Historia y Arqueología Marítima

HOME

EL ALMIRANTE SIR PERCY SCOTT  Y SUS PASAJES POR MONTEVIDEO

ADMIRAL SIR PERCY SCOTT ANDS HIS JOURNEYS BY MONTEVIDEO

Indice Academia ROU Hist Mar.y Fluvial

Por:  JUAN MARURI Publicado en Ciclo de Conferencias año 2009

 RESUMEN

            El Almirante Scott, denominado en la Royal Navy “el padre de la moderna Artillería Naval” ingresó en la Armada Británica en 1866 y luego de cincuenta años de servicios, en 1916, dejó la Marina habiendo intervenido en cinco guerras, con navíos de madera a vela y buques de acero a vapor.  Revolucionó el tiro naval en base a sus ideas, participando paralelamente en ayuda del Ejército mediante su creatividad, al adaptar piezas de artillería naval en cañones terrestres por medio de afustes, debido a su invención.

            Estuvo en dos oportunidades en Montevideo, primero como Oficial subalterno y luego como Vicealmirante, al mando de una Escuadra. Dejó un legado a nuestra Armada, no solo por su importante visita, sino debido a la donación de dos de sus inventos que fueron puestos en uso en el Crucero “Montevideo”.    

 SUMMARY

            The Admiral Scott, denominated in the Royal Navy the father of the modern Naval Artillery entered in the British Armada in 1866 and after fifty years of services, in 1916, left the Navy left having intervened in five wars, from wooden sailing ships to steam steel ships. It revolutionized the naval shot based on their ideas, participating parallelly in helping the Army by means of their creativity, when adapting pieces of naval artillery in terrestrial canyons by means of gun carriages, due to their invention.

           It was in two opportunities in Montevideo, first as Junior Official and then as Vicealmirante, to the control of a Squad. He left a legacy to our Navy, not alone for their important visit, but due to the donation of two of their inventions that  were put in use in the Cruise " Montevideo ". 


    INTRODUCCION

            El Almirante Scott, llamado en la Real Armada Británica:”el Padre de la Moderna Artillería Naval”, nació el 10 de julio de 1853 en Canonbury, Middlesex, Inglaterra, Condado cercano a Londres.

            Ingresó como aspirante en la “Royal Navy” a los trece años, el 26 de agosto de 1866, en la época en que los cursos de la Academia Naval se efectuaban primero en el Britannia, viejo navío de tres puentes, estacionado en Darmouth, para luego pasar al Bristol, fragata de cincuenta cañones que servía como buque de entrenamiento.

 Mas adelante, el 25 de agosto de 1868 en el puerto de Sheerness (próximo a Londres), realizó su primer verdadero embarque al ser destinado a la fragata Forte también de cincuenta cañones y de 2.364 toneladas, con máquinas de débil potencia que solo se usaban con el mar en calma; la tripulaban 750 hombres y una serie de grumetes. En ese momento Scott contaba con quince años recién cumplidos. En la referida fragata navegaron hasta Portsmouth sobre el Canal de La Mancha y, desde allí, el 2 de octubre partieron en una travesía a vela con destino a Bombay, en la India, vía el Cabo de Buena Esperanza, poniendo un poco mas de tres meses de navegación, el Canal de Suez se abrió un año después en 1869.

            Desde Bombay se dirigieron hacia la costa de Arabia, pasando un buen tiempo en la persecución de barcos negreros, sin mucho éxito, aunque lograron detener una embarcación de unos cuarenta pies, tripulado por unos pocos árabes que llevaban ochenta esclavos, entre jóvenes, mujeres y niños; nave que sirvió de blanco y fue hundida a cañonazos después de liberar a los esclavos. Experiencia que hizo ingresar a nuestro aspirante en la guerra del mar en plena adolescencia. De esta manera entró en conocimiento del tiro naval, del cual sería por muchos años su principal experto en la Armada.

            En un puerto de Ceilán pasó junto a sus compañeros a formar parte de la tripulación de la fragata Glasgow de 51 cañones, con la cual regresaron a la vela a Sheerness, distante unas 13.000 millas del punto de partida. El 17 de febrero de 1872 fue licenciado, luego de tres años y medio de su debut en la antigua marina a vela. A partir de aquí verá como va desapareciendo lo que le era familiar en la época de los navíos de madera y velamen para asistir a la transformación y desenvolvimiento del nuevo período para la Armada británica, con el vapor y el acero. Aunque las velas fueron definitivamente abandonadas recién después de la pérdida del Condor, frente al Cabo Flattery, el 3 de diciembre de 1903.

            A la expiración de una licencia de seis semanas fue enviado al Hércules, provisto de catorce cañones, que era el navío a vapor pero aún con velas, mas moderno y mejor protegido de la flota. En diciembre de 1872 fue promovido a Guardiamarina (Sub-Lieutenant) y enviado al Excellent y enseguida a la Escuela Naval de Porstmouth a fin de completar su instrucción, que finalizó en julio de 1873, con veinte años de edad.

            A partir de esos momentos comienza su carrera como oficial de la Armada, teniendo  su primer cargo en la fragata a hélice de diez cañones Active, que salió hacia la costa oeste de África, con el objeto de intervenir en la guerra contra los Ashantis (en la Costa de Oro, África Occidental Inglesa) y otros enfrentamientos contra tribus disidentes en buena parte de  esa costa desde el Cabo de Buena Esperanza hacia el norte. Campaña que terminó en abril de 1877, con el regreso a Portsmounth, habiendo ascendido en el ínterin a Alférez de Navío (Lieutenant).

            La artillería naval en buena parte de la era victoriana, según Scott, era deplorable. Se puede tomar como ejemplo lo que escribió de la Armada de 1852 el Almirante de la Flota Sir Edward Seymour, “...lo que se desea sobre un buque de guerra es: hombres diestros en la arboladura, un navío, puesto de amarradero y embarque propios. El cañón no es mas que una cosa secundaria ...”.   Espíritu que sobrevivió en la Royal Navy durante  medio siglo.

            En 1878 fue enviado al Excellent como Alférez de Navío a cargo de una batería de cañones, en este viejo buque de tres puentes, mal equipado para aprender el arte del tiro naval dado su equipamiento obsoleto. En esos tiempos el Teniente de Navío (Commander) era el encargado del tiro, tenía un rol único en un barco de guerra; era el exclusivo oficial del buque que conocía algo de la artillería naval, por lo cual tenía una gran responsabilidad en el combate. De esta manera Scott se integró a lo que sería su gran especialidad, la cual lo distinguió en la Royal Navy entre todos los oficiales de su época, finalizando a principios de 1880 su estadía en el Excellent como Teniente de Navío instructor.

            Pasó a servir en el Inconstant de 5.780 toneladas como Teniente de Navío, en el puesto de encargado de la artillería del barco, buque insignia de la Escuadra de Entrenamiento, formada además por las fragatas: Bacchante, Diamond, Topaze y otros buques menores, la cual estaba bajo el mando del Almirante Richard Meade Conde de Clanwilliam. En la Bacchante servían como aspirantes los Príncipes, nietos de la Reina Victoria: Albert y George ( quién luego sería el Rey George V); y como Teniente de Navío en el Inconstant el Príncipe Louis de Battemberg (hermano del Príncipe reinante de Bulgaria). 

EN MONTEVIDEO

            A mediados de 1880 el Almirante Clanwilliam recibió la orden de preparar su Escuadra para un crucero alrededor del mundo. El 16 de octubre de 1880 partieron de Portsmouth a fin de visitar Madeira, San Vicente, Montevideo, las Malvinas, dar la vuelta por el Cabo de Hornos hacia las Indias y luego retornar por el Canal de Suez. La Escuadra que arribó a Montevideo el 21 de diciembre, estaba formada esta vez por los buques: Inconstant, Bacchante, Cleopatra, Caryofort y Fournaline. Los citados navíos montaban 72 cañones de grueso calibre y eran tripulados por 1.812 hombres, según La Tribuna Popular de Montevideo del miércoles 22 de diciembre de 1880.

            La llegada de la Escuadra con los nietos de la Reina Victoria (de 15 y 13 años) conmocionó a la ciudad. En cuanto fondeó el Inconstant, el Ministro inglés residente, Edward Manson y el personal de la Legación y del Consulado, se trasladaron al buque a fin de saludar al Conde de Clanwilliam y a ofrecer sus respetos a los Príncipes. Asimismo el Ayudante Jorge V. Bayley (en esos momentos Comandante del vapor de guerra Rayo) se presentó en el buque insignia a ofrecer en nombre de la Capitanía del Puerto de Montevideo, que estaba a cargo del ciudadano Francisco León Barreto (en los diarios de Montevideo figuraba, de la Comandancia General de Marina), todos los recursos que pudiera necesitar la Escuadra

            Una serie de agasajos se organizaron por medio del Gobierno y la colonia inglesa. En esos momentos el Presidente de la República era el Dr. Francisco Antonino Vidal y el Ministro de Guerra el Coronel Máximo Santos.

            Por supuesto en su condición de oficial subalterno, el Teniente Scott asistió a muchos de los festejos que se brindaron a las tripulaciones, en todos los días que estuvo la Escuadra en Montevideo; así fueran en el Prado o en los bailes que se organizaron, tanto en la Legación, con la asistencia del Presidente de la República y del Ministro de Relaciones Exteriores Dr. Joaquín Requena, como en el Inconstant. Los Príncipes el 30 de diciembre fueron en tren expreso hasta Durazno, donde se les brindó un picnic sobre el Río Yí, a su regreso junto a su Almirante el 31 de diciembre se trasladaron en la cañonera Elk a Buenos Aires, con el objeto de saludar al Presidente General Julio A. Roca, regresaron el 6 de enero de 1881.

            La Escuadra partió el 8 de enero hacia las Islas Malvinas a fin de continuar su viaje. Allí por medio del cañonero Swallon recibieron un telegrama desde Montevideo que  ordenaba a la Escuadra a dirigirse urgentemente a la ciudad del Cabo en África del Sur y a preparar una compañía de desembarco, debido a que los Boers habían comenzado la que luego sería la primera guerra a los ocupantes británicos. Llegaron al Cabo el 18 de febrero. Luego de conseguida la paz, el 9 de abril siempre de 1881, prosiguieron su periplo hacia Australia, islas del Pacífico, Japón, China y Singapur. En este último puerto recibieron orden de que la fragata Bacchante con los Príncipes regresara por el Canal de Suez. El Inconstant y las otras naves comenzaron el retorno por el Cabo de Buena Esperanza, demorándose en ese sitio hasta mayo de 1882 a causa de un incendio en el Inconstant.

            En ruta hacia Inglaterra, se detuvieron en Gibraltar, donde recibieron la orden de prepararse y dirigirse a Alejandría en Egipto, con el objeto de participar en la imposición del protectorado de Inglaterra a Egipto, mediante el bombardeo a los fuertes que  defendían a la citada ciudad puerto. El 26 de setiembre de 1882 habiendo finalizado la guerra volvieron hacia Portsmouth. Scott fue testigo en Alejandría de lo erróneo de la utilización de la artillería naval británica, comenzando a formar sus propias ideas de la naturaleza del tiro naval, aunque un año antes había presentado por carta al Almirantazgo el invento de un indicador eléctrico para el tiro, que concibió y puso en práctica en el Inconstant.

            En 1883, lo destinaron por seis meses al Cambridge, la Escuela de Artillería en Davonport; para después pasar durante tres años al Excellent, la Escuela Superior de Artillería en Porstmouth. En 1886 fue ascendido a Capitán de Fragata y se le destinó como segundo al mando del Edinburgh, navío con torres, el mas moderno de la época, estacionado en el Mediterráneo. Durante su gestión como segundo al mando en esa nave, pudo implantar algunas de sus ideas referentes al tiro naval, con prácticas metódicas, apoyado por el Duque de Edinburgh, a la sazón Comandante de las Fuerzas del Mediterráneo, pero ignorado por el Almirantazgo.

            Ascendió a Capitán de Navío en 1893, cuando fue juzgado suficientemente competente para formar parte de la Comisión de Artillería. En dicho cargo se le mantuvo por tres años; hasta que el 28 de mayo de 1896 fue nombrado Comandante del crucero de la Flota del Mediterráneo Scylla, de 3.400 toneladas. Insistiendo con sus ideas referentes al tiro naval, hasta alcanzar un muy buen entrenamiento de su tripulación.

            Dos  años mas tarde lo destinaron al comando del crucero protegido Terrible de 14.400 toneladas, con la orden de dirigirse a China a fin de relevar a su gemelo el Powerful, partiendo en setiembre de 1899. En su ruta hacia China por el Cabo de Buena Esperanza, se detuvo en Sudáfrica donde había comenzado la segunda guerra de los Boers, prestando su valiosa ayuda al Ejército Británico, por medio de sus conocimientos artilleros ante la carencia de calibres adecuados, desmontando piezas de su buque y, por medio de afustes ideados por él, se pudieron usar en la guerra.

 A raíz de la complicada situación militar se le designó comandante militar de la ciudad de Durban, hasta que el ejército logró solucionar el problema, regresando a su cargo de comandante del Terrible. Finalmente después de seis meses en la rada de Durban, en marzo de 1900, pudo continuar su ruta hacia China y el 8 de mayo anclaron delante de Hong Kong.

Evidentemente Scott atraía los problemas militares, pues a los diez días de su arribo estalló la sublevación de los Boxers (partido político-religioso chino, convertido en sociedad secreta) contra todo lo que fuera europeo, especialmente los misioneros. En junio recibió la orden de intervenir junto a una fuerza aliada compuesta por varios países, dando apoyo con su marinería y al igual que en Sudáfrica con cuatro cañones del Terrible, con los cuales fue mas fácil liberar a Pekín del asedio de los Boxers. El 7 de setiembre sus hombres y los cañones retornaron al buque, volviendo este a su rutina.

El Terrible permaneció en el Extremo Oriente hasta el 29 de julio de 1902, cuando partieron de regreso por el Canal de Suez hasta Portsmouth, donde llegaron el 18 de setiembre, luego de exactamente tres años de su salida. En el ínterin la tripulación de su navío había alcanzado las máximas calificaciones del tiro naval, sobresaliendo entre todos los demás de la Flota.

El 1º. de octubre de 1902 por orden de Eduardo VII, lo fue a visitar en Balmoral, a fin de recibir del monarca la Insignia de Comendador de la Orden del Baño y de la Orden de la Victoria.

Aceptadas sus cualidades como experto en la artillería naval, el 1º. de abril de 1903 lo regresaron al Exellent, Escuela de Tiro Naval, pero como su Comandante, donde trató de seguir mejorando y revolucionando el arte del tiro en la Flota. Ya como Contralmirante, fue nombrado al principio de 1905, Inspector de Escuelas de Fuego, cargo que ejerció hasta que el 15 de julio de 1907 fue designado Comandante de la Segunda Escuadra de Cruceros que formaba parte de la Flota del Canal cuyo Comandante en Jefe era el Almirante Lord Charles Beresford; compuesta por: el Good Hope, buque insignia de 14.100 toneladas (hundido en el combate de Coronel, frente a Chile, el 1º. de noviembre de 1914)  y cinco cruceros acorazados superiores cada uno a las 10.000 toneladas. Sus relaciones con Lord Beresford no fueron cordiales y, luego de un viaje de toda la Flota del Canal a Noruega, el Almirantazgo decidió a fines de julio de 1908 darle a Scott el mando de una Escuadra de cuatro cruceros para representar a Gran Bretaña en África del Sur y Sudamérica. 

SEGUNDA ESTADÍA EN MONTEVIDEO

El 8 de setiembre de 1908 la Escuadra formada por el Good Hope, el Antrim, el Carnavon y el Devonshire ( los últimos tres cruceros, gemelos de 10.850 toneladas) dejó Portsmouth, hacia África del Sur, luego la Isla de Santa Elena y Río de Janeiro, donde Scott recibió la noticia de su promoción a Vicealmirante.

Finalmente el sábado 12 de diciembre de 1908 entraron en nuestras aguas jurisdiccionales. Ese día el Crucero Montevideo y el Crucero británico Pelorus de 2.135 toneladas (que había llegado el 11 de Buenos Aires) partieron juntos a las 07:00 de la mañana de nuestro puerto al encuentro de la Escuadra. Un poco al este de la Isla de Flores, el Montevideo y el Pelorus empavesados, se reunieron con los cruceros de Scott. Luego de los saludos de práctica, los escoltaron hasta que el Good Hope y los otros cruceros dieron fondo en la rada exterior y comenzaron inmediatamente los preparativos para carbonear mediante los barcos venidos de Inglaterra para tal fin. El Montevideo y el Pelorus regresaron a su amarrazón. Recibieron al Almirante en el Good Hope, el Comandante del Montevideo, Coronel de Marina Juan Escabini, el Secretario de la Legación británica Sr. Rowland, el Capitán del Puerto y la Sanidad.

Al día siguiente, domingo, el Almirante y los comandantes de los cruceros descendieron a tierra a objeto de saludar al Ministro británico Sr. M. R. J. Kennedy en su Legación, mediante un automóvil para el uso de Scott, que se bajó del Good Hope, por medio de un vapor de la Flota de Lussich. Mientras tanto en la Casa de Gobierno el Presidente de la República Dr. Claudio Williman, ordenó al Ministro de Relaciones Exteriores Sr. Antonio Bachini que hiciera los preparativos para organizar la recepción oficial del Almirante y sus oficiales.

Los vapores de Lussich fueron los encargados de bajar a los marinos de los cruceros, unos seiscientos por día. La mayoría fue al Templo Inglés a estar presentes en los servicios religiosos, otra parte fue a la Catedral a oír misa. A su finalización fueron a pasear en tranvías al Prado y al Parque Urbano. En la tarde se les sirvió una merienda en el balneario de Emilio Reus ubicado al lado del antiguo Hotel Nacional (después  Facultad de Humanidades, hoy tapera), haciendo los honores una comisión de damas inglesas.

El lunes 14 tuvo lugar la recepción oficial en la Casa de Gobierno. Descendieron de sus buques el Almirante, los Comandantes de los cruceros y varios oficiales subalternos, los que fueron recibidos con los honores del caso en el Muelle Oficial, por la guarnición de la Comandancia de Marina. En la Casa de Gobierno los recibió el Presidente Dr. Williman y los Ministros Bachini y de Guerra y Marina Gral. de División Eduardo Vázquez; a su finalización los huéspedes se dirigieron al Hotel Central, en el cual por orden del Presidente se habían dispuesto varias habitaciones para los oficiales que desearan quedarse en tierra.

El martes 15 se disputó en el Parque Central un match de fútbol organizado por el Albion Football Club, entre un cuadro de los cruceros ingleses y un combinado nacional, que terminó 3 a 1 a nuestro favor. En ese día se agasajó al Almirante y sus Comandantes en el Club Uruguay. De noche hubo una solemne recepción en la Legación británica, con la asistencia del Presidente de la República y el cuerpo diplomático.

Los agasajos banquetes y recepciones continuaron en los días siguientes para la oficialidad. Mientras que a la marinería el Ferro Carril les organizó un paseo campestre hasta Santa Lucía y, en el Parque Central hubo otro match de fútbol. Además el Montevideo Rowing Club preparó y culminó una serie de regatas en Pocitos con tripulantes de los buques británicos y socios del Club.

Mientras esto ocurría el Almirante y su Estado Mayor se trasladaron a Buenos Aires el viernes 18 de diciembre en el Crucero Pelorus, con el objeto de saludar al Presidente de la República Argentina Dr. José Figueroa Alcorta. Retornaron a Montevideo en la mañana del martes 22 de diciembre. Al medio día de ese mismo martes el Presidente Dr. Williman se trasladó en el cañonero 18 de Julio al Good Hope, siendo recibido con los honores del caso por al Almirante, quién le ofreció un banquete.

Como faltaban tres días para la Navidad, el Presidente Dr. Williman solicitó al Almirante que se quedaran en Montevideo a fin de que las tripulaciones no pasaran la fecha navegando. Por lo cual Scott envió un telegrama al Rey con el pedido del Presidente, autorizando aquél tal demanda, dadas las excelentes relaciones entre los dos países.

Durante su estadía en Montevideo, el Almirante Scott, en amistoso gesto donó para nuestro crucero un aparato de puntería de su invención, con la finalidad del entrenamiento de los servidores de cañón. Asimismo obsequió una “mesa de carga” para práctica del personal en el manejo de los pesados proyectiles de los cañones de 152 mm.

En la tarde del 26 de diciembre, partió la Escuadra hacia Tenerife, Islas Canarias. El Crucero Montevideo los acompañó hasta el Cabo Santa María, se cruzaron saludos y salvas de 21 cañonazos en dos oportunidades con el buque insignia. El Montevideo con mal tiempo pudo fondear el 27 de diciembre a las 17 y 30 en su amarradero.

De Tenerife la Escuadra salió directamente a Gibraltar, donde se comenzaron los preparativos para una escuela de tiro naval que tuvo lugar en Tetuán, Marruecos.

El 15 de febrero de 1909, el Vicealmirante Scott pasó el mando de la Escuadra a un Contralmirante y se embarcó con su Estado Mayor para Inglaterra.

En su país luchó por introducir sus ideas sobre la artillería naval y su invento del “Director Firing”, el cual fue probado con éxito en el Neptune y puesto en uso lentamente. A fines de 1912 fue elevado por el Rey al título de Baronet y a principios de 1913 ascendió a Almirante. El 30 de diciembre de 1913, se agradecieron sus servicios y pasó a la situación de retiro.

Al estallar la Gran Guerra en 1914, el 3 de noviembre de 1914 el Primer Lord del Almirantazgo Winston Churchill lo llamó y designó “Consejero para las materias que traten de la artillería naval”. Poco después en setiembre de 1915, el Conde Arthur James Balfour, en esos momentos a la cabeza del Almirantazgo, por carta le solicitó si se podía encargar de la defensa aérea de Londres contra el ataque de los zeppelines, aceptando dicha tarea, a pesar de no contarse con la cantidad suficiente de piezas antiaéreas, lo cual fue subsanado por él en tiempo record.

Cumplió su labor hasta mediados de 1916, cuando no se necesitaron mas sus servicios. Habían pasado cincuenta años desde sus inicios en el Britannia. Por dos veces estuvo en Montevideo, en la última dejó como presente dos de sus invenciones a nuestra Armada. Creemos que valía la pena conocer algo de su historia.

Falleció en Londres el 18 de octubre de 1924.


 BIBLIOGRAFÍA

-“De la Marine a Voiles au Sous-marin” por el Almirante Sir Percy Scott

-“Percy Scott” from Wikipedia, the free encyclopedia

-“Los Cruceros Montevideo y Uruguay” por René W. Furest

-“Biografías Navales” Revista Naval: Dirección de la obra C/N (CG) Juan José    Fernández Parés, Investigación y Compilación C/N Jorge A. Saravia Briano

-“Album Illustré des Flotes de Combat” año 1907, por Commandant de Balincourt

-“Los Acorazados en Acción” por H. W. Wilson

-Diario de Montevideo “La Tribuna Popular” de: 22/12, 24/12, 25/12, 29/12 y 30/12/1880; 12/12, 13/12, 14/12, 15/12, 16/12, 18/12, 20/12, 22/12 y 26/12/1908

-Revista “Caras y Caretas” de diciembre  de 1908 y enero de 1909

-“Diccionario Uruguayo de Biografías” por Dr. José M. Fernández Saldaña

-Álbum Militar Uruguayo del Centro Militar y Naval

 

  

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar