Historia y Arqueología Marítima

HOME

UNA ACCION NAVAL EN EL RIO URUGUAY

Indice Academia ROU Hist Mar.y Fluvial

 

Por  CARLOS FONTTES   Publicado en Ciclo de Conferencias año 2011

 RESUMEN

            En 1865, al inicio de la Guerra de la Triple Alianza, fuerzas militares de Paraguay invadieron el Estado de Río Grande do Sul, ocupando Sâo Borja, Itaquí y dirigiendo las operaciones hacia la Villa de Uruguayana.  Los brasileños reaccionaron con una acción fluvial de recuperación a cargo del un joven oficial, Floriano Peixoto, quien años después sería vicepresidente de la República del Brasil.

 LA CAMPAÑA

            La Guerra con Paraguay, ocurrida entre 1864 y 1870, fue uno de los mayores conflictos armados internacionales del continente americano, el que exigió a la nación brasileña un enorme esfuerzo de logística y movilización de tropas.

            Cuando se produjo la ofensiva hacia el sur de la fuerza expedicionaria de Francisco Solano López, con la invasión en Sâo Borja el 10 de junio de 1865, al
mando del Teniente Coronel Antonio de la Cruz Estigarribia, no había una buena defensa fluvial, y todo tuvo que ser improvisado.  El Ejército de Brasil tenía importantes dificultades para movilizarse en distancias largas, como había sido advertido por el Brigadier David Canabarro, Comandante de Fronteras, y tampoco capacidades fluviales adecuadas para impedir al enemigo trasponer los cursos de agua.

FLORIANO VIEIRA PEIXOTO (dibujo del autor)

        El 7 de julio la fuerza invasora tomó la ciudad de Itaquí, procediendo de igual forma que en Sâo Borja, es decir: con destrucción y saqueo. Los defensores no tenían tropas suficientes ni organizadas para hacer frente a la invasión, aunque sí se contó con unidades de guerrilla que acosaron los flancos y la vanguardia de los paraguayos, especialmente cuando grupos se destacaban de los batallones en búsqueda de ganado para alimentar las tropas.

            Debido a las crecientes del río Uruguay, en el avance hacia la entonces Villa de Uruguayana, las fuerzas de Estigarribia permanecieron cinco días detenidas en las barrancas del río Ibicuy, mientras se construían los puentes provisorios.  En ese interín, surgió la figura del futuro “Mariscal de Hierro”, el Teniente 1º Floriano Vieira Peixoto, quien más tarde fue Vicepresidente y luego segundo Presidente de Brasil (23/11/1891 a 15/11/1895)  a la renuncia del Mariscal Deodoro da Fonseca (República Vieja).

            Floriano Peixoto pertenecía al Arma de Artillería del Ejército, y tuvo un destaque inigualable en los combates fluviales de defensa de nuestro río Uruguay.  Se encontraba sirviendo en Uruguayana, como Comandante de la 7º Compañía del 6º Batallón de Infantería, desde diciembre de 1864, con la misión de construir fortificaciones en la villa.  Ante la aproximación del enemigo, las construcciones tuvieron que ser abandonadas, siendo aprovechadas por el enemigo cuando ocuparon la población. 

            Por orden de David Canabarro, el joven Floriano Peixoto con la “Flotilla del Uruguay” (como fue denominada) pasó a conducir escaramuzas fluviales contra las fuerzas de Estigarribia sobre la ribera del río Ibicuy.  Como narra el General Tasso Fragoso:

“…. En ese período, mucho inquietó la presencia de un pequeño vapor armado a guerra que patrullaba las aguas del río, impidiendo la entrada de canoas a Toropasso y las comunicaciones entre las columnas. (Nota del Autor: de

Estigarribia del lado brasileño y del Mayor Pedro Duarte del lado argentino) Canabarro, en medio de sus errores, tuvo la feliz idea de convertir el pequeño vapor fluvial ‘Uruguai’ en aviso de guerra, y de subordinarle dos lanchones: ‘Sâo Joao’ y ‘Garibaldi’.  Puestos al comando del Teniente 1º Floriano Peixoto, convenientemente artillados, fueron empleados para custodiar la navegación y cortar las comunicaciones de los paraguayos.  El ‘Uruguai’ se estrenó mandando a pique varias canoas y capturando otras entre los días 31 de julio y 2 de agosto .…” (Nota del Autor: en la desembocadura del Touro Passo con el río Uruguay).

ANTONIO ESTIGARRIBIA (dibujo del autor)

            El 2 de agosto las tropas del Mayor Pedro Duarte tomaron la Villa de la Restauración (hoy Paso de los Libres, Argentina), mientras que las del Teniente Coronel Estigarribia ocuparon Uruguayana el 5 de agosto, encontrándola prácticamente desierta.

 

Vapor “Taquari (dibujo del autor) 

            Junto a las crecientes del río Uruguay el 21 de agosto llegó a Uruguayana el Capitán de Fragata Alberto José Pereira Lomba con dos vapores: el “Taquarí” y el “Tramandaí”, remolcando dos chatas que fueron a unirse a la flotilla de Peixoto y que mucho contribuyeron a impedir las comunicaciones de las fuerzas invasoras a través del río Uruguay. 

Con la derrota del Mayor Duarte en Restauración, el 17 de agosto (en la localidad de Yatay), el Almirante Tamandaré, Joaquim Marques Lisboa, llegó a dicha villa el 31 de agosto, a bordo del vapor “Iniciador”, conferenciando con los generales aliados.

Aunque en ese momento el Brigadier David Canabarro esta sometido a Consejo de Guerra, era un buen estratega y su táctica militar fue la acertada: atraer al enemigo a un lugar neutro y después aislarlo mediante el corte de sus líneas de abastecimiento y comunicación, para ganar tiempo en la organización de los ejércitos de la Triple Alianza. 

Cañonera “Iniciador 

El 13 de setiembre de 1865, a bordo del vapor “Onze de Junho”, el Emperador Pedro II, que ya se encontraba junto a las tropas de la Triple Alianza, conferenció con Bartolomé Mitre y Venancio Flores y después pasaron al “Taquarí”, desde donde apreciaron los aspectos de las operaciones sobre Uruguayana.

A las 15.30 horas del 18 de setiembre, siendo el Ministro de Guerra el último en parlamentar y acordar las condiciones para la rendición, el Comandante paraguayo claudicó, conduciendo los prisioneros a la presencia del Emperador.  Se rindieron 5.103 hombres, que desfilaron frente al Ejército de Brasil y los Jefes de las naciones aliadas.  Los prisioneros fueron distribuidos entre los ejércitos de la alianza, y el teniente Coronel Antonio Estigarribia fue conducido preso a Desterro, Santa Catalina, donde más tarde fue asesinado.

Así fue recuperada la Villa de Uruguayana, gracias al trabajo proficuo y heroico de la Marina, que mucho contribuyó con el sitio terrestre a los invasores.

 

 

 

  

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar