Historia y Arqueología Marítima

HOME

HERNANDARIAS: MILITAR Y ESTADISTA

Indice Academia ROU Hist Mar.y Fluvial

Por   RAÚL  ITURRIA  Publicado en Ciclo de Conferencias año 2007

INTRODUCCION

            Cuando el 26 de marzo de 1991 se firmó el Tratado de Asunción y nació jurídicamente el MERCOSUR, se creó una de las asociaciones de Estados más importantes de la región, y con un futuro promisorio.

            Resulta curioso como el devenir de la historia trae al presente lo que en el pasado fue realidad.  O mejor aún, que el ayer se transforma en hoy.

            Asunción, fundada tras el fracaso de Buenos Aires, fue la cuna del descubrimiento y la colonización de una parte inmensa de América del Sur, a tal punto que fue llamada “la provincia gigante de las Indias”.  Desde el fuerte primero, y de la ciudad después, se hicieron las excursiones al Norte, Este, Oeste y Sur.  De alí nació la fundación de Corrientes, Santa Fe, Buenos Aires (Segunda Fundación), Santa Cruz de la Sierra, Jerez, Ciudad Real y Villa Rica.

            El tratado del MERCOSUR vuelve a ligar jurídicamente la mayor parte del territorio original que correspondiera al Adelantado Don Pedro de Mendoza, aumentado hacia el Esye y Norte por todo el territorio de Brasil, y lo hace desde Asunción “la fundadora”. 

MEZCLA DE  SANGRE

Los conquistadores españoles desde Ayolas comenzaron una buena relación con los guaraníes, la que adquirió mejor perfil con Irala. La gran nación tupi-guaraní cubría una gran extensión del territorio sudamericano, constituyendo un imperio lingüístico, pero separado por diversas y viejas rivalidades. Esta situación facilitó la tarea de los conquistadores, puesto que les permitió el juego de alianzas y contra-alianzas capaces de dividir a los indígenas y operar con supremacía sobre ellos.  Los principales aliados fueron los Carios, quienes llegaron a actuar como socios de los hombres blancos.-

La relación más fuerte fue la comunidad de lecho, basada en dos razones esenciales: la primera que la empresa descubridora se hizo por hombres solos (faltos de familias) y la segunda por costumbres de los Carios, que utilizaban la poligamia para alianzas políticas con otras tribus, generando mutuos acuerdos que daban seguridad y fortaleza a su organización.  Era común que ofrecieran jóvenes doncellas a sus aliados, y esto lo practicaron con los españoles, formalizando verdaderas familias.

Estas uniones tuvieron varios efectos, como ser fortaleciendo el dominio de los españoles y alejando el peligro de levantamientos o sublevaciones, y generando lazos de parentesco que  hicieron innecesarias las Encomiendas, puesto que los guaraníes se sentían orgullosos de trabajar  junto a los españoles.  También, nació el “mancebo de la tierra”, como fue llamado el hijo de español con india.

Desde ese momento, existieron cuatro categorías de habitantes en la “Provincia Gigante de las Indias”: los guaraníes, los españoles, los criollos o “hijos de la tierra” que eran el producto de uniones entre españoles, y los “mancebos de la tierra”, hijos de la cruza de sangre entre conquistadores e indias.  Las futuras acciones de descubrimiento, conquista y colonización, tuvieron a los criollos y a los  mancebos de la tierra como la fuerza principal, dado que sobrepasaban a los españoles. 

HERNANDO ARIAS DE SAAVEDRA

El más destacado criollo o “hijo de la tierra”, fue Hernandarias, hijo del Capitán y ex -Gobernador Martín Suárez de Toledo y de María Sanabria, hija del Adelantado Juan de Sanabria. Respecto a su fecha de nacimiento no existe acuerdo entre 1560 y 1564.  Siguiendo costumbres de la época, no usa el apellido de su padre, sino de su abuelo paterno quien se había desempeñado en la administración de España en cargos relevantes.

            En los primeros tiempos de la conquista, en la región no existió un ejército convencional y pago, sino que todos debían participar en las tareas castrenses, tanto para la defensa mutua y de sus asentamientos, como para la guerra de conquista. La conquista procuró hacerse de modo pacífico, cuando ello fue posible y cuando no se logró la aceptación de los indígenas, la fuerza fue el recurso supremo. Hubo necesidad de recurrir a los españoles, a los criollos y luego a los mancebos de la tierra, formando con todos ellos la base de las fuerzas militares, las que fueron complementadas por la participación de tribus de indios aliados.-

Hernandarias, como todos los jóvenes de su época, comenzó desde la adolescencia a participar en expediciones y en el aprendizaje del uso de las armas.  El crecer en un medio tan arisco y belicoso formó su carácter desde temprana hora y le fue capacitando para las tareas que el futuro le pondría bajo su responsabilidad.  Participó de la campaña del Tucumán y acompañó a Juan de Garay en la expedición que funda por segunda vez la ciudad de Buenos Aires. Integró la expedición fundadora de la ciudad de Concepción del Bermejo y de Corrientes, adquiriendo fama de caudillo y militar, que le posibilitará ser nombrado Gobernador interino en julio de 1592, siendo el primer criollo que asciende a tal cargo.

Dentro de las numerosas campañas militares, tiene interés especial para nosotros la llevada a cabo a fines de 1607 a la “Banda Norte” o “De los charrúas”, por ser el comienzo de exploración sistemática de nuestro actual territorio y por las importantes conclusiones que saca Hernandarias de este viaje.  No escapa a su visión militar la necesidad de ocupar territorios como el nuestro, la zona oeste de Brasil y constituir ciudades o defensas para proteger Buenos Aires y enfrentar a los corsarios que ya merodeaban las costas atlánticas.

También llegó al sur de Buenos Aires, zona de Mar del Plata, en la búsqueda de la mitológica “Ciudad de los Cesares”, y costeando el Atlántico recorrió más de 1000 kilómetros de reconocimiento, exploración y conquista.

Probadas sus condiciones de conductor militar y político, Juan Ramírez de Velazco, Gobernador de Asunción, le nombre Teniente Gobernador en 1595, y a la muerte de éste, los vecinos de esa ciudad lo designan Gobernador en1598.  Por nombramiento real vuelve a ocupar el cargo de Gobernador en dos oportunidades: de 1601 a 1609, y  de 1614 a 1618.  Su influencia en el gobierno de la provincia alcanza  a los treinta años, sin perjuicio de los servicios prestados como militar y como estanciero fundador de una explotación económica y moderna.  Su labor de gobierno fue fecunda y no se detuvo en aspectos menores o problemas de circunstancia, sino que abarcó todos los tópicos que merecían atenderse 

ACERCA DE LA EDUCACION

Su preocupación manifiesta por el bienestar de los gobernados tiene necesariamente que generar interés por la educación de la población.  Efraim Cardozo, considera a Hernandarias “…. El primer intelectual nacido en tierra paraguaya.  Pero aunque docto él mismo, como muestran los memoriales y ordenanzas emanados de su  pluma, su sabiduría era fruto de su natural talento y de la experiencia más que los estudios ….”  

En 1603 se desarrolló en Asunción un sínodo de obispos, bajo su presidencia y del sacerdote franciscano Martín Ignacio de Loyola, sobrino de San Ignacio, y del mismo surgen regulaciones para la catequización de los indígenas y medios para preservar las buenas costumbres.  En ese sínodo encontrará elementos para dictar sus famosas ordenanzas, que no eran otra cosa que normas de gobierno y tratamiento del pueblo.-Si bien existían escuelas desde la época de Irala, Hernandarias impulsará con singular tesón la instalación de centros de enseñanza, valiéndose para ello de todos los recursos humanos y las influencias de sus obispos y sacerdotes. Su hermano sacerdote fue el fundador de la Uniiversidad de Córdoba; y él realizó ingentes gestiones, primero ante el Virrey y luego ante la Corona, para conseguir se creara una universidad en Asunción.Se practicó en Asunción una concentración de maestros que fueron examinados por los jesuitas,  lo que es considerado por algunos como la creación de una verdadera  Escuela Normal, hecho acaecido en 1609.

La enseñanza  del idioma español y del guaraní fue tema de importancia en los planes educacionales. El guaraní era de uso generalizado en toda la región. Fray Luis de Bolaños realizó la traducción de la doctrina cristiana al guaraní, e incluso escribió un catecismo en tal lengua. Tales textos fueron aprobados por el sínodo de1603.  En este proceso de enseñanza de la lengua guaraní tuvo como efecto la persistencia actual de tal idioma americano.  Por supuesto, que en todos los institutos se enseñó el castellano, transformando a la sociedad regional en bilingüe.  

LAS REDUCCIONES FRANCISCANAS Y JESUITICAS

            Las primeras reducciones fueron franciscanas y tuvieron – tanto al Gobernador Hernandarias como a Fray Martín Ignacio de Loyola – como sus  promotores. Más tarde a instancias del Gobernador se logró la presencia de sacerdotes Jesuitas, con la misión de catequizar y pacificar las diversas tribus guaraníes de todo el territorio.Las numerosas gestiones de Hernandarias para obtener sacerdotes apuntaban a la necesidad de catequización de los indígenas, pero la intención era mucho más ambiciosa. Se quería promover la enseñanza y la pacificación como medio de una colonización fecunda. No podía encararse la agricultura y la ganadería como metas productivas de bienes y alimentos, sin conseguirse la paz, que era violada por indios alzados­.Una vez instaladas las reducciones en  territorios que hoy corresponde a Brasil, Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay, fueron una avanzada defensiva frente a las pretensiones, nunca abandonadas, de los lusitanos.   

LA GANADERIA

En este aspecto es tan destacable la labor cumplida por nuestro biografiado, como en todos los otros campos de actividad. Recibió por dote, de su suegro don Juan de Garay, una importante extensión de campos en Entre Ríos.  De esa estancia, seguramente salieron los ganados que trajo el mismo para comenzar el poblamiento vacuno en nuestro territorio.Como conclusión se puede extraer el hecho cierto, de que Hernandarias es el fundador de la institución “Estancia” en la mesopotamia argentina y por extensión, luego en nuestro país.  Y como tal  debe entenderse el establecimiento apto para la reproducción, cría y mejoramiento de los ganados, especialmente el vacuno en su primera etapa y después el ovino.-  

EXPEDICION A LA BANDA NORTE O BANDA DE LOS CHARRUAS

            A fines de 1607, inició su misión a la Banda Norte o Banda de los Charrúas, procurando explorar tal territorio y  guerrear contra los indígenas que poseían justa fama de rebeldes y guerreros.Al frente de unos 70 soldados, con 20 carretas y canoas o baxeles, medio utilizado por los lugareños para el cruce de los ríos y arroyos caudalosos.  Cruzaron el Río Uruguay, y los soldados a cargo de capitanes, siguieron la exploración bordeando el mismo, mientras que el Gobernador, vuelve a Santa Fe y Buenos Aires, a atender asuntos de estado.También es relevada la costa del Río de la Plata hasta un río, donde se reencuentra con sus expedicionarios en diciembre, al que bautizan como “Santa Lucía” por haber llegado a él el 13 de diciembre fecha de esta virgen. Explorada la región, nominado como Santa Lucía el río, y el puerto en su desembocadura con el río de la Plata, que antes se denominaba río de Montevideo, realizó una incursión en persecución de los charrúas que se ocultaban en los montes de esta zona.

Desde Buenos Aires, con fecha 2 de julio de 1608, escribe al Rey Felipe III, narrándole con lujo de detalles el resultado de esta incursión.  Este documento, además de reseña de lo actuado, resulta una página magnífica para evaluar la persona de quien lo escribe. O sea, que de ella surgen elementos para apreciar su visión como militar, como político y como gobernante.De la referida carta surgen, los propósitos de la expedición, el resultado de la misma y las recomendaciones a seguirse por España y sus representantes en el gobierno de la región.

Propósitos:  La expedición procuraba “... descubrir puerto de mar, para poner espías, para que esta ciudad (Buenos Aires) pudiese tener por ellos, aviso de los corsarios, que, según se entiende, se han de arrimar siempre a aquella banda, como lo hicieron el año pasado …”.  Otro interés fue el de “... castigar los naturales que allí han cometido tantos homicidios y hechos tan grandes daños ...”.

Observaciones.- La exploración del territorio les lleva a concluir que: “… La noticia que de este río, nombrado Uruay (sic), trajo esta gente (sus subordinados), que bajó río abajo, fue ser río apacible, de buena navegación, y muy agradable y de buenas tierras y partes para población ...”.  Destaca la calidad de las tierras, expresando: “... volví por la tierra adentro, viéndola toda. Y aunque de lo dicho se deja entender cuán buena es y las calidades della para poblarla, hay otras muchas muy particulares, como son el ser buenas para labores: que, con habellas muy buenas en esta gobernación, ningunas a aquellas, porque se da de todo, con gran abundancia y fertilidad y buena para   todo género de ganados y de muchos arroyos y quebradas y riachuelos cercanos unos de otros: y de mucha leña y madera, de gran comodidad para edificios y estancias en que se criarán gran suma de ganados y para hacer molinos,         que es lo que falta: y todo con tan gran comodidad, que se puede embarcar desde las propias estancias a bordo  de los navíos gran suma de corambres y otros frutos de la tierra, que se darían en gran abundancia …”.

Recomendaciones.-  De las propias observaciones van surgiendo recomendaciones, como el aprovechamiento de estas tierras para la ganadería y de los cauces de agua para el transporte.

Pero, más sabio aún, resulta el consejo o pedido del envío de castellanos para poblar la gobernación y que fueren solteros para casarles con las mujeres criollas que en este tiempo, aparentemente, abundaban.  Concluye, además, que si se obtiene el aumento de pobladores “.... en breve tiempo, se iría ampliando, e se podría poblar Santa Catalina, que es otro famoso puerto de mar, que está en la propia costa, no lejos de este que digo ,...”

INTRODUCCION DE LOS GANADOS

Hemos dicho que Hernandarias está considerado como el primer intelectual criollo, pero ese carácter no impidió que fuera un ejecutivo, un hombre de acción por encima de todo.  Así, vemos que luego de la exploración de nuestro territorio extrae conclusiones acertadas y como corresponde al genio de un gobernante, lleva a la práctica lo que predica.-

Nadie discute que en sus dos siguientes viajes a nuestro territorio, 1611 y 1617, es el verdadero introductor de la ganadería.  Las reses vienen de sus propias estancias de Entre Ríos y de esos primeros rodeos se extenderán por toda la Banda Oriental.  La concepción de la estancia como unidad económica y productiva, que había inaugurado en Entre Ríos, se incorpora a nuestro país como consecuencia natural de la visión de este criollo, al introducir el elemento esencial: la especie bovina.

Vinculado a esta acción, dice el padre Sallaberry : “… Los estancieros argentinos y uruguayos harían una obra simpática y justiciera levantando un gran monumento, digno de la riqueza y de la grandeza nacional , en Hernandarias, centro matemático de donde irradió la gran pujanza y la primera industria nacional digna de tal nombre perfectamente desarrollada, profundamente arraigada y del todo aclimatada en ambos países: Argentina y Uruguay …”. 

 

Nuestro país ha cumplido, erigiéndole un monumento a Hernandarias, obra de Antonio Pena y que se ubica frente al puerto de Montevideo. Tal vez le falta espacio verde y dimensión de horizontes abiertos para que el dedo indicador de rumbos, marque las lejanías, los horizontes más vastos como fue su augural mirada señalando futuros que el tiempo los hizo realidad.-   

BIBLIOGRAFIA

  • ANDREGNETTE, Alfredo; “Hernandarias”, Buenos Aires, 2003

  • BARRIOS PINTOS, Aníbal; “Historia de los Pueblos Orientales”, Banda Oriental, Montevideo, 1971

  • CAMPAL, Esteban; “Hombres, tierras y ganados”, Arca, Montevideo, 1967

  • CARDOZO, Efraim; “Apuntes de historia cultural del Paraguay”, Biblioteca de Estudios Paraguayos.

  • CARBIA, Rómulo; “Historia Eclesiástica del Río de la Plata”, Alfa y Omega, Buenos Aires, 1914.

  • CHAVES, Julio César; “Compendio de Historia Paraguaya”, Schaumann Editores, Asunción, 1988.

  • CONI, Emilio; “El Gaucho”, Hachette, Buenos Aires, 1969

  • MORENO, Fulgencio; “Sobre la Historia del Paraguay”, El Lector, Asunción, 1996.

  • PRIETA, Justo; “Paraguay, la Provincia Grande de las Indias”, El Ateneo, Buenos Aires, 1951

  • RELA, Walter; “Hernandarias”, El Galeón, Montevideo, 2001.

  • REYES ABADIE, Washington y VAZQUEZ ROMERO, A.; “Crónica General del Uruguay”, Banda Oriental, 1976.

  • SALABERRY, Juan; “Los Charrúas y Santa Fe”, Gómez y Compañía, Montevideo, 1926.

  • SANCHEZ QUELL, H.; “Estructura y fundación del Paraguay colonial”, Editorial Tupá, Buenos Aires, 1947.

  • SCHURMANN, M. y COOLIGHAM, M.L.; “Historia del Uruguay”, Consejo  Nacional de Enseñanza Secundaria, Montevideo, 1985

  • VILLANTA, Blanco; “Montoya, Apóstol de los Guaraníes”, Editorial Kraft, Buenos Aires, 1954.

 

  

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar