Historia y Arqueologia Marítima

 

HOME

Indice Incidentes Navales Indice Accidentes Maritimos

EL DESATRE DE PORT CHICAGO, CALIFORNIA, 1944

Por Carlos J. Mey, Febrero 2011 - Fotos de http://www.history.navy.mil

Los Estados Unidos de N. America entraron en la segunda guerra mundial el 7 de Diciembre de 1942. A medida que la guerra en el Pacífico se ampliaba, el Arsenal de Mare Island, California, no podía seguir el ritmo de la demanda de municiones. Port Chicago, California, situado a 35 kilómetros al norte de San Francisco, resultó un lugar ideal para que la Armada para ampliar sus instalaciones de transporte de municiones. El pueblo de Port Chicago está localizado en Suisun Bay en el estuario de los ríos Sacramento y San Joaquin. Suisun Bay está conectada al Océano Pacífico por la bahía de San Francisco. En 1944, el pueblo estaba a poco menos de una milla de un depósito de municiones de la armada, el Port Chicago Naval Magazine, que mas tarde fue expandido y renombrado como Concord Naval Weapons Station. El puerto original fue planeada en 1941, y la construcción empezó poco después del ataque a Pearl Harbor. El primer barco en atracar en Port Chicago fue cargado en diciembre de 1942

En esta vista aérea de Port Chicago se ve el muelle a la izquierda y un barco cargando municion, a la derecha las vias con la proteccion de concreto y mas alla los barrios de viviendas del personal.

 En 1944, la expansión y mejoras en el muelle le daba una capacidad de carga de dos buques simultáneamente. El personal de la Armada asignado a esta peligrosa tarea eran todos negros (afroamericanos si lo quieren) supervisados por oficiales blancos, normal en la segregacion racial de la epoca. Los oficiales y soldados habían recibido algún entrenamiento en el manejo de carga, pero no en la carga de municiones. La mayor parte de su experiencia provenía de la experiencia práctica. El trabajo duraba 24 horas en turnos. La Marina tenia normativas adecuadas para trabajar con las municiones, pero debido a la enorme necesidad de municiones en el Pacifico, el ritmo era infernal y se producian desviaciones a estas normas. Algunos oficiales competían entre sí para tener la mayor cantidad de carga movida en un turno de 8 horas.

La mayoria de la municion llegaba por tren desde Hawthorne, Nevada, donde habia una fabrica. Venia en vagones cerrados que se colocaban entre barreras de concreto (ver foto arriba) y a medida que se necesitaban, los vagones se corrian al muelle, que acomodaba 2 buques. A una milla aprox. del muelle estaban las barracas del personal.

       

Luego de la 1ª Guerra Mundial, la marina norteamericana habia tratado de excluir a los negros, reemplazándolos con Filipinos, pero en 1932 la Armada nuevamente comenzo a reclutarlos en numeros limitados y confinados a tareas menores, como ayudantes de cocina, no habia oficiales negros. En 1942, sin muchas ganas, los aceptó para servicios generales, pero en unidades segregadas que no incluían servicio en el mar. En Port Chicago en el momento del desastre habia 1.400 marineros negros, 71 oficiales (blancos), 106 marines y 230 empleados civiles.

Las municiones se movian a mano, de mano en mano, en carretillas, carros o rolaban las grandes bombas desde los vagones sobre planchas de madera hasta el muelle y luego las colocaban en redes de carga que abrian en el muelle. Las municiones incluían pequeños calibres, bombas incendiarias, de fragmentacion, cargas d eprofundidad y bombas normales de hasta 2.000 libras.Las redes de carga se bajaban de las gruas de los buques hasta la bodega, donde se empacaban fila sobre fila con maderas entre medio. Era un trabajo duro, extenuante y muy peligroso.

El tremendo peligro y la importancia de la tarea, aunque no siempre reconocido por el público, estaba siempre presente en la mente de los hombres de Port Chicago. Los infantes de marina, guardacostas y empleados civiles sabían del peligro, pero ninguno tan vívidamente como la tripulación de la Marina Mercante y de la Armada y los hombres que desempeñaban funciones en los muelles de carga.

 En la tarde del 17 de julio de 1944, habia dos buques siendo cargados en el muelle. El Liberty  SS E.A. Bryan, luego de 4 dias de carga, ya tenia unas 4.600 toneladas de municion y explosivos a bordo. Amarrado desde las 6 de la tarde ya estaba siendo cargado el  SS Quinault Victory. Una bracaza anti-incendio de la Coast Guard tambien estaba amarrada y habia unas 430 toneladas de bombas esperando a ser cargadas. El muelle tenia una locomotora y 16 vagones cargados. En total habia unos 300 hombres alli, entre tripulantes, personal de carga, marines y civiles.

A las 10:18, un ruido hueco y el sonido de madera que se astillaba estalló desde el muelle, seguido de una explosión que destrozó el cielo nocturno. Testigos dijeron que un se disparó al aire un brillante destello blanco, acompañado de una fuerte explosion. Una columna de humo se elevaba desde el muelle, y el fuego brillaba de color naranja y amarillo. Intermitente y como fuegos artificiales, pequeñas explosiones se veían en la nube que se levantó. En unos seis segundos, una segunda e inmensa explosión ocurrio cuando el contenido de la EA Bryan detonó masivamente. La onda de choque sísmica se sintió tan lejos como Boulder City, Nevada. El E.A. Bryan y las estructuras de todo el muelle se desintegraron por completo. Una columna de fuego y de humo se extendía más de dos kilómetros en el cielo por encima del Puerto Chicago. Las piezas más grandes restantes de la nave de 7.200 toneladas eran del tamaño de una maleta. De un avión que volaba a 9.000 pies dijeron haber visto pedazos de metal caliente blanco "tan grande como una casa" volando. El destrozado Quinault Victory fué lanzado al aire. Testigos dijeron haber visto una columna de 200 pies sobre el que cabalgaba la proa del buque, su mástil todavía unido. Sus restos se estrellaron en la bahía a 500 metros de distancia.

La patrullera de la Guardia Costera Miahelo estaba a unos 1.500 pies del muelle. La fuerza de la explosion le demolio la obra muerta , casi la hunde, hirio gravemente a los hombres en la cabina y debio enfrentar una columna de agua de 10 metros. Una bala de cañon de 16 pulgadas entro en la sala de maquinas del tanquero SS Redline que pasaba cerca, sin explotar.

El area totalmente devastada, s eve la popa del Quinault saliendo del agua.

El muelle de 400 metros, el tren completo, las municiones, las 320 personas, todo se vaporizó instantáneamente. 390 personas en las barracas sufrieron heridas. La popa del SS Quinault Victory estaba boca abajo a unos 500 metros de su lugar original, el resto del buque habia sido hecho pequeños pedazos.

 La explosión destrozó edificios y vagones de ferrocarril cerca del muelle y dañó todos los edificios en Puerto Chicago. La gente en la base y en la ciudad fueron empujados volando o fueron rociados con astillas de vidrio y otros desechos. El aire se llenó de los ruidos agudos y golpes sordos de trozos humeantes de metal y proyectiles sin explotar que llovían a la tierra hasta a dos millas de distancia. La explosión causó daños a 48 millas a través de la Bahía en San Francisco

  

Personal de la Marina respondió rápidamente al desastre. Los hombres arriesgaron sus vidas para apagar los incendios que amenazaban a los vagones con bombas cercanos. Los equipos locales de emergencia y civiles se apresuraron a ayudar. Además de los muertos, hubo 390 heridos. Estas personas fueron evacuadas y tratadas, y los que se quedaron les toco la horrible tarea de limpieza.

Menos de un mes después del peor desastre continental de la Segunda Guerra Mundial, Port Chicago volvió a mover las municiones a las tropas en el Pacífico. Los hombres de Port Chicago eran vitales para el éxito de la guerra. Y sin embargo, eran a menudo olvidado. De los 320 hombres muertos en la explosión, 202 fueron los afro-americanos alistados que fueron asignados el peligroso deber de la carga de los barcos. La explosión en el puerto de Chicago representó el quince por ciento de todas las víctimas Afro-Americano de la Segunda Guerra Mundial

 

  

  

 

La explosión había sacudido a todos los hombres, pero especialmente a los hombres supervivientes que trabajaron en el muelle. De los 320 hombres muertos, casi 2/3 eran afro-americanos del batallón de artillería. Lo que había sido quejas y problemas menores antes de la explosión comenzó a hervir como un miedo a regresar a los muelles. El 9 de agosto, menos de un mes después de la explosión, los hombres sobrevivientes, que habían experimentado el horror, sdebían comenzar a cargar municiones nuevamente, esta vez en Mare Island. Le dijeron a los oficiales que iban a obedecer cualquier otra orden, pero no esa.

De los 328 hombres del batallón de artillería, 258 marineros afro-americanos se negaron a la carga de municiones. Al final, 208 debieron enfrentar un consejo de guerra y fueron echados por mala conducta mas  la pérdida de tres meses de pago por desobedecer órdenes. Los restantes 50 fueron seleccionados para tribunales marciales por motín. La sentencia podría haber sido la muerte, pero recibieron entre ocho y quince años de trabajos forzados después de un juicio,  que una revisión de 1994 demostro que tenía fuertes connotaciones raciales. Poco después de la guerra, en enero de 1946, a todos los hombres se les dio el indulto. El 23 de diciembre de 1999, el presidente William Clinton perdonó a Freddie Meeks de Los Angeles, uno de los pocos miembros que aún vivian de los originales 50.

La explosión y el posterior juicio ayudaron a ilustrar los costos de la discriminación racial y agrando la critica del público. En 1945, ya la Armada trabajaba para la desegregación, y aparecieron algunas unidades mixtas. Cuando el presidente Harry Truman pidió que las Fuerzas Armadas sean desegregadas en 1948, la Armada podia honestamente decir que Port Chicago habia sido un paso muy importante en ese proceso.

El Monumento del Arsenal Naval de Port Chicago es administrado por el Servicio de Parques Nacionales y la Armada de los Estados Unidos. Se honra la memoria de quienes dieron su vida y resultaron heridos en la explosión el 17 de julio de 1944, reconoce a aquellos que sirvieron en el arsenal, y conmemora el papel de esta instalacion durante la Segunda Guerra Mundial

 

Fuentes:
Port Chicago Bibliography
Online Documents Concerning Port Chicago Magazine
Photographs of Port Chicago
Port Chicago Naval Magazine National Memorial
Port Chicago Memorial, Naval Weapons Station, Seal Beach Detachment Con
http://es.wikipedia.org/wiki/Desastre_de_Port_Chicago