Historia y Arqueología Marítima

HOME

LA ISLA GORRITI  (1816-1828)

NOTICIAS DE SU IMPORTANCIA MILITAR,  COMERCIAL Y POBLACIONAL EN  LA OCUPACIÓN LUSOBRASILEÑA [1]

 

Indice Academia ROU Hist Mar.y Fluvial

 

Por:  CARLOS A. BAUZÁ   Publicado en Ciclo de Conferencias año 2008

 INTRODUCCIÓN

Existen numerosas publicaciones nacionales sobre la Isla Gorriti, Muchas de ellas de importante valor histórico, testimonial y arqueológico que no corresponde revistar aquí. La presente contribución está basada en la caja 507 del Archivo General de la Nación, Archivo General Administrativo (en el futuro AGN, AGA; Montevideo) cuya carpeta 1 alberga documentación inédita sobre la ocupación lusobrasileña de la Isla Gorriti y el puerto de Maldonado, que forman una unidad histórica.  Además se han incorporado documentos de dicha ocupación, también inéditos, provenientes del Arquivo Nacional (en el futuro AN) de Río de Janeiro.

La Isla Gorriti se halla técnicamente en el Río de la Plata, de acuerdo a los límites establecidos con el Océano Atlántico por el art. 1° del Tratado del Río de la Plata y su Frente Marítimo suscrito en noviembre 9 de 1973.  Su clima invernal es duro; en el siglo XIX carecía de reparo forestal frente a los vientos y es totalmente dependiente del abastecimiento externo. Sus pasturas naturales, antes de la implantación forestal a principios del siglo XX, en la opinión del Coronel Comandante de la Isla Gorriti, José Eloy Pessoa da Silva “...sólo permitía[n] la alimentación de 30 caballos ...” . (AN, cx (caixa) 545, doc. 282_3).

Su superficie es de casi 21 hectáreas y su distancia de la tierra firme es de 2 kilómetros. Codiciada por varias naciones por su situación estratégica, en 1860 el Gobierno británico se dirigió al Gobierno oriental solicitando el arrendamiento de la isla para establecer un “depósito naval”, pedido que fue rechazado[2].

LA OCUPACIÓN PORTUGUESA DE MALDONADO E ISLA GORRITI (1816-1824)

La Bahía de Maldonado fue considerada inicialmente como un lugar apropiado para el desembarco del invasor portugués. Pero en la “Memoria” redactada en Río de Janeiro en junio 8, 1816 sobre este tema por Rodrigo José Ferreira Lobo, Comandante de la Flota Invasora, se señalaban los riesgos para las embarcaciones de guerra de un desembarco en este lugar en el invierno y por producir el fuerte oleaje una falta de precisión en los tiros de artillería debido al balanceo de los buques; escribía: “...nesta bahía não se pode desembarcar...por arrebentar muito o mar na praia... serão os tiros muito incertos por cauza do balanço de popa a prôa...”[3].

De todas maneras, desatendido este informe, en noviembre 22, 1816, el Jefe de Escuadra Rodrigo José Ferreira Lobo desembarcaba en el puerto de Maldonado, ocupaba la ciudad, hacía flamear la bandera portuguesa en la Torre del Vigía y desde la nave VASCO DA GAMA “…surta defronte de Maldonado…” enviaba un oficio al Marqués de Aguiar donde narraba la operación militar. 

LA CONFISCACIÓN DE MADERA DE LA IGLESIA DE SAN CARLOS PARA LA CONSTRUCCIÓN DE LOS CUARTELES (1816)

En 1816 se erigieron en la Isla Gorriti con la finalidad de albergar a la guarnición. Están señalados en el mapa de 1817/1820 de la isla realizado por el Coronel de Ingenieros portugués Antonio Raposo donde figuran tres cuarteles: uno para el Comandante, otro para los oficiales y Otros para los soldados[4] (fig. 1)

Para la construcción de estos cuarteles –ante la carencia en la Provincia Oriental de bosques con árboles madereros apropiados- se procedió a confiscar maderas destinadas a la iglesia de San Carlos. Esta confiscación, realizada en diciembre de 1816, originó en 1820 un velado reclamo del vicario de dicha iglesia Manuel Amenedo Montenegro. Dicho reclamo fue atendido en el mismo año por Carlos Federico Lecor, tasándose las maderas confiscadas y reintegrándose al mencionado sacerdote la suma de: “…cento setenta oito pezos que se le estan deviendo por la importancia das Madeiras que no mez de Dezembro de 1816 da minha ordem forneceu para a contrução das betterias e Quarteis Militares na iiha de Gorriti”. (AGN, AGA; C.(CAJA) 530, carp. (carpeta)8). 

LA ORGANIZACIÓN DE LA INFRAESTRUCTURA MILITAR PORTUGUESA DE LA ISLA GORRITI

La organización de la infraestructura militar ofensiva-defensiva portuguesa de la Isla Gorriti requería la construcción de cuarteles y un polvorín, la instalación de baterías, el aporte de municiones y pertrechos de guerra, la construcción de corrales para las reses y hogares para los civiles, así como el establecimiento de un hospital militar, sin olvidar la logística del transporte desde tierra firme de reses, otros alimentos y su almacenamiento en un Depósito de Víveres.

Al mismo tiempo se fue configurado la organización administrativa militar de la Isla Gorriti: se nombró Comandante Militar a José Pedro de Mello, como Ayudante, al Alférez Sebastião Acosta, como Abastecedor (“fornecedor”), a Manoel Rodríguez da Silva, como Encargado del Depósito de Víveres a Manoel Joaquim dos Santos Junior y como Administrador de la Aduana a José María Bianqui.

Por otro lado se construyó un polvorín semisubterráneo, del que quedan rastros en la actualidad, se estableció un Hospital Militar llamado de Misericordia, probablemente en un edificio de la antigua Compañía Marítima, y se organizó un centro administrativo y una Aduana que ordenaban las exportaciones, predominantemente cueros, así como las importaciones, generalmente provenientes del Brasil, y donde se percibían los impuestos correspondientes. 

 

FIGURA 1

 LA COMPRA Y TRANSPORTE DE VACUNOS A LA ISLA GORRITI, PAGO DE SALARIOS

Se organizó una flota de lanchas para transportar a la isla vaca y novillos desde la tierra firme para el consumo de la guarnición y del hospital, siendo comprados a los vendedores de ganado Manoel da Silva y Francisco Cayo Aparicio, pagándose “… 5 p°. Os bois e as vacas a 4 p°…”, sumas imputadas a la Real Caxa del Puerto de Maldonado.

Existen numerosas listas de pago de salarios a los tripulantes de dichas lanchas anotándose sus nombres, nacionalidades y montos de los salarios. 

ACTUACIONES DE FERREIRA LOBO Y DEL CONDE DE VIANA (1817). LOS PERDIDOS DE PERTRECHOS DE GUERRA POR LAS AUTORIDADES BRASILEÑAS (1826)

En marzo 6, 1817, el Comandante de las fuerzas terrestres portuguesas Carlos Federico Lecor enviaba un oficio al Conde de Barca destacando la actuación de Rodrigo José Ferreira Lobo “…no arranjo de Artilheria e Munições...” [de la isla Gorriti] y del Conde de Viana “...encarregandose de ativar as Baterias da mesma ilha e de arranjar as plataformas que se achavam destruidas...”[5]

Al parecer, la evacuación portuguesa en febrero 24, 1824, incluyó el material militar de la Isla Gorriti, dado que en noviembre 7 y 26, 1826 aparecen pedidos de pertrechos de guerra, formulados en Montevideo por las autoridades brasileñas, “…que se devão aos 6º e 7º Corpos d´ Artiheria destacados na Ilha de Gorriti…”[6]. 

LA ISLA GORRITI Y SU RELACIÓN CON LOS CORSARIOS DE ARTIGAS (1818)

Es poco conocida la relación puntual que hubo entre los corsarios de Artigas y la Isla Gorriti. En julio 7, 1818, había partido de Río de Janeiro con pasaporte portugués con destino Buenos Aires la zumaca FLOR DEL RIO DE LA PLATA comandada por Antonio Ruiz da Silva Lessa. Frente a Santa Catalina fue capturada por el corsario artiguista EL IRRESISTIBLE, goleta que desplazaba 270 toneladas, al mando del Capitán Juan Daniels[7].

Tomaron intervención en el hecho el Comandante Militar de la Isla Gorriti José Pedro de Mello así como Barón de la Laguna, generándose un prolongado expedientes cuyos detalles no interesan  en este momento[8]. 

LA LABILIDAD DE LA OCUPACIÓN BRASILEÑA DE LA ISLA GORRITI

En 1824, Brasil se independizó de Portugal iniciándose la administración brasileña. Esta padeció las consecuencias de las derrotas militares del Imperio del Brasil frente a los orientales y de las vicisitudes políticas y diplomáticas emergentes de la ocupación de la Provincia Oriental. Como resultado de esta situación y de otros motivos, entre 1826 y 1828 en la Isla Gorriti se alternaron períodos de ocupación-deteriorada- y desocupación militares. 

EL PROGRESIVO DETERIORO MILITAR Y SANITARIO DE LA GUARNICIÓN BRASILEÑA DE LA ISLA GORRITI: HAMBRE, ENFERMEDADES Y MUERTES DE SOLDADOS (1828)

En julio 25 de 1828 el Coronel Jozé Eloy Pessoa, Comandante Militar de la Isla Gorriti, envió un oficio al Barón de Villa Bella, Gobernador de Armas de la Provincia Cisplatina, informándole el deterioro habitacional sufrido por los soldados acantonados en la Isla Gorriti[9], su desprotección climática, la penuria alimentaría, la interrupción de toda comunicación, la pobre capacitación profesional de aquellos- mayoritariamente insubordinados e incorregibles- así como las enfermedades y muertes acaecidas en la tropa.

En agosto 16, 1828, el oriental Tomás García de Zúñiga enviaba un oficio a Joaquín de Oliveira Alvares, en el que le comunicaba “...el estado deplorable en que se encuentran la guarnición de la Isla Gorriti...”[10] 

EL INVENTARIO DE ENTREGA DEL DEPÓSITO DE ALIMENTOS “PARA EL ABASTECIMIENTO DE LA TROPA” DE LA ISLA GORRITI A LAS AUTORIDADES ORIENTALES (1828).

En un orificio fechado en Montevideo en julio 25, 1828, Joaquín de Oliveira Alvares comunicaba a Tomás García de Zúñiga el inventario de la “...existencia de géneros en el Depósito [de víveres] de la Isla Gorriti...” realizado por Manoel Joaquim dos Santos Junior. Entre los “géneros”, en documento de difícil lectura, figuraban: carne salada, arroz “… reses em pé”, farinhiada …”[11] y otras (FIGURA 2). 

FIGURA 2

 EL COMERCIO DURANTE LA OCUPACIÓN PORTUGUESA (1817-1818)

En este período se estableció en la Isla Gorriti un Centro Administrativo, con funciones contables-supervisadas, y una Aduana, que rigieron las actividades exportadoras de cueros de la región así como las de importación, estas últimas provenientes habitualmente del Brasil.

La historiadora Ana Frega, del Departamento de Historia del Uruguay de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, en un trabajo sobre el comercio portugués de la Isla Gorriti señala que “…. la presencia de los portugueses en la Isla Gorriti aseguraba, sin embargo, un mercado para la colocación de los frutos del país y la adquisición de productos que desde muy antiguo venían del Brasil ….”[12]. 

FONDEOS Y CARGAS DE EMBARCACIONES MERCANTES EN EL PUERTO DE MALDONADO; LA EXPORTACIÓN DE CUEROS, SU CONTROL DESDE LA ISLA GORRITI (1818)

Dicha historiadora destaca la importancia de la actividad comercial portuguesa y escribe que “...el registro de entradas de la Capitanía de Puerto de Montevideo contabilizó el  5 de febrero de 1817 el arribo de veintisiete embarcaciones provenientes de allí [el puerto de Maldonado] que habían zarpado el 31 de enero. Cargados en puertos brasileños...”[13]

En la Isla Gorriti se controlaba el fondeo de buques de carga en el puerto de Maldonado. En febrero 18, 1818, una comunicación al Gobernador Intendente desde la Isla Gorriti informaba el “manifiesto de carga” del bergantín francés APOLLON proveniente de Río de Janeiro[14].

En agosto 27, 1818, Juan José Bianqui enviaba un documento firmado en la Isla Gorriti: el “cutter” inglés ISABEL traía “… trescientas franegas de sal...”[15].

Los nombres, procedencias, cargas y destinos de los buques fondeados en el puerto de Maldonado se detallaban en un documento firmado en la Isla Gorriti en octubre 24, 1818, titulado “Planilla que demuestra los Buques que se hallan en el Puerto de Maldonado  hoy día de la fecha a la carga para ultramar con expresión de sus proveniencias, destinos a que se dirigen, clase de frutos que cargan, numero de lo que han solicitado, parte que tienen a su bordo y tiempo en que empezaron sus cargas”[16]

Otro documento referido al movimiento comercial, fechado en la Isla Gorriti en Octubre 24, 1818 y firmado por Juan José Bianqui menciona a los buques BRILLANTE MAGALENA (nacional), GAMBER (inglés), ANA (inglés) y RESOLUTION (estadounidense) que cargaban cueros “extraídos de Maldonado” en número de 4.000, 8.000, 3.000 y 4.000 respectivamente[17]. Registros de “manifiestos de carga” en la Isla Gorriti. 

ZARPADAS DE BARCOS MERCANTES DEL PUERTO DE MALDONADO CONTROLADAS DESDE LA ISLA GORRITI (1818)

Fechado en la Isla Gorriti en noviembre 4, 1818, un oficio firmado por Juan José Bianchi comunicaba que “...acaba de salir de este Puerto de zumaca nacional BRILLANTE MAGDALENA para el de Río de Janeiro, a bordo 4.000 cueros al pelo que extrajo de Maldonado de los quales ha satisfecho en esa Tesorería de mi cargo los correspondientes derechos...”[18]. 

ACTUACIONES ADMINISTRATIVAS DESDE LA ISLA GORRITI (1817-1822)

Se refieren a temas diversos tales como la creación de un impuesto destinado al “...veneficio del Hospital de Misericordia...” (1818) la concesión de una licencia a un despachante del Resguardo: “...pase a la ciudad con licencia por 15 días …” (1818), una pensión a una viuda de un militar: “...a razón de ochenta pesos mensuales...” (1818), control de fianzas como la otorgada por “...Francisco Aguilar en fabor de Ricardo Price, comerciante...” (1818) y la compra de una lancha por el Comandante de la escuna TARTARA para la escuadra de Montevideo: “...quiera abandonar la importancia de dicha Lancha...” (1822). También se recibieron numerosas órdenes administrativas del Cabildo de Montevideo y del Barón de la Laguna. 

En la Isla Gorriti se afincó un núcleo poblacional civil constituido por un número no conocido de personas, formado por familiares de militares y sus esclavos, así como por empleados del hospital militar, funcionarios de la Aduana y otros.

Ocurrieron nacimientos-bautizos-, registrados en el Archivo Parroquial de la Catedral de Maldonado y estudiados por la historiadora DIAZ DE GUERRA [19]. También se anotaron matrimonios así como fallecimientos y sepulturas en el cementerio de la isla.

La disponibilidad de agua dulce fue un requisito imprescindible para guarnición militar, el núcleo poblacional, el hospital militar y las reses. El Gobernador del Río de la Plata Diego Rodríguez Valedés y de la Banda transcribe en abril 22, 1600 un informe del piloto francisco Fernández que mencionaba: “...en la isla de Maldonado había muchos pozos de agua dulce que resumían de la tierra ...y un arroyuelo de agua dulce que nacía entre las piedras...”[20].

En la mencionada solicitud de arrendamiento de la Isla Gorriti formulada en 1860 por el Gobierno británico al Gobierno oriental se citaba “...la presencia de abundante agua dulce...” entre otros argumentos a favor de esta elección.

En resumen, la presente revisión documental- que incluye la del Arqhivo Nacional de Río Janeiro- muestra la poca conocida importancia militar, comercial y poblacional que tuvo la Isla Gorriti durante la ocupación lusobrasileña ocurrida entre 1816 y 1828.

FONDOS DOCUMENTALES BRASILEÑOS 

Se destaca especialmente la Coleção Cisplatina, caixa 978 del Arquivo Nacional, Río de Janeiro.

AGRADECIMIENTOS 

Se agradece la colaboración de directivos y personal del Archivo General de la Nación y Biblioteca Nacional (Montevideo), Servició de Hidrografía, Oceanografía y Meteorología de la Armada (Montevideo), Museo Histórico Nacional (Casa de Giró), Archivo Parroquial (Maldonado) y Arquivo Nacional (Río de Janeiro) y su oficina de Coordinação-Geral de Acesso e Difusão.

También se expresa reconocimiento al Contador Andrés Bauzá Rista, revisor de los textos en portugués, a las historiadoras Ana Frega (Departamento de Historia del Uruguay de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Montevideo) y María A. Díaz de Guerra (Centro de Documentación Departamental, Casa de la Cultura; Maldonado), así como a la Licenciada Cristina Montalbán (Centro de Estudios Históricos Navales de la Armada, Montevideo). La colaboración informática del Dr. Gustavo Fernández ha sido invalorable. 


 

[1] El presente trabajo es una síntesis de otro de mayor extensión, en preparación.
[2] BAUZÁ, Carlos A.: “Intentos de países extranjeros de establecer depósitos navales en la Isla Gorriti a través de la correspondencia diplomática del Consulado francés en Montevideo (1858-1860)”. Comunicación a la Academia Uruguaya de Historia Marítima y Fluvial, abril 20, 2006, en prensa.
[3] Archivo Artigas (en el futuro AA), t (tomo) XXX, pp. (páginas) 283-287.

 

[4] “Proyecto de fortificação para a Ponta de Leste e IGorriti feito por ordem do III° e Ex.mo Sr. Cap.n Barão da Laguna em Maldonado no anno de 1817 executad° em 1820 por o Brigadeiro do Real Corpo de Engenheiros Francisco Antonio Rapozo”. Reproducido de SOARES DE SOUZA, Antônio: “Ocupação da Banda Oriental”. História Naval Brasilleira, 1979. Segundo Volumen, tomo II, p.
[5] Archivo Nacional, Río de Janeiro, cx. 975, doc. 7.
[6] El historiador Rafael SCHIAFFIO informa que los Voluntarios Reales de El- Rey al retirarse de la Privincia Cisplatina llevaron consigo a Portugal los archivos de este cuerpo de élite. (SCHIAFFINO, Rafael: “Historia de la Medicina en el Uruguay”. Montevideo, 1952; vol.III, p. 539).
[7] AN. Coleção Isplatina, cód. 546, vol. 11.
[8] AA , t. XXXV, pp. 117-135.
[9] AN, cx 546, vol. 11 doc. 283.
[10] AN, cx. 978, pacote (carpeta) 50.
[11]AN. Coleção Cisplatina, cx 978, pacote 50. La “farinhada” era un alimento indígena a base de harina de mandioca incorporado a la alimentación de los brasileños. Era hidrocarbonado, con proteínas de segunda clase u pobre en vitaminas y sales minerales.

 

[12] FREGA; Ana e ISLAS, Adriana.: “Existir y resistir en tiempos de revolución. Maldonado y la afirmación del  poder lusitano en Montevideo”. Asociación Uruguaya de Historia Económica. Segundas Jornadas de Historia Económica. Montevideo, julio 21-23, 1999.
[13] FREGA, Ana: “Pertenencia e identidades en una zona de frontera. La región de Maldonado entre la revolución y la invasión lusitana (1816-1820)”.La Gaceta(Montevideo),año 16(noviembre 2000), pp.3-19.
[14] AGN, AGA; c. 507, carp. 1. Documentos no foliados.
[15] Ibídem.
[16] Ibídem.
[17] Ibídem
[18]  Ibídem
[19] DÍAZ DE GUERRA, María A.: “La Real Compañía Marítima”.Ed El Galeón. Montevideo,2003; pp.177-8.
[20] DÍAZ DE GUERRA, María A.: “Historia de Maldonado”. Ed. Intendencia Municipal de Maldonado, 1988, tomo 1, p. 41.
 

  

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar