Historia y Arqueología Marítima

HOME ANDRES GUACURARÍ, UN HIJO PRÓDIGO Indice Academia ROU Hist Mar.y Fluvial

ANDRES GUACURARI (óleo de Hugo Viera) Municipalidad de Posadas

Por     Publicado en Ciclo de Conferencias año 2014

FRANCISCO VALIÑAS Capitán de Navío (R) Licenciado en Sistemas Navales

 “Si Andresito y sus hombres no hubieran detenido a los portugueses, San Martín no podría haber seguido con su campaña libertadora...”

Profesor Julio Alejo Gómez (Argentina)

RESUMEN

            El Coronel Andrés Guacurarí, también conocido como Andresito Artigas, fue un aborigen guaraní nacido en Las Misiones en 1778. Forzado a emigrar por los portugueses que invadieron el norte de Misiones, en 1801 se trasladó a la Banda Oriental donde conoció entonces al caudillo oriental José Artigas, quien le ganó real afecto al punto que lo tomó como hijo adoptivo, y en 1815 lo designó Comandante Militar y Gobernador de la Provincia de Misiones, desde donde desarrolló una brillante campaña de contención de la penetración lusitana hasta ser capturado por los invasores en 1822, y traslado a prisión en Río de Janeiro.

 SUMMARY

            Colonel Andrés Guacurarí, also well-known as Andresito Artigas, was a Guarani aborigine born in Las Misiones in 1778. Forced to emigrate for the Portuguese that invaded the north of Misiones in 1801, he travelled to Banda Oriental. There he knew the oriental commander José Artigas who won him real affection to the point that took it as adoptive son, and in 1815 designated him Military Commander and Governor of Misiones County, from where he developed a brilliant campaign of contention of the Portuguese penetration until being captured by the invaders in 1822, and put in jail in River of Janeiro.

 EL HOMBRE

Andrés Guacurarí fue un indio mestizo, hijo de madre guaraní y de padre caucásico ignoto, que habría nacido en San Borja (hoy Brasil) el 30 de noviembre de 1778.[1]  Siendo niño su madre se mudó a Santo Tomé (hoy Corrientes, Argentina), donde recibió buena educación por parte de los sacerdotes herederos de los jesuitas, aprendiendo matemáticas, ciencias naturales, idiomas (castellano y portugués, además del guaraní natal, que leía y escribía con fluidez), música y religión (convirtiéndose en un católico muy devoto).  En 1801, cuando la reducción fue destruida por bandeiras portuguesas, se trasladó a la Banda Oriental, donde conoció a José Artigas, poniéndose a su servicio en el Regimiento de Blandengues, donde adquirió los conceptos de organización militar, verticalismo y disciplina que años después inculcaría a sus ejércitos.  El General le ganó gran afecto, al punto que lo adoptó como hijo, pasando a llamarse Andrés Artigas, y más conocido como “Andresito”.

ANDRES GUACURARI (dibujo al carbón) Museo de Santa Fe

Físicamente, era un guaraní con la piel más clara de los mestizos, ojos verdes, rostro picado de viruela (enfermedad contraída en la niñez), nariz pronunciada, pómulos salientes, baja estatura, complexión muy robusta, lampiño, pelo negro chuzo sujeto con una vincha. El historiador Vicente Miguel Martines  lo describe  de la siguiente manera: "… Como buen indio guaraní, Andrés era callado y taciturno. No sabía reír, apenas dibujaba, de vez en cuando, la sombra de una sonrisa en su rostro carnoso, ligeramente rojizo y lampiño.  Pero sus ojos, pequeños y entrabiertos, tenían, en cambio, un fulgor singular. En su mirada y a través de las parcas expresiones del indio,  Artigas descubrió signos inequívocos de valor y lealtad; y descubrió asimismo, al baqueano y rastreador que va en derechura a los vados del río ocultos en la maraña del bosque; o las sendas que permiten avanzar entre los juncos del bañado, o la huella que entre los altos pastos ha dejado la patrulla invasora, o los atajos, que acortan las distancias y por los cuales, sorpresivamente, se logra atacar las retaguardias enemigas …  Conociéndose la manera de ser de Artigas, su larga experiencia, su gravedad en actos y palabras, su trato severo y frío, su circunspección, en fin, debe pensarse que la confianza tan honrosa como extensa y firme que el héroe oriental dispensaba al guaraní, fue obra de lentas comprobaciones …".[2]

Su apellido, de prosapia guaraní, se ha escrito de diversas formas, aunque mayormente respetando la fonética. En la Banda Oriental y en Las Misiones fue Guacurarí (u ocasionalmente Guacararí), en Paraguay Guadsurarý, en Santa Fe y Corrientes Guazurarí, y en Brasil Guaçurary.  Los portugueses, en particular sus enemigos militares, también lo llamaron “Artiguinhas”.

Continuador de las luchas de José Sepé Tiarayú contra la invasión de portugueses y paraguayos a Misiones, el protagonismo histórico de Andrés Guacurarí se inicia cuando en 1811 se sumó a las tropas de Manuel Belgrano en el intento de la expedición para libertar al Paraguay de los realistas. Luego del fracaso de esta campaña, lo acompañó en la retirada para reforzar las fuerzas en la Banda Oriental, pero al ser relevado Belgrano por el unitario José Rondeau, Andresito adhirió al proyecto federal impulsado por José Gervasio Artigas

 

Artigas entrega a Andresito la designación de Comandante General de Misiones el 29 de julio de 1815 (dibujo al carbón de Carlos Rovira)

En 1815, siendo Capitán de Blandengues, fue designado por el Protector como Comandante General y Gobernador de las Provincias de Corrientes (recientemente segregada de la Intendencia de Buenos Aires) y las Misiones.  Al principio, su nombramiento fue recibido con desagrado por las elites criollas de Corrientes, que se resistían a ser mandados por un indígena, pero lentamente fue siendo aceptado porque su administración fue recta y justa, conforme a la orientación política artiguista. Recuperó los pueblos misioneros sobre el Paraná, y los Cabildos volvieron a funcionar regularmente para blancos e indios por igual. 

Durante su gobierno se pusieron a producir estancias y yerbatales abandonados por españoles que habían huido luego de la Revolución de Mayo, hubo incentivos a la actividad industrial disminuyendo la carga impositiva a varaderos y astilleros (fuerte industria correntina) y construyendo hornos para la fabricación de cerámicas, y al aumentar las actividades comerciales trajo prosperidad a la Provincia. Como militar, formó dos regimientos regulares de caballería integrados por indígenas, fundó una fábrica de pólvora y otra para armas blancas, mientras se intentó producir rudimentarios cañones pedreros. Pero  toda su obra fue interrumpida por la invasión portuguesa.

 LAS CAMPAÑAS MILITARES DE ANDRESITO

            La actividad militar de Andrés Guacurarí Artigas en el frente de Las Misiones consistió de cuatro campañas: una contra Paraguay, dos contra Portugal y una contra Buenos Aires.

1.-        CAMPAÑA CONTRA LA INVASIÓN PARAGUAYA (1815)

El Dictador Supremo de Paraguay, Gaspar Rodríguez de Francia, so pretexto de inconducta de las fuerzas artiguistas en su frontera, dispuso la ocupación de los pueblos misioneros de la banda oriental del Paraná. En agosto de 1815, el Capitán paraguayo Francisco Antonio González se apoderó de Candelaria, Santa Ana, Loreto, San Ignacio y Corpus. Posteriormente, para administrar la ocupación lo reemplazó el Comandante José Isasi.

Artigas ordenó a Andresito que impedir el avance paraguayo.  Para eso, Guacurarí organizó una fuerza de infantería y caballería compuesta por 500 indios, con los que recuperó Candelaria en un asalto dirigido por su lugarteniente, el Fray José Acevedo, y el Capitán Manuel Miño.  El 16 de Septiembre de 1815 Isasi se ridió, y continuando con la campaña, Andresito recuperó  Santa Ana, San Ignacio Miní, Loreto y Corpus.

Al detenerse las operaciones militares, Andrés Cuacurarí instaló su cuartel general en Candelaria.  Por orden del Prócer, liberó a todos los prisioneros paraguayos como gesto de buena voluntad y acercamiento a Gaspar Rodríguez de Francia, mientras un grupo negociador enviado por Artigas arribó a Asunción para asegurarle al Dictador de Paraguay que no existían intenciones de expansión territorial en su territorio.

2.-        PRIMERA CAMPAÑA CONTRA LA INVASIÓN PORTUGUESA (1816)

Con la intención de reconquistar las Misiones Orientales, ocupadas por los portugueses, Andrés Guacurarí inició una marcha con 1.000 hombres desde Santo Tomé, obteniendo un triunfo en Sâo Joâo Vello. Por proclama hizo saber a los  pueblos misioneros orientales sus intenciones de liberarlos del yugo lusitano, que de manera continua capturaba a los indígenas para enviarlos como esclavos al norte de Brasil.

Instaló su campamento en Itaquí, Corrientes, mientras los portugueses hacían otro tanto en San Borja.  Se produjo entonces el combate de Rincón de la Cruz, donde Andresito derrotó las fuerzas portuguesas al mando del Capitán Joaquim Ferreira Braga, recibiendo la adhesión de los naturales de los  siete pueblos misioneros liberados, que formaron una división al mando del Capitán Manuel Antonio Curaeté. A continuación Guacurarí puso sitio a San Borja el 21 de septiembre de 1816, intimando la rendición al Brigadier Francisco Das Chagas Santos, pero los lusitanos recibieron refuerzos y con un violento contrataque obligaron la retirada de las fuerzas artiguistas hasta la otra margen del río Uruguay.

En enero de 1817 los portugueses volvieron a atacar en la cercanía de la barra del Aguapey. Por órdenes del gobernador de Río Grande do Sul, saquearon e incendiaron los pueblos de Yapeyú, La Cruz, Santo Tomé, Santa María, Mártires, Apóstoles, San José y San Carlos y llevaron cuanto había de valor. Dos veces más atacaron los portugueses pero los ejércitos de Andresito los derrotaron en Apóstoles y San Carlos, luego de lo cual el frente de combates se estancó 

 

3.-        CAMPAÑA EN DEFENSA DEL FEDERALISMO (1818-1819)

Luego del combate de San Carlos, Andresito instaló su cuartel en Tranquera de Loreto y vigiló los movimientos de los paraguayos y de los portugueses, mientras puso énfasis en el adiestramiento de la tropa indígena para darle forma y contenido de ejército regular. Allí recibió órdenes de Artigas de marchar sobre Corrientes para restablecer la autoridad federal, resentida por un golpe militar dirigido por José Francisco Vedoya, adherido al centralismo porteño, que había derrocado al gobernador Juan Bautista Méndez del gobierno correntino, que se produjo el 24 de mayo de 1818. No fue un hecho aislado, sino que respondía a una maniobra dirigida desde el Directorio de Buenos Aires para sustraer a la provincia de la influencia artiguista. Se produjeron dos combates, uno en Caa-Catí y otro en Saladas en junio de 1818, venciendo Andresito en ambos las tropas unitarias al mando del Mayor José Francisco Casado, para restituir el dominio federal. Vedoya alcanzó a abordar una nave y huyó hacia Buenos Aires.

De inmediato, Guacurarí ordenó al Mayor Francisco Javier Sití con una fuerza de 300 hombres ocupar el puerto de Esquina, al Capitán Ignacio Mbayoé hacer otro tanto con el de Goya, y al Capitán Pantaleón Sotelo asegurar las líneas de comunicación terrestres con Artigas entre el Paraná y el Uruguay. Recién después avanzó sobre Corrientes.  

En la entrada triunfal a la ciudad de San Juan de la Vera de las Siete Corrientes, Andrés Guacurarí fue acompañado de Pedro Campbell, Comandante General de Marina de Artigas, restituyendo al Coronel Juan Bautista Méndez al cargo de gobernador intendente de la ciudad.

Ejerció la gobernación general hasta abril de 1819. Reorganizó el gobierno civil y ningún pueblo de la Provincia dejó de tener autoridad constituida. Hubo un enfrentamiento entre el patriciado de las ciudades capitales y las masas rurales. La sociedad correntina estaba acostumbrada desde la época de las colonias a las encomiendas, donde no existían los sueldos y se trabajaba por la comida; a los hijos se los tenía en las casas de viejas familias como “criados” con la paga del plato diario. Los indios, en situación de casi esclavitud, eran la fuerza laboral de todas estas actividades.  Andresito se abocó a la tarea de liberar indios y esclavos, y de acuerdo con el “Reglamento de Tierras” de Artigas realizó un reparto de solares entre los desocupados desposeídos para que las trabajaran como campesinos libres.  Esto le ganó el encono de partes importantes de las aristocracias locales.

4.-        SEGUNDA CAMPAÑA CONTRA LA INVASIÓN PORTUGUESA (1819)

Para 1819 el ejército de Artigas no contaba con suficientes medios ni hombres para resistir a los invasores. Sólo Andresito volvió a la lucha; abatió guarniciones enemigas y tomó posesión de los pueblos de las Misiones Orientales. Se instaló en San Nicolás, desde donde condujo un ataque al Brigadier Francisco Das Chagas Santos, pero el asalto fracasó y los portugueses pudieron retirarse ordenadamente, pidiendo refuerzos a Porto Alegre y a Alegrete.

Andresito marchó al sur intentando contactarse con Artigas, pero no lo consiguió. Con los refuerzos, Chagas pasó al contrataque y tomó San Nicolás. Andresito decidió volver y en su contramarcha chocó con las poderosas fuerzas brasileñas en Itá-Curuví, julio de 1819. El combate fue violento. Andresito debió retirarse y dispersar sus tropas con la consigna de reunirse en la otra banda del río Uruguay, en Misiones.

Algunos lo consiguieron, otros grupos fueron alcanzados por los portugueses y se produjeron sangrientos entreveros, en uno de los cuales perdió a vida su lugarteniente, el cacique Vicente Tiraparé. Cuando Andresito se preparaba para cruzar el río en una jangadilla con un pequeño grupo fue sorprendido por una fuerte patrulla portuguesa que lo tomó prisionero y lo remitió a Porto Alegre. 

El Protectorado de los Pueblos Libres 

LA DERROTA DE ANDRESITO

En marzo de 1819, Andresito, siguiendo órdenes de Artigas, inició una nueva campaña sobre las Misiones Orientales.  El 23 abandonó Corrientes, poniéndose al frente de las divisiones misioneras de Vicente Tiraparé, Ignacio Mbayoé, Blas Uré y Pantaleón Sotelo. Con estas divisiones, más las correntinas de Pedro Sánchez Negrete, marchó por la parte norte del Iberá y los destruidos pueblos misioneros, buscando el cruce del Uruguay. Quedaron la división guaraní de Juan Asencio Abiaró en Corrientes, y la división tape de Francisco Javier Sití en Santa Fe.

Entretanto, desde Asunción del Cambay, la división de Manuel Cayré cruzó el Uruguay, buscando la unión con Andresito para marchar sobre Santa María, en conjunción con los movimientos que por el sur realizaría Artigas, según el plan acordado.

Andres Guacurarí cruzó el río Uruguay a fines de abril con 1.800 hombres, tomando y fortificándose en el pueblo de San Nicolás el 29 de abril.  Francisco Das Chagas Santos, su eterno enemigo, trató el 9 de mayo de recuperar la plaza, pero fue derrotado. Sin embargo, había llegado el ocaso para los guaraníes.

En auxilio de Chagas acudieron los regimiento del Coronel José de Abreu y del Conde de Figueiras, sumando unos 2.400 hombres. Andresito, que peligrosamente había dividido sus fuerzas, sin poder establecer contacto con Cayré ni con Artigas, fue sorprendido y derrotado por Abreu, el 6 de junio en Itacurubí; revés en el que cayó Pedro Sánchez Negrete. El 11 de junio, las tropas defensoras de San Nicolás fueron obligadas a dejar la plaza ante el avance del Conde de Figueiras. Parte de ellas fueron alcanzadas y derrotadas en el Paso de San Isidro, y las restantes resultaron también derrotadas en Santo Cristo, donde fue abatido el Sargento Mayor Vicente Tipararé.

Con el remanente de las tropas misioneras correntinas, Andresito trató de repasar al Uruguay para reorganizarse, y en esas circunstancias el 24 de junio, en el paso de San Lucas, fue sorprendido por la partida que lo tomó prisionero. 

        

Monumentos a Andrés Guacurarí Artigas

Posadas                                                        Santo Tomé 

EL FÍN DE ANDRESITO

Cuando el 24 de junio de 1819 cayó prisionero el Comandante General de Misiones, luego de su última y fracasada invasión, se cerró una etapa crucial de la lucha que por más de cuatro años habían sostenido los guaraníes misioneros en defensa de su decisión de integrar el proyecto federal de José Artigas, tratando de mantener la integridad territorial e institucional de los quince pueblos entre el Paraná y el Uruguay, y recuperar los siete orientales.

Andrés Guacurarí fue trasladado a pie a Porto Alegre.  De allí, con su consejero y compañero, el franciscano Fray Acevedo (quien había caído prisionero el 5 de junio cerca Rocha), fueron remitidos a Río de Janeiro a bordo de la zumaca “Catharina”, y confinados en esa plaza, tal como ocurriera anteriormente Juan Antonio Lavalleja, Fernando Otorgues, Manuel Artigas, y otros jefes artiguistas.

A fines de 1819 fueron recluido en la Fortaleza de Santa Cruz, pero al poco tiempo Andresito resultó trasladado al Fuerte de la Lague, inhóspito islote rocoso enclavado en la entrada de la Bahía de Guanabara, donde permaneció un año y cuatro meses en prisión incomunicado, con providencias más estrictas que los demás prisioneros.

A principios de 1821, consolidado en la Banda Oriental el triunfo de las fuerzas lusitanas y tras haber desaparecido José Artigas del escenario político-militar, las condiciones a las que estaban sometidos los prisioneros en Brasil fue cambiando poco a poco, y paulatinamente fueron liberados, pudieron regresar a sus hogares.  Esa liberación fue merced a la venalidad de funcionarios portugueses que cobraron un soborno en metálico enviado por Artigas, como así también por gestiones realizadas por Francisco de Borja y Magariños ante el ministro español en la Corte de Río de Janeiro, el Conde de Casa Flores, tratando de ganarse para la causa española a Otorgues, Fray Acevedo y el propio Andrés Artigas, entre los más conocidos.  Y aquí aparecen dos versiones sobre la suerte de Andrés Guacurarí. 

Por la primera, Andresito no pudo cumplir con su sueño de regresar al terruño natal. Días antes del 17 de junio, fecha en la que debía embarcarse con los oficiales y soldados liberados con destino a Montevideo, fue nuevamente encarcelado. El Conde de Casa Flores realizó otras gestiones para obtener su libertad, y si bien las autoridades lusitanas se comprometieron a considerar el pedido, no hay constancia de los resultados, y la tradición oral dijo que el caudillo guaraní falleció envenenado poco tiempo después, en el lugar de su último confinamiento: la Isla Das Cobras.

Por la segunda, el 17 de junio de 1821 zarpó de Río de Janeiro a bordo del bergantín inglés “Francis”, que arribó a Montevideo el 3 de julio de 1821, donde desembarcaron Andresito Artigas, Fray José Acevedo  y doce patriotas más luego de que juraran no volver a levantarse en armas contra España.  Desde esa fecha  se pierde la huella del Coronel Andrés Guacurarí, no se sabe donde dirigió sus pasos, y tampoco donde y cuando encontró la muerte.

Un triste final a la memoria histórica de quien, por casi un lustro, supo defender sin claudicar la utopía de una patria federal y la integridad territorial de su provincia, buscando que sus connaturales gozaran de los mismos derechos y libertades que los demás americanos.  Es una paradoja histórica que su muerte, lo mismo que su nacimiento, son interrogantes que todavía faltan desentrañar. 

Mural dedicado a Andresito en el Cenotafio a los Guaraníes Caídos  por la Independencia Argentina, Posadas. 

EL LEGADO

El Coronel Andrés Guacurarí Artigas, al igual que el Comandante Pedro Campbell, es también un personaje olvidado en la memoria colectiva de los uruguayos.

En Uruguay la Ruta 4 lleva el nombre de Andrés Artigas. También se lo recuerda en el nombre del pueblo Andresito, en Flores, en el Parque Nacional Andresito de Rocha, y en un ignoto callejón de Montevideo

En Argentina la Provincia de Misiones ha designado a Andrés Guazurarí como el “Héroe Provincial”, y como tal todos los años lo homenajean el 30 de noviembre, día de su nacimiento, fecha que fue elegida como “Día de la Independencia de la Provincia”.

Existen monumentos en Posadas, Santo Tomé, Candelaria y Garupá y también un cenotafio en la capital provincial, que si bien está dedicado a todos los indígenas caídos en las luchas por la independencia, está encabezado por Andresito.  

Una ciudad del noreste de la provincia lleva de nombre Comandante Andrés Guacurarí”, manteniendo la grafía oriental del apellido. Cerca de dicha localidad, el Puente Internacional Comandante Andresito cruza el río San Antonio uniéndola con Brasil

En 2003 el estadio del club Crucero del Norte de la ciudad de Garupá, Misiones, fue bautizado Andrés Guaycurarí en homenaje al prócer. El 27 de junio de 2013, por gestiones surgidas del gobierno federal el estadio iba a ser rebautizado "Néstor Carlos Kirchner", pero el clamor de los misioneros se hizo sentir, y el cambio no se produjo.

El 1 de abril del 2014, atendiendo el sentir de los pobladores del noreste argentino, la presidente de la nación, Cristina Fernández de Kirchner, ascendió de manera post-mortem a Teniente General del Ejército Argentino al Coronel del Ejército artiguista Andrés Guacurarí Artigas.

 REFERENCIAS

·         PATIÑO, Enrique; “Los Tenientes de Artigas”, Impresora Monteverde, Montevideo, 1936.

·         PETIT MUÑOZ, Eugenio; “Artigas y los Indios”, en “Artigas: estudios publicados por El País como homenaje al Jefe de los Orientales en el Centenario de su Muerte (1850-1950)”, autores varios, Impresora Colombino, Montevideo, 1951.

·         BERAZA, Agustín; “Andresito (Andrés Guacararí o Coronel Andrés Artigas)”, en “Cultura e Identidad Uruguaya”, Revista del Consejo de Educación Primaria y Normal, Montevideo, 1950.

·         FARIAS, José Ramón; “Andresito Guazurarí Artigas”, publicación de La Gazeta Federal, Resistencia, 2006.

·         TISSERA, Ramón; “Entre historia y política de la Provincia de Chaco”, Instituto de Historia de la Universidad Nacional del Nordeste, Resistencia, 1980.

·         GONZALEZ, Juan; “Andrés Guacurarí y Artigas, Comandante Guaraní de los Pueblos Libres”, edición del Consejo General de Educación de Corrientes, Corrientes, 2007.

·         MANCHON, Jorge Francisco y CANTERO, Oscar Daniel; “Andrés Guazurarí y Artigas”, Impresora Creativa, Posadas, 2011.

·         PIGNA, Felipe; “Andrés Guacurarí, nuestro indio gobernador”, http://www.elhistoriador.com.ar/articulos/independencia/andres_guacurari_nuestro_indio_gobernador.php   

               


 

[1] Hasta la fecha, no ha podido documentarse fehacientemente su lugar de nacimiento.

[2] MARTINES, Vicente Miguel, “Andrés Guacurarí (Andresito) – Breve Historia”, conferencia dictada en la Edición 2005 de la “Fiesta de la Patria Gaucha”, Tacuarembó.

 

  

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar