícula TA-05, donde se le desarmó el sistema de esquí-ruedas, quedando con el tren de aterrizaje normal, emprendiendo su último vuelo por el Continente Antártico, con destino a Río Gallegos y luego a Buenos Aires.

                                               Estado de los hielos en junio                             Estado de los hielos en diciembre

El Vicecomodoro OLEZZA recibió la orden de permanecer en la isla, con el fin de participar en la ceremonia de la fundación de la Base e inauguración de la pista y por tal motivo el vuelo de regreso del avión C-47 TA-05 fue comandado por el Mayor Roque Antonio FAULIN, integrándose a esta tripulación el Capitán Alfredo Abelardo CANO de la tripulación del avión DHC-6 “Twin Otter”, trasladando de regreso al Cabo Principal José Oscar MEDINA de la Dotación saliente.

          

Ese día el avión biturbohélice Fokker F-27 MK 4000 Troopship, matrícula TC-77, transportando a la ceremonia de fundación de la Base Aérea Vicecomodoro Marambio a altas autoridades, despega de la Base Aérea Militar Río Gallegos de la Provincia de Santa Cruz, aterrizando normalmente en la flamante pista de tierra que se inauguraba en la Antártida Argentina, convirtiéndose Marambio en la Puerta de Entrada de la Antártida.

La tripulación estaba integrada por el Vicecomodoro Ervin Roberto KERN, Mayores Enrique José SANZO y Elvio Eder DUVAL VAIRA, Suboficiales Ayudantes José Luis ALTAMIRANDA, Pedro BESSERO y Héctor Tomas D’ONOFRIO, trasladando a los señores, Ministro de Defensa Dr. Rafael CACERES MONIE, Subsecretario de Defensa Dr. Gilardi NOVARO, Comandante en Jefe de la Fuerza. Aérea Brigadier General Jorge MARTINEZ ZUVIRIA, Comandante de. Operaciones Aéreas Brigadier Mayor Carlos Alberto REY, Jefe Estado Mayor del Comando de Operaciones Aéreas Brigadier Carlos Washington PASTOR, Comandante de Aviación Naval Contralmirante Hermes QUIJADA, Director General. de Fabricaciones Militares General Oscar CHESCOTA, Jefe de la I Brigada Aérea Brigadier Higinio GONZALEZ, Jefe del Departamento Antártico del Ejercito General de Brigada Jorge Edgard LEAL, Mayor Roberto BOIERO, el relevo del Capitán CANO, el 1er. Teniente Alberto VIANNA, personal de la Dotación entrante de Matienzo Suboficial Mayor Eradio FABRO y Cabo Principal Nicolás Mario D’ANUNZIO y el fotógrafo Suboficial Mayor Hugo HASS y el Ingeniero Víctor CABOS; regresando en ese vuelo el Vicecomodoro Mario Luis OLEZZA.

11. REPLIEGUE DE LA PATRULLA SOBERANÍA

Finalizada la ceremonia de inauguración, los integrantes de la Patrulla “Soberanía” fueron volviendo paulatinamente en casi su totalidad a sus Bases de origen Matienzo y Petrel, para hacer entrega de las mismas a las Dotaciones entrantes, completando esta tarea el 2-DIC-69, fecha que el avión Fokker F-27, matrícula TC-77 los trasladaría a Río Gallegos desde Marambio a parte de la Dotación, relevo que no se pudo realizar debido a que dicha aeronave sufrió un accidente al aterrizar, quedando inoperativa.

El rompehielos General San Martín (Q-4), fondeado en la Bahía Pingüino al sur de la Isla Vicecomodoro Marambio, utilizando los helicópteros UH-1H abasteció la nueva Base y descargó un vehículo oruga Bombardier, dejando parte de la carga y combustible de Matienzo y posteriormente el resto de la misma en Petrel y Esperanza, para ser trasladada a dicha Base utilizando los aviones Beaver y Twin Otter.

El Rompehielos (Q-4) que se había alejado del lugar y se encontraba en operaciones en proximidades de la Estación Científica Almirante Brown, tuvo que regresar a Marambio para el traslado a Ushuaia de la Dotación saliente, porque no pudieron hacerlo por medio aéreo, debido al accidente sufrido por el avión Fokker F-27.

12. CONTINUACIÓN DE LA TAREA INICIADA POR LA PATRULLA

La Dotación Antártica 1969/70, que llegó a la nueva Base Aérea Vicecomodoro Marambio en el mes de noviembre de 1969 a bordo del Rompehielos General San Martín para invernar durante 1970, continúo en condiciones similares, en el mismo habitat, la tareas iniciadas por la Patrulla Soberanía, construyendo instalaciones, prolongando y mejorando la pista, hasta alcanzar una longitud de 1200 metros, que permitió que se efectúe el primer aterrizaje de un avión Hércules C-130 (Matrícula TC-61) el 11-abr-70, como así también otros importantes logros durante su permanencia, que son otro capítulo importante de rica historia antártica.

Se desempeñaba como Jefe de la Base el Capitán Jorge Ángel BERRETA y la dotación estaba integrada por los Suboficiales Principales Enrique CANDELA y Mario Rogelio GONZALEZ, Suboficial Ayudante Segundo TEJERINA, Cabos Principales Juan Pantaleón GIL y Cabo Principal Miguel Ángel PEDROZO y Cabo Primero Jacinto PERALTA y los integrantes de la Patrulla Soberanía que permanecieron otro año más en Marambio; los entonces.Suboficial Principal Ramón Alberto VELAZQUEZ, Suboficial Ayudante Castor Eustaquio AYALA y Cabos Primeros José Oscar MEDINA y Whaldo Salvador GARCIA.

13. NUEVAS POSIBILIDADES EN LA ANTÁRTIDA

Al abrirse una vía de comunicación aérea permanente con este Continente que estaba aislado hasta entonces en épocas invernales, por las condiciones de los hielos en el mar; se dieron grandes posibilidades, no solo en lo que hace a la presencia Argentina en el territorio, con las actividades de investigaciones científicas y técnicas que se ejecutan desde hace ya varios años, con hechos que antes eran imposibles de realizar.

La nueva dinámica en las operaciones antárticas permitió el crecimiento en el accionar de la Base Marambio, contando ahora con instalaciones confortables y aptas para albergar y trasladar a otros puntos de la Antártida a exploradores y científicos, que es objetivo primordial del quehacer Antártico.

     

Cabe destacar que la única posibilidad de comunicación efectiva durante todo el año entre la Argentina continental americana y el Sector Antártico correspondiente es la establecida con aviones.

14. PALABRAS FINALES

En el transcurso de esta narración se ha hecho notar que en la Antártida todo se realiza en equipo, con disciplina y coordinación, que todos revisten un alto grado de importancia, no solo para aquellos que tuvieron la suerte y el honor de participar en forma directa de acontecimientos de trascendencia histórica, sino también para las tripulaciones, los técnicos que preparan las aeronaves, quienes programan y planifican las operaciones, a los meteorólogos y pronosticadores, al personal de las otras Fuerzas Armadas, la gente que del otro lado del Drake apoya con sus sentimiento la labor del Antártico y para aquellos radioaficionados que cuando aún no existía la alta tecnología en comunicaciones como las actuales, nos permitieron estar en el tiempo y la distancia cerca de nuestros seres queridos.

Ayer

Hoy

ANEXOS

INTEGRANTES DE LA DOTACIÓN 1968/69 / INVERNADA AÑO 1969

INTEGRANTES DE LA PATRULLA “SOBERANÍA” FUNDADORA DE LA BASE AÉREA VICECOMODORO MARAMBIO

Son los entonces .....

Teniente Oscar José POSE ORTIZ de ROZAS

Teniente Francisco Florencio MENSI

Teniente Mario Víctor LICIARDELLO

1º Teniente en comisión Américo Osvaldo AUAD

Suboficial Mayor Arturo Rafael GIMENEZ

Suboficial Principal Ramón Alberto VELAZQUEZ

Suboficial Principal Aníbal César KLOC KER

Suboficial Ayudante Castor Eustaquio AYALA

Sargento Ayudante Lucas Feliciano SORIA

Suboficial Auxiliar Juan Carlos LUJAN

Suboficial Auxiliar Omar Juan AIMARETTI

Cabo Principal Alberto Oscar GALARDO

Cabo Principal Hugo Adolfo FERRARI

Cabo Primero Luis Facundo FIORAMONTI

Cabo Primero José Luis CORT ELEZZI

Cabo Primero Daniel Enrique TIMO

Cabo Primero Adolfo SISOY

Cabo Primero José Oscar MEDINA

Cabo Primero Miguel Ángel MIGNANI

Cabo Primero Whaldo Salvador GARCIA

Cabo Primero Carlos Alberto SCHENONE

Se sumó a la Patrulla y después en la campaña de verano, el entonces

Suboficial Principal Enrique CANDELA

Sargento Primero Rubén MAKINISTIAN

 
 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar