Historia y Arqueología Marítima

HOME

VALOR PARA NUESTRA ICONOGRAFÍA

DE LOS PINTORES VIAJEROS FRANCESES

DEL SIGLO XIX

Indice Academia ROU Hist Mar.y Fluvial

 

Por  JUAN ANTONIO VARESE Publicado en Ciclo de Conferencias año 2011

 RESUMEN

            Llámase iconografía, según el Diccionario de la Real Academia Española, al “tratado descriptivo o colección de imágenes o retratos”. Término que puede aplicarse, en conjunto, a la serie de imágenes referentes a la historia de Montevideo. Las correspondientes a “Montevideo Antiguo”, pueden datarse hasta el año 1860, fecha en que se conjugan dos circunstancias: el regreso de Blanes del viaje a Europa, y la aparición y popularización de la fotografía, especialmente en su versión de vistas y paisajes de la ciudad.  En tal etapa le correspondió un papel fundamental a los pintores franceses que pasaron por Montevideo a principios y mediados del siglo XIX. Algunos de ellos pintores profesionales venidos al efecto en una expedición científico comercial que incluyó dos pintores documentalistas: Theodore Fisquet y Bartolomé Lauvergne y un pintor aficionado, el ingeniero Henri Benoit Darondeau, para registrar los lugares que se visitaban (costumbre iniciada el siglo anterior), mientras que otros como Adolphe D´Hastrel de Rivedoux o Jean Bautiste Durand Brager eran marinos de profesión pero aficionados a la pintura que terminaron siendo reconocidos como iconografistas de gran mérito y calidad artística.  Dentro de los artistas franceses debemos incluir también a Jean Palliere, que si bien nació en Rio de Janeiro puesto que su padre, pintor francés dedicado a pintar al emperador, estuvo en el Rio de la Plata y dejó pintadas escenas costumbristas de valor artístico y representativo. Y pintores al óleo de gran valor como Raymond Monvoisin, Aimé Aubourg, Jean A. Salles, Alfred Michon, entre otros.  

INTRODUCCION

Llámase iconografía, según el Diccionario de la Real Academia Española, al “tratado descriptivo o colección de imágenes o retratos”, término que puede aplicarse, en nuestro caso, a la serie de imágenes –grabados, dibujos, pinturas, cuadros, litografias, fotografías, esculturas, etcétera– referentes a la historia de Montevideo.

Las correspondientes a Montevideo Antiguo datan desde los comienzos hasta aproximadamente el año 1860, fecha en que se conjugan dos circunstancias: el regreso de Blanes del viaje a Europa –tradicional espaldarazo de los pintores americanos una vez cumplido su bautismo de arte y oficio– y la aparición y popularización de la fotografía, especialmente en su versión de paisajes de la ciudad.

En esta etapa corresponde un papel fundamental a los artistas viajeros que pasaron por Montevideo a principios y mediados del siglo XIX. Algunos eran pintores profesionales contratados por expediciones científicas o comerciales como la de Malaspina (1789-1794) en la que venía el pintor italiano Fernando Brambilla –a quien debemos la primera vista que se conoce de Montevideo–, la del Beagle al mando del Capitán Fitz Roy (1831-1833) en la que venía el pintor August Earle y en la que, durante su pasaje por Montevideo, se enroló el pintor Conrad Martens (pintores ingleses, como ya vimos en conferencia anterior) y la de la corbeta Le Bonite, a cargo del capitán Vaillant, en la que venían los pintores profesionales Theodore Fisquet, Bartolomé Lauvergne y el ingeniero Henri Benoit Darondeau, con el cometido de registrar los lugares que visitaran.

Otros artistas viajeros no fueron pintores de profesión sino marinos enrolados en la armada de sus respectivos países, pero aficionados a la pintura. Tal es el caso de Emeric Essex Vidal, quien estuvo dos veces en el Rio de la Plata y luego realizó los dibujos en Londres, del dibujante y acuarelista francés Adolphe D´Hastrel de Rivedoux, apostado en el Rio de la Plata y principalmente en Montevideo entre 1839 y 1840, del pintor marinista francés Durand Brager y del oficial de la legión francesa Denuc, buen dibujante que figuró con juicios favorables en salones parisinos de arte.

Algunos artistas extranjeros se radicaron temporal o definitivamente entre nosotros. No venían en misiones oficiales ni contratados para realizar tareas, sino que por propia voluntad buscaron el destino del sur americano, en especial Montevideo o Buenos Aires, para trabajar. La mayoría partió de Italia o Francia, y mientras que algunos se integraron a la nueva sociedad y quedaron para siempre, otros regresaron a sus países de origen, dejando el valioso acervo de sus pinturas. Estos pintores fueron fundamentalmente retratistas, el género más buscado en la época. Entre los franceses debemos considerar a artistas de la talla de Jean L. Palliere, nacido en Rio de Janeiro puesto que su padre, pintor francés de mérito, se encontraba dedicado a retratar la familia imperial. Palliere estuvo en el Rio de la Plata y dejó pintadas escenas costumbristas de valor artístico y representativo.

Asimismo cabe mencionar a otros pintores de diferente mérito y oficio, como Raymond Monvoisin, Aimé Aubourg, Jean A. Salles, Alfred Michon, entre otros.

 PASANDO AL DESARROLLO DEL TEMA

El primer grabado sobre Montevideo data de 1764, en la versión inglesa del libro de memorias de viaje de un sacerdote francés.  El benedictino Antoine Joseph Pernetty [1] visitó Montevideo en el año 1763 y no solo dejó una descripción de la ciudad y de los habitantes, sino que puede ser considerado el autor intelectual de los primeros dibujos representativos de los montevideanos

El 28 de diciembre de 1763 arribó a Montevideo una expedición científica francesa comandada por el ilustre marino Louis A. de Bougainville, en la que venía también como Capellán el sacerdote Antonio José Pernetty.  Este quedó un tiempo en  nuestra ciudad, consustanciándose con sus costumbres y formas de vida. Terminada la expedición y ya de regreso en Francia, Pernetty publicó sus memorias de viaje con el nombre de “Histoire de un voyage aux isles Malouines, fait en 1763 y 1764. Avec les observations sur le detroit de Magellan et sur les Patagons”, libro aparecido en 1770.

El Capítulo X está dedicado a  “Las leyes, usos y costumbres de Montevideo”, ciudad a la que mira con especial cariño.  La obra de Pernetty es de largo alcance en lo que tiene que ver con el estudio de la vida y las costumbres de Montevideo del siglo XIX. Lo que tiene de fantasía, no alcanza a empañar el encanto de las observaciones que penetran en la intimidad de la pequeña villa colonial.

Se publicaron varias ediciones en francés, inglés, español, etc.  La edición inglesa incluye dibujos del propio Pernetty sobre tipos de hombres y mujeres y sus indumentarias. De gran valor iconográfico, éstas serían las primeras imágenes que tenemos sobre los habitantes de Montevideo.  

EXPEDICIÓN  “LA BONITE

Entre los años 1836 y 1837 la corbeta “La Bonite” (“El Pez Bonito”) dio la vuelta al mundo en misión oficial, algo así como una embajadora del gobierno francés, destinada a cimentar lazos políticos y abrir nuevos cauces comerciales en los puertos de Cádiz, Río de Janeiro, Montevideo, Valparaíso, El Callao, Guayaquil, Honolulú, Manila, Macao, Cantón, Singapur, Calcuta y Pondichery.

La expedición estaba comandada por el Capitán A. Vaillant, quien llevaba expresas y detalladas instrucciones del Ministro de la Marina B. Duperré sobre el derrotero y los objetivos a cumplir. En resumidas cuentas, la meta era enarbolar el pabellón francés en los lugares visitados, llevar a destino a varios agentes consulares, entregar presentes a Reyes o Jefes de Estado y ver las posibilidades de comercio con las nuevas naciones latinoamericanas.

La expedición llegó a Montevideo el 3 de abril de 1836 y partió el 28 de abril. En Montevideo solo debía permanecer el tiempo suficiente para recoger al Canciller francés que se trasladaría a Guayaquil, pero un tenaz pampero obligó a “La Bonite” a permanecer varios días en el puerto.

Al regreso a Francia, y sobre la base del "Diario" del Capitán Vaillant, se publicó el libro “Voyage autour du monde, executé pendant les années 1836 y 1837 sur la corvette LA BONITE, Commandée par M. Vaillant, Capitaine de Voisseau, publiée par ordre du Roi sous les auspices de Département de la Marine. Relation du voyage par A. DE LA SALLE”, París, 1845. 

Para nosotros, la obra gráfica de los dibujantes y pintores que acompañaron la travesía de “La Bonite” fue más importante que la propia descripción de la ciudad.

Integraban la expedición los pintores Barthelemy Lauvergne y Theodore Fisquet, quienes, en su paso por Montevideo, realizaron croquis y esquemas que luego dibujarían con matices y detalles en ediciones litográficas que enriquecieron el citado libro.

También integraba la expedición, en carácter de ingeniero hidrográfico, Stanislas Henri Benoit Darondeau, quien además  fue un pintor aficionado de paisajes y retratos, nacido en París el 4 de abril de 1807 y fallecido en Brest en 1841. Su principal aporte estuvo dirigido a los tipos y trajes de Montevideo y la campaña, con especial esmero en la captación del atuendo femenino.

Lauvergne, principalmente pintor de paisajes, nació en Toulón el 4 de julio de 1805 y falleció en Carces el 16 de noviembre de 1871. Por su parte Fisquet, dibujante y acuarelista, también nació en Toulón el 21 de abril de 1813 y falleció en la misma ciudad el 11 de enero de 1890.

Pese a los pocos días que permanecieron en nuestra ciudad, se advierte que fueron impactados por la misma, realizando una serie de apuntes que luego en la tranquilidad de la Francia natal fructificarían en estupendos dibujos y acuarelas.

Veamos ahora sus obras: 

LAUVERGNE:

Vista de Montevideo desde la rada. Litografía acuarelada.

Desembarcadero de Montevideo. Idem

Iglesia de Montevideo. Idem

Mercado de Montevideo. Idem.

 FISQUET

Puerta exterior. Litografía acuarelada. [2]

Vista de la Catedral de Montevideo. Idem.

 DARONDEAU

Iglesia de San Francisco. Acuarela en sepia

Damas de Montevideo con traje de iglesia y traje de baile.

Dama de Montevideo con traje de iglesia. Esclavo lleva la alfombra. Acuarela.

Dama de Montevideo con traje de invierno. Acuarela

Dama de Montevideo con traje de baile. Acuarela

Dama de Montevideo con traje de otoño. Acuarela

Dama de Montevideo con traje de primavera. Idem

Vendedor de escobas y plumeros. Dibujo a lápiz

Lavandera. Acuarela

Matador. Idem

Sereno. Idem

 Respecto de Darondeau, realizó dos hermosos dibujos edilicios: Puerta de la Ciudadela de Montevideo y la Iglesia de San Francisco y el Convento, en los que incluyó diferentes tipos humanos en primer plano. Sus trabajos, aunque no tengan la calidad artística de los de Lauvergne y Fisquet, revelan un interesante color local.

 

 ADOLPHE D´HASTREL de RIVEDOUX

El marino y pintor francés, Capitán Adolphe D´Hastrel de Rivedoux puede ser considerado, sin duda alguna, el máximo documentador gráfico del antiguo Montevideo. Apostado en el Río de la Plata durante los años 1839 y 1840, Laroche lo considera "un artista de la composición, el color y el detalle. Y pintor costumbrista y edilicio, a la vez".

Nacido el 13 de Octubre de 1805 en el Bajo Rhin, desde muy joven abrazó la carrera naval, por exigencias de su padre.  A principios de 1839 y ya con el grado de Capitán integró la escuadra que partió rumbo al Río de la Plata para poner sitio al puerto de Buenos Aires, tras las desinteligencias con el gobierno de Rosas.

Su primera misión, en marzo de 1839,  fue ocupar la Comandancia de la isla Martín García, estratégico punto en la confluencia de los ríos Paraná y Uruguay, estadía de la que dejó algunos dibujos de interés como la Vista del fondeadero del Canal Sur, Una vista del Carmelo desde el arroyo de las Vacas y Vista de la Colonia del Sacramento.

Tiempo después se le encargó la revisación y mejoramiento de las defensas de Montevideo, en previsión de un posible sitio. En sus ratos libre, su condición de joven y apuesto marino le permitió el acceso a los ambientes sociales de la alta clase montevideana, además de que sus conocimientos de música y galantería le abrieron el camino a bailes y tertulias. 

Su producción gráfica fue muy variada, con vistas del litoral argentino, una de Buenos Aires y varias de Montevideo.  De nuestra ciudad podemos señalar varias obras importantes:

Vista de la plaza Constitución con carretas (1839). Puerta de la Ciudadela e Iglesia Matriz. Acuarela dedicada al Almirante Le Blanc.

Vista general de Montevideo con el Cerro (1840).

Desembarcadero de Montevideo (1840).

Barca frente a Montevideo. Acuarela.

Azoteas de Montevideo. Idem.

Ruinas de la Ciudadela. Idem.

Vista de la ciudad tomada desde la rada. Litografía acuarelada.

Vista general de Montevideo tomada desde el cementerio nuevo. Idem.

Iglesia Matriz tomada desde las azoteas. Idem.

Montevideo desde las azoteas y la rada. Ídem.

Mercado, en otro tiempo ciudadela. Ídem.

Costumbres del país. Ídem.

Vista de la Aguada y sus alrededores. Ídem.

Montevideo desde la rada. Ídem.

Negro de infantería. Ídem.

Oficial con traje de campaña. Ídem.

Mujer de campaña. Ídem.

Lancero. Ídem.

Habitante de la campaña. Ídem.

Changador. Ídem.

Estanciero. Ídem.

Gaucho de los alrededores de Montevideo. Ídem.

La matera y el cantor de Tristés y Yaravís. Ídem.

Isla Martín García, tomada desde el fondeadero. Litografía acuarelada.

Martín García, desembarcadero de la isla. Ídem.

Puerto de Carmelo. Ídem.

Vista de la Colonia de Sacramento. Ídem.

Taller del pintor D´Hastrel (con cuadros de motivos uruguayos en las paredes). Oleo sobre tabla.

Se destacan por su calidad técnica la Vista de Montevideo y del portón de San Pedro, fechada el 2 de setiembre de 1839, de gran perspectiva y riqueza en los detalles, Vista de las azoteas de Montevideo y Vista de balcones y azoteas de Montevideo, fechadas en agosto de 1840 y otras que representan una descripción plena de detalles de la forma de vestir de los habitantes de la época.

El 23 de Noviembre de 1840, dieciocho meses después de su llegada, Adolfe D´Hastrel partió para Francia, a bordo del brick Le Cerf, el mismo barco en que había llegado al Plata.

En 1847, tras ser nombrado Caballero de la legión de Honor, abandonó la carrera militar dedicándose a recopilar y publicar los numerosos dibujos y acuarelas que había realizado a lo largo de su vida. Entre 1847 y 1850 publicó 3 albumes litográficos: Villes de France et Senegal, Album sablais y Album de la Plata o colección de las vistas y costumbres remarcables de esta parte de la América del Sur, dibujadas por Adolfo D´Hastrel y litografiadas por Ciceri, Sabatier, Hubert Clercet, C. Muller y el propio D´Hastrel, dedicado a las bellas americanas.

Falleció en Francia en 1875.

 JEAN BAPTISTE HENRI DURAND BRAGER

Otro de los buenos pintores de Montevideo, esta vez un excelente marinista, fue el francés Jean Baptiste Durand Brager, marino apostado en el Rio de la Plata, amigo de D´Hastrel y al igual que él llegado con motivo del bloqueo francés al puerto de Buenos Aires.

Nacido en Dol, Ille et Vilaine, el 21 de mayo de 1814, falleció en París en 1879. Ingresó al atelier del pintor Eugene Isabey, y más adelante su espíritu aventurero lo llevó por Europa entera, Argelia, Senegal y casi toda la costa atlántica de Africa. En 1840 fue incorporado a la expedición encargada de repatriar a Francia los restos de Napoleón I. En 1843, en Francia, pintó el combate entre la fragata francesa Niemen contra las inglesas Arethusa y Amethyst. Al año siguiente, el gobierno francés le encomendó ejecutar las telas del bombardeo del Mogador y la toma de la isla Mogador. Después de la guerra de Sebastopol pintó para el Emperador de Rusia el combate de Sinope, uno de los más destacados cuadros de su autoría. En 1868 pintó para el emperador de Austria la batalla de Lissa y en 1869 ejecutó para Versalles el segundo combate entre las baterías japonesas y las escuadras aliadas. Estuvo en el Río de la Plata entre fines de 1840 a 1843 como oficial de marina a bordo del Orestes. A fines de 1843 regresó a Francia y pasó a dedicarse a la pintura. En 1844 fue condecorado con la Legión de Honor.

De su etapa rioplatense se conservan obras de tema marino. Especialmente destacables son sus óleos: Pamperada en el puerto de Montevideo y Temporal frente al puerto de Montevideo. Para nuestra iconografía interesan algunas obras que aparecieron en L´Illustration de París en 1852, escenas de índole militar, vistas de la ciudad y algunos retratos de personajes de la época.

Recientemente han aparecido otros dibujos de su autoría: un original acuarelado que representa una Vista de Montevideo y cuatro versiones litográficas de sendos dibujos referentes al combate naval en la bahía de Montevideo entre la escuadra del Almirante Brown y la flotilla oriental al mando de Garibaldi, en 1843.

En 1843, un excelente grabado representando un Panorama de Montevideo desde mar afuera apareció publicado en L´Illustration de París, en el número del 27 de Mayo de 1843.

 JEAN L. PALLIERE

Juan L. Pallière Gradjean Ferreira nació en Río de Janeiro el 1 de enero de 1823, dentro del seno de una familia de artistas. Su propio padre, francés de origen, se encontraba en Brasil contratado por el Emperador como pintor de retratos.

A los 7 años partió para Francia, donde continuó su aprendizaje artístico con los maestros Picon y Lenepveu.  Posteriormente regresó al Brasil, ingresando en la Academia Imperial de Bellas Artes de Río de Janeiro. De esa época son sus cuadros de caracter religioso y alegórico.

Ganó una beca para estudiar en Europa, al cabo de la cual, por entredichos con el Brasil, vino al Río de la Plata. Sin conocer la fecha exacta de su arribo, podemos decir que fue antes de 1858, y residió doce años en Buenos Aires. Era preciso dedicarse a la enseñanza para vivir, tal lo que hizo Palliere, dictando clases particulares. Fue nombrado profesor de dibujo de la primera Escuela Normal, debido a las buenas influencias de Mariquita Sanchez de Mendeville.  Viajó por el interior de la Argentina y los países limítrofes,Chile y Uruguay, dejando abundante material iconográfico sobre los lugares visitados.

Muchas de sus pinturas fueron reproducidas en el Album Palliére, impreso en Buenos Aires por la litografía de Julio Pelvilain. Dicho album estaba compuesto por cincuenta y dos láminas, litografiadas en negro sobre fondo sepia.

En 1870 Palliére regresó definitivamente a Francia, donde se alistó como voluntario en la guerra francoprusiana. También en aquel país continuó pintando y expuso durante 18 años en el Salón de París.

Falleció en Lorris el 12 de Febrero de 1887.

De tema montevideano encontramos dos acuarelas: Calle Sarandí y Puerta de la Ciudadela y Esquina de las calles Sarandí y Misiones, de excelente factura técnica y lograda composición.

 DENUC

Oficial de la marina francesa, fue un buen dibujante y figuró con crítica favorable en salones de arte de París.  En 1862 viajó al Uruguay como Jefe del Estado Mayor a las órdenes del Almirante Chaigneau.  De su estancia en el Plata hay 4 obras de su autoría:

Vista de la playa Santa Ana y la ciudad. Acuarela.

Soldado negro de la Legión Francesa en Monevideo. Ídem.

Vista del arroyo Seco. Dibujo a lápiz.

Teatro Solís y calle Buenos Aires. Ídem.

 H. BERTET

H. Berthet fue un excelente dibujante francés que estuvo en Montevideo hacia la década de 1850.

Existen dos obras importantes de su autoría:

Montevideo. Vista tomada del puerto. Litografía acuarelada en la que se puede apreciar el vapor Povlasky, el primero de su tipo que hizo la travesía entre ambas capitales.

Montevideo. Vista del Gran Teatro, 1856. Litografía acuarelada.

 JEAN A. SALLES

Pintor francés, autor de una vista de Montevideo tomada desde el puerto. Litografía acuarelada del año 1856.

 A. CLARAUX

Autor de una vista panorámica de la ciudad del año 1860. Y en 1861 de una estupenda lámina: Montevideo vista a gemelo sacada del norte de la Bahía.

 BIBLIOGRAFIA

  • ARGUL, J.P.: Proceso de las artes plásticas del Uruguay. Montevideo: Barreiro y Ramos, 1975.

  • ARRENDONDO, Horacio: Civilización del Uruguay. Aspectos sociológicos y arqueológicos (2 Tomos). Montevideo: Instituto Histórico y Geográfico, 1951.

  • BARRIOS PINTOS, Aníbal: Montevideo visto por los viajeros. Montevideo: Ed. Nuestra Tierra, 1973. 

  • (---): Cronistas de la Tierra Purpúrea. Montevideo, 1968.

  • DE MARIA, Isidoro: Montevideo antiguo. Tradiciones y recuerdos (2 Tomos). Montevideo: Barreiro y Ramos, 1919.

  • GONZALEZ, Ariosto: Montevideo en la impresión de algunos viajeros. Montevideo: Intendencia Municipal, 1955.

  • GONZALEZ GARAÑO, Alejo: El pintor y litógrafo francés Adolfo D´Hastrel. Buenos Aires: G. Kraft, 1944. 

  • (---): Exposición Juan León Palliere. Buenos Aires: Amigos del Arte, 1935.

  • INTENDENCIA MUNICIPAL DE MONTEVIDEO: Iconografía de Montevideo. Montevideo, 1976.

  • LAROCHE, Walter E.: Los precursores y otras fuentes documentales para nuestra iconografía pictórica. Montevideo, 1961.

  • (---): El dibujo. Montevideo: Editorial de la Plaza, 1995.

  • LIBRERIA L¨AMATEUR: Iconografía del Río de la Plata. Buenos Aires, 1989.

  • RELA, Walter: Viajeros, Marinos y Naturalistas en la Banda Oriental del Siglo XVIII.Montevideo: Ediciones de la Plaza, 1992.

  • TORRE REVELLO, José: Los artistas pintores de la expedición Malaspina. Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, 1944. 

 


 

[1] Sacerdote, explorador y escritor francés nacido en Roanne el 13 de febrero de 1716. Ingresó en la Congregación de los benedictinos de San Mauro, destinado a la Abadía de Saint Germain, dedicado al estudio de las antigüedades, donde adquirió un profundo conocimienbto esotérico y espiritual. En 1763 dio un nuevo giro a su vida, participando de la expedición de Bouganville a las islas Molouinas. Pernetty dejó escritas varias obras, entre ellas un Diccionario esotérico y la Histoire d´un voyage aux Iles Malouines fait en 1763-64, avec des observations sur le deetroit de Magellan et su les Patagons, publicado en París en 1770 y en Londres al año siguiente. Falleció en Valence, Francia, en 1801.

[2] En el cuadro de Fisquet, sobre el puerto de Montevideo se observa el pabellón nacional desplegado y ondeando. Este cuadro plantea una incógnita y ha despertado más de una discusión por cuanto la bandera que se observa se asemeja al pabellón de 1828 y  no a la pintada o reproducida 53 años después por Blanes o casi 90 años después por Leonnie Mathis.

 

 

  

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar