Historia y Arqueología Marítima

HOME

EXPEDICION DE ALEJANDRO MALASPINA (1789-1974), FRANCISCO XAVIER DE VIANA

 
Indice Academia ROU Hist Mar.y Fluvial

 

Por   ENRIQUE GUDYNAS  Publicado en Ciclo de Conferencias año 2012

 RESUMEN

            Obedece al hecho que Xavier de Viana, en calidad de Oficial integraba la tripulación de las naves, nació en Montevideo y llevaba un Diario de Abordo, el que se sigue para la exposición. 

El viaje se realizó con las Corbetas “Descubierta” y “Atrevida”. Salieron de Cádiz y durante cinco años recorrieron fundamentalmente las posiciones Españolas llegando hasta Alaska y Macao. El propósito de la expedición fue realizar evaluaciones sobre la marcha económica, social y política de las Colonias, también la Flora y Fauna. No fue una expedición de descubrimiento. El uso del sextante permitió hacer cartas náuticas exactas, corrigiendo la información defectuosa anterior.

 COLABORACION

Dra. Arlette Gamboa

 ENTORNO FAMILIAR Y ORGANIZACIÓN

            Francisco Xavier de Viana nació en Montevideo, el 3 de diciembre de 1764, de padres españoles.  El padre fue el Primer Gobernador de Montevideo, el Brigadier José Joaquín de Viana.  Su madre se llamaba María Francisca de Alzaybar.  A los 8 años Francisco Xavier de Viana fue dado de alta en el Cuerpo fijo de Buenos Aires. A los 10 años lo embarcaron en la Fragata “Asunción”.  Adquiere rango de oficial a los 14 años.

Malaspina lo elige para integrar la plana mayor de su nave a la cual llega con el grado de Alférez de Navío.  Al comienzo del viaje tenía 25 años.  Había terminado la época de las importantes expediciones náuticas de descubrimientos sobre el Planeta. Se señalan las de:

  • Jaime Cook, 1769, 1772 y 1776.
  • Luis Antonio Bougaiville, 1766.
  • Laperouse 1785.

El propósito de la expedición de Malaspina era el relevamiento de cartas náuticas sobre las posiciones coloniales españolas,  puesto que la información disponible era incompleta y con grandes errores lo que implicaba riesgos en los viajes.  También tenía el cometido de  hacer estudios de la flora y fauna existentes, y realizar evaluaciones sobre la marcha económica, social y política de la vida en las Colonias.  En España reinabaCarlos IV, mientras que en Francia se producía la Revolución Francesa.

La Expedición parte del Puerto de Cádiz el 30 de junio de 1789 y termina en el mismo lugar el 21 de setiembre de 1794 (cinco años después). Se realiza en dos Corbetas: la “Descubierta” (que era la Capitana), al mando del Capitán de Fragata Don Alejandro Malaspina, y la “Atrevida”, al mando del Capitán de Fragata Don José Bustamante y Guerra.  Este último luego sería Gobernador de Montevideo, y comandaría la flota de cuatro barcos españoles (“Medea”, “Clara”, “Fama” y “Mercedes”), que atacadas por los Ingleses, daría comienzo a la Guerra con Inglaterra.

La Expedición los llevó a contornear América del Sur, ir a la Polinesia y Filipinas, hasta Macao en China y retornar más o menos por el mismo lugar.

 

Las Corbetas eran naves con tres mástiles y velas cuadras; eslora: 40 metros, manga 10,  y calado 4. Tenían un lastre de 50 toneladas con piedras y lingotes.  Llevaban en su inventario varias anclas y repuestos para sus velas y mástiles, lanchas y botes, comida y ropas para la tripulación, armas etc., así como artículos de cambio con los indígenas (navajas, cuchillos, rosarios, organitos, piezas de tela, hojas de sierra, hachas, martillos, etc.). A bordo llevaban sextantes, cronómetros, relojes, teodolitos, péndulos y tablas de cálculo.  Los Oficiales llevaban 16 sextantes propios.

La velocidad máxima la estimo en 10 nudos (10 millas náuticas por hora), aunque una velocidad normal era del orden de los 5 nudos. Para la posición en navegación utilizaban el meridiano que pasa por Cádiz (no el de Greenwich). El total de tripulantes de cada nave, era de 103 hombres, más 4 polizones, que encontraron a bordo, luego de zarpar de Cádiz. En navegación pasaron por las Islas Canarias, Ascensión y llegaron a Montevideo.

 

RIO DE LA PLATA

            La entrada al Río de la Plata, la realizaron con mucho cuidado. Teniendo la latitud y longitud de su posición, a la entrada del Estuario, sondaban cada dos horas, encontrando 30 brazas (54 metros) de profundidad.

 

 Buscaban ponerse en el paralelo de la Isla de Lobos, luego de allí, a la Isla de Flores.  Examinaban el tipo de fondo determinado con el escandallo, arena, conchilla, barro, etc.  Estando fondeados a la entrada del Río de la Plata, aumentó mucho el viento, y ante la imposibilidad de levantar el ancla, tuvieron que cortar su cabo.

Demoraron 53 días en llegar a Montevideo, lo que era un viaje rápido (20 de setiembre 1789). Anclados en la Bahía de Montevideo, estaban en 16 pies de agua, fondo de LAMA.  Navegando, continuamente miraban color y escarceos del agua, para determinar bajo fondos y realizaban frecuentes sondajes que podían llegar hasta 100 brazas (180 metros).

Informaban que había ratones en la Isla de Gorriti.  En realidad se referían a que las piedras del fondo mellaban los cabos de las anclas, quedando mordidos.  El Gobernador de Montevideo, era Joaquín del Pino.

Levantaron planos de Montevideo y Maldonado, tomaron las posiciones de Buenos Aires y el Cabo San Antonio.  Hicieron examen del fondeadero del Río Santa Lucía, encontrando en su barra, menos de dos brazas de agua.  No ubicaron el bajo próximo a Punta Espinillos (se supone que se referían a La Panela).

 OBSERVACIONES ASTRONOMICAS

            Para fijar la posición en latitud y longitud se consideraba  el movimiento de los astros, la luna, el sol, ocultaciones de los Satélites de Júpiter, ocultaciones de estrellas por la luna, etc.

Los instrumentos de medición para realizar la navegación se habían perfeccionado en esa época.  El sextante había desplazado al astrolabio.

El navegante tenía que dominar la técnica de cálculos en trigonometría esférica, para ubicar en la esfera terrestre, la posición de la nave basándose en mediciones en la esfera celeste.

Antiguamente, navegando en el Hemisferio Norte, la altura sobre el horizonte de la Osa Mayor determinaba la latitud del lugar.

Luego se comienza a navegar por todo el planeta, afinando cada vez más la exactitud de las posiciones utilizando otros recursos.

En el momento actual, el uso del GPS, determina el lugar exacto de una nave en cualquier situación.

Antes, el uso del sextante, cronómetro, calendario y tabla náutica y algunos cálculos podían determinar con aproximación de una milla (un minuto de arco), la posición de la nave en cualquier punto del planeta.

En la expedición de Malaspina, se realizaban continuas observaciones de posiciones geográficas, encontrando diferencias grandes respecto a cartas anteriores de los primeros navegantes, se hace más exacta la observación, se utilizan distintos procedimientos.

 


 

Cuadro de texto:

Si se considerara  Cádiz al Oeste de Greenwich 6º 30‘, las coordenadas de la Isla de Flores que asigna Viana son latitud 34º 55‘ y longitud 56º 22‘ 30“ y las reales actuales son latitud 34º 56‘45” y longitud 55º 55’57”.

 

Cuadro de texto:  

  

ISLA DE FLORES

 

LATITUD       LONGITUD

            JAVIER DE VIANA               34º55’00”S     49º52’30”W

            CORRECCION CADIZ W                            6º30’ 00”

            GREENWICH                        34º55’00”S     56º22’30”W

            ACTUAL                               34º56’45”S     55º55’56”W

 

 

 

SALIDA DE MONTEVIDEO

Salieron de Montevideo el 16 de noviembre de 1789 directo al Sur, pasando al Oeste del Banco Inglés, siempre seguidos por la “Atrevida”.  Viana hace un  comentario que los Ingleses navegaban la zona, recalando en toda la costa con contrabando.

Llegan a Puerto Deseado, encontrando allí otro barco español.  Establecen contacto con los Indios Patagones, cazan un guanaco para comer. Miden fuertes corrientes marinas (5 Kt) y altura de marea de 3 brazas.

Se suceden calmas y tormentas, pero en general el cielo despejado y hermoso. El barco puede navegar contra el viento acomodando su velamen adecuadamente.

Llegan a las Islas Malvinas, puerto Egmont, arribando el 17 de diciembre de 1789.   Encuentran restos de una factoría inglesa abandonada y la presencia de dos barcos españoles del Establecimiento de Puerto Soledad.

Estando fondeados en las Malvinas, los tripulantes bajan a tierra y prenden fuego una Isla, que al tener mucho pasto y turba, arde totalmente, eventualmente quemando a todos los conejos, cabras y jabalíes que la habitaban. En estas instancias Viana realiza un comentario en su diario que se transcribe (pág. 92, en la obra consultada).

“… El marinero sobre un elemento furioso, expuesto a los mayores riesgos y luchando casi siempre con la muerte, que se le presenta bajo los más terribles aspectos se acostumbra insensiblemente a despreciarla, familiarizándose con escenas de horror y destrucción, sus ideas son por consiguiente análogas a su vida y habituados los conduce hasta hacerles insípidos todos los placeres en que no concurran algunas de aquellas terribles circunstancias …”.

Existen muchas observaciones y comentarios en el Diario de Abordo de Viana, que ponen de manifiesto que es una persona especial, interesada en aspectos sociales, sicológicos, económicos y políticos y con un criterio sólido respecto  a la autoridad y cumplimiento del deber.

Salen de Malvinas el 24 de diciembre de 1789.  Tenían una velocidad de 7 a 8 millas ciñendo al viento fuerte.

 

SUR DEL CONTINENTE AMERICANO

Cerca de la Isla de los Estados, ven una fragata española. La corbeta “Atrevida” siempre acompañaba a la “Descubierta” por la popa, recibiendo indicaciones de las maniobras a realizar.

Pasan el 1 de año de 1790, por el Sur del Continente, al contornearlo y navegar al Norte, comienzan a divisar los Andes. Se destaca que realizan el pasaje en el Verano, en el invierno sería complicado.

El día 6 de febrero de 1790 entran al Puerto de San Carlos en la Isla de Chiloé (Chile).  Allí encuentran un Fuerte y autoridades españolas.  Instalan su observatorio en tierra, trasladando los instrumentos para realizar observaciones astronómicas.  Esto lo repetirán en cada parada, estableciendo la declinación magnética.

Dado que el campo magnético terrestre, que orientaba la brújula del barco, podía presentar distintas variaciones de decenas de grados en los distintos lugares del planeta apartándose de los teóricos meridianos terrestres, era necesario comprobar en cada punto cuánto se apartaba la brújula del Norte Real.

Hace una descripción de los naturales de la zona, su forma de ser, en especial su apatía y una crítica a las autoridades españolas. Realiza una revisión de la historia llena de guerras entre indígenas y españoles.

Allí se detienen varios días, salen para Talcahuano, el 19 de febrero de 1790.

Hay deserciones en las tripulaciones, recompensan con dinero por informar sobre las mismas.  Se mostró a las autoridades del lugar el proceso de destilación del agua salada.

La “Descubierta” tomó otro camino y se dirige a la Isla de Juan Fernández, mientras que la “Atrevida” va a Valparaíso, donde luego también llegará la nave capitana.  Encuentran varios barcos españoles en el puerto. Se dieron azotes a un desertor a la vista de las tripulaciones. Se hicieron toma de posiciones en longitud geográfica en el observatorio instalado en tierra y se constatan diferencias de un minuto (una milla).

.

COORDENADAS DE VALPARAISO 

SATELITES DE JUPITER                           65º33’45”w

RELOJES “DESCUBIERTA”                     65º32’35”w

RELOJES “ATREVIDA”                             65º33’50”w

 Envían al Rey los resultados de los trabajos ya realizados en un barco que iba a España.  Los alcanza Tadeo Haenke, naturalista botánico comisionado por el Rey en la expedición.  La Perdió en Cádiz, por horas, vino al Río de la Plata con otro barco que naufragó en Punta Carretas y perdió de nuevo la expedición, por días en este caso.

Escribe Viana en su Diario del desorden, deserción, poco amor a la patria y al Rey, por parte de la tripulación y la equivocada felicidad que creen hallar en América cuando desertan.  Cuando iban a partir hacia Lima faltaban de los barcos:

  • 15 hombres de la “Descubierta”.
  • 21 hombres de la “Atrevida”.

La salida de Valparaíso para Coquimbo fue el 14 de abril de 1790.  Francisco Xavier de Viana pasa a la “Atrevida”, menciona que su grado es de Teniente de Fragata. El Rey había ascendido a los Oficiales durante el viaje.

Contratan un práctico de la zona para su viaje al Norte.  Llegan a Arica e Iquique el 1 de mayo de 1790.  En algunos momentos cuando no había viento, los barcos eran remolcados con las lanchas y botes de a bordo, remando, por temor al acercamiento a una costa o a la colisión entre sí.  También en las maniobras con anclas o para presentar la proa hacia un lado conveniente.

Hace un comentario que los pueblos de estos puertos son feos, tristes y pobres.  Exploran un cementerio indígena antiguo, realizan distintas consideraciones sobre la religión y costumbres de esos pueblos.

Llegan a Callao de Lima el 18 de mayo de 1790.  Siempre navegan con referencia a cartas náuticas de anteriores navegantes.  Contratan un práctico de la zona.  Hacen nuevos relevamientos con énfasis en la costa y puertos. Encuentran 23 embarcaciones en ese puerto.

Llegan a Guayaquil el 30 de setiembre de 1790. Agrandan la lancha de la “Descubierta”, que quedará con 33 pies de eslora y aparejo de goleta.  Cuando se van del puerto, lo hacen con mucho cuidado y con práctico abordo, teniendo como referencia permanente a la Isla de Puna.

 PANAMA 

Llegan a Panamá el 15 de noviembre de 1790.  Reciben noticias de los movimientos de las Flotas de barcos de España e Inglaterra, que navegan con rumbos desconocidos.  Hay una situación tirante entre los dos países.  Siempre cargan agua y leña en las paradas.

 

Encuentran varias islas pobladas por negros, que son buenos buceadores en la pesca de perlas, bajando hasta 12 brazas.  La ciudad se había incendiado varias veces, se nota la decadencia de la misma.  En Panamá hay 6.000 soldados.

Lo que recauda la Iglesia para sus gastos no le alcanzaba, por lo que el Rey contribuía con dinero.  Lo que recaudaba aquí el Rey tampoco le alcanzaba para pagar los gastos del gobierno, por lo que recibía dinero de Perú y Santa Fe.  El comercio de la zona se había concentrado en Cartagena.

Hicieron muchas observaciones en el entorno de la ciudad, incluso hasta en el mar Caribe, al Norte del territorio, hacia el lado del Atlántico.

Salen de Panamá hacia Acapulco.  Navegan varios días, casi  sin poder avanzar.  La corriente del mar los lleva hacia  atrás, los vientos están calmos y hacía mucho calor. Separadas, la “Descubierta” sigue por la costa y la “Atrevida” se dirige directamente hacia Acapulco y San Blas. Enero de 1791.

Durante muchos días se encuentran siempre a la vista de la Isla de Cocos, según Viana, (que había pasado a la “Atrevida”).  Habiendo llegado a Acapulco, desertan 11 tripulantes, se gratifica a quienes los devuelvan y se mandan soldados en su busca.  Aprenden a 9 que quedan en el  cepo y con cadenas. Pensaban encontrar a la Nao de Manila, que traía mercaderías, pero no estaba.

En esta ciudad hay un fuerte con 60 cañones.  Las casas eran de caña y adobe, cubiertas de paja, había algunas de piedra.  Embarcan dos Oficiales, que venían de la Ciudad de Méjico.  La “Descubierta” aún no había llegado, era el 20 de febrero de 1791. 

El 26 de febrero de 1791, sale la “Atrevida” de Acapulco, navegando lo posible al Oeste para encontrar viento y luego caer sobre San Blas.  Hay un astillero, realizan reparaciones en la nave y le dan una lancha construida en él.  Viana examina que no es éste el lugar indicado para un astillero, que tendría que estar en Acapulco.  Hace un recuento de anteriores expediciones de españoles, hacia el Norte, por la costa.  Vuelve el 13 de abril de 1791 hacia Acapulco, donde le informaron que había arribado la “Descubierta”.

El 1 de mayo de 1791 salen, reunidas las dos embarcaciones hacia el Norte continuando la expedición.  Hacen un rumbo muy al Oeste, tratando de mantener el paralelo, para encontrar mejores vientos que los llevaran al Norte. Realizan el análisis del aire del interior de las corbetas a los efectos de conocer su calidad. Encuentran un cronómetro parado (el No. 10), intentan arreglarlo, pero no pudieron.

 LLEGAN HASTA ALASKA

            Comienza a ver las montañas cubiertas con nieve, le dan ropa abrigada a la tripulación. Malaspina quería reconocer la costa a partir de los 50º.

Llegan a Mulgrave, hay contactos con los indígenas, realizan trueque.  Los indígenas suministran pieles de nutria, muebles domésticos, pescado etc., por  ropa vieja, clavos, botones, etc., .que les da la tripulación.

Se encuentran por latitud 60º Norte y longitud 140º, están por Alaska, es el 26 de junio de 1791. Los nombres de los puntos geográficos notables ya estaban establecidos en las cartas náuticas de las que disponían.

Continuamente hay robos por parte de los indígenas y la situación se complica, vienen a visitarlos desde lejos con canoas conduciendo 50 hombres.  Los pobladores del lugar ya conocían otras naves que habían pasado anteriormente. Los indígenas usaban cuchillos de hierro de un pie de largo, no explicándose los españoles de dónde los habían sacado.  Los Capitanes Cook y Dixon, habían estado antes en estos lugares.

En la zona soportan la tormenta  más fuerte hasta el momento.  Vuelven al Sur, llegando al Puerto de Nutka, el 13 de Agosto de 1791. En tierra hay casas de madera de una base española.  Allí encuentran la Fragata “Concepción”, que les manda un bote para ayudarles a fondear.

Las dos lanchas de a bordo salen para una expedición local de nueve días. Se estudia la organización social y religiosa de los indígenas, sus ideas sobre la muerte y el adulterio.  El hombre que comete adulterio es muerto, pero la mujer en ese caso sólo sufre cuatro días de prisión. El homicidio se castiga la primera vez, con diez días de prisión, pero el reincidente es muerto.   A los ladrones se le señala la cara y cortan los dedos de las manos y después es desterrado de la sociedad. Los truenos y relámpagos son producidos por los espíritus volátiles de los muertos. Los indígenas evolucionaron con sus canoas, bailaron y cantaron ante los españoles.

Este puerto se encontraba en la zona actual de la Isla de Vancouver, parten el 28 de agosto de 1791.  Cuando se iban vieron una corbeta americana a la distancia.

Siguen al Sur llegando a Monterrey: Latitud 36º17‘20”N, Longitud 116º35‘30”W con relación a Cádiz.  Aquí se encuentra la actual San Francisco.  Después la “Atrevida” irá directamente a Acapulco, mientras que la “Descubierta”, a San Blas y luego a Acapulco. 

POR EL PACIFICO A FILIPINAS

            El 20 de diciembre de 1791, salen hacia las Islas Marianas, rumbo a las Filipinas, siguen al Oeste el paralelo de 13º Norte. Viana había vuelto a la “Descubierta”.

 Recorren infinidad de islas hasta llegar a la Bahía de Manila, el 25 de marzo de 1792.  Tomaron varias casas en Manila, ocupándola la tripulación.  Siempre se hacen tareas astronómicas, péndulo, declinación magnética y relevamiento del puerto. Entre el 1 de abril de 1792 y el 26 de abril  ambas embarcaciones van a Macao.  Realizan múltiples relevamientos con base en Manila.

El 15 de noviembre de 1792, sigue la expedición recorriendo varias islas de las Filipinas, navegan al Sur, pasan cerca de Nueva Zelanda, llegan a Australia, desembarcan en Sídney el 11 de marzo de 1793.  Los recibe el Gobernador Inglés.

Cargan leña y agua.  Siempre reparan las naves. Fueron a ver los cultivos.

Los soldados, colonos y convictos, habían creado una población ordenada, partiendo de la nada.

Salen de Sídney rumbo a las Islas de Vavao, en latitud 20º Sur, que corresponderían a las actuales Islas Tonga, según mis cálculos. Fondean y hay un relacionamiento intenso con los indígenas, quienes vienen a bordo y la tripulación baja a su aldea.  Hay distintas fiestas de reconocimiento, cantos y bailes. Se realiza un vocabulario con el idioma de los indígenas.

Para que un hombre concilie el sueño, las mujeres dan pequeños golpes con sus manos cerradas sobre el cuerpo del mismo. Esto se llama “… toqui-toqui …”. Cuando hicieron esto con un tripulante español, el resultado fue el inverso.

Queda a cargo de Viana la explicación de cómo era el relacionamiento en ese entorno de vida tropical y natural entre ambos sexos.

  

“…….un crecido número de mujeres, la mayor parte jóvenes, insistían desde las canoas a que se  les permitiese subir a bordo, recordando o los regalos prometidos  en la tarde anterior, o la articulación de los apellidos cambiados, o finalmente, las esperanzas de que no fuesen sordos a las voces seductoras de la naturaleza; no siendo menos eficaces los hombres inclusos Feilehúa y Tufoa, en persuadir a que no se retardase ya por más tiempo la preferencia a favor de una u otra de las que parecían llamar hacia sí mismas una atención más general. No sería fácil sin incurrir en la acusación bien frecuente de las nociones arto abultadas de los viajeros, al describir con exactitud el grado de amabilidad que en este clima feliz a tocado en suerte al bello sexo, del cual todavía no podíamos formar sino una idea bien imperfecta; pero bastaba sí para probar con un crisol bien fino, no tanto la virtud de unos navegantes, cuando el vigor de la disciplina, cuando la guía el ejemplo de los que deben mirarse como los depositarios del buen orden. La marinería y las tropas atentas a los trabajos que tenían entre manos, se consolaban en parte de esta privación, satisfaciendo sus apetitos con unas comidas del mejor sabor, abundancia y variedad; tampoco faltaba para las clases más sensibles un consuelo en este amargo contraste de la razón con la naturaleza y era el de ver estas nuevas sacerdotisas del templo de Gnido tan contentas con recibir el regalo de un simple adorno, como debíamos imaginar según su eficacia que lo hubieran sido, viéndose ya preferidas a las demás con la elección. Este último arbitrio de los regalos, pudo por consiguiente aminorar las instancias por una parte y los impulsos del agradecimiento por la otra, a costa de algunos pañuelos u otras bagatelas y nuestro concepto en esta ocasión ganó en lo espléndido, lo que podía haber perdido en lo sensible y natural …“. (se deja al lector la exacta interpretación del texto).

Los lugareños realizan continuos robos a bordo de los barcos, que intentan ser controlados por los españoles.  El cambio de cosas es continuo, de tal modo que podría ocurrir que la tripulación quedara desnuda, al cambiar incluso su ropa, de no limitarlo los Oficiales de la Tripulación.

Los españoles toman posesión de la Isla, con diversos actos, como enterrar una botella con una nota en su interior, mientras se realizan muestras de su aceptación por la población local.

 VUELVEN A AMERICA - LIMA

El 1 de junio de 1793, parten para Callao de Lima. Malaspina establece que Callao de Lima, será el punto de reunión, si las embarcaciones se separan.

Reconocen varias islas y navegando por el paralelo 30º Sur, tienen buen viento, incluso intensos temporales.  Van siempre aproados al Este, supongo que pasan cerca de la Isla de Pascua.  Llegan a Callao el 24 de julio de 1793 y parten el 16 de octubre de ese mismo año, rumbo a Talcahuano.  De  allí  salen hacia el Puerto de Egmont, sin poder hacer el reconocimiento de Chiloé por el mal tiempo.

 CABO DE HORNOS

            Pasan al Sur del Cabo de Hornos el 25 de diciembre de 1793.  Fondean en Malvinas, en el mismo lugar que lo hicieron a la ida.  Encuentran dos bergantines americanos de la pesca de ballenas.  De allí navegan al puerto de Santa Elena (costa Argentina Patagónica).

NUEVAMENTE EN MONTEVIDEO

            Continuando llegan a Montevideo el 15 de febrero de 1794.  El Gobernador era Olaguer y Feliú. Encuentran 40 embarcaciones comerciales.

En el Diario se hacen algunos análisis de la forma de la tierra, que no sería esférica. Para eso se hicieron los ensayos con los péndulos en el examen de la gravedad.

La “Atrevida” llega un poco después, puesto que se había quedado haciendo otros reconocimientos.

El Diario de Viana, termina aquí, pero la expedición salió para Cádiz el 21 de Junio de 1794, llegando allí el 21 de setiembre de 1794.

 LA VIDA DESPUES DEL VIAJE

Respecto a la vida posterior de Francisco Xavier de Viana, en 1801, fue ascendido a Capitán de Corbeta prestando servicios en Montevideo.  En 1804, fue Comandante Principal en la campaña oriental y de la frontera sobre Brasil.  Cuando las Invasiones Inglesas intervino en la defensa de Montevideo y como Segundo Jefe del General Lecoq, actuó en el combate del Cristo en 1807. En 1810,  fue la autoridad Real en los Puertos de Maldonado y Colonia.

En 1811  se incorporó a las fuerzas patrióticas. En 1812, siendo Jefe de Estado Mayor del Ejército Sitiador de Montevideo, participó en la Batalla del Cerrito

En 1813, es nombrado Gobernador Intendente de Córdoba, ocupó el cargo de Ministro de Guerra y Marina con el Grado de Coronel, en 1814, cuando Gervasio Antonio Posadas fue el Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, se encargó de las fuerzas navales.

En 1814, se lo designa Brigadier General.  El Gobierno le donó tierras en el oeste de Montevideo, en lo que había sido la Estancia del Rey, desde el Cerro al arroyo las Piedras, en retribución por haber perdido su fortuna en la Guerra por la Independencia.

Durante el Directorio de Alvear, continuó al frente del Ministerio, hasta la Revolución de Abril de 1815, por la cual fue condenado por el Tribunal Militar a la pérdida de sus empleos.  Emigró a Río de Janeiro, regresando a Montevideo, ocupada por los Portugueses.  Alejado de toda actividad murió en Montevideo, el 5 de marzo de 1820.

El Diario de Viaje de Viana, que nos sirvió para conocer la Expedición de Malaspina, fue compuesto tipográficamente en 1849, en la Imprenta del Ejército que funcionaba en el Cerrito de la Victoria, sede de los Tropas sitiadoras de Montevideo, en la Guerra Grande.

Se había publicado en el periódico “El Defensor de la Independencia Americana” folletines Nos. 429 al 525, entre el 20 de setiembre de 1849 al 8 de octubre de 1850.  Recordemos que Viana era tío del General Manuel Oribe.

Independientemente, el capitán Alejandro Malaspina, también llevó su correspondiente Diario de Viaje, el cual no he visto.

El Capitán Malaspina, cayó en desgracia y terminó en prisión como consecuencia de sus apreciaciones respecto a la vida política, económica y social de las Colonias Españolas administradas por el Rey.

 BIBLIOGRAFIA

VIANA, Francisco Javier de; “Diario de Viaje”, Biblioteca Artigas, Colección de Clásicos Uruguayos, Vol. 27 y 28, Montevideo, 1958. 

  

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar