Historia y Arqueología Marítima

HOME EL CAÑONERO “ORIENTAL” BAJO BANDERA PANAMEÑA Indice Academia ROU Hist Mar.y Fluvial

Aviso de Guerra “Orienta” con pabellón uruguayo

Por  PEDRO R. BARREIRO  Publicado en Ciclo de Conferencias año 2012

RESUMEN

            El yate a vapor “Orienta”, adquirido por la República Oriental del Uruguay en 1908, protagonizó una novelesca travesía para su traslado desde Nueva York a Montevideo, y prestó servicios como buque del Resguardo, aviso y cañonero de la Armada Nacional, con el nombre de “Oriental”.  Había sido construido en un afamado astillero de Nueva Jersey y fue botado en 1901, por encargo de Mr. Edward R. Ladew, un acaudalado industrial neoyorquino.

            Homero  Martínez Montero en su libro “Armada Nacional. Estudio Histórico Biográfico” mencionó la posibilidad de que el “Orienta” hubiera sido construido para ser usado como cañonero por México o Panamá.  Se ha podido determinar que prestó breves servicios (1905 - 1906) como patrullero en la naciente Marina de Guerra de Panamá, bajo el mando de un pintoresco personaje de nacionalidad estadounidense, el Capitán Thomas T. Lovelace, antes de retornar a Nueva York.

 El Teniente de Navío Homero Martínez Montero, en su libro “Armada Nacional. Estudio Histórico Biográfico, especulaba que el yate a vapor Orienta podía haber sido encargado al astillero de Lewis Nixon por el gobierno mexicano para ser usado como patrullero fluvial y que se rechazó por no haber alcanzado la velocidad de 22 nudos estipulada en el contrato. O bien que podía haber sido un encargo del gobierno de Panamá, para usarlo como cañonero.

A finales de 2008, cuando terminé de escribir el libro “Cañoneras y Cruceros” que se publicó en marzo del año siguiente, había logrado comprobar y documentar que el yate a vapor Orienta adquirido en 1908 por el Gobierno uruguayo y que sirvió en nuestra Armada como cañonero, rebautizado “Oriental”, había sido botado en 1901 en el Crescent Shipyard de Elizabethport, Nueva Jersey, que pertenecía entonces al famoso arquitecto naval Lewis Nixon.  Este yate Orienta fue mandado construir por un magnate neoyorquino, Mr. Edward R. Ladew, miembro al igual que otros miembros de su familia, del New York Yacht Club.

Edward Ladew había quedado a cargo del negocio familiar, una fábrica de cintas de cuero de uso en la industria y que también proveía al Ejército norteamericano de accesorios de cuero tales como correas portafusil y vainas de bayoneta, e instalado un planta industrial en Glen Cove (condado de Nassau) así como una amplia y lujosa casa de campo llamada Elsinore Stock Farm (condado de Oister Bay Town) –ambas en Long Island- donde según el Censo Federal del primero de junio del año 1900, vivía junto a su esposa, sus dos hijos (Harvey y Elise), su suegra y más de 20 sirvientes (incluyendo cuidadores para las vacas lecheras).

Según la nota periodística sobre la botadura del Orienta, aparecida en el periódico Frank Leslye’s Weekly Illustrated Newspaper Nº 2.388 del 15 de junio de 1901, Mr. Ladew había encargado la construcción de este yate para viajar rápidamente entre la ciudad de Nueva York y sus posesiones en Glen Cove, en un medio de transporte lujoso pero de dimensiones que minimizaban el número de tripulantes y el consumo de carbón.  Esta nota periodística la obtuve de un microfilm de la hemeroteca de la Biblioteca Pública del Estado de Nueva York, merced a la gentileza del Sr. José Abelar, un uruguayo residente en Nueva York.

Salvo el casi surrealista traslado del Orienta desde Nueva York a Montevideo, plagado de peripecias, que es bien conocido a través del relato escrito por el Comandante de la misión, el Alférez de Navío Eduardo Mario Sáez, que insumió desde el 6 de febrero de 1908 hasta su llegada al puerto de Montevideo el 13 de setiembre del mismo año, se sabía poco sobre este barco.

La Sra. Anne Cowe, responsable de la biblioteca del Lloyd Register de Londres, nos proporcionó una fotocopia de la edición 1903-1904 del Lloyd Register of Yatchs, página 870, que consignaba los siguientes datos acerca del Orienta:

 

 

Número de orden en ese Registro

1.016

Número oficial del barco

155.415

Letras del código de señales

K. Q. V. L.

Construcción

L. Nixon en Elizabethport, USA, en 1901

Desplazamiento bruto

88 tn

Eslora

101 pies 5 pulgadas (30,9 m)

Manga

12 pies (3,66 m)

Calado

5 pies (1,52 m)

Máquina

Triple expansión (cilindros de 10, 15 y 25 x 15 pulgadas)

Registro

Larchmont (Nueva York)

Bandera

Estados Unidos de América

Propiedad

E. R. Ladew(domiciliado en 159 East Houston Street, Nueva York)

 Este yate, con los mismos datos, también aparece en la pág. 885 de la edición 1905-1906, con el número de orden 993. Desaparece de los registros del Lloyd a partir de esta edición, sin aclaración de causa.

Era a vapor, como se ha dicho, con una hélice, de cubierta corrida (flushdeck), el casco de acero inspirado en un modelo de bote torpedero,

A principios de este año de 2011, encontré informaciones adicionales, que confirman que en 1905, el Orienta fue adquirido por la recién nacida República de Panamá, para ser usado como guardacostas.

La primera de esas informaciones proviene de un artículo en el New York Times de fecha 13 de abril de 1901 (es decir, un poco antes de la noticia del Frank Leslie’s Weekly mencionado).   Este artículo del Nwe York Times establece que: “… el nuevo yate de acero que se construye para Edward R. Ladew en el astillero Nixon de Elizabeth Port en Nueva Jersey, se aproxima a su finalización. Se dice que este barco será muy veloz, para ser usado especialmente por el señor Ladew en el cruce entre su casa de campo en Glen Cove y la ciudad de Nueva York ...”.

El segundo artículo de prensa encontrado recientemente corresponde al New York Times del 4 de abril de 1905.  La nota es bastante extensa y aclara que el “… buen barco Orienta …” representará a la joven república en el mar, que será armado con cañones en el puerto de Colón y se lo destinará a vigilar la costa atlántica del Istmo, con el objeto de reprimir a los contrabandistas y llamar al orden a las tribus de indígenas que realizan correrías por el litoral.

Más adelante establece que el presidente panameño Amador designó como Comandante del Orienta al Capitán Thomas T. Lovelace, originario de Kansas City, del que se dice, en Panamá ya es saludado como “El Almirante”. Agrega que Lovelace tiene experiencia en la navegación en los ríos tropicales y la costa del Caribe, durante la reciente guerra entre Colombia y Panamá.

El propio Capitán Lovelace declara que el Orienta ha sido provisto de un mástil militar, de un reflector de 2.000 bujías y un aparato de comunicaciones inalámbricas De Forest con el que se piensa enlazar con las estaciones de Colón y Bocas del Toro. En cuanto al armamento, que se instalaría a su llegada al puerto de Colón, consistirá en dos cañones automáticos Hotchkiss y dos ametralladoras Maxim, remanentes de la guerra con Colombia.

La noticia también aparece en la página 6 del Daily Chronicle de Spokane, Estado de Washington, de la misma fecha, bajo el título: “… PARA VIGILAR A LOS CONTRABANDISTAS…”  comienza diciendo “… El yate a vapor Orienta patrullará la costa de Panamá …”.

Cinco días más tarde, 9 de abril, el New York Times vuelve a ocuparse del Orienta, en un artículo que titula; “… LA MARINA MÁS PEQUEÑA DEL MUNDO Y SU COMANDANTE …”.  Es una nota extensa y muy interesante, que se concentra fundamentalmente en los antecedentes y la personalidad de su comandante y que incluye varios dibujos que ilustran al yate Orienta y las anteriores andanzas de Lovelace.

Respecto al yate, se establece había sido construido para E. R. Ladew del New York Yacht Club, pero que tras ser botado en 1901 y ser sometido a las pruebas de entrega, no cumplió con la velocidad requerida en las especificaciones, por lo que desde entonces permanecía a la espera de un nuevo propietario. Y que si bien sus 20 nudos no alcanzaban el estándar de los yates de lujo, podía ser considerado un “galgo del océano” en su nuevo papel de guardacostas porque no había barcos de las naciones vecinas a Panamá, capaces de desarrollar siquiera la mitad de esa velocidad.

Se informa que las 450 millas de costa de Panamá sobre el Atlántico estaban a merced de los contrabandistas procedentes de Jamaica, que extraían ilegalmente caparazones de tortuga y cocos. En el caso de esta fruta, el New York Times indicaba que únicamente en el año 1904 habían salido 7 millones de unidades solamente desde la región de San Blas, entre el puerto de Colón y la desembocadura del río Atrato (en Colombia), sin que el Gobierno panameño hubiera recibido ningún ingreso por los mismos.

Después el artículo se dedica a presentar al Capitán Thomas Lovelace, asignado por el gobierno de Panamá para comandar al Orienta, lo que lo coloca en la curiosa posición de oficial al mando de un pequeño barco que constituye la totalidad de las Fuerzas Armadas de la nueva república.

Se destaca la aventurera trayectoria del Capitán Lovelace, al principio como ingeniero de máquinas en un barco carguero que operaba entre los puertos de Colón y Cartagena, cuando estableció buenas relaciones con los indios de la costa de San Blas sobre los que por entonces, el gobierno colombiano prácticamente no tenía autoridad efectiva. Dados sus habilidades marineras y conocimiento de los aborígenes, al desatarse un movimiento insurgente el Gobierno de Colombia le asignó la tarea de llevar comunicaciones oficiales, arriba y abajo por el río Magdalena, donde se habían concentrado las operaciones armadas, tanto que la navegación podía realizarse únicamente al amparo de la noche. En este período, Lovelace también participó en la defensa de la ciudad de Santa Marta, estrechamente asediada por los revolucionarios.

Tras sus servicios en tiempos de la revolución, el Capitán Lovelace aceptó una nueva tarea encomendada por el Gobierno de Colombia: la de exterminar los caimanes del río Magdalena. Y dice el periodista de New York Times que lo hizo con tanto éxito que todavía en la época de aparición de ese artículo de prensa (1905) los nativos de las orillas del Magdalena, cuando veían a uno de esos animales durmiendo en la ribera lo amenazaban gritándole “… ¡Lovey Lassey! …”.

El estadounidense declaró que durante tres años cumplió ese encargo del gobierno colombiano, con el apoyo de numerosos nativos de la región que trabajaron a sus órdenes, y que en ese lapso mató a unos 125.000 caimanes.  Aclara que antes de su labor de exterminio, era normal que en el Magdalena y sus meandros, entre 200 y 300 personas murieran anualmente por los ataques por estos saurios.

En el mes de mayo de 1905 vuelven a aparecer noticias en la prensa norteamericana, respecto al ORIENTA y su compra por parte del Gobierno panameño.

 

 El día 18, Los Ángeles Herald, publica un cable de Associated Press fechado el día anterior en la ciudad de Nueva York, titulando: “… PANAMÁ INICIA ARMADA ... HACE MODESTO COMIENZO CON LA COMPRA DE YATE A VAPOR POR 30.000 DÓLARES …”.  Informa a continuación que las autoridades de la República de Panamá se hicieron cargo del Orienta en un astillero del sur de Brooklyn –debe tratarse del Morse Iron Works Company- y que se procedió al afirmado del pabellón panameño en el yate, izándolo el Secretario de la Legación Carlos Arocemena, tras lo cual se sirvió un almuerzo de gala.

Tres días más tarde, en el NEW YORK TIMES se publica una nota bajo el título: “…LA MARINA DE GUERRA DE PANAMÁ PRONTA PARA SUS TAREAS …”.  Se acompaña con tres fotografías de respetable tamaño:

·         a la izquierda del observador, se ve al Capitán Tomas Lovelace en la cubierta del Orienta, apoyado en el proyector lumínico, y a la derecha el Secretario de la Legación panameña en Washington, Carlos Arocemena.

·         en el centro a algunos tripulantes del Orienta junto a varias personalidades que asistieron a la ceremonia de afirmado del pabellón,

En esa nota periodística, el Capitán Lovelace declara que le habían causado asombro las noticias respecto a que el Orienta no hubiera alcanzado la velocidad de diseño en las pruebas de entrega, pero que al revisarlo constató que por haber sido construido durante la huelga de los maquinistas del año 1901, 340 de sus 785 tubos del condensador estaban obstruidos con tapones de madera introducidos a golpes de mazo y que la mayor parte de los tubos de la caldera Mosher también habían sido saboteados.

El Capitán Lovelace también declaraba que en su primer viaje de prueba tras su compra, el yate había alcanzado fácilmente la velocidad de 18 nudos y que antes de partir hacia el puerto de Colon planeaba sustituir la hélice original de 53 pulgadas por otra de 72 pulgadas, con lo que esperaba que el yate lograra dar 22 nudos.

Respecto al armamento, el artículo periodístico indica que los cañones Hotschiss de 3 pulgadas, automáticos, de tiro rápido previstos se instalarán a proa y a popa, mientras que las ametralladoras Maxim irán a cada lado del puente.

En la página 7 de su edición del día 30 de junio de 1905, el The Miami Metropolis, del Condado de Miami Dade, Estado de la Florida, anuncia (nos parece que con un poco de sorna) la presencia de: “… LA TOTALIDAD DE LA FLOTA DEL GOBIERNO DE PANAMÁ EN PUERTO ….  Después aclara que dicha flota amarrada al muelle de la ciudad, está compuesta por un único pequeño barco, el Orienta, que llegó a la hora 11.15 procedente de Nueva York.  Informa que está al mando del Capitán Thomas Lovelace, que viaja abordo junto a su esposa, que su destino es el puerto de Colón y que su comandante es conocido en Miami por haber viajado a la misma, años antes, al mando del yate Whisper.

Las siguientes referencias que encontramos sobre el yate Orienta, corresponden a algunas comunicaciones del Dr. Paul Osterhout, quien oficiaba de cirujano asistente interino del Servicio de Salud Pública y Hospital de Marina de Estados Unidos en el puerto panameño de Bocas del Toro, donde tenía importantes instalaciones la empresa norteamericana United Fruit (la actual Chiquita Brands).

 

El 16 de agosto de 1905 el Dr. Osterhout fecha en Bocas del Toro una carta dirigida al Cirujano General de dicho servicio en Washington, sobre la epidemia de fiebre amarilla que se está desarrollando en ese momento en ese puerto. Digamos que entre los años 1902 y 1911 el Cirujano General del Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos fue el Contraalmirante Dr. Walter Wyman, quien tuviera gran protagonismo en la creación de la institución que tras algunos cambios de denominación a lo largo del tiempo, actualmente se conoce como Unión Panamericana de la Salud.  Las funciones de cuarentena del Servicio de Salud Pública de Estados Unidos alcanzaban además del territorio continental de la Unión, a estaciones en Hawaii, Cuba, Puerto Rico, Canal de Panamá y las Filipinas.

En el mencionado oficio, el Dr. Osterhout menciona y amplía un reporte, enviado por cable el día anterior, sobre los casos de fiebre amarilla que ha observado y afirma:  “… creo que la fuente de infección es detectable con la aparición en este puerto de un pequeño vapor que vino desde Colón, creo que el 27 de julio de 1905. Tuvieron un fogonero de ese barco enfermo durante la noche del 28 de julio. Me llamaron a verlo a las 9 p. m. el día 29. este barco (“Orienta”) llegó aquí desde Colón al mediodía el 30 de julio y he escuchado que desembarcaron al fogonero con fiebre amarilla a su llegada al puerto pero no es oficial, yo lo ví hacia el 3 de agosto ...”.

Hay una nueva carta del Dr. Osterhout al Cirujano General en Washington, fechada el 23 de agosto de 1905, donde reitera su convicción de que el origen del brote de fiebre amarilla en Bocas del Toro se originó a partir del desembarco de un tripulante del Orienta que venía aquejado de la enfermedad. Dice en esa carta:  “… Hasta el momento creo que no hay duda de que la infección se introdujo desde Colón por el pequeño vapor ‘Orienta’ fletado por el gobierno de Panamá como Guardacosta de la Aduana y el fogonero de este barco fue tomado por la enfermedad en ese puerto. Yo sospecho de este caso desde que lo vi. Este buque fue anclado en tres lugares diferentes en la ciudad, pero su estancia más larga fue en los galpones de carbón adyacentes a la sala de máquinas de United Fruit company (conocido localmente como Macca Hill) ...”.

El 8 de febrero de 1906, el Dr. Osterhout envió una carta al Dr. White, responsable del Servicio de Salud Pública norteamericano en la ciudad de Nueva Orleans, a cargo de la lucha contra las epidemias en esa ciudad puerto del Estado de Luisiana, informándole sobre la situación en Bocas del Toro y reafirmando su convicción de que el brote del año anterior en ese puerto panameño se produjo a raíz de la llegada del Orienta con un tripulante infectado abordo.

Puede señalarse como hecho curioso que en esta última comunicación, el Dr. Ostrhout menciona varias veces al barco del que nos estamos ocupando, con el nombre de “Oriente” y no “Orienta” como sí lo llamara en las cartas anteriores.

No encontramos nuevas referencias al Orienta hasta la edición del The Evening World de Nueva York, de fecha 9 de junio de 1906, el que informa:  “… EL YATE ORIENTA DE REGRESO …”.    Al día siguiente, una pequeña nota en el New York Times registra la noticia del retorno del Orienta a la ciudad de Nueva York, con un título muy parecido: “… EL YATE ORIENTA DE REGRESO DESDE PANAMÁ …”

Las siguientes menciones al Orienta que hemos podido ubicar recientemente, son referencias marginales insertas en las noticias que refieren a los preparativos de un viaje alrededor del mundo del yate Taormina.  Esas referencias que encontramos son del New York Times de fechas:

·         27 de enero

·         30 de enero

·         1º de febrero

·         5 de febrero y

·         6 de febrero de 1907.

Estas menciones se deben a que al mando de esta expedición, volvemos a encontrar al Capitán Thomas T. Lovelace. Las notas de prensa que informan sobre los preparativos del viaje, se extienden en los antecedentes de Lovelace, en especial sus andanzas en Colombia, Panamá, Guyana y Jamaica, así como su período como Almirante de la Marina panameña y comandante del guardacostas Orienta. Reiteradamente, la prensa estadounidense lo define como un “moderno filibustero”.

Entre los preparativos de Lovelace para el viaje del Taormina, hizo construir un motor auxiliar que funcionaba indistintamente a nafta o a kerosene, y un globo aerostático encargado al montgolfier estadounidense Evans.  Con lo que nos enteramos que Lovelace también era un aeronauta, que practicó el vuelo en globos de aire caliente, dirigibles de armazón rígida y en los primeros aeroplanos, habiendo colaborado con los hermanos Wright.

Los aprestos del Taormina, entre los que se incluía la provisión de una pieza de artillería, armas individuales y municiones, junto a la anterior participación de Lovelace en guerras civiles sudamericanas, hicieron que funcionarios de su Servicio Secreto del Gobierno de Estados Unidos revisaran el yate, pensando que podría encubrir un proyecto de intervención en los asuntos internos de algún país de la región.

Las autoridades estadounidenses prohibieron a Lovelace, hacerse a la mar en el Taormina, El Capitán Lovelace se embarcó entonces en un barco de pasajeros, con destino a Kingston, Jamaica, donde planeaba volver a abordar al Taormina para retomar el mando de la expedición.

El yate abandonó Nueva York al mando del primer oficial James Lawrence McPherson. Éste era un veterano de la guerra hispano-norteamericana, donde había servido como timonel en el crucero protegido USS Boston y por cuya participación figura en las listas de quienes fueron condecorados con la Medalla de Manila o Medalla de Dewey.

Dos menciones periodísticas (de los días 5 y 6 de febrero de 1907) informan sobre la vuelta a puerto del yate Taormina, después de haber experimentado dos colisiones en medio de una tormenta de nieve y niebla y estar a punto de hundirse aguas afueras de Tompkinsville.

Cuando un fuerte terremoto asoló Kingston el 14 de enero de 1907, que destruyó buena parte de la ciudad y causó entre 800 y mil muertos, Lovelace fue rápidamente enviado desde Nueva York en el vapor alemán Prinz Joachim para registrar los daños mediante fotografías aéreas capturadas desde un globo, por encargo de las universidades de Chicago y de Berlín.

También hay noticias de la caída al río Hudson, de un avión Ludlow Aeroplane No. 12  tripulado por Thomas T. Lovelace, el día 21 de agosto de 1907, siendo rescatado por el remolcador Potomac.

Posteriormente hay menciones a Lovelace en la prensa, registrando el accidente del globo aerostático que este aeronauta exhibía en ocasión de la Feria Franco-Británica del año 1908 en Londres.  La explosión ocurrió junto a un hangar, el 14 de abril de ese año en momentos en que se cargaba de gas el artefacto y debido a la imprudencia de uno de los espectadores, que ignoró la prohibición de encender un fósforo en las inmediaciones. A raíz del incendio del globo y las escenas de pánicos subsecuentes, fallecieron al menos dos personas (una de ellas la asistente de Lovelace, Sra. Blanche Hill) mientras que este y varios más resultaron heridos.

En 1909, organizó la expedición aerofotográfica a Kenya financiada por el millonario William Dickson Boyce, pensada para recorrer parte de África, con la participación del fotógrafo George Lawrence, el dibujante del Chicago Tribune John McCutcheon y el naturalista Carl Akeley.

La última mención que ubiqué es una entrevista a Lovelace aparecida el 14 de enero de 1931 en el diario Daily Gleaner de Jamaica, llegado al puerto de Kingston el día anterior en el vapor de pasajeros Husvik, procedente de la Guayana Holandesa, donde había organizado una empresa para la pesca de tiburones.

En esa entrevista el aventurero norteamericano recuerda su anterior visita a Kingston al mando del guardacostas Orienta bajo bandera panameña, cuando lo llevaba de regreso a Nueva York y menciona que allí lo compraría después el gobierno uruguayo.

Para finalizar, el Daily Gleaner destaca otra faceta del Capitán Lovelace: la de poeta, y reproduce un par de poemas de su autoría.

 

  

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar