Historia y Arqueologia Marítima

HOME

ANTARTIDA Indice Buques Antarticos Indice Antártida

ANTÁRTIDA, 25  AÑOS DE PRESENCIA ECUATORIANA

Ponencia en el XIII Encuentro de HistoriadoresAntarticos Latinoamericanos- Ushuaia 2013.

Estación científica Ecuatoriana en Antártida  "Pedro Vicente Maldonado".

 

Por: Mariano Sánchez Bravo  -  Capitán de fragata (SP)

 

 

 I N T R O D U C C I Ó N

 El Ecuador ha cumplido 25 Años de presencia en el continente Antártico, lapso en el que ha efectuado destacadas actividades en dicho entorno.  Para ello se han organizado y ejecutado 17 expediciones hasta la presente.

En los primeros años las tareas antárticas fueron desarrolladas por el Programa Antártico Ecuatoriano (Proantec), a cargo de la Armada del Ecuador por medio del Instituto Oceanográfico  de la Armada (Inocar), posteriormente y hasta la presente, las actividades son ejecutadas por el Instituto Antártico Ecuatoriano (INAE),  adscrito al Ministerio de Defensa Nacional,  quien  organiza cada año las expediciones a la Antártida con un importante y destacado apoyo de la Armada, así como del personal de las otras ramas de las Fuerzas Armadas y con la participación de investigadores de  las universidades, escuelas politécnicas e institutos de investigación del país.

 DESARROLLO DE LA PONENCIA

 Remontándonos al año 1829, cuando la Gran Colombia sostenía una guerra con Perú, el Libertador Bolívar dispuso el envío de dos fragatas al Pacífico para reforzar la fuerza naval del Departamento del Sur (actual Ecuador).  Finalmente zarparon de Cartagena la fragata “Colombia” y la corbeta “Urica”. A la altura de río Negro, al Sur del Río de La Plata,  la “Urica”, ante una grave avería se vio obligada a separarse de la fragata para buscar un lugar adecuado para su reparación.

La “Colombia” continuó la navegación y luego de desmontar su artillería y trincar los 64 cañones, remontó el Cabo de Hornos al mando del capitán de fragata Leonardo Stagg, en una temeraria jornada y en un mar donde imperan los sistemas de baja presión.

La “Colombia” durante el trayecto tenía a su estribor al Cabo de Hornos y a su babor dejaba el territorio antártico, siendo la primera vez que estos marinos navegaban por este mar.  Eran ellos más bien navegantes de aguas tropicales, como lo es el Caribe.  Se encontraban por tanto en aguas desconocidas, y es de aclarar que ignoraban sobre la existencia de la Antártida, pues por aquellos años recién se estaban suscitando los descubrimientos de aquel continente.

 El 14 de febrero de 1830 el general Juan José Flores, escribe una carta al general Bolívar, en la que dice:  “….. Participo a V.E. la llegada a este puerto (Guayaquil) de la fragata “Colombia” el 8 del presente mes con ciento sesenta y un día de navegación y con escala en el Janeiro; ella ha traído 560 hombres a su bordo entre marineros y tropa, pues solo ha perdido diez de los primeros, que murieron en la vuelta al Cabo”.

Este episodio es el más remoto que relaciona a nuestro país con el continente antártico y en él podemos darnos cuenta que éste costó la vida a 10 tripulantes de la dotación del buque.

 Primera declaración oficial

En el siguiente siglo, esto es, el 27 de febrero de 1967, la Asamblea Nacional Constituyente efectúa  la primera y única declaración oficial  de los derechos ecuatorianos en la Antártida, en base a la exposición de motivos del legislador don Vicente Leví Castillo, quien a su vez se basó en el estudio realizado por el coronel  Marco Bustamante.  Cabe  indicar que dicho oficial de Ejército fue persistente en su empeño sobre el territorio antártico y en diversas ocasiones recurrió a las autoridades  gubernamentales y legislativas a fin de que se oficialice el interés ecuatoriano en la Antártida.

Ese momento llegó, y la Asamblea Nacional Constituyente declara que:  “La República del Ecuador tiene derecho a la parte de la Antártida interceptada por los meridianos 84º30’ y 95º30’ de longitud al oeste de Greenwich, por estar situada en el continente sudamericano, con su territorio continental y su posesión insular de las islas Galápagos; con la soberanía de mar territorial de 200 millas, tanto en el continente, como en las islas Galápagos y de acuerdo  a la teoría reconocida por otros países, para reivindicar sus derechos  en la Antártida, de acuerdo con los conceptos geográficos de accesión por sectores polares, defrontación o enfrentación”.

Pues en 1986 se dice que el límite del meridiano  95º 30’ no corresponde al punto extremo occidental que demarca el área de las 200 millas del mar territorial ecuatoriano que daría lugar al límite occidental del territorio antártico; lo correcto es 95º 07’30’’ de longitud Oeste.  El meridiano 84º30’ citado como límite oriental está fuera de las 200 millas y se ubica en una zona de alta mar internacional; el límite correcto es 85º05’30’’ de longitud Oeste”.

  Adhesión de Ecuador al Tratado Antártico

El día 2 de mayo de 1958, el presidente de Estados Unidos de América Dwright D. Eisenhower envío una nota a las naciones que participaron  en investigaciones científicas en el continente antártico  durante el año Geofísico  Internacional 1957/58, a la que invitó a una conferencia e hizo proposiciones fundamentales sobre un Tratado Antártico.  La conferencia se celebró en Washington D.C. desde el 15 de octubre hasta el 1 de diciembre de 1959, fecha en que el Tratado fue firmado por los siguientes  12 países: Argentina, Australia, Bélgica, Chile, Francia, Japón, Nueva Zelandia, Noruega, República de Sudáfrica, Unión Soviética, Reino Unido e Irlanda del Norte y Estados Unidos de América.  Fue ratificado por todos los países y entró en vigencia el 23 de junio de 1961.

26 años después, el 19 de junio de 1987, el Congreso Nacional en sesión extraordinaria y por unanimidad resuelve aprobar la adhesión del Ecuador al Tratado Antártico, consecuentemente, el señor presidente Constitucional de la República, ingeniero León Febres Cordero Ribadeneira, mediante Decreto Ejecutivo No. 3126 del 5 de agosto de 1987, decreta la adhesión del Ecuador al Tratado Antártico y ordena a la Cancillería que se presente el documento respectivo al país depositario del Tratado Antártico que es Estados Unidos.

Miembros Adherentes son aquellos cuyos gobiernos han aceptado el Tratado Antártico y pueden participar en las reuniones consultivas con derecho a voz, pero no a voto, para tomar las decisiones.

Primera Expedición Ecuatoriana a la Antártida.

              Una vez que el país se adhirió al Tratado Antártico, se encomendó a la Armada del Ecuador tomar a cargo la realización de la Primera Expedición Ecuatoriana a la Antártida, para lo cual se dispuso que el Instituto Oceanográfico  planifique, dirija y ejecute la misión, empleando para el efecto el buque  de investigación hidrográfico-oceanográfico “Orión”, administrado  por el propio Instituto.

Así, el 1 de diciembre de 1987 el “Orión” zarpó desde Guayaquil, llevando a bordo un total de 60 miembros entre oficiales, tripulantes e investigadores, incluyendo un oficial invitado de la Armada del Brasil.  Posteriormente, en Valparaíso, se integrarían a la expedición dos oficiales de la Armada chilena.  Actuaron como jefe de la expedición y jefe científico el capitán de fragata  de Estado Mayor Hernán Moreano Andrade y como comandante del buque el capitán de corbeta Bécquer Picco Vargas.

La instalación de un refugio y la realización de un intenso programa de investigación marítima en el estrecho Bransfield fueron las actividades  más importantes que se cumplieron durante  la Primera Expedición Ecuatoriana a la Antártida, ejerciendo de esta manera presencia nacional en ese continente.  El refugio fue  ubicado en punta Hennequin, lugar situado en el interior de la bahía Almirantazgo en la isla Rey Jorge, siendo inaugurado el 13 de enero de 1988 con la asistencia de delegaciones de Alemania, Brasil, Chile, Estados Unidos, Polonia, Rusia, Uruguay y Argentina, países que tienen bases o estaciones científicas en el área.

Una de las tareas que se ejecutó en esta expedición fue la de seleccionar el mejor sitio para la ubicación definitiva de la Estación Científica Ecuatoriana  en la Antártida.  Para satisfacer este requerimiento, se visitó varios lugares  ubicados en las islas que forman el archipiélago de las Shetland del Sur y  el archipiélago de Palmer. Luego de profundos análisis fue seleccionada finalmente punta  Fort William, de la isla Greenwich, archipiélago de las Shetland del  Sur.

Durante el largo periplo de 92 días de operación, con 70 días en la mar y un recorrido aproximado de 11.500 millas náuticas, oficiales, científicos y tripulantes pusieron de manifiesto su gran voluntad, espíritu de cuerpo y capacidad profesional, lo que permitió que se mantenga un marcado optimismo en beneficio del cumplimiento de la misión impuesta por la Armada y el país, y que se conduzca un plan científico serio y responsable. 

Segunda Expedición Ecuatoriana a la Antártida

El 9 de agosto de 1989, el señor Comandante General de Marina dispuso el inicio del alistamiento del buque de investigación “Orión” con miras a la ejecución de un nuevo viaje a la Antártida y la consecuente  realización  de actividades de gran importancia en dicho continente, entre ellas la construcción de la primera etapa de la Estación Científica Ecuatoriana, que llevará  como nombre “Pedro Vicente Maldonado” en honor a un prohombre de la patria.

El miércoles 3 de enero de 1990 el buque se encontraba atracado en el muelle de la capitanía del puerto, listo para el zarpe.  Había un ambiente festivo y patriótico ante un sol resplandeciente y bajo el marco del caudaloso “Guayas”, sobre el cual descansaba  el B/I “Orión”.  Con la llegada del Presidente del Congreso Nacional, del comandante general de Marina, señor almirante Hugo Unda Aguirre y más autoridades civiles y militares, se dio inicio a la ceremonia.

Finalizada la misma el “Orión” zarpó y los buques atracados que observaban la roja silueta dejaban oír sus pitos y sirenas en señal de despedida y buena suerte.  Pronto desapareció Guayaquil y navegábamos  en   el   caudaloso   Guayas y al salir a alta mar pusimos rumbo sur.

El buque estaba comandado por el capitán de corbeta José Olmedo Morán, actuaba como segundo comandante  el capitán de corbeta Mariano Sánchez Bravo y como jefe científico el capitán de corbeta Homero Arellano Lascano.  Llevaba a su bordo 69 personas entre oficiales, investigadores y tripulantes. 

Arribo al continente Antártico

Luego de realizar escalas en Valparaíso y Punta Arenas, y navegar por los canales del Sur y el paso Drake, se fue acercando a su destino.  A las 06:30 horas del sábado 3 de febrero de 1990 el B/I “Orión” pasó la latitud  60º Sur, ingresando al área del Tratado Antártico; en ese momento se tenía longitud 61º 48’ Oeste.

A las 17:05 horas tenemos el primer contacto  de radar con tierra, a una distancia de 60 millas.  Se continúa la aproximación al estrecho Nelson  de las islas Shetland del Sur y una hora y media después se observa un contacto en el radar a 12 millas, el que aparentemente es un buque grande, por lo que por nuestra seguridad se lo plotea en una rosa de maniobras para obtener el rumbo y la velocidad del mismo, más resulta que llevaba un nudo de andar y que la distancia mínima de aproximación a nuestro buque es de 6 millas, no había peligro de colisión y lo que es más se trataba de un iceberg (o masa de hielo flotante procedente de un glaciar).

Luego de una navegación nocturna sin intentar  el ingreso, al siguiente día, domingo 4 de febrero, iniciamos la aproximación a la bahía Chile, situada sobre la costa nororiental de la isla Greenwich, también denominada bahía Discovery en otras cartografías, encontrando dos icebergs, que dejamos a ambas bandas del buque a distancias de 3 millas.  Se aprestaban vientos de 5 nudos y un estado de mar aceptable, pero repentinamente comenzaron a soplar vientos de suroeste de más de 40 nudos de velocidad, por lo que decidimos caer 180º y salir de la bahía.  Hicimos una corta navegación hasta que el tiempo amaine.  Luego de una hora  se decidió ingresar nuevamente a la bahía, no sin antes hacer un análisis y pedir datos meteorológicos a la Base Arturo Prat establecida en la península Guesalaga de la misma bahía.  El viento tenía una fuerza que oscilaba entre 25 y 30 nudos.  Se ejecutó la aproximación, efectuándose un fondeo  de precisión, cuando eran las 07:35 horas, a una milla de punta Boscopé y a 2.4 millas de la punta Fort William, lugar donde se construirá la Estación Científica Ecuatoriana “Pedro Vicente Maldonado”. 

El lunes 5 de febrero se desembarcó el catamarán y el tractor, los que se trasladaron a la playa.  El primero servirá para llevar material a punta Fort William y el segundo sería básico  para la construcción de la estación científica.

Sin perder tiempo el catamarán y las embarcaciones regresaron a bordo, iniciándose la descarga del material de construcción, para lo cual se utilizó  también la ballenera; cabe indicar que el personal del buque hacía gran esfuerzo para llenar las embarcaciones, todos metíamos manos: oficiales, tripulantes y civiles, pues se dirigía la maniobra con el ejemplo.  Al fin, las embarcaciones se dirigieron a la playa con el primer cargamento.

Es de indicar que el proceso de construcción de la Estación Científica continuó a lo largo de nuestra estadía en Fort William en esforzadas jornadas, en que todos participábamos en los trabajos y poco a poco la edificación fue tomando forma. 

Emergencia, accidente en tierra

En esta expedición tuvimos un fuerte contratiempo que pasamos a relatar: A las 18:39 horas del viernes 23 de febrero de 1990,  se escuchó por el anunciador ¡médico al puente, esto es una emergencia! y seguidamente “repetido general, emergencia, repetido general”, todos corrimos a nuestros puestos sin saber de lo que se trataba e inmediatamente se comenzó a levar el ancla.

Desde el campamento de Fort William el capitán Homero Arellano informaba por radio que el sargento Aurelio Montufar había sufrido un accidente de trabajo, mientras se encontraba en tareas de construcción, al haberse desprendido el disco de la lijadora eléctrica con que trabajaba, el que le impactó a la altura del ojo izquierdo produciéndole un corte profundo por donde sangraba mucho.  También tenía una herida menor en una mano.  Indicó, además, que estaban tratando de detener la hemorragia con gasas que encontraron en el botiquín y que el accidentado estaba inconsciente.

Cabe resaltar  que el médico se encontraba a bordo y que el enfermero era el mismo herido; pues se había planificado que mientras uno de ellos estaba a bordo, el otro debía permanecer en el campamento.  Y por mala suerte le sucedió el accidente, improvisándose muchos compañeros como enfermeros para auxiliarlo.

Tratamos  de tener comunicación con la Base “Teniente Rodolfo Marsh” para pedir un helicóptero que lo traslade para una urgente  atención médica.  Cuando tuvimos contacto de radio  pedimos nos comuniquen con el comandante de grupo Héctor Barrientos, jefe de la Base Aérea chilena.  Le informamos lo sucedido y solicitamos un rápido envío de helicóptero para que el herido sea evacuado a esa base.  No dudó un instante y luego de pedir el dato de la velocidad del viento en bahía “Chile” ordenó preparar un helicóptero.

El helicóptero chileno apareció en el cielo y a las 19:20 horas aterrizó en Fort William, antes de que el “Orión” arribe, a pesar de que se navegaba con máquinas a full 280 RPM.  Por radio indicaron que estaban embarcando al herido, quien ya estaba consciente pero perdiendo mucha sangre.  Siete minutos después decoló e hizo rumbo a la Base Marsh.  A las 19:59 horas aterrizó en Base Marsh en donde lo esperaba un equipo de médicos para su atención emergente, un médico chileno, otro uruguayo y dos rusos, uno de ellos anestesiólogo.  Y comenzó la intervención quirúrgica.  

Con el fin de prestar apoyo directo al accidentado, el buque zarpó a las 08:42 horas del día 24 de febrero rumbo a Fildes, bahía en la que fondeamos (Cataleta Hardley) a las 14:00 horas. 

El doctor chileno informó que sus signos vitales son buenos y que el pronto traslado en helicóptero y rápida atención e intervención quirúrgica fueron determinantes para su recuperación vital.  Pero que recomendaba que sea el médico de a bordo quien lo acompañe en el viaje a Punta Arenas.  El ojo izquierdo reviste  gravedad y es seguro que lo perderá.

Todo listo  en el aeropuerto.  El piloto, copiloto, médico y paciente, estaban a bordo de un avión Twin Otter de la compañía canadiense “Adventure Network International”, el que decoló a las 15:30 horas.  Es de anotar que aquella compañía de aviación no cobró un solo centavo por sus servicios,  demostrando con esa actitud la hermandad existente entre los pueblos y los hombres en la lejana Antártida, y cuando de salvar una vida se trata, es más que una realidad, es un acto de enorme solidaridad.

El buque de investigación “Orión” reinició la navegación hasta avistar nuevamente la isla Greenwich y fondear a las 22:30 horas en la bahía Chile. 

Inauguración de la Estación Científica

                        Los trabajos en punta Fort William habían concluido, y para la inauguración de la Estación Científica ecuatoriana “Pedro Vicente Maldonado”, se esperaba la llegada del Comandante General de Marina, quien viajando desde Ecuador hizo su arribo en un avión que aterrizó en la pista de la base aérea chilena “Teniente Rodolfo Marsh”, a las 21:30 horas del día 1 de marzo de 1990, frente a la cual habíamos fondeado para recibirlo.

                        El almirante Hugo Unda Aguirre, su señora y la comitiva que lo acompañaba fueron instalados a bordo, se procedió a zarpar.  Eran las 23:40 horas del mismo día.

Luego de cinco horas de navegación, la unidad arribó a bahía Chile, pues a las 05:10 horas, hora del orto del sol, estábamos frente a punta Fort William, procediéndose a arriar un bote para que desembarquen 16 personas a fin de que efectúen los preparativos para la inauguración.  Terminada dicha maniobra, nos acercamos a la Base Naval “Arturo Prat” y se envió  un bote para transportar hacia nuestra estación a la delegación  de marinos chilenos, especialmente invitados a nuestro evento.  Es de indicar que las condiciones meteorológicas son excelentes en este día, pues la fuerza del viento no es superior a los 8 nudos y la temperatura ambiente es de 1ºC.  Tenemos estado de mar 1 según la escala Beaufor, por ser este un sitio abrigado, podemos navegar con los botes sin ninguna incidencia de las olas, ya que al mar lo podemos describir como “muy llano”.

Todo el personal de abordo saltó a tierra y a las 07:45 horas lo hace el señor almirante Unda.  En el buque queda una guardia al mando del segundo comandante, nos mantenemos con las máquinas en posición cercana a la Estación Científica. A lo lejos pude escuchar con emoción las notas de nuestro Himno Nacional, se había iniciado la ceremonia cuando eran las 08:00 horas.  Posteriormente, se izó el Pabellón ecuatoriano, escoltado por los de Argentina, Costa Rica, Chile, Perú y Brasil, pues la inauguración de la Estación Científica “Pedro Vicente Maldonado”, en su primera fase, fue solemnizada con la presencia de observadores e investigadores de las repúblicas mencionadas.

Durante la ceremonia el comandante del B/I “Orión”, capitán de corbeta José Olmedo Morán, dirigió la palabra ante los presentes.  Seguidamente intervino el capitán de navío Pedro Cabezas González, quien pronunció un interesante discurso. Ambos dejaron perennizada  con sus palabras el más solemne momento antártico ecuatoriano.

Cortada la cinta, se entonó el himno de nuestra Armada.  Había finalizado  la ceremonia, la satisfacción era enorme en cada uno de nosotros pues se ha culminado la tarea impuesta.

A las 12:00 horas zarpamos con rumbo a la isla  Rey Jorge para dejar a la comitiva.  A las 17:05 horas fondeamos la caleta Collins, como lugar más abrigado, pues teníamos un sistema de baja presión y vientos de 40 nudos.

Cumplida la misión zarpamos con rumbo norte y luego de afrontar un sistema de baja presión en el paso Drake, soportando vientos de hasta 50 nudos y un estado  de mar “muy gruesa”, seguimos navegación hasta arribar a Guayaquil el 9 de abril de 1990. 

Ecuador Miembro Consultivo

Como antecedente tenemos que en la XV Reunión Consultiva realizada en París en 1989, la candidatura  de nuestro país para ser Miembro Consultivo no fue aceptada; ello después de la Primera Campaña Antártica.  En julio de 1990 Ecuador con una delegación de cinco personas participó  en la XXI Reunión del Comité Científico de Investigaciones Antárticas (SCAR) en Sao Paulo Brasil, o sea posterior a la Segunda Expedición, la que se considera muy fructífera.

Por ello la Armada entregó a la Cancillería todas las publicaciones ecuatorianas sobre la Antártica, en julio de 1990, las mismas que se remitieron a Washington en su calidad de depositario del Tratado, para su remisión a los otros 24 países consultivos.  En octubre del mismo año a  pedido del Canciller de la República, el contralmirante Pedro Cabezas se  entrevistó en Washington con funcionarios del Departamento de Estado y de la Fundación Nacional de Ciencia a fin de reforzar la aceptación de nuestro país.

Posteriormente y en instantes culminantes, Ecuador acreditó una delegación de seis miembros para que asistieran a la X Reunión Especial del Tratado Antártico, a celebrarse el 19 de noviembre del mismo año en Viña del Mar, Chile, la que estaba presidida por el Embajador Alfredo Luna Tobar, director de Soberanía Nacional e integrada por el contralmirante Pedro Cabezas González, en representación de la Comandancia General de Marina; capitán de fragata de Estado Mayor Mario Pinto R., director del Instituto Oceanográfico, teniente de navío único Fernando Zurita F., jefe del Departamento de Ciencias del Mar de Inocar; doctor Manuel Romero, director de Soberanía Marítima y Aérea;  y doctor Diego Rivadeneira, ministro de la Embajada del Ecuador en Chile.

En aquel día se desarrolló la reunión en la sala de sesiones del hotel O’Higgins de Viña del Mar.  A las deliberaciones de esta X Reunión especial, no tuvieron acceso las delegaciones del Ecuador y Holanda, quienes debieron esperar hasta que fueron invitados a ingresar a la misma.  El Presidente de la Reunión les notificó  de inmediato que los representantes de las partes consultivas: Alemania, Argentina, Australia, Bélgica, Brasil, Chile, España, Estados Unidos de América, Finlandia, Francia, India, Japón, Perú, Polonia, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, República Popular China, Sudáfrica, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y Uruguay, por consenso admitían al Ecuador y a Holanda como Miembros Consultivos del Tratado Antártico.  Seguidamente el jefe de la Delegación Ecuatoriana agradeció a la presidencia  y a los delegados de los países asistentes por esa aceptación. 

Ecuador miembro pleno del Scar 

Entre 1991 y 1992 el Ecuador efectuó otras dos  expediciones antárticas, en las que  sus miembros efectuaron trabajos científicos relativos a geodesia, geología, biología, medicina, ecología, meteorología y otros.

En junio de 1992 el capitán de corbeta Fernando Zurita Fabre se trasladó a Bariloche, Argentina, a fin de asistir y representar al país en la XXII Reunión del Comité Científico de Investigaciones Antárticas (Scar); en la misma nuestro país fue aceptado como “Miembro Pleno” con fecha 15 de junio el mismo año.  Aquello constituye una razón de singular importancia, pues desde este momento nuestro país cuenta con la representatividad en los foros internacionales y podrá opinar con voz y voto en todas las decisiones que se tomen a favor de la Antártida. 

Expediciones posteriores

Hasta la presente el Ecuador ha efectuado 17 expediciones a la Antártida, las que demuestran el serio interés de nuestra nación por dicho continente y por las labores de investigación científica en el entorno de punta Fort William, en la que permanece instalada la Estación Científica Ecuatoriana “Pedro Vicente Maldonado”, todo ello con el concurso de científicos ecuatorianos, participando además como invitados, investigadores de otras naciones.

De estas expediciones cabe resaltar lo siguiente: La Séptima Expedición se la efectuó con el concurso del buque de investigación “Orión”, siendo esta la tercera ocasión que dicha nave era destinada a la Antártida.  Este nuevo reto del país, tuvo como objetivos fundamentales el realizar 16 proyectos de investigación científica, el mantenimiento del primer módulo de la Estación Científica y la construcción del segundo y tercer módulo.  Los trabajos de ampliación de las instalaciones demandaron intensas jornadas de trabajo de 15 horas, durante cinco semanas, para concluir una infraestructura de aproximadamente 400 metros cuadrados, que permita efectuar los trabajos a 20 científicos y técnicos.  Los Miembros de esta expedición, la que inició el 10 de diciembre de 1997 y culminó el 17 de marzo del siguiente año, cumplieron con éxito los objetivos planteados.  Las nuevas instalaciones fueron inauguradas el 12 de febrero, luego de lo cual se procedió a retornar a Guayaquil. 

Visita del Presidente ecuatoriano, a la Antártida 

La XV Expedición Antártica Ecuatoriana guarda su importancia en nuestra historia, porque durante ella se concluiría el módulo de laboratorios o número 4, es decir quedarían ampliadas las instalaciones de la Estación Científica “Pedro Vicente Maldonado” y con ello, los investigadores tendrían mayores facilidades para sus trabajos científicos; pero más será recordada porque, durante el desarrollo de la misma, dicho entorno Antártico fue visitado por el Presidente Constitucional de la República del Ecuador.

Las tareas de investigación efectuadas a lo largo de la expedición consistieron en 14 proyectos nacionales y 5 proyectos extranjeros.  También se hizo un  gran esfuerzo  en la  parte logística, pues se efectuó mantenimiento al refugio “República del Ecuador” que nuestra nación mantiene en punta Hennequin de la isla Rey Jorge, desde que fue instalada por miembros de la Primera Expedición, y en la punta Fort William de la isla Greenwich se trabajó en el mantenimiento de toda la Estación Científica y se concluyó la construcción del módulo de laboratorio.

Al respecto de la inauguración del nuevo módulo, ocurrido el 4 de febrero de 2011, el comandante José Olmedo nos relata lo siguiente:

“Los helicópteros  llegaron a PEVIMA a las 16:40, primero se posó el helicóptero naval del Viel  de donde bajó María del Pilar Cornejo, Fernando Alvarado y Manuel Baldeón, luego el helo FACH que transportó a los  presidentes  Rafael Correa y a Sebastián Piñera, a los cancilleres Ricardo Patiño y  Alfredo Moreno y al jefe de  Escolta de Chile. En el helipuerto  me encontraba junto  a los doctores Johnny Jerez  y  Manuel Valencia,  le dispuse a Fanny Friend, que filme todas las actividades en las que intervenga el presidente Correa, ella también se encontraba en ese momento.

“Luego de saludar muy efusivamente con los presidentes y los cancilleres, nos dirigimos al área de las astas donde de acuerdo al programa, se rendirán los honores  correspondientes, al aproximarnos se dio inicio a la bienvenida con el parte militar a cargo del CPFG Oscar Noboa, el Sr. Presidente me dijo que quería saludar a la gente, le manifesté que después de la izada de los pabellones y de los himnos de Ecuador y Chile se podría saludar con todos.

“Se izaron las banderas de Ecuador, Chile, Venezuela y Suiza. Se cantó el Himno Nacional del Ecuador y  el de Chile, posteriormente el teniente Santiago Coral, maestro de ceremonia, anunció la foto oficial, y antes de eso el presidente Correa se acercó a saludar a todos los integrantes de la expedición, en ese momento se rompió todo el orden planificado,  ya que el personal  quería tener una foto con el presidente, él accedía con gusto a fotografiarse con todos. 

Las últimas expediciones

Nunca serán suficientes las tareas efectuadas en la Antártida, por lo menos en lo relativo al caso ecuatoriano; tal es que el 9 de enero de 2012 partieron los 63 integrantes de la XVI Expedición Antártida, actuando como jefe de la expedición el capitán de navío (SP) José Olmedo Morán y como jefe logístico el capitán de fragata-EM Juan Carlos Proaño.  En ella participaron científicos  de Venezuela, efectuándose 14 proyectos de investigación ecuatorianos y 5 proyectos extranjeros.

Las tareas logísticas fueron algunas, como el mantenimiento y provisión de servicios a las instalaciones, instalación de calefacción central e instalación de una unidad de incineración y de una planta de tratamiento de agua residuales.  Durante este período se recibieron visitas oficiales de una delegación de subsecretarios de Defensa, Senescyt y Senplades, la del rector de la ESPE y de un delegado de Ambiente.  La expedición concluyó el 8 de marzo de 2012.

La XVII Expedición Ecuatoriana a la Antártida salió de Guayaquil el 29 de noviembre del mismo año al mando del capitán de navío-EMC (SP) José Olmedo Morán, quien al  parecer es el que más viajes al continente blanco ha efectuado, gozando por aquello de un prestigio ganado a base de esfuerzo en este oficio de ir y venir hacia el Sur, empapando su alma antártica con el ambiente malsano de los hielos eternos.  De jefe logístico actuó el capitán de navío Jhon Merlo.  Esta vez la expedición estuvo integrada por 79 expedicionarios, y como invitados participaron investigadores de Venezuela, Chile y Perú.

El 11 de marzo de 2013 estuvieron de retorno, no sin antes haber realizado  tareas de investigación, consistente en 21 proyectos nacionales y 8 proyectos extranjeros.  En lo logístico se efectuó el traslado de una cargadora frontal, así como de tanques para combustible de 20 pies cúbicos y la instalación y ubicación de cinco contenedores. 

* * * * *

El investigador antártico ecuatoriano, al igual que los de otras nacionalidades con años de experiencia, cumplen 25 años de presencia en aquel continente, con la satisfacción  de largas jornadas, pero todos sabemos que vendrán otros 25 años y muchos más.  Que Dios nos de fortaleza para seguir cumpliendo con los objetivos antárticos.           

C o n c l u s i o n e s 

Los veinticinco años de presencia del Ecuador en la Antártida se encuentran consolidados con  nuestra principal obra, como es la Estación Científica “Pedro Vicente Maldonado”, resultado del esfuerzo de muchos ecuatorianos que se han entregado a esta noble tarea con sacrificio, dedicación, valentía y total desinterés, lo que ha permitido ocupar el sitial que tiene en el concierto internacional de países antárticos.

A partir de la Primera Expedición Antártica ecuatoriana, efectuada en 1988, hasta el presente año 2013, se han sucedido una serie de acontecimientos, y logros en la investigación científica, que han demostrado ante  la comunidad internacional, la seriedad y el interés que Ecuador tiene con respecto al continente blanco.

 

B I B L I O G R A F Í A

 José Olmedo Morán, capitán de navío- EMC (SP)     Bitácora XV Expedición a la Antártida (2011). Visita del señor Presidente de la República. 

José Olmedo Morán, capitán de navío-EMC (SP)      Resumen de expediciones ecuatorianas a la Antártida (2007-2013). 

Primera Expedición Antártica Ecuatoriana.-               “Memorias”, 1989. 

Sánchez Bravo Mariano, capitán de fragata (SP)      “La fragata “Colombia” y su navegación  por el pasaje Drake en 1829”.- Revista Inhima No. 49, diciembre de 2011. 

Sánchez Bravo Mariano, capitán de fragata (SP)    “Remembranzas Antárticas”.- Instituto de Historia maritima. 1992

 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar