Historia y Arqueología Marítima

HOME

CONVENIO DE PURIFICACIÓN (1817)

A 20 AÑOS DEL LIBRO DE BERAZA UNA  ACTUALIZACIÓN NECESARIA

Indice Academia ROU Hist Mar.y Fluvial

 

Por  JULIO CÉSAR COTELO   Publicado en Ciclo de Conferencias año 2003

                                                PLAN:

                                               I           El entorno cronológico.

                                               II          Conocimiento del convenio, y adiciones.

                                               III        La inteligencia naval británica: sus operadores.

                                               IV        La obra de Beraza de 1985.

                                               V         El Archivo Artigas, tomo 34 (fines de 2003).

                                               VI        Los muertos que vos matáis...

                                               VII       Conclusiones  2006.

 I EL ENTORNO CRONOLÓGICO 

26 diciembre 1816

El jefe de los orientales ha manifestado en todo tiempo que ama  demasiado su patria para sacrificar este rico patrimonio de los orientales al bajo precio de la necesidad.  (Campo volante de Santa Ana). 

18.julio.1821

Incorporación al imperio portugués por aclamación, de la Provincia Oriental, bajo firma de los entonces cisplatinos

Juan José Durán; Dámaso Antonio Larrañaga; Tomás García de Zúñiga; Fructuoso Rivera; Loreto Gomensoro; José Vicente Gallegos; Manuel Lago; Luis Eduardo Pérez; Mateo Visillac; José de Alagón; Gerónimo Pío Bianqui;  Romualdo Ximeno; Alejandro Chucarro Castro;  Manuel Antonio Silv;Salvador García;Francisco L. Llambí 

            Entre estos 2 hitos en la historia de la nación oriental corre un lapso de casi un quinquenio imborrable, importantísimo para esos años y para el devenir oriental hasta hoy, poblado de símbolos,  de genialidades, de horrores, que la ciencia histórica –el rerum gestarum, la Historia- aún no han articulado, o actualizado o integrado.                                                                      

 II CONOCIMIENTO DEL CONVENIO, Y ADICIONES                                  

            El conocimiento sobre el Convenio se altera significativa y positivamente con la edición de  El convenio de Purificación (1985), actualización del tema; fue la única, y tuvo la esperable poca resonancia, acontecimiento bastante frecuente en la historia de la historiografía.  Hubo de aguardarse la publicación  de la documentación seleccionada por el ARCHIVO ARTIGAS (tomos XXXIV y XXXV), a lo que se le agregan algunos afluentes, o hechos concomitantes. 

            Qué busca una actualización 2006?

            Luego de 2 décadas de la obra de Agustín Beraza, y de la reciente publicación de los documentos concernientes al Convenio, cabe exponer un juicio acerca de esencias del acontecimiento. 

            Actualizar no es rehacer monográficamente lo relativo al Convenio; es precisar hasta dónde ha llegado valoración y conocimiento del ingenioso recurso.

            Un convenio internacional exige, implica, conocer qué entidades lo firman. En la especie, la  “Royal Navy”, representada por  William  Bowles, que delega en su subalterno Frankland;   la parte americana es la nación oriental por mano de su Jefe, entonces Protector de los Pueblos Libres.    No hay duda que Bowles es el titular regional de la ya entonces marina más poderosa en América Sur;  en la parte americana no es sólo José Artigas, sino que no cabe deslindar en principio a José B. Monterroso Bermúdez y a Gorgonio Aguiar, canciller y comandante de Armas (en la pelea de esos meses inmediatos,  con Bs.As., también Comandante de Entre Ríos) respectivamente.  Es muy difícil que la geopolítica de entonces, residiese en una sola persona, por linajuda que fuere.  Si bien la figura del canciller es conocida, la de Aguiar ha sido actualizada por Pelfort en el almanaque del Banco de Seguros del Estado, 1995 (págs. 76/83).

            En qué entorno se firma y se ratifica el Convenio, es determinante. En anexo,  se transcriben 2 textos en distintos repositorios, sin mayores diferencias entre ellos.  No lo conocían en buena medida, ese 2º semestre 1817, los agonistas; lo ha precisado la investigación de hoy. 

            Veamos los no tan menores detalles a tener también presentes.             

1 Cabe dar una mirada a la actitud británica ante la invasión lusa 1816. 

 En octubre, el embajador en Londres –conde de Fernán Núñez- informa a su corte en Madrid que el primer ministro lord Castlereagh tuvo sorpresa e indignación por no haber pedido Portugal consentimiento ni dar aviso.  Ese lord había pedido cautela y mesura en las acciones lusas de esos meses.  Lateralmente vemos la dependencia concreta de Lisboa.  Si esa era la reacción del primer ministro, la del duque de Wellington era más acre.  Para aquél era imprudencia; éste, la catalogaba de injusticia. 1

Ello en las semanas inmediatas a la dentellada lusa, guiada por el habilidoso Lecor.  En abril 1817, Henry  Chamberlain –chargé d’affaires en Rio- informa a Londres el 5, lo que pudo sacarle al conde da Barca, jerarca político portugués.  Este ministro le expuso la sempiterna acción en América:  apañar tierras, incesante.  2

El Reino Unido no impulsó oficialmente la invasión según los testimonios personales que acabamos de ver.  Se suman a éstos, las disculpas y los argumentos del rey, también a Chamberlain  el 7 setiembre 1817.   

Aún más significativa es la insistencia del Reino Unido, en la liberación mercantil en el Plata, cuando está insinuando mediar entre los 2 reinos ibéricos (agosto 1817). 3

 2A junio 1818 nada le importaba al Reino Unido, la integridad territorial oriental:

            ...Y aunque Wellington cuyo interés era terminar la negociación antes del congreso de Aquisgrán (Aix-la-Chapelle), con objeto de evitar la presencia en él de Fernando VII y la intervención del zar en los asuntos americanos, le habìa dado a entender [a Villanova y Portugal, 7.VI.1818] que juzgaba más fácil conseguir una línea desde la desembocadura del Río Negro en el Uruguay hasta el fuerte de Santa Teresa (lo que proporcionaría gran extensión de territorio), estaba dispuesto a insistir con firmeza en la necesidad de obtener Maldonado.

            (Según SANZ LÓPEZ, Lic. Víctor,  La conferencia de París sobre la Banda Oriental, 1817-1819, Caracas, ACADEMIA NACIONAL DE LA HISTORIA, 1993,  p. 216.  Tesis aprobada con Sobresaliente cum laude en Univ. Complutense, Madrid, 1993)           

3El 10 julio 1818, el luso Palmela escribe a su paisano Vilanova y Portugal, queriendo terminar con dinero, decorosamente,  la aventura Lecor,  dadas las dificultades para vencer al artiguismo.  (SANZ LÓPEZ, ibid., p.  220/1)

...Respondiendo a la consulta que se les había hecho sobre la mejor manera de terminar decorosamente la expedición con alguna utilidad que compensara los gastos realizados, teniendo en cuenta las dificultades con que se tropezaba para acabar con Artigas....

            Los hechos le darán la razón al diplomático Palmela.          

4En mayo 1819, los éxitos de José Artigas generan informes desde Brasil y Bs. Aires, aquilatando las dificultades lusas.

...Laval quedó persuadido de que se pretendía lograr mejores términos, en conocimiento por informes de Brasil y Buenos Aires, de las dificultades con que tropezaban los portugueses  a causa de los éxitos de Artigas y de las relaciones que con él se mantenían.  (SANZ LÓPEZ, ibid., p. 293)

            Incluían los éxitos en la campaña de corso??  Las relaciones, por cierto que eran notorias.            

            5El C/N Druault describe desde Bs. Aires al ministro francés Portalis, sólo días después que se había firmado el   siniestro   pacto entre Bs. Aires y Portugal, secreto, fuera del alcance del gobierno de  París.    Desde su óptica naval,  es neto (2 noviembre 1819) al hacer balance del éxito federal artiguista, aun cuando no poseía la Patria Vieja siquiera Purificación, arrasada por los ejércitos que pregonaban  también, combatir una barbarie:

            …la goleta está constantemente bajo vela en el Plata, sea para asegurar puntos dudosos, o para estudiar los fenómenos, o sea, en fin, al remontar los ríos, para proteger el monopolio de comercio que se hace por pequeños bateles del país, que no pueden remontarlos si no es con pabellón inglés.  Comisionados por el Comodoro, estos pequeños bateles transportan en los afluentes del Plata, a los jefes no sometidos a Buenos Aires, las mercaderías y municiones apropiadas para sus necesidades.  La fragata sirve de depósito a los negociantes y recibe a su bordo las sumas que no sería prudente conservar en caja.  Las mercaderías son lo único que queda expuesto a los caprichos de un gobierno que a menudo se halla en apuros.

            (MOLINARI, Diego Luis, Orígenes de la frontera aiustral argentino-chileno. Patagonia, islas Malvinas, y Antártida.  Bs. Aires, Devenir, 1961, p. 86)           

            El entorno es variado y demostrativo de la elocuente solidez del artiguismo, a la primavera de 1819, un par de años después de la vigencia del Convenio.

III LA INTELIGENCIA NAVAL BRITÁNICA: SUS OPERADORES                                                          

            El Reino Unido tenía su inteligencia, hábil, eficaz, operando en diversos modos.  No pretendemos revisar un subtema  (para esta actualización) de grande trama subterránea.  Sí, mencionar a un conocido en el mundo artístico: Emeric Essex Vidal, y que ha sido menoscabado fuera de ello.

            Nacido el 29 marzo 1791, es a 1817 un mozo joven de 26 años, que fallecerá en 1861.  Lo conocido permite admitir sea un súbdito británico en el Plata, al servicio de S.M., o sea, trabajando.

            El 28.3.1991 en el matutino montevideano La República, (págs. 22/23) el crítico Nelson Di Maggio, en ocasión del bicentenario de EEV, el día siguiente, hace una recapitulación de algunos aspectos del artista, y de los homenajes que se le tributaban con adecuados apoyos oficiales entonces.  Era atinado:  con D´Hastrel y Besnes e Irigoyen forma el trío precursor del arte pictórico oriental.

            Artista, viajero, cronista, eran  superestructura de su carrera naval.  No es curioso: Alejo González Garaño  -desde Argentina- indagó a fondo, su biografía, sin poder llegar a lo estrictamente personal.  El imperio, por medio de la inteligencia naval,  tenía sus medios para conocer la región; seguirá por décadas con tal mecánica.

            Casualmente tuvo el artista, sus estaciones periódicas a lo largo de su vida en lugares importantes. 

            Beraza en 1985. no lo tuvo en cuenta.

IV BERAZA Y SU OBRA DE 1985 

Encaramos lo aportado en el importante libro de 1985.

            Muestra en su índice el contenido, y se encarga de mostrar del Convenio los endebles precedentes del tratamiento de proceso, concreción,  y funcionamiento en 1817 y meses posteriores.

            Inicia   en 1808 para bien introducir el tema de 9 años más tarde; enfoca paulatinamente los años sucesivos, imprescindibles para comprender el Convenio.   Así, desfilan

a-            el incremento de empresarios y empresas en el Plata desde 1809;

b-            la indefensión porteña y argentina ante la expansión del Reino Unido;

c-            los agentes locales cercanos y los integrantes del poder criollo;

d-            la política económica del artiguismo con especial atención al  Litoral.

El reglamento del 25.IV.1816 es captado en su relevancia múltiple, aunque no en su faceta política ante Bs. As.  Cuando terminamos en 2000 con Política aduanera artiguista, omitimos tener en cuenta este libro de Beraza, con sólo un escaso quinquenio de aparecido.  Coincidimos en su altísima valoración, sin descuidar su aplicación concreta. 

            No ha sido necesaria aún, una cronología del breve bimestre (8 junio a 12 agosto) de gestación del Convenio, en que incluímos hasta la ratificación regional por ambos firmantes(Bowles en su Amphion y Artigas en Purificación). 

            En el campo de método el aporte es concreto: el hallazgo de copias auténticas del Convenio en los archivos ingleses del Almirantazgo.

            Es un trabajo notoriamente añoso, de necesaria madurez, con la prolija buena información, obligado integrante de la mejor producción édita del historiador.

            V EL ARCHIVO ARTIGAS, TOMO XXXIV (FINES DE 2003) 

            El  aporte del Archivo Artigas, en número,  poco  incluye fuera de lo ya manejado por Beraza.    Se ha dejado de lado un par de documentos de 1815, que no se ligan con el Convenio.   De los 20 quedan por tanto, 18 documentos.

            De esos 18 documentos, las procedencias son:

Beraza                                               7

Itamaraty                                           3

Quagliotti                                          3

Juzgº Ltdo. Maldonado                       2

Webster, Bauzá, AGN                       1 c/u

            En lo cuantitativo, es notorio el predominio de la obra de Beraza. 

Cotejemos la documentación indicada por Beraza y el  fragmento del tomo XXXIV.

                                   Pauta de abreviaturas:

NRS                           National and Record Service, Washington, DC

ALM                            Archº del Almirantazgo, Londres

The Navy                   The Navy and South America, 1807/23.

Q                                Dr. Juan Carlos Quagliotti en Boletín del Ministerio de RREE,  Mvdeo. 1940.

FO                              Foreign Office, Londres

AJLM                          Archº Juzgado Ltdo. de Maldonado

W                                C K Webster, Gran Bretaña y la…

ITA                              Archº Itamaraty

HU                              Dpto. de Historia del Uruguay; Facultad de Humanidades...

PRO                            Public Record Office

NARA                        National Archives and Registers Administration, organismo de EU que administra archivos y registros, incluso los presidenciales. 

AB  AA                Original         Publicado por

3     1267             ALM              Q

4     1268             PRO           /HU       AB

5     1269             PRO/HU       AB

6     1273             PRO/HU       AB

7     1271             PRO/HU       AB

8     1272            PRO             AB

9              copia   FO/PRO

10            copia   FO/PRO

11   1270 copia   NRS             AB        

12   1278 copia   AJLM         

13   1274             ALM              Q     The Navy

14   1276                                  FB

15   1277             AJLM           

16   1281             FO                W 

       1275             FO                Q

       1279             AGN            

       1280             NARA           AB*

1282                 I

1283                 I

1284                 I

*          Publica facsímil  en págs. 226/31, y una traducción parcial a págs. 207/8, incluída en el facsímil a p. 228/30.  El Archivo Artigas indica sólo de la fuente: p. 226, sin más.

VI LOS MUERTOS QUE VOS MATÁIS... 

            A fines de 1818, el 28 diciembre, cuando Purificación había sido arrasada por la barbarie servida y aplaudida por los cisplatinos, Lecor y su secretario militar Miguel Antonio Flangini, ofician al jefe naval Bowles.

            Curado se había propasado al obstruir una diligencia de un oficial británico, al aº de la China.  Le reiteran Lecor y su amanuense, que no habrá problemas para barcos, oficiales o mercaderes británicos navegando el Uruguay.

            Reprenderá Lecor a Curado, para que no haya objeción al  legítimo  comercio, una vez presentadas las autorizaciones de Bowles, para dar paso franco luego del registro fluvial necesario.

            Debe protegerse dice el barón de la Laguna, de los enemigos de la monarquía lusa, ya que a la sombra de una comisión militar o diplomática, o del comercio, algún mal aconsejado inglés, porte papeles de Artigas (patentes), para armar corsarios enemigos de Portugal.

            No se nombra el Convenio, sin vigencia por la fuerza de las armas; su sombra y sus usos, sí.   1

            Lo que el francés Drouault describirá 10 meses después, y hemos visto en el cap. II.

VII  CONCLUSIONES  2006 

            Qué es lo que no vio Beraza a 1985 de lo presentado por el Archivo?    Si nos atenemos a los números de documentos en el AA: 1275, 1279, 1282/4,  nada estructural nuevo.

            Los únicos importantes son las 3 protestas británicas por molestias causadas por los invasores lusos a sus actividades, en la 2ª quincena de diciembre 1818, radicadas en Itamaraty.   No  agregan  a lo conocido, sobre la vigencia del Convenio.

            El 1275 es trasunto de segunda mano de una conversación con Artigas acerca del Convenio, en que éste no adelanta nada fuera de lo estipulado. 

            De la difusión territorial  (1279) del Convenio, ya había noticia, aun cuando no le quedaban ya puertos en el Plata.           

            No se enfatiza demasiado al recordar que el Convenio, si bien lo firma Artigas, confirma que es también  Protector de los Pueblos Libres.   Ello indica la coherencia del permanente respeto a las autonomías de las otras comarcas federales.

            El 12 de marzo (doc. 1170) había dicho que la patria es San Martín, en Chile.

            El 25 de junio le oficia (doc. 1178) al cabildo gobernador correntino que su actitud ante el Bs. As. directorial,  era devolverle presos, y abrir puertos al comercio con la soberbia villa del Riachuelo.

            Un mes después, el 31 de julio, está anunciándole a Gaspar Rodríguez de Francia (doc. 1181) la misión de García de Cossio y  Bulnes.  El contenido no descuida las formas: lo comunica al cabildo asunceño (doc. 1182) y al gobernador de Corrientes, para que les facilite paso (doc. 1183).

            Ya se negociaba el Convenio.            

Qué relación tiene con la política aduanera este convenio?

            No la modifica, sólo la viabiliza mediante nuevos atracaderos fluviales habilitados; tanto le preocupa al artiguismo que los barcos con la bandera imperial británica serán tesorería del esquema aduanero para el oriente del Uruguay.  

            Sigue vigente la estructura simple, pragmática, del 25 abril 1816, grande fecha regional, federal.

            Cargas y pasajeros son el propósito vertebral del Convenio, el Sistema negociaba con otra nación, que, poderosa, tenía métodos y súbditos que se vigilaban normalmente, porque se conocían.  .            

            El convenio ha afirmado su relevancia desde 1985, el opus de Beraza la consolidó, el Archivo (2004) la confirmó, desde que no hizo aportes de inéditos hitos o cruciales.  

            La geopolítica de Purificación debe ser ajustada –a 2006- por

I     lo mediterráneo,

II    la incidencia del mundo guaraní y la trasmigración  derivada,

III   el corso, y por lo fluvial, en lo que este Convenio incide decisivo.   

Ya pasó la geopolítica de una escuálida “liga” de 6 provincias, sintetizada en los lindos cuadros de Carlos Herrera,  paso inicial –en las reflexiones del centenario de su  fallecimiento- para superar el artiguismo “uruguayo”.    Su obra, su significación, es más importante de lo que hoy se nos aparece.  Fue capaz de recurrir a un Convenio de Purificación, que no es iniciativa de la Royal Navy, ni menos del Londres que entonces atendía  la Conferencia de París.  Hay que verlo basado en Purificación, nuestro, en  concilio con el franciscano y con el militar,  en el medio del cuadrante de la rosa de los vientos, tan americano como San Martín.   

            Esta tesis es provisoria,  sin oficialismo,  porque en otros 10 años, habrá más trazas, más conocimiento.   El Archivo Artigas no concluyó, y los historiadores no descansan. 

            Carlos Quijano a mediados de la década del sesenta, (20 junio 1964, al Bicentenario) conocedor de un artiguismo diferente, el de la celebración del Reglamento de Tierras del XV, cuando  lógicamente  se deslumbraba con un velo que se iba descorriendo,  seguía  influido por Rodó, y mantenía esencias,  posibles porque la Historia es también una percepción de ellas, titulaba en el semanario montevideano que dirigía,  El hombre solo .  Terminamos esta conclusión con unos segmentos de ese editorial:

            El pasado es él; la respuesta que reclama el presente, está en él; en  él, está el futuro. 

            Durante todos los días y todas las noches de estos ciento cincuenta años, mientras sus huesos se convertían en polvo, el sol y las estrellas, los cielos y los suelos americanos, han visto la pompa triunfal de quienes lo negaron, de quienes lo traicionaron, de quienes lo escarnecieron.

            La historia del pasado siglo y medio es, con parciales y/o transitorias rectificaciones, la historia del antiartiguismo. 

            Otros hubieran querido explicarse y justificarse.  El, en su recóndito ostracismo, no.  Ni se explicó ni se justificó.  Después de haber  librado batalla, calló. Ese su augusto silencio no tiene paralelo ni ejemplo.  Una crucifixión que duró treinta años.  Cristo a la jineta, él sí.  Nuestro Cristo a la jineta, que, en su inmenso desamparo, luego de mostrarnos cómo se combate, nos enseñó cómo se espera.

             ÉL ya  había sido también para Rubén Darío.   ¿Para quién no?   

 N O T A S

            Cap. II

1             SANZ LÓPEZ, Lic. Víctor, La conferencia de París sobre la Banda Oriental,  Caracas, Academia Nacional de la Historia, 1993, p. 46.

Tomamos información grande de esta tesis aprobada con sobresaliente (summa cum laude) en Universidad Complutense, Madrid, 1983.

El autor –de los primeros graduados en Facultad de Humanidades y Ciencias local- debió salir del país al principio de la tiranía ordinaria 1973/85.  Entonces crea este excelente estudio, componente de la mejor bibliografía del artiguismo, indispensable para el período y para la evaluación de la Patria Vieja, y de su mayor resonancia externa.  La colosal capacidad de trabajo, y su lucidez se ponen una vez más en evidencia.

2             SANZ LÓPEZ, ibid., p. 87.

3             ID, ibid., p. 117/118. 

Cap. VI

      1          Archivo Artigas, tomo XXXV, Mvdeo., 2005 (2006), doc. 97.   Esta ubicación en el AA es una muestra más del error en el criterio en el ordenamiento de la básica colección/selección.  De alta importancia para el tema del Convenio, figura entre los optados para la serie de Corso artiguista, a la que tampoco es ajeno el oficio.  Ya Petit Muñoz en la década de los sesenta, alertaba acerca de los peligros para todo lector o investigador,  procurando material relativo a un tema prefijado; postulaba y entendemos que con fundamento claro, el orden cronológico.  Eso, podría solventarse en el futuro, mediante un ordenador, digitalizando regestas y fechas. 

                                                                        FIN  

 
 

CONVENIO DE PURIFICACIÓN

AGOSTO 1817

 

Artículos de convenio concertado entre el General José Artigas y el Comisionado del Comodoro William Bowles, Teniente de Navío Eduardo Frankland, relativo a la libertad  y seguridad del tráfico de los comerciantes ingleses en los puertos de la Banda Oriental del Rio de la Plata.

 

Purificación, 2 de agosto de 1817.

Mr. Chamberlain

Nº 111

Received Jany 19

One Inclosure

Enclosing  copy of the

Treaty entered into

Between Commodore

Bowles and General

Artigas.

 

Artículos de Convenio entre el Jefe de los Orientales, protector de los Pueblos libres Ciudadano José Artigas y el comisionado por el Comandante de las Fuerzas de S.M.Británica  en estas Américas el Teniente de Navío don Eduardo Frankland relativo a la recíproca seguridad  de un libre Comercio entre los vasallos de S.M.Británica y Puertos de la Banda  Oriental del Rio de la Plata.

 

Art 1º     El Jefe de los Orientales admite por su parte a un libre comercio a todo Comerciante inglés; por este artículo queda dicho Jefe comprometido de respetar y a hacer respeto en todos los puertos de su mando la seguridad de sus personas y propiedades con tal que al presentarse en dichos puertos traigan el pasaporte del Sr. Comandante inglés o quien le represente.

Artº 2º    Los Señores Comerciantes Ingleses serán obligados a pagar en los puertos los derechos de introducción y extracción establecidos, y que señala la Copia que al efecto acompaño.

Artº 3º    Los Señores del Comercio inglés no serán gravados en alguna otra Contribución o pecho extraordinario.

Artº 4º    Los Señores del Comercio inglés podrán girar su Comercio solamente en los Puertos, pudiendo allí fijarse y recibir los efectos que mejor le acomoden.

Artº 5º    El Señor Comandante Inglés franqueará por su parte con los Gobiernos Neutrales y Amigos, que dicho Tráfico no sea impedido ni incomodado.

Artº 6º    El Señor Comandante o quien lo represente no podrá franquear su pasaporte a ningún Comerciante Inglés que vaya o venga de los puertos de aquel Gobierno con quien actualmente hallamos en Guerra.

Y para que dichos Artículos tengan el valor debido, se firmaron dos, de un mismo  tenor para el señor Comandante de las fuerzas Navales de S.M.Británica y el Jefe de los Orientales, quedando ambos (en caso de ratificarse) responsables cada uno por su parte de su más exacto cumplimiento.  Convenidos en la purificación a 2 Agosto de 1817. 

Jose Artigas

Signed

Eduardo Frankland

Ratificamos a los precedentes Artículos de convenio así reformados sobre el original con fecha como arriba se expresa, y para que conste firmamos a este en Buenos Aires en 20 de Agosto de 1817.

Signed

Guillermo Bowles

Jefe de las Fuerzas Navales

de S.M.Británica en estas Américas

Signed

Roberto Staples

Cónsul de S.M.Británica

Ratificados por mi los Antecedentes Artículos en 12 Septiembre de 1817.

                                                                                  /signed/   Jose Artigas

 

 

“””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””

            Ortografía actualizada.

            Existen 2 copias originales en el exterior.

1

Con la ratificación 12 setiembre 1817 por Artigas en

Foreign Office. Londres. Public Record Office. Fº 63/204. 042214.

Manuscrito: copia.  Fojas 4; papel con filigrana; formato de la hoja 314 x 186 mm.; letra inclinada. Conservación: buena.

2

Sin la ratificación por Artigas en

Nacional and Record Service.  Washington.  Estados Unidos de América. 

Consular Despatches.  Buenos Aires. Volumen 1. First part : pages 106-107.

Manuscrito: copia; fojas: 2; formato de la hoja: 322 x 200 mm.; interlínea de 7 a 8 mm.; letra inclinada.  Conservación: buena.

 

Reproducciones en R.O. del Uruguay, Montevideo por

Archº Artigas   y   Agustín Beraza, en obras citadas.

 

 

  

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar