Historia y Arqueología Marítima

HOME

OPERACIÓN KEYHOLE (EL ÚLTIMO ACTO DE LA GUERRA DE 1982)

 
Indice Academia ROU Hist Mar.y Fluvial

Por  PETER GREEN   Publicado en Ciclo de Conferencias año 2012

 RESUMEN

En la guerra por la reconquista de las Falklands, la rendición del General Mario Menéndez y su guarnición invasora, Puerto Stanley, 14 de junio de 1982 no significó el fin de la lucha, ya que aún quedaba presencia militar argentina en Morrell, Archipiélago Sandwich del Sur. Para poner punto final a las operaciones, el Comandante de las Fuerzas Británicas del Atlántico Sur, Contralmirante Sandy Woodward,  ordenó la llamada “Operación Keyhole” para desalojar definitivamente al enemigo del los archipiélagos de la corona británica.

 LAS ISLAS SANDWICH DEL SUR

“Son unas tierras condenadas por la naturaleza al congelamiento perpetuo; que nunca sentirán el calor de los rayos del sol; de cuyo aspecto horrible y salvaje no tengo palabras para describir”

James Cook (1775)

El Archipiélago Sandwich del Sur es un conjunto insular situado dentro de la convergencia antártica, entre los paralelos 56º y 60º de latitud sur y los meridianos 26º y 28º de longitud oeste.  Al igual que Falklands y Georgias del Sur, las Sandwich del Sur son una dependencia de Gran Bretaña, aunque reclamadas por Argentina.  Distan 330 millas de Georgias del Sur, 1.208 de Isla de los Estados, 2.070 de Buenos Aires, 1.210 del Polo Sur, y 8.602 de Southhampton.   

El archipiélago está compuesto por once islas de formación volcánica, siete de las cuales poseen volcanes aún activos.  Ellas son Zavodovski, Visokoi y Leskov (Grupo Traversay); Vindicación, Candelaria, Saunders, Jorge (ex Montagú) y Blanco (ex Bristol) (Grupo Vindicación); y Morrell, Bellinghausen y Cook (Grupo Thule).  Las islas de Vindicación a Tule fueron descubiertas por James Cook en 1775, mientras que  las tres islas del norte fueron recién descubiertas en 1820 por una expedición rusa al mando de Tadeus Bellingshausen.

Geológicamente, son parte de la cordillera Scotian, que desde la Península Antártica se introduce a las aguas del océano formando el Arco de las Antillas Australes.  Sin embargo, los argentinos afirman que emergieron del lecho atlántico por acción tectónica, como parte de las argumentaciones que plantean para reivindicar sus derechos de propiedad de las islas.

Si bien sus temperaturas no son demasiado extremas, pues oscilan sobre una media de cero grado, están sin embargo azotadas por fuertes temporales. Sólo cada cinco o seis días hay alguno de buen tiempo, en que brilla débil el sol.  Existen en las islas lobos, leopardos y elefantes marinos y focas de Weddell como así numerosos pingüinos. La vegetación es mínima y consiste en líquenes y musgos. Vientos, brumas, nieve, lloviznas ocurren promedialmente 24 días del mes, y en invierno quedan completamente rodeadas de hielo del pack que se extiende desde el mar de Weddell. 

Base Argentina en Isla Morrell, del Grupo Thule. 

Morrell, del Grupo Thule, la más austral de las islas, tiene una superficie aproximada de doce millas cuadradas; sobre su ribera Este se yergue el volcán Larsen, de 810 metros de altura, y en el extremo Sur (Punta Hewison) se construyó una estación meteorológica argentina.

Argentina fundó su primer asentamiento en Morrell en diciembre de 1955, bajo el nombre de Base Teniente Esquivel, el cual tuvo que abandonar de urgencia antes de la primera invernada ya que una erupción volcánica en abril de 1956 en la vecina isla Blanco puso en riesgo  de vida a sus ocupantes por la enorme nube tóxica que los vientos dominantes derivaron hacia allí.  Después, no volvieron allí por las siguientes dos décadas.

En noviembre de 1976 los argentinos armaron cuatro edificios prefabricados en Morrell, destinados a estación meteorológica, estación de radio, alojamiento y un hangar de helicóptero, inaugurando en marzo de 1977 la llamada Base Científica “Corbeta Uruguay”.  Planificada para operar con cuarenta hombres en verano y solo once en invierno, podía alojar hasta ochenta utilizando el hangar como vivienda. 

No existe ningún asentamiento humano permanente en el archipiélago Sándwich del Sur, debido a lo inhóspito del clima, al congelamiento de las aguas oceánicas cercanas en invierno, y a la constante amenaza de actividad volcánica. 

EL GRUPO DE TAREA

                Producida la rendición argentina en 14 de junio de 1982, el Contralmirante John Woodward, ordenó que se desalojara a los argentinos establecidos en la isla Morrell, del Grupo Thule, Archipiélago Sandwich del Sur. 

Para la llamada Operación Keyhole se armó una organización de tarea compuesta por el Endurance como buque de comando y control con capacidad de proyección anfibia, la fragata Yarmouth para dotarla de poder artillero, el petrolero auxiliar Olmeda como apoyo logístico y el remolcador Salvageman para búsqueda y rescate. 

a)    HMS “Endurance: A-171. Comandante: Capitán de Navío Nicholas John Barker. Rompehielos de 3.600 toneladas de desplazamiento. Dimensiones (en metros): Eslora 93, Manga 14,5, Calado 5,5. Propulsión diesel. Velocidad Máxima Sostenida 14,5 nudos. Armamento: 2 20mm, 4 helicópteros: 2 Wasp y 2 Wessex. Construido en 1956 como Anita Dan (Dinamarca), fue adquirido y remodelado por la Armada Real en 1967.

La elección del Endurande se tomó por dos razones.  Primero por su capacidad de operar y mantener helicópteros (su dotación incluía dos helicópteros Wasp y para esta operación se le agregaron dos helicópteros Wessex) y por el amplio conocimiento de la zona que poseía el Capitán Barker, designado Comandante del Grupo de Tarea.  Para el asalto anfibio se embarcó en el buque insignia un contingente de Infantería de Marina estacionado en Grytviken, al mando del Capitán (RM) Chistopher Nunn, compuesto por dos Pelotones de Fusileros, una Sección de Morteros 81 mm de la Compañía M de 42 Cdo RM, y un destacamento de Misiles Blowpipe de la Artillería Real.   

HMS “Endurance” 

b)   HMS “Yarmouth F-101. Comandante: Capitán de Fragata Anthony Morton.  Fragata Clase 12 (Rothesay Modificada). Desplazamiento: 2.800 toneladas.  Dimensiones: Eslora 111, Manga 12, Calado 5,3. Propulsión: COSAG. Velocidad Máxima Sostenida: 30 nudos. Armamento: 2 4,5” (113mm), 1 lanzador cuádruple SAM Seacat , 1 mortero Limbo, 4 20mm. Botada en 1959. 

HMS “Yarmouth” 

c)            RFA “Olmeda  A-124. Comandante: Capitán de Navío G. P. Overbury. Buque Tanque y Carga. Desplazamiento; 33.778 toneladas. Dimensiones: Eslora 198, Manga 26, Calado 7,2. Propulsión por turbina de vapor. Velocidad máxima sostenida 18 nudos. Armamento: 2 20mm, 2 lanzadores de chaff, 3 helicópteros: 1 Wessex y 2 Sea King.  Como el pack se encontraba solo a treinta millas de Thule y en avance, el Olmeda recibió del RFA Regent aprovisionamientos para cuatro meses por si el Grupo de Tarea quedaba preso en los hielos. 

RFA “Olmeda”

d)    Salvageman Comandante: Capitán Mercante A. J. Stockwell.  Remolcador de salvataje perteneciente a la United Towing Company, en 1982 el mayor buque de su tipo en Reino Unido. Dimensiones: Eslora 69, Manga 14, Calado 4,8. Fue movilizado del servicio civil para la guerra junto a los “Yorkshireman” e “Irishmen” de la misma empresa.  

Salvageman 

OPERACIÓN KEYHOLE

            Con las primeras luces del 16 de junio, los Yarmouth y Olmeda se destacaron de la Fuerza de Tarea estacionada al Este de las Flakland poniendo rumbo al Sureste, para reunirse con los Endurance y Salvageman que se encontraban en el Area Trala (Tug, Repair and Logistic Area), instalada en la Bahía Cumberland de Georgia del Sur. Allí, todos hicieron completo de combustible y munición, preparándose para la operación.  Los dos últimos buques, capaces de velocidades menores que los primeros, dejaron el fondeadero en la mañana del 17 aproando hacia el archipiélago Sandwich del Sur, a un punto de reunión coordinado previamente. 

Endurance y Salvegeman fondeados al NW de Morrell 

            El Endurance y el Salvageman arribaron a proximidades de Morrell en la mañana del 19 de junio, fondeando en una caleta al abrigo de los vientos y bajo la ocultación del Monte Larsen, sobre la ribera Noroeste de la isla.  Desde allí, por helicóptero se posicionó una sección de reconocimiento a caro de un Teniente en la ladera del volcán, para recoger inteligencia sobre el dispositivo argentino.  Pero súbitamente el viento subió a 60 nudos, y la temperatura bajó a -21ºC, lo que hizo imposible la operación de extracción prevista para la tarde.  Los infantes británicos debieron permanecer en la isla, dejando de lado la misión primaria para enfrentar otra más primordial: la de supervivencia.  Recién al amanecer del día siguiente se pudo extraer a los hombres, que profundamente afectados por las bajas temperaturas de la noche no pudieron tomar parte de los acontecimientos siguientes. 

            La Yarmouth y el Olmeda arribaron al fondeadero seguro de rendez vous a las 04.00 del 20 de junio.  De inmediato el Capitán Barker convocó a reunión de comandantes para coordinar la operación.  La situación climática había mejorado, pero su sostenimiento no era algo confiable, y era de interés común no dilatar la ejecución de las acciones.  Se ordenó iniciar la operación a las 11.40. 

Estación científica argentina vista desde el HMS “Yarmouth” 

            A tres millas de Morrell está la isla Cook, y entre ambas aflora la restinga Twitcher, un grupo pedregoso perfectamente visible desde la base argentina.  La idea general de maniobra era cañonear la restinga desde la fragata, para que los ocupantes vieran su posible futuro y entonces exigirles la rendición, luego de lo cual se enviarían los Infantes de Marina.  En caso de no haber respuesta, se conduciría un asalto anfibio helitransportado desde tres puntos diferentes.

            En la isla, el comandante de la estación Corbeta Uruguay, Teniente de Corbeta Enrique Félix Peralta Martínez, estaba advertido de lo que habría de ocurrir, por que el 15 de junio desde Argentina se le había enviado mensaje informando de la rendición de Falkland, y agregando las siguientes órdenes:

1º- Debe continuar funcionando como Estación Científica y Comunicación.
2º- Debe ejercer la soberanía como delegado del Gobierno Militar con asiento en Malvinas.
3º- Si fuerzas británicas intiman desalojo, rechazar intimación invocando el derecho argentino de soberanía en las islas Sandwich del Sur, el carácter científico del personal y las tareas en ejecución.

4º- De producirse una acción de fuerzas o desembarco de fuerzas británicas, formalizar enérgica protesta dirigida al gobierno británico ante la situación de fuerza ejercida con medios de combate que imposibilitan resistencia, sobre estación y personal científico.

5º- Destruir material científico ante presencia efectiva del enemigo.

6º- Destruir equipo de comunicaciones previa captura del enemigo.

7º- Informar a la brevedad a este Comando cualquier novedad que modifique la situación actual. 

Estación Científica Argentina “Corbeta Uruguay”, Isla Morrell

 En la tarde del 19 de junio, el Teniente Peralta emitió un mensaje informando: “… THULE es sobrevolada por tres helicópteros. Se procede a destruir claves, material científico y combustible. El enemigo desembarca fuerzas con muchas precauciones, posiblemente por el humo y explosiones de la destrucción del material. Se mantendrá contacto radioeléctrico hasta mayor acercamiento de las fuerzas del enemigo …».  A 20:00 del ese día informó que ante la proximidad del enemigo procedía a destruir los equipos de comunicaciones.  A partir de ese momento, el comando argentino perdió comunicación con la estación de Morrell.

La acción artillera sobre Twitcher se inició a la hora indicada, con la emisión de un mensaje a la guarnición argentina intimando a la rendición, que sobre el final decía: «Será enviado un remolcador para evacuar su dotación, ustedes se encuentran en territorio británico. Espero no sea por la fuerza».  Previamente, se había estacionado por helicóptero un grupo spotter en la ladera austral del volcán, a cargo del Sargento Brum Richards para reglar el fuego artillero.

A las 12.20 el Teniente Peralta Martínez rindió su guarnición.  En total eran nueve militares y un civil, quienes fueron trasladados al Olmeda en condición de prisioneros de guerra. Ellos fueron: Teniente de Corbeta Enrique Peralta Martínez (Jefe de Estación), Teniente de Fragata (Médico) Arturo Grosso, Suboficial (ARA) Leonardo Viola, Cabos (ARA) José María Fernández, Julio César Herrera y Víctor Rosendo Nieva, Cabos (FAA) Miguel Ángel López, Mario Barrero y Obdulio Pérez, y Técnico de Radio Ernesto Carrizo. 

Luego de los interrogatorios de rigor, los prisioneros fueron embarcados en el Olmeda, el que junto con la Yarmouth zarparon rumbo a Leith, Georgia del Sur, a dejar allí una parte del contingente de Infantes de Marina.  Después siguieron viaje hacia Falklands/Malvinas, el buque tanque a entregar los prisioneros (que debidamente clasificados y separados fueron integrados a los contingentes que esperaban repatriación) y la fragata a integrarse a la Task Force. 

Restos de las instalaciones argentinas

             En la mañana del 21 de junio, otro grupo de infantes regresó a tierra para revisar las instalaciones de la base argentina.  Informaciones previas de inteligencia decían que había en Thule once efectivos argentinos, y se sospechaba que podría haber quedado uno escondido.  También, en busca de posibles trampas explosivas.  Ninguna de estas sospechas fue confirmada, y el 23 los británicos se retiraron luego de intentar pintar la Union Jack sobre la bandera argentina que lucía una de las paredes, lo que no fue posible porque la pintura se congelaba en los pinceles antes de poder ser aplicada.

            Al no existir interés del British Antartic Survey por utilizar las instalaciones científicas dejadas por los argentinos, los infantes británicos volvieron a Morrell en la primavera siguiente, ya bajo un clima más benévolo, para destruir con explosivos las instalaciones de la abandonada estación e así impedir cualquier tipo de ocupación por comando argentinos.  La guerra, como de costumbre, pesó más que el interés científico.  La isla volvió a sus dueños ancestrales: los pingüinos. 

Así quedó la torre de antenas de la estación argentina

                        La recuperación de Morrel fue el último acto militar de la Guerra por Malvinas, Georgias y Sandwichs del Sur.  La batalla diplomática aún continua, porque Argentina no renuncia a sus reclamos sobre los territorios británicos del Atlántico Sur.

EL AUTOR

                    

En Thule, 20/&/82                                        En Southampton 28/7/82

 

  

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar