Historia y Arqueología Marítima

HOME

EL MODELISMO NAVAL COMO AUXILIAR DE LA HISTORIA 

RECONSTRUCCIÓN DEL VAPOR “SURUBI”

Indice Academia ROU Hist Mar.y Fluvial

Por: Capitán de Navío (R)  CARLOS ENRIQUE TASTAS Publicado en Ciclo de Conferencias año 2006

 INTRODUCCIÓN

            El modelismo naval es una disciplina que puede ser considerada como complementaria al estudio histórico de las embarcaciones, facilitando la construcción de réplicas a escala para diferentes fines.

            En este trabajo describiremos el proceso que partiendo de la investigación histórica, define los modelos que posibilitan la construcción de representaciones en volumen de las naves estudiadas.

            Para ilustrar lo anterior con un caso concreto, se presentará el trabajo realizado por el Modelista Naval Giorgio Munisso, de la ciudad de Salto, para la reconstrucción del vapor a paletas SURUBI y como ello derivó en la conformación de un grupo de trabajo multidisciplinario para encarar mayores investigaciones.

 EL MODELISMO NAVAL

            A lo largo de la historia la construcción naval ha conocido sustanciales cambios, y cada época se caracterizó por una serie de formas maestras que son reconocibles para cualquier persona interesada por el fascinante mundo del Modelismo Naval.

            Cada buque, cada modelo, es hijo de su tiempo, y fue creado por hombres que vivieron envueltos en el acontecer histórico de su época.

            Cuando se hace referencia a determinado siglo se nos suelen presentar grandes construcciones terrestres como catedrales, castillos, rascacielos, obras de arte plástico, esculturas ... que son los testigos mudos de la historia.  Sin embargo, pocas veces podemos encontrar ejemplares de buques debidamente preservados.

            Efímeros por los materiales de construcción y el medio en que desarrollaron sus actividades, casi todos han desaparecido y yacen, muchos de ellos, bajo toneladas de agua salada.  Salvo algunos casos, donde con el esfuerzo y la dedicación de personas, instituciones y gobiernos se ha logrado, realizando reconstrucciones tras reconstrucciones, mantener intactas las apariencias de los buques originales.  Del resto solo quedan réplicas, modelos a escala, planos, dibujos y, cuanto más nos alejamos en el tiempo, apenas el recuerdo de algunas crónicas o fragmentos de piedra de difícil interpretación, o restos admirablemente rescatados por los arqueólogos.

            Sin embargo, gran parte de nuestra historia está íntimamente ligada a la mar, y por tanto, a los barcos.

            El Modelismo Naval tiene por objeto reconstruir las naves del pasado. Apoyándose en investigaciones históricas y arqueológicas busca determinar los diseños estructurales de las naves estudiadas, especificar los materiales y técnicas de construcción, definiendo de esta manera un modelo que servirá de guía para la construcción de réplicas a escala (maquetas) y la interpretación de los hechos históricos en los que estuvieron involucradas. 

LA MAQUETA

            La representación del espacio suele desarrollarse en el plano, de modo objetivo, mediante los sistemas de representación gráfica pero esto a veces no satisfacen a la percepción buscada.  En estas circunstancias se recurre a una representación de volumen del objeto diseñado, denominado “Maqueta”, que por lo tanto complementa las representaciones gráficas (proyección o perspectiva) aportando la capacidad de sintetizar en un único medio la mayor parte de las características que definen al objeto.  Es una herramienta importante utilizada en el diseño industrial y arquitectónico.

            Probablemente sea la arquitectura la que más frecuentemente recurre a la maqueta, no porque al arquitecto no le sea suficiente el lenguaje plástico espacial para la descripción de su obra, sino porque el cliente generalmente carece de los conocimientos indispensables para la comprensión de sus planos.  En la arquitectura naval también se hace uso de esta herramienta, representando al buque en sus etapas de diseño, para experimentación o documentación de su aspecto final.

            Sus orígenes se remontan al Siglo XVII cuando el arte de la construcción naval comenzó a incorporar el conocimiento científico.

            En 1678 Colbert [1], el ratifica de la marina francesa, teniendo en cuenta la importancia documental de los modelos a escala, estableció la obligatoriedad de construir maquetas de todo buque proyectado, con el fin de impedir que la obra fuera hecha libremente y según el criterio de los carpinteros de ribera.  Fue una manera de asegurar que los diseños dispuestos por las autoridades no fueran modificados en la etapa de construcción, y permitió además que estos proyectos pudieran ser comprendidos por los artesanos constructores, en una época en que carecían de la capacitación necesaria para interpretar planos de diseño.

            El Almirantazgo inglés también tomó disposiciones similares y por fortuna muchos de estos modelos se conservan en la actualidad.  Se construyeron exactamente igual a los prototipos, es decir comenzando por la quilla, las costillas, la tablazón, etc., utilizando madera de boj, encina o caoba, y fueron preservados cuidadosamente.  Muchos de ellos se encuentran hoy en el Science Museum, en South Kensington, y su valor es incalculable tanto por su valor histórico como por la delicadeza de su trabajo, obra de verdaderos artífices especializados.

            A partir de entonces la maqueta forma parte de las herramientas disponibles para el diseño naval y para aquellas que ya cumplieron su cometido primario pasan a formar parte del patrimonio marítimo, documentando la evolución histórica de la construcción naval.

            La generalización del uso de esta forma de representación y las agraciadas líneas de los buques de antaño, motivaron con el paso del tiempo la construcción de maquetas decorativas, donde buscándose la ornamentación se enfatiza la utilización de materiales nobles y se descuidan un poco los detalles estructurales.

            También impulsó una nueva actividad lúdica: la construcción de maquetas como pasatiempo, posibilitado principalmente por la divulgación de información técnica y por la producción de accesorios y cajas de montaje con materiales prefabricados.

            Desde el punto de vista histórico, la construcción de maquetas basadas en modelos debidamente estudiados posibilita que los museos puedan dar testimonio de las naves del pasado, siendo especialmente importante en aquellos países donde se carecen de recursos para preservar buques como parte del patrimonio marítimo nacional.  En estos casos la maqueta es la expresión material de modelos definidos después de detalladas investigaciones y estudios donde intervienen historiadores, arquitectos navales, arqueólogos, modelistas y maquetistas navales. 

USOS DE LA MAQUETA

            En la actualidad, la Maqueta Naval tiene diferentes usos, que podemos resumir como:

            DECORATIVAS  Son aquellas concebidas como un elemento de embellecimiento para un determinado lugar.  Se dejan de lado los detalles concentrándose en las formas, colores y texturas.  Podríamos clasificarlas como  “artístico”.

            EVOCATIVAS  (Representativa Sentimental)  Busca el recuerdo de los hechos navales trascendentes para la persona o el colectivo.  Es el típico modelo de la casa del marino retirado, recordando sus vivencias profesionales en el servicio en el mar.  Serían el complemento de los álbumes fotográficos y la colección de objetos náuticos.

            TÉCNICA O EXPERIMENTAL  Construidas con el propósito de constatar sus cualidades marineras en canales de experiencias hidrodinámicas.

            HISTORICAS  (Documental, Didáctica)  Están construidas con la necesaria precisión y rigurosidad técnica para lograr la representación exacta del buque considerado.  Estos modelos son, cuando se< refieren a naves antiguas, la síntesis de arduos y pacientes estudios por parte de especialistas de la ciencia de la arqueología naval.  En los modelos de buques modernos, basta una completa recuperación de la documentación técnica de diseño.  Generalmente, las Maquetas Históricas sirven para los siguientes cometidos:

1.-  Forman parte de los medios de divulgación histórica que poseen los museos.  Constituyen acervo histórico.

2.-  Son fuente de información, permitiendo el estudio de las embarcaciones desde diferentes ángulos.

3.-  Apoyan los trabajos de investigación, especialmente a la arqueología submarina, permitiendo la interpretación e identificación de hallazgos en el lecho marino por medio del estudio de las formas estructurales sobre el modelo.

            Si bien las maquetas clasificadas como históricas, por su valor documental, parecerían ser las únicas aptas para formar parte del acervo histórico custodiado en los museos navales, cualquiera de ellas puede reunir características que la hagan apropiada para integrar las colecciones de los museos navales.  Tomemos como referencia la Misión del Museo Naval de España, para ver como todas las expresiones del modelismo naval pueden estar allí contempladas:

                        Artículo 1: Definición y Misiones

                        El Museo Naval es una entidad de titularidad estatal, bajo dependencia orgánica del Jefe de Estado Mayor de la Armada y funcional de la Dirección General de Relaciones Informativas y Sociales de la Defensa.  Su misión consiste en adquirir, conservar, investigar, comunicar y exhibir para fines de estudio, educación y contemplación, piezas, conjuntos y colecciones de valor histórico, artístico, científico y técnico relacionadas con la actividad naval, a fin de difundir la historia marítima de España, contribuir a ilustrar, relevar y salvaguardar sus tradiciones y promover la conciencia marítima nacional.

EL MAQUETISMO COMO PASATIEMPO

            La construcción de maquetas como pasatiempo es muy importante en muchos países.  Los aficionados las construyen a partir de planos, piezas prefabricadas y cajas de montaje provistos por los museos navales o por el comercio.

            Son muy conocidas las cajas de montaje en material plástico, que por su bajo costo y fácil utilización se han hecho muy populares.

            Es interesante destacar una forma de maquetismo prediseñado que por sus mínimos requerimientos y por la posibilidad de ser difundido a través de Internet puede ser útil cuando se pretende promocionar un buque o una actividad marítima particular.  Este maquetismo utiliza piezas de cartón, cortadas de acuerdo a gráficos que se arman siguiendo las instrucciones suministradas.  Por este procedimiento se pueden construir desde modelos sencillos hasta verdaderas obras de arte.  Muchas publicaciones han utilizado este tipo de maquetas para complementar su obra escrita, permitiendo que el lector pueda disponer de un modelo tridimensional del buque al cual se hace referencia.

            En Internet podemos encontrar maquetas que apoyan campañas de recuperación de buques hundidos, como es el caso del monitor australiano CERVERUS, que promocionan los servicios de buques de línea, o aquellos que solamente se ofrecen para evocar buques históricos..

            Otra forma de representación, aparecida en los últimos años por el desarrollo de la informática, es la utilización de programas de diseño gráfico (CAD) que permiten la visualización en tres dimensiones del objeto diseñado.  Esta representación virtual permite girar el objeto y visualizarlo de diferentes puntos de vista, programar secuencias gráficas y cambiar las formas de iluminación.  No solo se aplica en tareas de diseño, sino que al igual que el maquetismo, han aparecido grupos de aficionados que dedican su tiempo libre a la representación de modelos utilizando estas técnicas.

            Al considerar los posibles medios de divulgación histórica no debería descartarse este tipo de actividades de recreo.  La mayoría de los maquetistas locales deben recurrir a modelos de buques de otras marinas, ya que no disponen de documentación o cajas de montaje de nuestros buques históricos.  Facilitar este tipo de material no solo posibilita la actividad del maquetismo, sino que da a conocer nuestro pasado marítimo, sus buques y sus historias.  Esta es la razón por la que muchos museos navales dispongan de planos, documentación de los buques históricos de interés y organicen eventos de maquetismo en sus diferentes formas. 

CARATERISTICAS DEL MODELO HISTORICO

            No todas las maquetas tienen valor histórico, la mayoría constituyen simplemente una pieza decorativa que  evoca una nave del  pasado.  Para que una maqueta adquiera esas características debería cumplir con los siguientes requerimientos:

1.-  Estar construidas basadas en un modelo definido por medio de una investigación histórica o haber sido construidas por personas estrechamente relacionadas con la nave, como ser tripulantes o sus propietarios.  En último caso, si bien sus obras pueden no ser perfectas desde el punto de vista técnico, generalmente representan detalles y aspectos de la embarcación que solo a través de las experiencias a bordo se logran apreciar.

2.-  Haberse empleado en su construcción materiales adecuados, que permitan su conservación sin sufrir alteraciones y presentar una precisa elaboración, dependiendo de los criterios fijados por cada museo.

3.-  Poseer una escala adecuada para permitir la visualización de las <estructuras e implementos de maniobra, de tal manera que ofrezcan una clara comprensión de la operación de la nave.

4.-  Estar acompañada por información complementaria que avale la calidad de la obra y su autenticidad, como ser:

Þ     Fecha de construcción.

Þ     Nombre del Autor.

Þ     Planos, gráficos, registros fotográficos y demás información técnica.

Estos modelos (no maquetas, ya que generalmente serán piezas únicas) deben ser rescatados y preservados como parte del patrimonio marítimo nacional, pues constituyen fuentes de información invaluables.

            En nuestro país podemos encontrar modelos que se ajustaran los requerimientos anteriormente definidos, ellos pueden ser:

  • Modelos de Astillero, que generalmente acompañan a los buques después de su construcción.
  • Maquetas construidas por Tripulantes.  Tenemos como ejemplo el modelo de la Cañonera SUAREZ, exhibida en el Museo Naval.
  • Maquetas construidas de acuerdo a modelos definidos por una investigación histórica reconocida.

RECONSTRUCCIÓN DEL VAPOR “SURUBI” 

HISTORIA DEL VAPOR “SURUBI”

            En el año 1900 se botó en es astillero salteño de la empresa Mihanovich el vapor de paletas laterales SURUBI.  Como el período de su construcción ocurrió en el momento en que la empresa cambiaba de propietarios, no aparece claro si su construcción fue proyectada por Mihanovich o ya era un proyecto del empresario Saturnino Ribes y su Mensajerías Fluviales del Plata, la última de sus empresas navieras.

            El SURUBI, junto con su gemelo CORRIENTES (luego CONCORDIA), fue construido como buque de trasbordo, para salvar dificultades en la navegación del río Uruguay hacia el puerto de Salto en épocas de bajante.

            Podemos leer en el libro “La navegación en la Cuenca del Plata”, de Luis Dodero:

“.... Debido a la inseguridad de la profundidad en los pasos arriba de Colón –pasos con lecho de arena unos y otros de piedra- la compañía mantiene en Concordia y en los talleres de Salto dos vapores trasbordo de pasajeros, construidos expresamente: el SURUBI y el CORRIENTES –luego CONCORDIA-, cuatro remolcadores de reducido calado y más de veinte lanchas tipo “galpón” de poco calado, con los que asegura los trasbordos en todo momento y sin demora.  Parte del personal del paquete mayor se transfiere al buque de trasbordo y es aquel, el paquete de viaje de bajada, que da el aviso sobre el estado del río y la necesidad de trasbordar, al de subida ...” 

También encontramos referencias a estas actividades en el libro “El Río Uruguay”, del Teniente de Navío (R) Homero Martínez Montero, Tomo II, página 205:

.... a la liquidación de La Platense, Ribes readquirió el Astillero del Salto que volvió a revivir el esplendor de otrora, de gran centro de navegación fluvial.  Pero nuevamente la competencia, esta vez del armador Nicolás Mihanovich, triunfa al fallecer Ribes y su gran colaborados, Tomás Elsee, quien desde las riberas del Clyde había trasladado a las del Uruguay sus conocimientos y experiencia en las industrias navales.

En 1900 Mihanovich adquirió las  Mensajerías Fluviales del Plata, con su desaparición se inició el vertical descenso de la navegación en el río Uruguay y la casi extinción de la concurrencia del pabellón nacional a sus puertos ....”

El SURUBI comenzó sus servicios en una época donde comenzaban a decrecer las comunicaciones fluviales a favor de las terrestres.  Es probable que haya tenido una corta vida activa, pero de todas maneras sobrevivió hasta el año 1932.  El 4 de mayo de ese año, una gran tormenta lo hizo escorar por babor, produciéndose su hundimiento y pérdida total.

Sus características principales fueron:

= Eslora 51 metros

= Manga 6

= Puntal 1,83

= Calado 0,85

= Velocidad 14,5 nudos

= Capacidad 105 Pasajeros

            Los registros del Lloyd Register’s de 1916 indican:

SURUBI (1901)

Built Salto, Uruguay

Steel 300grt/263nrt 164x5x20.0x6.0 (depth) ft

Engine by A. & J. Inglis, Glasgow

Paddle Compound 2Cyl 16in&32-36in 51nhp

Owner: Cía. Argentina de Nav. (Nicolás Mihanovich) Ltda., Buenos Aires 

A & J. Inclis, Pointhouse, Glasgow

1898: machinery shipped 500ihp

1899:  new boilers & machines for several steamers

1900:  engines & boiler shipped abroada 250 ihp

1901:  new boilers & machines for several steamers 

DEFINICION DEL MODELO

            También se pudo recurrir a relatos de personas que conocieron el buque y se pudieron fotografiar elementos del equipamiento original que hoy se encuentran en poder de particulares.

            Este trabajo permitió definir un modelo preliminar, sintetizado en los planos de líneas, debidamente dibujados a< escala por medio de programas de diseño gráfico (CAD), y se construyó una maqueta que fue adquirida por el Museo del Río (Salto). 

APOYO A LA INVESTIGACIÓN ARQUEOLÓGICA

            Conocidos estos trabajos por un grupo de buzos que operaban en la ciudad de Salto dedicados a la arqueología submarina, denominados SALTO SCUBA DIVERS [2] solicitaron al Sr. Munisso formar parte de su grupo de investigación.

            A parir de entonces se han realizado inmersiones, previamente programadas, basándose en el modelo delo buque, pudiéndose constatar que el casco se< encuentra en relativas buenas condiciones, apoyado sobre otros restos y con algunos rumbos.

            Las intenciones son continuar con esta investigación y rescatar elementos internos que  tengan valor histórico.

            Desde el punto de vista del Modelismo Naval los trabajos arqueológicos permitirían confirmar sus medidas, determinar los materiales utilizados en su construcción y detallar las estructuras internas que no se han podido reconstruir a partir de fotografías. 

SU MAQUETA EN PAPEL

            Con los planos facilitados por el Sr. Munisso se ha construido una maqueta en papel sobre la base de gráficos prediseñados que se han puesto a disposición de la colectividad de maquetistas aficionados a través de Internet [3]  buscando conocer  los trabajos realizados y apoyar de alguna manera las labores de investigación en curso.

            Se puede considerar que esta maqueta en papel realiza un trabajo de difusión histórica, ya que permite recrear un buque poco conocido de nuestro pasado, y promueve el interés por los asuntos fluviales y marítimos de nuestro país.

            Para finalizar, debemos indicar las características singulares que presenta el proyecto delo vapor SURUBI, que lo hacen realmente interesante para ser tenido en cuenta como ejemplo de futuros trabajos.  Estas son:

  • Está relacionado con un buque construido en antiguos astilleros de la ciudad de Salto, que enarboló pabellón nacional y cumplió servicios en nuestro principal río.
  • El casco está bastante bien preservado, en aguas poco profundas y de relativa< calma.
  • Se ha conformado un grupo interdisciplinario, conformado por arqueólogos submarinos, historiadores y modelistas navales.

 Todo parecería indicar que existen condiciones ideales para que, si estos trabajos prosperan y se realizan en forma científica, sirvan para establecer criterios y procedimientos para futuras investigaciones.



 

BIBLIOGRAFÍA

 

Ø  Fundamentos  Artísticos, Barnechea/Requena, Editorial Luis Vives, Zaragoza, 1977.

Ø  Gran Enciclopedia Salvat EL MAR, Ediciones Salvat, Pamplona, 1975.

Ø  Enciclopedia General del Mar, Ediciones Garriga, Barcel.ona, 1982.

Ø  Manual de Modelismo Naval, Luis Segal.

Ø  El Río Uruguay (Geografía, historeia y geopolítica de sus aguas y sus islas), T/N Homero Martínez Montero, Biblioteca General Artigas, Centro Militar, Montevideo, 1958.

Ø  La Navegación en la Cuenca del Plata, Luis Dodero, 1962.

Ø  Lloyd’s Registers, 1916/17.

 


 

[1] COLBERT, Jean Baptiste.  Hombre de estado francés, gran impulsor de la marina, nació en 1619 y murió en 1683.  Fue mayordomo de Mazarino, al que sirvió lealmente en las luchas de la Fronda. El cardenal le nombró albacea testamentaria y lo recomendó especialmente a Ludís XIV.  A la caída del intendente Fouquet, el soberano lo eligió para Director de la Hacienda, en cuyo cargo dedicó mucho interés al fomento de la marina francesa.  También se ocupó del desarrollo de la industria y del comercio y fue protector de las ciencias y las artes, fundando diferentes academias.  Estas realizaciones, y la gran flota que creó motivaron el aumento de los impuestos y le hicieron perder popularidad hasta el punto que el pueblo llegó incluso a insultar su cadáver.

[2] http//usuarios.lycos.es/buzosscuba/index.htm
[3] Modelismo Naval _ Uruguay     http://www.geocities.com/cutelo02
 
 

  

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar