Historia y Arqueología Marítima

HOME

CONVENIOS A 1961 CON ARGENTINA  SOBRE EL RÍO DE LA PLATA

Indice Academia ROU Hist Mar.y Fluvial

 

Por JULIO CESAR COTELO FARIÑA Publicado en Ciclo de Conferencias año 2011

 RESUMEN

Los gobiernos platenses el 30 enero 1961 concretaron un hito en la historia del río de la Plata. Delimitaron geografía y relaciones internacionales, generando cinco reclamaciones de países poderosos del hemisferio norte.  El nacionalismo ganó una pulseada con la Declaración.

La circunstancia temporal es una de las etapas en que ambas orillas vivían la normalidad constitucional, y concordancia política. Previsibles las reclamaciones como las respuestas, que incluyen definiciones importantes.

La Academia inicia la marcha de la investigación que llevará a un mejor conocimiento del hito.  Habrá que conciliar lo nuestro con los documentos, los criterios y los historiadores argentinos.  El tratamiento no parte del Estado ni de los profesionales locales, por lo que es imposible una revisión.  Se confirma una vez más que la marcha de la nación descansa en la atención a su Historia Marítima, no absolutista teóricamente sino componente de un presente, integrada a otras ramas del ámbito de Clío. La bienvenida polémica vendrá recién luego de esta noche de junio 2011.

 ENTRANDO EN TEMA

            A medio siglo del acontecimiento es tiempo de exponer desde el punto de vista del historiador uno de los lapsos en que los ribereños del Plata actúan de consuno, en plena sinergia nacionalista.

            Pocas veces desde la Patria Vieja hubieron acuerdos prácticos entre ambos gobiernos Ellas no habrán incidido en la ocasión, mas es ineludible registrarlas ya desde el siglo XIX:

            1825 Cruzada arribada al Arenal Grande, liderada por J A. Lavalleja y M. Oribe.

            1825/28 Enfrentamiento con el imperio brasilero por lo fluvial, marítimo y terrestre

            1843/51 Confederación Argentina y listado Oriental, ante el imperio británico y Francia, más la conducía nada solidaria del imperio brasilero.

 ENTORNO POLÍTICO DEL ACONTECIMIENTO

1961 tiene a Arturo Frondizi en la Casa Rosada, Argentina, y un Poder colegiado en el Palacio Estevez, Uruguay, con mayoría del Partido Nacional y minoría del Partido Colorado (Batllista), que es necesario detallar:

La Mayoría
     Benito Nardone  (Presidente hasta el 1 marzo)
     Martín Echegoyen
     Eduardo Haedo
     Faustino Harrison
     Justo Alonso
     Alberto Artagaveytia
Y la minoría

Manuel Rodriguez. Correa
Ledo Arroyo Torres
César Batlle Pacheco

La cancillería esta en manos de un investigador conocido ya por su voluminoso e ineludible trabajo sobre el río Uruguay, publicado por el Museo Histórico Nacional, en varios tomos de su Revista Histórica, Homero Martínez Montero

 NUESTRO TEMA ACÁ Y AHORA

            El enfoque será el documentado en Uruguay, ya que había en el futuro que conocer el material argentino y las consiguientes conciliación y fusión.

            No intentamos una revisión: no conocemos historiografía de este tema Es sólo el comienzo del conocimiento de un acontecimiento y su entorno.

            El acontecimiento exige como mínimo estos enfoques específicos marítimo, diplomático, económico, político, nacional, americano, ámbitos de otras tantas Historias.   Se nos presenta por tanto, el carácter social de la ciencia histórica.

            La Declaración del 30 enero 1961 es uno de los mayores documentos de la historia nacional oriental, reflejando un hito, un mojón, en 5 siglos de ella.

 ESTADO, CULTURA, NACIÓN: CONCEPTOS Y PRAXIS ESTANCOS

            La Universidad de la República edita (enero 1997) para la naciente Colección del Rectorado (Ingeniero Jorge Brovetto), una cronología de Uruguay desde 1830 a 1985.   Los autores: Licenciada María Blanca París, Licenciado Juan Oddone y Profesor Roque Faraone, más el selecto grupo de colaboradores, ignoran el acontecimiento binacional.

            La historia reciente tiene su versión oficial, difundida por TV Canal 5 SODRE a partir del 14 octubre 2006. Varios docentes e investigadores universitarios locales, vinculados en amplía mayoría al Estado, difundieron una versión para ANEP/CODICEN, cuyo fiador es el Ministerio de Educación y Cultura (Ingeniero Jorge Brovetto).

            Son públicas y notorias las deficiencias (errores y carencias) de los programas de Historia vigentes del ente oficial, v.g. en Enseñanza Primaria desde 2009. No hay trazas de la Declaratoria de fines de enero 1961, en la versión de octubre 2006 y meses siguientes.

            El Estado, pues, entre 1997 y 2006 -las 2 versiones disponibles- ha desconocido este acontecimiento hito en la historia piálense. No conocemos rectificaciones al otoño 2011.

 UN AFLORAMIENTO PERIODISTICO

            El semanario montevideano Marcha en sus ejemplares Nºs. 1137 1138 (diciembre de 1962) publica un extenso texto de Eduardo Jiménez de Aréchaga: solicitado por el periódico luego de su disertación en el Instituto Histórico y Geográfico local. El periódico de Carlos Quijano, titula la conferencia algo crípticamente “El río de la Plata no es un estuario.

Los 8 tramos traslucen el contenido:

1.- Posición oficial de Uruguay y Argentina.
2.- Posición británica.
3.- Argumentos de la tesis británica.
4.- El carácter fluvial del Río de la Plata.

5.- El régimen jurídico de las bahías.
6.- Las bahías históricas.
7.- La tesis de la Declaración de 1961.
8.- Igualdad de derechos de los ribereños.

La prolija disertación es porque en esas semanas finales de 1962 se sabia de una queja imperial londinense mas no su texto. La presentación del semanario es pertinente.

            En 1964, en la serie “Cuadernos de Política Exterior” la Cancillería edita documentación y análisis, que incluye lo relativo a 1961 y derivaciones marítimas hasta el Protocolo del Río de la Plata (14 enero 1964).  Publicación hoy agotada, a la que se puede acceder en fotocopia, en la biblioteca de la Academia Uruguaya de Historia Marítima y Fluvial, Casa de Ximenez. Obviamente para la Historia nacional es un impreso sobre cuya relevancia no es de enfatizar.

            En medio de diálogo, el gobierno nacional trazó en varios años, una política ajena a sectarismos o exclusivismos.

            El libro citado, editado en abril 1964 contiene:

I.-   Terna de antecedentes a la Declaración, de Martínez Montero, Pratt de María, y Jiménez de Aréchaga.

II.-   Cinco  notas de embajadas de países poderosos, acreditadas en Montevideo:

Gran Bretaña

Países Bajos

Francia

EUA

Italia

III.-   Luego:

Mar territorial y zona contigua

Plataforma continental

Derechos de pesca en aguas epicontinentales

Protocolo del Río de la Plata

Las cinco notas no son simultáneos y tampoco son similares las demoras en la respuesta de la República Oriental del Uruguay:

 RECLAMANTE         FECHA           RESPUESTA                        MESES DEMORA   

Gran Bretaña             26/XII/61         28/I/63                        13

Países Bajos               26/VI/62          11/II/63                       7

Francia                       17/X/62          

EEUU                         22/i/63             13/VI/63                      4 ½

Italia                            07/V/63           02/VII/63                     1 ½                            

             Es indudable que las reclamaciones fueron deliberadamente sucesivas, y este es uno de los dalos que habrá que coordinar con Argentina.

 CINCO RECLAMACIONES RESPONDIDAS

            Probablemente lo más interésame de este acontecimiento de enero 1961, sean las consecuencias tramitadas ante la cancillería oriental a lo largo de varios meses.

            Los dos textos acerca del limite exterior del Río de la Plata (publicados como se ha visto por la Cancillería) de los docentes de Derecho Pratt y Jiménez de Aréchaga son ineludibles en lo especifico. El del segundo, mucho mas extenso, es el publicado antes,  diciembre 1962, en el semanario montevideano Marcha. Ambos coinciden en que en la cosía, es Punta del Este el final del Plata.

            Jiménez de Aréchaga tiene un capitulo determinante: “El carácter fluvial del Río de la Plata, que aparecerá en las cinco respuestas a los reclamantes septentrionales.

 UNA RECTIFICACIÓN MENOR

            Aún no sabían los docentes que Solís, 1516, había sido anticipado por Coelho-Vespucio en 1502.  Pocos años antes, el historiador y diplomático argentino Levillier había planteado la revisión en Buenos Aires.

            Finalmente. Jiménez de Aréchaga sintetiza el cerno conceptual de la Declaración.

 UN CONCEPTO RELEVANTE NO INCLUÍDO EN LA RESPUESTA

            La reclamación de Londres contiene un tramo en el que no se detuvo la respuesta oriental.  ¿Falta local de conocimiento histórico?  No se puede establecer la causa. Veamos.

            Londres recuerda Invocando lo que rotula la ley de 26 junio 1854, que en su apresurado Artº 1 decía:  “Quedan abiertos a los buques y al comercio de todas las naciones, los ríos navegables de toda la República”.

            La libertad que propulsaban y propagandeaban los países europeos en el siglo XIX es reanimada, revivida en 1961. Es la deformación del concepto que le sirvió a la City del Támesis para destrozar la Cuenca del Plata pocos años más tarde (1863/70).

Recordemos cual es la realidad de la herramienta pedida.  En setiembre 1853 el gobierno presidido legítimamente por Juan Francisco Giró es volteado con violencia por deseo del imperio brasilero, encamado por el cónsul Amaral; su instrumento fue Venancio Flores; nada regido por la Constitución.  Ese 26 junio 1854, el aparato estatal era de utilería, la libertad de navegación, no.

            Llamando a la decisión del régimen de utilería, de ese 26, ahora Decreto, reitera el Reino Unido de 1961, su apego a la libertad de navegación, que otro imperio de 1854. prepotente, hizo decretar a dóciles servidores.

            La respuesta al Reino Unido incluye dos conceptos importantísimos, cuya enunciación exime de coméntanos:

I.- El gobierno ha afirmado su soberanía en las aguas del Río de la Plata, no como aguas territoriales, sino como aguas interiores.

II.- Ante la mención británica a derechos que le correspondan al Reino Unido dentro de tratados específicos, la respuesta expresa: el gobierno uruguayo no ha celebrado ningún acuerdo especifico sobre esta materia ni otra afín.

            En la reclamación holandesa aparece la insolencia, que posiblemente el lenguaje diplomático oriental no tuvo deliberadamente en cuenta: Este gobierno está …  dispuesto a considerar como bahía tal sección del área del Río de la Plata que puede ser encerrada por una línea base imaginaria de 24 millas marítimas”.

            Francia no varia su linea ultramarina del siglo XIX en un párrafo donde niega la soberanía de ambos países plateases en las aguas fluviales. El derecho internacional aludido, es el sustentado por los poderosos reclamantes.

            La contestación a Francia es sólida: los reparos franceses -comunes a los ya vistos- no se ajustan:

a la realidad geográfica,

al tratamiento histórico:

a los principios del derecho internacional positivo:

a la Convención de Ginebra, 1958, sobre Mar territorial y Zona contigua

El cuaterno es concreto, sobremanera en cuanto al termino estuario.

            En el último párrafo de la respuesta a EEUU, Uruguay emite una conclusión global: “… a juicio del gobierno uruguayo, no existen principios reconocidos por el Derecho Internacional, con carácter universal, sobre casos como el Plata…”

CONCUSIONES

            La evaluación de la Declaración  del 30 enero de 1961 podrá pulirse luego de los próximos meses.  Como se dijo, requiere conciliación y fusión con el vecino. 

  

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar